Doña Bella

Bella les cuenta a sus
hijas que es prostituta

Antonio y Román se enfrentan a Andrés

Cuando visitan a Inés al convento; su madre Cecilia y su hermano Antonio intentan convencerla de que es una locura que sea monja por despecho, pero Inés se opone a regresar al pueblo de Agua Hermosa. Con Evangelina y Fidel como los padrinos; Gaudencio y Consuelo bautizan a su hijo. Cuatro días después, Sofía y Román se casan en una ceremonia muy humilde, con el juez y los empleados de Román. Mientras que, Andrés y Bella están cada vez más felices juntos y, por primera vez, ella le dice que le ama. Y Antonio está furioso porque no soporta que Bella esté esperando un hijo de otro hombre. Y Bella cierra el palacio durante su segundo embarazo, hasta que dé a luz. Como ahora ayuda a su padre Claudio como abogado; Andrés decide cambiar los reglamentos de los trabajadores de las bananeras, por lo que Antonio enfurece y le echa de la empresa. Por eso, Román (como presidente) va a la sucursal de Agua Hermosa para solucionarlo, pero Antonio no quiere trabajar mano a mano con Román, aunque acaba accediendo. Y Román y Antonio van a la casa de Bella para enfrentar a Andrés, pero él les explica que sólo quiere ayudar a tener más garantías a los trabajadores. Al enterarse de esto que puede llevar a una huelga de trabajadores en las bananeras; Claudio enfrenta a su hijo Andrés abofeteándole por cambiar los reglamentos que él mismo diseñó, aunque Andrés le deja muy claro que seguirá luchando por los derechos de los trabajadores de las bananeras.

Inés intenta matar a Bella
Por poner en contra a los trabajadores; Antonio consigue a varios hombres para darle una paliza a Andrés, pero Andrés es avisado por uno de los trabajadores y consigue detener a Antonio y sus hombres porque llega para impedirlo el Comisario Fernández y los demás policías. Más tarde, Antonio echa a todos los empleados que se ponen en huelga, y contrata a nuevos empleados. Haciéndola creer que tiene alucinaciones con su difunto esposo, Román interna en una clínica a Sofía para que se recupere, además, él consigue que ella le firme un poder para administrarle todos sus bienes. Dándose cuenta de que no quiere ser monja, Inés regresa a su casa con su madre Cecilia, aunque Inés está furiosa desde que descubrió que Bella está esperando un hijo de Andrés. Por eso, Inés va hasta la cascada del río donde Bella se baña para matarla con un cuchillo, pero Bella consigue defenderse quitándola el cuchillo y arrojándolo al río y, después, Bella se va corriendo para que la alocado de Inés no la haga daño. Al enterarse de lo que hizo la insensata de su hermana Inés; Antonio se interesa por Bella y la visita porque no soportaría que la pasara algo malo, pero Bella le recuerda que él jamás hizo algo por ella, como cuando Román la tuvo secuestrada. Después de este sobresalto, Bella tiene una recaída, y el Doctor Alcides la pide que guarde reposo para que no le ocurra nada al bebé que está esperando. Aunque ella misma le pide que se aleje de su lado, Inés no puede resistirse y se besa con Nicolás, pero después acaba rechazándole. Por otra parte, Simón llega a su casa borracho y después de acostarse con una de las prostitutas del bar de Candela, y Augusta le recibe furiosa.

Bella tiene su segunda hija
Finalmente Andrés consigue que respeten a los trabajadores de las bananeras, y Antonio y Román tienen que hacer contratos indefinidos a los trabajadores que llevan más de tres años trabajando para ellos. Y Román lo único que quiere conseguir es que Andrés y Antonio se maten entre ellos porque seguirá creciendo su rivalidad. En la clínica, Román paga a una enfermera llamada Ángela para que le ayude a enloquecer completamente a Sofía, además, Román se hace amante de Ángela. Por otra parte, Inés besa apasionadamente y por sorpresa a Andrés y, aunque él no se deja, ella le besa; y Antonio les descubre y golpea duramente a Andrés por estar besándose con Inés, al mismo tiempo que está con Bella. Y como Inés se siente rechazada nuevamente por Andrés; Inés se consuela con Nicolás, y ambos hacen el amor. Mientras que, Candela se da cuenta de que está esperando un hijo de Nicolás, pero ella pretende no contar nada a nadie por ahora. Por su parte, Doña Augusta está muy dolida desde que vio a Margarita (una de las prostitutas del bar de Candela) reclamando a Simón que la regala un auto, por lo que Augusta se da cuenta de que Simón la fue infiel con Margarita. Después de nueve meses de gestación, Bella da a luz a su segunda hija, fruto de su amor con Andrés, y a la que llaman Andrea Fernanda. Y Claudio, que se refugia en el alcohol, no quiere ir a ver a su nieta (la hija que tuvo su hijo Andrés con Bella). Por su parte, Consuelo sigue acostándose con Fidel; y Gaudencio les descubre y, en ese momento, Gaudencio decide divorciarse de Consuelo. Y Consuelo se va con su hijo a vivir nuevamente con sus padres. A pesar de seguir viéndose a escondidas con Nicolás; Inés no quiere contarle nada de esa relación a su familia, ya que se avergüenza de estar con Nicolás. Como Bella está recuperándose del parto, Antonio se lleva a su hija María Antonia para cuidar de ella y; aunque Cecilia, Evangelina e Inés rechazan a la niña, ellas acaban aceptando para que Antonio no se vaya al hotel del pueblo. Como Nicolás no volvió al bar, pasados ocho meses, Candela va hasta las bananeras para decirle a Nicolás que espera un hijo suyo; pero él no lo quiere creerlo porque no quiere estropear la relación que mantiene con Inés. Además, Inés sigue obsesionada con Andrés y va a la clínica a amenazar a Bella, que teme que haga daño a su hija María Antonia.

Andrés descubre que su madre es amante de su mejor amigo
Al acabar sus estudios en Viena, Aurelio regresa al pueblo y encuentra a su amada Carolina por la calle, pero ella le pide que no la vuelva a buscar. Después de que se quedara con su hija María Antonia mientras Bella estaba en el hospital; Antonio regresa a la niña a su casa y, aprovechando que Andrés no está; Antonio besa a Bella y, al verlos, la niña se da cuenta de que sus padres se quieren. Como Doña Augusta le amenazó con no volver a ver al niño Gaudencito; Gaudencio decide regresar con Consuelo, que le promete que jamás le volverá a ser infiel. Por la calle, Inés pasea libremente su amor con Nicolás, y ellos ven a Candela embarazada. Y en ese momento, Inés le comenta a Nicolás que no soporta a los hombres que se acuestan con prostitutas, sin imaginarse que él dejó embarazada a Candela. Por la noche, Inés lleva a su casa a Nicolás para presentarle como su novio ante su familia, pero Cecilia incomoda a Nicolás porque no soporta que su hija Inés esté enredada con un “empleaducho”. Emborrachado, Claudio abusa sexualmente de su esposa Carolina. Instantes más tarde, Claudio (que sigue ebrio) le cuenta a su hijo Andrés que su madre Carolina es amante de su amigo Aurelio, por lo que Andrés queda muy decepcionado. Por enredarse con su madre, Andrés golpea a su amigo Aurelio, que le promete que él se enamoró de Carolina. Aunque le quedan unas semanas por dar a luz, Candela da a luz y, al ser un parto prematura, el Doctor Alcides interna en una incubadora al bebé y, a pesar de saberlo, Nicolás no va a ver a su hijo, ya que quiere seguir ocultándoselo a Inés para que ella no le deje. En la cascada del río, Antonio y Bella vuelven a encontrarse y se besan apasionadamente, pero ella vuelve a rechazarle. Instantes más tarde, Evangelina visita a Bella y la exige que se aleje de Antonio, pidiéndola que ella no le deje ver a su hija María Antonia para que estén aún más lejos, pero Bella la advierte que jamás apartará a Antonio de su hija. Por otra parte, Román consiguió volver loca a Sofía y, ahora que la tiene encerrada en una clínica psiquiátrica, él pretende apropiarse de su fortuna. Por otra parte, Doña Augusta se viste de una forma provocativa para reconquistar a su esposo Simón, pero a él eso le parece una “tortura”. En la calle, Bella se encuentra con Claudio y le saluda y, sin importarle que sea la madre de su nieta, éste la comienza a insultar diciéndola que es una zorra.

Inés rompe con Nicolás, porque él tiene un hijo con Candela
En la calle, Claudio se encuentra con Aurelio y le golpea, dándole varios puñetazos y patadas por convertirse en amante de su esposa Carolina. Y Aurelio, adolorido por los golpes, acude a la casa de Bella, que le aconseja que denuncie a Claudio, pero Aurelio no quiere causarle más problemas a Andrés y a Carolina. Acto seguido, Andrés le prohíbe a Bella que reciba nuevamente en su casa a Aurelio, pero ella se opone porque Aurelio es de los pocos amigos que la apoya en el pueblo. Y en ese instante, Andrés se enfada con Bella y se va de la casa. Y en el hotel de Fidel; Andrés se encuentra con Antonio, que le dice que hizo el amor en la cascada del río, por eso, Andrés estuvo a punto de pelearse con Antonio. Después de que Consuelo la diese “clases” para conquistar a un hombre; Evangelina lo pone en práctica y seduce a Antonio, pero él la trata con indiferencia. Aunque sigue su relación con Nicolás; Inés les cuenta a Evangelina y Consuelo que sigue pensando en Andrés y que, cuando hace el amor con Nicolás, ella cierra los ojos y se imagina a Andrés. Mandada por Candela; Fresia (una de las prostitutas que trabaja en su bar) le cuenta a Inés que el hijo de Candela es de Nicolás y, más tarde, Candela así se lo confirma a Inés. Por esto, Inés termina su relación sentimental con Nicolás. A pesar de que estuvieron toda la noche haciendo el amor, Consuelo llama por teléfono a Gaudencio para sacarle de su trabajo y que vayan a hacer nuevamente el amor porque ella está desesperada y siempre tiene ganas de tener sexo. Como no soporta que su esposo Simón siga rechazándola, Augusta se presenta a las elecciones para arrebatarle a Simón el puesto de alcalde del pueblo de Agua Hermosa y, finalmente, Augusta consigue alzarse con el título de alcaldesa. Mientras tanto, Aurelio encuentra a Carolina en la calle; y ésta decide irse con su esposo Claudio, exigiéndole a Aurelio que no vuelve a buscarla. Al darse cuenta de que su enfermera le está cambiando las pastillas, Sofía no se toma esas pastillas y descubre que la enfermera está aliada con Román Montero para poner grabaciones y hacerla creer que el fantasma de Roberto Grimaldi la sigue y, así, volverla loca. Después de prepararla una noche romántica en el hotel del pueblo, Benjamín le pide a Silvia que se case con él.

Pasan trece años en la vida de Bella
Consuelo le pide ayuda a su esposo Gaudencio confesándole que es adicta al sexo, por eso, le fue infiel; y éste intenta complacerla haciendo el amor lo máximo posible. Cansado de que Bella siga viéndose a escondidas con Antonio; Andrés decide abandonar a Bella. De nuevo celosa, Evangelina insulta a Bella, y Antonio la defiende golpeando a su esposa, y su hijo se queda sorprendido y le pide a su padre que no lo siga haciendo. Y Doña Cecilia amenaza a su hijo Antonio con matar a Bella y a las hijas de ésta, si él vuelve a golpear a su esposa Evangelina. Acto seguido, como es habitual en él; Antonio busca consuelo en el bar de Candela y vuelve a acostarse con Celeste. Aunque Evangelina intenta justificar los golpes que Antonio diciendo que ella es la única culpable porque le provoca hablando mal de Bella; su padre Julián enfurece y enfrenta a Antonio diciéndole que le mataría si no fuera el padre de sus nietos. Mientras tanto, Nicolás le recrimina a Candela como la culpable de su separación con Inés. Además, Inés le dice a Nicolás que le utilizó para dar celos a Andrés, pero como ahora él no está en el pueblo ya no le necesita. En la clínica psiquiátrica, Sofía le dice a Román que sabe que él mandó enloquecerla. Y Román amenaza a Sofía con denunciarla porque ella mató a su esposo Roberto poniéndole una araña y, por eso, ella cede y no denuncia a Román por intentar volver loca, pero Sofía acaba denunciándole y es encarcelado. Después del abandono de Andrés; Bella adelanta la reinauguración de su palacio y, allí, Antonio la pide que le elija porque desea pasar la noche a su lado; pero Bella humilla a Antonio diciendo que elegirá al hombre más varonil del pueblo, pasando así la noche con el Comisario Fernández. Al día siguiente, Andrés regresa con Bella porque no puede vivir sin ella. Trece años después, Román sale de la cárcel y, allí, Sofía le espera porque quiere reconciliarse con él, pero éste la deja muy claro que nunca le gustó y mucho menos ahora que está más vieja. Cuando María Antonia cumple 15 años, Antonio va hasta la casa de Bella para bailar con su hija y estar en ese día tan importante para ella. Y en esa fiesta, Antonio y Andrés estuvieron a punto de pelearse porque Antonio se opuso a que su hija María Antonia bailara con Andrés. A pesar de que su hermana Andrea Fernanda le advierte de que podría ser un pervertido, María Antonia tiene un amor cibernético, sin saber que él es Román Montero, el gran enemigo de su madre Bella. Después, Gaudencito le dedica una canción a María Antonia, ya que se enamoró de la jovencita, aunque en realidad quien está enamorado de él es Andrea Fernanda; pero Doña Augusta (que arrebató a su esposo el puesto de alcalde) se opone a que su nieto Gaudencito se junte con las hijas de Bella, a la que sigue viendo como una vil prostituta. Alejado de su amante Elvira durante varios años; Julián recibe la visita de su hijo Vicente, al que ya no reconocía porque creció bastante, y le recrimina que les haya abandonado y que no les haya enviado dinero, contándole que Elvira está muy enferma y él tuvo que sacar adelante a sus hermanos. A pesar de los años, Bella sigue hermosa y sigue bañándose en el río y, allí, Antonio la ve y se besan apasionadamente.

Bella les cuenta toda la verdad a sus hijas
Cuando Bella descubre que el hijo mayor de Antonio y Evangelina (Pablito) se burló de sus hijas en el colegio, diciéndolas que eran unas zorras como su madre; Bella enfurece y va a reclamarle a la casa de Doña Cecilia, donde Bella le da una bofetada a Inés cuando confirma lo que dijo su sobrino Pablito. Por esto, María Antonia y Andrea Fernanda comienzan a sospechar que el palacio no es un lugar de eventos y fiestas que realiza su madre, como ella así les hizo creer; por eso, María Antonia se cuela en el palacio de su madre Bella, sorprendiéndose al ver como su madre guarda notas de sus amantes en el cuarto donde tiene varios disfraces de cada una de sus noches. Acto seguido, Antonio le recuerda a Pablito que María Antonia es su hermana y, como el jovencito reniega de ella, Antonio le da una gran bofetada a su hijo. Y Doña Cecilia se interpone ante su nieto Pablito, para que Antonio no siga golpeándole. Más tarde, Andrés descubre una carta de amor de Antonio para Bella, dándose cuenta de que ellos siguen viéndose a escondidas y, aunque ella se lo niega, Antonio le advierte a Andrés que seguirá viéndose con Bella porque se aman y, más tarde; Andrés y Antonio se pelean, hasta que Nicolás consigue separarles. Por su parte, Andrea Fernanda le comenta a su padre Andrés que teme que su hermana María Antonia corra peligro porque se está escribiendo con un novio cibernauta. Después, Bella regaña duramente a su hija María Antonia por hacerse novia de un hombre al que no conoce por Internet, y la jovencita le recrimina a su madre que sea una prostituta, y Bella la bofetea negándola que use el palacio como un burdel donde se ha acostado con varios hombres. Y María Antonia se enfada con su hermana Andrea Fernanda por traicionarla contando que ella tenía un novio cibernauta. Por su parte, Antonio les cuenta a sus hijos que él siempre estuvo enamorado de Bella, aunque decidió a Evangelina como la madre de sus hijos. Enfurecida, María Antonia se escapa de la casa de su madre y, aunque Evangelina prohíbe la entrada en su casa, va a ver a su padre Antonio para preguntarle si su madre es una prostituta, pero Antonio no es capaz de decírselo. Cuando María Antonia regresa a su casa; Bella, llorando, decide contarle toda la verdad a sus hijas, a las que cuenta que el malvado Román Montero (al que las niñas no conocen aún) la secuestró y, después de la muerte de su abuelo y tras el rechazo de todos los habitantes del pueblo, ella se convirtió en una fina y elegante prostituta. Y aunque Andrea Fernanda apoya su madre Bella; María Antonia la pide a su madre que cierre el palacio, pero Bella se niega porque no podría mantenerlas económicamente, si cierra su negocio.

Antonio se aleja de Evangelina
Una vez más, Antonio golpea a Evangelina cuando ella habla mal de Bella, y su hijo Pablito enfrenta a su padre y, por esto, Cecilia echa de su casa a Antonio. Y Antonio se hospeda en la casa de su amigo Nicolás. Mientras que, Andrés le pide a Bella que comience una nueva vida a su lado, casándose y cerrando el palacio, pero ella se opone a todo. Por otra parte, Sofía sigue buscando a Román, pero éste la rechaza de nuevo, aunque ella le amenaza con matarle si él vuelve a rechazarla. Después de que le echaran de la casa, Antonio busca a Bella y la dice que puede ser su última oportunidad para ser felices juntos, pero Bella le rechaza diciéndole que ahora ella vive exclusivamente para sus hijas. Al día siguiente, Evangelina busca a su esposo en la casa de Nicolás, y ella se sorprende al encontrarle dormido y soñando con Bella, ya que pronuncia su nombre. Como no puede seguir pagando el alquiler de su casa, Gaudencio, acompañado de su esposa Consuelo y su hijo, decide irse a vivir nuevamente con sus suegros Augusta y Simón. Por su parte, María Antonia le exige a su madre Bella que cierre el palacio o, de lo contrario, la jovencita pretende irse de la casa de su madre. Tras una crisis nerviosa de Evangelina; ella le pide a Antonio que regrese a la casa, pero él se opone porque no quiere seguir al lado de una mujer a la que no ama. Al enterarse de que Antonio sigue maltratando a Evangelina; Julián defiende a su hija, yendo a las bananeras y dispuesto a matar a disparos a Antonio, que se defiende y, en un forcejeo, la pistola de Don Julián se dispara, hiriendo así en el brazo de Nicolás, pero favorablemente el Doctor Alcides cura la herida de bala del brazo de Nicolás. Al encontrar a Andrés con Bella haciendo el amor en la cascada del río; Antonio enfurece y le cuenta a Andrés que durante estos años atrás ha hecho el amor con Bella en ese mismo lugar y, aunque Bella lo niega; Andrés se da cuenta de que Antonio tiene razón.

Bella compra un perro para que ataque a Antonio
Bella le manda a Silvia que compre un perro entrenado para atacar para llevarle a vigilar su palacio, ya que quiere que ataque a Antonio por contarle a Andrés que ellos hicieron el amor durante todo este tiempo atrás. Después de que a Antonio le atacase el perro de Bella; Antonio es atendido en la clínica por el Doctor Alcides y, después, Antonio regresa a su casa con su esposa Evangelina y con sus cuatro hijos. Por la noche, en el bosque, unos hombres intentan abusar sexualmente de Rosa (una de las prostitutas del bar de Candela) y, tras un forcejeo, Rosa cae por un precipicio. Y Benjamín y Fresia buscan a Rosa y la encuentran muerta en el bosque. Ajena a esto, Silvia tiene celos al ver a su ahora esposo Benjamín acompañado de Fresia, pero él la explica que estaban juntos porque estaban buscando a Rosa, a la que encontraron muerta. Y Celeste es interrogada por el Comisario Fernández, respecto a la muerte de Rosa, ya que ellas discutieron duramente porque ambas se acostaron con Antonio y, por eso, ellas se pelearon. Aunque lo niega, Celeste es encerrada en la cárcel porque ella podría ser la asesina de Rosa, por eso, Celeste llama por teléfono a Antonio para que la ayude contratando a un abogado. Después de encontrar robando a dos hombres (los mismos que intentaron abusar de Rosa); Antonio les dice que no les denunciará a la policía, a cambio de que éstos den una paliza a Bella. En el campo, Bella y Andrés se encuentran con Antonio y Evangelina, donde Antonio humilla a Bella diciéndola que él la buscó para revolcarse con ella, mientras que Evangelina fue su esposa y le dio una gran familia.

Antonio manda que golpeen a Bella en su rostro
Antonio manda a unos hombres que golpeen a Bella y, cuando ella estaba caminando por el bosque con Silvia; mientras uno de los hombres sujeta a Silvia, otro de ellos se encarga de golpear duramente a Bella, dándola bofetadas y puñetazos. Y Bella es hospitalizada de gravedad, y el Doctor Alcides tiene que cubrir todo su rostro con gasas, debido a los golpes que ella recibió. Y Andrés sospecha que Antonio mandó abofetear a Bella. Desde el hospital, Sofía llama por teléfono a Román para decirle que sabe que él trató de matarla atropellándola con un auto. Aunque Cecilia se alegra de la paliza que su hijo Antonio mandó que la dieran a Bella; Evangelina tiene miedo de esos impulsos tan agresivos de Antonio. Aunque sigue ocultándoselo a su familia; Claudio descubre que tiene un gran cáncer y que podría morir en cualquier momento, ya que así se lo confirmó el Doctor Alcides y, después de una recaída, en el hospital, Claudio le dice a su hijo Andrés y a su esposa Carolina que él tiene cáncer. Bella, que sigue con el rostro vendado, teme quedarse con la cara desfigurada, ya que de este modo jamás podrá abrir su palacio, y sus hijas cuidan en todo momento a su madre, además, María Antonia le pide disculpas por haberla reprochado últimamente que fuera prostituta.


Del 30 de agosto al 10 de septiembre de 2010

por Antena Nova