Carolina Guerra vuelve a compartir proyecto con su novio


La actriz colombiana Carolina Guerra será la amante de “El Cabo”, en ‘El Cartel 2’. La han comparado con Angelina Jolie, ha estado en los canales MTV y Univisión. El próximo año será su lanzamiento como cantante y su carrera como actriz sube como espuma.

Carolina Guerra cree en ella y en lo que hace. Quizás por eso, dice, que todo le sale bien. Es de decisiones radicales. “Es innegable que me sentí atraída por el éxito del producto (habla de la audiencia de la primera temporada de ‘El Cartel’), pero si me hubieran ofrecido un personaje flojo con una historia floja, no hubiera aceptado”, dice enfática.

Ser destituida como Señorita Bogotá le abrió las puertas y conoció a los hombres que hoy por hoy la tienen volando: Diego Cadavid y Fernán Martínez. El primero, su esposo, con el que comparte todas sus locuras, además, vuelve a compartir proyecto, ya que estuvieron juntos en ‘Regreso a La Guaca’ y ahora en ‘El Cartel 2’. Y el otro, su manager, que le prometió convertirla en una estrella. Ella se ríe, pero no lo pone en duda. En ‘El Cartel 2’ es Vicky Puerta, la mujer de “El Cabo” y dice que dará mucho de que hablar.

-¿En qué momento decidiste ser actriz?
La decisión la tomé en el camino. Creo que comenzar a actuar fue algo irresponsable de mi parte, pero es la irresponsabilidad más dulce y de la que menos me arrepiento. Me ha traído aprendizaje, alegrías y, sobre todo, cosas muy interesantes a mi vida.

-¿Qué no te ha gustado de este oficio?
No hay nada que me haya pasado que supere las alegrías del alma que me da actuar.

-¿Ha cumplido Fernán Martínez su promesa de convertirte en estrella?
(Risas). El término estrella es chistoso. Lo que pienso es que hay que trabajar duro y estar a la altura de las oportunidades que se presentan. Nunca he visto el éxito lejano, lo veo presente siempre. En cuanto a lo que promete Fernán, yo le creo.

-¿Cómo te tomaste que en Colombia te comparasen con Angelina Jolie?
(Risas). Me creo “La Carolina Guerra Colombiana” a muchísimo honor. Me halaga naturalmente como mujer vanidosa que soy, que digan que soy la versión colombiana de la mujer más sexy del mundo, por el parecido físico que tenemos y por el toque de irreverencia que siempre me ha caracterizado, pero me halaga más cuando resaltan cosas que no están a simple vista.

-¿Te gustaría quedarte en el papel de presentadora?
No me conformo. Me gusta hacer lo que sepa y pueda hacer. Amo trabajar.

-También cantas, ¿cómo va ese rock-funk?
Va lento, como todas las cosas buenas.

-¿Te veías de reina de belleza?
Jamás. Ese ha sido el episodio más bizarro de mi vida. Cualquiera que medio me conozca sabrá que soy la antítesis de una reina. Al reinado llegué con jeans rotos y piercing en la nariz. Acordarme de ese tiempo siempre me saca una sonrisa.

-¿Con quién has estudiado actuación?
Con mis compañeros de escena.

-¿Qué es lo bueno de trabajar al lado de tu novio Diego Cadavid?
Que no lo tengo que extrañar tanto.

-¿Te olvidaste de la publicidad?
Siempre se me ocurren ideas con respecto a la publicidad, siempre me gustará crear, pero, evidentemente, en lo profesional, mis prioridades son otras.

-¿Fuiste modelo por llevarle la contraria a tu padre?
Curiosamente, él es el más feliz de todos. Es el primero en celebrar mis éxitos. Mis decisiones nunca estuvieron impulsadas por llevarle la contraria a nadie, fueron por criterio propio.

-¿Qué te dice tu padre hoy en día?
Tantas cosas, pero sé que definitivamente en su mente siempre ronda la necesidad de recordarme algo que me enseñó hace mucho tiempo y es que al que más tiene, más se le pide, de manera que hay que exigirse y estar a la altura de lo que uno quiere lograr. Sé que se siente orgulloso de mí.

-¿En qué te pareces a tu padre, Álvaro Guerra?
De pequeña, me decían Alvarita. Eso debe responder algo de la pregunta. Tengo su humor, su genio y su gusto por la buena vida. De mí papá, tengo el cerebro.

-¿Y en qué te pareces a tu madre?
El corazón, el alma.

-¿La película que siempre se repite?
Vi tantas veces 'Cinema Paradiso', pero creo que podría verla un par de veces más. Y 'Hable con ella'. Tienen algo muy loco y es que cada vez que las veo, veo algo distinto. Almodóvar y Tarantino son, para mí, eternamente irrepetibles.

-Música, actuación y modelaje, ¿cuál es tu verdadera pasión?
Todas son mi pasión, hasta ahora no me toca escoger, es cuestión de orden, mi pasión es el arte.

-¿Qué te enamoró de Diego Cadavid?
Su actitud. Me encantó y me sigue encantando.

-¿Cómo ha sido vuestra experiencia matrimonial?
Soy una persona inmensamente feliz. Quiero casarme muchas veces y todas con Diego, claro.

-¿Eres muy romántica?
No sé si sea muy romántica, pero prefiero las cosas espontáneas a las preparadas.

-¿Hacia dónde apuntas tu carrera?
Hacia el éxito, en Colombia y en el mundo.

-¿Cómo te ves en 20 años?
No gasto mucho tiempo pensando en eso, pero con seguridad, más feliz de lo que soy ahora, pues ya habré alcanzado todo lo que en este momento estoy trabajando, viajando por el mundo, tomándome un buen vinito, tarareando una canción y, si mi matemática no me falla, “disfru-luchando” la pubertad de alguno de mis hijos.