Alejandra Borrero en contra de la violencia


Su proyecto Casa Ensamble estrena por estos días la exposición “Basta la palabra”. Alejandra Borrero, la reconocida actriz que actualmente interpreta a Paz Delucci en la telenovela ‘Amor en custodia’, hizo cambiar un libreto porque debía golpear a una mujer. "Tenía que pegarle una cachetada a la mala de la historia y no se la pegué porque no puedo seguir pasando la imagen de que la violencia sirve. Estamos mostrando imaginarios a la gente y hay que ser responsable", dice.

Un acto consecuente con el lema de la campaña “Ni con el pétalo de una rosa”, que emprendió con Casa Ensamble, laboratorio creativo que dirige en Bogotá (Colombia) y en donde, por medio de teatro, música, exposiciones y talleres le dice a la gente que a las mujeres no se les maltrata.

En un año, Casa Ensamble ha realizado tres exposiciones en su sede y ha llevado algunas a ciudades como Medellín y Miami (Estados Unidos), en donde estuvo invitada en la reciente feria Arteamericas. Sus talleres para mujeres y hombres han sido replicados en Quibdó, Medellín y Cartagena. Ahora, el proyecto está a punto de ser promovido en Estados Unidos y Holanda.

La más reciente exposición es “Basta la palabra”: cien libros de artista sobre el tema en la que participan argentinos y colombianos. En las dos primeras exposiciones, con muñecas intervenidas y de fotografía, participaron creadores de Argentina, México, Ecuador y Colombia. Así, Borrero parece haber logrado hacer que el arte funcione para una causa.

-¿Cuál es el balance de la campaña?
Nos ha abierto perspectivas. El arte se volvió una herramienta maravillosa para hablar de esto.

-Casa Ensamble programa talleres de arte sobre la violencia contra la mujer como tema...

Sí. El arte es la disculpa. El arte es una conceptualización que hace un ser humano y deja un bagaje. En Casa Ensamble queremos que la gente sienta que el arte no es para gente culta, que ha leído y conoce de él. Lo maravilloso es que una persona que no tiene idea de arte se para frente una obra y puede sentir. Unos miran y se van, otros miran por horas. He visto gente llorando. Pero en todos queda algo de esos artistas que le hablan de violencia. El arte es para todos y es importante que en Colombia lo sintamos así.

-¿Cómo defines a Casa Ensamble?
Un espacio en construcción. Como soy actriz, la gente cree que es un teatro. Hay dos teatros, somos una galería de arte y trabajamos con música y cine. Es una casa con libertad, donde prima la calidad.

-¿Por qué, si eres actriz, no te centraste en el teatro?
Soy fanática del arte, en general. Me queda corto el teatro en el espectro de las artes. Ojala uno pueda involucrarlo con las artes plásticas y la música. Me imagino que para los galeristas soy irrespetuosa porque no tengo ni idea de vender un cuadro, pero quiero que esta casa sea una galería y un espacio de arte para la gente. Las artes hicieron que fuera la actriz que soy.

-¿La casa es algo alocada?
Es parte de su dinámica. Una galería es tan silenciosa que da miedo. La gente no va sino el día de la inauguración. ¿Quién abre la puerta de una galería y dice muéstreme qué cuadros tiene? La ventaja de la casa para las exposiciones es que la gente viene a la inauguración y ve la exposición; viene a teatro o a oír música y ve la exposición, lo mismo los alumnos. Seguramente, seremos irreverentes. Pero, me parece importante que al arte se le puede llegar en esmoquin o camiseta.