¿Dónde está Elisa?

Cristóbal encuentra a Elisa

Cecilia sospecha que Bruno la está ocultando algo

Cuando Ricardo creía que hablaba con José Ángel a través del ordenador, Santiago es quien está frente al ordenador de su padre, dándose cuenta de que su padre podría ser homosexual y que debe de estar enredado con Ricardo. Como piensa que la está engañando, Cecilia decide seguir a Bruno, pero él la descubre antes de llegar al escondrijo donde tiene a Elisa, y la hace creer a Cecilia que él se iba a una reunión de trabajo. Celebrando el nombramiento de su esposo José Ángel como presidente de las empresas Altamira; Viviana celebra una fiesta en su casa. Por otra parte, Dana enfrenta a la Fiscal Adriana Castañeda, advirtiéndola que no atestiguará en contra de su esposo Mariano porque sospecha que él es inocente.

Santiago descubre que su padre está enredado con Ricardo
Cecilia se emborracha en la fiesta que realiza su hermana Viviana por el nombramiento de José Ángel como presidente de la compañía, por eso, Nicolás lleva a Cecilia hasta su casa, donde ella le besa apasionadamente y le dice que jamás le tenia que haber dejado, y su hija Flor les descubre en actitud cariñosa y teme que sus padres vuelvan a separarse. Cuando Nicolás se iba, se encuentra con Bruno, que regresaba a su casa, pero le explica que sólo llevó hasta allí a Cecilia porque ella se encontraba mal. Después de quitarla las llaves a Ricardo, mientras él está trabajando; Santiago entra en la casa de Ricardo y encuentra una foto de su padre José Ángel desnudo en la cama, además, estando en la casa, llega Ricardo y después José Ángel y les escucha como coquetean y, sin que se den cuenta, Santiago se va del apartamento de Ricardo. Por su parte, Cristóbal y Gisela descubren que murió el dueño de la casa donde tuvieron secuestrada a Elisa. Como Cristóbal sigue inmiscuyéndose en el caso de Elisa; la Fiscal Adriana Castañeda exige que se expulse de la policía a Cristóbal Rivas.

Elisa intenta escapar, sin éxito
Después de tomar pastillas y alcohol, Cristóbal tiene una reacción muy fuerte con ataques de pánico. Y Amanda, su psicóloga, va a visitar a Cristóbal, para darle consejos, ya que él no quiere fallar a Elisa, como lo hizo con su hija, y quiere encontrarla viva para entregársela a Dana, que presencia esta escena y se da cuenta lo obsesionado que Cristóbal está con el caso de Elisa. Cuando va a trabajar por primera vez como presidente; el primer mail que recibe José Ángel es de una persona anónima, que le escribe: “gay”. Furioso en el colegio, Santiago golpea a un muchacho homosexual que coquetea con él. Acusándole de haber secuestrado a su hija; la Fiscal Adriana Castañeda llega a la casa Altamira con varios agentes de la policía, que arrestan y llevan a la cárcel a Mariano. Para poder escapar de la casa donde la tiene secuestrada, Elisa enfrenta a Bruno, clavándole un destornillador en el brazo y, aunque intenta huir por el bosque, Bruno vuelve a capturarla. Para que no intente escapar nuevamente, Bruno tiene que dejar atada con cuerdas a Elisa. Cuando regresa a su trabajo, Bruno descubre que el Comisario Rivas le está esperando para interrogarle, ya que sospecha que Bruno es el secuestrador de Elisa porque él es arquitecto, como el hombre al que el secuestrador compró la casa donde tuvo a Elisa; pero Bruno niega conocer a ese hombre.

Bruno, en un ataque de locura, intenta ahogar a Cecilia
José Ángel no puede imaginarse quién ha podido enviarle el mail, por eso, pregunta a Ricardo, que le promete que no se lo ha contado a nadie. Sin saber que está hablando con su secuestrador, Cecilia le comenta a Bruno que cree que lamentablemente que Elisa debe de estar muerta, ya que han pasados varios meses y aún no saben nada de ella. Después de que detuvieran a Mariano; Dana abofetea a Cristóbal cuando la dice que está casi seguro de que Mariano no es culpable. Y Dana se lamenta por haber destruido su familia, involucrándose sentimentalmente con Cristóbal. Cecilia y Viviana culpan a Dana de ponerse en contra de Mariano, pero ella les explica que ella lo único que quiere es encontrar a su hija Elisa y, después, Nicolás le pide a Dana que atestigüe a favor de Mariano para que le saquen de la cárcel, y Dana acepta declarar a favor de su esposo. Más tarde, Dana visita a Mariano a la cárcel, al que pide disculpas por haber desconfiado de él. Cuando Cecilia anima a su esposo Bruno a bañarse con ella; él se pone furioso y, en un ataque de locura, él intenta ahogarla en la bañera, pero se arrepiente, y ella está muy sorprendida porque él estuvo a punto de matarla. Después, Cecilia le pide explicaciones a Bruno, que la dice que está muy nervioso últimamente, pidiéndola perdón por lo ocurrido. Y Cecilia sigue pensando que Bruno tiene una amante a la que ve a escondidas cada vez que puede, sin imaginarse que esa mujer es Elisa.

Bruno cree que podrían descubrir que tiene a Elisa
Bruno no es capaz de negarle a Cecilia que tiene una amante, aunque se opone a decirla quién es ella. Y Cecilia le pide a Bruno que saque de su vida a su amante porque ella está dispuesta a perdonarle, como él lo hizo cuando se enteró que ella le era infiel con Nicolás. Mientras que, Santiago (anónimamente) envía un correo a su padre José Ángel con una foto de él desnudo, y va a reclamarle a Ricardo, que no sabe como han podido quitarle la foto que le hizo, pero José Ángel desconfía de él. Y Ricardo sospecha que alguien entró y se llevó la fotografía. Aunque la Fiscal Castañeda pretendía que Dana atestiguara en contra de Mariano; Dana se opone a hacerlo porque sospecha que Mariano no tiene a su hija Elisa. Aunque intenta taparse los moratones del cuello con un pañuelo; Cristóbal se da cuenta de esas marcas, pero Cecilia le oculta que Bruno intentó ahogarla. Pero, Cristóbal le pregunta por Vinçe Fabulé, y Cecilia niega conocerle, pero ella de inmediato va a hablar con Bruno para preguntarla por qué mintió al Comisario al negar conocer a Vinçe Fabulé. Por su parte, Dana le pide a Cristóbal que se aleje de su lado. Por la noche, Bruno va armado hasta el lugar donde tiene a Elisa y, por el bosque, quema todas las pruebas que tiene en su contra, incluso quema el dinero que Mariano entregó por el rescate, ya que se da cuenta de que Cristóbal Rivas se dio cuenta de que él conocía a Vinçe Fabulé.

Bruno estuvo a punto de deshacerse de Elisa
Cristóbal es expulsado de la policía por seguir trabajando en el caso de Elisa, a pesar de que fue retirado de esa investigación, pero aún así Cristóbal está decidido a seguir investigando dónde está Elisa. Enfurecido, Bruno aparece con un arma en la cabaña donde tiene a Elisa y la apunta con la pistola, pero él dispara contra un cuadro. Y muy nerviosa y llorando, Elisa le pide a Bruno que la deje salir de allí, pero él se opone. Al llegar a su casa, Bruno llega a su casa muy nervioso e intenta tomarse varias pastillas para poder dormir, pero Cecilia le detiene y le pide explicaciones sobre la cabaña de Vinçe Fabulé, en la que tuvieron secuestrada a Elisa, pero Bruno por haberse tomado las pastillas se duerme en ese instante y no puede contestarla. Por otra parte, José Ángel regaña duramente a su hijo Santiago al encontrarle en su cuarto fumando marihuana. Después, José Ángel visita a Ricardo a su apartamento, y se pone celoso al encontrarle con su amigo Alex, pero Ricardo le explica que él le llamó para preguntarle si él se había llevado la fotografía que le enviaron por mail, a lo que Alex lo niega; pero aún así José Ángel se va furioso. En la cárcel, Mariano recibe la visita de Isabel, que tenía muchas ganas de ver a su amado y para brindarle su apoyo. Más tarde, Dana y su hija Cristina van a visitar a Mariano a la cárcel, donde la niña le dice lo mucho que le extraña. Al despertar, Bruno sueña y grita el nombre de Elisa; y su hijo Eduardo le escucha, a lo que Bruno intenta restarle importancia diciéndole que fue una simple pesadilla. En la oficina, Ricardo recibe la foto a su mail de José Ángel desnudo en su cama, y Viviana estuvo a punto de descubrirlo, pero Ricardo consiguió detenerla a tiempo.

Bruno le cuenta a Cecilia que él tiene a Elisa
Por la calle, unos maleantes (mandados por Santiago) le propinan una gran paliza a Ricardo y, mientras le golpean, le insultan, diciéndole: “maricón”. Y Ricardo le explica a José Ángel la paliza que sufrió, explicándole que unos jóvenes de la edad de su hijo Santiago le golpearon por ser gay, sin imaginarse que el propio Santiago fue el que mandó que le dieran esa paliza. Pidiéndola perdón por haberla hecho sufrir; Bruno le confiesa a Cecilia que el juego en el que se metió se convirtió en una trampa de la que no puede salir, diciéndola que va a hablar con Rivas porque ya no soporta más y, después de pedirla que le abrace, Bruno la dice a Cecilia que él tiene a Elisa. Cecilia está muy confusa y no puede creer que su marido Bruno tenga secuestrada a Elisa, pero él vuelve a confirmárselo diciéndola que la idea de escaparse de su casa fue de Elisa y que se oponía a dejarla libre porque él mantenía una relación amorosa con su sobrina Elisa. Y llorando a la vez que furiosa, Cecilia le pide a Bruno que no vaya a ver al Comisario. Enfurecida, Cecilia le da una gran bofetada a Bruno y comienza a creer que él se volvió loco. Y después, Bruno obliga a Cecilia a ir hasta la cabaña donde tiene secuestrada a Elisa. Cuando llegan a la cabaña, Bruno y Cecilia descubren que allí no está Elisa y, por esto, Cecilia se convence de que su marido enloqueció. Y al día siguiente, Cecilia intenta no darle importancia a lo que Bruno la contó porque cree que todo es un invento de su locura, ocultando a todos e incluso a sus hijos lo sucedido. Pero, Bruno habla abiertamente con el tema frente a Cecilia, ya que la dice que está muy preocupada por el paradero de Elisa, después de que se escapara de la cabaña.

Cristóbal encuentra a Elisa
Cecilia encuentra una camisa de Bruno llena de sangre, y Bruno la confiesa que Elisa le atacó clavándole un destornillador en el brazo para escapar, pero Cecilia se niega a creerlo y, acto seguido, Bruno y Cecilia van hasta la iglesia donde Dana da una misa por su hija que lleva desaparecida dos meses. Siguiendo unas nuevas pistas de Vinçe Fabulé y viendo una nueva casa de éste; Cristóbal ve indicios de que allí podría haber estado Elisa, a la que encuentra desmayada y con magulladuras en el bosque. Como se lo prometió a su amada Dana; Cristóbal coge en su brazos a Elisa y se la entrega a Dana. Y Dana tiene que ser internada en la clínica y es operada de urgencia porque sorprendentemente ella está herida de bala. En la cárcel, Mariano se lamenta por estar allí injustamente y no poder estar al lado de su hija.

Cristóbal sigue investigando quién tenía a Elisa
Dana se queda todo el día cuidando a su hija Elisa. Mientras que, los policías van hasta el lugar donde estuvo secuestrada Elisa para encontrar pruebas en su contra. Dándose cuenta de sus desprecios continuos y cuando Santiago le dice que le podrían pegar otra paliza si no se va de su casa; Ricardo se da cuenta de que Santiago mandó a sus amigos que le dieran una paliza. Y más tarde, Ricardo se lo dice a José Ángel, quienes se dan cuenta de que Santiago se descubrió que eran amantes. Antes de cualquier indicio; Cristóbal Rivas sigue su trabajo y va a visitar a Bruno y Cecilia para interrogarles, pero Cecilia niega que ellos sean culpables. Cuando Rivas se va; Bruno se pone muy nervioso porque cree que Elisa podría delatarle y, para calmarle, Cecilia le da una bofetada y le dice que ella se encargará de todo. En la cabaña, la policía encuentra una carta de Elisa que va dirigida a su padre Mariano, que demuestra que él no es el secuestrador y en la que dice que ella también mintió como él cuando se enredó con alguien que no debía. En el hospital, Cecilia consigue colarse en la habitación donde está Elisa recuperándose y donde tiene prohibido recibir visitas.

Mariano sale de la cárcel, al demostrar su inocencia
Al despertar, Elisa es incapaz de hablar con Cecilia, pero la mira misteriosamente. En la cárcel, Mariano se alegra de saber que Elisa está recuperándose en el hospital, y él desea volver a verla, y le pide a su amigo Nicolás que tienen que demostrar que él es inocente para salir de allí. En el taller donde trabaja Bruno; él está muy nervioso y no soporta a Viviana, que le pide ayuda en el trabajo, y por eso él la echa de su oficina. Después, él enfurece con sus trabajadores (Viviana, Ricardo e Isabel), acusándoles de haber abierto su caja fuerte, que está vacía, pero en ese momento llega Cecilia para impedir que siga gritándoles. Y a solas, Bruno le confiesa a Cecilia que él no disparó a Elisa. Y por eso, Cecilia sigue creyendo que Bruno está enloqueciendo cuando le dijo que él secuestró a Elisa. Cuando el Comisario Rivas le lleva a Mariano la carta que Elisa le escribió mientras estaba secuestrada; Mariano le da las gracias a Cristóbal por haber encontrado a Elisa. Y Mariano se emociona al leer esa carta de su hija, en la que ella misma le pide perdón. Por la noche, José Ángel sigue a su hijo Santiago, y se da cuenta de que su hijo tiene amigos que son de poco fiar y que ellos podrían ser los que golpearon a Ricardo. Al día siguiente, José Ángel le pregunta a Santiago si él mandó que golpearan a Ricardo, pero él lo niega. Mientras que, Dana visita a Cristóbal para leer la carta que Elisa le escribió a Mariano, además, Cristóbal la cuenta que cuando encontró a Elisa, ella pidió que se la perdonara. Y Cristóbal y Dana llegan a la conclusión de que Elisa vivía un amor en secreto y que él debe de ser el secuestrador con el que escapó, y la promete que averiguará quién es esa persona. Finalmente, Mariano es puesto en libertad y va directo al hospital para ver a Elisa. Después, Cristóbal va a visitar a su psicóloga, que cree que Cristóbal teme acabar con el caso de Elisa porque no se quiere distanciar de Dana.



Del 24 de mayo al 4 de junio de 2010
por Telemundo