Lupita Ferrer abortó varias veces por su carrera


Lupita Ferrer desvela que abortó en varias ocasiones debido a su carrera artística, ya que no paraba de hacer telenovelas y no podía tener hijos. Recordemos, que se hizo famosa por su belleza (especialmente por sus grandes y expresivos ojos) y su gran presencia escénica y primer papel protagónico fue en 1970, en la telenovela venezolana ‘Esmeralda’. A partir de la década de los ochenta se popularizó en papeles de villana, como Victoria en ‘Cristal’ (en 1985), dónde su maldad sólo es comparable a su ansia sexual. Otras villanas memorables interpretadas por Lupita fueron Valeria de ‘Rosalinda’ (1999) y Victoria de ‘Soledad’ (2001). Además, Yolanda Guadalupe Ferrer (su nombre real) ha participado en varias telenovelas en México, en USA, como en ‘María Teresa’ (1972), ‘Peregrina’ (1974), ‘Mariana de la Noche’ (1975), ‘Rosangélica’ (1993), ‘Amor Descarado’ (2003) e ‘Inocente de ti’ (2005), entre otras. Y realizó una exitosa telenovela en Argentina, que se llamaba ‘Amándote’ durante el 1988 y 1990. En el 2006, actúo en algunos episodios de ‘Ugly Betty’, la versión norteamericana de la mundialmente popular telenovela colombiana ‘Yo soy Betty, la fea’.

“No podía ni siquiera imaginarme como madre”, reveló la actriz venezolana de 62 años. Para poder alcanzar el estrellato en el mundo de las telenovelas y recibir tantos premios, reconocimientos y fama por su gran carrera artística, Lupita Ferrer tuvo que pagar un alto precio. Y la tarifa a su éxito se la puso ella misma, al elegir hace muchos años no recibir los mismos aplausos en su hogar, cuando se negó a tener una familia. Ahora, a la actriz la gustaría adoptar o firmar un contrato de exclusividad con ese bebé por el resto de su vida.

Además de ser una de las más reconocidas figuras de la pantalla chica a nivel internacional. Su belleza, profesionalismo y poder histriónico la hacen acreedora de una extensa y rica trayectoria artística, incluyendo un papel al lado del legendario Anthony Quinn en la película ‘The Children of Sanchez’. Además, tuvo un breve matrimonio con el director estadounidense de esta película: Hall Bartlett. Lupita se ha divorciado en dos ocasiones (del venezolano Alfredo Carrillo y del norteamericano Hall Barlett), en la actualidad, vive en Miami. Se ha desempeñado también en el teatro, donde ha interpretado obras de Emilio Carballido. Entre el 2007 y el 2008 grabó la telenovela ‘Pecados Ajenos’ para la cadena Telemundo.

-Lupita, ¿por qué no fuiste madre?
Es un tema muy complicado. En realidad, ¿cómo te explico? ¡Sí lo fui!.

-¿Estuviste embaraza alguna vez?
Sí, varias veces. Lo que sucede es que la maternidad no se dio en aquel momento. Fue algo que me tocó mucho, pero en esa etapa en la que me encontraba no se podía. Yo estaba trabajando en Venevisión, con una novelas tras otra. No podía ni siquiera imaginarme como madre.

-¿Había algo que te impidiera ser madre?
Tenía un contrato exclusivo para hacer telenovelas, una tras otra. Es un tema difícil.

-¿Los embarazos ocurrieron durante tus matrimonios?
Sí, claro. Fue durante uno de mis matrimonios, pero no voy a decir de cuál. A esta edad ya no puedo ser madre, entonces lo que necesito es un buen compañero. Y es que fíjate, Thalía se casó con Tommy Mottola y ¿qué pasó con su carrera? Se fue a la nada. En la vida cada quien toma sus propias decisiones y ojala ella sea muy feliz, sin embargo, yo nunca he tenido esa vocación.

-Si hubieras encontrado a un hombre que te diese estabilidad, ¿habrías dejado tu trabajo por amor?
No, no hubiera dejado mi carrera.

-¿Te arrepientes de haber abortado?
Para mí, ese no era el momento de convertirme en madre.

-¿Y el padre de esos niños supo de los abortos?
No creo, nunca le dije esto a nadie. El caso es que tú puedes ser madre, siempre y cuando haya un padre responsable. No olvidemos que yo vengo de un hogar tradicional venezolano. En mi generación no existía el ser madre soltera. Sin embargo, ahora podría adoptar un bebé.

-¿Ahora si quieres ser madre?
Me gustaría adoptar un bebé. Sería bellísimo y podría realizarme. Pero mejor dejemos este tema hasta aquí.