¿Dónde está Elisa?

Elisa muere al ser operada

Bruno intenta huir

La policía descubre que la fosa que encontraron con cenizas es el dinero quemado del rescate de Elisa. Por su parte, Isabel continúa investigando sobre Vincent Fabulé y encuentra una fotografía del hombre en una de las revistas que Bruno tiene en la empresa y, después, Isabel le lleva a Cristóbal esa revista con la foto en la que se demuestra que Bruno conoce a Vincent, ya que ambos aparecen en la foto. Para que no siga complicando su vida, José Ángel le pide a Ricardo que se alejen por un tiempo, ya que ambos sospechan que Santiago sabe que ellos son amantes. Pero, José Ángel no se resiste y por la noche visita a Ricardo y hacen el amor y, después, Ricardo le dice que le quiere y que siempre estará apoyándole. Finalmente, Bruno acompaña a sus hijos Eduardo y Flor a visitar a Elisa al hospital, que sigue inconsciente, por eso, Elisa no puede ver a Bruno. Al llegar a casa de su hermano Mariano; Cecilia se derrumba y comienza a llorar desconsoladamente, pero es incapaz de contarle a su hermano que Bruno es el secuestrador de Elisa. Mientras que, Bruno graba un video a sus hijos, en el que se culpa del secuestro de Elisa, y les pide perdón por ello, confesándoles que hace cuatro meses él comenzó una relación amorosa con Elisa, jurándoles que él jamás la hizo daño y que sólo la tuvo escondida y, también, les dice que quizás esa sea la última vez que escuchen su voz. Por la noche, Cecilia se despierta y descubre que Bruno se marchó, dejando un sobre con una cinta para Eduardo y Flor. Pero, Cecilia llega al aeropuerto para impedir que su esposo Bruno viaje y, allí, él la pregunta a Cecilia si fue ella quién disparó a Elisa. En el hospital, Elisa sufre una crisis y comienza a convulsionar.

Bruno sospecha que Cecilia disparó a Elisa
Cecilia le niega a Bruno que ella disparase a Elisa, pero Bruno no la cree y sospecha que ella disparó a Elisa, vengándose de ella por haberse enredado con él. Y Cecilia le advierte a Bruno que si se va del país, todos sospecharan que él fue el secuestrador y, finalmente, Bruno accede a volver con Cecilia y fingir vivir en una normalidad. Cuando Bruno y Cecilia llegan al hospital; encuentran muy tristes a Dana y Mariano, a los que acaban de decir que Elisa está en estado de coma porque está muy grave. Y Cecilia, en cambio, respira tranquila y cree que así podrán seguir ocultando que Bruno tuvo secuestrada a Elisa. En este momento tan doloroso, Dana y Mariano están muy unidos y se abrazan mostrándose su apoyo el uno al otro, y Cristóbal les descubre y siente celos al verles tan unidos. Por su parte, varios oficiales de la policía revisan el taller donde trabaja Bruno y, enfurecida, Viviana insulta a Gisela, diciéndola muerta de hambre y homofóbica, ya que la aconsejó que se tranquilizara y se fuera con su amigo Ricardo a hacerse la manicura. Mientras que, Cristóbal entra en el cuarto de Elisa para verla y él mismo se pregunta por qué al encontrarla le dijo que la perdonaran todos. Después, Dana le agradece a Cristóbal todo lo que ha hecho por ella y le dice que él fue su único apoyo, pero Dana no quiere darle la espalda a su familia en este momento, por eso, deciden distanciarse el uno del otro. Y Dana le confiesa que lo único que le mantuvo viva todo este tiempo fue el amor por sus hijas y por él. Pero, Mariano les interrumpe a Dana y Cristóbal, y en ese momento Dana tiene que irse con su esposo. Para tranquilizarle, Cecilia sigue dándole calmantes a su esposo, y Bruno se sorprende que ella no se tome nada para estar tranquila.

Cecilia vuelve a traicionar a Bruno con Nicolás
Viviana comienza a darse cuenta de que se respira tensión en el ambiente entre su esposo José Ángel y su hijo Santiago, que le dice a su padre que jamás será como él. Al día siguiente, Isabel va a buscar a su casa a Mariano para decirle que encontró una foto de Bruno con Vicent Fabulé, el dueño de las casas donde tuvieron secuestrada a Elisa. Y Mariano le pide a Isabel que aproveche que es la secretaria de Bruno para mantenerle vigilado. Como necesita volver a su vida y olvidarse de los problemas familiares; Cecilia decide regresar a trabajar a la empresa familiar, aunque Bruno no está de acuerdo en la decisión de su esposa porque cree que podría volver a enredarse con Nicolás. Y de una forma agresiva, Santiago entra al apartamento de Ricardo para reclamarle que traicione a su madre Viviana, acostándose con su padre José Ángel. Y Ricardo le promete a Santiago que se irá del lado de sus padres. Al enterarse de que la policía está investigando a Bruno sobre el secuestro de Elisa; Mariano visita a Bruno para decirle que le apoyará si la policía sigue molestándole, aunque Mariano sospecha que Bruno podría haber secuestrado y disparado a su hija Elisa. Y después, al igual que su hermana Cecilia; Mariano regresa a la empresa Altamira para agradecerles a José Ángel, Nicolás y Cecilia que estén haciendo un buen trabajo en su ausencia, ya que Mariano no quiere volver a trabajar hasta que Elisa se recupere. Enfurecida, Cecilia llega a la comisaría para reclamarle a Cristóbal Rivas que volviera a interrogar a su esposo Bruno y también a sus hijos Eduardo y Flor. Y Cecilia le advierte a Cristóbal que ella no es Dana y que no le abrirá las puertas de su casa, pero Cristóbal la evade y la interroga por su relación con Bruno, preguntándola si su marido está nervioso últimamente y si ha sido violento con ella, diciéndola que vio las marcas amoratas en su cuello, cuando intentaba esconderlas bajo un pañuelo, pero Cecilia niega que Bruno la maltrate. Por primera vez, Olga y Cristina visitan a su hermana Elisa, y se asustan al verla inconsciente y con heridas en la cara, pero Dana las tranquiliza diciéndolas que Elisa se está recuperando poco a poco. Hablando de los problemas que tienen; Mariano descubre muy nerviosos a Bruno y Cecilia, como si intentaran ocultar algo. Al llegar a su casa, para desestresarse, Cecilia intenta hacer el amor con Bruno, pero él la rechaza por sus problemas. Y como Bruno no quiso tener sexo; Cecilia llega al apartamento de Nicolás y se acuesta con él.

Cristóbal sigue tras la pista de Bruno
Sin importarla su marido Bruno; Cecilia se queda toda la noche haciendo el amor con Nicolás. Mientras que, Viviana le pregunta a Santiago que cuál es el verdadero motivo para su distanciamiento con su padre, que le dice a su madre que él es un mentiroso y, en ese momento, llega José Ángel y le da una bofetada por insultarle. En el hospital, el Doctor les informa a Dana y Mariano que Elisa tiene una gran hemorragia cerebral y que, por eso, tendrán que operarla cuanto antes. Mientras que, Cristóbal va a reclamarle a Bruno que le engañara al negarle que conocía a Vicent Fabulé, enseñándole la foto de la revista en la que sale con él. Pero, Bruno tiene el descaro de seguir negándolo, diciéndole que ellos estaban en un evento social y que ni siquiera se acordaba de él. Después, Bruno telefonea a Cecilia para decirla que Cristóbal descubrió que él descubrió que conocía a Vicent Fabulé. Y al llegar a su casa, Cecilia se opone a decirle a Bruno donde pasó la noche. Por su parte, José Ángel va a buscar a Ricardo para pedirle una explicación de su distanciamiento, y Ricardo le dice que le quiere pero que cree que él no le merece y que ya no aguanta sus inseguridades y que por eso tendrá que alejarse de su lado, aunque Ricardo se quiere alejar porque así se lo prometió a Santiago. En la comisaría, Adriana Castañeda y Cristóbal Rivas interrogan a Bruno, que ahora niega haber intentado tomar un vuelo a Grecia para huir de la policía; pero Cristóbal está casi seguro de que Bruno tuvo secuestrada a Elisa. Por su cuenta, Santiago y Eduardo van al hospital a ver a Elisa, pero Santiago se va antes de verla porque no quiere verla tan grave y herida.

Cecilia insiste en que Bruno siga ocultando que él secuestró a Elisa
Como Ricardo se opuso a ser el padrino del futuro hijo de Viviana y José Ángel, ésta decide que Santiago sea el padrino. Por la noche, Viviana sigue a José Ángel, sin que él se dé cuenta, y descubre que José Ángel fue hasta el apartamento de Ricardo, pero José Ángel le hace creer a Viviana que fue a reclamarle a Ricardo que se opusiera a ser el padrino de su futuro hijo, y la ilusa de Viviana le cree. Mientras que, Cristóbal llega muy agresivo a la oficina de Bruno y le lleva hasta la cabaña donde tenía secuestrada a Elisa, pero él niega ser su secuestrador, a pesar de que Cristóbal intenta sonsacárselo golpeándole. Y Cristóbal abandona a Bruno en la cabaña. Y Bruno llama a Cecilia para que le recoja y la dice que Cristóbal Rivas ya sabe todo, pero Cecilia le aconseja que siga ocultándolo. Como Mariano también sospecha de Bruno; él va a hablar con su hermana Cecilia, pidiéndola que le cuenta los problemas que tiene Bruno. Al día siguiente, Cristóbal y Gisela van a interrogar a Ricardo y consiguen sonsacarle que Bruno rompió su relación profesional con Mariano cuando Cecilia le descubrió a él acostándose con dos mujeres. Con motivo de la próxima operación quirúrgica que tendrá Elisa; Mariano invita a su familia a su casa y todos ellos oran para que salga bien la operación de Elisa. Allí, Bruno aprovecha para entrar en la habitación de Elisa y, de inmediato, Cecilia le encuentra y le pide que salga de ese cuarto, pero antes de eso Bruno la confiesa a Cecilia que Elisa le confesó allí que descubrió que su padre tenía una amante y que, después de consolarla, ella le besó en la boca por primera vez.

Elisa muere al ser operada
Elisa es operada de urgencia, pero ella no consigue superar la operación y muere en ese instante y, cuando los médicos se lo comunican a sus padres; Dana y Mariano lloran desconsoladamente. Y Bruno recuerda cuando se encontró con Elisa en la playa y le regaló el libro titulado ‘Trópico de cáncer’. Mientras que, la policía revisa la casa de Bruno y Cecilia, y Rivas descubre el destornillador que Elisa clavó en el brazo de Elisa. Cuando los policía se enteran, Cristóbal y Gisela también arrancan a llorar. Y de inmediato, Cristóbal va a consolar a Dana, que arranca a llorar diciendo: “me mataron a Elisa”.

Bruno es detenido por la muerte de Elisa
Cuando Dana y Mariano les cuentan a sus hijas Cristina y Olga que Elisa murió; ellas comienzan a llorar desconsoladamente; al igual que Flor, Santiago y Eduardo, que sufren mucho la pérdida de su prima. Y entre lloros, en el velatorio de Elisa; Dana le pide a Cristóbal que la jure que encuentre al desgraciado que secuestró y mató a su hija. Cuando estaban enterrando a Elisa en el cementerio, Cristóbal y varios oficiales les interrumpen y detienen a Bruno culpándole del secuestro y homicidio de Elisa.

Bruno admite ante Cristóbal que él tuvo a Elisa
Dana va hasta la casa de Cecilia preguntándola qué fue lo que Bruno hizo a su hija Elisa, pero Cecilia la hace creer que ella no sabe nada, recordándola que debe de ser otro invento de la policía, al igual que lo hicieron cuando inculparon y metieron a la cárcel a Mariano; pero Dana sigue desconfiando de Bruno, al igual que Mariano, que se opone a apoyar a su hermana Cecilia de defender ante la prensa a Bruno, el único sospechoso de haber matado a Elisa. Y Flor y Eduardo no pueden creerse que su padre Bruno haya hecho algo malo a Elisa. Como Ricardo le evita, José Ángel agarra la cara de Ricardo y le dice: “es qué no sabes que te amo” y, en ese momento, Isabel les interrumpe y se da cuenta de que ellos son amantes. Y Ricardo le explica a José Ángel que le está evitando porque su hijo Santiago así se lo pidió, sin saber que Santiago les está escuchando. Cuando está interrogando a Bruno; Cristóbal le dice que le detuvieron porque descubrió que guardaba el destornillador con sangre suya en su casa y, al analizarlo, descubren que también hay huellas de Elisa en ese destornillador. Pero, Bruno sigue negando que él tuviera a Elisa. Como sus otras dos hijas (Cristina y Olga) están preocupadas por si a ellas les pasa lo mismo que a su hermana Elisa; Dana y Mariano las advierten que jamás las pasará algo así porque siempre estarán a su lado para protegerlas, y Mariano planea un viaje familiar para dejar la tristeza que les dejó el fallecimiento de Elisa. Aunque no quería confesarlo, Bruno le dice a Rivas que Elisa se escapó de su casa para estar con él...

Todos descubren que Bruno fue el secuestrador de Elisa
Bruno comienza a contarle a Cristóbal Rivas que Elisa le quería y que se escapó de su casa para que estuvieran juntos y porque ella así lo quiso, contándole que todo empezó como un juego amoroso, que se les escapó de las manos y ya era demasiado tarde para contarlo todo. Pero, Bruno le asegura a Rivas que él jamás disparó a Elisa, aunque Cristóbal está convencido en que Bruno mató a Elisa y que él la engañó y abusó de ella, aprovechándose de que él tenía treinta años más que ella. Al enterarse de que su hijo Santiago sabe que él es gay y que está enredado con Ricardo; José Ángel intenta hablar con Santiago, pero él le dice que no quiere hablar nada con él porque le odia por su engaño. Al día siguiente, Cecilia realiza una rueda de prensa para desmentir que Bruno haya secuestrado y matado a su sobrina Elisa Altamira. Mientras que, Cristóbal visita a Dana y Mariano para avisarles que Elisa estuvo todo este momento con Bruno, quien era su amor prohibido y al que ocultó y, al principio, ellos no pueden creerlo, pero Cristóbal le asegura que eso es cierto. Y Dana comienza a lamentarse por cada vez que dejó sola a su hija Elisa, en compañía de su tío Bruno. Al enterarse de que ya contó todo a los policías; Cecilia le advierte a Bruno que no va a seguir ayudándole. Y al llegar a su casa, Cecilia les cuenta a sus hijos Flor y Eduardo que su padre Bruno confesó que él fue quién tenía a Elisa, por lo que ellos se quedan muy sorprendidos, sobre todo Flor, que no puede creer eso de su padre. Más tarde, Cristóbal y Gisela van a interrogar a Cecilia y sus hijos, quienes les dicen que Bruno se encontraba en su casa enfermo cuando dispararon a Elisa.

José Ángel le confiesa a su hijo Santiago que él es gay
Finalmente, José Ángel le confiesa a su hijo Santiago que él es homosexual, y Santiago se enfurece porque odia a todos los gays y se avergüenza de su padre, que le explica que estuvo reprimiendo sus verdaderos sentimientos durante años. Y después, Santiago le dice a su padre que no se atreva a hacer daño a su madre, insultándole diciéndole “enfermo”. En el juicio, Mariano y Dana encuentran a Bruno y, en ese momento, Mariano se abalanza sobre él para pegarle y le echan de allí. Y Cecilia intenta hacer recapacitar a su hermano Mariano, al que asegura de que Bruno no es un asesino, pero Mariano no la cree. Y el juez dictamina que Bruno quedará preso hasta el juicio oral. Cuando los policías se le llevan, Bruno le asegura a Dana que él no mató a Elisa, y Dana le pregunta enfurecida que cómo pudo hacerle eso a su niña. Al enterarse de que su padre estará preso; Flor culpa a su prima Elisa de todo lo que le ocurrió a su padre. Al llegar a la cárcel, Bruno es prevenido por uno de los policías, que le avisa que los presos le maltrataran cuando descubran que es un degenerado, por acostarse con su sobrina. Cuando llegan a su casa, Dana se culpa por no haber estado junto a su hija Elisa, dejándola caer en la trampa de Bruno. Y Viviana no comprende cómo pudo trabajar durante tantos años con Bruno y no darse cuenta ni ella ni Cecilia de la doble vida que él vivía, sin sospechar que su esposo José Ángel también vive una doble vida con su amante Ricardo. Mientras que, Cecilia ahoga sus penas en el alcohol y después Nicolás la consuela. Después de habérselo confesado a su hijo Santiago; José Ángel está decidido a contarle a su esposa Viviana que mantiene una relación con Ricardo. Por la noche, Santiago se reúne con varios amigos y golpean a cada pareja de homosexuales que ven por la calle.


Del 7 al 18 de junio de 2010

por el Telemundo