Juan Pablo Raba


Juan Pablo Raba brilla por partida doble en Telemundo. El actor colombiano de 33 años está feliz con su participación en ‘El Clon’ y con el regreso de ‘Mi Gorda Bella’ a las mañanas de esta cadena estadounidense. En Colombia, disfrutan de su protagónico en ‘Los caballeros las prefieren brutas’ (de Sony y que se emitió por el Canal Caracol).

El actor, que se crió en España y ha vivido en Argentina y Venezuela, dio rienda suelta a sus deseos y se presentó a una audición en la cadena de televisión colombiana Caracol, que le dio la oportunidad de actuar en la telenovela ‘Amor en forma’. A este éxito le siguieron otros en la pantalla chica, como ‘Marido y mujer’, ‘La niña de mis ojos’ y ‘Mi Gorda Bella’.

Hace ocho años, el rostro de Juan Pablo Raba comenzó a brillar en la televisión cuando protagonizó la telenovela venezolana ‘Mi Gorda Bella’ junto a Natalia Streignard. Ha pasado el tiempo y, como por arte de magia, el actor que interpreta hoy a Said en ‘El Clon’, tiene doble aparición en Telemundo, pues la historia con la que inició su carrera profesional es una de las más vistas en la franja del medio día.

-¿Cómo te has sentido haciendo comedia?
La verdad es que ‘Los caballeros las prefieren brutas’ no es una comedia como tal, sino que más bien parece una “dramedia” (una mezcla de géneros). Es la primera vez que participo en un proyecto de estas características y me sentí muy cómodo. Estoy muy contento con el hecho de haber realizado esta serie, es algo fuera de lo común, una historia original muy alejada del formato de series norteamericanas y que se han venido copiando en los últimos tiempos. Fue muy emocionante trabajar en ella, me siento profundamente orgulloso porque ha trascendido fronteras en todo Latinoamérica. Es importante también mencionar que la historia ha sido entendida por el público y se ha identificado mucho con ella, creo que eso es básico para que un producto como este tenga éxito.

-¿En qué te pareces a Alejandro?
En un poco de torpeza.

-¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de tu personaje?
Que se ríe mucho de sí mismo. Y lo que menos me gusta es que es un poco mentiroso.

-¿No crees que el título de ‘Los caballeros las prefieren brutas’ es un poco machista?
La serie es un chiste; se comenta que las feministas van a estar en desacuerdo y siempre he contestado que las mujeres se hacen las brutas para conseguir muchas cosas, para mí las mujeres son muy inteligentes y no hay mujeres brutas.

-¿Cómo te siente protagonizando una telenovela para Latinoamérica?
Es mucho lo que están invirtiendo en Latinoamérica, es una experiencia emocionante que una empresa como Sony esté realmente tomándose el tiempo y la dedicación para hacer una serie que quiere que triunfe en Latinoamérica, es un gran riesgo, es un proyecto completamente nuevo, es algo que nunca se ha hecho, entonces pues estamos todos como a la expectativa de ver que si al público le pueda gustar o no. Por el trabajo si te digo que tuve que aprender a trabajar de una forma un poco diferente porque es una forma distinta de hacer televisión a lo que estamos acostumbrados a hacer en Latinoamérica; es muy emocionante poder trabajar con cámaras de alta definición, con óptica de cine, por lo tanto el proyecto tiene un cinemático; pudimos trabajar con directores de cine, con Henry Rivero de Venezuela, con Carlos Moreno de Colombia, Juan Felipe Orozco de Colombia también (todos con buena experiencia y muy buenas películas abordo), y además tuvimos tiempo para hacerlo, porque a veces en la televisión latinoamericana justamente lo que no tenemos es tiempo, entonces podríamos rodar tres semanas y opinar sobre la producción, ver los libretos, opinar sobre nuestros personajes, hacer ensayos, y eso cambia completamente el ritmo de trabajo definitivamente. ‘Los caballeros las prefieren brutas’ es una serie completamente latinoamericana, siento que tenemos mucho que exportar, el ejemplo ha sido las telenovelas como ‘Betty, La Fea’; en México y Argentina también se lanzan melodramas para el mundo, entonces tenemos mucho que mostrar en un mismo idioma, es muy importante que entendamos que somos un pueblo panamericano y que tenemos que explotar lo que tenemos. En Latinoamérica hablamos una lengua, con excepción de Brasil, me parece clave que aprovechemos este momento coyuntural para abrir las fronteras.

-¿Conocías de antes a Valerie Domínguez, Cristina en la serie?
Nos habíamos cruzado anteriormente en las grabaciones de ‘El último matrimonio feliz’ y cuando llegamos a la grabación de ‘Los caballeros las prefieren brutas’, la pude conocer más, ella es una mujer muy chévere.

-¿Fue difícil hacer de gay en ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
Realmente no, cuando leí este personaje me impresionó lo mucho que se parecía a mí pero en lo payaso. Yo me la paso todo el día molestando, payaseando haciendo bromas y me dije: “yo no puedo ser tan payaso; es un espejo de lo que soy en ese sentido”. Muchas de las payasadas de Alejandro, las hago yo en mi vida diaria, le puse mucho a este personaje de Juan Pablo.

-Has interpretado desde galán a capo, de villano a gay...
Me encanta poder despertar emociones; crear personajes me parece fascinante, eso, precisamente, es lo que te apasiona de esta profesión.

-¿Y cómo ha sido la experiencia de hacer al villano de una importante producción como lo es ‘El Clon’?
Al principio fue un reto hacer un remake, es complicado sobre todo cuando el original es tan exitoso y cuando es una telenovela que toca temas tan delicados como la religión y la clonación, pero el reto era hacerlo creíble para tener un producto a la altura. Todos en la vida hemos pasado por situaciones en las que hemos querido más y viceversa y a veces es desesperante porque uno se pregunta por qué esta persona no me quiere si yo la quiero tanto. Uno no elige de quien se enamora.

-¿Cómo definirías a tu personaje Said (de ‘El Clon’)?
Mi personaje no es el clásico villano malvado; es un hombre con muchas facetas. Said es capaz de traicionar sus principios y hasta su religión por amor. Pero, aunque sin duda él es el antagónico, yo trato de entenderlo, no simplemente de juzgarlo.

-¿Cómo preparaste este personaje?
Para este personaje, busqué mucho en mi interior, porque yo nunca he sentido esa clase de obsesión. Me estudié mucho tratando de entender cómo puede haber un amor tan grande, que lo lleve a uno a hacer las cosas que él hace por Jade.

-¿Cuándo decidiste que querías ser actor?
En aquella época me sentía desorientado, perdido y la obra de ‘Coelho’ influyó para dejar mis estudios de publicidad, porque me di cuenta de que ése no era mi camino. El libro me hizo entender muchas cosas; comprendí la importancia de seguir nuestros sueños.

-¿Cómo terminaste en la televisión?
No me consideraba una persona con habilidades artísticas, era tímido y quería ser piloto de avión o marino. Pero un día acompañé a una amiga a un taller de actuación y en la escena en que remplacé a su compañero, entregué todo de mí para que a ella le fuera bien. Nunca había hecho nada de actuación y, al final, Edgardo Román, quien dirigía el taller, me dijo: “me parece que tienes talento, necesito hacerte una audición”. Al mes la hice, me fue bien y dije: “esto es lo mío”.

-¿Qué has aprendido en este trayecto en la actuación?
Parte del trabajo del actor es vivir y aprender de la vida, estar atentos, con los sentidos abiertos para aprender de todo, sentir de todo.

-¿Qué herramientas utilizas en general para preparar tus personajes?
Me gusta mucho trabajar con música y ser específico con algún tipo de música porque me marca un temple interno sin importar lo que está pasando afuera, también utilizo muchas figuras, imágenes, fotografías, veo películas como referencia para ver cómo trabajan grandes actores no con ánimos de copiar nada sino de inspirarme, me inspiran mucho las ciudades; por ejemplo Nueva York al ser la ciudad donde estudié me inspira mucho, sensaciones, comida, ropa, cada personaje tiene una forma diferente de manejarlo y con el tiempo vas aprendiendo como tienes que encarar cada preparación.

-¿Cómo conseguiste hacer telenovelas en Venezuela después de estar en algunas producciones de Colombia?
Una manager venezolana que vive en Colombia que se llama Maricela Marulanda le dijo a mi manager de ese momento que por qué no me llevaba a Venezuela a hacer un casting porque estaban buscando al protagonista para ‘Viva la Pepa’ de Radio Caracas Televisión; fui, presenté mi casting y les gustó de una y allí arranqué mi experiencia con Radio Caracas y al principio empecé haciendo una telenovela en Venezuela y terminé haciendo 5 novelas con Radio Caracas.

-‘Mi Gorda Bella’ te dio a conocer a nivel internacional siendo Venezuela de donde salió el personaje, ¿esto te ayudó para abrirte más puertas en Colombia?
Por supuesto, después de ‘Viva la Pepa’, viene ‘La niña de mis ojos’, y después viene ‘Mi Gorda Bella’, que fue un suceso tanto en Venezuela como en varias partes del mundo, luego al irme de Venezuela varios productores en Colombia se vuelven a interesar en mí.

-Cuando llegaste a Venezuela, ¿te exigieron que cambiaras el acento?
Ha sido cuestión de oído, hay gente a la que se le facilita más, hay gente a la que se le dificulta un poco; hay ciertos acentos que no me quedan tan difíciles, con el venezolano me demoré unas veces. Es aprender las cadencias, la musicalidad de las frases, y después a medida que vas prestando atención y aprendiendo los modismos por supuesto te queda mucho más fácil, nadie me pidió que cambiara el acento pero si me pareció que era un buen detalle para el personaje hablar como un venezolano, ya que si no corríamos el riesgo de que no fuera muy crédulo un policía venezolano con acento colombiano; cuando llegué a Colombia el acento venezolano me salía un poco más marcado, y pues es cuestión de concentrarse y tratar de escuchar cómo uno está hablando.

-¿En qué otro país te gustaría empezar a trabajar?
Me encantaría trabajar en Argentina, en Chile y me agradaría mucho volver a Venezuela, y si pudiera también trabajar en Brasil a pesar de la barrera idiomática sería también muy interesante.

-¿Cómo te sientes en tu regreso a la pantalla chica como Orestes, tu personaje de ‘Mi Gorda Bella’?
Es muy chistoso porque ‘Mi Gorda Bella’ fue un proyecto que hice hace varios años y es divertido verse a uno cuando era más joven. Pero a la vez me siento orgulloso porque está es una novela que es muy importante para la historia de la televisión casi a nivel mundial.

-Pero ha habido críticas porque los canales recurren a telenovelas viejas para llenar su programación, ¿tú qué piensas?
Yo creo que es respetable la opinión de todo el mundo y debo admitir que yo me sorprendo también cuando la ponen, pero hay gente que la quiere ver otra vez y hay gente que no la ha visto y puede aprender mucho.

-¿En qué películas trabajaste en Venezuela?
Trabajé en ‘Una Abuela Virgen’ de Olegario Barrera; trabajé en ‘Ni tan largos ni tan cortos’ con Héctor Palma; trabajé en ‘Día Naranja’ con Alejandra Zeplaki; en ‘Puras Joyitas’ con Henry Rivero y César Oropeza.

-¿Y qué ocurrió con el cine?
A mí desde pequeño me gustó mucho el cine, pero nunca lo creí una meta posible. En septiembre comienzo a rodar ‘Cruzao’, una película de suspense político que será dirigida por el realizador Henry Rivero. Después tengo planes de actuar en la versión cinematográfica de la exitosa serie ‘El cartel de los sapos’, que será producida por Manolo Cardona.

-¿Por qué no estuviste en la segunda parte de ‘El Cartel’?
No llegamos a un acuerdo. Según ellos yo estaba pidiendo mucho y la verdad ellos estaban ofreciendo poco, pero uno aprende que en este medio nadie es indispensable y ahora estoy contento de haber entrado a Telemundo, pues es un mercado bonito y estoy agradecido con el público que nos ve cada día. Ojala sigan disfrutando con nuestras producciones.

-¿Cómo recuerdas la preparación de tu personaje Pirulito, de ‘El Cartel’?
Yo traté de ir a hablar directamente con el personaje en cuestión, Juan Carlos Abadía, y me lo prohibieron, ni siquiera del canal sino a través de un amigo que trabajaba en el Ministerio a quien le pedí que me hiciera la vuelta y me lo prohibieron rotundamente. Entonces después charlamos con el Director y llegamos a la conclusión de que no queríamos hacer un calco del personaje sino más bien una interpretación. Yo conocí a varios familiares del personaje con los que hablé mucho sobre él y lo que hice sobre todo fue en primer lugar hacer una transformación física para representarlo, ya que es una persona muy dedicada a su cuerpo y con gran culto al físico y después todo lo que salió fue más de los libretos, no era un calco del personaje, era Pirulito, yo creo un personaje Pirulito sin pretensiones ni ánimos de que fuera parecido al de la vida real.

-En cuanto a los derechos del actor en Colombia, ¿qué piensas al respecto?
Desafortunadamente tengo que decir que, a pesar de que en Colombia estamos haciendo posiblemente las mejores producciones de Latinoamérica, en ese aspecto de los derechos estamos muy desprotegidos probablemente por una serie de leyes que se firmaron aquí en Colombia hace algunos años los actores quedamos completamente desprotegidos, tanto así que constitucionalmente no estamos reconocidos ni siquiera como profesionales, estamos tratando de vivirlo y de luchar para que nuestros derechos sean reconocidos porque realmente es bastante triste la situación de algunos actores, sobretodo cuando llegan a cierta edad en Colombia porque no hay ningún organismo que los proteja o que tenga algún tipo de consideración con ellos.

-Con ‘Mental’, la serie americana que se hiciste en Colombia, ¿cómo manejaste el inglés?
Afortunadamente desde pequeño estudié en un colegio americano, así que aprendí a hablar inglés con acento gringo desde que era un niño, entonces eso no representó un problema realmente, fue una buena experiencia para conocer otro método de trabajo realmente.

-¿A qué personaje te gustaría dar vida?
Me encantaría hacer un papel como Neo en ‘The Matrix’, porque es un personaje muy profundo y filosófico.

-Estudiaste en Nueva York en Lee Strasberg Theatre & Film Institute, ¿cómo cambia tu perspectiva al estudiar en el exterior y más en esta escuela?
El tema con Lee Strasberg es porque realmente yo quería desmenuzar un poquito más lo que era el método, yo estudié en la escuela de Edgardo Román, cuyo principio fundamental es el método pero quería conocerlo un poquito más a fondo y por eso fue la decisión de irme a Nueva York a estudiar. Cualquier escuela es buena para el actor, yo creo que los actores somos recopiladores de información y de experiencia sin eminencia, entonces yo diría que la experiencia en la escuela fue muy nutritiva pero también lo fue vivir en Nueva York, también estar en esa ciudad que es absolutamente creativa, fue una gran experiencia para mí, fue muy enriquecedora y aprendí mucho sobre la memoria emotiva, sobre la concentración que se requiere en escena, sobre la preparación que debes tener antes de cada escena, sobre la relajación que es muy importante (aprendí a relajarme más), a entrar en escena con la voz y el cuerpo preparado para trabajar.

-¿Cómo experimentas el ser famoso?
La fama y los reconocimientos no son parte de mi trabajo, mi labor es entregar en cinco minutos de una escena lo mejor de mí. La fama trae mujeres.

-¿Quién te conquista?
Me gusta tomarme y que se tomen el tiempo para conocer a la persona, no compro ni me compra la gente con cosas materiales. Mostrar un verdadero interés por la persona que a uno le gusta, ayudar y tratar de ser mejor eso, es lo que realmente me conquista y es como conquisto también.

-¿Cómo te enamoran?
Con una mezcla de ternura y pasión.

-¿Y hay una mujer tierna, pasional e inteligente en tu corazón?
(Risas). ¡Sí! Estamos empezando, es barranquillera (colombiana), trabajadora y elegante.

-España, Argentina o Colombia, ¿con qué país te quedas?
Con Colombia.

-¿Qué tienes de argentino?
Se me sale con la falta de civismo y con los políticos corruptos

-¿Qué te hace español?
Cocinar para mis amigos y mi familia; me fascina, ojala tuviera más tiempo. Mi especialidad es el pollo a la cerveza.

-¿El toque venezolano?
A cada cosa le tienen un dicho y yo los aplico: “como vaya viniendo vamos viendo”. Son echaos pa' lante, y así soy yo.

-¿Y de colombiano?
Todo. El carácter, lo trabajador y, por supuesto, lo honesto.

-Dicen que eres calmado y sereno, ¿qué te saca de las casillas?
La injusticia y la impuntualidad.

-¿Eres muy vanidoso?
Lo justo para no ser metrosexual.

-¿Qué haces en tu tiempo libre?
Paso mucho tiempo con mis amigos.