Ernesto Calzadilla, un venezolano muy colombiano


“No soy celoso sino cuidadoso”, dice Ernesto Calzadilla. Para el actor venezolano, Colombia es el mejor vividero del mundo. Y Ernesto asegura que podría hacer un desnudo dependiendo del momento.

-¿En qué te pareces a tu personaje de Juan en ‘Amor en custodia’?
Ambos somos personas protectoras, bondadosas y cariñosas.

-¿Qué es lo más difícil de hacer un protagónico?
Cuando amas lo que haces y entregas todo con pasión, todo es más fácil.

-¿Y también eres igual de fiel a Juan?
Ahí vamos…

-¿A quién le eres fiel?
A la vida, a la tierra, al prójimo, a mí.

-¿Perdonarías una infidelidad?
Cada quien tiene que vivir su proceso para perdonarse.

-¿Cómo te preparaste para personificar a Juan Aguirre?
Fue un trabajo en equipo donde está involucrada muchísima gente. Horacio Tavera y Gildardo Romero me apoyaron en las escenas de acción y Marcela Benjumea fue mi acting coach.

-¿Qué extrañas más de Venezuela?
A la familia, a mis amigos y seres queridos.

-Fuera de la pantalla, ¿a quién cuidas?
Cuido por vivir en un mundo mejor, en armonía con la naturaleza y todo lo que nos rodea.

-Y a ti, ¿quién te cuida?
Mi ángel guardián supongo (risas).

-¿Y te quedó gustando el trabajo de guardaespaldas o se queda con la actuación?
Siempre seré actor. Este papel de guardaespaldas es otro paso más en mi carrera y un gran crecimiento como ser humano y profesional gracias a todo el equipo de ‘Amor en custodia’ y a Colombia.

-¿Cómo llegaste a la actuación?
Desde que empecé en el modelaje en el año 1997 siempre supe que la actuación era el siguiente paso y en 2001 debuté en la obra de teatro ‘El monólogo de la penehabilidad’.

-¿Por qué Colombia?
Porque Colombia es el mejor vividero del mundo.

-¿Cómo va la preparación de tu stand up comedy?
Cuando ‘Amor en custodia’ lo permita, estaremos presentando ‘De cúbito dorsal’ bajo el apoyo de Casa Ensamble. Esperamos llevarlo por toda Colombia.

-¿Y en dónde quedó tu carrera como biólogo acuicultor?
En un futuro me encantaría producir un programa de televisión enfocado a la acuacultura y ecoturismo en Latinoamérica.

-¿Qué es lo que más te ha gustado de Colombia?
Su gente es lo más hermoso, los colombianos son cálidos, queridos y divinos.

-¿Qué te produce pura adrenalina?
Deslizarme sobre una ola, surfear; una montaña rusa, entrar a escena.

-¿En qué te fijas de una mujer?
Sus ojos, su sonrisa, frescura, espontaneidad…

-¿Eres celoso?
Cuidadoso más bien.

-La mejor decisión que has tomado...
Todas han sido importantes. Me trajeron a Colombia, donde el riesgo no es venir, sino que te quieras quedar.

-¿En qué revista estarías dispuesto a posar completamente desnudo?
¿Necesariamente una revista? Puede ser también una película, una obra, una serie, todo depende del momento.

-¿Cómo te gusta dormir?
Con mucho sueño y poca ropa.

-¿A quién le robarías un beso?
A mi vecina.

-¿Qué le cambiarías o le ha cambiado a tu cuerpo?
Todo sigue igual en su sitio y en orden.

-¿Eres muy romántico?
Cada día trato de serlo un poquito más.

-¿Qué te molesta de las mujeres?
Me encantan las mujeres, las adoro.

-¿Qué coleccionas?
Empecé a coleccionar arte gracias a Alejandra Borrero, Katrin Nyfeler, Carla Rey y todo el equipo de Casa Ensamble.

-¿Te consideras vanidoso?
Quien diga lo contrario que tire la primera piedra.

-¿Cuándo estás de mal humor?
Generalmente cuando tengo hambre.

-¿Qué te dejó tu paso por Mister Venezuela?
Muchas anécdotas por supuesto, el pasar por todo ese proceso, vivirlo intensamente y después obtener el título.

-Un recuerdo de tu época de presentador...
La primera vez que vine a Bogotá fue gracias a mi trabajo en ‘E Entertainment Television’, se hizo un ‘E Special Behind the Scenes Miss Mundo Colombia 2002’ y presentamos el concurso en vivo para canal uno. Desde entonces, Bogotá y las buenas maneras, el cariño y hospitalidad de su gente, me enamoraron.

-Entre el modelaje, la presentación y la actuación, ¿con cuál te quedas?
Con todas, cada una en su lugar.