Salvador de mujeres


El miércoles 12 de mayo a las 5 de la tarde se estrenó en el Canal Caracol, ‘Salvador de mujeres’. El Canal Caracol da inicio a ‘Salvador de mujeres’, una novela apasionada, romántica y divertida producida por Televideo y Venevisión, que relata la vida de un boxeador de origen humilde que dejará el cuadrilátero para convertirse en un amante a sueldo. En un elenco con alta cuota colombiana, regresan Ruddy Rodríguez y Alejandra Sandoval a la pantalla, esta vez acompañadas del actor venezolano Carlos Haydon.

Salvador (Carlos Guillermo) es un boxeador que pierde su licencia para pelear por una injusticia y consecuencia es forzado a convertirse en un ‘gigoló’ para mujeres. Es una historia original de Marcela la autora argentina Citterio, llena de alma, pasión, y romanticismo. Todas las mujeres de esta novela, protagonistas y espectadoras por igual, no podrán evitar ser “salvadas” por Salvador, el salvador de mujeres.

Protagonizada por Carlos Haydon, Alejandra Sandoval y Ruddy Rodríguez, esta obra cuenta con un elenco de primera, en el que se encuentran Yul Burkle, Maleja Restrepo, Diana Ángel, Karina Cruz, Gabriel Ochoa, Roberto Vander, Katherine Escobar, Franklin Virguez, Pilar Álvarez, Orlando Miguel, Ana Bolena Mesa, Morela Zuleta, Alberto Quintero, Vicente Tepedino, Mauricio Figueroa, Shirley Marulanda, Lorena Tobar Mcalister y Helga Díaz, entre otros.

“La historia de ‘Salvador de mujeres’ es en sí es una producción innovadora, podría decir que es una historia atípica que refleja un sentimiento común en las mujeres: encontrar a un salvador que las haga sentir únicas. Además la parte de boxeo les va a gustar mucho, contamos con un protagonista súper bello, que va a arrancar más de un suspiro en todas las mujeres”, aseguró Ruddy Rodríguez, quien le da vida a Josefina en la historia. Por su parte, Alejandra Sandoval, quien personifica a su hija en la novela, comentó que “uno de los elementos innovadores de la historia es el conflicto que va a surgir entre las dos. Será un drama y una situación muy fuerte”.

Televideo fue el realizador para Venevisión de esta novela que fue grabada en Colombia, especialmente en locaciones de Bogotá y sus alrededores, explorando al máximo la utilización de exteriores para darle más realismo a la historia.


SINOPSIS:

Luego de triunfar en el ring, Salvador “El Tigre” Valdez pierde su título y la posibilidad de volver a pelear, fruto de las movidas oscuras de Don Carlos, un empresario del box que le tiende una trampa en venganza por haberse negado a firmar un contrato de representación con él.

A punto de perder su casa y sin más opciones para sacar a su mamá y hermanas adelante, Salvador decide aceptar la propuesta de Josefina Álvarez Castillo, la rica propietaria de un gimnasio que le ofrece el trabajo de entrenador personal. En el gimnasio conocerá a su hija, Socorro “Coco” Álvarez Castillo, la famosa modelo con quien él siempre ha soñado. Con el tiempo y sin saberlo, las dos mujeres comenzarán a competir por su amor.

Josefina le propondrá un trabajo extra, bastante inusual y arriesgado, para que pueda saldar las deudas que cada día lo acosan más: convertirse en el amante a sueldo de ella y sus solitarias clientas. Con lo que Josefina no cuenta, es con el sentimiento que Salvador empezará a despertar en ella. Por su parte, Socorro pasará de ignorarlo a encontrar en él un espacio de consuelo que le permitirá olvidar por momentos su fallido matrimonio. Entre Salvador y Socorro, nacerá poco a poco un amor profundo que estará siempre en riesgo debido a la vida secreta del ex-boxeador y la rivalidad latente entre madre e hija.

Salvador se convertirá en un amante a sueldo, pero no será un amante más. Será el hombre más deseado por aquellas mujeres que han sido engañadas, despreciadas y olvidadas. Mujeres que en él encontrarán el cariño, la seguridad y las caricias que les han sido negadas. El mismo “Tigre” Valdez que antes supo dejar el alma y la vida en el cuadrilátero de boxeo, lo hará ahora en el cuadrilátero del amor.


PERSONAJES:

Carlos Haydon es
Salvador “El Tigre” Valdez
De 30 a 35 años. Galán varonil. Capaz de componer dos personajes a la perfección: salvaje y señor. Debería ser el sueño de todas las mujeres llevárselo a la cama. Deseo es lo que sí o sí tiene que despertar. Pero cuando lo conocen todas se dan cuenta que además de pasión es el hombre con el que quieren hablar y sentirse contenidas y escuchadas y profundamente amadas. Hombre simple, de clase humilde y trabajadora, pero con aspiraciones: ser campeón internacional de boxeo. El padre de Salvador era un hombre honesto y de valores elevadísimos. Tras la muerte de su padre, Salvador asume la responsabilidad de ser el “hombre de la casa” y, de algún modo, la de continuar con la transmisión de esos valores, especialmente a su hermana menor, Barbie, tarea que comparte con María, su madre y con Lula, su hermana. Ellas son las mujeres de su vida, su familia. Salvador llegó a ser campeón de boxeo, pero, al comienzo de esta historia, es inculpado injustamente por doping y su carrera queda trunca: lo suspenden por cinco años. Quien provocó esto fue Don Carlos, un hombre siniestro que lucra con el negocio millonario de las peleas profesionales y clandestinas. Don Carlos infinidad de veces intentó tentarlo a que deje a su representante de toda la vida por él, pero Salvador fue contundente. Y por eso le tocó perderlo todo. Al comienzo de esta historia, María, la madre de Salvador, sufre una estafa por lo que no puede cumplir con los pagos de la hipoteca. El Banco está a punto de embargarle la casa donde viven. Salvador pretende obtener el título de campeón de boxeo para sacar a la familia de esta crisis, pero debido a la trampa de Don Carlos, si bien Salvador gana la pelea, le retiran el título y el premio. Los análisis fraguados dieron doping positivo. Viendo imposibilitados sus ingresos fruto de los combates de boxeo, él comienza a trabajar en el gimnasio de la poderosa Josefina Álvarez Castillo. Ella es la madre de la modelo Socorro Álvarez Castillo, una muchacha bonita que es la obsesión de Salvador antes de conocerla. Trabajando en el gimnasio se da cuenta que no le va a alcanzar para saldar su deuda. Y es ahí que Salvador decide aceptar la oferta de Josefina. Ella ofrece cancelar la deuda con el banco a cambio de que trabaje como “personal trainer” en su prestigioso gym (trabajo de fachada) para en realidad ejercer como acompañante profesional. De la noche a la mañana, Salvador se enfrentará con conflictos de todo tipo: especialmente morales. Salvador ejercerá esta “controvertida profesión” sólo el tiempo que le lleve saldar su deuda por la hipoteca de la casa, con Josefina. Salvador permanentemente se verá abatido por los conflictos que este “nuevo trabajo” le genera. Se confrontará con el engaño y la infidelidad, tarea que le resultará muy difícil. Salvador tratará de convencerse de que, lo que hace, es sólo un servicio. Lo que torna a Salvador tan atractivo e irresistible para las mujeres, es justamente que él no está de acuerdo con su rol. Esto lo transforma en un ser extraño que combina una virilidad abrumadora, con sensibilidad, exquisitas y nutridas artes amatorias que aprende día a día, comprensión y verdaderos sentimientos que tiene hacia sus desoladas clientas. De algún modo, Salvador tiene la capacidad de conectarlas con lo que ellas poseen más que con lo que les falta. Con su potencialidad y con la capacidad de elegir o dejar de elegir lo que les pasa, más que con la postura de ser víctimas de las circunstancias. Las mujeres que pasan por sus manos son, de alguna, manera “salvadas” por Salvador. Este nuevo “trabajo” conecta a Salvador aún más con su verdadera y preciada visión de la vida y de las mujeres. Salvador seguirá persiguiendo el sueño de enamorarse profundamente de una sola mujer y con ella formar una familia, aunque su vida no coincide con su deseo más profundo. Deberá sortear inmensos obstáculos para conquistar el corazón de Socorro, la mujer de sus sueños. Ser el amante de otras mujeres y sobretodo el amante de la madre de su amada, será el más difícil, y esto lo perturba porque sabe que la relación con la madre de la mujer que ama hace que la concreción de ese amor sea tan imposible como prohibido. Nuestro héroe atravesará durísimas pruebas que lo transformarán y lo llevarán a valorar aún más las enseñanzas transmitidas por su padre y a entender que buenos y malos hay en todas las clases sociales. Salvador también aprenderá acerca de la vida de los ricos, concluyendo que, a fin de cuentas, todos los seres humanos queremos lo mismo: ser felices y que el dinero puede llegar a ser un impedimento cuando para lograrlo, el acento está puesto sólo allí. Salvador mostrará una sensibilidad especial por detectar en sus clientas lo que es invisible a los ojos. Descubrirá la enorme belleza que hay en cada mujer. Una belleza que no es física, es la belleza de ser únicas y así las hará sentir, únicas. Salvador luchará también por acabar con la carrera delictiva de Don Carlos y así desarticular el negocio de las peleas clandestinas, por lo que veremos cómo se compromete y lucha por una causa hasta el final, dando la vida si es necesario.

Alejandra Sandoval es
Socorro Álvarez Castillo
De 20 años. Una vida acomodada y carente de conflictos al comienzo de esta historia nos da como resultado una joven, caprichosa, sexy, altanera y soberbia. Una consentida con clase, estilo y glamour, pero con mucho ángel porque a pesar de estas características tendrá que ser muy querida por todos. Pendiente de la apariencia y la imagen frente a los demás, pero capaz de quebrarse y mostrar un costado vulnerable. Nace en cuna de oro y sus únicos problemas son la baja resistencia a la frustración al no obtener lo que quiere, cosa que no sucede muy a menudo. Única hija de un matrimonio conformado por Josefina y Julio César Álvarez Castillo, que en apariencia no presentan problemas. Al comenzar esta historia se casa con un candidato al que poco conoce, del que se siente enamorada, pero luego vemos que lo hace también encandilada por el evento social y lo que el casamiento representa: el hecho de jugar a ser una joven casada e independiente. Por ésta acción atolondrada a la que su entorno se opone pero no tanto como para ayudarla a abrir los ojos, traerá graves consecuencias en su vida. Al principio de la historia el cuento de hadas de Socorro se desvanece. Creyendo haberse casado con su príncipe azul, en su noche de bodas, Socorro descubre que Felipe, su novio, es homosexual y que todo lo que vivió con él hasta ese momento fue un engaño originado en la codicia. Felipe es nieto de Agustina, una mujer millonaria y avara que, como condición para cederle su herencia, le pide a Felipe que se case. Como recompensa del engaño, Felipe le ofrece a Socorro parte de su herencia. Socorro cae en la trampa de Felipe y además al poco tiempo descubre el terrible secreto detrás de su urgencia por obtener el dinero: Felipe es un jugador compulsivo. La única persona que conocerá la verdad respecto de la sexualidad de Felipe y de la herencia será Josefina, quien además interviene pidiendo para su hija el triple de lo que Felipe le ofrecía. Lo que más le preocupa a Socorro en realidad, es el bochorno público de este matrimonio fallido, más aún teniendo en cuenta que Felipe no siente atracción alguna por la bella y atractiva Socorro, cosa que Socorro vive como un profundo rechazo hacia su persona. Aún así accede a seguir el consejo de su madre de sacar algún rédito de la penosa situación. Josefina en principio no se entera de la adicción de Felipe al juego. Socorro decide ir tras los pasos de las misteriosas salidas de Felipe, en principio resistiéndose a creer en su homosexualidad, y es allí, en un antro de apuestas clandestinas, donde Socorro se pone en peligro y es rescatada por Salvador, quien no duda en arriesgar su vida para salvarla. Socorro empieza a albergar sentimientos hacia este hombre que considera rústico y de pobres modales. Siente un intenso atractivo por Salvador que se exacerba aún más por su matrimonio infructuoso. El primer gran desengaño de Socorro la conecta con una sensibilidad inesperada, dejando ver cómo ella aprende de las dificultades. Socorro aprenderá a rescatar y a aprovechar las enseñanzas que los problemas esconden. Descubrirá que su familia no era lo perfecta que ella creía. Se enterará que su padre, quien era su ídolo y su referente, engaña a su madre con Isabel, la mejor amiga de Socorro desde la infancia. También algún día descubrirá la doble vida de la madre, el secreto que esconde, esa hermana que tiene perdida. Pero, todo esto la llevará a aprender, a comprender, a perdonar y a dejar de lado las apariencias a descubrir el amor verdadero. Socorro pasará de ser una joven mimada y frívola, a ser una persona capaz de comprometerse y luchar por lo que ama. Buscará ayuda psicológica, primero diciendo que es para sobrellevar su relación con Felipe y luego se dará cuenta de que hay muchos lugares de sombra en su vida. Socorro dejará el miedo y la comodidad y sorteará obstáculos impensados. Mostrará su costado solidario al intentar ayudar primero a Felipe con su adicción al juego, y luego a su padre Julio César, intentando obtener el dinero que éste necesita para levantar una nueva empresa. Luchará con los prejuicios hacia las diferencias sociales y se entregará al amor verdadero, a los brazos de Salvador, hasta que se entere a qué se dedica él y que la mujer que lo inició en el negocio, fue Josefina, su madre.

Ruddy Rodríguez es
Josefina Álvarez Castillo
De 45 a 47 años. Elegante, fina, distinguida, sensual y seductora. Capaz de dominar y de ser dominada en los brazos de Salvador. Una mujer que le gustará tanto a un joven como a un adulto. Y que pueda, así y todo, dejar ver su imagen maternal. Josefina era una enfermera con convicciones y muy solidaria. Fuerte y dispuesta a todo por amor. La vida quiso que trabajando en el hospital, Josefina asistiera a Raúl Pérez Merelles, tras un accidente en la obra en la que trabajaba. Este arquitecto sensible y muy talentoso se enamora de Josefina y son muy felices. Al poco tiempo, Josefina queda embarazada. Raúl y Josefina deciden casarse después de que Josefina dé a luz. Pero la familia del arquitecto es poderosa y no acepta la relación y las diferencias sociales, especialmente, Sara, su madre. Fraguando un accidente que hasta sale publicado en los diarios de la época, Raúl recibe la noticia de la supuesta muerte de Josefina y de su pequeña hija Clara. Hasta asiste a un falso funeral donde ve ambos féretros. Muerto de dolor e incapaz de seguir adelante, decide empezar de nuevo en otro país. La familia decide seguirlo a Francia donde se instalan hasta el presente. Antes de partir, Raúl visita el cementerio y ve las falsas tumbas de Josefina y Clara. Al poco tiempo, Sara Pérez Merelles muere llevándose el secreto a la tumba. Sobreviven los delincuentes que atacaron a Josefina y quienes entregaron a la pequeña Clara (hoy Charo) al empresario que ayuda en la simulación del hecho y dar por cierta la versión del accidente con un comisario y así apagar cualquier sospecha. Josefina sobrevive. Es rescatada por Julio César, un camionero que la encuentra en el fondo de un barranco a miles de kilómetros de donde vivía. Tras las secuelas del accidente, Josefina y Julio se unen para siempre. Josefina tiene miedo de volver y no posee un centavo para iniciar la búsqueda de su hija. La única manera que encuentra para salir es la prostitución, ya que no puede comprobar que es enfermera. Ella tiene pesadillas con la cara de uno de los asesinos al que reconocerá más tarde. Es en ese trabajo de prostituta que le llega una oportunidad a través de un cliente que la aprecia, presentarse al scouting de Miss Mundo y lo logra. Allí, Josefina empieza a armarse para salir adelante en la vida, siempre de la mano de Julio César, a quien le estará eternamente agradecida. Funda un gimnasio último modelo y paralelamente desarrolla la profesión que la ayudó a salir del barro; ésta vez reclutando hombres en vez de mujeres. Josefina considera a las mujeres, guerreras de la vida. Josefina inspira a las mujeres a romper cadenas y viejos mandatos. Dirige un gimnasio de última generación: Body Class Gyms. Paralelamente recluta jóvenes con ciertas características para ejercer el escorting. Principalmente considera el aspecto físico: altamente atractivos y varoniles, que lo que los mueva sea la necesidad y no la promiscuidad, que sean sensibles, inteligentes y con ideales. Absolutamente confiables. Nadie sabe del ejercicio de su profesión paralela salvo los mismos escorts en un pacto de confidencialidad absoluta. Generalmente Josefina ayuda económicamente a estos hombres y luego ellos “pagan” con sus servicios. Socorro es para Josefina la luz de sus ojos, principalmente por la pérdida de su hija Clara (Charo), en manos de las crueles manos de la madre de su futuro marido. Desde que tiene medios económicos la sigue buscando. Cada tanto la llaman para decirle si hay novedades. Descubre la infidelidad de su marido con Isabel, la mejor amiga de su hija a quien trató como parte de la familia. En estas circunstancias se ve su temple. Su capacidad para discernir con mayor frialdad lo que sucede. Aunque al ver que es posible que Socorro salga lastimada, la defiende como una leona defendiendo a su cría. Le preocupa más el posible dolor de su hija que la infidelidad del marido. Josefina también cae bajo los influjos de Salvador, de hecho se sorprende de sentir lo que siente. Le considera un ser especial, angelado y diferente. No puede admitir que su hija pueda tener algo con él, pero llegado el momento, hacia el final de nuestra historia, no dudará en dejar que ella viva esta historia de amor. Su vínculo con Julio César sufrirá una tremenda crisis, pero lo que les une va más allá de una relación marido-mujer. Josefina y Julio César son “compañeros de viaje” y lo serán hasta que la muerte los separe. Josefina descubrirá muchos secretos, entre ellos, que Charo es su hija y que Ramiro es hijo de Julio César. Aprenderá a comprender y a perdonar. Volverá a ver a Raúl, su primer amor, padre de Charo. Esto será verdaderamente un antes y un después en su vida, que la ayudará a cerrar heridas. Josefina dejará de ser una mujer de emociones controladas. Su permiso para las pasiones carnales también se lo dará a nivel emocional. Llorará por todo lo que no lloró en todo este tiempo. Abrirá y limpiará viejas heridas. Se permitirá ser vulnerable. Aprenderá a conciliar la luz y la sombra que hay en su vida.

Diana Ángel es
Charo
De 24 años. Hija no reconocida de Josefina. Pertenece a ese pasado secreto que esconde. Hermosa y avasallante. Con miedo a sufrir por amor e incapaz de amar. Con miedo al abandono. El nombre con el que debería haber vivido es Clara. Charo fue entregada de bebé a Jorge y a Analía, un empresario y su esposa quienes no podían tener hijos, y que por lo tanto criaron a Charo como si fuese su propia hija. Ellos además ocultaron el terrible secreto que la privó a Charo de tener una familia. Antes de morir y movido por la culpa, Jorge dejó un video donde le confiesa a Charo que en realidad ella es hija de Josefina Álvarez Castillo, aunque no revela nada más. Lo que la mueve a Charo es el dolor del abandono, el rencor. Y esos dos motivos son bien fuertes a la hora de planear devolverle al enemigo algo de lo mucho que ella sufrió. Ella desconoce que no fue por propia voluntad de Josefina de abandonarla, sino que se la quitaron, pero la única que sabe el secreto de esa historia es Josefina y lo llevará guardado con mucho dolor en su corazón. Charo es la dueña de una revista de modas que llevará su nombre. De esta manera estará relacionada con Socorro, por su profesión de modelo. Y con Josefina, con quien empezará a tener una relación a través de una entrevista para su revista titulada: “De enfermera a Miss Mundo”. Empezará a concurrir al gimnasio de Josefina y lo utilizará como excusa para observarlas y averiguar más cosas sobre ellas. Ser testigo del amor que Josefina siente por su hija Socorro, que en realidad es su hermana, la hace sentir aún más la falta de esa madre que no tuvo. Y contrata a Fernando, un actor muy ingenioso y de ricos recursos que la ayudará a llevar adelante sus planes de venganza. Charo irá descubriendo la persona increíble que es Josefina. Se despertarán en ella sentimientos de admiración. En oposición a la sed de venganza a la que se aferra por miedo a ser lastimada nuevamente, llevará adelante el plan de destruir el vínculo madre e hija que une a Socorro y a Josefina. Los secretos que descubre son tan destructivos que se verá forzada a pensar si separar a su madre y a su media hermana es lo realmente la liberará del sufrimiento del abandono. Su obsesión se mezclará con la vida de estas dos mujeres que son su única familia. El vínculo que establece con Fernando, el actor que contrata para llevar adelante sus planes, la sorprenderá. Le revelará cosas de ella misma que no conocía y que jamás se había permitido explorar. Al comenzar la historia, Charo es una mujer incapaz de amar. Su corazón sólo tiene espacio para el rencor y la venganza, pero a medida que nos adentramos en la trama, este personaje entrará en conflicto ya que se acerca demasiado a lo que supuestamente va a liberarla y, sin embargo, no se siente aliviada ni feliz. Por el contrario, el tormento se agudiza. De la mano de Fernando, un hombre pintoresco e impredecible que también tiene dificultad para mostrar sus necesidades afectivas, es que veremos la transformación de Charo. Retornar la venganza es muy difícil, pero no imposible.

Roberto Vander es
Julio César Álvarez Castillo

De 50 a 55 años. Es el presidente de una compañía de transporte. Marido de Josefina. Padre de Socorro. Tiene una importante incidencia mediática en su carácter de hombre de negocios. Julio César tendrá tintes de villano más por su infidelidad que por su accionar en la empresa. Elegante y con clase, mujeriego y seductor. Las mujeres siguen cayendo rendidas ante él por su poder. Isabel, la mejor amiga de su hija Socorro, es una de ellas y se convierte en su amante. Pasó los años de su juventud trabajando de camionero para una empresa sin escrúpulos, donde hacer dinero era el único objetivo. Para eso cualquier camino era bueno: Eludir servicios técnicos, extender los horarios de trabajo de los chóferes, ahorrar comprando auto partes robadas. En uno de sus viajes encuentra a Josefina y la socorre, ya que ella empieza a prostituirse para salir adelante, a pesar del pedido de Julio de que no lo haga. Al salir nombrada como Miss Mundo y dejar atrás su triste pasado, la vida de Josefina cambia y quiere ayudar a Julio a salir adelante. Cuando Julio César recibe la oferta de Josefina de fundar su propia empresa, aunque pequeña, Julio no lo duda ni un instante. En vez de camiones, opta por fundar Horizontes, empresa de transporte de pasajeros de mediana y larga distancia. Empieza con un ómnibus, luego dos y así hasta la actualidad. Julio y Josefina se casan cuando los dos se han establecido y tienen a Socorro. Antes de casarse con Josefina, Julio tiene un affaire con su cuñada Mercedes, esposa de su hermano, y ella queda embarazada y jamás confiesa que el hijo que nace no es de su marido. Al tiempo se lo confiesa a Julio César, pero ambos deciden guardar el secreto de quien es el verdadero padre de Ramiro. Como Julio César posee una de las empresas más importantes del país, su agradecimiento hacia Josefina es inconmensurable, su vínculo es afectivo y muy fuerte. Pero, aunque el amor entre ellos existe, la pasión casi ha desaparecido y es por eso que Julio empieza a tener aventuras. Se siente muy culpable, a la vez que necesita sentirse deseado por una mujer y finalmente comete un gran error: posar sus ojos sobre la mejor amiga de su hija. Afrontará una demanda contra su empresa luego de un terrible accidente en el que varios pasajeros pierden la vida. Se descubre su relación con Isabel y esto le destruye, todavía más y se suma en una oscura depresión. Tras el riesgo de perderlo todo y acusado de fraguar los chequeos técnicos de sus vehículos, Julio César está al borde del suicidio. Con el apoyo de su hija, logra aferrarse a un hilo de esperanza y recapitula. Josefina le retira su apoyo por su affaire con Isabel, la mejor amiga de Socorro, pero con el tiempo irá reestableciendo el vínculo. Nuevamente Julio César se levantará de las cenizas y luchará para limpiar su honor. Después de un largo proceso, asumirá su paternidad frente a Ramiro. Y a partir de ahí, sufrirá el dolor de alejarse de Isabel. Julio César aprenderá a envejecer en paz. Dejará de perseguir jóvenes sensuales que le hacen sentir vigoroso y actual. Buscará la luz y la verdad a riesgo de perderlo todo. Se unirá a Josefina y la amará por quien es y no porque fue su benefactora.

Katherine Escobar es
Isabel Hernández
De 22 años. Muy bonita, pero sin llegar a tener la belleza de Socorro. Muy distinguida y con clase. Es la amante de Julio César, el padre de su mejor amiga. Pero, se va a enamorar como nunca en su vida de Manuel, el amigo de Salvador. Isabel nunca fue el centro de atención en su familia. Única hija, nunca le faltó nada material. Siempre rodeada de lujos y viajes. Pero, a nivel emocional, su vida fue muy pobre. Isabel es una carente afectiva que confunde el amor con la búsqueda de un padre que la proteja. En la familia de su mejor amiga Socorro, encuentra todo. A Josefina, una madre fuerte y presente que adora a su hija y por carácter transitivo también a ella. A Julio César, un padre amoroso y demostrativo, que consiente a su hija y la describe como la luz de sus ojos. Es casi inevitable el desenlace que hace que, al transformarse en mujer, Isabel crea que Julio César es el hombre de sus sueños. Un complejo de Edipo no resuelto puede llevarla arruinar la vida de varias personas, la suya y la de su tan adorada “familia adoptiva”. Isabel trabaja de azafata en una renombrada compañía aérea. Realiza principalmente vuelos internacionales. Mantiene una relación amorosa secreta con el padre de su mejor amiga de toda la vida. La relación entre Isabel y Julio enfrenta altibajos y ella, propensa a caer en depresiones, recurre al alcohol para aliviar las penas. Es en estado de ebriedad y cerca de ser asaltada que es rescatada por Manuel. La aparición de Manuel es el primer indicio de lo que un hombre puede generar en ella. Manuel no es su padre ni pretende serlo, Manuel la rescata por sus valores y su compromiso con la vida. Manuel le enseñará a Isabel lo que es estar verdaderamente enamorada. El vínculo con Manuel la ayudará a valerse de sí misma y dimensionar lo atrapada que está en su historia de la infancia. La relación con Julio César la perturba, por traicionar de esa manera a la familia que la trató como una hija. A la vez no sabe cómo prescindir de Julio César. No puede pensar en otra posibilidad más que acapararlo para sentirse amada y registrada por un ser que en su inconsciente es el padre que Isabel nunca tuvo. Isabel intentará viajar cada vez más para alejarse de Julio César. Se involucrará con la historia de Socorro y se acercará a Manuel. Isabel se animará a crecer. Dejará de buscar en cada relación un padre para buscar un hombre. Buscará ser mujer y no una hija. Buscará cometer todos los errores que la lleven a descubrir quien es en verdad.

Yul Burkle es
Manuel

De 30 años. Mejor amigo de Salvador, al que admira profundamente. Excelente amigo, buena gente. Es solidario, tiene un corazón de oro y valora la familia. Manuel es como un perro San Bernardo, siempre listo para ayudar y para acudir a los llamados de auxilio. De hecho confunde servicio con amor. Tiene mucho sentido del humor. Logra reírse de si mismo. Es muy ocurrente. Manuel proviene de una familia humilde, pero no tan unida como la de Salvador. Su padre fue campeón de boxeo y es por eso que hereda esta actividad. Pero, su padre no tuvo cabeza y perdió lo que había ganado, bebía y salía con mujeres. Esto destruyó a su madre. Tiene un hermano que se alejó de la familia. Él hace todo lo posible por no ser como su padre. Trabaja en el club de boxeo y pelea a nivel nacional. Manuel amaba al padre de Salvador y cuando éste muere se une aún más a su amigo convirtiéndose en su “hermano” de la vida. Entrena a niños y a jóvenes promesas de boxeo en el club de box, junto a Pedro Fuentes, el querido amigo y entrenador oficial de Salvador y a quien ambos quieren como a un padre. Se involucra mucho con la vida y peripecias de Salvador y su familia. Se vuelve guardián de Bárbara, que la alienta para que siga con sus estudios. La encuentra terriblemente atractiva, pero entra en conflicto por su edad y porque no quiere afectar la relación con su mejor amigo. Su visión de los ricos es clara: cree que por tener demasiado se aburren y buscan distracciones para llenar el vacío que el dinero no puede llenar. Cree que poseen una moral débil y hacen cualquier cosa con tal de pasarla bien y cree que han perdido el sentido del honor y la familia. Cubre a Salvador en todos sus enredos, sus secretos y sus mentiras, para así proteger a María. Manuel adora a María como a una madre e intenta evitarle disgustos toda vez que puede. Es testigo de la transformación de Bárbara de niña a mujer y empieza sentir cosas por ella que lo confunden. La protege como un hermano mayor. Es muy amigo también de Lula, hermana de Bárbara y Salvador. En su camino se cruza Isabel. Una joven azafata rica y con una confusión muy grande en mente, alma y corazón. No podrá evitar acercarse a Bárbara, pero aunque tiene un desliz, pronto va a descubrir que es apenas una mocosa con aires de mujer. Entonces decide ayudarla, cuidarla y acompañarla a crecer, más que verla como la madre de sus hijos. De su primer acercamiento con Isabel sale lastimado y con una pésima imagen de los ricos. Actúa como es él en cualquier entorno. No se siente inferior, pero lee en los ojos y las miradas del mundo de Isabel, cómo le miran. Se hace un cambio de look, estimulado por Isabel y emulando a su amigo Salvador. Sabe que lo que importa es el contenido de una persona, más que su envase. A pesar de su primer desencanto, no podrá evitar enamorarse de Isabel. Su actitud de rescatista es lo que lo acerca en primera instancia y luego su vocación solidaria se transformará en amor. Manuel vive a la sombra de su amigo Salvador y, de alguna manera, intenta emularlo. Manuel se independizará de esto y si bien su condición de amigo fiel se mantendrá inalterable, será capaz de arriesgarse y buscar aprender de sus propias vivencias más que de las ajenas. Este personaje entrañable mostrará que es un hombre de una sola pieza. Sabrá poner límites y eso lo ayudará a amarse más a sí mismo para poder luego no confundir amor con servicio.

Orlando Miguel es
Felipe
De 30 a 35 años. Es importante que tenga clase y que sea demasiado lindo para ser hombre. Parece dulce y gentil, pero en realidad es un ser torturado por su secreta condición de homosexual y por su terrible adicción al juego. Hará que Socorro viva en un infierno. Al igual que su mujer, vive en la ilusión de que es aprobado en virtud de la imagen que transmite: pánico a ser rechazado y al fracaso. Su familia nunca se ocupó demasiado de él, pues era una pareja muy simbiótica que viajaba todo el tiempo. Sus padres compartían además del vínculo, la profesión. Ambos eran neurocirujanos, investigadores, se admiraban mutuamente y también competían con sus logros. Felipe quedaba relegado en casa de su abuela materna. Viajando juntos a un congreso en Canadá, ambos mueren en un trágico accidente aéreo cuando Felipe tenía 10 años. Y Felipe queda entonces al cuidado de su abuela, una mujer poderosa y limitada emocional. Su vida, vacía del amor incondicional de sus padres, no puede equilibrarse con el cariño de esta abuela rígida. Felipe crece carente del amor y la energía materna. Durante su infancia y adolescencia, empieza a presentar algunos problemas de relación y las actividades que prefiere empiezan a ser sospechosamente femeninas. Detesta el fútbol y ama la decoración del hogar y de los platos que prepara con una elegancia pocas veces vista. Al terminar la secundario, estudia diseño de interiores y se convierte en el elegido de la high society. Posee un estudio de diseño de interiores, al que últimamente tiene muy descuidado. Es que su vacío interior reclama y debe ser llenado con algo. Al no reconocer su homosexualidad, siente una gran presión interna y vuelca, compulsión por reprimirse, al juego. Empieza con sumas chicas hasta que empieza gradualmente a crecer su avidez por jugar. Tiene algunos episodios amorosos en el submundo. Jamás admite frente a su entorno lo que verdaderamente es. No se atreve a perder lo único que tiene. Pánico a ser rechazado y ser aún más excluido. Tiene ataques de ira en los que destruye cosas. Cuando pierde el control, puede ser violento. Esencialmente no es muy valiente. Es más bien desequilibrado. Está casado con Socorro, pero su casamiento es una gran mentira. Su abuela sospecha que su único nieto es homosexual, pero lo niega a ultranza y cree poder modificar su condición tentándolo con herencias millonarias, que lo único que hacen es inclinarlo cada vez más al juego clandestino y su destrucción. Primero le exige casamiento para cederle la herencia de 10 millones de dólares, es así que Felipe engaña a Socorro con tal de obtener el dinero y negocia con ella y su madre para que guarde silencio. Mantiene su adicción al juego en secreto, pero pronto es descubierto por Socorro. Sufren amenazas de muerte. Deudas con el pócker, el casino, el box clandestino. Amenazan con desfigurarle la cara a Socorro con ácido. Todo ha llegado demasiado lejos. La mentira de Felipe corre riesgo de quedar descubierta. El apremio económico del padre de Socorro, vuelve todo a la “normalidad”. Pero la abuela Agustina presiona, que quiere que tengan un hijo para ceder el dinero. Tratamientos infructuosos, entrevistas a otros posibles candidatos, alquiler de vientres, la mascarada de un falso embarazo, la adopción del hijo de alguien muy cercano. Todo puede suceder en la desesperada carrera contra el tiempo de Socorro y Felipe. Felipe empieza siendo un personaje abyecto. Su vileza aparece desde el principio por el engaño del casamiento. Sin importarle más que sus problemas, involucra y destruye la burbuja de Socorro. Ambos serán responsables de su mutuo cambio. Felipe atravesará junto a Socorro un verdadero infierno, pero el alivio que siente al confesar lo que es inmenso. Allí empieza para él un camino nuevo. Una luz de esperanza. Admitir su homosexualidad, le volverá desopilante más que siniestro. Después de una tremenda golpiza, se ríe de sí mismo al notar que las rasgaduras en su exclusiva camisa Armani le preocupan casi más que perder la vida. Socorro le ayudará a buscar ayuda para superar su adicción al juego y le ayudará a enfrentar a su temible abuela Agustina, tal vez de un modo no muy convencional, pero lo hará finalmente.

Karina Cruz es
Lula Valdez
De 20 años. Enfermera, idealista, conservadora y enamoradiza. La mueve un profundo estoicismo que a veces la vuelven apagada y demasiado correcta. Se va a enfrentar a sus propios límites cuando vaya a trabajar de niñera a la casa de Ramiro, el primo de Socorro. Él es viudo. El principal impedimento de esa relación será una promesa que Ramiro le hace a su difunta esposa Ana, de no volver a amar a otra mujer. Y la otra razón tendrá el nombre de Bárbara, que no es otra que su bella hermana. Es bella, pero no se ocupa demasiado de su aspecto. Es más bien clásica, neutra y femenina. La hermana del medio. Ama a su hermano mayor Salvador y protege a su hermana menor Bárbara. Estudió enfermería porque además del servicio, soñaba con enamorarse de un médico, figura que admira y respeta. Todo lo que hace debe ser respetable y correcto. En su infancia y adolescencia fue abanderada de la escuela. Siempre dispuesta a ayudar. En una relación anterior con un practicante de medicina, sufrió mucho. Le ayudaba en sus exámenes y se quedaba con él hasta altas horas de la noche para que no se durmiera. Después, el practicante la dejó por una compañera de estudios. Siempre tuvo problemas para reconocer sus propias necesidades y aún hoy esto le pasa. Quiere enamorarse, pero tiene miedo a sufrir nuevamente. Al morir una paciente en la sala de partos, se hace cargo de la recién nacida, y esto genera un cambio en ella. Despierta un espíritu aguerrido y protector. Esto la lleva a tomar decisiones que van a cambiar la orientación de su vida. Pasa de ser enfermera a ser niñera de tiempo completo. Empieza a sentir cosas por el padre de la niña que cobijó en su corazón. Tiene tanto miedo a enamorarse y no ser correspondida que lo oculta como puede. Tiene miedo de equivocarse otra vez y confundir servicio con amor. Su terrible dificultad de reconocer sus propias necesidades la perturban. Es muy diestra con los niños y descubre una capacidad que desconocía. Sabe contar historias. Sorteará dificultades y tomará decisiones. Viajará con los niños de Ramiro y lo enfrentará más de una vez. Será una figura importante en la vida de Ramiro. Decidirá retirarse más de una vez cuando quieren doblegar su forma de formar y educar a estos niños sin madre. Su mayor conflicto lo va a vivir cuando se dé cuenta que está perdidamente enamorada de Ramiro y él se case con su hermana Bárbara. Tiene una imaginación que nunca había utilizado de esta manera anteriormente. Contar historias le revelará un mundo nuevo. Puede distanciarse y profundizar en su interior cosa que antes le era imposible hacer. Indirectamente y a través de sus personajes, logra auto examinarse y aprender cosas de sí misma. Empieza entonces a volcar sus historias en cuadernos. De la manera más extraña descubre cosas nuevas. Escribe sobre su entorno, sobre las personas que la rodean. Así logrará cobrar valor y que Ramiro la vea como lo que es, una valiosa y bella mujer.

Maleja Restrepo es
Bárbara Valdez
De 17 años. Es hermosa y lo sabe. Está en el último año de la secundario, pero su fuerte definitivamente no es el estudio. Sueña con llegar a ser Miss Universo. Admira a Socorro, a quien ve en todas las revistas y quien está terminando su reinado de Miss Mundo. Va a estar dispuesta a todo para lograr su objetivo. Bárbara era aún pequeña cuando murió su padre, quien la consideraba su pequeño pichoncito. Su dolor fue terrible. Por esa razón todos en su familia la mimaron y la protegieron. Le compraron juguetes y golosinas, en una palabra, la consintieron. Bárbara inconscientemente desarrolló entonces una especie de actitud algo tirana. Si no conseguía lo que quería, decía que su padre era el único que la comprendía. Barbie hizo de su dolor un arma manipuladora, cuando sus hermanos y su madre empezaron a descubrir su juego, empezaron los problemas. Barbie tiene una enorme dificultad para aceptar límites. Para ella la vida es una gran “pizza”, llena de ingredientes que la hacen apetecible y deliciosa. Para ella la vida es estimulante y constantemente busca experiencias nuevas. El choque con el sufrimiento le crea malestar y le crea el deseo de huir y proyectarse hacia el futuro. Ella tiene enorme dificultades, además para escuchar problemas ajenos. Detesta a los desanimados y deprimidos porque eso la obligaría a llegar al fondo de las cuestiones y se produciría el encuentro con el dolor y la oscuridad, cosa que la aterra. Empieza una incipiente carrera de modelo en la agencia de Mercedes y Ramiro. Su objetivo: llegar a lo más alto y ser Miss Universo. No tiene problemas para querer enamorar a quien sea para conseguir su objetivo y va a sufrir por esto. Después de todo, pertenece a la familia de Salvador y, aunque es muy diferente a todos, Barbie es una Valdez. Buscará por todos los medios salirse con la suya y se meterá en uno y mil problemas. Como un cachorro atolondrado andará por el mundo del modelaje. Huirá de su casa y de su familia, ya que siente que quieren apartarla de su sueño. Se relacionará con un hombre sin escrúpulos, a quien Salvador y Manuel tendrán que romperle la cara. Barbie abrirá los ojos y entenderá que querer ser Miss Mundo no es un error. Error es creer que hay que rebajarse y hacer cualquier cosa para lograrlo. En ese camino va a conocer a Ramiro y lo va a enamorar. Claro que su amor, su verdadero amor, es y será siempre Manuel, sólo que ella no se dará cuenta hasta el día en el que le vea en los brazos de Isabel. Barbie desea inconscientemente que alguien por fin desenmascare la felicidad que aparenta y se tome en serio su dolor. Su mecanismo de defensa es la racionalización, que se dispara instintivamente como método para mitigar el dolor. Tras muchas pruebas, Barbie logrará dedicarle más tiempo a la reflexión y al silencio para escuchar sus verdaderas necesidades. Aprenderá a incorporar el miedo y otras emociones consideradas por ella negativas. Barbie crecerá, pero interiormente y finalmente conocerá el amor.

Gabriel Ochoa es
Ramiro

De 27 años. Guapo, perfeccionista y metódico. Su búsqueda de la perfección, le angustia. Exigente consigo mismo y con su entorno. Es impaciente y se irrita fácilmente. Se casó muy joven y ya es padre de tres hijos y viudo. Primo de Socorro, hijo de Mercedes, la tía de Socorro. En realidad él no sabe que es hijo de Julio César y piensa que él es su tío. Se va a obsesionar con la belleza de Bárbara, pero el gran amor de su vida será Lula. Lo separará de Lula la relación obsesiva con su esposa muerta. Hijo de Mercedes y de Rodolfo Álvarez Castillo. En realidad Ramiro es producto de un affaire entre Mercedes y Julio César, el padre de Socorro. Por lo tanto, su padre es en realidad su tío. Rodolfo, su padre, era un hombre muy correcto que logró con muchísimo esfuerzo convertirse en contador. Rodolfo conoce a Mercedes a través de Josefina, ya que es hermano de su novio. Mercedes es una bellísima modelo y Rodolfo se enamora de ella. Pero, Mercedes al conocer a Julio César queda cautivada por el ex camionero que, aunque ya empresario, porque detrás de la elegancia aprendida, Julio César conserva ese tinte, esa desfachatez de hombre rudo y de la calle. Mercedes es también movida por los celos de haber perdido el título de Miss Universo frente a Josefina. Fruto de esa relación nace Ramiro. Rodolfo muere sin saber que Ramiro no es su hijo. Y Ramiro tampoco lo sabe, pero siente una extraña admiración por su tío y siempre se sintió atraído por él. Ramiro atraviesa la terrible etapa del duelo tras la muerte de su esposa. Conversa con su foto. Está irritable, inestable. Por momentos, parece que logra volver a la normalidad. Es muy exigente con sus hijos. Busca la aprobación constante de Ana, fabrica la ilusión de que ella no aprobaría su relación con Lula. Empieza a ver a Ana en todas partes. Su trabajo en la agencia le agota. Ramiro atravesará todas las etapas del duelo: la negación le permite amortiguar el dolor ante la noticia inesperada e impresionante; permite recobrarse. Es una defensa provisoria y pronto será sustituida por una aceptación parcial. La negación es sustituida por la rabia, la envidia y el resentimiento; surgen todos los por qué. Su ira se desplaza en todas direcciones, aún injustamente. Se quejará por todo; todo le vendrá mal y es criticable. Luego responderá con dolor y lágrimas, culpa o vergüenza. Ante la dificultad de afrontar la difícil realidad, más el enojo con la gente y con Dios, surge la fase en la que intentará llegar a un acuerdo para intentar superar la traumática vivencia. Cuando no pueda seguir negando se debilitará, adelgazará y aparecerán otros síntomas y se verá invadido por una profunda tristeza. Este estado, temporal, es preparatorio para la aceptación de la realidad, quien ha pasado por las etapas anteriores en las que pudo expresar sus sentimientos, su envidia por los que no sufren este dolor, la ira, la bronca por la pérdida y la depresión, contemplará el próximo devenir con más tranquilidad. No será una etapa feliz. Será el principio de un nuevo comienzo, a sentir una cierta paz. Podrá hablar de su dolor con quienes le rodean. La vida se va imponiendo. La esperanza es la que le sostiene y da fortaleza al pensar que se puede estar mejor y se puede promover el deseo de que todo este dolor tenga algún sentido; le permitirá poder sentir que la vida aún espera algo importante y trascendente de cada uno. Buscar y encontrar una misión que cumplir será un gran estímulo que alimentará la esperanza.

Alberto Quintero es
Fernando

De 30 años, será amigo de Salvador en este nuevo camino. Actor, comprador, ingenioso y ocurrente. Un gran improvisador. Es adorable. Arriesga, para ganar. Atrevido y muy atractivo. Vive la vida despreocupado y feliz, hasta que sin querer se enamora de la poderosa Charo y empieza a sufrir por amor. Hijo de un presentador muy famoso y de una ama de casa. Casi queda atrapado bajo la sombra de su padre, pero logra eludir ese destino a través del dolor. Fernando descubre a su padre con un periodista en una situación comprometida. Su madre al poco tiempo, es internada en neurosiquiátrico. Entonces Fernando huye y empieza hacer su propio camino. Estudia baile y actuación y se gana la vida así, hasta que responde un aviso en el diario que el detective que trabaja para Charo, publica. Trabaja para Charo como actor, investigador. Es multifacético. Ayuda con sus amplios recursos en llevar adelante el plan de separar a Josefina y a Socorro. Desconoce la motivación de Charo, pero presiona para saber. Es arriesgado por no es un delincuente y no quiere empezar a serlo. Charo se ve forzada entonces a confesarle parte de la verdad. Fernando se empieza sentir atraído por esta mujer bella y misteriosa. Siente que lo único que necesita para sanar su corazón y su alma es hacer el amor más seguido e intenta conquistarla. Consigue empleo como profesor de “Bailes Calientes” en el gym de Josefina. Cada vez se irá involucrando más con Charo. Coqueteará con Josefina y con Socorro, pero su verdadero interés está en esta mujer que no sabe dejarse amar. Lo que le sorprenderá es descubrir que él mismo tampoco lo sabe. Se preocupará más por la calidad de sus experiencias más que por su cantidad. Su carrera de aturdimiento acabará en compromiso. Irá a visitar a su madre internada en el neurosiquiátrico y asumirá ese dolor. Su madre mostrará una enorme mejora con la presencia de su hijo. Ayudará a Charo a transformarse y a su vez eso le ayudará a él en su propia transformación.

Ana Bolena Mesa es
Mercedes

De 50 años. Cuñada de Josefina. Madre de Ramiro. Amante de Julio César en el pasado, con quien tuvo a su hijo, pero ese es un secreto. Mujer de clase alta, ex modelo. Se va a obsesionar con Salvador. Le va a conocer en el gimnasio y cuando se entere su “profesión” será capaz de pagar fortuna por él. El único mérito de Mercedes ha sido ser muy bella y aprender a lucrar con ello. Buscó trepar en la escala social y es evidente que su apariencia la ayudó en el objetivo. Intentó ser Miss Universo, pero no lo logró, ya que perdió ante Josefina. Es por celos que se fijó en el novio de Josefina y con él tuvo un affaire. Nace Ramiro fruto de ese encuentro, pero luego Mercedes lo supera y sigue su vida con Rodolfo haciéndole creer que es su hijo. Secretamente se opera y se extrae el útero porque no quiere tener más hijos y así no arruinar su figura. No nació para ser madre aunque ama y se desvive por Ramiro. Dirige una agencia de modelos junto a su hijo Ramiro, administrador de empresas. Se obsesionará con Salvador. Mercedes se enciende y despliega una sensualidad espectacular. Aparecen nuevamente los celos de juventud en donde siempre triunfó Josefina. Es posible que busque hacerse una cirugía estética y que corra riesgo de vida. Enfrentamientos con su cuñada. Obsesión desmedida por experimentar cosas nuevas. Será Salvador quien le dé un poco de calma a su tormentosa vida. Él será el puente hacia un futuro diferente.

Pilar Álvarez es
María

De 55 años. Madre de Salvador. Una mujer de barrio, simple, sencilla. Le costará el cambio con el que la va a sorprender la vida de la mano de su hijo Salvador. Mujer bastión de la familia. Viene de una familia humilde y trabajadora. De conceptos y valores elevadísimos. Amaba a su marido, con quien construyó una bella familia. Trabajaba en la misma fábrica de cajas donde trabajaba su marido, quien muere en horario laboral por lo cual cobra una indemnización, aunque pequeña, que la ayuda a salir adelante. De grande estudió peluquería, que fue su sueño desde pequeña y con el seguro de trabajo de su esposo, logró comprar los elementos para trabajar de peluquera. Para ella, el estudio es la única posibilidad de salir adelante. Por eso, estimula tanto a Barbie, aunque ésta no acuse recibo. Con Lula ya está tranquila, pues se graduó de enfermera con honores. Salvador ni siquiera terminó el secundario. Él tiene habilidad física. Con su marido lo aceptaron, no sin oponerse al principio. Pero, al ver que Salvador quería irse de la casa, el padre cede y le regala unos guantes de box, que Salvador aún conserva en el que le deja una nota que dice: “Hijo, para que seas un campeón de la vida. Te ama, Papá”. María es una luchadora sin igual. Es valiente a su manera y eso no trae pocos problemas. Juró no casarse nunca más. María nota los cambios que se generan en su apacible familia a partir de la jugada mafiosa de Don Carlos. Sospecha que Salvador haya torcido sus creencias en pos de la tranquilidad económica, cosa que ella no va a permitir. María es estafada por alguien que le ofreció ejercer de gestor en los pagos del banco y todo lo referente a trámites. Pero, este hombre no hace los pagos, estafa a otros y cae preso. El banco no espera. El banco reclama y está punto de embargarle, no sólo la casa, embargarle lo que para ella es su hogar, el que construyó con su amado esposo, hoy muerto. Y ésta se descompensa y sufre un infarto. Salvador saldrá a resolver el gran problema y lo logra. María no sabe cómo y tiene miedo que su hijo haga algo ilegal, que nunca lo permitiría. Es así que empieza a investigar. Sin querer, María obliga a Salvador a ponerse en contacto nuevamente con Don Carlos. Acudirá a Manuel por ayuda, pero él la protege y le oculta información. Es así que acude a Pedro y se sorprende al descubrir a un ser muy sabio y muy especial. Es así que ellos dos se convertirán en unos detectives muy pintorescos y entre ellos nacerá una bellísima y tierna historia de amor que tendrá como rival el hombre más impensado: el mismísimo Don Carlos. María dejará el pasado atrás y podrá volver a enamorarse y tener una vida propia además de vivir a través de sus hijos. La pregunta es con quién, con Pedro, el hombre que puede darle la calma y la tranquilidad, o con el mafioso Don Carlos, que ante ella va a ceder y va a convertirse en una buena persona.

Franklin Virkez es
Don Carlos

Un malvado de alrededor de 55 ó 60 años. De cara difícil y actitud de mafioso. Actitud y gestualidad corporal acorde al estereotipo de El Padrino. Fuma habanos y come semillas de girasol. Proviene de reformatorios. De joven estuvo preso y es en la cárcel donde aprendió a boxear y a ser más astuto. Intentó ser boxeador, hacer una carrera, pero nunca tuvo la rapidez para lograrlo y ni la destreza física para llegar. Conoce todos los artilugios del delito. Se casó con una cantante de poca monta, pero muy bella. Le ha sido infiel hasta el cansancio. Ha escalado en lo social y se ha vuelto alguien notorio que contrata sicarios para no ensuciarse las manos. Aprendió a rozar con gente de la high society. Estudió, se pulió. Pero, el círculo no lo acepta. Lo rechazan pero a la vez lo incluyen por miedo. Él dice que son todos unos flojos, cobardes. Pero, en el fondo, detesta no pertenecer. Tiene una hija que es la luz de su existencia, por ella es capaz de dar la vida. No soporta que le digan que no, por eso se obsesiona con Salvador. En el fondo le envidia porque tiene lo que él nunca tuvo y sabe que si no interfiriera en su carrera pugilística, llegaría a ser campeón mundial. Esto no lo soporta. Detectará que su mujer está cambiada. Hará muchas maldades y correrá peligro de ser desenmascarado por su Salvador. Don Carlos descubre que Victoria, su esposa, “la muy tonta”, según él, tiene un amante, y no sabe quien se puede interesar en esa bella cabeza hueca. Salvador es la respuesta. Esto lo enloquecerá. Sólo que su final es impensado porque hay una luz de esperanza para su vida, allá en el final del camino y esa luz se llama María (la madre de Salvador).

Morella Zuleta es
Victoria

Bella y vistosa. De unos 45 años. Muy buen cuerpo. Practica baile y canto. Fue cantante, pero abandonó su carrera. Una buena mujer con una voz preciosa que se dejó deslumbrar por la comodidad económica que le ofrecía Don Carlos. Ha sido muy, pero muy infeliz a su lado. Una mujer solitaria y con una hija mujer a la que Don Carlos crió como una princesa y que a ella la ignora porque vive por y para el padre. Ella luego no pudo tener más hijos. Quiso adoptar, pero Don Carlos se reía de su pedido. “Chicos rechazados por otros en esta casa no entran”. Busca llenar su vacío y su falta de amor con actividades culturales porque su hija no le da espacio en su vida. Es una muy buena amiga. Conoce a Mercedes en un curso de Arte. Al conocer a Salvador; Victoria empezará a descubrir cosas en ella que jamás había experimentado. Aprenderá que ella no es una víctima y que si lo es puede dejar de serlo. Que sólo depende ella. Esto lo aprenderá de Salvador, que realmente se ha propuesto salvar a Victoria para que la victoria sea su propia vida. Su transformación será absolutamente conmovedora porque podrá reencontrarse con su hija y con ella misma.

Vicente Tepedino es
Gonzalo

De 35 a 40 años. Atractivo, impecable, respetable y serio. Usa unos anteojos muy tentadores que le dan un look elegante y refinado. Aplomado, observador, muy hábil con las palabras. Meticuloso y ordenado. Detesta el conflicto. Por eso funciona como un excelente mediador y es tan buen nexo entre Josefina y el staff de acompañantes masculinos. Se esfuerza por mantenerse tranquilo e inalterable externamente. Pero es una bomba de tiempo. Después de mucho soportar, puede hacer cosas impensadas. Durante la adolescencia, Gonzalo se destacaba como maratonista en competencias intercolegiales. Después a nivel nacional. Aspiraba a participar de las Olimpíadas. Terminando su adolescencia, su familia se mudó a Suiza por el empleo del padre. Gonzalo sufrió bastante el desarraigo. Su carrera como maratonista se vio afectada y además tenía una novia que amaba, mayor que él, relación que sus padres no aprobaban. En Suiza, deprimido y solo, abandona las carreras y decide estudiar diseño gráfico y webs. Se recibió muy joven y ejerció muy poco tiempo. Siguió la carrera para complacer a su padre. Su familia aún vive en Suiza. Gonzalo regresó después de una discusión en la que anunció que quería volver a correr. Al volver, conoce a Josefina casualmente, al encargarle publicidad para su gym. Gonzalo queda obnubilado por ella. Tiene un parecido muy fuerte con su ex novia. Josefina le ofrece trabajar en su gym como preparador físico, además de diseñar las piezas gráficas y de comunicación del gym. Él acepta. Luego de establecer una relación de absoluta confianza con Gonzalo, Josefina le ofrece ser el coordinador del negocio de los acompañantes masculinos. Gonzalo acepta y diseña el site. Está secretamente enamorado de Josefina. Trabaja como asistente de Josefina. Coordina el negocio de acompañantes masculinos. Su rol es principalmente contactar nuevos candidatos, coordinar. Sale a correr para descargar sus energías en medio de la noche. Su amor por Josefina va creciendo. Vive en un loft. Tiene un cuarto secreto forrado de fotos de Josefina que va completando. En este cuarto está toda la carrera de Josefina. Salvador le empieza a dar celos. A los otros acompañantes no les ve como amenaza. Se empezará a obsesionar por Josefina, tanto que se le despierta un tic nervioso. Sus acciones son cada vez más peligrosas. Un día intenta besar a Josefina, que lo toma con ternura pero le dice que por él, ella no siente nada, que le quiere muchísimo y que es un excelente empleado, pero nada más. Un día, hacia el final, Gonzalo se descontrola, la rapta y la dice que ella le ama, que son el uno para el otro, y Gonzalo pierde el control por completo. Gonzalo empieza siendo un personaje controlado y medido hasta que finalmente pierde por completo el control. Se despierta en él un desorden psicológico muy peligroso que puede afectar a terceros y a sí mismo.

Helga Díaz es
Beatriz

De 36 a 40 años. Es psicóloga. Conoce a Salvador a través de Socorro, su paciente. No se compromete, pero al final le puede más la atracción por Salvador que su ética profesional y se convierte en su amante furtiva.

Shirley Marulanda es
Elena

De 24 años. Empleada de Socorro y Felipe. Es parecida a Pocahontas. Vive enamorada de Salvador y sueña permanente con él hasta que en algún momento también su sueño se hace realidad y logra estar en brazos de su ilusión. Es inocente y pícara.

Coraima Torres es
Ana

De 30 años. Esposa de Ramiro. Muere en el parto de su tercer hijo. La mujer que nunca un hombre podrá olvidar. Sencillamente perfecta en lo poco que la vemos y en los recuerdos de su esposo y sus hijos, que la tienen presente en las fotografías que inundan la casa. Mientras vivió, fue una mujer muy bella, amorosa, dulce y perfeccionista.

Mauricio Figueroa es
Don Pedro

De 50 años. Entrenador de Salvador. Enamorado de María, y muy cercano a Salvador y su familia. Es como el papá del barrio. Con alma de impulsador, leal, bueno y con espíritu tranquilo.

Lorena Mcalister es
Doña Agustina

De 65 años. Abuela de Felipe. Millonaria. Con mucha clase y sofisticada. Sospecha que su nieto es gay y, por eso, quiere forzarlo a casarse como condición de heredarle su fortuna y aprovecha la oportunidad porque está enferma y sólo un nieto puede salvarle científicamente la vida. Proyecta un poder absoluto y, a su manera, se burla del mundo. Es dominante.