Michelle Manterola lleva la actuación en la sangre


Michelle Manterola impone la ley en ‘El Cartel 2’. La actriz lleva en la sangre la actuación y además recibió consejo de una de las divas mexicanas: su hermana Patricia Manterola.

Además de poder disfrutar de su actuación en ‘El Cartel 2’; Michelle Manterola ha encontrado su camino en la actuación sin la sombra de su hermana Patricia. Demuestra que no tiene un pelo de tonta. La actriz mexicana Michelle Manterola no es bruta, se hace la tonta para que su esposo le cumpla todos sus caprichos en la serie de televisión colombiana ‘Los caballeros las prefieren brutas’. Para Manterola, este proyecto de 22 capítulos, tiene la intención de ser polémico desde su título, a fin de atraer a las mujeres de todas las edades y que se den cuenta de que el poder de la serie radica la inteligencia para saber manipular a los demás. Su personaje en la producción es Gracia, la hermana de la protagonista, Cristina (Valerie Domínguez). Gracia es una mujer felizmente casada hace cinco años y que logró la misión del matrimonio de tener una relación estable, pero a costa de renunciar a su vida profesional.

A pesar de su apellido, Michelle Manterola dice que le ha costado trabajo construir su carrera, al grado de que sacrificó todo para emprender su camino en Miami desde 2003, a fin de que no la relacionaran con su hermana Patricia, quien triunfó en telenovelas como ‘Acapulco, cuerpo y alma’ en 1995 y antes en el grupo Garibaldi. Después, en 2006, Michelle decidió mudarse a Colombia con su esposo porque dice que tuvo una corazonada y con la intención de trabajar en una industria naciente de series de televisión para cadenas importantes en Estados Unidos, como Fox y Sony. Y le resultó, porque después de filmar ‘Looking for palladin’ en 2008, la invitaron a participar en la exitosa serie de suspenso ‘Tiempo final’, donde compartió créditos con Lucía Méndez.

Michelle está perdidamente enamorada de su esposo, el colombiano Pablo Jacobsen, empresario y creador de portales en Internet. Quizá por oír constantemente el acento neutro, Michelle ha sabido manejar muy bien el suyo, manito de pura cepa. Michelle declaró recientemente que en un principio no quería moverse de Miami, luego de que arriesgara su naciente carrera en México para mudarse a Estados Unidos. Sin embargo, a su esposo le ofrecieron un excelente empleo en Colombia y Michelle afirma que desde que pisó esa tierra se enamoró de ella y está feliz. Al poco tiempo de llegar se encontró con su personaje Gilma Caicedo, una ama de casa en ‘Regreso a la Guaca’, en marzo del año pasado. En la actualidad, Michelle interpretará a Lilian Young, una sexy agente de la DEA de ‘El Cartel 2’.

-¿Cómo fue el proceso para convertirte en Lilian Young, tu personaje de ‘El Cartel 2’?
Me llamaron originalmente para otro personaje. Como siempre, en los casting uno se queda con la expectativa y nerviosa porque lo llamen. A la semana lo hicieron, me enseñaron mi personaje y me pareció increíble. Siempre había soñado con caracterizar a una agente de inteligencia y fue un reto increíble, sobre todo por el tema del manejo de armas y la preparación física.

-¿Y qué te gustó del mundo policiaco?
Me di cuenta de que es un mundo muy duro, se juegan la vida a cada instante, son unos berracos, como dicen acá. Pero me encantó estar dentro de ese mundo por unos meses, lo disfruté muchísimo.

-¿Qué opinas de la controversia que generan estas series que tocan temas del narcotráfico?
Es una realidad triste pero que tenemos que ver. Tenemos que enfrentarnos con eso porque es una realidad y uno está condenado a repetir su historia si no la conoce. Lastimosamente ahora en mi país estamos viviendo lo que en Colombia hace mucho años y es fuerte encontrarse con una realidad que uno ve lejos. Ya representando uno dice qué cosa más fuerte. Esto no es como lo pensaría mucha gente. Quien se mete en esto termina muerto, en la cárcel o sin familia. Es bueno que no se queden en un tema que no se puede tocar.

-A ‘El Cartel 2’ se le augura mucho éxito internacional, como la primera parte de la serie, ¿qué piensas de la fama?
No me quita el sueño. Yo amo mucho esta profesión y no lo hago ni por la fama ni popularidad. Eso viene en consecuencia a lo que uno hace.

-¿Qué aportará tu personaje a la historia de ‘El Cartel 2’?
Un ingrediente de justicia, rectitud y honestidad.

-¿Te has esforzado mucho para lograr llegar a ser una actriz reconocida?
Todo requiere esfuerzo, conseguir sueños requiere de perseverancia; sé que me ha costado trabajo, pero es un esfuerzo que quise hacer, y las cosas fueron fluyendo, afortunadamente no he dejado de trabajar, por ese lado está bien. Estar lejos de mi tierra y de mi gente es difícil, pero el esfuerzo está en prepararme todos los días y eso es lo que acostumbro a hacer.

-¿Pesa un poco tener una hermana famosa?
Yo la veía siempre con muchísima admiración. Aunque el hermano sea médico o arquitecto, uno siempre lo verá con admiración por lo que hace. También desde chiquita yo empecé en esto y fue muy chévere porque ella me podía dar consejos, le preguntaba cosas. Me decía, mira la actuación tiene que ser tu pasión totalmente porque no es fácil, esta no es una carrera normal, vas a tener que sacrificar muchas cosas. Yo creo que eso fue lo que más me sirvió: que ella me cuestionara si amaba esta profesión, aunque yo ya sabía que lo hacía con todo mi corazón.

-¿En qué te pareces a tu hermana Patricia?
En nuestra tenacidad para hacer realidad nuestros sueños, en la pasión que tenemos por lo que hacemos, el amor que le tenemos a nuestra familia. Somos demasiado parecidas, nacimos el mismo día con ocho años de diferencia.

-¿Cómo hiciste para neutralizar tu acento?
La verdad tengo muy buen oído, nunca hice un trabajo consiente para neutralizarlo simplemente se fue yendo poco a poco. Además llevo fuera de México 6 años.

-¿Amas la actuación?
Las Manterola lo hacen y Michelle está forjando su camino con su participación en producciones tan importantes como ‘Tiempo Final’ y ‘Los caballeros las prefieren brutas’, primera serie hispana de Sony Entertaiment Televisión.

-¿Cómo definirías a tu personaje de ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
A lo largo de la historia, Gracia se irá dando cuenta de que por dejar todo lo que deseaba profesionalmente sólo obtuvo frustraciones que empiezan con problemas pequeños, pero que se tornarán en complicadas decisiones. Creo que muchas mujeres se identificarán con mi personaje porque es una mujer exitosa y los hombres le huyen a la inteligencia.

-¿En qué te pareces a tu personaje de Gracia?
De pronto en lo organizada, pero yo soy más relajada y me tomo la vida menos en serio.

-¿Qué queréis conseguir con un título tan polémico como ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
El título está hecho para eso, me parece muy inteligente que Isabella Santo Domingo (escritora) le haya puesto ese nombre a la serie porque causará controversia. Y en realidad todos los seres humanos siempre hacemos ciertas cosas para obtener algún beneficio. Además me parece un título muy divertido que jalará mucha gente, sobre todo a las mujeres, porque en nuestro interior sabemos que no somos brutas sino que nos gusta hacernos. Son divertidísimas las situaciones que se abordan, son problemáticas comunes que tienen las mujeres en sus relaciones, pero sobre todo las tienen los hombres para relacionarse con nosotras. ‘Los caballeros las prefieren brutas’ enfoca esto de forma divertida.

-¿Cómo es la experiencia de ser la hermana menor de Valerie Domínguez en ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
Fue muy chévere la experiencia, fue una bendición haber trabajado para Sony. Era la primera serie en español y había sólo personajes colombianos. Mijail Mulkay y yo fuimos los únicos extranjeros. Siento un agradecimiento inmenso al universo porque me puso en el lugar y en el momento perfecto para que se diera esta oportunidad. Fue una serie muy divertida. Valerie y yo nos divertimos mucho. Aunque peleamos mucho como personajes, nos divertíamos todo el tiempo en el set. También con Rodrigo Candamil, mi esposo en la serie, nos reíamos mucho cada vez que hacíamos las escenas. A Valerie no había tenido tiempo de conocerla, pero nos fue muy bien. Fue muy rico trabajar con ella y con todo el elenco.

-¿Y crees que los caballeros las prefieren brutas?
Depende, es inseguridad de los hombres que las prefieren tal vez no brutas, pero sí que no opinen mucho, que hagan lo que ellos dicen, que no compitan porque de repente les da inseguridad que uno como mujer gane más plata o sea más exitosa. Afortunadamente mi esposo me apoya y no le da miedo tener una mujer exitosa a su lado. En lo personal yo te podría decir que no, pero habrá muchos que sí las prefieren brutas.

-¿Cuál ha sido la mejor producción en la que has participado?
He tenido la fortuna de haber participado en algunas de las mejores producciones de Colombia y cada una me ha dejado un aprendizaje y experiencia únicas. A todas las recuerdo con mucho amor y agradecimiento.

-¿Y cuál es el personaje que más recuerdas?
Gilma en ‘El Regreso a la Guaca’.

-¿Y cuál fue el personaje que más trabajo te costó?
Luz en la novela ‘Anita no te rajes’, tal vez porque fue lo primero que hice.

-¿En qué novela te hubiera gustado estar?
En ‘El Capo’.

-¿Te gusta más el papel de buena o de mala?
No creo en personajes buenos o malos, existen seres humanos con debilidades y fortalezas. Prefiero personajes bien estructurados y con un objetivo claro dentro de la historia.

-Un recuerdo de tus grabaciones en ‘Tiempo Final’...
La emoción que me dio saber que por primera vez iban a poder ver mi trabajo en mi México lindo y querido.

-¿Qué te dejó tu actuación en ‘El Regreso a la Guaca’?
La gran oportunidad de darme a conocer en Colombia y, actoralmente, un gran aprendizaje ya que el elenco era de primera.

-¿Y qué te atrajo de Colombia para que te quisieras quedar?
Todo. Este país me enamoró desde el primer momento en que vine. Su gente es muy calida, amable, con una energía muy bonita. El corazón me dijo tienes que estar aquí y yo me guío mucho por mis intuiciones y mi corazón.

-¿Extrañas tu país, México?
La cultura mexicana y colombiana se parecen mucho. No extraño tanto mi tierra porque aquí pasan cosas muy parecidas. No en el campo de las telenovelas, claro está. Tanto México como Colombia tienen su sello personal, su marca a la hora de contar historias en ese formato. La telenovela mexicana tiene un estilo particular que es el culebrón, el drama y ha funcionado muy bien. Yo veo que en Colombia se hacen historias más aterrizadas a la realidad, más naturales en ese sentido. México es una fabrica de hacer televisión, se llegan a hacer 35 escenas diarias, es impresionante. En Colombia se trabaja un poco más como en el cine, se hacen menos escenas.

-¿Y qué es lo más difícil de estar lejos de su país?
Estar lejos de mi familia, la extraño mucho, y obviamente también me hacen falta los taquitos.

-¿Qué producciones te gustan más: las colombianas o las mexicanas?
Creo que cada una tiene su estilo. Mi experiencia ha sido en producciones colombianas y te puedo decir que son espectaculares, muy bien hechas, con un talento maravilloso y unas historias increíbles.

-¿Qué haces en tu tiempo libre?
Leo, medito y hago yoga.

-¿Cuál es tu secreto de belleza?
Estar en paz con uno mismo, la belleza se refleja de adentro hacia afuera.

-¿Cómo cuidas tu cuerpo?
Comiendo sano, haciendo yoga y patinando.

-¿Cuál es la parte de tu cuerpo que más te gusta?
Mis ojos.

-Si no fueras actriz, ¿a qué te hubieras dedicado?
Sería decoradora y diseñadora de interiores.

-Un buen compañero de escena...
Marcelo Cezán.

-¿Cómo prefieres a los hombres?
Auténticos, relajados, alegres y, sobre todo, seguros de sí mismos.

-¿Recuerdas tu primer novio?
Sí. Jean Marc, a los 5 años. Duramos como hasta los 12, un noviazgo largísimo (risas).

-¿Cuál es el mejor recuerdo de tu vida?
La ceremonia de mi matrimonio, fue muy especial.

-¿Cómo es estar casada con un periodista?
Pablo fue periodista y director de algunas revistas, pero ahora se dedica a hacer estrategias de internet para marcas. Me siento muy agradecida y bendecida por estar casada con un hombre que apoya mis sueños y me ayuda a crecer. Independientemente de su profesión, Pablo es un compañero de vida maravilloso.

-¿Es muy difícil mantener una relación con una agenda tan ocupada como la tuya?
Pues no es fácil, no es una profesión como cualquier otra donde los horarios son normales, afortunadamente Pablo entiende y me apoya cien por ciento, en estos casos es más importante la calidad que la cantidad.

-¿Qué anhelas?
Hacer cine en mi país.

-¿Qué proyectos vienen?
Me voy a Argentina todo el mes de junio para presentar un programa de repostería con el canal Utilísima para Latinoamérica. Y espero que venga mucho cine, ojala en mi país.