Juan Pablo Raba no quiere quedarse de galán


Juan Pablo Raba tiene claro que no quiere quedarse de galán, de protagonista de novela, tal y como los televidentes le han visto en los últimos años. El actor, que adelantó gran parte de su carrera en Venezuela, donde es todo un ídolo entre las mujeres, se está preparando para ser productor, para asumir retos no frente a cámaras, sino detrás de ellas.

Nacido en Colombia en 1977, pero criado en España, Juan Pablo Raba comenzó a triunfar después de varios papeles protagónicos en Venezuela, con ‘Mi Gorda Bella’, ‘Viva la Pepa’ y ‘La niña de mis ojos’, entre otros. El actor que se transformó en Pirulito en ‘El Cartel’, protagoniza ahora ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’ y es uno de los villanos en 'El Clon', dos personajes opuestos en carácter. Por estos días, entre las grabaciones y las promociones de las nuevas novelas, a Raba le queda poco tiempo para disfrutar de su mayor pasión: las artes marciales.

Desde que Juan Pablo Raba empezó en el medio del espectáculo ha tenido una gran preparación y una gran carrera. En Venezuela trabajó en producciones exitosas y en Colombia ha logrado ser un gran profesional por los personajes que ha interpretado.

-¿Cómo es tu participación en ‘El Clon’?
Mi personaje es Said. Es un rol antagónico, donde me toca hacerles la vida imposibles a los protagonistas. Es un malo con razones, no por gusto, ya que está enamorado profundamente de una mujer, pero ésta lo ignora y por eso él actúa de esa manera.

-¿Cómo recibiste el estreno de ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’?
La campaña de promoción ha sido muy buena en Sony. He recibido llamadas de todas partes de Suramérica y Centroamérica gracias a la expectativa que ha despertado la promoción.

-Personal y profesionalmente, ¿qué representa para ti estar en esta serie?
La gran satisfacción fue haber sido los primeros, los pioneros en hacer una serie de estas características en Latinoamérica. Me llena de orgullo que Sony haya escogido a Colombia, a Laberinto Producciones y a nosotros para hacer un producto tan global y de tanta calidad. Es un gran orgullo y ojala a la gente le guste.

-¿Cómo te has sentido de ser parte de este proyecto de Sony?
Es mucho lo que están invirtiendo en Latinoamérica, es una experiencia emocionante que una empresa como Sony esté realmente tomándose el tiempo y la dedicación para hacer una serie que quiere que triunfe en Latinoamérica, es un gran riesgo, es un proyecto completamente nuevo, es algo que nunca se ha hecho, entonces pues estamos todos como a la expectativa de ver que si al público le pueda gustar o no. Por el trabajo si te digo que tuve que aprender a trabajar de una forma un poco diferente porque es una forma distinta de hacer televisión a lo que estamos acostumbrados a hacer aquí en Latinoamérica; es muy emocionante poder trabajar con cámaras de alta definición, con óptica de cine, por lo tanto el proyecto tiene un cinemático; pudimos trabajar con directores de cine, con Henry Rivero de Venezuela, con Carlos Moreno de Colombia, Juan Felipe Orozco de Colombia también (todos con buena experiencia y muy buenas películas abordo), y además tuvimos tiempo para hacerlo, porque a veces en la televisión latinoamericana justamente lo que no tenemos es tiempo, entonces podríamos rodar tres semanas y opinar sobre la producción, ver los libretos, opinar sobre nuestros personajes, hacer ensayos, y eso cambia completamente el ritmo de trabajo definitivamente.

-¿Y cómo te has sentido haciendo esta comedia?
La verdad es que ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’ no es una comedia como tal, sino que más bien parece una “dramedia” (una mezcla de géneros). Es la primera vez que participo en un proyecto de estas características y me sentí muy cómodo. La serie es un chiste; se comenta que las feministas van a estar en desacuerdo y siempre he contestado que las mujeres se hacen las brutas para conseguir muchas cosas, para mí las mujeres son muy inteligentes y no hay mujeres brutas.

-¿Cómo construiste al personaje de Pirulito, en ‘El Cartel’?
Yo traté de ir a hablar directamente con el personaje, Juan Carlos Abadía, y me lo prohibieron a través de un amigo que trabajaba en el Ministerio a quien le pedí que me hiciera la vuelta y me lo prohibieron rotundamente. Entonces después charlamos con el Director y llegamos a la conclusión de que no queríamos hacer un calco del personaje, sino más bien una interpretación. Yo conocí a varios familiares del personaje con los que hablé mucho sobre él y lo que hice sobre todo fue en primer lugar hacer una transformación física para representarlo, ya que es una persona muy dedicada a su cuerpo y con gran culto al físico y después todo lo que salió fue más de los libretos, no era un calco del personaje, era Pirulito, yo creo un personaje Pirulito sin pretensiones ni ánimos de que fuera parecido al de la vida real.

-Viviste durante varios años en España, ¿qué extrañas de allí?
A mi hermana, mi sobrino, mis amigos, la comida y las estaciones.

-¿Cómo fue la experiencia de comenzar como protagonista de telenovela?
‘La Reina de Queens’ fue algo complicado por cuestiones burocráticas, estaban apenas empezando las programadoras que eran Caracol y RCN, estaban recién empezando con sus canales, entonces había muchos cambios de directivas y gente que manejaba los proyectos. ‘La Reina de Queens’ fue un proyecto que trataron de hacer durante mucho tiempo, finalmente pudieron sacarla adelante, no tuvo la acogida que esperaban del público, entonces después se iba a convertir en un proyecto un poco pesado para Caracol poder sacarlo adelante. Para mí la experiencia fue muy buena porque pude trabajar con muy buenos actores y pude trabajar con un gran director que es Juan Carlos Villamizar, y compartir con un actor en escenas que es Marlon Moreno, uno de los mejores actores de Colombia y uno de mis grandes amigos hoy en día. Hay experiencias de gente que protagoniza de una y le va buenísimo, hay gente a la que no le va tan bien, yo soy de esos casos, a mí no me fue tan bien, creo que todavía me hacía falta más preparación, porque realmente el tema de ser protagonista es que cargas con mucho peso del proyecto.

-En Venezuela fuiste un ídolo, ¿te gustó ser tan popular?
Tampoco un ídolo (risas). La popularidad tiene más desventajas que ventajas, pero es parte de este trabajo.

-¿Y cómo fue tu experiencia en Venezuela?
‘La Reina de Queens’ no fue lo primero que hice, yo llevaba ya trabajando un tiempo, estaba estudiando actuación en ese momento, cuando arranqué con ‘La Reina de Queens’ ya tenía algo más de un año estudiando y también había hecho algunos trabajos. En cuanto a realizar trabajos en Venezuela te cuento que una manager venezolana que vive en Colombia, Maricela Marulanda, le dijo a mi manager de ese momento que por qué no me llevaba a Venezuela a hacer un casting porque estaban buscando al protagonista para ‘Viva la Pepa’ de Radio Caracas Televisión (RCTV); fui, presenté mi casting y les gustó de una y allí arranqué mi experiencia con Radio Caracas y al principio empecé haciendo una telenovela en Venezuela y terminé haciendo cinco novelas con Radio Caracas.

-‘Mi Gorda Bella’ te dio a conocer a nivel internacional, ¿te ayudó este personaje que interpretaste en Venezuela para abrirte más puertas en Colombia?
Por supuesto, después de ‘Viva la Pepa’ vino ‘La niña de mis ojos’ y, después, ‘Mi Gorda Bella’, que fue un suceso tanto en Venezuela como en varias partes del mundo. Luego, al irme de Venezuela, varios productores en Colombia se vuelven a interesar en mí.

-¿Y podrías hablar en inglés en alguna producción?
Afortunadamente desde pequeño estudié en un colegio americano, así que aprendí a hablar inglés con acento gringo desde que era un niño, entonces esto no representa un problema.

-Cuando llegaste a Venezuela, ¿te exigieron cambiar tu acento?
Sí, pero ha sido cuestión de oído, hay gente a la que se le facilita más, hay gente a la que se le dificulta un poco; hay ciertos acentos que no me quedan tan difíciles, con el venezolano me demoré unas veces. Es aprender las cadencias, la musicalidad de las frases, y después a medida que vas prestando atención y aprendiendo los modismos por supuesto te queda mucho más fácil, nadie me pidió que cambiara el acento pero si me pareció que era un buen detalle para el personaje hablar como un venezolano, ya que si no corríamos el riesgo de que no fuera muy crédulo un policía venezolano con acento colombiano; cuando llegué a Colombia el acento venezolano me salía un poco más marcado, y pues es cuestión de concentrarse y tratar de escuchar cómo uno está hablando.

-¿Volverías a trabajar en Venezuela en este momento, a pesar de los problemas que actualmente vive la televisión en ese país?
Sí, tengo muchas ganas de volver a hacer cine, la verdad es que siempre estamos en conversaciones con RCTV para tratar de volver a trabajar juntos, no se ha dado la oportunidad por tiempo, pero tengo grandes afectos y quiero mucho a ese país.

-¿En qué otro país te gustaría empezar a trabajar?
Me encantaría trabajar en Argentina y en Chile y, si pudiera también trabajar, en Brasil, a pesar de la barrera idiomática sería también muy interesante.

-¿Qué herramientas utilizas para la construcción de tus personajes?
Me gusta mucho trabajar con música y ser específico con algún tipo de música porque me marca un temple interno sin importar lo que está pasando afuera, también utilizo muchas figuras, imágenes, fotografías, veo películas como referencia para ver cómo trabajan grandes actores no con ánimos de copiar nada sino de inspirarme, me inspiran mucho las ciudades; por ejemplo Nueva York al ser la ciudad donde estudié me inspira mucho, sensaciones, comida, ropa, cada personaje tiene una forma diferente de manejarlo y con el tiempo vas aprendiendo como tienes que encarar cada preparación.

-Estudiaste en Nueva York en el ‘Lee Strasberg Theatre & Film Institute’, ¿cómo cambias la perspectiva de un actor colombiano?
El tema con Lee Strasberg es porque realmente yo quería desmenuzar un poquito más lo que era el método, yo estudié en la escuela de Edgardo Román cuyo principio fundamental es el método pero quería conocerlo un poquito más a fondo y por eso fue la decisión de irme a Nueva York a estudiar. Cualquier escuela es buena para el actor, yo creo que los actores somos recopiladores de información y de experiencia sin eminencia, entonces yo diría que la experiencia en la escuela fue muy nutritiva, pero también lo fue vivir en Nueva York. Fue una gran experiencia para mí, fue muy enriquecedora y aprendí mucho sobre la memoria emotiva, sobre la concentración que se requiere en escena, sobre la preparación que debes tener antes de cada escena, sobre la relajación que es muy importante (aprendí a relajarme más), a entrar en escena con la voz y el cuerpo preparado para trabajar.

-¿Cómo ves los derechos legales de los actores en Colombia?
Desafortunadamente tengo que decir que, a pesar de que en Colombia estamos haciendo posiblemente las mejores producciones de Latinoamérica, en ese aspecto de los derechos estamos muy desprotegidos probablemente por una serie de leyes que se firmaron en Colombia hace algunos años. Los actores quedamos completamente desprotegidos, tanto así que constitucionalmente no estamos reconocidos ni siquiera como profesionales, estamos tratando de vivirlo y de luchar para que nuestros derechos sean reconocidos porque realmente es bastante triste la situación de algunos actores, sobretodo cuando llegan a cierta edad en Colombia porque no hay ningún organismo que los proteja o que tenga algún tipo de consideración con ellos.

-¿Cómo reaccionas cuando una de tus admiradoras se sobrepasa?
Depende, a veces me da risa y otras veces me molesta, pero siempre como un caballero.

-¿Cuál es tu mejor arma de seducción?
Que soy muy detallista.

-¿Cómo te gustan las mujeres?
Con sentido del humor, que no se tomen tan en serio las cosas, deportistas, valientes y apasionadas.

-¿Qué no te gusta de ti mismo?
La impaciencia.

-¿Con qué mujer soñabas de pequeño y, ahora, de mayor?
Con Claudia Schiffer, soñaba de pequeño. Y con Paola Turbay sueño ahora.

-Al igual que en ‘El Clon’, ¿te gustaría practicar la bigamia?
No, ya una sola relación es suficiente.

-¿Te ha quedado tiempo para pensar en otros proyectos?
Ando full por estos días con la promoción de ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’ y con las grabaciones con RTI de la nueva versión de ‘El Clon’ que está emitiendo Telemundo. Son jornadas muy extensas y agotadoras que no me dan tiempo para pensar en más cosas.

-¿Qué planes profesionales tienes previstos?
Me considero un actor muy inquieto y para mí es importante conocer de producción, de arte, de fotografía. Quiero seguir preparándome y demostrarle al público que realmente soy un actor, que me he preparado y puedo asumir cualquier reto.