Bella Calamidades

Renato, René, Romano y Ricardo quieren conquistar a Lola

Regina le cuenta a Lola por qué se distanció de Lorenza
A pesar de llevar poco tiempo sirviéndola, Lola consiguió ganarse la confianza de Regina; y ésta le explica a Lola que, hace muchos años, ella y Lorenza dejaron de hablarse después de que hicieran un viaje juntas con sus maridos y, poco después, éstos tuvieron un accidente de coche y murieron. Y Regina recuerda que ese colgante la gustó a ella cuando viajaron juntos. Más tarde, Romano intenta besar a la fuerza a Lola, pero ella le rechaza, además, Renato descubre a su hermano acosando a Lola, por lo que Renato se pone furioso con su hermano mayor, ya que a ambos les gusta Lola. Después de que Ricardo le cantará una canción a su madre Regina en su cumpleaños; los invitados se burlan de Lola riéndose de ella nuevamente porque la siguen considerando el “alma en pena” del cementerio. Poco después, todos lo invitados de Doña Regina se van aterrados de la casa de ésta, al ver que René le regaló a su madre un ratón que se salió de la caja de regalo. Acto seguido, Romano comienza a besarse apasionadamente con Virginia en el jardín de la casa de Doña Regina, sin importarles que la madre de éste pueda descubrirle besándose con una mujer mucho mayor que él, hasta que Lola les descubre. Y Romano amenaza a Lola diciéndola que no le chismosee a su mamá Regina. Por la noche, Romano visita a Doña Virginia para hacer el amor. Al día siguiente, Romano le confiesa a su hermano Renato que está cansado de la vieja Virginia que se pasa la vida pidiéndole y exigiéndole, pero él teme dejar a la primera mujer con la que hizo el amor, ya que ella es muy absorbente y podría delatar su relación si él la deja. Al haber recibido el collar el día de su cumpleaños; Doña Regina manda a un niño que le entregue una caja con orquídeas a Doña Lorenza y, aunque no dice quién es el emisario, Lorenza sabe que Regina fue quién se las envío. Por su parte, Marcelo se pone furioso con Priscila y Silvana cuando insinúan que Lola es una coqueta que anda detrás de cualquier hombre, diciendo que ahora debe de estar detrás de los Galeano.

Virginia le dice a Romano que la dejó embarazada
Cuando Aquiles Barraza va a recoger la sobras de la comida para sus cerdos; Regina se disculpa con Aquiles por sus hijos Romano y Renato, al enterarse de que fueron a la casa del viejo avaro para quitarle su fortuna, sin saber que Aquiles les tuvo encerrados en su sótano y les golpeó advirtiéndoles que no volvieran a su casa. Como vio a Lola pensativa en el cuarto de Ricardo y René; Nicolasa cree que Lola estaba haciendo un hechizo en su contra, ya que Juana la advirtió de que Lola tenía un pacto con los muertos del cementerio para realizar hechizos, pero ellos no creen en Nicolasa y, poco después, Doña Regina le deja muy claro a Nicolasa que debe de llevarse bien con Lola, olvidando los chismes que le cuente Juana. Visitando nuevamente a Doña Virginia; ella le dice a Romano que él tiene la obligación de casarse con ella. Llena de lágrimas, Priscila le dice a su primo Marcelo que está enamorada de él y que la molesta que él no haya podido congeniar con ella. Y Silvana le aconseja a su hija Priscila que se fije en un hombre que la aprecie y por supuesto que tenga dinero, diciéndola que ella jamás estuvo enamorada de su padre, pero se casó con él por su billetera. En el taller donde realiza sus experimentos, René le pide a Lola que le deje besarla para saber cómo es, pero ella no le deja, aconsejándole que él debe de besarse con una muchacha a la que quiera y que sea su novia. Tras otro nuevo rechazo de Lola; Romano coge fuertemente a Lola por la cintura, y ésta le aparta dándole un puñetazo en el estómago. Al día siguiente, Lola visita la tumba de su padre y, en el cementerio, ella le cuenta a Pablo que no se ha podido olvidar de Marcelo y, además de pensar en él continuamente, ella se pone muy celosa cuando le ve cerca de su prima Priscila. Debido a que Romano no pudo ir por la noche a visitarla, Virginia Vidal va a la casa de Doña Regina para enfrentar a Romano y, aunque favorablemente Regina no está en la casa; Virginia encuentra Romano, que la dice que no pudo ir a su casa porque está enfermo y, en ese momento, Virginia le dice a Romano que está esperando un hijo suyo.

Lola descubre que Virginia no puede estar embarazada
Virginia Vidal le exige a Romano que se case con ella, después de enterarse que ella está embarazada. Y Romano estuvo a punto de agredir a Lola porque pensaba que él le iba a delatar con su madre, ya que le vio con Doña Virginia. Y poco después, Romano le confiesa a su hermano Renato que dejó en estado a Virginia Vidal, a lo que Renato le aconseja que huya para que no sea infeliz al lado de esa vieja. Cuando Marcelo estaba haciendo deporte por el campo; Aquiles apunta con su pistola a Marcelo, advirtiéndole que no vuelva a gulusmear por los previos de su hacienda. Más tarde, Doña Regina tiene un mareo y, por eso, Lola la aconseja que visite a un doctor para que la revise y, a escondidas de sus hijos, Regina va al hospital acompañada por Lola. Mientras que, Ricardo y René se pelean porque René le quita todos sus aparatos para sus experimentos y acaba rompiéndolos. Y Nicolasa les advierte a los hijos de Doña Regina (Romano, Renato, Ricardo y René) que Lola atrae a las calamidades y, por eso, ellos se están peleando tanto últimamente. Y mientras el Doctor Mujica está atendiendo a Doña Regina, que logra recuperarse; la esposa del Doctor, chismoseando, le confiesa a Lola que Virginia Vidal abortó en una ocasión y, desde ese momento, ella no puede tener más hijos, dándose cuenta de que la viuda Virginia quiere hacerle creer a Romano que la dejó embarazada, para poderle atrapar. Cansada de amargarse la vida estando vigilando en todo momento a sus hijos como si fueran unos niños; Doña Regina les dice a sus dos hijos mayores Romano y Renato que pueden responder por sus actos y que pueden hacer lo que quieran, aconsejándoles que sepan cuidarse ellos solos para no decepcionarla. Como tiene miedo a defraudar a su madre y hermanos; Romano les dice que les quiere y que está muy agradecido de tenerles a su lado. En honor a Marcelo porque él quiere volver a la capital; Priscila y Silvana preparan una comida en el jardín, al estilo de los años 20. Y aunque Silvana sigue con sus ínfulas contando con el lujo que vivían en París; Priscila cuenta la realidad y la pide a su madre que sea sincera porque ellas eran unas simples empleadas del servicio.

Romano se da cuenta de la bondad de Lola
Lola le advierte a Romano que Virginia le está engañando y lo único que quiere es atraparle porque Doña Virginia no está en condiciones de tener hijos, pero Romano no la cree demasiado. Y Romano va a enfrentar a Virginia para saber si Lola tiene razón. Y Romano se va con la maleta para quedarse a vivir con Doña Virginia, aunque lo hizo para sonsacarla la verdad. En ese instante, Romano se da cuenta de que Virginia lo que quería es ser una mantenida de Doña Regina viviendo en su hacienda. Además, Romano obliga a Virginia a que vayan al médico para que se haga una prueba de embarazo y, por eso, Virginia le acaba afirmando a Romano que ella no está embarazada, y Romano se alegra muchísimo de que Lola le haya avisado de que Virginia era una farsante, además, él la dice que no quiere volver a verla. En la hacienda Machado, Silvana y Priscila preparan una comida en el patio al estilo francés. Y desde la nueva hacienda donde trabaja, Lola se pone nostálgica al ver a Lorenza y Marcelo celebrando una fiesta extravagante con Silvana y Priscila. Y Romano, al llegar a su casa, se lanza a lo brazos de Lola, agradeciéndola que le haya avisado y, como Marcelo les ve y se pone celoso, él intenta dar celos a Lola bailando muy acaramelado con su prima Priscila. A modo de agradecimiento, Romano invita a comer a Lola a la mesa, diciéndola que él y su familia quieren llenar el vacío que Lorenza y Marcelo la hayan dejado, además, al día siguiente, él la pide disculpas por haberse comportado mal con ella en este tiempo atrás. Mientras tanto, Juana le chismosea a Nicolasa que Marcelo está entristecido desde que Lola se marchó. Poco después, Aquiles le cuenta a Juana que recuerda a Lola como una mujer muy especial y muy hermosa, que murió al nacer Lolita, por lo que Juana sigue pensando que Lola atrae a la mala suerte. Además, Aquiles le dice a Juana que Dolores (la madre de Lola) era la mujer más hermosa de la región y que todos los hombres más importantes de Horneros la pretendían, pero se enamoró de José Carrero, un minero pobretón, con el que tuvieron a Lola trayendo la calamidad nada más nacer, ya que se murió su madre al traerla al mundo. Y Aquiles cree que Lola Carrero debería llamarse “Lola Calamidades”.

Priscila estuvo a punto de acostarse con Marcelo
En el bar Los Gozosos; Fabián Poncela organiza un concurso para saber si alguien puede ganarle echándole un pulso y, aunque Romano y Renato no pueden superar la fuerza a Fabián; Marcelo se alza con la victoria del concurso, que se hizo para recolectar dinero para el puesto de salud y la escuela del pueblo de Horneros. Como Marcelo demostró que tiene más fuerza que Fabián, Romano y Renato; los hijos de Regina se sienten humillados por Marcelo. Y Lola sigue admirada de amor y admiración por Marcelo. Además, por la fuerza que tuvo que hacer para competir con Marcelo; Fabián Poncela se lastimó la muñeca y tuvo que ser vendado. Por la noche, Marcelo se queda festejando en el bar y acaba emborrachándose, y Nacho y Priscila tienen que cargar a Marcelo hasta su casa y, aprovechándose que Marcelo está ebrio y que está pensando en su amada Lola; Priscila consigue acostarse con su primo Marcelo. Y como escuchan ruidos extraños, Lorenza y Silvana entran en el cuarto de Marcelo y descubren a él y Priscila haciendo el amor. A la mañana siguiente, Lorenza reprocha a Marcelo que se haya acostado con Priscila, pero él dice que no pasó nada entre ellos porque no lo recuerda por su borrachera. Y Silvana también regaña a su hija Priscila, a la que dice que quedó como una mujerzuela frente a su tía Lorenza; pero Priscila la confiesa que entre ella y Marcelo no pasó nada, sólo se besaron apasionadamente. Furioso con todo lo ocurrido, Marcelo toma la decisión de irse de Horneros y volver a la capital. Y Marcelo le deja muy claro a Priscila que él no la quiere y que no quiere tener nada serio con ella, y Lorenza apoya a su hijo en la decisión. Mientras que, René entra al sótano y espía a Lola como se viste desde su cuarto, descubriendo allí un tesoro con joyas. Por su parte, Ricardo y René le advierten a Nicolasa que tenga cuidado con Nacho, ya que le vieron en el bar de Los Gozosos bailando con unas mujeres. Y Nacho la explica a Nicolasa que él sólo bailó en una ocasión y qué no le fue infiel con ninguna mujer. Al ver como se miraban en el bar de Los Gozosos; Romano comienza a sospechar que Lola y Marcelo estuvieron enredados, mientras ella estuvo trabajando en la hacienda Machado; pero Lola le dice a Romano que no tiene por qué pensar eso.

Doña Lorenza se pone enferma
Cuando Marcelo estaba a punto de irse a la ciudad, Lola corre detrás del coche de él para detenerlo, pero ella no lo consigue. Y llorando, Lola pide consejo a Pablo (el sepulturero), que la aconseja que debe de enterrar sus sentimientos hacía Marcelo para que deje de sufrir. Cansada de sus extravagancias y después de que éstas intentaran obligar a Marcelo que se casara con Priscila; Lorenza se pone furiosa y echa de su casa a su cuñada Silvana y a su sobrina Priscila y, después de este sobresalto, Lorenza se desmaya. Tras la marcha de Marcelo; Lola y Priscila, cada una por su parte, están muy dolidas porque se enamoraron de él. Y Romano se da cuenta de que Lola intenta ocultar que está muy triste después de la marcha de Marcelo, además, Romano quiere ocupar ese vacío en Lola, que Marcelo la dejó. Después de enterarse de que su hermano René le pidió un beso a Lola; Ricardo también se lo pide a Lola, y ésta también le rechaza el beso al jovencito, al igual que lo hizo con su hermano. Como Doña Lorenza está enferma desde el desmayo, Silvana aprovecha para investigar la casa, buscando en la oficina de Lorenza algún documento en el que pueda comprobar si a su difunto esposo Jacinto le pertenece algo de la hacienda o el dinero de Lorenza (que era la hermana de Jacinto).

Silvana y Priscila impiden que Lola vea a su madrina
Al enterarse de que su madrina Lorenza está enferma; Lola tiene que enfrentarse a Silvana, Priscila y Juana para poder verla; pero éstas tres logran impedírselo golpeándola y echándola a empujones. Como creen que Nacho le contó a Lola que Lorenza estaba enferma y que no querían llamar al doctor; Silvana despide de la hacienda a Nacho, pero él no la hace caso porque sólo obedece las órdenes de Lorenza, quien sigue muy enferma y sin poderse mover de su cama. Como sus tres hermanos, Renato también le propone a Lola que tengan un romance, pero ella vuelve a oponerse. Aprovechando que Lorenza está muy enferma; Silvana sigue esculcando las cosas de Lorenza y encuentra un cofre con dinero y joyas y, llevándose eso, Silvana y Priscila pretenden huir de la hacienda. Y más tarde, Lola y Renato van a buscar al Doctor Mujica para que vaya a revisar a Lorenza, contándole que está enferma y que su cuñada y su sobrina se oponen a llevarla a que sea revisada por un doctor. Y revisándola, el Doctor Mujica descubre que Lorenza está así porque Silvana y Priscila la dieron varios calmantes. Por eso, el Doctor les pide a Nacho y Juana que ellos dos sean los únicos que de ahora en adelante cuiden de Doña Lorenza.

Silvana y Priscila intentaron robarle a Lorenza
A pesar de que los hijos de Regina de Galeano (Romano, Renato, Ricardo y René) siguen intentando conquistar a Lola; ella sólo tiene pensamientos para Marcelo. Cuando Silvana y Priscila pretendían largarse de la casa de Lorenza, con las joyas y el dinero de ésta; Marcelo regresa al pueblo de Horneros y, esa misma noche tormentosa, él las descubre y tienen que quedarse en la hacienda, ya que no pudieron llevarse el maletín con el dinero y las joyas, por eso, Priscila devuelve ese maletín al lugar donde Lorenza lo tenía escondido para que nadie descubra que ellas intentaron robar a Lorenza. Al día siguiente, Romano besa a la fuerza a Lola e intenta abusar sexualmente de ella, pero logra defenderse y, luego, él se arrepiente y la pide disculpas. Gracias al cuidado de Juana y Marcelo; Lorenza se recupera favorablemente. Entre cerca y cerca; Lola ve a Marcelo y ambos se quedan hipnotizados mirándose porque no pueden evitar que se aman el uno al otro. Muy dramática para que no la eche Lorenza de su casa; Silvana se pone de rodillas y la pida que la deje quedarse en su casa. Y Lorenza, por lástima, deja a su cuñada y a su sobrina que sigan viviendo en su casa.

Romano, Renato, Ricardo y René quieren conquistar a Lola
Con la intención de desilusionar a Lola; Priscila se encuentra con Lola en el supermercado y la hace creer que Marcelo regresó por ella (por Priscila). Como los cuatro hermanos están interesados en Lola; Romano, Renato, Ricardo y René hacen una apuesta para luchar por Lola y, al conseguirla uno de ellos, los demás se retiraran; además, quieren hacer todo lo posible para separar a Lola definitivamente de Marcelo. Y Romano empieza su conquista regalándola a Lola unos pendientes. Mientras que, Renato le regala a Lola un ramo de rosas. Más tarde, Nicolasa le chismosea a Doña Regina que Renato le regaló unas flores a Lola. Totalmente recuperada, Doña Lorenza vuelve a trabajar en su hacienda como anteriormente lo hacía y, aunque intenta ocultarlo, Doña Regina se alegra mucho por la mejoría de Lorenza. Y una vez más, Lorenza y Regina comienzan a discutir y se insultan, además, Lorenza se pone furiosa cuando Regina la dice que ella explotó a Lola cuando trabajaba para ella. Para ganar algo de dinero, Silvana y Priscila quieren dar clases de francés y glamour a las personas que lo deseen del pueblo de Horneros. Por esto, Doña Regina contrata a Silvana y Priscila para que den clases de francés a sus dos hijos menores (Ricardo y René). En un encuentro amoroso por la noche, Nacho visita a Nicolasa a la casa de Regina, pero ellos no pueden hacer el amor porque tienen que esconderse para que Doña Regina no les descubra, además, Nacho se encuentra allí con Marcelo, que se atrevió a ir hasta allí para ver a Lola, aunque no pudo verla finalmente. Por su parte, Ricardo invita a Lola a cantar con él para así conseguir un acercamiento con ella, pero Nicolasa les interrumpe y no pueden cantar. Y Lola siente celos al ver como Marcelo lleva a su prima Priscila en su moto, ya que él lo hizo precisamente para despertar esos celos en Lola. Como ve algo extraño en sus hijos, Regina visita a sus hijos Ricardo y René al colegio y se pone furiosa al darse cuenta de que ellos dos no se ponen los uniformes que les exigen en el colegio, por esto, Regina les castiga a sus dos hijos menores dejándoles desnudos en su cuarto por no obedecerla, al oponerse a llevar sus uniformes.

Marcelo siente celos al ver a Lola con Romano
Cuando Silvana y Priscila van a la casa de Doña Regina para darles clases de francés a sus hijos menores (Ricardo y René); Silvana le aconseja a su hija Priscila que podría conquistar a Romano o Renato para casarse y salir de la pobreza, pero Priscila sólo tiene ojos para Marcelo. Mientras que, Marcelo le escribe una carta de amor a Lola, pero él se arrepiente y no se la entrega, ya que cree que Lola está coqueteando con Romano. Y una vez más, Romano besa a la fuerza a Lola, y ésta enfurecida le da una bofetada, exigiéndole que la respete. Más tarde, Silvana y Priscila van chismoseando a la casa de Lorenza que vieron a Lola coqueteando con los hijos de Doña Regina y, por eso, Marcelo se pone furioso con Silvana y Priscila, exigiéndolas que no vuelvan a hablar mal de Lola. Por defender a una mujer que estaba siendo humillada por un hombre; Marcelo se pelea con éste en el bar de “Los Gozosos”, donde Marcelo ahoga sus penas en el alcohol. En la iglesia donde Ricardo canta con sus compañeros del coro; los Machado se encuentran los Galeano, y Lola y Marcelo no pueden parar de mirarse. Y después del concierto, Ricardo la dice a Lola que la cantó en todo momento a ella porque quiere que sea su novia, pero ella le explica que le quiere como a un amigo o un hermano. Mientras que, Nicolasa llora desconsolada porque se siente desplazada por sus patrones y está furiosa porque Lola es más hermosa que ella. Después de que Nicolasa alborotara la habitación de Lola; Nicolasa se atreve a decirla a Lola que lo único que hace es traer la desgracia, ya que está volviendo locos a los hijos de Regina, al igual que lo hizo con Marcelo Machado y, por eso, Lola le da una bofetada a Nicolasa. Al día siguiente, Lola tiene que soportar el enfado de René, que está celoso porque la vio hablando con Ricardo. Más tarde, Renato le declara a Lola el amor que siente por ella y, esta vez, Lola le dice que muy pronto le dará una respuesta definitiva, al igual que se lo dice a sus otros tres hermanos. Además, por la noche, Romano le regala un collar a Lola, que ella rechaza para no darle falsas esperanzas. Por su parte, Silvana y Priscila dan sus clases de glamour en la casa de Doña Lorenza. A las seis de la tarde, en su cuarto, Lola reúne a los hermanos Galeano. Y Romano, Renato, Ricardo y René se pelean allí por Lola, que les deja muy claro a los cuatro que no quiere mantener ninguna relación amorosa con ninguna de ellos.


Del 12 al 23 de abril de 2010