Alejandra Sandoval


Alejandra Sandoval empezó como modelo y, antes de dedicarse a la actuación, la colombiana protagonizó varias campañas de publicidad. Y esto le vino muy bien a la hora de personificar a Socorro en la telenovela ‘Salvador de Mujeres’, donde da vida a Socorro, una modelo consentida.

Esta belleza colombiana trabajó en grandes telenovelas como ‘Luna, La Heredera’, ‘Juegos Prohibidos’, ‘Pura sangre’, ‘Doña Bárbara’ y ‘Las Muñecas de La Mafia’. La actriz, que estudio psicología, tiene una hija de 13 años.

-¿Qué papel desempeñas en ‘Salvador de Mujeres’?
Socorro Álvarez Castillo es la hija de Julio César y Josefina (Roberto Vander y Ruddy Rodríguez). Ella es la princesa, que tiene un castillo de cristal, tiene una vida perfecta: sus papás son perfectos, su familia es perfecta. Es una ex reina de belleza y modelo. Socorro va a casarse con su príncipe azul y, cuando empieza la novela, ese castillo comienza a derrumbarse porque su matrimonio es una comedia completa. Y siempre estará al lado de su Salvador.

-¿Cómo ha sido tu experiencia en esta telenovela?
‘Salvador de Mujeres’ se ha convertido en una prueba para mi misma, ha sido un reto, pues nunca me había tocado grabar todos los días y, aunque ha sido muy pesado, ha sido realmente grato trabajar con este equipo, eso facilita mucho la carga de trabajo. Es una experiencia diferente, me he divertido mucho, sobretodo haciendo las escenas con Orlando Miguel (Felipe), pues son escenas muy graciosas.

-¿Qué historia viven los protagonistas de la historia?
Socorro se enamorará de Salvador, que ha sido su amor platónico desde que la ve a ella en televisión, pero por situaciones de la historia, será un amor imposible.

-En cuanto a la historia, libretos, calidad y argumentos, ¿cómo te ha parecido?
Es una historia súper buena, el tema y los libretos me parecen muy interesantes. El tono de comedia que se le ha ido dando a la historia ha permitido complementarla, además compensa todo drama por el que tienen que pasar los personajes.

-¿Cuál ha sido el reto de tu personaje, Socorro?
Personifico a una ex reina y modelo y el reto mayor ha sido ser reina de belleza desde que me levanto hasta que me acuesto. En la vida real yo soy de tenis y no me maquillo, entonces estar tan puestecita y derechita ha sido un trabajo corporal interesante.

-¿Y cómo te enfrentas a tu primer protagónico?
Sí es la primera vez sola porque ya fui protagonista en ‘Las Muñecas de la Mafia’, pero estaba acompañada por cinco compañeras y la responsabilidad estaba repartida. Y ahora que estoy sola asumiendo el rol protagónica estoy muy confiada con el trabajo que se ha hecho, con el equipo de directores escritores, técnicos y el elenco de actores, que la estamos pasando muy rico haciendo la novela.

-¿En qué te pareces a Socorro?
Socorro, a pesar de ser una niña muy consentida, siempre piensa en su familia y yo siempre estoy pensando en las personas que quiero.

-¿Cuáles son los elementos innovadores de la historia?
Uno de los elementos innovadores es el conflicto que va a parecer entre madre e hija, será un drama y una situación muy fuerte. Por otro lado, el hecho de que Salvador sea un amante pago es una temática que no es común en las telenovelas, pero la forma como se muestra esto es muy bonita, pues Salvador más que un amante será el Salvador de diferentes mujeres que no se sienten bien con ellas mismas. Y también está el tema del boxeo, donde se muestran muchas peleas profesionales y peleas clandestinas.

-¿Te gusta modelar?
Sí. Es como actuar, te permite cosas que no son normales en la vida diaria, jugar, hacer caras, ser seductora, coqueta.

-¿Y qué significa para ti actuar?
Construir un personaje es como jugar, es algo que hago con pasión. Aunque interpretando a personajes buenos uno se gana el cariño del público en la calle y, como actriz, disfruto mucho sacando ese diablito que tengo adentro.

-¿Qué te gusta hacer en tus días libres?
Pagar recibos, pagar el colegio de mi hija, hacer mercado, hacer vueltas personales y compartir con mi hija, traerla, llevarla. También estoy con mis amigos y compartir con la gente que quiero, no importa haciendo qué, lo importante es estar con la gente que quieres.

-¿Sigues con tu faceta de ayuda a los desfavorecidos?
Sí. Pienso que hay que aprovechar este trabajo y el reconocimiento del público para concienciar a la gente.

-¿Qué te da miedo?
Siendo trágica, me da miedo lo que se está viviendo con los adolescentes, con las drogas, con el trago porque mi hija está justo en esa edad y da un poco de temor, pero hay que enfrentarlo, hay que hablar con ellos, yo creo que por ese lado vamos controlados, pero hay que estar cuatro ojos y por el lado normal me da mucho miedo que el domingo no me pueda comer un helado y no me pueda intoxicar de azúcar porque el lunes amanezco con dolor de cabeza, que un domingo no pueda comer dulce es muy trágico para mi (risas).

-¿Qué te alegra el día?
Un helado o un besito de alguien que quiera.

-¿Cómo te llaman en tu casa?
Mi hija me dice ma, mamita y mi mamá, también me dice negra o vieja.

-¿Qué te pone de mal genio?
Que me atiendan mal, a veces la diferencia entre la calidez de la gente de Cali a Bogotá es bien distinta. Poco a poco me he ido acostumbrando, igual hay gente de todos los lados de y hay gente colombiana que es muy agradable, pero hay gente que es un poco fría y eso me da mal genio. Y si voy manejando y me cierran o me pitan, eso me da mucho mal genio.

-¿Cuál es tu rasgo más colombiano?
Mi hablado caleño no lo dejo por nada del mundo.

-¿Quién es el amor de tu vida?
Mi hija Valeria.

-¿A qué no renuncias?
Yo no renuncio a nada, yo no me rindo, yo creo que le hago y le hago, siempre estoy en la búsqueda.

-¿Qué te seduce?
Me seduce una mirada bien dada.

-¿Con cuál canción aprendió a bailar?
No me acuerdo, pero mi amiga de toda la vida que es como mi hermana me enseñaba a bailar porque ella tenía una hermana mayor que le enseñaba y ella después me enseñaba a mi y recuerdo que cuando tenía como ocho años en el conjunto donde yo vivía en Cali hacíamos coreografías.

-¿Para qué te hace falta más tiempo?
Le hace falta tantas horas al día porque los horarios son muy pesados entonces no alcanza uno, pero me faltaría tiempo para viajar y estudiar más.

-¿Quién es la persona que más la llama?
Mi hija, aunque ya se ha calmado un poco (risas).

-¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas?
En estas últimas semanas apenas me levanto, saludo al angelito que tengo al lado y me tomo un vaso de agua.

-¿Cuál es tu especialidad en la cocina?
Valeria dice que ella sólo se come los espaguetis que yo hago a la boloñesa. Yo creo que es una muy buena opción (risas), entonces tienen que tener algo.

-¿A quién admiras?
A mi mamá, ella fue madre soltera y ahora cuando yo me veo en situaciones así de un lado para otro con el trabajo, económicamente y de tiempo, no entiendo cómo mi mamá hacía para darme gusto en todo, es una cosa admirable lo que ella logró.

-¿Qué no te gusta hacer en la casa?
En mi casa no plancho, es más no tengo plancha, mi ropa sale tal cual, se dobla y así me la pongo.

-¿Y por qué te molestas en tu casa?
Molesto a Valeria porque cada una tiene su baño y no entiendo por qué se mete a mi baño a cogerme mis cosas y a dejarme mi baño revuelto.

-¿Cuál es tu prenda de vestir favorita?
Me gustan mucho los jeans grandes, por lo general unas tallas más que la mía.

-Un amor platónico…
Ricky Martín.

-¿Cuál es tu estado de ánimo actual?
Alegre.

-¿Qué te gusta que le regalen?
A mi me gusta que me regalen no me importa qué, así sea un bom bom, una piedra, no importa, me encantan los regalos.

-¿Qué defecto y cualidad tienes?
Una cualidad: Perseverante y responsable. Un defecto: El mal genio.