Doña Bella

Evangelina consigue
casarse con Antonio

Román pretende abandonar a Bella cuando se vaya a la capital
Sergio Solís le muestra a su jefe Roberto Grimaldi que Román Montero gastó miles de dólares en joyas y fiestas para su novia Bella, pero Grimaldi está convencido de que Román coge ese dinero con lo que gana como vicepresidente de la empresa bananera. Después, Román tendrá que viajar a la capital para trabajar en la empresa central, al lado de su jefe (Roberto Grimaldi), por eso, él cree que lo mejor será terminar con Bella, ya que se opone a que ella viaje con él. Además, por teléfono, Sofía de Grimaldi amenaza a Román con quitarle del puesto de vicepresidente, si no deja a Bella y si no se va a la capital, donde pretenden seguir siendo amantes, aunque ella esté casada con el presidente de la bananera (Roberto Grimaldi). Y Bella le insiste a Román para que la lleve con él a la capital, pero éste se opone y, enfurecida, Bella intenta matarle clavándole un puñal, pero él consigue detenerla. Y Bella no quiere quedarse en el pueblo de Agua Hermosa porque sabe que allí todos la desprecian y que ahora no tendrá a nadie que la apoye, cuando Román la abandone. Después, Román descubre al seminarista, Ricardo, a punto de besarse con Bella; y Román enfurece echándole a golpes de allí. Y David (el tío de Ricardo, y empleado de confianza de Román) le ofrece a Bella que se vayan a vivir juntos, ofreciéndole a cambio una gran vida, gracias al dinero que él tiene; pero Bella se opone a irse con él si no le lleva a la capital. Como Román se va de la sucursal del pueblo Agua Hermosa; Román nombre gerente general a Pablo Segovia (el padre de Antonio). Aunque Inés intenta que su novio Andrés también olvide a Bella; él no la ha podido olvidar, a pesar de que ella siempre le rechazó.

Bella consigue la libertad
Andrés Mendoza va a hablar con Bella, pero Román no se lo permite creyendo que es uno de los tantos hombres con los que Bella se ha acostado. Ahora que Román la abandonará; Bella tiene la esperanza de reunirse con su amado Antonio, que tampoco ha podido olvidarla. Antes de irse a la capital; Román le entrega a Bella un maletín lleno de dinero, como recompensa por estar todo este tiempo a su lado; y ella acepta ese dinero recordándole que ella jamás le ha amado y que Antonio Segovia es al único que hombre que ama y que hará todo lo posible por reconquistarle. Cuando Román se va a la capital; su empleada Silvia renuncia a seguir trabajando para él, quedándose al lado de Bella. Y como no soporta quedarse sin Bella y que ella le desprecie; Román intenta dispararla, pero acaba arrepintiéndose. Cuando consigue ser libre; Andrés es el primero en visitar a Bella, que le dice que quiere rehacer su vida junto a Antonio y, si él la rechaza, ella se quedará sola para toda la vida. Aunque no soporta dejar a su amada Bella; Román llega a la capital. Mientras que, Bella regresa a la casa donde vivió con su abuelo, con la idea de volver a ser la Bella que conoció su amado Antonio. Y Pablo y Cecilia temen que su hijo Antonio recaiga en las redes de Bella, pero él dice estar convencido de casarse con Evangelina.

Doña Cecilia desprecia a Bella
Aunque intenta demostrar a los habitantes de Agua Hermosa que ella es una buena mujer y que fue secuestrada por Román Montero, casi nadie la cree. A pesar de que aun no ha podido olvidar a Bella; Antonio no quiere hacer daño a Evangelina y decide seguir adelante con su compromiso con Evangelina, ya que además él no cree en la inocencia de Bella. Aunque Doña Augusta sigue creyendo que Bella es una mujerzuela; el alcalde decide darle el respaldo a Bella para que se sienta a gusto en su regreso al pueblo. Creyendo que encontraría un apoyo en Doña Cecilia (la madre de Antonio); Bella es rechazada por la que creía que sería su suegra, que estuvo de acuerdo con su matrimonio con su hijo hasta que la hicieron creer que Bella se hizo amante de Antonio, al que hizo sufrir por este desplante, además, Doña Cecilia la enfrenta diciéndola que ella es la asesina de su abuelo y que merece la muerte, además, Cecilia e Inés la reprochan que se haya convertido en una mujerzuela, a pesar de que Bella intenta explicarles que ella fue una víctima del miserable de Román Montero. Antes de irse, Doña Cecilia le advierte a Bella que la matará si se atreve a acercarse nuevamente a su hijo Antonio. Y Bella llega defraudada a su casa porque no soporta que Cecilia, que la trataba como a su hija, la rechazó y la despreció, al igual que todas las mujeres del pueblo. Cuando Bella va a enseñarle a Silvia la cascada donde se bañaba; Bella no puede resistirlo y se desnuda para bañarse, sin saber que Antonio la espiaba porque sigue amándola y deseándola. Por la noche, Antonio va hasta la casa de Bella para reprocharla que le haya abandonado por Román Montero, pero ella le explica que él la secuestró y abusó sexualmente de ella, pero él no la cree.

Antonio rechaza a Bella
A pesar de que no la cree, Antonio sigue amando a Bella y la besa apasionadamente. Al día siguiente, Augusta (la mujer del alcalde) le chismosea a Doña Cecilia que vio a Antonio saliendo por la noche de la casa de Bella. Por eso, Cecilia y Pablo le advierten a Antonio que tendrá que elegir entre Bella y familia. Como teme que su hermano recaiga en los brazos de Bella; Inés le aconseja a su amiga Evangelina que se entregue a Antonio antes del matrimonio. Muy a su pesar, Antonio decide ir a la cita que le puso Bella, a la que informa de que tomó la decisión de casarse con Evangelina. Y enfurecida, Bella echa de su casa al cobarde de Antonio, que fue incapaz de enfrentar a su familia por conseguir su felicidad al lado de Bella. En la capital, Román Montero sigue acostándose con la esposa de su patrón, pero él no ha podido olvidar a Bella y sigue obsesionado con ella. Debido al rechazo de Antonio; Bella quiere convertirse en una mujer poderosa y comenzará a llamarse Doña Bella, dispuesta a vengarse de todos aquellos que desconfiaron de ella, prometiéndoselo a su abuelo en su tumba y enterrando al lado la muñeca que la regaló porque quiere convertirse en otra Bella vengativa.

Bella se quiere convertir en una prostituta
Coqueteando con el Comisario Fernández; Bella consigue comprarle una gran casa del pueblo, consiguiendo un diseñador para hacer un lujo de su nueva casa y convertirla en un palacio. Para no perderle, Evangelina se entrega a Antonio y hacen el amor en el bosque. Al día siguiente, Bella va hasta la casa de Evangelina para advertirla que Antonio jamás la amará como la ha amado a ella. Con la intención de vengarse de Antonio; Bella está dispuesta a acostarse con los hombres del pueblo en su nueva gran casa, excepto con Antonio. Por la noche, Bella invita a los hombres más influyentes del pueblo para agradecerles que no la rechazaran, como sí lo han hecho las mujeres. Y Candela y sus empleadas comienzan a temer que su bar decaiga cuando Bella abra su palacio como un burdel de lujo.

Evangelina descubre que está esperando un hijo de Antonio
Bella descubre en plena calle a Antonio besándose con Evangelina. Y Bella le dice a Antonio que jamás podrá ser feliz al lado de otra mujer que no sea ella. Por la calle, Bella se encuentra con Candela y sus empleadas, que la reprochan a Bella que intente arrebatarle su negocio abriendo un nuevo burdel, pero Bella no las hace caso, al igual que cuando Doña Augusta le envía una caja de regalo con estiércol, a lo que Bella le responde con otro regalo enviándola rosas y demostrando así como es cada una y burlándose de ella. Cuando la ve desnuda bañándose en la cascada del río; Antonio no puede resistirse y se quita la ropa y la besa apasionadamente, pero ella le rechaza bofeteándole, recordándole que jamás será suya porque él prefirió a Evangelina. Y enfurecido, Antonio va a acostarse con una de las mujerzuelas del bar de Candela y acaba peleándose con uno de los clientes y, acto seguido, Antonio se va a emborrachar. Como tiene náuseas y mareos, Evangelina le confiesa a su amiga Inés que podría estar esperando un hijo de Antonio, y ésta teme que sus padres se enfaden porque es una familia conservadora que la educaron para llegar virgen al matrimonio. Pero, al hacerse la prueba de embarazo, Evangelina se da cuenta de que está embarazada. A escondidas de sus padres, Consuelo (la hija del alcalde) sigue coqueteando con Fidel y Gaudencio, al mismo tiempo. Enfurecido desde la capital, Román Montero llama por teléfono a Bella para reprocharla que haya montado un burdel, donde se seguirá acostando con hombres a cambio de mucho dinero y joyas. En el bosque, Antonio comienza a forcejear con su novia Evangelina para hacerla suya, pero ella le rechaza, aunque él está desatado y desea hacer el amor desesperadamente desde que vio desnuda a Bella. Y por la noche, Antonio va a acostarse con una de las mujeres del bar de Candela.

Inés se desnuda ante Andrés y hacen el amor
Augusta, Cecilia y las demás mujeres de Agua Hermosa van a reclamarle a Bella que abra un burdel en su pueblo, pero ella no les hace caso y sigue adelante con sus planes. Y Delia se enfrenta a su esposo (el Comisario Fernández) por haberle vendido esa gran casa a Bella, donde está construyendo un burdel. Además, Delia discute con su hijo Joaquín por decorarle la casa a Bella. Para retenerle a su lado, Inés va a la capital a ver a su novio Andrés, que se hospeda en casa de sus tíos porque está estudiando en la ciudad, pero como Andrés no quiere que esté allí, Inés regresa enseguida al pueblo. Pero, antes de irse, Inés aprovecha la noche para seducir a Andrés y denudándose frente a él, ella consigue hacer el amor con su amado Andrés. Al día siguiente, Antonio llama por teléfono a Andrés para reclamarle que se aproveche de su hermana Inés. Más tarde, Antonio se encuentra por la calle con Bella, a la que insulta diciéndola que es una mujerzuela por abrir un burdel, pero Bella le evade. Sin consultarle a Román Montero; Sofía de Grimaldi visita a Bella al pueblo de Agua Hermosa y, así, conocer a la novia de su amante y, aunque Sofía intenta ocultárselo; Bella se da cuenta de que ella es la amante de Román, insinuándola que Román debió de utilizarla para subir puestos en su empresa, además, Bella la dice a Sofía que podría ayudarla a contactar con los hombres más importantes de la capital para que ella no le diga nada a su esposo, el Señor Grimaldi.

Antonio se casa con Evangelina
Con látigo en mano y vestida de negro, Bella aparece en la boda de Antonio y Evangelina para llamar la atención de su amado, pero éste da el sí quiero y se casa con Evangelina, bajo la mirada triste y desafiante de Bella, que al llegar a su casa se derrumba y no comienza a llorar desconsoladamente. Cuando acaba la fiesta de matrimonio, Antonio y Evangelina hacen el amor libremente, aunque él es incapaz de seguir pensando en Bella. Y cuando estaban haciendo el amor, Evangelina le pide a Antonio que no sea tan brusco con ella en la cama, pero él no cede y sigue siendo demasiado pasional. Además, Evangelina siente vergüenza y le pide a Antonio que hagan el amor con la luz apagada. Cuando Román y Sofía estaban haciendo el amor en un jacuzzi; Sergio (un empleado de Los Grimaldi) les hace varias fotografías. Mandado por su jefe Román; David va hasta el pueblo de Agua Hermosa para matar a disparos a Bella, pero él es incapaz porque está enamorado de ella, a la que abraza diciéndola que es incapaz de hacerla daño.

Antonio no puede olvidarse de Bella
El Padre Arteaga les da una prueba de bondad a las mujeres que critican a Bella, entre las que están Cecilia, Augusta, Delia y Graciela, mostrándolas el maletín con una gran suma de dinero que Bella donó a la iglesia. Como no se siente bien haciendo el amor con Antonio; Evangelina decide cancelar su luna de miel. Y por eso, Antonio se refugia en los brazos de una de las prostitutas del bar de Carmela y, mientras hacen el amor, Antonio pronuncia el nombre de Bella. Y su padre Pablo y su suegro Julián encuentran a Antonio siéndole infiel a Evangelina, al verle acostado con una prostituta. Después, Julián le reprocha a su hija Evangelina que descuide a su marido Antonio. Al enterarse de que Sergio les hizo fotos en su encuentro sexual; Román y Sofía mandan a David que le quite los negativos de las fotos a Sergio, al que tienen que amordazar en su propia casa para que no les delate ante Roberto Grimaldi y arrebatarle los negativos. Por su parte, Ricardo(quien iba a ser seminarista y quien hizo por primera vez el amor con Bella) visita a Bella al pueblo y, a modo de despedida, ella le besa apasionadamente para darle celos a Antonio, que se pone furioso y aparta de un empujón a Ricardo. Y Antonio se lamenta por las calles del pueblo porque Bella era la mujer de su vida y no se casó con ella. Después de esto, Antonio va a arreglar las cosas con su esposa Evangelina, que le pide que sea paciente y más cariñoso con ella, ya que él es demasiado pasional cuando hacen el amor, además, Evangelina se da cuenta de que Antonio sigue enamorado de Bella, aunque él lo niega.

Bella se convierte en Doña Bella, la prostituta más prestigiosa
Pasando un mes juntos, Antonio y Evangelina consiguen resolver sus problemas matrimoniales y de cama y, aunque no le había contado nada a Antonio; Evangelina le da la noticia de que está embarazada, ocultándole que ya quedó en estado antes de casarse. Bella sigue teniendo la esperanza de reconciliarse con Antonio, por lo que aún no abrió el palacio-burdel. Pero, Bella cree que perdió para siempre a Antonio, ya que se entera por el Doctor Alcides Guzmán de que Evangelina está esperando un hijo de Antonio. Por su parte, Consuelo (la hija del alcalde) sigue acostándose con Fidel y Gaudencio al mismo tiempo, pero ella decide quedarse con Fidel porque se divierte más con él, aunque Gaudencio dice estar muy enamorado de ella y, por esto, Gaudencio se pelea con éste porque le quitó a su novia. Y Fidel y Aurelio (el amigo de Andrés) van hasta la cascada del río a ver como se baña desnuda Bella, que les descubre y enfurece. Silvia se besa con un policía del pueblo, Benjamín, que la coqueteó desde el principio, pero ella acaba rechazándole. Finalmente, Bella decide convertirse en Doña Bella, la prostituta más prestigiosa de sus alrededores, y está dispuesta a abrir su palacio como burdel.


Del 5 al 16 de julio de 2010

por Antena Nova