¿Dónde está Elisa?

Cecilia asesina a Bruno

Dana sospecha que Cecilia es la asesina de su hija Elisa

Viviana se pone furiosa con José Ángel y Ricardo al enterarse de que son amantes y jura vengarse de ellos. Y a pesar de estar enamorado de Ricardo; José Ángel termina su relación con él porque Viviana sufrió mucho al verles juntos. Más tarde, José Ángel le pide ayuda a la Oficial Gisela contándola que cree que su hijo Santiago está involucrado con una pandilla anti-gays. Pero, Santiago se opone a hablar con los policías, pero Cristóbal le avisa que podría ir a la cárcel si sigue golpeando a gente por ser homosexual. Aunque la charla con los policías, le hace recordar a Santiago los buenos momentos cuando jugaba con su padre al baloncesto cuando él era un niño. Por otra parte, Eduardo les lleva a sus tíos Mariano y Dana videos caseros que él mismo grabó, donde aparece Elisa disfrutando con la familia. Al día siguiente, Viviana visita a Ricardo para preguntarle cuando fue la primera vez que se acostó con José Ángel, respondiéndola que fue en su viaje a Barcelona (España). Y Viviana le reprocha a Ricardo que se enredara con su esposo José Ángel, augurándole a Ricardo un futuro en el que se quedará solo. Buscando una pista para saber si sus padres son culpables del secuestro y homicidio de Elisa; Eduardo y Flor buscan en el armario de su madre Cecilia, que les descubre y, enfurecida, les echa de su cuarto. Más tarde, Dana le dice a Cristóbal que sospecha de Cecilia sobre la muerte de Elisa; y éste promete investigar a Cecilia; después, él la dice que romperá su relación amorosa con Gisela, ya que sigue amándola a ella (Dana), con la que quiere rehacer su vida.

Briceño, mandado por Mariano, intenta matar a Bruno
Nicolás, enfurecido, va a la casa de Bruno, creyendo que él es el asesino de Isabel, aunque fue su esposa Cecilia. En una manifestación de gays, la banda de Santiago (que son anti-gays) intenta golpear a todos los gays que se manifestaban, pero favorablemente Santiago se arrepiente y avisa a la policía, pero un miembro de la banda le descubre e intenta matarle, pero José Ángel (que estaba en la manifestación) defiende a su hijo y, después, la policía detiene a algunos miembros de la banda. Sin saber que podría perjudicarla, Eduardo le cuenta al Comisario Rivas que cuando su madre Cecilia descubrió que encontraron las cosas del secuestrador de Elisa; ella se fue de la casa corriendo y muy nerviosa. Mandado por Mariano, Briceño intenta matar a Bruno en un garaje, pero Cristóbal consigue apartarle para que esquivara la bala, y luego Briceño huye, y Cristóbal se da cuenta que el estúpido de Briceño quiso meterse a sicario, pero Cristóbal quiere proteger a Mariano porque se da cuenta que está cegado por el dolor de haber perdido a su hija. Y por las amenazas, Bruno comienza a sospechar que Mariano está intentando matarle. Mientras que, Dana le pregunta a Cecilia que si ella sabía que Elisa tenía una relación amorosa con Bruno, que aunque lo niega, Dana no la cree y se da cuenta de que Cecilia siempre le ha encubierto en todo a Bruno. Por su parte, Viviana le cuenta a su hermano Mariano que José Ángel la abandonó porque es homosexual y tiene una relación amorosa con Ricardo.

Dana sueña que Cecilia mató a Elisa
Cuando descubre que José Ángel le fue infiel a Viviana con Ricardo; Mariano llega enfurecido a su empresa y despide a José Ángel. Al enterarse de que intentaron matar a su padre, Flor se pone muy nerviosa y se raja las piernas y los brazos con una navaja y, por eso, tiene que ser hospitalizada una noche entera. Y cansado de las disputas de sus padres; Eduardo va a hablar con el Comisario Rivas para pedirle que le ayude a él y a su hermana a salir de su casa. Y Eduardo se va a vivir con su primo Santiago a la casa de su tía Viviana porque ya no soporta a sus padres. Por la noche, José Ángel regresa con Ricardo, con el que se consuela contándole que Mariano le despidió del trabajo. Mientras que, Dana tiene otro sueño premonitorio, en el que ve a Elisa huyendo y siendo disparada por Cecilia y, de inmediato, ella va a contárselo a Cristóbal, que la pide que la deje llegar hasta el final de la investigación para poder descubrir a Cecilia como la asesina de Elisa.

Bruno se opone a traicionar a su esposa
Flor y Eduardo se hospedan en la casa de su tía Viviana, oponiéndose a volver a ir a vivir con sus padres. Y Flor le dice a su padre Bruno que no quiere volver a su casa porque tiene miedo a su madre Cecilia. Por otra parte, Dana le cuenta a su marido Mariano que su hermana Cecilia disparó a Cecilia, ya que ella lo vio en un sueño, pero Mariano cree que es una absurda alucinación de Dana, que le reprocha que su familia siempre haya estado obsesionada con el poder, el estatus, el éxito y el dinero, diciéndole que se arrepiente de haberse involucrado con él y su familia, y Mariano se pone furioso con ella y no cree en sus sueños. Y en ese momento, Dana le dice a Mariano que no pueden seguir manteniendo su farsa de matrimonio. Más tarde, Dana recibe la visita de Gisela, que la pregunta si ella sigue enamorada de Cristóbal, pero Dana es incapaz de contestarla, y Gisela le pide a Dana que no busque más a Cristóbal. Planeando entregarse a la policía al día siguiente, Cecilia y Bruno hacen el amor apasionadamente esa misma noche. Mientras que, Eduardo tiene una pela con su primo Santiago, ya que Santi dice que Bruno era un cerdo asqueroso que se enredaba con Elisa. Al día siguiente, la Fiscal Adriana Castañeda le dice a Bruno que ella sabe que su esposa Cecilia asesinó a Elisa e Isabel, pero pidiéndole que atestigüe en su contra en el juicio, prometiéndole que le reducirían a él su condena en la cárcel, ya que él también será encarcelado por el secuestro de Elisa; pero Bruno se niega a hablar mal de su mujer. En el trabajo, Ricardo y Viviana se vuelven a reencontrar, y Ricardo le dice que jamás se va a perdonar a él mismo haberla engañado.

Cecilia envenena a Bruno
Santiago le cuenta a su madre Viviana que tienen que agradecer a su padre José Ángel que le salvara la vida, ya que los miembros de su pandilla anti-gay intentaron matarle. Por otra parte, Cristóbal va a interrogar a Nicolás, contándole que encontraron las huellas de Cecilia en las llaves que escondía Isabel, aunque Nicolás le dice que no cree que Cecilia fuese capaz de matar a Isabel y a Elisa. Mientras que, Dana está decidida a rehacer su vida junto a Cristóbal, por eso, ella le pide a Mariano que se divorcien. Y Mariano intenta hacerla recapacitar diciéndola que entiende que él fue el culpable de lanzarle a los brazos de Rivas por su infidelidad con su secretaria Isabel, y la dice que él está dispuesto a perdonarla para volver a ser felices, pero Dana no quiere. Por la noche, Cecilia envenena con un vino a Bruno para matarle por haberla traicionado, ya que se dio cuenta de que él la ocultó una llamada telefónica de la Fiscal Adriana Castañeda. Y después de que Cecilia y Bruno hicieran el amor apasionadamente, él se bebe la copa de vino y Bruno comienza a sentir molestias y se desmaya, mientras que Cecilia le recrimina que la mintiese. Mientras que, Eduardo y Santiago celebran la graduación para entrar a la universidad. Celebrando en una cena el cumpleaños de ella; Gisela se da cuenta de que Cristóbal no la ama y que la rehuye porque su corazón escogió a Dana y, así mismo, Cristóbal se lo confirma.

Cecilia asesina a Bruno
Ricardo se refugia en su amigo Gabriel, que le incita a esnifar cocaína y después intenta besarle, pero Ricardo le rechaza porque sigue enamorado de José Ángel. Por otra parte, Cecilia (llorando) dispara en la boca a Bruno, al que durmió con un somnífero, y prepara toda la escena del crimen para hacer creer a la policía que Bruno se suicidó.

Mariano se da cuenta que es demasiado tarde para matar a Bruno
Cristóbal le confiesa a Gisela que sigue amando a Dana, terminando así su relación con ella. Después de ducharse para quitarse la sangre con la que se manchó matando a su marido Bruno; Cecilia va hasta el apartamento de Dana y Mariano para felicitar a su hijo Eduardo y a su sobrino Santiago, ya que ambos se graduaron. Ajenos a esto, Eduardo y Flor le dicen a su madre Cecilia que temen que con sus discusiones creen que podrían llegar a matarse. Aprovechando que Cecilia está festejando con sus hijos, Mariano y Nicolás van hasta la casa de ésta. Y Mariano va a matar al que cree como el asesino de su hija Elisa, pero sorpresivamente encuentra a Bruno suicidado, envuelto en un charco de sangre. Mientras que, Dana le dice a Cecilia que sabe que ella mató a Elisa y que pagará por todo el daño que ha hecho.

Cecilia le hace creer a la policía que Bruno la confesó que mató a Elisa
Al regresar a su casa, Cecilia llama a la policía para avisarles de que encontró muerto a su marido Bruno. Pero, Cecilia se sorprende porque no encuentra la escena del crimen como la dejó preparada, sin imaginarse que Mariano fue para matarle y movió al cadáver. Cuando la Fiscal Adriana Castañeda y Cristóbal interrogan a Cecilia; ésta les hace creer que Bruno la confesó que él mató a Elisa. Y Dana y Mariano les cuentan a Eduardo y a Flor que su padre se suicidó y, en ese momento, Flor se derrumba y llora desconsoladamente abrazándose a su hermano Eduardo, que también comienza a llorar y a lamentarse.

A Bruno le realizan la autopsia
Cecilia, entre lloros, le relata al Comisario Rivas que Bruno la contó que él mató a Elisa, pero Cristóbal no la cree y se da cuenta de que ella está mintiendo. Mientras que, Dana no puede creerse que Bruno se suicidará, cuando ella sabe que Cecilia asesinó a Elisa. A pesar de la indiferencia de Cecilia en estos últimos días; Nicolás va a consolarla, sin imaginarse que ella es la asesina de Elisa, Isabel y Bruno. Cuando la policía se lleva al cadáver de Bruno; aparece Eduardo, que le destapa para verle, pero Cecilia no se lo permite para que no sufra más por su padre. Y al hacerle la autopsia, el médico forense cree que se suicidó, pero ven que la pistola fue forzada cuando se disparó en la boca.

Cecilia huye con su hija Flor
Cecilia le pide disculpas a su hermano Mariano por no haberle creído cuando la aseguraban que Bruno fue el secuestrador y asesino de Elisa. Aunque Cecilia pretende hacerse la víctima, Dana sabe que Cecilia es la asesina de Elisa. Al hacerle la autopsia, el médico forense avisa a Cristóbal de que Bruno tenía varias dosis en su sangre de calmantes, por lo que él era incapaz de haberse suicidado, ya que estaba inconsciente, por eso, Rivas está seguro de que Cecilia asesinó a su esposo. Mientras que, Cecilia consuela a su hija Flor, que llora desconsoladamente por la muerte de su padre Bruno; y ésta le hace creer que él mismo la confesó que mató a Elisa. Y después de que Viviana la avisara que la estaba buscando la policía; Cecilia se cuela en la casa de Dana y se lleva a su hija Flor, aunque para ello tiene que enfrentar a Dana, dándola un empujón para poder huir, además, Cecilia estaba enfurecida y estuvo a punto de llevarse por delante a Dana, ya que quería impedir que Cecilia se llevara a Flor. Además, Cecilia se llevó el coche de su hermano Mariano, quien avisa a Cristóbal de que en la guantera del coche tiene un arma.

Cristóbal le cuenta a Mariano que Cecilia mató a Bruno y Elisa
Cristóbal intenta encontrar a Cecilia y, en el coche, Mariano le acompaña, y Cristóbal le confiesa a Mariano que su hermana Cecilia asesinó a Bruno y también a Elisa y, en ese momento, Mariano tiene náuseas. Y Dana sigue en coche a Cecilia (que va acompañada de su hija Flor), pero Dana las pierde. Mientras tanto, Eduardo llora en la soledad de su cuarto, recordando cuando su madre perdía los nervios borracha y cuando vio a su padre sin vida. Y Cecilia lleva a su hija Flor a una antigua bodega de los Altamira, donde pretende esconderse y la advierte a su hija que no vuelva a nombrar a Eduardo porque es un traidor, que la delató ante la policía.

Cecilia le confirma a Mariano que ella mató a Elisa
Flor se da cuenta de que su madre Cecilia está totalmente desquiciada y, en un descuido, la quita el teléfono y avisa a su tío Mariano que está en las bodegas antiguas de los Altamira. Por su parte, la Fiscal Adriana Castañeda les dice a Viviana y Nicolás que Cecilia asesinó a Elisa, Isabel y Bruno. Mientras tanto, Cristóbal intenta detener a Cecilia, pero ella se opone y, con pistola en mano, amenaza con matar a su propia hija, si él no se va y, por esto, Cristóbal tiene que irse de allí porque Cecilia comienza a dispararle desesperadamente. Y Flor se queda muy sorprendida de lo que le acusan a su madre, ya que Cristóbal la dice que saben que ella es una asesina y que mató a Elisa, Isabel y Bruno. Después, Mariano entra a la bodega y consigue que Flor huya de su madre. Acto seguido, Mariano consigue que Cecilia le confirme que ella mató a Elisa al enterarse de que se acostaba con su marido Bruno. Más tarde, en un forcejeo entre Cecilia y Mariano, se dispara la pistola.

Cristóbal arresta a Cecilia
La pistola no hiere ni a Cecilia ni a Mariano, pero en ese momento, Cecilia comienza un tiroteo con la policía y, después de que Cecilia hiriese de bala a Gisela en la pierna; Cecilia se interna en el bosque e intenta huir de la policía, mientras les dispara, pero uno de los agentes consigue disparar a Cecilia en la pierna y cae al suelo y, en ese instante, Cristóbal la encuentra y la arresta, a pesar de que ella intenta dispararle, pero favorablemente Cecilia se quedó sin balas en su pistola. Cuando Mariano regresa a su casa, él les pide a sus sobrinos Flor y Eduardo que se queden viviendo con él en su casa. Por la noche, Cristóbal visita a Gisela en la clínica, donde está recuperándose del disparo que recibió en la pierna, además, Gisela le dice a Cristóbal que se cambiará de unidad policial para poner distancia entre ellos.

Dana está indecisa
Dana se encuentra en la espada y la pared porque tiene que decidir entre su felicidad o la felicidad de todos los demás, porque desea estar con su amado Cristóbal; pero no quiere hacer daño a Mariano, a sus hijas y a sus sobrinos Flor y Eduardo (que les acogió Mariano en su casa). Por su parte, Dana sueña con su hija Elisa, y esta vez siente que finalmente el alma de su hija Elisa está en paz. Y Mariano está arrepentido y, aunque deje ser feliz a Dana lejos de él, Mariano quisiera seguir casado con Dana.

Ricardo y José Ángel se distancian
Dana visita a Cristóbal y le dice que ella quiere estar a su lado, pero debe pensar en sus hijas y no sabe si divorciarse de Mariano. Para poder olvidar a José Ángel; Ricardo toma la decisión de viajar a Nueva York, pero José Ángel va hasta el aeropuerto para interrumpir el su viaje y, aunque sigan amándose, creen que lo mejor es distanciarse, y Ricardo le dice que le esperará en Nueva York, despidiéndose con un beso.


Del 19 de julio al 6 de agosto de 2010

por Telemundo