Elizabeth Gutiérrez, a pocos días de dar a luz


Radiante e ilusionada está Elizabeth Gutiérrez (la protagonista de ‘El Rostro de Analía’), que a sus treinta años espera ansiosa la llegada de su segundo hijo, que llegará con la sorpresa de si es niño o niña, algo que en ningún ultrasonido han podido comprobar. A pesar de los múltiples rumores que se han desatado este último año sobre su relación con William Levy, que se ha convertido en uno de los actores más cotizados del momento (que protagonizó recientemente ‘Sortilegio’).

Lo cierto es que la pareja conformada por Elizabeth y William, junto con su primer hijo Cristopher, recibirán unidos al nuevo integrante de la familia.

-Felicidades Elizabeth, ¿cómo te sientes en este momento?
Muy bien, ansiosa. Ya me están dando los nervios. Creo que, como la primera vez no sabía a lo que iba, no estaba tan asustada. Pero, ahora sí sé lo que es y me da un poquito de miedo, pero sé que todo va a estar bien, con el favor de Dios. Estoy ansiosa ya por conocer a mi bebé.

-¿Cuánto te queda para dar a luz?
Pues esta semana cumplo ya treinta y nueve semanas, así que yo creo que en cualquier momento, a más tardar la próxima semana. Estoy ansiosa por porque digo: “Dios mío, ¿qué va a ser?”. Ya estoy con todo listo, con las maletas listas para que no me agarre desprevenida.

-¿Y cómo te sientes físicamente?
En cuestión de malestares, la verdad es que en los dos embarazos me he sentido súper bien. Esta vez he estado mucho más cansada porque, además de mi barriga, tengo un niño de tres años que cuidar, un hogar y estaba trabajando. Si se me hizo un poco más pesadito, pero gracias a Dios, me fue muy bien, aunque aumentaba de peso, pero no importa.

-Pero si estás increíble, ¿cómo te has cuidado para mantenerte tan bien?
No. Su me asusté muchísimo hace poco. En cuanto llegué a Miami fue a ver al doctor y regresé una semana más tarde y ya había aumentado diez libras (alrededor de cinco kilos). Y yo pensaba: “¡no puede ser!”. Yo creo que fue por el descanso, pero la verdad no me estoy cuidando, este es el momento de disfrutar, de comer. Lo más importante es el milagro que traes dentro de ti, tu vanidad y tu aspecto físico son algo secundario. Después ya me pondré a hacer dietas y ejercicio, ahorita estoy disfrutando.

-¿Ya sabes el sexo de tu bebé?
Siempre nos han dicho que parece niña, pero nunca nos lo han confirmado. Ya en este punto, hemos dicho: “que sea lo que Dios quiera”, ya no hemos querido buscar. Creo que si no se deja ver es porque nos quiere dar la sorpresa. Preferimos no insistir. Lo más importante, es que nuestro bebito salga sanito y completito, que creo que es lo que toda madre quiere.

-Pero, además, tú siempre has tenido el presentimiento de que es una niña, ¿es cierto?
Sí, y con Cristopher me pasó igual. Siempre tuve el presentimiento de que era niño. Y ahora, él también ha visto al bebé que tengo en mi pancita como si fuera una niña todo el tiempo. Pero siempre que hemos intentado ver, no se deja. Si es un niño, perfecto, así Cristopher tiene un compañerito, y si es niña, bueno; porque no me quedan las ganas de tener otro más.

-¿Así que, si es niño, seguirán aumentando la familia y, si es niña, no?
No sé. Desde Cristopher hemos pensado que esta carrera es muy difícil, lo único por lo que queríamos tener otro bebé era por nosotros y para darnos la oportunidad de ver si era niña, que es algo que siempre he querido. Pero también por Cristopher, no me gustaría que él creciera solo, me gustaría que tuviera un compañerito de por vida. Yo tengo muchos hermanos y sé la importancia de la familia. Mis hermanas y mi hermano son mis mejores amigos, sé que, en las buenas y en las malas, en las únicas personas en las que puedo confiar son mi familia.

-¿Y qué tal está Cristopher?
Súper emocionado. Me cuida mucho, aunque a veces me dice gordita, pero me dice: “No, mami, estás linda aunque estás gordita” (risas). Está emocionado, le habla, me acaricia, me ayuda. De verdad que es un niño muy especial.

-¿No se ha puesto celoso del nuevo hermanito o hermanita que viene en camino?
Hasta ahora, no. Cruzo los dedos para que no sea así. No soy una experta, pero, como me han recomendado, trato de incluirlo en todo. El otro día le di un regalito de parte de su hermanito. No quiero que sienta que toda la atención ahora gira en torno al nuevo bebé, sino que sepa que él forma parte de toda esta nueva aventura.

-¿Va a ser parto natural?
Espero que sí, estamos pensando eso. El primero fue natural y me fue súper bien, duró cuatro horas, así que espera que esta vez sea igual.

-¿Estará William contigo durante el parto?
Por supuesto que sí. Él también es parte de esto, no sólo le toca disfrutar. Creo que él por nada del mundo se perdería esta magia. La primera vez no lo grabó y le he pedido que esta vez lo grabe porque quiero ver ese momento, que debe de ser mágico. Es algo impresionante.

-Durante este embarazo, ¿quién ha sido tu más grande apoyo?
La verdad es que todo el mundo. William ha sido un gran apoyo. Con el niño es un excelente padre, siempre está ahí, definitivamente, aunque ha estado súper ocupado, él siempre ha sabido que su familia es lo primero, antes que nada. Me ha ayudado muchísimo con Cristopher, aparte de que tiene papitis. También estoy rodeada de muy buenas amigas, tanto en Miami como en México, que me han ayudado muchísimo. Si no fuera por ellas, de verdad que me hubiera vuelto loca.

-¿Qué tal ha vivido este nuevo embarazo William?
Es increíble. A veces me pasa a mí también, me siento en la cama y veo moverse mi barriguita y pienso que es increíble como mujer poder vivir esta experiencia. Si te paras a pensarlo es lo más grande del mundo: tener a alguien creciendo dentro de ti. La verdad es que es el mismo sentimiento para él. Es un milagro que es indescriptible. Por el hecho de tener ya a un angelito y estar viendo lo que este nuevo angelito va a ser, no te queda más que agradecer a Dios por darte esta oportunidad.

-¿Viajará alguien de tu familia a acompañarte?
Espero que sí. Tengo seis hermanas, espero que una se escape. Mi mamá seguro que también viene, y mi hermano.


William Levy confesó que quiere tener una niña para poder tener así la parejita, aunque su mayor deseo es que su hijo nazca bien. A pocos días de que Elizabeth Gutiérrez dé a luz, el actor cubano asegura que quiere una hermanita para su hijo; confiesa que ser papá es lo mejor que le ha pasado

-William, ¿cómo te sientes de volver a ser padre?
Soy súper afortunado, me siento contentísimo y creo que tengo mucha suerte.

-¿Qué te gustaría que fuera: niño o niña?
Si Dios quiere ojala que sea una nena. Quisiera que sea una nena, así tengo la parejita ya y tendré la oportunidad de ser papá de un niño y una niña.

-¿Y qué ha significado tu hijo en tu vida?
Mi niño es mi vida, es lo más sagrado. Ser papá es lo más sagrado en la vida, es lo más bonito que puedes vivir, es el mejor regalo de Dios y hasta ahorita vivo feliz contento y orgulloso de ser papá.

-¿Qué tal es tu vida en Miami?
Yo me sentaba en la playa y decía: “Diosito, imagínate un día estar en Estados Unidos y levantarte en la mañana, abrir el refrigerador y encontrarte una Coca-Cola y jamón”; para mi eso era la vida.

-¿Recuerdas cómo fue tu vida de niño?
De niño no viví con mi padre y mi tío Jesús me ayudó a salir adelante. Mi tío Jesús es como mi papá, me dio su cariño, el que me faltó de mi padre y es mi orgullo. Él hacía lo que era imposible para mi, me apoyaba en todo lo que necesitaba. Ha sido mi papá toda mi vida.