Gabriela Spanic será actriz hasta la muerte


Gabriela Spanic regresó a Televisa con un personaje de villana, dando vida a Ivana en ‘Soy tu dueña’. La ex reina de la belleza venezolana, declaró que no piensa abandonar nunca su trabajo en la actuación. Gaby está decidida, y será actriz hasta el día que se muera. En alguna ocasión uno de sus novios le pidió que renunciara a su profesión por un asunto de celos. Al recordarlo, mencionó que en el amor se ha convertido en una mujer más exigente y sin prisas para establecer una relación.

Con la voz firme que la caracteriza, la venezolana de 36 años escultural cuerpo, habló sobre su retorno a las telenovelas mexicanas, luego de nueve años de ausencia, ya que la última telenovela que protagonizó fue ‘La intrusa’ (en 2001). Antes de esta novela, Gaby participó en grandes producciones mexicanas como ‘La Loba Herida’, ‘La Usurpadora’ y ‘Por tu amor’, sólo por mencionar algunas. En 2002 comenzó su carrera en Telemundo, donde protagonizó ‘La venganza’, ‘Prisionera’ y ‘Tierra de pasiones’.

La actual villana de la telenovela ‘Soy tu dueña’ comentó que desde el nacimiento de su hijo Gabriel de Jesús, ha dado pasos de plomo y por el momento se ocupa de su evolución profesional. Un nuevo noviazgo no le quita el sueño. Su bebé de año y medio de edad es la batería de su vida. A veces, sólo convive cuatro horas diarias con él, debido a las extensas grabaciones en el melodrama protagonizado por Lucero y Fernando Colunga.

Tiene 20 años de carrera y ha sido la heroína de telenovelas en México, Estados Unidos, Venezuela y Colombia, pero ahora Gaby Spanic enseñará su lado malo como villana de la nueva versión de ‘La Dueña’.

-Gaby, ¿cómo te sientes de ser parte de la telenovela ‘Soy tu dueña’?
Me siento muy orgullosa de pertenecer a la historia de ‘Soy la dueña’. Trabajar con Silvia Pinal, Ana Martín y actores de su talla representa una gran escuela para mí. Mi personaje de Ivana despierta odio y amor. Es una provocativa domadora de hombres, me da mucha libertad emocional, además de que la paso muy divertida con sus maldades.

-¿Cómo definirías a Ivana, tu personaje?
Es un papel con muchos matices. Viene de una familia disfuncional, no está bien de la cabecita; entonces, en una escena te puede llorar, reír y, al mismo tiempo, pedir perdón. Es muy complejo, y estoy buscando hacer papeles así, que te exijan a nivel actoral.

-¿Te gustó tu nuevo look que te hicieron para este nuevo papel?
Sí. Me hicieron un flequillo, dejaron el cabello castaño, en capas adelante y liso atrás, cabello lacio, nada de rulos, los ojos muy fuertes y maquillados, los labios naturales, muy angelical, de contraste.

-¿Cómo afrontaste el reto de dar vida al personaje que catapultó a Cynthia Klitbo como una gran actriz?
Ahí vino la consagración de Cynthia como actriz, imagínate el personaje que tengo en mis manos, nuevamente tengo una presión, pero aspiro a que Dios me acompañe y que el trabajo le guste al público. Le pondré buena disposición, y pondré mi corazón, daré lo mejor de mí. No hay miedo ni temor, es un trabajo que respeto mucho y yo ofreceré mi propia versión.

-Has hecho roles de gemelas, boxeadora, heroína y boba, ¿qué hace especial a éste?
Que tiene matices que nunca había trabajado. Ivana Dorantes, viene de una familia disfuncional. Es una mujer que no recibió cariño y no tiene dinero, así que vive arrimada en la casa de su prima (“La Dueña”), a quien envidia. Pues como que ha habido un poco de todo; pero sí, parece que han sido más las villanas que buenas. En ‘La intrusa’ (2001) hice a una mala y a una buena. En Venezuela, cuando hice ‘Como tú’, ninguna (1995), resulta que la buena, al final salió mala. Además, en Colombia fui, en un mismo cuerpo, tras una mutación de alma, la mamá y la hija, pero también, una boxeadora (‘La venganza’, 2002). Me ha tocado hacer de todo. Pero este personaje es distinto, complejo; al mismo tiempo es villano y compasivo.

-Te postulaste para ser la protagonista del melodrama, ¿por qué decidiste finalmente dar vida a la villana?

No soy la protagonista, pero fue a mí a quien llamaron de primero (risas). En realidad hice casting para los dos personajes. Cuando llegó el momento de leer los libretos, Nicandro me comentó que le encantaba más como Ivana. Y Nicandro y yo decidimos ya después a última hora la villana, imagínate. He hecho tantas protagonistas, buenas, malas. Es un personaje que no está bien de la cabeza y es muy rico en esos cambios, en esos matices. Me gustó la villana porque es el rol que más exigente a nivel actoral y yo estoy buscando personajes que me exijan. Quiero roles que sean un reto porque el prestigio ya Gabriela lo tiene.

-¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Lucero?
Me agrada mucho la idea. Siempre he admirado a Lucero, es una persona linda por dentro y por fuera. Tiene mi cariño y respeto a sus 30 años de carrera.

-Trabajaste ya con Fernando Colunga, ¿cómo ha sido el reencuentro?
Curiosamente hicimos juntos una de las telenovelas más vendidas en la historia de la televisión (‘La Usurpadora’). Tenía tiempo que no le veía. Bueno, le vi el año pasado porque coincidimos en los estudios de grabación de Cristina Saralegui (en Miami). Él es un adorado; lo aprecio mucho. Fernando es un muchacho muy respetuoso. En ‘La Usurpadora’ trabajé muy a gusto con él, es responsable, profesional y un excelente compañero. Yo me siento muy feliz.

-Tus primeras escenas en la telenovela fueron con David Cepeda...
Es un niño muy profesional, muy guapo, van a haber muchas escenas fogosas, calientitas (risas). Ivana interactúa con todos, casi todos los hombres de la telenovela; entonces, ya se imaginarán. Al principio, las escenas fueron duras porque me han tocado puras locaciones, me tocó ir al mirador del Ajusco y me moría de frío, pero quedó muy buena.

-¿Cómo eres con los hombres?
No soy una mujer que idolatre a su pareja, en su momento lo viví y no deja nada bueno. Estoy en contra del maltrato hacia las mujeres, no tenemos dueño. Si me conocieron en esta carrera, no la voy a descuidar. Seré actriz hasta que me muera.

-Has estado viviendo los últimos años en Miami, ¿con quién vivirás en México?
Me tuve que ir a México a vivir por la telenovela. Me llevé a mi mamá y a mi hijo, que están conmigo para arriba y para abajo.

-¿Cómo te sientes con este regreso a Televisa?

Mi recibimiento en México ha sido genial. Estoy muy contenta. El tiempo de Dios es perfecto. Por algo pasan las cosas; por algo Dios me está mandando de nueva cuenta a México a trabajar.

-¿Y cómo es tu nuevo rol de madre?
Me considero una madre muy padre, es difícil salir adelante cuando eres madre soltera, pero cuando ves la sonrisa de tu hijo eso pierde importancia. Mi presente sólo es él, todo el tiempo pienso en mi angelito, me hace levantarme aunque esté cansada, yo no quiero que padezca nada.

-¿Qué significa tu hijo en tu vida?
Sin él no puedo vivir. Si no estuviera conmigo sería como si me faltara una pierna o un brazo. Duermo con mi hijo; él es el amor de mi vida.

-¿Ser madre, te ha cambiado?
Me ha hecho madurar aún más, aunque antes ya era una persona responsable, seria y muy profesional.

-Y ahora que estás en México, ¿crees que podrías ver más seguido a tu hermana gemela Daniela para evitar el distanciamiento?
A mi hermana yo le deseo lo mejor. Respecto al tema de mi hermana tengo la conciencia en paz y mi familia completa me apoya. Las cosas no pasaron como las han publicitado. Ahí pasaron situaciones que se escapan de mis manos, pero tengo fe en Dios y todo caerá por su propio peso. Yo nunca tuve problemas con mi hermana, yo nunca discutí con mi hermana. Aquí pasaron otras cosas que no valen la pena mencionar, porque no solamente distanciaron a mi hermana de mí, sino de mi familia también. Su mamá también la extraña, su hermana Patricia, Antonio, la abuela, todo mundo en Venezuela la extrañamos. Algún día ella abrirá los ojos. Por algo Dios hace las cosas, y yo confío mucho en Dios. El tiempo de Dios es perfecto, el sabrá cuándo, cómo y dónde. Mientras tanto te voy a decir lo que he dicho siempre: que la amo, la extrañamos, que respetamos su decisión, pero cuando ella quiera volver con su familia, la vamos a recibir con los brazos abiertos.

-Has protagonizado en Venezuela, México, Colombia, Miami, y tu nombre es sinónimo de éxito. Pero, ¿eres una actriz cara?
Me halagas, pero muchas veces exageran y dicen que Gabriela pide mucho, y nada que ver. Para hacer ‘Soy tu dueña’ no pedí grandes lujos, sólo lo justo y necesario, un departamento y chofer porque no me atrevo a manejar en México porque me pierdo.

-¿Cómo te sientes de que seas considerada una villana muy sexy?
Ay, gracias, pero no me considero para nada sexy (risas). Me siento muy halagada porque soy la antítesis de lo que opinan de Gabriela como persona y actriz. Si supieran como duermo (risas). Me duermo vestida de pies a cabeza con ropa holgada y nada sexy.

-Pero tus personajes derrochan sensualidad, ¿es un sello?
Sí. Es un sello que me gusta colocarle a las villanas. Forma parte de ser provocativa, tentadora. Disfruto hacerlas lucir prohibidas, pero al mismo tiempo accesibles si el personaje lo siente.

-Estas celebrando 21 años de carrera profesional...
Estoy primero agradecida con Dios porque me ha dado salud y vida; segundo, porque en mi carrera he tenido la particularidad de que me han escogido los escritores o escritoras y no los productores para desempeñar los personajes. Puedo decir con todo orgullo que soy la única latina en la historia de la televisión que más personajes dobles he interpretado. Estoy agradecida porque no fui encasillada para ser siempre la típica protagonista. A lo largo de 21 años he desempeñado diversos personajes; tengo experiencias y aprendizajes que me llevaré a la tumba y nadie me lo podrá quitar.