¿Dónde está Elisa?

Bruno tiene
secuestrada a Elisa

Cristóbal encuentra evidencias en contra de Mariano
Aunque ya esté retirado del caso, Cristóbal, por su cuenta, decide seguir buscando a Elisa. Por eso, Cristóbal le pide ayuda a su psicóloga para que le defina los rasgos de Elisa, que la dice que la joven podría haber buscado la imagen paterna en otro lugar. Acto seguido, Cristóbal le cuenta a Dana que requisaron todas las cámaras fotográficas de sus familiares porque hicieron las fotos a Elisa con una foto que ella se hizo anteriormente, que es la misma con la que se realizó la foto que enviaron después del secuestro. Por eso, a escondidas de Mariano, mientras él duerme plácidamente; Dana deja a la Detective Gisela que entre en su casa para averiguar si Mariano esconde algo. Y adentrándose en el coche de Mariano; Gisela recoge varias evidencias. Al verles tan apegados, Bruno se atreve a preguntarle a Ricardo si le gusta José Ángel, pero Ricardo se ríe, negándolo en todo momento. En un CD de Mariano; Cristóbal y Gisela encuentran fotos de Elisa en ropa interior durmiendo en una cama y, por esto, Cristóbal se da cuenta de que Mariano tiene secuestrada a su propia hija.

Mariano es arrestado, inculpado del secuestro de su hija
La fiscal Adriana Castañeda decide no comentar nada sobre las fotos de Elisa, por si al inculpar a Mariano, él pudiera sufrir otro ataque cardiaco. Y cuando Cristóbal la enseña las fotos; Dana comienza a llorar desconsoladamente al ver a Elisa acostada en una cama semidesnuda e inconsciente. Y Cristóbal le pide a Dana que no haga nada que ponga en alerta a Mariano, ya que la policía le está investigando más a fondo. Pero cuando se encuentra con Mariano; Dana comienza a temblar del miedo que le tiene. Por otra parte, José Ángel intenta besar a Ricardo, que le rechaza porque no soporta que él le haga desplantes en varias ocasiones y que en otras ocasiones se le coma a besos. Por la noche, Adriana Castañeda llega a la casa de Mariano Altamira para arrestarlo por las evidencias que encontraron en su contra, pero él niega en todo momento que él tenga secuestrada a su hija Elisa.

Por falta de pruebas, Mariano queda en libertad
Para festejar que vuelven a estar juntos, Bruno y Cecilia hacen una fiesta como si se volvieran a casar. Mientras que, Mariano es arrestado, acusado de haber secuestrado a su hija Elisa, al descubrir que él tenía en su poder unas fotografías de Elisa tomadas hace pocos días. Aunque lo interrogan durante toda la noche, Mariano repite una y otra vez que él es inocente. Como la prensa se hizo eco de la noticia de que Mariano secuestró a su hija; los accionistas de su propia empresa se ponen en su contra. Después de tanto sobresalto, Viviana se desmaya y, cuando Ricardo la lleva a su casa; Santiago le pide a Ricardo que deje de meterse en sus asuntos, burlándose de él por ser gay y llamándole enfermo por su condición sexual. Al enterarse de que Dana ayudó a la policía a investigar a su esposo; Cecilia se enfrenta a Dana por haber inculpado injustamente a Mariano, además, Cecilia culpa a Dana y Cristóbal de haber puesto esas pruebas en el coche de Mariano para inculparle. Y Dana le explica a Cecilia que ella sería incapaz de culpar injustamente al padre de sus hijas. Como Dana tiene miedo de que Mariano intente hacerla daño a ella y a sus hijas; ella le pide a la Fiscal Adriana Castañeda que no permita que Mariano regrese a sus casa, pero Adriana la dice a Dana que ella no puede hacer nada para evitarlo. Más tarde, Cristóbal va hasta la comisaría para interrogarle él mismo y, enfurecido, Cristóbal agarra fuertemente a Mariano y, zarandeándole, le exige que le diga dónde tiene encerrada a Elisa. Y Mariano acusa, igualmente que su hermana Cecilia, a Cristóbal de colocar esas evidencias en su contra para poder alejarle aún más de Dana. Y Mariano le pide a Cristóbal que recuerde cuando él perdió a su esposa y a su hija, para que él se dé cuenta de que no podría hacer nada en contra de su propia hija. Y como no pueden demostrar que Mariano es el verdadero culpable, él queda en libertad y vuelve a su casa, dejándola muy claro a Dana que no la dejará que se lleve a sus hijas.

Bruno tiene secuestrada a Elisa
Por la calle, Santiago y su primo Eduardo se encuentran con dos jovencitos que insultan a su familia y, por eso, ellos comienzan una gran pelea. Y como no soportan los comentarios malintencionados de sus compañeros sobre el secuestro de Elisa; Santiago, Eduardo y Flor se oponen a regresar al colegio. Mientras que, Cristóbal se atormenta porque sospecha que se equivocó inculpando a Mariano del secuestro de Elisa, además, sospecha que la debe de tener un hombre pervertido que la está utilizando y cercano a Mariano que la secuestró para vengarse de él. Lejos de allí, Elisa se lamenta y recibe la visita de su secuestrador que resulta ser su tío Bruno, que la consuela. Y después, Bruno llega a su casa con Cecilia, inventándose que estuvo con sus alumnos del taller donde trabaja. Y Bruno disfruta cuando ve en la prensa que implican a Mariano del secuestro de Elisa. Al día siguiente, Isabel va a visitar a Mariano a su casa para saber cómo se encuentra, sin importarles que Dana esté allí y, como no entiende este comportamiento, Viviana consigue que su hermano Mariano le cuente que Dana es amante del Comisario Rivas, por eso, no le importa que Dana le vea con Isabel (amante de Mariano).

Elisa planeó su secuestro
Isabel le entrega al Comisario Rivas la factura del hotel donde se alojó él, en el mismo día que lo acusan de llevarse a su hija. Por su parte, la Fiscal Adriana Castañeda le pregunta a Dana que si ella sería capaz de atestiguar en contra de su esposo Mariano en el juicio, pero Dana no quiere por no hacer daño a sus hijos. Por la noche, aprovechando que Viviana está durmiendo; José Ángel va a hablar con Ricardo a un bar. Cuando Cecilia duerme placidamente; Bruno va hasta la casa donde tiene secuestrada a Elisa y, allí, Elisa se pone a llorar desconsoladamente al enterarse de que están inculpando a su padre de su secuestro. Y Elisa le pide a Bruno que la deje salir ya de esa casa, pero él no se lo permite, recordándola que sus padres quedarán sorprendidos al descubrir que fue ella misma quien planeó su secuestro. Y Elisa está arrepentida de estar enredada con su tío Bruno y, ahora, él la explica que ya es demasiado tarde y que no pueden salir del juego donde se metieron. A la mañana siguiente, Cecilia se da cuenta de que su esposo Bruno la está engañando, ya que faltó al trabajo con la excusa de que estaba enfermo, cuando ella creía que él estaba trabajando. Una vez más, Cristóbal interroga a Mariano y, hablando, llegan a la conclusión que alguien muy cercano a ellos tiene secuestrada a Elisa, por poner todas las pruebas en su contra.

Por su cuenta, Cristóbal sigue investigando dónde está Elisa
A pesar de que le retiraron del caso de Elisa; Cristóbal sigue su investigación aparte e interroga a Bruno, que le hace creer a Cristóbal que él veía a Elisa cuando visitaba a su hijo Eduardo. Por su parte, la Oficial Gisela Cruz le propina un puñetazo a su compañero Briceño, porque éste la acusó ante la fiscal Adriana Castañeda de darle información a Rivas sobre el caso de Elisa. Cuando estaba planteando hacer una nueva vida al lado de Ricardo; José Ángel recibe la noticia de su esposa Viviana de que está embarazada, como ella ya lo planeó, aunque él se opusiera. Una vez más, Mariano le recrimina a Dana que le engañara en el momento que más le necesitaba, aconsejándola que retomen su matrimonio, siempre y cuando ella se aleje de Cristóbal, pero Dana no está dispuesta a hacerlo y tampoco le perdonará a Mariano que le traicionara con su secretaria Isabel. Pidiéndola a su psicóloga el perfil psicológico sobre el secuestrador de Elisa; Cristóbal recibe un perfil de una persona artística y liberal, que le gusta manipular a las mujeres. Mientras que, Cecilia se queda muy sorprendida cuando descubre que Bruno compró varias cosas en el supermercado, sin imaginarse que él lo compró para Elisa. Y Cecilia se toma las chocolatinas preferidas de Elisa, sin saber que eso podría ser una prueba en su contra, ya que Cristóbal tiene esa pista.

Viviana está embarazada
Cuando Viviana va a contarle a su hermano Mariano que está embarazada; Viviana enfrenta a Dana y la exige que la deje hablar a solas con su hermano, ya que está molesta por su infidelidad. Y Dana la dice a Viviana que ella cree que su familia es perfecta cuando en realidad no lo es, aunque es incapaz de decirla que su esposo José Ángel es homosexual y que se enredó con su amigo Ricardo. Al día siguiente, Ricardo se queda muy sorprendido al enterarse de que Viviana está embarazada y que le pidió que fuera el padrino de la criatura. Como hubo tanto escándalo con Mariano; el directorio de su empresa pidió su renuncia, por eso, Nicolás le pide a Cecilia que sustituya a su hermano Mariano en la presidencia de la empresa. En un descuido de Bruno; él se deja el teléfono en la casa donde tiene secuestrada a Elisa y llama por teléfono a su padre...

Dana y Cristóbal sospechan que Mariano es inocente
Cuando Elisa telefonea a su padre, ella es incapaz de decirle algo a su padre porque Bruno llega a tiempo para quitarla su teléfono a Elisa. Y al regresar a su casa, Cecilia le pide a su esposo Bruno que le cuente qué la está ocultando, pero él la hace creer que fue al taller a recoger su teléfono, pero Cecilia sospecha que Bruno la está engañando con otra mujer y que ella podría ser Isabel, por esto, Cecilia va a revisar las cosas al taller de Bruno, pero no encuentra nada. Y para evitar cualquier prueba en su contra, Bruno quema una carta de amor que le escribió Elisa. Cuando Nicolás niega reiteradamente que él haya traicionado a su amigo Mariano; Cristóbal le confiesa a Nicolás que alguien muy allegado a la familia tiene secuestrada a Elisa desde hace dos meses y ha burlado a la policía, poniendo pruebas en contra de Mariano para perjudicarle. Al enterarse de que será padre por segunda vez, José Ángel le dice a Viviana que cree que no estará a la altura para ser otra vez padre. Además, Santiago se opone a que un homosexual como Ricardo sea el padrino de su hermanito y, por esto, José Ángel regaña a su hijo por hablar en esos términos de Ricardo. Cuando se encuentra con Dana; Cristóbal la dice que tiene dudas de que Mariano haya secuestrado a su hija Elisa, por eso, ella se enfada con Cristóbal, ya que apartó a sus hijas de Mariano, creyendo que él era culpable. Finalmente, Cecilia se pone al mando de la empresa y quiere convertir en presidente de la compañía a José Ángel, ya que pidieron la renuncia de Mariano, y Cecilia no quiere regresar a trabajar por el bien de su matrimonio.


Del 10 al 21 de mayo de 2010

por Telemundo