Pandillas, Guerra y Paz II

Castro arriesga su vida
para salvar a Shirly

El Zarco tiene una reunión muy importante con Beltrán, y Mónica es apedreada por la comunidad

El Zarco (Anderson Ballesteros) tiene una reunión con Enrique Beltrán, el poderoso empresario que está haciendo lo posible por encontrar la caleta del Tetris. En la reunión Beltrán lo pone al mando de uno de sus planes macabros para seguir alimentando su codicia, y le pide hacerse cargo de la reorganización y el armamento de un grupo al margen de la ley para sembrar terror en Puerto Madero y desplazar a los campesinos del lugar para iniciar la exploración del lugar que es conocido por ser una zona rica en petróleo. Por otra parte Blanca (Desney Bernius) enfrenta a Mónica (Yesenia Valencia) en frente de los vecinos del barrio, quienes al ver las acusaciones de Blanca se llenan de rabia y empiezan a apedrear a Mónica.

Inicia la operación de la entrega de armas, y Shirly hará parte de ella
Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y sus hombres reciben instrucciones por parte del Coronel para una nueva misión, en la que entrará a hacer parte Shirly, la hermana de Dedos (Adrian Jiménez) y Caco (Alexis Calvo). De otra parte, Sofía (Natalia Rodríguez) aprovecha el poder de sus clientes para ayudar a Leo (Mauricio Bastidas), su enamorado, y piensa que estos podrían patrocinar el disco del joven cantante. Además, el Zarco (Anderson Ballesteros) llega al bar a encontrarse con ‘Colorado’, el hombre al que le tiene que entregar las armas que le dio Beltrán. Y don Guillermo (Eduardo Harman) se desmaya nuevamente, causando pánico entre los que estaban a su lado, pues no entienden el porque de sus constantes desmayos.

Shirly, en la boca del lobo, y Mónica dispuesta a ganarle la batalla a la iglesia
Luego de ganarse la confianza de Colorado, el hombre al que el Zarco (Anderson Ballesteros) le entregará las armas, Shirly se lo lleva a uno de los cuartos del bar, allí le da trago y un somnífero para que éste le revele el lugar en donde se encontrará con el Zarco. Sin embargo, las cosas no salen del todo bien, pues es descubierta por el dueño del lugar, quien la amordaza y la lleva a la bodega en donde está el Zarco. Mientras esto sucede, Mónica (Yesenia Valencia) promete hacer hasta lo imposible por cambiar, empezar una nueva vida y así poder conquistar el corazón del Padre Miguel (Roberto Cano). Además, Caco (Alexis Calvo) logra dar con el escondite de las armas que están a cargo del Zarco y le informa a sus amigos.

El Zarco descubre que Shirly es infiltrada de Ricardo Castro, y a Beltrán le llegarán malas noticias
Después de ser capturada, Shirly llega a donde está el Zarco (Anderson Ballesteros) y luego de una corta conversación y algunos coqueteos, el malvado hombre descubre que la joven es una infiltrada de Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y decide secuestrarla para sacarle información sobre los planes de su enemigo y su pandilla. Por otra parte Beltrán, el reconocido empresario que utiliza su poder para manejar una red de tráfico ilegal de armas, se entera de que los jóvenes del barrio están haciendo una manifestación para abrir nuevamente la fundación O.S.C.A.R y que la persona que está dirigiendo estas manifestaciones es Silvana, su hija.

Castro arriesga su vida para salvar a Shirly
Luego de un fuerte enfrentamiento entre Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y Dedos (Adrián Jiménez) por el bienestar de Shirly, Castro y los muchachos deciden ir en busca de la joven hasta el escondite del Zarco (Anderson Ballesteros), sin embargo al llegar se encuentra con una bodega vacía, pues el malvado hombre se la llevo a un lugar mucho más alejado de la ciudad. De inmediato, Castro se comunica con el Zarco, quien le da indicaciones sobre el nuevo escondite. Con el objetivo de salvarle la vida a Shirly, Ricardo llega, lo que él no sabe es que su amiga está amarrada a un carro bomba.

El Zarco cree que está libre y, sin enemigos, Sofía convence a uno de sus clientes para que financie su disco
El Zarco (Anderson Ballesteros) se entera que el carro bomba que activó para acabar con la vida de Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero), explotó. De inmediato llama a su patrón, el empresario Beltrán y le da la buena noticia, lo que él no se imagina es que una vez más su enemigo acérrimo escapó de la muerte. De otra parte, Juliana (Carolina Sabino) le cuenta a Susanita (Susana Bolívar) que ya tiene todo listo para ayudarle a Leo (Mauricio Bastidas) con la grabación de su disco. Sin embargo, Sofía también está hablando con uno de sus clientes para que le ayude a su supuesto primo con su sueño. Y Beltrán se entera de la manifestación que hay frente a la fundación por el cierre de la misma, y le pide al Capitán de la policía que acabe de una vez por todas con este encuentro, pero que tenga cuidado porque ahí está su hija.

Leo, entre la espada y la pared
Sofía (Natalia Rodríguez) habla con Leo (Mauricio Bastidas), le cuenta que tienen que salir de inmediato a Medellín para contactarse con la gente de la disquera, éste le pide un poco de tiempo para despedirse de su novia, Susana (Susana Bolívar), pero Sofía lo pone a escoger entre su sueño o Susana, pues no queda tiempo. Entre tanto, Silvana amenaza a su papá, el empresario Enrique Beltrán, le pide que la ayude a abrir la Fundación o de lo contrario nunca más sabrá de ella. Además, Raquel (Marisol Castaño) llama a Blanca (Desney Bernuis) y le dice que le consiguió trabajo, pero Blanca teme encontrarse con su ex amiga, pues cree que ella ya conoce sus verdaderas intenciones. Y el Coronel le pide a Castro (Juan Sebastián Calero) y sus muchachos que investiguen quien es la cabeza del plan de armas.

Susana se entera que Leo se fue de la ciudad, y Mónica dispuesta a recuperar su dignidad
Susanita (Susana Bolívar) busca desesperadamente a Leo (Mauricio Bastidas), su novio, para contarle que ya consiguió quien lo ayudara a grabar su disco, sin embargo, se lleva una gran decepción cuando al llegar a su casa no encuentra a nadie, sólo una carta en donde el joven se despide y le explica que se fue a cumplir su sueño. Mientras esto sucede, las vecinas que aseguran que el Padre Miguel (Roberto Cano) tiene una relación sentimental con Mónica (Yesenia Valencia), llegan al barrio con Monseñor para que investigue la conducta del sacerdote y lo traslade. De otro lado, Mónica habla con Raquel (Marisol Castaño) y renuncia a su cargo, y aunque Raquel la amenaza, Mónica hace caso omiso a sus palabras y decide luchar para recuperar su dignidad.

Blanca, Katherine y Divino van hasta el cementerio a abrir la tumba de Javier
Divino logra convencer a Blanca (Desney Bernuis) y a Katherine (Angie Trujillo) para que lo acompañen al cementerio a abrir la tumba de Javier (Javier Ordoñez), pues él insiste en que su amigo aún está con vida. De otra parte, Beltrán, el empresario, lee la nota que escribió Misael en donde una vez más lo señala de corrupto, llama a su abogado y juntos buscan la manera de deshacerse de este hombre. Además, mientras Shirly se aleja cada vez más de Ricardo (Juan Sebastián Calero), Silvana, logra el efecto contrario, pues Castro se muestra coqueto con la joven. Y los líderes espirituales que llegaron a la fundación a ofrecerles sus servicios logran que abran dicho establecimiento.

Tres de los hombres de Ricardo Castro amenazan de muerte a Silvana
Por iniciativa de Carroloco (Adrián Jiménez), Rasputín (José Herley Rojas) y Pecueca (César Augusto Serrano) abordan el carro en donde va la doctora Lucía (Tania Falquez), Juliana (Carolina Sabino) y Silvana, con la cara cubierta, los tres jóvenes le advierten que si quiere seguir con vida no vuelva a la Fundación. De otro lado, luego de abrir la tumba de Javier (Freddy Ordoñez) y de comprobar que Divino tenía razón, pues el cuerpo sin vida del viejo Javi no estaba allí, Blanca (Desney Bernuis), la eterna enamorada del joven, se pone muy mal. Además, Raquel (Marisol Castaño) llama a Beltrán, le pide una cita porque tiene cosas importantes que decirle, pero éste se niega y ella lo amenaza con contarle algunas cosas que sabe de él a la policía. Y Simona (Jacqueline Henríquez) y sus socias son sorprendidas en la tienda por unos hombres encapuchados, quienes luego de robarlas, las amarran.


Del 24 de mayo al 4 de junio de 2010
por el Canal RCN