Mauricio Ochmann


Mauricio Ochmann sigue vigente en la televisión con la telenovela ‘El Clon’. El actor mexicano de 32 años ha participado en telenovelas como ‘Azul tequila’, ‘Mirada de mujer: el regreso’, ‘Como en el cine’, ‘Amarte así, Frijolito’, ‘Victoria’ y ‘Victorinos’, entre otras.

Su verdadero nombre, Mauricio Ochmann Siordia, nació el 16 de noviembre de 1977 en Celaya, Guanajuato (México) es hijo de un hombre de negocios y una pintora y, desde temprana edad, mostró sus inquietudes artísticas, por lo que se inició en la actuación a los 16 años, en la Ciudad de México al lado del actor Héctor Suárez, en el programa de comedia ‘La otra cosa’.

A los 19 años decidió ir a Los Ángeles, California, a prepararse profesionalmente, por lo que también estudió actuación en el Joanne Baron Studio en Santa Mónica, época en la que trabajó como mesero. Después de tres años de tocar puertas, encontró la oportunidad de participar al lado del actor Kevin Costner en la película ‘Mensaje de amor’ (1999), ahí logró un pequeño papel, tras el cual tuvo la oportunidad de actuar en la serie estadounidense ‘Latino green’. Más adelante, fue contactado para participar en la telenovela ‘La casa en la playa’; sin embargo, a su regreso a México, Ochmann se topó con varios problemas en la empresa Televisa, por lo que no pudo participar en el proyecto. Entonces, conoció a Humberto Zurita, quien lo invitó a protagonizar el melodrama ‘Azul tequila’ (1998), al lado de Bárbara Mori, a la que le siguió ‘Háblame de amor’. Al terminar ese proyecto, le ofrecieron interpretar el papel principal de la obra ‘Equss’, en la que permaneció hasta el fin de la temporada.

La puesta en escena fue un reto muy importante para el joven actor, ya que había sido montada en varios escenarios del mundo. Además, el papel que Mauricio desarrolló también lo habían representado grandes figuras de la actuación mundial.

En 2005, actuó en la serie de televisión ‘Amarte así, Frijolito’, en el papel de Ignacio; en la película ‘Tres’, de Carlos Vadivia, y en la comedia ‘Corazón marchito’. Entre sus trabajos también destacan los melodramas ‘Dame chocolate’ y ‘Marina’, este último lo abandonó a finales de 2006 para recluirse en un centro de rehabilitación para superar sus problemas con las drogas. A decir del propio actor, su hija Lorenza y su ex esposa María José fueron su gran apoyo al momento de superar el dolor y la adicción causados por la cocaína.

En julio de 2008, Ochmann empezó los trámites para separarse legalmente de su esposa y, gracias a su participación en la telenovela ‘Victoria’, él encontró nuevamente el amor con la actriz colombiana Adriana Campos. Además, Mauricio Ochmann confesó que está muy enamorado de Adriana Campos, y que le gustaría casarse con la actriz que interpreta a Priscila en ‘Bella Calamidades’. Aunque Campos pensaba que el amor a primera vista era ridículo, comprobó que sí existe, pues cuando vio a Ochmann quedó derretida y al llegar a su casa se dijo: “Este será mi novio”.

En sólo cuestión de semanas, Mauricio Ochmann guardó en la caja de los recuerdos su personaje en ‘Victorinos’ y se convirtió en Lucas, Diego y Daniel, los tres personajes que interpreta en ‘El Clon’.

-Interpretas a tres personajes en ‘El Clon’, ¿cómo has hecho para definir a cada uno de los roles?
Se ha trabajado desde el interior hacia el exterior. Los tres personajes son muy similares. Tienen un alma con una gran pureza, que están en búsqueda de su identidad. Hay una personalidad más marcada en Diego porque él es más práctico y más terrenal; a diferencia de Lucas, que es más espiritual, idealista y soñador. Y “El Clon” (Daniel) es un adolescente, que va en la búsqueda de su identidad para saber quién es y de dónde viene.

-¿Cómo cambias de un personaje a otro en tan poco tiempo?
Generalmente tengo mi espacio para brincar de un personaje a otro, pero aquí no. Ha sido sobre la marcha, y me he tenido que cambiar rápidamente de ropa para dar vida a dos personajes al mismo tiempo. Y la verdad que está siendo un ejercicio divertido.

-¿Qué dirías al público para que se anime a ver a ‘El Clon’?
El público va a ver una historia mágica, bastante real y verdadera. Se va a encontrar con una belleza escenográfica, con una historia muy bien contada y escrita con mucho romanticismo. Es una historia con todos los elementos, la moneda está en el aire y ahora sólo espero que a la gente le guste.

-¿Has visto la otra versión de ‘El Clon’?
No, no la he visto. Y he preferido no verlo porque como actor quiero matizarlo yo mismo, para encontrar la identidad de los personajes, como ya he hecho en el teatro y en la televisión.

-La telenovela original de ‘El Clon’ fue todo un éxito hace unos años, ¿qué esperas con esta nueva versión?
La verdad es que las expectativas mías son como bastante simples. Me estoy divirtiendo, pasándola bien y tratando de crear estos personajes maravillosos queriendo hacer un trabajo bastante digno y bonito.

-¿Cómo fue la experiencia de viajar hasta África para grabar escenas con los camellos?

Hemos estado haciendo cosas en Marruecos, pero también en Miami y en Colombia. Aquí están los estudios a tres horas de Bogotá en una ciudad que se llama Girardot, donde construyeron un parte de la ciudad marroquí, es impresionante ver eso porque me siento en Marruecos. Ha sido la producción más grande en la que he estado.

-En Marruecos, ¿qué te impresionó?
Algo que me impresionó mucho fue un día que salí a caminar y me tocó ver una procesión fúnebre y vi a la gente cogida de la mano, felices y celebrando, algo totalmente distinto a como haríamos en occidente, que al contrario estaríamos en depresión y tristeza queriendo retener a nuestro ser querido. Eso me sorprendió mucho.

-Esta telenovela aborda el tema de la clonación, ¿cuál es tu posición al respecto?
Pues obviamente la clonación vegetal y animal existe, es lo que conocemos. La clonación humana hasta el día de hoy no sé pero la ciencia está tan avanzada que nosotros no sabemos que tanto hay y creo que cuando uno quiere jugar a ser Dios uno está alterando la verdad universal y la del cosmos y hay que entender, como dice la novela, que esta vida Dios es quien va manejando y nosotros vamos de pasajeros.

-Si pudieras clonar a alguien, ¿a quién sería?
Creo que la clonación no te saldría idéntica. No me va salir uno idéntico, me va a salir con algo raro o algo que está faltando y, por eso, yo no clonaría a nadie y eso sería alterar las leyes de Dios.

-Había muchísima gente para grabar las escenas en Fez (Marruecos), ¿cómo consigues desconectarte de eso para meterte en el papel de tus personajes?
Es ahí donde cierro los ojos de repente y me trato de conectar con lo que estoy haciendo y con mi interior y, así, encontrar un momento de meditación para salir y estar concentrado.

-Cuéntanos alguna anécdota de las grabaciones de la novela, ¿es cierto que sufriste picaduras de avispas?
(Risas) Sí, es verdad, lo que pasa es que aquí donde está la escenografía de unas ruinas marroquíes, como en una loma, hay un sitio que está lleno de avispas y cada vez que tratamos de hacer escenas dramáticas o románticas llegan ellas y nos hacen tremendos piquetes. A mí ya me han picado varias veces, hay un camarógrafo que lleva diez y estamos apostando a ver a quién pican más.

-¿Y cómo te sientes protagonizando de nuevo al lado de Sandra Echeverría?
Estoy muy feliz y muy contento y agradecido a la vida que podamos estar otra vez juntos en pantalla; me puse muy contento cuando me dijeron que la protagonista era Sandra, es una actriz que respeto mucho, es muy sensible y aparte como ser humano, la quiero mucho y le tengo mucho cariño, respeto y admiración.

-En la novela original de Brasil, los protagonistas se enamoraron y tuvieron un hijo, ¿crees que en esta versión también pasará?
(Risas). No, yo admiro mucho a Sandra y es una gran amiga, con la que estoy muy contento de volver a trabajar. Pero, yo estoy felizmente ennoviado.

-¿Fue amor a primera vista con Adriana Campos?
Es cierto, fue amor a primera vista. Me acuerdo de que lo primero que le vi fueron los ojos y después empecé a observarla completa, pero lo que me flechó fue su mirada.

-Y al ser actriz, como tú, ¿Adriana entiende perfectamente que te estés besándote con otra mujer?
Eso siempre es complicado en este negocio, pero ahí vamos. Los celos son mutuos, ya que ella también hace telenovelas como yo.