Patricia Castañeda vuelve a la televisión por la puerta grande


Hace tiempo que la actriz colombiana no aparecía en televisión. Según dice, estaba dedicada a escribir y al cine. Ahora hace parte de las series ‘Los caballeros las prefieren brutas’, ‘El Cartel 2’ y tiene un nuevo libro.

-¿La serie ‘Los caballeros las prefieren brutas’ es tu regreso oficial a la televisión?
Sí. Yo me había alejado de la televisión porque me encanta escribir y ambas cosas implican dedicación y hacerlas al tiempo es casi imposible.

-Pero, no faltaron propuestas de telenovelas o series, ¿no?
Sí, pero muchos de los proyectos no me gustaban. Estaba alejada escribiendo todo el tiempo.

-¿Estaba en crisis con el medio?
Lo que pasó es que yo tuve un novio que es cineasta (Andi Baiz) y me metí mucho como en su mundo. Hice un corto y las películas ‘Satanás’, ‘La vida era en serio’ (que no ha salido) y ‘Yo soy otro’ (de Óscar Campo). En el cine todo es muy profundo con el actor y cuando leía las propuestas de las telenovelas me desinflaba.

-Carlos Moreno, Andi Baiz y Oscar Campo son caleños, de Cali (como tú), ¿el magnetismo con la ciudad es evidente?
Sí, total. Ahora tengo un nuevo personaje en ‘El Cartel 2’, que dirige Andi Baiz; trabajar con él es impresionante.

-¿Qué te llamó la atención de ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
Que nunca había hecho comedia, que los personajes son muy sensuales y que todos los astros se confabularon para que estuviera ahí.

-¿Y los caballeros sí las prefieren brutas?
Todavía hay un grupo muy grande de hombres que las quieren brutas, que las quieren para ellos. Ese es un concepto un poco primitivo. Por un momento, pensé que habíamos avanzado, pero no.

-¿Cómo se te seduce?
Con mucho humor; ese es el poder de seducción más grande que me pueda atraer. Y que me pongan mucha atención.

-Para muchos, eres un símbolo sexual, ¿te lo crees?
No estaba consciente que generará ese tipo de cosas, qué delicia. La verdad no me gusta provocar, pero eso viene de mi abuela, que era bellísima. Creo que ella me pasó eso y me gusta causar esa reacción.

-Muchos lo notaban desde que trabajó en ‘La brújula mágica’ (tu primera incursión en la televisión)...
No sé cuál es la razón, pero lo cierto es que lo que he hecho siempre ha dejado huella. ‘La brújula mágica’ marcó un momento impresionante en el universo adolescente de la época con una niña de 17 años hablando de un mundo surrealista. Lo mismo pasó con ‘Tiempos difíciles’ y ahora las cosas están funcionando con ‘Los caballeros las prefieren brutas’. Creo que he elegido muy bien (risas).

-¿Cómo manejas la fama y el acoso de los fanáticos?
No soy de las que firma autógrafos o que se toma muchas fotos. Trato de pasar desapercibida porque odio las montoneras, soy de un círculo muy cerrado. Claro que cuando alguien se me acerca, saludo y soy muy cordial.

-¿Tienes algún trauma con algún fanático que se pasó de la raya?
Siempre los hay. A veces se enamoran apasionadamente. No lo ven a uno como persona, sino como a quien interpreta. Alguna vez tuve unos ex que me decían que cómo podía hacer eso (refiriéndose a sus papeles) y gente que deja flores, te manda mensajes y hasta te persigue.

-También piensan que eres muy polémica y desinhibida...
Nunca he sido polémica. Lo que pasa es que soy espontánea y no juzgo nada. Cuando hago o publico algo, obviamente para el resto puede ser polémico porque yo cuestiono.

-¿Eres incomprendida?
No, lo que me gusta es preguntarme acerca de muchas cosas y en esa búsqueda la gente puede reaccionar.

-¿Cómo reaccionas ante las críticas, que han sido muy dura con tu carrera como escritora?
Fue muy complicado. Antes de salir, para mí fue un cuestionamiento muy grande el hecho de publicar. Apenas la editorial me dijo que me iba a editar el libro, no tuve que preguntarle a nadie más. A mis cuentos les dieron duro, pero me encantó, pues significó que los leyó mucha gente.

-¿Harías tu autobiografía?
¿Crees que podría ser interesante? Creo que me tocaría exagerar muchas cosas. Habría que buscarle un nombre.

-¿Qué estás escribiendo?
Acabo de terminar mi primera novela: ‘Virginia casta’, que es una comedia romántica, profundamente light, acerca de una mujer que no es ni virgen ni casta. Una mujer increíble.

-¿Quizás es un personaje con tintes autobiográficos?
Seguro que debe haber un poco de eso. Al escribir, uno trata de hablar de alguien más, de las amigas, por ejemplo; pero no quiero aceptarlo ni pensarlo, prefiero ignorarlo.

-¿Cuál es el peor chisme que te han inventado?
No recuerdo ninguno, pero me encantaría que me inventarán que tuve un romance con Jude Law.