Salvador de mujeres

Socorro quiere quedarse
embarazada por dinero

Josefina enfrenta a Isabel por ser amante de su marido Julio César

Josefina visita a Salvador en la clínica, le confiesa todo su amor y le besa, él accede de un modo sorpresivo. Y Socorro está a punto de abrir la puerta de la habitación y de verles juntos, pero una enfermera la detiene diciéndole que ya se acabó el horario de visitas. Y Josefina y Salvador escuchan la conversación y se ponen muy nerviosos, y Josefina se esconde en el baño. Socorro convence a la enfermera de que la deje pasar, y ésta acepta. Socorro le habla a Salvador sobre la noche anterior, y Josefina queda en shock al escucharlo todo. Salvador se pone muy nervioso y le pide que se vaya para que no siga hablando más, y Coco se va furiosa. Josefina sale y le reclama a Salvador; él le explica que él primero la salvó y ella le devolvió el favor, Josefina queda más enamorada al escuchar que él también se preocupa por su hija y le besa nuevamente. Por otra parte, Julio César interrumpe a Isabel y Manuel mientras se besan en el apartamento de ella, él disimula y dice que solamente vino a dejarle la llave que había dejado en su casa; Manuel se pone furioso y no le cree nada, se da cuenta que Isabel ha estado jugando con él y se marcha. Isabel y Julio César se reconcilian y hacen el amor. Saliendo de allí, Julio César se encuentra con su hija Coco, quien sorprendida le pregunta qué hace en el apartamento de su mejor amiga. Y Julio César, nervioso, le dice que vino a buscar a Isabel para que ella lo contacte con su padre, que es muy buen abogado, para que le ayuden con el problema de la empresa. Coco le cree y se pone muy mal al verle tan preocupado y se marchan juntos. Lejos de allí, Fernando termina de besar a Charo, ella se pone de mal humor y le advierte que no lo vuelva ni a intentarlo. Ramiro, que fue a visitar a Lula, se encuentra con Bárbara y la saluda naturalmente delante de María y Lula, que quedan sorprendidas, ya que no entienden cómo se conocen. Y Ramiro les dice que ella es una de las modelos de su empresa. María se enfurece y le pide a Bárbara que se vaya a la habitación para hablar seriamente. Bárbara miente con los ojos llenos de lágrimas diciendo que lo hizo sólo por la familia, para ganar dinero, y María le cree. Manuel visita a Salvador en la clínica, y Josefina ya se ha marchado. Le cuenta furioso que Isabel sale con el papá de Socorro y Salvador queda en sorprendido. Victoria llama a Salvador y le pide una cita, él le dice que está enfermo y que por ahora no podrá. Al día siguiente, Julio César sigue muy mal por el accidente que ocurrió en su empresa. Él y Coco ven en las noticias más información de lo ocurrido. Llega Josefina, Julio César se marcha y Coco, muy ingenua, aprovecha la ausencia de su padre para contarle a su madre que la noche anterior vio a Isabel con su padre. Y Josefina se pone como loca y no la deja continuar con el relato, Socorro no entiende por qué está tan ofendida y la interrumpe diciéndole que él fue para buscar al padre de Isabel que es abogado. Josefina disimula conocer la verdad, busca a Julio César y le reclama, y él aparenta no saber de qué habla. Bárbara y María visitan a Salvador en el hospital. Manuel, que ha pasado la noche acompañándolo, también está allí. María le cuenta a su hijo que Bárbara perdió el año en el colegio y que está trabajando como modelo, y Salvador la sermonea. Ramiro le dice a Lula que la ayudará a su hermana a buscar colegio, Lula le agradece profundamente. Mercedes va a recoger a los niños para llevarlos al colegio. Socorro, desesperada, le dice a su madre lo mal que se siente con esa relación que tiene con Felipe. Josefina busca a Felipe y con un arma en la mano, lo amenaza diciéndole que si a Coco le llega a pasar algo, ella misma le matará. Felipe tiene mucho miedo y Helena, que trae el café, queda en shock. Charo, que sigue tramando cosas, le pregunta a Fernando si habla francés, él dice que sí. Julio César escucha de los abogados lo mal que le puede ir si no les paga la indemnización a los familiares de las víctimas, y la otra opción es que él vaya a la cárcel. En medio de una sesión fotográfica, Coco es interrumpida por Felipe, quien le ruega que no se divorcien, ya que a los dos les conviene el dinero. Bárbara les escucha desde la distancia. En la casa, Coco, decidida, saca sus maletas para irse del lado de Felipe. En esas, llega Julio César para pedirle ayuda, pues necesita el dinero que le prometió la abuela de Felipe para salvar su pellejo. Socorro no tiene más remedio que aceptar y le promete ayudarle, aunque él no sepa lo mal que ella se siente con ese matrimonio falso. Felipe se pone muy feliz al saber que Coco seguirá la farsa para obtener el dinero. Josefina visita a Isabel en su departamento para reclamarle furiosa por la relación que tiene ella con su marido. Isabel admite todo y le dice que está profundamente enamorada de Julio César. Josefina le pega una cachetada y se va histérica, e Isabel se queda destrozada. Bárbara visita de nuevo a su hermano y le dice que escuchó que Coco se divorciará de su esposo, y Salvador se emociona. Al rato, llega Mercedes a saludar a Salvador, Bárbara le pregunta de dónde se conocen, Salvador se incomoda. Llega también Lula, y Mercedes queda en problemas. En la sala de espera del aeropuerto están Charo y Fernando, ella le da instrucciones sobre lo que debe hacer en París para buscar a su padre y, de repente, ven a Julio César besándose con Isabel, y ambos quedan sorprendidos.

Socorro quiere quedarse embarazada para ayudar económicamente a su padre
En la sala de espera del aeropuerto están Charo y Fernando, ella le da instrucciones sobre lo que debe hacer en París para buscar a su padre y, de repente, ven a Julio César besándose con Isabel y ambos quedan sorprendidos. Julio César, muy amoroso, le pide a Isabel que regrese al país después de su trabajo porque la va a estar esperando. Charo cambia de planes, y decide que Fernando ya no viajará porque ahora lo importante es destruir a las Álvarez Castillo, y ya tiene la idea de cómo hacerlo. Salvador está feliz porque Socorro va a divorciarse y decide llamarla y ella, que en ese momento está hablando con Felipe sobre la herencia de la abuela Agustina, contesta su celular al mismo tiempo que manifiesta que necesita que la embaracen ya mismo. Salvador escucha y cree que esa frase está dirigida a él, pero ella le aclara que se lo dijo a Felipe, su esposo. Salvador queda confundido porque sabe que Felipe es gay y además Bárbara le dijo que se iban a divorciar. Coco lo niega todo dejándolo con el corazón roto. Felipe le dice a Coco que la mejor fórmula para quedar embarazada es la inseminación artificial, ella acepta sólo por ayudar a su padre. Josefina, quien llega a visitarla en ese momento, no entiende por qué sigue con su esposo. Coco, mintiendo sobre sus verdaderos motivos, le dice que cambió de opinión y que ahora quiere luchar por su matrimonio. Josefina queda confundida y más cuando ella le cuenta que han hecho el amor. Mientras describe su apasionado encuentro, Coco imagina estar con Salvador. La familia de Salvador le recoge en el hospital para llevárselo a casa. De nuevo llega Mercedes y él se incomoda con su presencia. Socorro, quien también llega a visitarle, se pone celosa al encontrar allí a su tía. Julio César cada vez está peor, pues una multitud lo abuchea por la muerte de sus familiares. Las pruebas que demuestran que siempre se le realizó mantenimiento a tiempo a los buses están en poder de Ledesma, su abogado, pero hasta su oficina llegan las manos criminales de sus enemigos, quienes las roban y las destruyen. Julio César le cuenta a Josefina que fue a hablar con su hija para pedirle ayuda y ahora ella entiende la actitud de Coco. Socorro habla de nuevo con su psicóloga Beatriz y le dice que ha decidido tener un hijo para ayudar a su familia. Rato después, Josefina se encuentra con Coco en su casa y le dice que ella no debe sacrificar su felicidad por los problemas de la familia. Coco sigue empecinada en ayudar y tener ese hijo. En casa, María le pregunta a Salvador si Coco es su amor imposible, y él lo acepta. María le dice que se olvide de un amor porque le hará sufrir, pues es evidente que él nunca podrá estar con ella. Los enemigos de Julio César le piden a uno de sus trabajadores de confianza que, en pago por una deuda moral pendiente, testifique diciendo que Julio César no hacía el mantenimiento de los buses. En la noche, Mercedes llega a la casa de su hijo y se encuentra allí con Lula y los niños, y Lula le agradece por ir a visitar a Salvador. Ramiro se sorprende al saber eso y queda impactado al conocer que Lula es la hermana de El Tigre Valdez. En ese instante, llega Bárbara llorando pidiéndole ayuda a Lula porque quiere entrar de nuevo al colegio y no se lo permiten, y Ramiro se ofrece a ayudarlas y Bárbara se pone muy feliz. Mientras que, Charo visita a Josefina para contarle que vio a Julio César besándose con Isabel y, con serenidad, Josefina le responde que ella ya lo sabía. Y Charo queda impactada con la tranquilidad de Josefina. Más tarde, Charo se encuentra con Fernando y desahoga su ira con él diciéndole que ya Josefina conocía la infidelidad de su esposo y que ahora tendrán que idear un nuevo plan. Fernando se da cuenta de que todo lo que hace Charo es porque es hija de Josefina y, después, Fernando la consiente y la compadece. Julio César se entera de que se han perdido las evidencias del caso. Josefina visita a Salvador en su casa, y María le agradece por toda la ayuda que les ha dado. Al día siguiente, Julio César sigue viendo noticias relacionadas con los problemas de su empresa y desesperado, toma un arma. Salvador va a hacerse un examen en la clínica. En esas mismas están Socorro y Felipe, quienes han acudido a la cita médica en la que se llevará a cabo la inseminación artificial. Salvador, que está perdido en el laberinto de corredores del hospital, abre sin querer la puerta del consultorio en el que ella se encuentra y escucha que ella tendrá un hijo a cambio de veinte millones de dólares. La decepción de Salvador se evidencia en su rostro, y Socorro se pone muy nerviosa al verle.

Salvador se acuesta con la esposa de su peor enemigo
Fernando ha pasado la noche con Charo y, al despertar, ella le ve a su lado y descubre que ambos están desnudos y, en broma, él le hace creer que tuvieron una noche de pasión y ella, que no recuerda nada, está a punto de creerlo todo hasta que las exageraciones de Fernando le delatan. Josefina ve a Julio César con el arma apuntando hacia su cabeza, le detiene y llama a Socorro y, después de dejarle dormido y mucho más tranquilo, madre e hija expresan su angustia por la situación. Ahora Coco está más decidida que nunca en tener el bebé para ayudar a su padre. Aníbal y El Águila le dicen a Don Carlos que El Tigre Valdez sigue vivo, él se alegra pensando en otro plan para él. Victoria llama de nuevo a Salvador para pedirle una cita y, al recordar lo que escuchó en la clínica, Salvador, adolorido y decepcionado, acepta verla esa misma tarde. Salvador llama a Josefina y el celular es contestado por Socorro, él aprovecha para ofenderla diciéndole que su hijo se sentirá muy orgulloso de su madre cuando se entere que le tuvo por dinero y no por amor, y Coco queda mal. Agustina le pregunta a Felipe por su futuro nieto. Y Felipe llega a la casa con el gel de fertilidad, dispuesto a ponérselo a Coco, que lo duda, pero finalmente acepta y en muy poco tiempo, está corriendo como loca por todo el apartamento, tratando de aliviar el picor que le ocasiona el producto, pues la pobre ha resultado alérgica. Victoria está lista para salir y Don Carlos la detiene con preguntas, en ese momento llama Aníbal, para reportarle el lugar donde se encuentra Salvador, y Don Carlos se olvida de Victoria y pide que le sigan. Victoria llega hasta el hotel donde acordó encontrarse con Salvador y, lo mismo hace él, sin percatarse de que Aníbal le sigue. Aníbal le entrega una nota de Don Carlos, donde dice que le espera en la noche. Salvador llega a la habitación y Victoria queda en shock al ver que es El Tigre Valdez, que le pregunta por qué trabaja como amante pago y él, que no sabe que ella es la esposa de su peor enemigo, le cuenta lo que ha sufrido por culpa de Don Carlos y le asegura que algún día se vengará de él. Victoria se sorprende al saber que su marido acabó con la vida de Salvador y, solidaria, Victoria le narra sus padecimientos matrimoniales sin contarle quién es su esposo y, solidarizados y conmovidos, hacen el amor y, al acabar, Victoria le paga y le pide una nueva cita. Ramiro visita a su tío Julio César para hablar sobre su intento de suicido y los problemas de la empresa. Ramiro le dice que le quiere como a un padre, y Julio César, que sabe que él es realmente su padre, queda conmovido. Bárbara le dice a su madre (María) que va a estudiar y que va a pagarse el colegio y la ofende al decirle que no trabajará en la peluquería porque es un empleo de quinta categoría y María, triste y dolida, le da una cachetada. Bárbara, furiosa con su madre, decide irse de la casa. Charo le envía un mail anónimo a Coco diciéndole que su padre le es infiel a Josefina con Isabel y, en ese momento, llega Josefina a visitarla, y Charo se pone , y el doctor le informa que es alérgica al gel y que tendrán que intentarlo con otro método. Pedro visita a Salvador en el gimnasio pues está preocupado porque le ve muy triste por Socorro. Al instante llega Coco, desesperada, diciéndole a Salvador que ella va a tener un hijo porque necesita ayudar a su padre y, es en ese momento en el que ella lee el mensaje que le ha llegado a su celular, donde le dicen que su padre tiene como amante a Isabel, su mejor amiga. Y Coco se pone muy mal.

Charo informa a Socorro de que su padre es amante de su mejor amiga
Charo celebra su ocurrencia en compañía de Fernando, al enviarla a Socorro el mensaje que la desvelaba que Julio César e Isabel eran amantes. Mientras, Socorro recuerda los encuentros que ha tenido con su padre en casa de Isabel y sospecha, y Salvador la insiste en que debe ser mentira y la acompaña a visitar a Isabel. Salvador la confronta sobre sus planes y el hijo que va a tener a cambio de dinero, y ella, deprimida y sin responderle, va a confrontar a Isabel, que le niega todo y Socorro trata de creerle pero aún sospecha. Bárbara pelea con su madre y escapa de la casa y María, al descubrirlo, empieza nuevamente a sentir dolores en el pecho. Bárbara busca refugio en casa de Manuel, quien la recibe atento. Bárbara intenta besarle y Manuel, sorprendido, reacciona de forma paternal. Mientras Bárbara, que está empapada, se cambia de ropa, Manuel le avisa a María que ella está con él y que allí permanecerá hasta que se calme, y María acepta. Victoria le agradece a Mercedes el haberle presentado a Salvador, pues tuvieron una noche inolvidable. Ledesma visita a Josefina y Julio César para informarles que hay pruebas de que alguien entró a su oficina para robar los documentos que demuestran su inocencia. Socorro le cuenta a Salvador por qué ha decidido tener un hijo y obtener el dinero que les ha prometido la abuela Agustina porque es la forma de ayudar a su papá, quien intentó suicidarse. Salvador, comprensivo, la lleva a casa de su padre para que hable con él y allí le insiste en que un hijo debe ser fruto del amor. Socorro confronta a su padre, quien también niega todo, pero sin embargo, Socorro decide no hacerse la inseminación hasta comprobar que su padre no le es fiel a su mamá con su mejor amiga. Rato después, Josefina le dice que ha escuchado todos los reclamos que le hizo a su padre y le pide que crea en él, ya que Julio Cesar jamás le sería infiel, y Socorro se tranquiliza. Isabel se siente muy mal y llama a Julio César para contarle que Coco lo sabe todo. Josefina contesta el teléfono y la despide rápidamente diciéndole que hoy intentó suicidarse, que se aleje de él y que cuando se mejore, se le devolverá. Julio César le reclama a Isabel por haberle contado todo a Coco sobre su relación y aunque ella le jura que jamás dijo ni una palabra, él no le cree nada. Luego de haberse tomado varios tragos de licor, Isabel busca a Manuel en su casa para hablar, allí se encuentra con Bárbara. María habla con su hija Lula y le dice que ha desenmascarado a Bárbara y sabe que es una manipuladora. Lula, que está llorando, le cuenta que está sufriendo pero no le da sus motivos porque se siente culpable. María, sabia, le dice que no es pecado enamorarse de un hombre viudo. Más tarde, la ayuda a maquillarse y ponerse muy bonita para su próximo encuentro con Ramiro, quien debe ir a recoger a la bebé. Salvador llega a la casa de Manuel, se fija que su hermanita está dormida en la cama semidesnuda, y le advierte que no debe meterse con ella, y Manuel lo acepta. Salvador habla con su amigo sobre el amor que siente por Socorro, y Bárbara escucha todo. Don Carlos habla con sus secuaces y les dice que si Salvador no va esa misma noche a verle, él mismo le buscará. Victoria lo escucha y luego se reúne con Mercedes para pedirle que la ayude a prevenir a Salvador. Gonzalo escucha los problemas de Josefina y trata de tranquilizarla cuando son interrumpidos por Salvador. Y Josefina le mira enamorada, y Gonzalo se llena de celos. Salvador le cuenta que tuvo una cita con Victoria, quien fue recomendada por Mercedes. Socorro le cuenta a Felipe el mensaje que le llegó diciendo que su padre y su mejor amiga son amantes. Mercedes busca de nuevo a Salvador, pero a Josefina le dan celos y le prohíbe a él aceptar las propuestas de Mercedes, que escucha cuando Josefina le dice a Salvador que él debe ser solo de ella. Más tarde, Mercedes la confronta preguntándole si ella y Salvador son amantes. Socorro, débil y con mucha fiebre, busca a Salvador en su casa para pedirle que no diga nada sobre lo que ella le contó. Salvador, que en ese momento sale en busca de Don Carlos, la encuentra débil y a punto de desmayarse y la lleva a su habitación y la abraza al verla desprotegida. Socorro le dice a Salvador que no está enferma debido a la lluvia sino a la falta de amor.

Salvador trabaja para Don Carlos, para vengarse de él
Salvador le toma la temperatura a Coco, le dice que tiene fiebre, ella le dice que está enferma por falta de amor. Mercedes le dice a Josefina que sospecha que Salvador es el amante de ella, pero Josefina lo niega todo. Don Carlos llega a la casa de María buscando como loco a Salvador, ella no le deja pasar, pero él entra a las malas, Don Carlos al verla furiosa queda tocado con su belleza. Y Don Carlos entra a la habitación de Salvador y le ve durmiendo abrazado con Socorro. Salvador se pone furioso, y le echa de la casa, Don Carlos le calma y le propone que sean socios: que pelee para él y que pierda, así ganaran mucho dinero, y Salvador acepta sin pensarlo. Ramiro ve a Lula maquillada y lo nota y le dice que se ve muy hermosa y ella suspira ilusionada. Isabel sigue llorando, Bárbara está desesperada escuchándola y la trata cada vez peor; mientras Manuel intenta calmarlas a ambas. Isabel se queda a dormir en casa de Manuel; ella y Bárbara comparten la cama, mientras él duerme en el sofá. Josefina le cuenta a Charo que Coco ya sabe que Julio César e Isabel tienen una relación, pero Charo se hace la desentendida. Josefina le pide que se convierta en una buena amiga de su hija, ya que las amistades pasadas no le han hecho bien. Charo podría ser como una hermana mayor para ella. Josefina se pregunta qué habría sucedido si su hija Clara existiera y Charo, incómoda y dolida, se marcha intempestivamente. María cuida a Socorro, que está muy enferma. Salvador regresa luego de su charla con Don Carlos y la lleva a darse una ducha para que se le baje la fiebre, y Socorro accede. Al rato llama Felipe para contarle que al día siguiente será la inseminación y que debe prepararse, ella le dice que no está segura y le corta. Finalmente Coco se ha quedado dormida, sueña que está haciendo el amor con Salvador, y él, cariñoso y enamorado, la observa dormir. Charo está llorando en el baño del gimnasio, Fernando la encuentra muy mal y la consuela, y ella le hace prometer que la ayudará en su venganza. Más tarde, Julio César le reclama a Mercedes por haberle contado a su hija la relación que tiene con Isabel, pero Mercedes niega haber hecho eso, aunque Julio César no le cree. Lula le cuenta a su mamá que siente algo por Ramiro, diciéndole que él ayudará a Bárbara en el modelaje y la cuidará. Al día siguiente, Salvador le lleva el desayuno a Coco y le pregunta por el sueño que tuvo la noche anterior, pues varias veces pronunció su nombre, y ella se hace la inocente y dice que no lo recuerda. Socorro ya está lista para irse y le agradece todo a Salvador. En ese momento, llegan Bárbara y Manuel, quienes se emocionan al ver que Socorro ha estado en la casa. María le pide disculpas a Bárbara por haberle pegado y le da permiso para que trabaje como modelo, sin dejar a un lado sus estudios, y Bárbara se lo agradece. Josefina le dice a Julio César que no puede ventilar sus amoríos en público haciéndola quedar mal y que debe hacer las cosas como ella, a quien le gusta alguien pero no se deja ver con él jamás para no desprestigiar la imagen de Julio César, que reacciona con rabia. Salvador llama a Don Carlos y le dice que peleará para él. Don Carlos se emociona pues sabe que ahora ganará mucho más dinero. Manuel le escucha y le reclama, pero Salvador tiene algo planeado y le dice que confíe en él. Pedro y Manuel se ofrecen ayudarle. Julio César busca a Coco y le vuelve a hacer creer que él no tiene nada con Isabel, que confíe en él pues solamente ama a su madre, e Isabel es una niña para él, y Socorro esta vez le cree. Salvador va de nuevo a la clínica a hacerse un examen médico de una resonancia magnética, y Socorro también está allí con Felipe, lista para la inseminación. Mientras son transportados en sus respectivas camillas, los dos se encuentran, y Salvador le pide que no lo haga pero ella está decidida. Alfonso le pide disculpas a Julio César por testificar en contra de él, y promete que volverá a testificar y se retractará, pero que no le dirá quién fue el que lo obligó a hacer las falsas acusaciones porque teme por su vida y por la de su familia. Gonzalo y Josefina le piden a Salvador que deje de pelear porque a las clientas no les va a gustar verle adolorido y lleno de golpes. Más tarde, en el pasillo de lockers del gimnasio, Gonzalo estalla de furia porque Josefina no le determina como hombre. Socorro busca a Isabel diciéndole que cree en ella y que seguirán siendo amigas. En la noche, María celebra con Salvador y Bárbara que los exámenes de su hijo han salido bien. Al quedarse solos, Salvador le reclama a Bárbara el no haber estudiado más y pensar sólo en el modelaje, y ella, furiosa, le dice que él no puede darle ningún consejo, ya que se acuesta con Josefina y Socorro al mismo tiempo. Salvador queda impactado al escuchar a su hermanita. El Águila le dice a Don Carlos que en el lugar de las peleas clandestinas las apuestas apuntan a que Salvador ganará. Don Carlos se emociona, ya que el trato con Salvador es que pierda la pelea y así ganar más dinero. En el gimnasio, Fernando baila con Josefina y, tratando de seducirla, la besa. Agustina le lleva flores a Coco, felicitándola por el embarazo, y ella, sorprendida, le dice que no hay nada confirmado aún, que sólo ha tenido un atraso. Victoria y Mercedes asisten a la pelea clandestina, lo mismo hacen Manuel y Pedro disfrazados de mujeres y, en el ring está Salvador, quien en lugar de comenzar la pelea, toma el micrófono y le dice a toda la concurrencia que la pelea está arreglada para que él pierda y todos, a su vez, pierdan sus apuestas. Don Carlos está jugando con el dinero de todos ellos, la gente se pone furiosa, lo mismo que Don Carlos, que furioso trata de defenderse con palabras y le da la orden al contrincante de Salvador, de que le mate.

Don Carlos secuestra a Salvador
Salvador revela ante todo el público de la pelea clandestina que Don Carlos arregló la pelea para obtener más ganancias. Todas las personas se enfurecen reclamándole a Don Carlos, mientras él sólo piensa en vengarse y defenderse de la multitud. Manuel y Pedro, que se encuentran respaldando a Salvador disfrazados como mujeres, están atentos a cualquier altercado. Don Carlos ordena a sus hombres matar a Salvador, pero favorablemente Pedro y Manuel le defienden y se arma una gran pelea que involucra a todos los espectadores. Y Salvador sale corriendo del lugar con sus amigos. Agustina, que visita a Socorro, espera saber para cuándo tendrá su hijo con su nieto Felipe. Socorro trata de evadir el tema, Agustina le pide a Felipe que las deje solas. Agustina entonces le habla claro a Socorro diciéndole que sabe que ella no está enamorada de Felipe, y Coco queda sorprendida. Agustina le aconseja que si tienen el bebé podrán enamorarse más rápido, Socorro la sigue evadiendo, Agustina finalmente le dice que apenas sepa tendrá un hijo, ella les dará la mitad de la herencia y la otra mitad se las dará cuando nazca. Fernando y Josefina terminan de besarse, ella le aleja y le dice que es una mujer casada y que no tendrá nada con él, y Fernando se siente avergonzado y se disculpa. Justo en ese momento, llega Julio César a recoger a Josefina, pero no se da cuenta de nada. Salvador, Manuel y Pedro suben a la camioneta huyendo porque detrás, disparándoles, vienen Don Carlos y sus matones. Los muchachos alcanzan a escapar, Don Carlos enfurece de ira y jura vengarse. En la casa de Josefina; Julio César tiene celos preguntándole quién es el hombre del que ella está enamorada, y él trata de reconquistarla, pero ella ya cansada de sus promesas, le rechaza. Salvador, Manuel, y Pedro llegan a la casa de Manuel riendo por todo lo que pasó. Manuel le aconseja a Salvador que se quede allí para evitar más problemas con Don Carlos, pero Salvador se niega. Salvador le paga a unos muchachos del barrio para que estén pendientes de su familia, ya que Don Carlos podría tomar represalias contra ellos, y los muchachos aceptan ayudarle pero no reciben su dinero, lo hacen como amigos. Socorro busca a su madre y le pide que la ayude a fingir un embarazo, ella le explica todo lo que está sucediendo, y Josefina acepta ayudarla. Charo llama a Fernando, ella le pide que le cuente qué ha pasado con Josefina, él miente para evitarse un problema con ella y le dice que Josefina quedó enamoradísima de él cuando se besaron, pero que después llego Julio César y les interrumpió. Fernando le asegura a Charo que pronto se acostará con Josefina y le propone que ella le pruebe primero, pero Charo furiosa le da una cachetada y él se va indignado. Don Carlos llega furioso a la casa de María preguntando por Salvador, ella le habla con la verdad diciéndole que no se encuentra allí. Don Carlos, furioso antes de irse, le pide que le diga que le espera mañana para que hablen. María llama desesperada a Salvador, él le explica lo que está ocurriendo y la trata de calmar. Julio César sigue tratando de seducir a Josefina, ella de nuevo le deja las cosas claras diciéndole que no tendrá nada con él y que pasará la noche afuera de la casa. Bárbara le agradece a su hermana por ayudarla a entrar al mundo del modelaje convenciendo a María y a Ramiro. Josefina llama a Salvador y le pide que se encuentren en su departamento secreto y, allí, beben vino juntos y hablan de los problemas que cada uno tiene. Luego de una noche entera conversando, Josefina se despierta aún más enamorada, él le sirve el desayuno y le aconseja que debe preocuparse más por ella que por los demás. Josefina se queda pensándolo y le empieza a besar para hacer el amor, pero él no le responde, trastornado porque no puede evitar imaginar a Socorro con look de juez, haciéndole reclamos por su doble vida; pero Salvador acaba haciendo el amor con Josefina. Socorro le hace creer a Felipe que ya se hizo la inseminación artificial, y él se pone muy feliz. En su consultorio, Beatriz escucha a Socorro, que enamorada y orgullosa le dice que no se inseminó y que lo hizo gracias a Salvador. María acompaña a Bárbara a la agencia de Ramiro y habla con él sobre su hijita y la carrera que tomará de ahora en adelante. En la casa de Don Carlos, Victoria se está arreglando las uñas mientras él recibe una llamada de sus matones diciéndole que no han encontrado a Salvador. Don Carlos les pide que le busquen y que le traigan como sea. Gonzalo habla de Salvador con Josefina, él le dice que deben poner una foto del joven en la web de Latin Lovers, pero Josefina se niega y le dice que será imposible porque está profundamente enamorada de él. Gonzalo queda impactadísimo y lleno de furia. Manuel visita a Salvador en el apartamento de Josefina, hablan de Josefina y su hija. En ese momento Socorro llama a Salvador y le pide que se vean, él acepta feliz. Julio César habla con Ledesma sobre el testigo que se retractará de su primera declaración, pero cuando llegan a la casa del hombre, se sorprenden al encontrarle muerto, y Julio César se siente muy mal, porque ahora no tiene pruebas para salir de ese problema. Mercedes y Victoria crean un plan para salvar a Salvador. Isabel visita a Manuel y le propone que sean amigos especiales, sin ningún compromiso. Salvador se encuentra con Socorro en un parque y, cuando ella comienza a hablarle de su embarazo, llegan Aníbal y El Águila y secuestran a Salvador. Socorro busca a su madre para pedirle ayuda. Salvador está atado, Don Carlos le tortura y le reclama que por su culpa las personas ya no creen en él y ha perdido el negocio de las apuestas clandestinas. Don Carlos le dice que le quitará a la mujer que él más ama, y Salvador se pone como loco.

Victoria rescata a Salvador
Don Carlos les pide a El Águila y Aníbal (sus secuaces) que torturen a Salvador, que acaba desmayándose. Josefina está tremendamente preocupada, y Socorro se sorprende de su actitud y le dice que la va a acompañar a buscar a esos hombres, pero Josefina se niega, y llega Mercedes y se entera de lo sucedido. Igual que Josefina, Victoria está decidida a salvar a Salvador. Mercedes se ofende porque ninguna de ellas la tienen presente en sus planes. Josefina llega a la casa de María con unos policías y le dice lo qué ha pasado con Salvador. María se pone muy mal y le dice a la policía que seguramente fue Don Carlos el que le secuestró. Socorro le busca por su lado. Socorro, Josefina, Mercedes, María y la policía llegan al lugar de las peleas clandestinas. Josefina ve a su hija, que se pone furiosa y la obliga a alejarse de la situación, aunque Socorro se niega. La policía cuestiona a Don Carlos y él sostiene que no tiene nada qué ver con la desaparición de Salvador. Manuel termina de hacer el amor con Isabel y hablan de sus verdaderos e imposibles amores, él recibe una llamada en la que le avisan que Salvador está desaparecido. María regresa a su casa y sufre junto a Lula por la desaparición de su hijo. María le pide que vaya a la farmacia y le compre sus pastillas del corazón. Mientras Lula se aleja, María aprovecha para ir sola a buscar a Don Carlos en su casa y llorando, le pide que le devuelva a Salvador, pero él la evade diciéndole lo bella que está. María se enfurece y le advierte que si le hace algo a su hijo, ella misma se encargará de él. María se va dejando su pañuelo en las manos de Don Carlos. En el club de boxeo; Pedro, Manuel y Bárbara les cuentan a los alumnos lo que ha pasado con la desaparición de Salvador, y todos se preparan para buscarle. Socorro les confiesa a los detectives cómo se dieron realmente las cosas y les describe a los hombres que se llevaron a Salvador, ellos le piden que los acompañe a la comisaría para hacer un reconocimiento, ella acepta y al salir se tropieza con Felipe. Socorro le cuenta lo que está pasando y Felipe la deja ir corroborando que efectivamente, su mujer está enamorada de Salvador. Don Carlos regresa a torturar a Salvador y, amenazante, le muestra el pañuelo de María, y Salvador se pone muy mal. Los muchachos, Manuel y Pedro llegan a la casa de Don Carlos. Victoria les abre la puerta y les deja entrar para que revisen el lugar, pero finalmente no encuentran nada. Julio César le cuenta a Josefina que el hombre que iba a retirar la declaración en su contra supuestamente se suicidó, aunque él sabe que se trata de un homicidio y, ahora, no hay pruebas que lo puedan ayudar a salir de su problema. Bárbara mira la televisión mientras que en los noticieros informan que Salvador está desaparecido y que no hay señales de él, y Manuel la tranquiliza. Pedro, Josefina y María están muy tristes por no tener nuevas noticias de El Tigre. Felipe busca Julio César para pedirle que le ayude a convencer a Socorro de tener un hijo, y le dice que su abuela les dará dinero apenas sepan que ella está embarazada y que ese dinero le puede ayudar a él con el problema de su empresa, y Julio César se queda pensándolo. En la comisaría, Socorro ve a diferentes sospechosos pero ninguno se le parece a los secuestradores de Salvador. Luego de sobornar a Aníbal, dándole dinero para su madre enferma, Victoria llega al lugar donde tienen a Salvador, deja inconsciente a El Águila al golpearlo con un tubo y desata a Salvador, huyendo juntos y le miente diciéndole que llegó hasta allí porque vio cuando le raptaban y siguió a los secuestradores. Victoria deja a Salvador en su casa y todos se ponen muy felices, y Victoria se devuelve a su casa sin que nadie la vea; mientras llegan Manuel, Pedro, y Josefina. Don Carlos ve que Salvador se escapó y se pone furioso y golpea a Aníbal y destruye el lugar. Helena recibe a Socorro con una buena noticia: Salvador apareció, y ella se alegra mucho. En la noche, Ramiro habla con sus tíos y les dice que sospecha que Mercedes está enamorada de El Tigre Valdez, y Josefina queda en shock. Victoria le cuenta a Mercedes que ayudó a Salvador, y Mercedes se pone celosa por no llevarla a ayudar a El Tigre. Socorro visita a Salvador, que le pregunta qué era lo que ella le iba a decir en el parque y Socorro, sincera, le dice que gracias a él y a sus consejos, no se hizo la inseminación artificial.

Socorro y su tía Mercedes, por separado, invitan a Salvador a viajar con ellas

Salvador queda impactado y no entiende, y Socorro le explica que con todo lo que él le dijo, entendió que un hijo es algo muy importante y por eso decidió no inseminarse. María les interrumpe trayendo una crema para los golpes. Socorro le pone la crema a Salvador y él se paraliza al sentir que ella le acaricia. Bárbara está al otro lado de la puerta tratando de escuchar. Lula la encuentra y le impide que siga escuchando. Socorro se marcha. Salvador recibe una llamada de Victoria y ella le pregunta cuándo podrán estar juntos. Él, agradecido, le dice que muy pronto. Ella cuelga feliz y Mercedes siente muchos celos. Isabel habla con Manuel sobre las reglas que deben cumplir ahora que son amigos especiales. Charo le cuenta a Fernando que se irá de viaje con Socorro porque se aprobó la campaña en la que habían sido seleccionados. Charo le pide que en el viaje logre algo con Coco y que la filme cuando hagan el amor. Salvador se encuentra con Victoria y le pide que le cuente la verdad sobre su rescate, pero ella miente y le dice que ella es amiga de la mujer de Don Carlos, y Salvador le cree y hacen el amor. Don Carlos recibe una carta firmada por Salvador en la que él le dice que no se vuelva a meter con su familia. Don Carlos busca a Salvador en la casa de María y ella furiosa le dice que deje la obsesión con su hijo y que deje de envidiarlo, porque ella sabe que él es un pobre boxeador frustrado, y Don Carlos queda mal. En el gimnasio, Mercedes le da un boleto de viaje a Salvador para que viajen juntos a Miami, él trata de escapar con excusas pero ella lo convence diciéndole que le pagará cada hora que esté con ella. Don Carlos llega furioso a su casa, dolido con las palabras de María, y Victoria le consuela diciéndole que él es un gran empresario y que es más que un simple boxeador, consiguiendo que Don Carlos se sienta mucho mejor. Fernando se encuentra con Socorro y la trata de convencer para que vayan juntos a hacer la campaña para la que fueron seleccionados y deberán viajar a Miami. Ramiro le dice a Bárbara que un cliente la contratará para hacer una publicidad y, emocionada, acepta la petición de Ignacio y Juanita, que quieren que ella los acompañe al odontólogo, y Lula siente algo de celos. Mercedes y Socorro se disputan a Salvador para que les dirija los ejercicios en el gimnasio hasta que finalmente Mercedes le deja claro a su sobrina que esa es la hora en que ella ha contratado especialmente a Salvador y que debe buscarse otro entrenador personal. Ignacio y Juanita llegan a la casa felices con Bárbara; y Lula se indigna con su hermana al ver que sólo es amable con los niños porque son los hijos de Ramiro. Socorro se desahoga con Beatriz diciéndole que siente celos de su tía. A Coco se le ocurre que si está de viaje con Salvador podrán estar solos y así decirse todo lo que sienten por él y piensa invitar a Salvador a la campaña que hará con Fernando. Salvador le cuenta a Josefina que Mercedes le invitó a un viaje y que pagará absolutamente todo, y Josefina siente celos pero termina por aceptar su viaje. En casa con Felipe, Socorro mira las fotos del hotel donde se va a hospedar, ella se imagina con Salvador mientras Felipe se imagina bailando con Fernando. Agustina le miente a Felipe diciéndole que está en un spa, mientras realmente se encuentra en una clínica haciéndose un tratamiento. Socorro le deja una nota con dinero a Salvador en su casillero para que viaje con ella y estén juntos, él la lee y no le da mucha importancia porque piensa que es una nota de Mercedes. Josefina se despide de Salvador con un beso, pero termina mordiéndole de la rabia que le da al saber que se va con su cuñada de viaje. Salvador le dice a su madre que viajará a remplazar a un compañero de trabajo, ella le cree y él sale dejando su celular en casa. Ilusionada, Socorro llama al celular de Salvador; María contesta y le dice que no se lo puede pasar porque él acaba de irse al aeropuerto. Socorro se pone muy feliz.

Socorro descubre a su tía Mercedes besándose con Salvador
Gonzalo le dice a Josefina que Mercedes dio un buen dinero por el viaje que hará con Salvador y, de nuevo, él se molesta porque Josefina le dice lo mucho que piensa en Salvador. Fernando recoge a Socorro en su casa para ir al aeropuerto y, más tarde llegan al hotel, que resulta ser el mismo en el que están Salvador y Mercedes y, por poco Socorro se les encuentran dándose un apasionado beso. Ignacio y Juanita le piden a su padre Ramiro que no vaya a trabajar, pero él les dice que deben quedarse con Lula, y ellos, malcriados, dicen que Lula es muy aburrida y que se quieren quedar con Bárbara. Julio César se reúne con Ledesma, quien le dice que debe darles una compensación a los familiares de las víctimas para negociar y que no se lo lleven a la cárcel, y Julio César queda sorprendido cuando Ledesma le dice la cifra aproximada: veinte millones de dólares. Mercedes y Salvador toman el sol, mientras que Socorro y Fernando se arreglan para su sesión de fotos. Socorro hace su estudio de fotos con Fernando. Mientras que Mercedes y Salvador se besan apasionadamente y hacen el amor. Felipe le pide a Julio César que no le cuente a Josefina sobre el trato que hicieron, ya que lo único que es verdaderamente importante es cobrar la herencia. Manuel llega a la casa de Isabel con chocolates, y ella queda encantada. Tratando de olvidar a Salvador, Josefina le pide a Gonzalo que le haga una cita con la nueva adquisición de Latin Lovers, sin embargo, ella solamente está pensando en Salvador y, aunque el muchacho ya está casi sin ropa, ella se arrepiente. Socorro se encuentra en la recepción del hotel con Salvador y, llena de alegría, piensa que él vino por ella y, allí les encuentra Fernando, quien le saluda sorprendido por su presencia. Salvador le dice que vino a remplazar a un amigo en este gimnasio, ellos le cuentan que están juntos porque están haciendo una campaña publicitaria. Cuando se van, Salvador muy nervioso trata infructuosamente de comunicarse con Mercedes en su habitación. Salvador distrae a Socorro para que no vea a Mercedes. Fernando interrumpe diciéndole que les está esperando el fotógrafo, y Salvador respira aliviado apenas se van. Ramiro y Bárbara se reúnen con un cliente que planea contratarla para su publicidad y deciden reunirse esa misma noche con el presidente de la empresa, que es quien dará el sí definitivo. Julio César llega a la casa de Isabel para recoger todas sus cosas, ya que ella le ha pedido que se lleve todo lo que tiene allí y, al abrir la puerta con sus propias llaves, sorprendido descubre a Isabel y Manuel ligeros de ropa, después de que hicieran el amor. Agustina le reclama a Felipe no haber acompañado a Coco al viaje, pero él la evade. A Agustina se le cae su cartera y, de ahí, salen miles de pastillas, y Felipe se queda preocupado pensando que ella está enferma, pero Agustina lo niega. Charo habla con Fernando, él le cuenta que Salvador está en el mismo hotel, ella se molesta y le pide que esté pendiente de que Salvador no le arruine sus planes de conquista. Gonzalo llama a Josefina y le reclama por haber tratado mal al nuevo joven, ella se disculpa y le dice que tiene la cabeza en otro lado pensando en Salvador, y Gonzalo se pone mal. Julio César recoge sus cosas y se va furioso de la casa de Isabel, que se pone muy mal porque todavía le ama, y Manuel la consuela. María arregla a Bárbara para la cita que tiene en la noche con Ramiro y el cliente. A Lula se le cae el té encima de Ramiro, él se quita la camisa enfrente de ella y Lula queda sorprendida. Julio César le cuenta a Josefina lo que le ha propuesto Felipe, ella se pone furiosa y le dice que ellos dos no se aman, que además él es gay y por eso no pueden tener hijos. Julio César queda impactado pero le dice que, aunque ese matrimonio sea una mentira, es bueno que tengan un hijo porque así salvarán la empresa. Manuel va a casa de Salvador y encuentra a Bárbara arreglándose y le pregunta para dónde va y ella le miente diciéndole que esa noche está decidida a que sea su “primera vez”. Felipe llama al doctor de Agustina para preguntarle qué tiene su abuela, y el doctor se niega a darle información sin la autorización de su paciente. Josefina habla con Gonzalo para que la ayude a crear un embarazo falso para Socorro. Fernando llega a la habitación de Socorro con champaña, ella le rechaza diciéndole que es una mujer casada, y Socorro sale a su balcón y en el balcón de al lado ve a Salvador besándose con su tía Mercedes. Salvador también la ve y queda en sorprendido, al igual que Mercedes, que impactadísima le pregunta qué hace allí. Y Coco no puede ni hablar.


Del 24 de mayo al 4 de junio de 2010

por el Canal Caracol