Diego Cadavid


Diego Cadavid, protagonista de la serie ‘El Encantador’, de Caracol, es un amante de la actuación, el buceo, la música (toca varios instrumentos) y la fotografía, a la que está dedicado profesionalmente y sólo deja por corto tiempo cuando le ofrecen un buen papel. Ha trabajado en ‘Yo soy Betty, La Fea’, ‘Mesa para tres’, ‘El Baile de la Vida’, ‘Regreso a La Guaca’, ‘Tiempo final’ y ‘El Cartel’, entre otras producciones. Actualmente, el actor de 31 años se prepara para el estreno por el Canal Caracol de la segunda parte de la serie ‘El Cartel’, donde él toma la totalidad del protagonismo de la historia, después de que su amigo y compañero Manolo Cardona, por motivos profesionales, rechazara participar en esta serie, que ya participó el la primera etapa. En Colombia se lo conoce como un buen actor, tanto, que se da el lujo de escoger los roles que encarnará.

Antes de ser actor fue músico. Tocaba batería, percusión, guitarra y piano. Empezó a actuar a los 17 años en ‘Yo amo a Paquita Gallego’, ‘Padres e Hijos’ y ‘Conjunto Cerrado’. Diego es más que una revelación de la actuación, más bien, es un actor que revela con cada personaje, con cada una de sus interpretaciones a las que les da su toque único.

Aunque la serie ‘Inversiones El ABC’, de RCN, sobre el grave problema de las Pirámides en Colombia, pasó con más pena que con gloria, el Canal Caracol decidió hacer su propia versión, siguiendo una línea muy parecida a la historia de David Murcia Guzmán, pero tampoco tuvo suerte y retiraron la telenovela por no tener suficiente audiencia.

Con esa sonrisa sexy y contagiosa, que enamoró a Carolina Guerra y con la que ha conseguido trabajo, el actor Diego Cadavid admite que muchas veces le ha tocado sacar a flote sus dotes de encantador, en los negocios y en el amor.

-¿Cómo llegaste a ‘El Encantador’?
Caracol me llamó y me habló acerca del proyecto. Y nada, leí la historia y como era algo que estaba como de moda en el país: la estafa de dinero. Además, me gustó la forma como iban a tomar el tema, era con un poco de humor, algo muy divertido.

-¿Cuándo has tenido que fingir ser encantador?
Cuando estás en otro país, toca a punta de lengua y de ser encantador para entrar a un mundo donde no te conoce nadie.

-¿Con qué encantas tú mismo?
Con la palabra, con la risa, me gusta ser honesto, fresco, mamar gallo y quitarle el protocolo a las cosas. Ser encantador viene en la sangre, pero son claves la amabilidad y sobre todo, el poder de la lengua, de la palabra.

-¿Qué similitudes encuentras a ‘El Encantador’ con ‘Inversiones, El ABC’ (versión de RCN)?

No tiene nada que ver. Esto no es la vida de David Murcia. Es una historia a partir de las pirámides, porque hubo miles en todo lado, pero como el reflejo del colombiano vivo, la filosofía del avispado.

-¿Tuviste que fijarte en los casos recientes de estafa de Colombia para encarnar al personaje?
No, porque trato de no fijarme en eso. También traté de no fijarme en lo que contaba la prensa, sino en la historia que iba a hacer y que era como una crítica a la mala forma de ser de ciertos latinos, que como que son muy hábiles en hacer ciertos negocios.

-¿Cómo ha sido la experiencia de tener a Víctor Mallarino como director en ‘El Encantador’?
Increíble. Era de los pocos directores con los que no había trabajado y tenía cierto escepticismo. Pero hicimos candela. Manejamos el mismo tipo de humor, de actuación pausada, pensada. Yo por ese señor me dejo guiar a ciegas, tremendo actor y director.

-¿Dónde se grabó la serie?
Se hizo en Bogotá, pero tratando de no reflejar un sitio muy común. Se tuvo que montar un barrio con buena vista.

-¿Qué buscas a la hora de aceptar un personaje?
Siempre trato de hacer lo mejor y divertirme con los personajes. Ha habido varios proyectos que no he aceptado porque siento que no me voy a divertir.

-¿Con qué te quedas: con la fotografía o con la actuación?
Las dos. Me parece muy aburridor dedicarse a una sola cosa. Soy fotógrafo y me dedico a ello, más que a actuar. No hago novelas, porque me quitarían mucho tiempo para hacer lo otro. Para que actúe tiene que ser un proyecto corto e interesante, y que me permita seguir haciendo fotos.

-¿Cuándo crees que te convertiste en un actor selecto?
Bueno eso se va dando con el tiempo. Yo creo que llevo como diecisiete años trabajando en televisión y todo eso es un proceso. Creo que hace poco estoy ganando un poco de respeto, pero es por mi trabajo y el trato con las personas.

-¿Por qué te atraen los temas de capos y mafiosos?
Sí, realmente me atrae mucho. Toda la vida me han atraído las historias de la mafia y todas esas cosas. Al momento que se han empezado a dar todas esas historias y a producirlas, yo estaba feliz haciendo eso. Pero lo importante es que sea un personaje que tenga carácter, que me exija mucho, que me pida investigar.

-¿Y te atrae el papel de galán?
No es que no tenga preferencia, pero hay que ver que contenga un buen argumento. Siempre y cuando sea un galán que llore y sufra, que se despeine, que ame y sea real.

-¿Es cierto que tocando en bares te pagaste los estudios de actuación?
Sí, tocaba de noche con un grupo y de día estudiaba. Indudablemente que mis padres me apoyaban de corazón, pero yo tenía que ayudar a pagar mis estudios.

-¿Qué tan bien remunerado es un actor de tu categoría en Colombia?
Bien, bien. Yo siempre he dicho que un actor que trabaja en televisión y que diga que le paguen mal, no es así. Se puede vivir de hacer novelas y series. La verdad es que yo no me quejo. En el cine ahora están subiendo un poco los presupuestos. En el teatro sí son muy bajos. He tratado de hacer varias obras, pero no lo he hecho por tiempo y por lo que ya dije. Lo haría gratis, pero si es algo bueno.

-¿Sigues de pareja con la actriz Carolina Guerra, con la que ahora compartes protagonismo en ‘El Cartel 2’?
Sí, llevamos como dos años juntos, es la mujer con la que quiero pasar mi vida.

-¿Qué tiene Carolina Guerra de encantadora?
Todo. Es una mujer tremendamente talentosa, mis amigos y yo vivimos aterrados de lo inteligente que es. Uno le enseña a tocar batería y a los dos minutos está tocando perfecto, canta maravilloso, es un amor de ser humano, que le ayuda a la gente, a su familia.

-¿Y os habéis casado a escondidas?
Sí, dos veces y queremos seguirnos casando, pero siempre de una forma novedosa. Llevamos juntos más de un año en una relación tranquila, muy inteligente. Somos muy buenos amigos, yo la amo con toda mi alma y ella me ama con toda su alma.

-¿Qué piensas de que el presidente de Panamá haya censurado series colombianas como ‘El Cartel’ por afectar la salud mental y la honra de los panameños?

Panamá puede tener mucha tecnología, pero sigue atrasada. Hace algunos años la televisión en Colombia era igual, muy morronga.

-Antes de estrenarse ‘Rosario Tijeras’, ya se le critica que emita lo mismo: droga, sexo, violencia, ¿los actores no se saturan?
Es claro que estamos contando el narcotráfico hasta más no poder. En este momento estoy grabando la segunda parte de ‘El Cartel’, así que vendrá más narcotráfico (y paramilitarismo), pero no hay nada que hacer, a la gente le encanta el tema. Soy partidario de las historias reales, los libros que leo son de historias que sucedieron. ‘El Encantador’ está basado en cosas que pasaron en Colombia y en Panamá. Que satura, sí. Pero si son los temas que tenemos y son divertidos e interesantes, ¿por qué no contarlos?

-¿Ese límite lo lleva a la autocensura?
Al contrario, ante una serie como ‘El Cartel’ voy en contra de que nos limitemos, me parece fatal contar una historia real de forma mentirosa. La crianza de los hijos va en la familia, no en la televisión. Culpar a la televisión es de un padre perezoso. Es mejor que contemos historias interesantes y no esos novelones aburridores, que no ayudan a que el cerebro se desarrolle.

-¿Ya encontraste la felicidad?
Es momentánea, hay que estar atento para que cuando lleguen los momentos, éstos duren.

-¿Qué personaje te gustaría interpretar?
Uno de época, un superhéroe, un adicto. Muchos.

-¿Qué nuevo proyecto tienes para este año?
Me voy a Los Ángeles a especializarme en dirección de fotografía.

-¿Detrás de qué sueño estás?
Ser un genio en la dirección de fotografía y actuar en producciones de más nivel. Sé que lo haré.

-¿Cuándo te volveremos a ver en la pantalla grande?
El cine en Colombia está grave, pero tengo un par de proyectos en México.