El Fantasma de Elena


Montecristo se acuesta 
con Elena Calcaño

Elena Calcaño le prohíbe a Eduardo que se vea con Elena Lafé
Elena Lafé escribe una carta de apoyo a Rebeca, diciéndola que está luchando por sacarla de la cárcel y haciéndola llegar una bolsa con ropa y comida, además, en la carta la agradece que la avisara de que debía de realizar la autopsia a su abuela Margot. Después de discutir, en un arranque de pasión; Eduardo y Elena Lafé se besan apasionadamente, aunque ella sigue negándose a devolverle la hacienda. Después, Elena Calcaño le prohíbe a Eduardo que se enrede nuevamente con Lafé, pero él la responde que ella no tiene por qué reclamarle. Cansado de que su hermano Eduardo se crea superior a él; Darío le comenta a Dulce que quiere adueñarse de la hacienda Girón. En un restaurante, el fantasma de Daniela Calcaño posee nuevamente el cuerpo de La nena Ochoa, que comienza a tocar el piano de una forma muy profesional y se gana los aplausos de todos los clientes del restaurante, bajo la mirada asombrada de Anacleto. Aunque Elena Lafé quería pagarles la boda; Walter le pide a Corina que todavía no quiere casarse y que quiere aplazar su enlace matrimonial, ya que Walter sigue enamorado de Andrea, aunque intenta ocultar estos sentimientos porque Andrea le parece muy menor para él.
  
Jesusa descubre que Mileidi está enamorada de su hermano Michel
La celadora Felipa Chaparro la advierte a Rebeca que ahora la cuidará porque su esposo Darío la contrató para trabajar para él. Por su parte, Andrea prepara una comida con Elena Lafé y Eduardo para presentarles a su novio Michel, que lleva a su madre Clara y a su hermana Lucía; y Jesusa se sorprende al ver a Clara (la verdadera madre de Mileidi), aunque favorablemente Mileidi no les atiende como empleada porque está enamorada de Michel. Y Jesusa se da cuenta de que Mileidi está enamorada de su hermano Michel, por eso, Jesusa le advierte a Mileidi que se debe de olvidar de Michel porque él está comprometido con Andrea. Mientras tanto, Michel le cuenta a su hermana Lucía que quiere romper con Andrea porque ama a otra mujer, pero Lucía le pide que antes de romper la deje hablar con su amiga Andrea para contárselo. Por otra parte, Elena Calcaño y Montecristo visitan a una misteriosa mujer (a la que llaman “La Gorda”) para comprarla un niño, ya que Elena Calcaño quiere cambiar ese niño por el que tenga Elena Lafé. Como Elena Lafé se ha convertido en un grave problema en sus planes por arrebatarla la fortuna de Margot; Dulce le dice a Darío que tienen que deshacerse de Elena Lafé, pero él se opone a los planes de la malvada Dulce.
  
Dulce quiere deshacerse de Elena Lafé
Montecristo le dice a Elena Lafé que si ella no le corresponde como su esposa, él tendrá todo el derecho de rehacer su vida sin ella, y ésta no tiene inconveniencia diciéndole que no le ama. Por eso, Montecristo se consigue a tres mujeres para acostarse con ellas, llevándolas hasta la piscina de su casa y, al verlo, Elena Lafé se escandaliza por el descaro de Montecristo. En la cárcel, Dulce visita a Rebeca para amenazarla con matar a su hija Andrea, si cuenta algo sobre ella a Elena Lafé. Después de verle en una exhibición de caballos; Laura le dice a Eduardo que Elena Lafé sigue enamorada de él, confesándole que Elena jamás le ha traicionado. Y Eduardo comienza a sospechar que el hijo que espera Elena Lafé es de él. Ajena a esto, Elena Lafé contrata como su detective privado a Alan Martin, que comienza a investigar la muerte de Margot. Y Dulce, Darío y Tulio descubren que Elena Lafé les ocultó que la autopsia de su abuela certificó que Margot fue envenenada y, al descubrir esto, Dulce está cada vez más convencida de que tiene que deshacerse de Elena. En el bar, Montecristo le hace creer a Eduardo que hacía el amor con Elena Lafé cuando aún estaba casada con él, y Eduardo le dice que él también estaba con ella y que el hijo podría ser de cualquiera de los dos.

Eduardo y Montecristo se pelean por Elena Lafé
Eduardo y Montecristo se pelean duramente en el bar, ya que ambos se pelean por Elena Lafé. Y por este escándalo, la policía les detiene, aunque Elena Lafé paga la fianza para sacar de la cárcel a su esposo Montecristo. Desde las rejas de la mansión Girón, La Nena Ochoa la dice a Elena Calcaño que ella es una médium y que su hermana gemela Daniela se está comunicando con ella desde el más allá, pero Elena Calcaño no la cree, exigiéndola que se vaya de allí. En la cárcel, el Detective Martin visita a Rebeca y la dice que Elena Lafé le contrató para defenderla como su abogado, pero no es capaz de contarle quién es el culpable de la muerte de Doña Margot, ya que teme que Dulce mate a Andrea, si la delata. Convencida por Andrea; Elena Lafé contrata nuevamente a Walter como su abogado. Por otra parte, Jesusa le cuenta a Clara que Michel enamoró a su hija Mileidi, y teme que ellos mantengan relaciones sexuales sin saber que son hermanos, por eso, Jesusa y Clara se ponen de acuerdo para evitar que Mileidi y Michel sigan viéndose.
 
Mileidi y Michel hacen el amor
Mileidi y Michel hacen el amor en el jardín de la casa de los Girón, y Mileidi le dice que esa era su primera vez, pidiéndole que la tratara con cariño. Mientras tanto, Clara se confiesa con el Padre Aguas contándole que cuando era una jovencita tuvo una hija llamada Mileidi, a la que dio en adopción y, aunque se citaron para verse, ella no tuvo fuerzas para enfrentarla y no fue a la cita y, ahora, Mileidi no quiere verla. Y Clara también le confiesa al cura que Mileidi y Michel no son hermanos porque ella, después de dar en adopción a Mileidi, no pudo tener hijos con su segundo esposo, por eso, ella adoptó a Michel, aunque poco después, Clara consiguió tener a su segunda hija, Lucía. Clara no quiere permitir que Michel y Mileidi sean novios porque tendría que explicar a su hijo Michel que él es adoptado, además de tener que enfrentar a su hija Mileidi. Por esto, Clara le propone a su hijo Michel que trabaje como ejecutivo lejos de Miami, ya que quiere distanciarle de Mileidi. Cuando nuevamente el fantasma de Daniela Calcaño la posee a La Nena Ochoa, ella les dice a La Nena y Anacleto que la deben de llevar a Elena Lafé para hablar con ella porque todos corren peligro. Aprovechándose de que es su esposa, Montecristo intenta abusar sexualmente de Elena Lafé, pero Andrea escucha los gritos de Elena y, de inmediato, Andrea avisa a su tío Eduardo, pero él no va a socorrerla diciéndola a su sobrina que Elena es muy fuerte y sabrá como defenderse. Aunque, Montecristo se arrepiente cuando Elena Lafé le dice que recuerde que está esperando un hijo. Pero, al día siguiente, Eduardo está enfurecido y quiere matar a Montecristo. Y Eduardo y Montecristo se enfrentan con sus pistolas amenazándose ambos con matarse a disparos...
 
Rebeca es puesta en libertad, gracias a Elena Lafé
Cuando iban a batirse en duelo, Elena Lafé aparece y les quita las pistolas a Montecristo y a Eduardo, evitando así que se maten a disparos. Por otra parte, Dulce contrata a un hombre para que secuestre a Andrea, ya que quiere amenazar a Rebeca para que no le cuente nada a Elena Lafé. Como consigue mover los brazos y las manos, Latoña escapa de la mansión Girón, aterrada por lo que pueda hacerla su hija Elena Calcaño. En la cárcel, la celadora Felipa Chaparro advierte a la presa Waterfly que no haga daño a Rebeca porque ahora ella la protege y se irá de la cárcel con ella cuando Rebeca consigue demostrar su inocencia y quede en libertad. Por la calle, Latoña intenta caminar, pero ella se cae y sorprendentemente Elena Calcaño la encuentra y la lleva de regreso a la mansión. Gracias a la defensa de Alan Martin, que fue contratado por Elena Lafé; Rebeca consigue salir de la cárcel y, a las afueras, la esperaba su hija Andrea, que la recibe con un fuerte abrazo. Y Rebeca está muy agradecida con Elena Lafé por haberla ayudado a salir de la cárcel. Y la celadora Felipa se va con Rebeca, ya que Darío la contrató para que cuidase de Rebeca.

Dulce amenaza a Rebeca con matar a su hija Andrea
Después de que Rebeca saliese de la cárcel; los hombres mandados por Dulce secuestran a Andrea. Y el Detective Alan Martin sigue a esos hombres, que desaparecen y luego dejan un bulto en el suelo y, al abrirlo, se dan cuenta de que es el cuerpo de Andrea, y Rebeca (abrazada a Elena Lafé) llora desesperadamente la muerte de su hija, pero favorablemente Alan la dice a Rebeca que Andrea tiene el pulso débil y que simplemente está drogada, sin imaginarse que Dulce (la mujer que mandó el asesinato de Andrea) está haciendo el amor con Darío y que hizo eso para asustarla. Y Darío se da cuenta de que Dulce quiso callarle la boca a Rebeca amenazándola con matar a Andrea, por eso, Darío regaña duramente a Dulce, que le hace creer que sería incapaz de hacer daño a Andrea (que también es hija de Darío). Y Rebeca la dice a Elena Lafé que no puede decirle nada porque la tienen amenazada con matar a su hija. Pero, Elena Lafé sospecha de Dulce, recordando que ella metió en la cárcel a Rebeca. Cuando Darío visita a su hija Andrea en la clínica donde está recuperándose de la droga que la dieron para adormecerla; Darío le pide a Rebeca que no cuente nada a Elena Lafé para no perjudicar a su hija Andrea, además, sigue pagando a la celadora Felipa Chaparro para que esté en todo momento al lado de Rebeca y no la deje hablar con Elena Lafé sobre Dulce. Por otra parte, Jesusa sigue oponiéndose a que su hija Mileidi se vea con Michel, pero Mileidi no cede explicándola que ama a Michel. Al igual que Clara, que pide encarecidamente a su hijo Michel que se vaya a trabajar a lejos del país, ya que quiere apartarle de Mileidi, pero él no está dispuesto a hacerlo.
 
Montecristo se acuesta con Elena Calcaño
Darío le recrimina a Dulce que drogase a su hija Andrea para asustar a Rebeca. Por otra parte, Elena Lafé le cuenta a su amiga Laura que desconfía de Dulce y Darío, pero no puede despedirles porque les entregó un poder para que administraran sus negocios. Para que no siga viéndose con Michel; Jesusa le revela a Mileidi que ella y Michel son hermanos porque tienen a la misma madre, Clara; ya que Jesusa no sabe que Michel es hijo adoptivo de Clara. Y Mileidi comienza a llorar desconsoladamente al enterarse de que se enamoró de su hermano. Tomándose unos tragos en un bar y planeando separar a Eduardo de Elena Lafé; Montecristo seduce a Elena Calcaño, se besan apasionadamente y hacen el amor. Ajeno a esto, Eduardo le pregunta a Elena Lafé si el hijo que está esperando es de él, pero ella se lo niega.

Mileidi cree haberse acostado con su hermano
Montecristo lleva serenata por la noche a Elena Lafé, que le vuelve a decir que lo siente, pero no puede amarle. Al enterarse de que Darío se llevó a su hijo Eduardito; Dulce le obliga a Darío a decírselo, amenazándole con un arma con dispararle, pero él le arrebata la pistola para impedirlo, además, Darío le advierte que su hijo está al cuidado de otra persona, lejos del país, hasta que ella cambie su modo de venganza por conseguir la fortuna de Margot. Por otra parte, Elena Calcaño descubre que Eduardo se acostó con otra mujer a la que conoció en un bar, y va a reclamarle; pero él la advierte que no la pertenece y que puede hacer lo que quiera. Dándose cuenta de que está allí la mujer que la entregó a Mileidi; Jesusa, además, descubre que Felipa Chaparro vivirá con ellos en la mansión Girón, ya que fue contratada por Darío para cuidar de Rebeca. Creyendo que son hermanos; Mileidi llorando le dice a Michel por teléfono que no pueden seguir juntos, y ambos sufren mucho porque están muy enamorados. Enloquecido, Eduardo se pelea con varios hombres, apostando dinero para conseguir recuperar la hacienda pagando a Elenita el dinero que la debe, pero un boxeador profesional enfrenta a Eduardo, propinándole una gran paliza. Y Elena Lafé detiene estas peleas exigiéndole a Eduardo que no vuelva a hacer peleas clandestinas en su finca.


Del 4 al 15 de octubre de 2010
por Telemundo