El Fantasma de Elena

Elena Lafé conoce
a su abuela Margot

Laura se encuentra con “el fantasma” de Elena Calcaño

Laura se pone furiosa con Montecristo y le arroja un vaso de cerveza a la cara porque él la desprecia diciéndola que cuando la vio se dio cuenta de que es una mujer normal y que por eso no le despierta ganas de acostarse con ella. Y en la cantina donde Montecristo se acuesta con Sandra; ella tiene una arranque de celos y comienza a pelearse duramente con Laura. Para incomodar al amante de su marido Darío; Rebeca le convence para que visiten a Doña Margot y así molestar a Dulce (la pariente lejana y enfermera de Margot) e intenta incomodarla preguntándola por su marido e hijos, y Dulce evade sus preguntas, pero la cuenta que ella tiene un hijo. Y Doña Margot tiene un gran declive y olvida cosas, porque su sobrina tercera (Dulce) la cambió la dosis de las pastillas que toma para que la ocurriera eso, ya que Dulce quiere apoderarse de su fortuna y compartirla con su amante Darío. Por la noche, la bruja Nena Ochoa convence a Corina para que vaya a la tumba de la difunta Elena Calcaño y coja un poco de tierra para seguir haciendo brujería, pero Corina se pone muy nerviosa al escuchar ruidos en el cementerio y al ver la tumba de Elena abierta, se asusta y, después, la policía detiene a Corina porque se convierte en la gran sospechosa de profanar el cadáver de la difunta, al encontrarla llevándose tierra de su tumba. En la casa de los Girón; Laura se encuentra con el fantasma de Elena Calcaño, pero ésta consigue huir, aunque Laura consigue arrancarla un trozo de vestido, diciéndola a su amiga Elena Lafé que eso no era un fantasma, y era una persona real y, en ese momento, Laura y Elena comienzan a sospechar que Daniela se está haciendo pasar por su difunta hermana.

Latoña visita a Daniela, que reapareció en el psiquiátrico
Después de la extraña visita de Darío y Rebeca; Dulce sospecha que ella es amante de Darío, pero él no lo puede creer. Después de la detención; Rebeca va a sacar de la cárcel a su hermana Corina, pagando una fianza. Por su parte, el Doctor del psiquiátrico va a informarle a Latoña que encontraron a Daniela y que la volvieron a encerrar en el manicomio, confesándola a Latoña que la encontraron después de ser golpeada y violada por unos hombres. Cuando Montecristo intenta instalarse a la fuerza en la casa de los Girón; Elena Lafé le pide que no lo haga y, como él está enamorado de ella, la hace caso; a pesar de que él no respeta a nadie. A las afueras de la casa, Sandra y Laura vuelven a pelearse, celosas por Montecristo; pero él y Elena las separan. Aunque la avisaron de que Daniela golpea a todo el que se le acerca; Latoña se atreve a entrar en la habitación donde está encerrada Daniela, que en un arranque de ira intenta ahogar con sus propias manos a Latoña, pero favorablemente los enfermeros retienen a Daniela poniéndola un calmante.

Tomás le cuenta a su hija Elena que su abuela materna sigue viva
Tomás y Mariela visitan a Elena, que les avisa de que serán abuelos porque ella está embarazada. Después, Tomás le confiesa a su hija que su abuela materna sigue viva y que se llama Margot Uzcategui. Y Tomás también le cuenta a Elena que Margot se alejó de su hija Germania (la difunta madre de Elena) porque la quiso casar con Bernardo Girón (el padre de Eduardo) y, como ella amaba a Tomás, Germania huyó con él (Tomás) y se casaron y, debido a esto, Margot desheredó a Germania. Ajeno a esto, Eduardo visita a Doña Margot, que no le reconoce, debido a los medicamentos que Dulce la está dando para que olvide todo. Después, Corina va a ver a la bruja La Nena Ochoa para recriminarla que la dejara sola en el cementerio, y La Nena la hace creer que se fue porque vio como la sombra del brujo de Elena Lafé la seguía entre las tumbas, además, también vuelve a mentir a Corina al decirla que la amiga de Elena (Laura) es una bruja que llegó para proteger a Elena. En una carrera de caballos; Eduardo y Montecristo vuelven a discutir, y Eduardo le dice que sabe que alguien está amenazando a sus jinetes para que pierden en las competiciones, sin imaginarse que el propio Montecristo es el culpable de todo y que lo hace para quitar mérito a Eduardo y así poder ocupar su sitio en la empresa de caballos. Para saber como es el hijo secreto de Darío y Dulce; Rebeca va con su amiga Vicky a las afueras del colegio y, allí, un niño se les cruza en el camino y Vicky (quien conducía) le atropella y, después, Rebeca pisa el pie del acelerador del coche para darse la fuga, pasando por encima del cuerpo del niño; sin saber que ese niño al que mataron era Eduardito (el hijo de Dulce y Darío).

Tomás y Mariela encuentran a Doña Margot
Al enterarse de que el peón Abundio está siendo atacado por Eduardo porque sabe que está aliado con él (sospechando de Montecristo) para chantajear a sus jinetes y perder en las competiciones; Montecristo decide deshacerse este peón, y Calima y los hombres de Montecristo le matan a golpes con bates de béisbol. A pesar del terrible atropello que sufrió; Eduardito se estabiliza en el hospital, bajo la atónita mirada del Doctor, que temía que él muriese, pero el hijo de Darío y Dulce consiguió salir adelante. Por otra parte, la bruja La Nena Ochoa le sonsaca a Corina que ella echó todo el frasco de gotas en la jarra de agua, y La Nena la advierte que si Elena Lafé se toma esa agua caerá muerta en el acto, sin imaginarse que esa agua acabó en manos de su hermana Rebeca. Para organizar el encuentro de abuela y nieta; Tomás y Mariela deciden visitar a Doña Margot, que está muy lúcida porque su empleada Cristina comenzó a darle la dosis que el médico la marcó, sin hacer caso a Dulce (que la quería dar otra dosis para que Margot perdiera la cabeza). Doña Margot llora desconsolada ante Tomás y Mariela por haberse alejado de su difunta hija Germania y de su nieta Elena, además, Margot le pide disculpas a Tomás por haberse opuesto a su amor con Germania, y éste la avisa de que su hija Germania siempre la adoró, a pesar de que intentara casarla con el hombre que no amaba (Bernardo Girón). Y charlando, Tomás comienza a sospechar que Eduardo se casó con Elena por heredar la fortuna de Doña Margot, ya que ella les contó que le pidió a Eduardo Girón que buscara a su nieta. Además, Doña Margot les ofrece a Tomás y a Mariela que vivan con ella en su casa. Creyendo que mataron al niño, Vicky (la amiga de Rebeca) intenta quitarse la vida. En un descuido, Montecristo le roba un beso a Elena Lafé, que le responde abofeteándole y advirtiéndole que jamás le interesará como hombre, y Benjamín les ve. Jugando al polo montados en sus caballos y cada uno en equipos contrarios, Eduardo y Montecristo comienzan a pelearse duramente.

Elena Lafé descubre que tiene una abuela
Aunque él no quería, Mariela convence a Tomás para que se queden a vivir con Doña Margot. Y Mariela se da cuenta de que Dulce quiere quedarse con la fortuna de Doña Margot. Y Dulce regaña duramente a la empleada Cristina por hablar con el médico y cambiar la mediación de Doña Margot, sin su consentimiento, ya que Margot se recuperó cuando la cambiaron la mala dosis que su sobrina Dulce la estaba dando. Más tarde, Darío le cuenta a su hermano Eduardo que Elena Lafé es la nieta de Doña Margot. Y después, Eduardo le cuenta a Elena que tiene una abuela llamada Margot. Debido a que Mileidi ha seguido viendo al fantasma de Elena Calcaño en la casa; sus padres Jesusa y Samuel llaman a un sacerdote para hacer un exorcismo y ahuyentar al fantasma. Mientras tanto, Corina lleva a la bruja Nena Ochoa a su casa para que por la noche también haga un exorcismo. Por su parte, el Detective Martín le cuenta a Eduardo que Daniela apareció viva y fue internada nuevamente en el manicomio, aunque el cadáver de Elena Calcaño sigue desaparecido.

Corina se da un fuerte golpe al ver al fantasma de Elena Calcaño
Mariela le pide a Laura que cuide de Elena porque cree que Eduardo se casó con ella para heredar la fortuna de Doña Margot. Ajenos a esto, Eduardo le promete a Elena que él se casó con ella, sin saber que era la nieta de Margot y, para demostrárselo, Eduardo le dice a Elena que quiere firmar un documento para renunciar a la fortuna que ella herede de su abuela. Cuando estaban haciendo el “exorcismo” a las afueras de la casa; la Nena Ochoa y su sirviente Said ven a la fallecida Elena Calcaño y, muy nerviosos, se van corriendo, a pesar de que La Nena le hacía creer a Corina que ella no podía caminar, pero La Nena la hace creer a Corina que fue un milagro que volviera a caminar. Esa misma noche, Corina se estaba bañando y, al ver a la muerta Elena Calcaño; Corina se da un fuerte golpe cayéndose en la ducha y queda inconsciente, y Darío la salva la vida haciéndola el boca a boca. Cuando un jinete llamado Claudio intentaba desenmascarar a Montecristo frente a Eduardo; unos secuaces de Montecristo disparan a Claudio y le matan. Por su parte, Benjamín amenaza a Laura con delatar que Elena es amante de Montecristo porque les vio besándose, pero eso no es así porque Montecristo la robó ese beso.

Elena Lafé conoce a su abuela Margot
Dulce lleva a su hijo Eduardito hasta la casa de su tía abuela Margot para conseguir que ella se encariñe con el niño y, así, que Margot le incluya en su herencia. Pero, Dulce enfurece cuando le escucha a Margot hablando con su abogado Tulio, al que dice que los herederos de su fortuna serán su nieta Elena Lafé, Tomás y Mariela; pero Dulce no escucha que Margot la quiere dejar una de sus empresas para que la dé ganancias a Dulce y sacar adelante a su hijo Eduardito. Por su parte, Elena Lafé tiene que romperle una botella de cerveza en la cabeza a Montecristo porque intentó abusar sexualmente de ella. Como Corina quiere seguir con sus brujerías con La Nena Ochoa; Corina le roba algunas joyas a su hermana Rebeca para empeñarlas y seguir pagando a la supuesta bruja. Y después, Corina ve al fantasma de Elena Calcaño saliendo de su cuarto y se pone muy nerviosa y, al escucharlo, la empleada Mileidi se desmaya. Desde un cristal, Elena Lafé y Laura van a ver al manicomio a Daniela, que les mira con mala cara, y éstas se quedan muy sorprendidas del gran parecido con el supuesto fantasma que vieron en la mansión de los Girón. Por la noche, Eduardo y Elena visitan a Margot para que abuela y nieta se conozcan. Y Doña Margot conoce a su nieta Elena dándola un abrazo y ambas se emocionan.

Latoña se lleva a Daniela a la mansión de los Girón
Rebeca se da cuenta de que Darío y Eduardo deben de estar en la búsqueda de la herencia de Margot (que heredará su nieta Elena), recordando que ella (Rebeca) y su hermana Corina les dieron su herencia para invertirla en su negocio de los caballos, al igual que las gemelas Calcaño. Adentrándose en la habitación de la difunta Elena Calcaño; Laura encuentra el diario de la fallecida, escondido dentro del piano que ella tocaba. Y Laura comienza a leer el diario de Elena Calcaño y descubre que ella descubrió que Eduardo se casó con ella por su herencia. Mientras tanto, Rebeca se pone furiosa al descubrir que alguien la robó algunas de sus joyas, y sospecha que la ladrona es Laura, que la explica que entró en su habitación por equivocación; pero Rebeca no cree a Laura y avisa a la policía del robo que sufrió. Por la noche, Latoña se toma el riesgo de llevarse a Daniela del manicomio, llevándola de nuevo a la mansión Girón, y ocultarla frente a todos. En esa noche de luna llena, Benjamín se arriesga y no se inyecta la droga que le dio su padre Darío, yéndose con su tío Montecristo al bosque y, con ayuda del indio Calima, Montecristo y Benjamín se encadenan para conseguir experimentar el Don que dice Montecristo que Dios les proporcionó a los Girón.

Benjamín se alía con su tío Montecristo
Latoña lleva a su hija Daniela al sótano donde tiene el cadáver de su otra hija, Elena Calcaño. Aunque Dulce despidió a Cristina por cambiar la dosis de medicamentos sin su permiso, Mariela vuelve a contratar a Cristina para que siga cuidando de Doña Margot. Cuando sale a buscar a su hijo Benjamín; Darío se encuentra con él y descubre que su hijo se ha transformado por no inyectarse la droga que necesitan para seguir siendo personas humanas, y Darío y Eduardo se dan cuenta de que Benjamín está siguiendo los pasos de Montecristo y que podría hacer daño a alguien en su estado, pero Montecristo está feliz de que su sobrino Benjamín se haya aliado con él. Por su parte, Laura le entrega a su amiga Elena el diario de Elena Calcaño para que leyese que ella pensaba que Eduardo se casó con ella por su herencia y que la era infiel con su hermana gemela, Daniela. Más tarde, Elena Lafé le reprocha a Rebeca que culpase a su amiga Laura de robarla joyas, pero Rebeca sigue convencida que ella es la ladrona, además, Rebeca la advierte a Elena que Eduardo la quitará la herencia que herede de su abuela Margot, contándole que él derrochó su fortuna y la de las gemelas Calcaño. Al amanecer, Darío encuentra a su hijo Benjamín muy cansado, y le advierte de que deberá seguir inyectándose para no dañarse. Mientras que, Daniela entra en la mansión y se pone histérica y, alocada, comienza a romper todo; pero Latoña llega para llevársela y evitar que Elena Lafé y Laura la descubran. En un arranque de pasión y sorpresivamente, Dulce y Montecristo se reencuentran y comienzan a besarse apasionadamente.

Margot le aconseja a su nieta Elena que confíe en Eduardo
Acostándose con Montecristo; Dulce le dice que sigue siendo amante de Darío (medio hermano de Montecristo) para utilizarle y conseguir la fortuna de Margot. Mientras que, Cristina (la empleada) le confiesa a Mariela que cree que Dulce quería envenenar a Doña Margot, cambiando su dosis de medicamentos. Cuando Elena Lafé visita a su abuela Margot, y ésta la confirma que heredará su fortuna; Elena teme que sea cierto que Eduardo se haya casado por conseguir ese dinero, por eso, Elena renuncia a la herencia de su abuela, aunque Margot la convence para que acabe aceptando y aconsejándola que confíe en Eduardo. En el pasillo de la mansión Girón; Laura se asusta muchísimo al ver al fantasma de Elena Calcaño mirándola con odio y con un cuchillo en la mano y, después, Laura encuentra un pasadizo detrás de un espejo de la mansión de los Girón. En una cena que organiza Doña Margot en su casa; Rebeca acude con su amiga Vicky y, allí, descubren que está Eduardito, el niño al que atropellaron. Mientras que, Eduardo le advierte a Corina que solamente podrán ser amigos, pidiéndola que se olvide de lo qué ocurrió entre ellos.

Laura entra a un pasadizo, pero Elena no la cree
Laura entra al pasadizo secreto de la mansión y, allí, ella comienza a gritar desesperada pidiendo ayuda porque no encuentra la salida. Después, Benjamín, que la observa por las cámaras que tiene instaladas por toda la mansión, decide ir a rescatarla. Y Benjamín droga a Laura para que se desmaye y la deja en su cuarto vestida con el traje de novia de Elena Calcaño. Y Elena Lafé encuentra muy nerviosa a su amiga Laura y comienza a sospechar que ella se está volviendo loca porque la dice que tras el espejo del pasillo de la mansión, hay un pasadizo secreto, pero ahora no se abre el pasadizo. Al verla en la casa de Doña Margot; Eduardito le dice a su mamá Dulce que Vicky la atropelló con el coche y, de inmediato, Dulce la denuncia ante la policía. Y Dulce le avisa a Darío que está segura de que su mujer Rebeca y su amiga Vicky atropellaron a su hijo Eduardito. Al enterarse de que Cristina contó a Mariela que ella estaba envenenando a Margot; Dulce decide deshacerse de Cristina (la empleada de Margot), tirando un secador del pelo a la bañera donde Cristina se estaba bañando. Cuando Vicky iba a deshacerse del coche con el que atropelló al niño; la policía llega para detenerla, pero Vicky lo niega en todo momento. Cuando descubre que su hermana Corina tiene una factura en la que la dieron 30 mil dólares por empeñar unas joyas; Rebeca se da cuenta de que Corina la robó sus joyas para poder pagar a la bruja La Nena Ochoa. Por su parte, Benjamín vuelve a ver a Elena hablando con Montecristo y les hace varias fotografías, en las que él intentaba besarla.

Benjamín quiere hacerle creer a su tío Eduardo que Elena está enredada con Montecristo
Dulce finge ante su tía Margot estar muy dolida por la muerte de Cristina, la empleada; pero Mariela se da cuenta de que es una farsa. Al darse cuenta de que Montecristo estaba hablando con Elena; Eduardo y Montecristo se pelean duramente, aunque favorablemente Elena logra separarles. Y Eduardo le pide a Elena que no vuelva a ver a Montecristo porque a él le gusta ella. Por su parte, Corina sigue haciendo brujerías con La Nena Ochoa y la entrega siete mil dólares para que haga un ritual para deshacerse de Elena Lafé. Cuando Latoña la dice que la nueva esposa de Eduardo también se llama Elena; Daniela se pone furiosa. Y Laura se da cuenta de que Latoña esconde en la mansión a una mujer joven. Sin imaginarse de que es un invento de La Nena Ochoa; Corina le dice a Eduardo que Elena Lafé le hizo brujería para retenerle a su lado, pero Eduardo no la cree. Por su parte, Rebeca consigue que su esposo Darío la dé dinero para pagar la fianza para sacar de la cárcel a su amiga Vicky, quien la amenazó con delatarla y decir a los policías que ellas estaban juntas cuando atropellaron a Eduardito (el hijo de Dulce). Con la mala intención de que su tío Eduardo crea que su esposa está enredada con Montecristo; Benjamín coloca en su habitación unas fotos de Elena Lafé acompañada por Montecristo.

Elena Calcaño arroja por las escaleras a Elena Lafé y pierde el bebé que esperaba
Aunque en las fotos que Eduardo descubre parece que Montecristo se está besando con Elena; ella le niega que le esté besando, asegurándole que ella sólo estaba hablando con Montecristo. Enfurecida, Rebeca regaña duramente a su hermana Corina por robarla sus joyas para empeñarlas. Y Rebeca la advierte a Corina que no debería de hacer brujerías para conseguir a Eduardo porque él no quiere absolutamente nada con ella, ya que está feliz con su esposa. Por otra parte, el fantasma de Elena Calcaño arroja a Elena Lafé por las escaleras de la mansión y, después, Elena Calcaño se encuentra con su hermana Daniela, que escapó de la habitación donde Latoña la tenía encerrada y comienza a gritar desesperadamente al descubrir que su hermana está viva. Adolorida por la caída, Elena Lafé ve a Daniela, y piensa que Daniela fue quien la tiró por las escaleras. Y Daniela, muy nerviosa, la asegura a Latoña que vio a su hermana Elena, y diciéndola que Elena debió de tirar a Elena Lafé; pero Latoña no la cree. Mientras que, Eduardo le advierte a Montecristo que le echará de su hacienda para que no se meta de nuevo con su mujer, y Montecristo le responde que Elena será para él. Cuando llega el Doctor, avisa a Elena Lafé de que perdió a su hijo, tras la caída por las escaleras. Ajeno a esto, Eduardo le pide a Margot que cuide de Elena porque él quiere distanciarse de ella para evitar causarle problemas. A través de las cámaras que tiene en el pasadizo, Benjamín ve a Elena Calcaño, y éste se alegra mucho creyendo que ella regresó de la muerte para hacerle feliz, ya que él siempre estuvo enamorado de ella.

Daniela es confundida con su hermana Elena Calcaño, y creen que ésta tiró a Elena Lafé
Eduardo echa de la hacienda a Montecristo y quema todas sus pertenencias. Y después, Eduardo va a consolar a su mujer al enterarse de que perdió el bebé. Por su parte, Elena Lafé cree que Daniela fue quien la arrojó por las escaleras y quien se hizo pasar por el fantasma de Elena Calcaño. Entre lloros, Latoña le pide a Elena Lafé que interceda para que no lleven de nuevo a Daniela al manicomio, pero Elena se opone a eso y, después, Latoña le confiesa a Elena que Daniela enloqueció al ver como asesinaban a su hermana Elena Calcaño. Mientras tanto, Eduardo enfrenta a su sobrino Benjamín porque sabe que está aliado con Montecristo y que, por eso, la hizo esas fotos en las que parece ser que Elena está besándose con Montecristo, pero Benjamín le niega que lo hiciera como una alianza con Montecristo.


Del 9 al 27 de agosto de 2010

por Telemundo