Doña Bella

Después de secuestrar a María Antonia, Román muere con Sofía

Bella descubre que Antonio mandó que la golpearán

El Doctor Alcides les confirma a Carolina y a Andrés que a Claudio le queda poco tiempo de vida, debido al cáncer de próstata y, acto seguido, Claudio se muere. En el funeral de Claudio; Aurelio quiere acompañar a Carolina y Andrés, pero ambos están muy dolidos y exigen a Aurelio que les deje tranquilos. Como no tienen pruebas en su contra por la muerte de Rosa; Celeste queda en libertad y, aunque quería irse de bar de Candela, ella decidió quedarse. Y por no haberla ayudado a salir de la cárcel, Celeste enfrenta a Antonio, que la advierte de que podría mandar golpearla, como lo hizo con Bella. Y acto seguido, Celeste le cuenta a Bella que Antonio era su amante y que la contó que él mandó que la golpearan. Y Bella pretende vengarse de Antonio, por eso, ella manda a Moisés y otro de sus escoltas, para que con ayuda de Silvia; encuentran a los dos tipos que la golpearon y, después, ellos les dan una fuerte paliza, dejándoles malheridos a las afueras de la finca de Antonio, además, ella le deja una nota a Antonio advirtiéndole de que sabe lo que la hizo. Y Bella quiere seguir vengándose de Antonio.

Román acaba con los hombres que golpearon a Bella
María Antonia se escapa de su casa para ver a su padre Antonio y, allí, Doña Cecilia le dice a María Antonia que Bella mandó a un perro que atacase a Antonio. Y acto seguido, María Antonia se lo recrimina. Cuando regresa a Agua Hermosa, Román descubre que Antonio mandó a unos hombres que golpearan duramente a Bella. Por esto, Román se lleva a esos hombres a un descampado y les mata por atacar a Bella. Y como un anónimo, Román llama al Comisario Fernández para inculpar a Antonio Segovia de la muerte de esos tipos, aunque Bella sospecha que podría haber sido Román, ya que él juró vengarse por destruirla el rostro. Y Antonio niega ser el asesino de esos hombres, por esto, el Comisario Fernández sospecha que ellos mismos se suicidaron. Mientras tanto, el Doctor Alcides le quita las vendas a Bella y, al verse el rostro con rasguños, Bella comienza a llorar desconsoladamente, aunque el Doctor la dice que podrá someterse a una cirugía reconstructiva para recuperar su rostro, aunque Juanita cree que con el agua de la cascada del río, Bella conseguirá recuperarse y sanarán sus cicatrices. Después, Antonio va a buscar a María Antonia para pedirla que decida si vivir con él o con su madre, además, él encuentra a Bella y no es capaz de negarla que él mandó que la golpearan. Y María Antonio decide irse a vivir con su padre Antonio. Como el hijo que tiene con Elvira (Vicente) está amenazándole con matarle, Julián decide irse con su esposa a España, ya que no puede darle a su hijo Vicente el dinero que le pide. Aunque Doña Cecilia, Evangelina y sus hijos no aceptan la llegada de María Antonia; Antonio les advierte que su hija se quedará en su casa.

María Antonia conoce a Román
Román le dice a Bella que quiere que sea únicamente suya, pero ella le dice que eso jamás ocurrirá. Por otra parte, Doña Cecilia le compra ropa a su nieta María Antonia para que sus otros nietos se burlen de ella, ya que María Antonia luce ahora demasiado atractiva. Y Bella busca a su hija María Antonia, pero la niña se niega a volver con ella por ser una prostituta y, al escuchar esto, Bella enfurece y la da una bofetada a su hija. Mientras que, la otra hija de Bella (Andrea Fernanda) se besa por primera vez con el jovencito Gaudencito, quien la ha dedicado varias canciones, ya que es cantante y guitarrista, aunque su abuela Augusta se opone a que su nieto Gaudencito se involucre con la hija de Bella. En la cascada del río, María Antonia conoce a su novio cibernético y descubre que es mucho más mayor que ella, y él jamás la dice que se llama Román, ya que no quiere que sepa que él es el hombre que secuestró tiempo atrás a su madre Bella. Y Román regala costosas joyas a María Antonia, que le considera como un buen amigo. En el bar de Candela, Felipe aprovecha que vive en ese bar para coquetear con Violeta (una de las prostitutas) y, al ver como ella le está bailando con sexualidad, Candela enfurece y regaña duramente a su empleada y a su hijo. Después de un mes, gracias a los cuidados del Doctor Alcides y gracias al agua de la cascada del río, Bella consigue sanar sus cicatrices y consigue recuperar su rostro, por eso, ella decide reabrir su palacio.

María Antonia se escapa con Román
Andrés le pide a Bella que, por sus hijas, cierre ese palacio; pero ella se opone. Y Andrés recibe una bofetada de Bella, cuando él la dice que sólo se quiere a si misma porque ni por sus hijas está dispuesta a cambiar. A pesar de que Andrés amenaza con abandonarla; Bella se arriesga y reabre el palacio. A pesar de que Román intentó deshacerse de ella en varias ocasiones; Sofía sigue buscándole, además, Sofía amenaza a Bella con matarla si se enreda con Román. Cuando Evangelina descubre que está recibiendo costosas joyas de su novio cibernético, María Antonia decide irse de la casa de su padre, ya que sabía que Evangelina le iba a contar a Antonio. Y María Antonia se reúne con Román y huye con él, a pesar de que ella sigue desconociendo su nombre verdadero, ya que él la hizo creer que se llamaba Juan. Y Román lleva a María Antonia a una casa alejada de Agua Hermosa y la quita el teléfono para mantenerla incomunicada. Ajena a esto, Bella reabre su palacio, pero ella no puede acostarse con ningún hombre porque Antonio llega al palacio para avisar a Bella de que su hija desapareció. Y Antonio y Bella buscan desesperadamente a su hija María Antonia. Sin imaginarse que Román la tiene secuestrada, a la que durmió dando un sedante en un té. Como se siente solo, Nicolás vuelve a acostarse con Candela y, al ver tan acaramelados a sus padres; Felipe se hace ilusiones de tener una familia con sus padres unidos. Pero, al ver una llamada de Inés; Nicolás no hace el amor con Candela y se va con Inés, con la que sí hace el amor, quien le dice que está cansada de estar sola.

María Antonia intenta escaparse
María Antonia intenta escaparse de la casa donde Román la tiene y, allí, David (el escolta de confianza de Román) se lo prohíbe a la jovencita y, en un forcejeo, él la empuja, y ésta se da un fuerte golpe en la cabeza con un mueble y se desmaya, aunque poco después María Antonia se levanta e intenta huir nuevamente; David la encierra en el sótano para que no pueda escapar. Mientras tanto, Román huye de los escoltas de Sofía, que le están siguiente porque ella está obsesionada con él. Al regresar, Román convence a María Antonia haciéndola creer que despedirá a su escolta por haberla encerrado a la fuerza. Como Doña Augusta es la nueva alcaldesa del pueblo; Bella le pide ayuda para encontrar a su hija María Antonia, pero Augusta se opone, ya que nunca ha soportado a Bella. Cuando Benjamín estaba buscando a la hija de Bella; David se deshace del policía disparándole en la espalda, aunque favorablemente el Doctor Alcides consigue salvarla la vida. Ajena a esto, María Antonia llama por teléfono a su madre Bella, para avisarla de que está bien y que se irá de viaje.

Bella y Antonio buscan desesperadamente a su hija
De camino a la capital para denunciar ante la policía la desaparición de su hija María Antonia; Antonio le dice a Bella que la sigue amando, pero ella le asegura que no volverá a pasar nada entre ellos. Al llegar a la comisaría, la policía no les da demasiadas esperanzas de poder encontrar a su hija, pero una periodista les escucha y decide proponerles que vayan a su programa de televisión para contar su relato. Y María Antonia se preocupa mucho al ver a su madre Bella llorando por ella. Aprovechando que están en la capital, Bella y Antonio visitan a Sofía para que les ayude a encontrar a su hija. Mientras tanto, María Antonia llama por teléfono a su hermana Andrea Fernanda para avisarla de que se encuentra bien. En el hospital, Benjamín se da cuenta de que, tras los disparos, una bala dañó su médula espinal y teme que no vuelva a poder mover sus piernas. Al encontrar una tarjeta de identificación, María Antonia se da cuenta de que está en la casa de Román Montero, el hombre que secuestró a su madre Bella y que la convirtió en una prostituta. Por la noche, Bella y Antonio tienen que dormir en un hotel y comparten habitación, pero ambos duermen en camas distintas, pero ellos no pueden resistirse y, cuando él la consuela porque llora por su hija; Bella acaba haciendo el amor con Antonio, sin importarles que sus respectivas parejas les estén llamando por teléfono, ya que Evangelina y Andrés temen que Antonio y Bella se enreden. Por otra parte, Carolina no puede resistirlo y va hasta la casa de Aurelio, donde ambos hacen el amor.

María Antonia descubre que Román la tiene secuestrada
Cuando María Antonia le reprocha a Román que haya secuestrado a su madre bella en el pasado, él se lo niega y después la encierra en el sótano de la casa y en ocasiones la amordaza para que deje de chillar, como lo hizo con Bella. Advirtiéndola que la utilizará para acercarla a Román Montero; Sofía la dice a Bella que la ayudará a encontrar a su hija. Cuando la ve en televisión buscando a su hija; Ricardo (el sobrino de David y antiguo seminarista, que se acostó con Bella por primera vez) se pone en contacto con Bella para decirla que Román podría tener a su hija, por eso, él se compromete a ayudarla. Después, Bella y Antonio regresan al pueblo de Agua Hermosa y, a su regreso, Bella le dice a Andrés que hizo el amor con Antonio. Por esto, Andrés decide irse a vivir con su hija Andrea Fernanda a la casa de su madre Carolina.

Bella sospecha que Román tiene secuestrada a su hija

Román telefonea a Bella, que de inmediato le exige que le devuelva a su hija, y Román la responde diciéndola que muy pronto volverán a estar juntos. Al enterarse de que Bella se acostó con Antonio; Andrés va a pedirle a Antonio que no vuelva a buscar a Bella y, en ese momento, Antonio y Andrés se pelean a golpes. Y Antonio le da una bofetada a su esposa Evangelina cuando ella dice que María Antonia estará enredada con un tipejo, al igual que lo hace la prostituta de su madre Bella. Al día siguiente, María Antonia consigue hacer una llamada telefónica a su madre Bella, a la que pide entre lloros que la saque de allí y, después, David amordaza a la joven para que no siga hablando con Bella. Como Simón amenaza con arrebatarla el puesto de alcaldesa; Augusta se adentra en el bar de Candela y hace varias fotografías a su esposo Simón y al Comisario Fernández para desprestigiarles, ya que coquetean con prostitutas.

Román le confirma a Bella que tiene secuestrada a su hija
Bella y Antonio deciden volver a estar juntos y, después de que Antonio abandonara a su esposa Evangelina y a sus hijos, Bella le informa a Andrés que debe de irse porque volvió con Antonio. Y Andrés se refugia en el bar de Candela, en los brazos de una prostituta. Por su parte, Andrea Fernanda le informa a su madre Bella que es novia de Gaudencito, aunque ella se opone a ese noviazgo porque cree que ese muchacho es de baja categoría. Después de tantos sobresaltos, Bella tiene una recaída, además, está muy preocupada por su hija María Antonia, ya que Román la confirmó que él la tiene secuestrada.

Bella está dispuesta a irse con Román por su hija
Román negocia con Bella darla la libertad a su hija María Antonia, a cambio de que ella se vaya con él. Y Sofía quiere ayudar a Bella para recuperar a Román, aunque él está obsesionado con Bella. Cuando David va a buscar a Bella para llevarla con Román; Antonio le da una fuerte paliza a David por tener secuestrada a su hija.

Román se aleja con María Antonia
Bella se acuesta con David, a cambio de que la diga donde esconde Román a su hija María Antonia. Y David le advierte a Bella que debe de ir sola hasta la casa donde Román tiene secuestrada a su hija. A espaldas de Bella; Antonio y Sofía les siguen. Pero, Román no confía en Bella y se va a otro lugar con María Antonia, a la que amenaza con abusar sexualmente de ella. A escondidas de su hijo Andrés, Carolina vive una noche apasionada al lado de Aurelio.

María Antonia intenta escaparse sin ningún éxito
Para apropiarse de una nueva cabaña donde esconderse, el miserable de Román mata a un hombre. Mientras tanto, Bella está cada vez más unida a Antonio, que se quedó a vivir en la casa de su amada. Más tarde, María Antonia consigue hablar con su madre Bella, pidiéndola que vaya a buscarla sola, ya que Román la está amenazando con matarla. Y María Antonia estuvo a punto de escapar, pero ella se asusta al encontrarse al hombre muerto y, al escuchar el grito, Román la descubre y la vuelve a encerrar. Pero, María Antonia consigue escapar nuevamente y, aprovechando que Román se está duchando, María Antonia coge su teléfono...

Román y Sofía mueren, al caer por un precipicio
María Antonia consigue llamar por teléfono a su madre Bella, que de inmediato va a buscarla con las pocas pistas que la joven la ha dado. Y María Antonia se encierra en el cuarto donde Román la tiene para que él no descubra que ella llamó a su madre. Acto seguido, Bella se reencuentra con su hija María Antonia, pero Román la advierte a Bella que tendrá que quedarse con él para dejar libre a María Antonia, por eso, la joven huye; mientras que Bella tiene que irse con el miserable de Román. Pero, uno de los hombres de Sofía sigue a Román y a Bella. Cuando Román intentaba abusar sexualmente de Bella; llega Sofía y después Antonio, ambos armados, y Antonio y Bella se llevan a Román y Sofía hasta el bosque y, allí, Sofía le quita la pistola a Bella. Y desesperada y cansada de sus engaños, Sofía le dice a Román que si no va a ser para ella, tampoco lo será para nadie. Después, Román le dice a Bella que él mató a su abuelo Fernando ya que, cuando le dijo que era amante de Bella, Fernando sufrió un infarto y murió. Acto seguido, Román y Sofía tienen un forcejeo con la pistola, que se dispara y, en ese momento, Román empuja a Sofía y juntos caen por un precipicio. Ajena a esto, María Antonia se reencuentra con un abrazo con su hermana Andrea Fernanda.

Bella y Antonio continúan un amor clandestino
Aunque hace muchos años decidió no ir a la tumba de su abuelo por vergüenza; Bella visita el cementerio y llora en la tumba de su abuelo, después de enterarse de que Román le provocó un infarto. Más tarde, Andrés y Antonio se disputan el amor de Bella, pero ella les dice que no quiere saber nada de ellos, pidiéndoles que regresen a sus casas porque ahora quiere dedicarse exclusivamente al cuidado de sus hijas María Antonia y Andrea Fernanda. A su pesar, Antonio tiene que volver con su esposa Evangelina e hijos. En el cementerio, David visita a su jefe Román Montero. Por otra parte, Doña Cecilia descubre a su hija Inés con Nicolás y la regaña por estar enredada con un empleado de las bananeras. Inés le exige a su madre que la deje ser feliz con Nicolás, ya que aunque Cecilia se oponga, Inés está dispuesta a defender su amor con Nicolás. En la cascada del río, Bella y Antonio hacen el amor apasionadamente, ya que prefieren seguir viéndose a escondidas de todos. Mientras que, Andrés le recrimina a su madre Carolina que siga viéndose con Aurelio. Y Carolina le deja muy claro a su hijo que ella tiene derecho a amar y, por eso, ella decidió ser feliz al lado de Aurelio, aunque Andrés se oponga. Como los ahorros se la están acabando, Bella está decidida a reabrir el palacio y, por esto, Andrés la amenaza con llevarse a su hija Andrea Fernanda. Por otra parte, Simón y Augusta se pelean continuamente, ya que quieren luchar en las próximas elecciones disputándose el puesto de alcalde de Agua Hermosa. Por la noche, Bella se reencuentra con Antonio en el palacio y, allí, hacen el amor; pero él se pone furioso al enterarse de que ella pretende reabrir su palacio para volverse a prostituir. Y Andrés sorprende a Bella con Antonio en el palacio, y Andrés la recrimina que jamás sintiera algo por ella. Mientras que, Evangelina llora desconsoladamente en su casa porque sabe que Antonio fue a verse con Bella.

Doña Cecilia intenta matar a Bella
Bella y Antonio duermen juntos toda la noche en el palacio de ésta, hasta que su madre Cecilia les interrumpe, que llega con una pistola para matar a Bella, ya que no soporta ver sufrir a Evangelina por Antonio. Pero, Antonio no le permite a su madre Cecilia que dispare a Bella y, por eso, él estuvo a punto de ser disparado por su propia madre y, después de librarse de la bala, Antonio se lleva enfurecido a su madre. Y Antonio, de camino a su casa, le dice a su madre que jamás podrá dejar de amar a Bella. Como se opone a continuar su matrimonio con Evangelina; Cecilia echa de su casa a su hijo Antonio. Después, Evangelina amenaza con matarse de un disparo, si él la deja por Bella; pero Antonio le quita el arma para que no se quite la vida y, después, él se despide de Evangelina. Y Antonio le pide a su hermana Inés que cuide de Evangelina y que no la permita hacer una locura, ya que él ahora desea ser feliz al lado de Bella. Además, Bella se despide de Andrés, diciéndole que ella siempre amó a Antonio, pidiéndole disculpas a Andrés por no haber podido enamorarse de él. En la cascada del río, Bella y Antonio se encuentran y se besan apasionadamente, dispuestos a vivir juntos. Y Bella le propone que se quede viviendo en el palacio, esperándola por las noches, pero éste se opone y se va a vivir con su amigo Nicolás, ya que él quería irse a vivir con Bella, lejos del pueblo. Además, sus hijos le piden a Antonio que regrese a la casa para que su madre Evangelina y su abuela Cecilia se repongan de su huída, pero él no quiere seguir viviendo una farsa de matrimonio. Enfurecida, Carolina le reprende a Bella que se haya burlado de su hijo Andrés, quien siempre amó a Bella. Y aunque Bella la explica que ella no puede negarse la felicidad; Carolina le recuerda que perdió a un hombre que estaba dispuesta a dar su vida por la suya.


Del 13 de septiembre al 1 de octubre de 2010

por Antena Nova