¿Dónde está Elisa?

José Ángel se separa de Viviana

Dana visita a Bruno a la cárcel

Dana, mientras duerme, tiene una pesadilla y ve como disparan a Elisa y cae por un precipicio. Además, Dana le dice a Cristóbal que desconfía que Bruno disparara a Elisa, pero Cristóbal y Mariano creen que Bruno es el único culpable. Aunque José Ángel le quiere contar que es gay y que mantiene una relación amorosa con Ricardo; Santiago se lo prohíbe a su padre, chantajeándole con separarse de su lado para siempre, ya que no quiere que sus compañeros se burlen de él por tener un padre gay y tampoco quiere ver sufrir a su madre Viviana. Al encontrar borracha y deprimida a su hermana Cecilia; Viviana le dice que podría llevarse a Eduardo y Flor para que no la vean en ese estado. Y furiosa, Cecilia echa a su hermana de su casa a empujones. Después, José Ángel le dice a Viviana que ya no siente lo mismo por ella, insinuándola que se fijó en otra persona. Y Viviana va a consolarse con su amigo Ricardo, sin saber que él es el amante de José Ángel, quien va hasta el apartamento de éste para buscarla, pero Viviana se opone a irse con su esposo. Al enterarse de que Cecilia contrató al mejor abogado para sacar de la cárcel a su marido Bruno; Mariano le comenta a Nicolás que, si él logra salir de la cárcel, sería capaz de matarle. Por su parte, Dana visita a Bruno a la cárcel, y éste la confiesa que él tuvo secuestrada a Elisa aunque en ningún momento la disparó. Después, Cristóbal lleva de regreso a Dana hasta su casa y, en el camino, ella le pregunta que cómo se hace para seguir con su vida adelante, después de la pérdida de su hija y, al llegar, ella se pone muy nerviosa con las preguntas indiscretas que la hace la prensa. Acto seguido, Mariano le pide a Cristóbal que se mantenga al margen, para que le deje seguir adelante su matrimonio con Dana. Y por la noche, Cristóbal se enreda con su compañera Gisela.

Cecilia convence a Bruno para que cambie su declaración
Viviana se queda a dormir al apartamento de Ricardo, quien se siente muy incómodo porque es incapaz de decirle a su amiga que él es el amante de su esposo José Ángel. Cuando Eduardo le dice a su madre Cecilia que sospecha que realmente su padre Bruno sea el secuestrador de Elisa; Cecilia abofetea a su hijo, para que no siga desconfiando de su padre. Al día siguiente, Cecilia le aconseja a Bruno en la cárcel que cambie su declaración y niegue haber secuestrado a Elisa, haciendo creer al juez que fue obligado por Cristóbal Rivas a contar eso, para poder sacarle de la cárcel. Mientras que, Dana está muy preocupada por su hija menor (Olga), ya que dibujó a Elisa en el río y cayendo por una montaña, cuando nadie la había contado. Y Dana sospecha que Elisa, desde “el más allá”, envía señales a Olga, al igual que lo hizo con ella cuando Dana soñó como disparaban a Elisa y después caía por un precipicio. Cuando José Ángel llama por teléfono a Ricardo para decirle que necesita verle, y eso lo escucha Viviana, a la que siga ocultando quién es su amante, confesándola que se enamoró de esta persona. Y Santiago le aconseja a su madre Viviana que se separe de José Ángel y, en ese momento, ella se da cuenta de que su hijo sabe lo que José Ángel la oculta; pero Santiago no le cuenta quién es el amante de su padre para no hacerla más daño. Por su parte, Bruno es sometido al polígrafo por la Fiscal Adriana Castañeda y, así, saber si él está contando la verdad, aunque ahora sorprendentemente él cambia su declaración (como Cecilia le aconsejó) y niega que él hubiese secuestrado a Elisa, diciéndola a la Fiscal que el Comisario Rivas le presionó para que contara algo que él no hizo. Ajenos a esto; Flor va a hablar con sus tíos Dana y Mariano, que les dice que ella está segura de que su padre (Bruno) no hizo nada malo a Elisa. Y Dana le confiesa a su sobrina Flor que su padre Bruno confesó que él tuvo todo este tiempo a Elisa.

Gisela le pide a Dana que la deje ser feliz junto a Cristóbal
Mariano regresa con Isabel y hacen el amor, aunque él quiere seguir su relación con ella, a escondidas de Dana y su familia. Isabel le pide a Mariano que ya no escondan su relación y que se separe de Dana, pero él se opone a dejar a su familia. Y cansada de que le trate como un objeto sexual, Isabel echa de su casa a Mariano y le exige que no vuelva a buscarla. Mientras que, Dana cree que Elisa podría estar comunicándose con ella y su hija Olga, desde el más allá, intentando decirlas algo; pero Mariano cree que ella está muy nerviosa y que tiene alucinaciones cuando sueña con Elisa. Además, bañándose, Dana se da cuenta de que se la está cayendo al cabello, debido al estrés que sufre. Cuando va a preguntar a Cristóbal sobre la declaración que Bruno cambió; Dana se queda sorprendida al encontrar a Gisela en camisón, en el apartamento de Cristóbal. Al día siguiente, Gisela se cita en un restaurante con Dana para advertirla que deje a Cristóbal ser feliz a su lado, pero Dana la aconseja que eso debería de decírselo a Cristóbal. Para saber si pueden sonsacar a Bruno algo nuevo sobre el secuestro y homicidio de Elisa; Cristóbal y los demás policías le llevan hasta las afueras de la cabaña para llevarle hasta donde disparó a Elisa, pero Bruno niega haberla disparado. Investigando sobre el pasado de Bruno; Briceño (un policía) descubre que fue denunciado por una jovencita universitaria de dieciocho años, que se enamoró de él y que después le acusó de abusar sexualmente de ella. Y al hablar con esa joven, Cristóbal se da cuenta de que el caso es muy parecido al de Elisa, aunque en esta ocasión él no la mató y, además, le dice a Cristóbal que Bruno jamás fue violento con ella.

José Ángel se separa de Viviana
Cuando Viviana le pide que ya decidió separarse de él; José Ángel se va de su casa y lo último que le dice su hijo Santiago es: “te odio”. Por su parte, Cecilia sigue acostándose con su amante Nicolás. Como su hija de 9 años sigue dibujando a Elisa el día que la dispararon; Dana intenta sonsacarle a Olga de dónde provienen esos pensamientos sobre Elisa, pero la niña dice no saberlo, además, Dana tiene esos mismos sueños. Y Mariano comienza a sospechar que Dana se está volviendo loca. Después de la separación entre José Ángel y Viviana; Cecilia enfurece con su ahora ex cuñado José Ángel, aconsejándole que deje a su amante y que regrese al lado de Viviana. Mientras que, Ricardo se siente como un traidor porque tiene que consolar a su amiga Viviana, que no imagina que él es el amante de José Ángel. En la cárcel, Bruno es golpeado por varios presos. En el hotel donde se hospeda, José Ángel y Ricardo se encuentran y se duchan juntos y hacen el amor y, después, llega Viviana y se da cuenta de que su todavía marido está con su amante, sin imaginarse que Ricardo desnudo se encerró en el baño.

Dana se hace adicta a los tranquilizantes
Gisela le aconseja a Cristóbal que se aleje de Dana para poder ser feliz a su lado, pero Cristóbal sigue enamorado de Dana y, poco después, ella le llama para que la ayude y llevan a la psicóloga de éste los dibujos de Olga sobre Elisa y, aunque Dana sospecha que son mensajes de Elisa desde el más allá, la psicóloga no lo cree y supone que la niña canaliza así su dolor por la muerte de su hermana. Mientras que, José Ángel la advierte a Viviana que no intentará volver a su lado y que su matrimonio ya se rompió, y Viviana llora desconsoladamente. Cuando se niegan a venderla tranquilizantes en una farmacia sin prescripción médica, Dana se pone muy nerviosa e insulta a la farmacéutica. Por la noche, Cristóbal vuelve a hacer el amor con Gisela. Después, Cristóbal recibe la visita en su apartamento de Dana, a la que encuentra muy afectada porque se hizo adicta a los tranquilizantes y la lleva de regreso a su casa. Y Dana siente celos al ver a Gisela desnuda en la cama de Cristóbal. En la cárcel, a Bruno le dan una gran paliza por ser un depravado sexual.

Mariano se distancia de Cecilia por defender a Bruno
Dana comienza a sospechar que Bruno no es culpable, ya que él mismo así se lo prometió y, además, Dana cree que Elisa la quiere decir quién es su asesino con sus sueños. Por otra parte, Cristóbal quiere encontrar el revólver con el que dispararon a Elisa para averiguar quién la disparó. Mientras que, Mariano encuentra a su hermana Cecilia muy borracha, ya que no soporta que Bruno esté en la cárcel y, cuando empiezan a discutir, Mariano la confiesa que mataría a Bruno por todo lo que le hizo a su hija Elisa. Y Cecilia le dice a Mariano que a lo mejor era Elisa quién buscaba a Bruno y, como sigue defendiendo a Bruno; Mariano la dice a su hermana que no quiere saber nada más de ella.

Dana cree que Olga podría saber quién disparó a Elisa

Al ver que Olga sigue dibujando los últimos momentos en vida de Elisa; Dana lleva a su hija Olga hasta el lugar donde dispararon a Elisa y, en el bosque, Olga recuerda lo que le sucedió a Elisa, pero en ese momento llegan Mariano y Cristóbal, y Olga tiene un traspiés y estuvo a punto de caer por un precipicio, pero favorablemente Dana la agarró para evitar que cayera. Y Cristóbal se da cuenta de que Olga se dio cuenta de dónde cayó exactamente Elisa. Y Dana sospecha que Elisa, a través de Olga, quiere decirles quién la disparó, ya que está convencida de que Bruno no lo hizo. Al enterarse de los problemas psicológicos de Flor, ya que sufre acoso en el colegio y se corta los brazos y sus piernas al sentirse mal; la Fiscal Adriana Castañeda cree que Flor también podría sufrir acoso de parte de su padre Bruno, pero Cecilia lo niega. Por esto, Cecilia enfrenta a Cristóbal acusándole de estar loco y obsesionado con la muerte de su hija y esposa y que, por eso, él está traumatizado y pretende hundir a su familia acusando a Bruno y, enfurecido, Bruno echa de su oficina a Cecilia. Como Bruno no podrá hacerse cargo del taller desde la cárcel; Viviana tiene que hacerse cargo del trabajo y le pide a Ricardo que se haga su socio, pero él no quiere aceptar la propuesta porque sabe que le rechazará al enterarse de que él es el amante de José Ángel. Por la noche, cuando dormía en la habitación de Elisa; Dana se asusta cuando tiene una alucinación con el fantasma de Elisa, a la que ve sentada en una silla de su cuarto.

Cecilia confiesa a Eduardo que su padre y Elisa fueron amantes
Cecilia le confirma a su hijo Eduardo que su prima Elisa estuvo enredada con su padre Bruno, mientras se acostaba con su primo Santiago, advirtiéndole que Elisa era una provocadora, que con el tiempo también se habría enredado con él (Eduardo). Cuando Gisela le pregunta a Flor sobre su relación con su padre Bruno; Flor la confiesa que su padre jamás intentó sobrepasarse con ella. Para evadir sus problemas, Eduardo se encuentra con su primo Santiago para fumar marihuana. Con ayuda de su empleada Lupita, Dana lleva a una vidente a su casa para escuchar psicofonías y averiguar si el espíritu de Elisa ronda la casa y, aunque al principio no escuchaban nada, acaban oyendo una voz distorsionada, como si fuera Elisa, pero no consiguen descifrar lo que dice; y todo esto Dana se lo oculta a su esposo Mariano, ya que cree que ella está enloqueciendo. Por su parte, Cecilia vuelve a buscar a su amante Nicolás, que la rechaza por defender lo indefendible, ya que no soporta que defienda a su esposo Bruno; pero ella se desnuda, y Nicolás no puede resistirse y hacen el amor. Por la noche, Dana vuelve a dormir en su cuarto con Mariano e intentan hacer el amor, pero ella no se siente capaz de mantener relaciones sexuales con él, por lo que Mariano enfurece al ser rechazado; pero es que Dana no ha podido olvidar a Cristóbal, al igual que él, a pesar de que se esté acostando con Gisela.

Cecilia intenta demostrar que su esposo Bruno es inocente
Gisela le aclara a Mariano que ella está viviendo con Cristóbal, por lo que él ya no tiene nada con su esposa Dana. En la playa, a Gisela se le pierde el perro de Cristóbal (Baltasar), y el perro llega hasta Dana, que llama a Cristóbal para devolverle a su fiel compañero canino; pero Cristóbal no la coge el teléfono porque está con Gisela buscando al perro, por eso, Dana se queda cuidando toda la noche de Baltasar, el perro. Y al día siguiente, Dana lleva al perro al apartamento de Cristóbal, pero es Gisela quien la recibe y, en ese momento, Dana siente celos al enterarse de que Gisela está viviendo con Cristóbal. Pasados dos meses, comienza el juicio en contra de Bruno por haber secuestrado a Elisa y, allí, reaparece su alumna Lorena Sandoval (que después de hablar con Cecilia) dice que ella intentó mantener una relación amorosa con Bruno pero él no se dejó, aunque debería de contar que fue acosada por Bruno cuando ella era una niña, como así se lo contó al Comisario Rivas. Y después, Cecilia le entrega a Lorena Sandoval un sobre con una gran suma de dinero para que no atestiguara en contra de Bruno. Y la Fiscal Adriana Castañeda está segura de que Cecilia chantajeó a Lorena Sandoval. Además, el abogado de Bruno y Cecilia le sonsaca a Dana que ella fue amante de Cristóbal, ya que quieren culpabilizar a Cristóbal de haber obligado a Bruno a contar que él secuestró a Elisa. Para que no tengan que enterarse a través de la prensa, Dana tiene que contarles a sus hijas Cristina y Olga que ella mantuvo una relación extramatrimonial con Cristóbal.

Dana comienza a sospechar que Bruno es inocente
Aunque muestran el video en el que Bruno confirma que mantuvo relaciones sexuales con Elisa y que estuvo con él durante su desaparición; en el juicio Bruno niega que eso sea cierto, haciéndole creer al juez que él fue presionado por Cristóbal Rivas para confesar que tenía a Elisa. Por esto, Dana comienza a sospechar que Bruno es inocente y que no mató a Elisa, además, Dana tiene un sueño premonitorio, en el que ve a Elisa yéndose feliz con Bruno y, por esto, sospecha que Elisa no fue asesinada por su tío Bruno. Más tarde, Dana se enfada con Mariano al enterarse de que él tiró los dibujos que hizo Olga sobre Elisa, con la intención de no seguir atormentándola. Por su parte, José Ángel le recrimina a Ricardo que sea tan evidente y le mire fijamente en un lugar público y, en ese restaurante, Mariano llega con su amante Isabel. Y Mariano se sorprende al ver cenando a José Ángel con Ricardo. Después, Mariano también se sorprende cuando Isabel le dice que no quiere nada con él porque comenzó una relación con otra persona. Continua un día más el juicio contra Bruno; y Cecilia confiesa que Bruno la llamó para pedirla ayuda porque Cristóbal Rivas le llevó a Bruno hasta la cabaña para golpearle e intentar sonsacarle que él era el culpable, aunque en ningún momento Cecilia cuenta que Bruno la confesó que él tenía a Elisa en la cabaña. Estando en la casa con su amigo Ricardo; Viviana se sorprende al encontrar el anillo de José Ángel en el baño de su apartamento, y Ricardo le hace creer a Viviana que José Ángel le buscó para consolarle porque estaba deprimido por todo lo ocurrido. En el juicio, el abogado de Bruno acusa a Cristóbal de agresivo, mostrando una grabación de Cecilia, en la que discutía con él y éste la sacaba agresivamente de su oficina.


Del 21 de junio al 2 de julio de 2010

por Telemundo