Pandillas, Guerra y Paz II

El Padre Miguel deberá
abandonar la iglesia

Todo parece indicar que la suerte no está de lado del Padre Miguel (Roberto Cano), pues el Consejo Eclesiástico tomó una determinación sobre su conducta y decidieron que debía abandonar la iglesia del barrio para que se fuera al Seminario Mayor durante dos años a reflexionar. De otra parte, los supuestos líderes espirituales planean la manera de ganarse la confianza de la gente de la fundación para poderse quedar con ella y así seguir estafando a la gente. Además, la pandilla de Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) recibe con emoción a Carroloco (Adrián Jiménez), quien después de volarse del hospital y de robarse un carro, llega hasta el barrio.

El Zarco y El Ángel intentan rescatar a Tetris
Luego del trato que hizo con Raquel (Marisol Castaño), el Zarco (Anderson Ballesteros) le pide ayuda al Ángel para que lo acompañe a sacar al Tetris (Rafael Uribe) del hospital en donde lo tienen. Éste acepta y al llegar al lugar amedrantan al Coronel y algunos doctores que se percatan de lo sucedido y entran a la habitación de su jefe. Mientras esto sucede, Ricardo (Juan Sebastián Calero) asiste con Silvana al sorteo de donativos para fundaciones, allí se encuentran con Bernal, quien intenta convencer una vez más a su hija de que no ande con esa gente, pero ella hace caso omiso y por el contrario, termina besándose con Castro. Shirly se da cuenta y promete vengarse de la joven. Además, Maryury (Luz Patricia Sánchez) recibe una carta de un admirador secreto.

Shirly y Catherine desaparecen, Ricardo y sus secuaces hacen hasta lo imposible por encontrarlas
Luego de escuchar un mensaje de voz en el celular de Pecueca (César Augusto Serrano), en donde Catherine (Angie Trujillo) pedía auxilio porque las estaban secuestrando, Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero) y los muchachos van hasta el lugar en donde vieron a Shirly y su amiga por última vez. Con fotografías de ambas le preguntan a la gente sobre su paradero. De otra parte, Simona (Jackeline Henríquez), desesperada por conseguir dinero, entra al Centro Espiritual Jupiteriano y se roba el computador de estos impostores. Además, Juliana (Carolina Sabino) le entrega a Susana (Susana Bolívar), Blanca (Desney Bernuis) y Maryury (Luz Patricia Sánchez) un cheque con una buena cantidad de dinero que donaron para la Fundación. Y el Obispo llama al Padre Miguel (Roberto Cano) para llamarle la atención, pues él tenía que estar en el Seminario Mayor y no en el barrio.

El Padre Miguel se ve obligado a renunciar a los hábitos sacerdotales; Simona decide volver a robar
El padre Miguel (Roberto Cano) recibe una llamada del Obispo, quien lo cita para hablar sobre su continuidad en la parroquia del barrio. En medio de la conversación, el padre Miguel se entera de que debe abandonar el barrio e irse a un tiempo de reflexión. En total desacuerdo con la decisión, éste decide dejar los hábitos. Por otra parte, Simona (Jackeline Henríquez), muy desilusionada por la desaparición de su hija Shirly, decide volver a las malas andanzas y entra a robar al templo ovni de los Jupiterianos.

Mónica escapa y El Zarco asesina a su amigo El Ángel
Mónica (Yesenia Valencia) logra soltarse de los lazos con los que la tenía amarrada Raquel (Marisol Castaño) y escapa, busca la manera de llegar a la Fundación, en donde la ayudan a recuperarse. Raquel por su parte, se enfada al darse cuenta que su rehén se fugó. De otro lado, el Zarco (Anderson Ballesteros) asesina al Ángel, pues estaba seguro que éste lo iba a traicionar. Además, Simona (Jackeline Henríquez) le entrega el computador que se robó de la secta jupiteriana a Juliana (Carolina Sabino) y a Susana (Susana Bolívar), quienes lo revisan y se dan cuenta que estas personas son unos estafadores. Y mientras Shirly despierta sin entender porque está amarrada, el capitán de la policía le revela a Castro (Juan Sebastián Calero) y sus muchachos que a sus amigas las tienen unos traficantes de órganos.

El viejo Javi regresa para ayudar a Shirli y a Catherine
Luego de visitar al Divino en el manicomio, ‘el viejo Javi’ (Freddy Ordoñez) va hasta el lugar en donde tienen secuestradas a Shirli y a Catherine (Angie Trujillo), en medio de un enfrentamiento de disparos logra ponerlas a salvo. Sin embargo, mientras intenta huir del lugar, se encuentra con Ricardo Castro (Juan Sebastián Calero), quien no sale de su asombro, pues al igual que todos sus amigos lo creían muerto. De otra parte, la gente del barrio, liderada por don Guillermo (Edward Harman), protesta para que el Obispo no se lleve al Padre Miguel (Roberto Cano). Además, el Zarco (Anderson Ballesteros) y Raquel (Marisol Castaño) dejan a Tetris (Rafael Uribe) abandonado en un centro comercial para poderse quedar con todo el dinero de éste.

El Zarco y Raquel encuentran la caleta de Tetris, pero son sorprendidos por la policía
Luego de descubrir la caleta del Tetris (Rafael Uribe), el Zarco (Anderson Ballesteros) y Raquel (Marisol Castaño) son sorprendidos por la policía en la supuesta agencia de modelaje. Entre tanto, Guillermo (Eduardo Harman) cegado por los líderes espirituales empieza a empeñar los objetos de valor que tiene en su casa para poderles dar un aporte. Además, Javier (Freddy Ordoñez) intenta convencer a los muchachos de la pandilla, especialmente a Rasputín (Jose Herley Rojas), quien se siente engañado, que lo entiendan y que vuelvan a ser los mismos de siempre. Y Divino en un descuido de los guardias y los médicos del manicomio escapa.


Del 21 de junio al 2 de julio de 2010

por el Canal RCN