El Fantasma de Elena


El fantasma de Daniela 
regresa para hacer justicia

El fantasma de Daniela le dice a su madre Latoña que su hermana la mató
La Reina (que en realidad se llama Ruth Merchán) se da cuenta de que Elena Lafé es un familiar suyo porque es muy parecida a la hija de su media hermana Margot Uzcategui. En la casa La Nena Ochoa; el fantasma de Daniela vuelve a meterse en el cuerpo de La Nena y, allí, Latoña comienza a llorar porque reconoce la voz y la canción que su hija Daniela la canta y, después de esto, el fantasma de Daniela la advierte a Latoña que tenga cuidado con Elena Calcaño, y que proteja a Elena Lafé. Además, el fantasma de Daniela la dice a su madre Latoña que el día de la boda ella no se suicidó, sino que su hermana Elena la arrojó al precipicio. Por otra parte, Eduardo consigue volver a ocuparse de la hacienda Girón, por lo que Montecristo enfurece, ya que su asistente Alan Martin confía en Eduardo porque ha estado buscando a Elena Lafé desde que desapareció, además, él le dice que legalmente siguen siendo esposos porque en la legalidad piensan que Elena Calcaño está muerta. Amenazando a una mendiga, el indio Calima (mandado por su patrón Montecristo) consigue que ella le lleve hasta el paradero de Elena Lafé.
   
Michel intenta suicidarse al creer que es hermano de Mileidi
Clara le confiesa a Michel que ella tuvo una niña, que es Mileidi, y a la que sus padres la obligaron a dar en adopción porque ella era muy jovencita y, ahora, Michel cree que son hermanos, porque su madre Clara le sigue ocultando que él es adoptado. Aunque, el Padre Aguas le aconseja a Clara que diga la verdad a Michel porque él y Mileidi están sufriendo porque creen que son hermanos y no pueden vivir libremente su amor. Cuando Clara llega a su casa, ella se da cuenta de que Michel intentó suicidarse cortándose las venas.

Calima intenta secuestrar a Elenita, golpeando a Ruth
Al tener dolores en el vientre, Mileidi sospecha que podría estar embarazada. Mientras tanto, Clara llama a una ambulancia y consigue salvar a su hijo adoptivo, ya que Michel intentó quitarse la vida cortándose las venas de las muñecas. Estando en la clínica, esperando a que Michel se reponga; Clara le confiesa a su hija Lucía que Mileidi es su hija. Enfurecida, Rebeca llega a la casa de Dulce y, allí, comienza golpear duramente a Dulce, exigiéndola que no se atreva a volver a hacer daño a su hija Andrea. Y en un descuido, Dulce agarra una pistola y se la lleva; pero favorablemente Felipa aparece armada y consigue que Dulce deje en paz a Rebeca. Dando un botellazo en la cabeza a La Reina (Ruth); el indio Calima secuestra a Elena Lafé, aunque Ruth se levanta y cogiendo uno de los trozos de la botella, amenaza a Calima y consigue liberar a Elena Lafé. Y acto seguido, Ruth (“La Reina”) regresa a su casa con Elenita, a la que llama “loquita” y la promete que la protegerá siempre. En la casa de La Nena Ochoa; Latoña tiene un sueño con el fantasma de Daniela, que la pide que deben de desvelar todo lo malo que hizo su hermana gemela Elena (Calcaño).
  
Eduardo encuentra a Elenita
Amenazando a los pordioseros del barrio de La Reina (Ruth), Montecristo y el indio Calima consiguen llegar hasta el escondrijo de Elenita. Pero, Ruth (La Reina) lleva a Elenita al lado de Eduardo y Laura, que la reciben con un fuerte abrazo, y con pena al darse cuenta de que Elenita perdió la razón al enterarse de que perdió a su bebé. En la mansión Girón; Michel (ya recuperado de su intento de suicidio) se encuentra con Mileidi y la pide perdón por haberla tratado mal cuando le dejó, contándola que ya sabe que son hermanos, aunque la dice que sus sentimientos no cambiaron hacía ella.
 
Montecristo intenta matar a Ruth
Montecristo avisa a Dulce de que Elena Lafé está al lado de una mujer muy parecida a su difunta abuela. Mientras que, Eduardo avisa a Ruth Merchán que su hermana Margot murió y, como es familiar de Elenita, Eduardo quiere llevarse a Ruth a vivir junto a ellos para que esté al lado de Elenita; pero Ruth se opone a ello. Y después, Elenita se va con Laura y Eduardo, que ven desvariando a Elenita, que no dice ni una sola palabra y está en un estado como si no entendiese y se hubiese vuelto loca. En un restaurante, Clara se cita con su hija Mileidi y, allí, Clara la cuenta por qué la abandonó y, aunque Clara no quiere tener relación con su hija, Mileidi le advierte que ella estará cerca de sus hermanos, Lucía y Michel. Al llegar al hospital, Elenita tiene una crisis y comienza a llorar desconsoladamente, al recordar que perdió a su hijo. Mientras tanto, Montecristo espera a Ruth en su casa, a la que amenaza con matarla si no la dice dónde está Elena Lafé y, finalmente, Ruth le dice que entregó a “la loquita” (como ella se refiere a Elena cariñosamente) a Eduardo y, por esto, Calima (mandado con Montecristo) le da una gran paliza a Ruth y, cuando la iba a matar, Darío aparece para impedírselo.
 
Darío y Dulce pretenden adueñarse de la fortuna de Ruth
Felipa le confiesa a Mileidi que ella fue quien la puso en los brazos de Jesusa, contándola que su madre Clara al principio no quería deshacerse de ella. Además, Felipa amenaza a Clara con contarle a Mileidi quién es realmente su padre. En su casucha, Darío cuida a Ruth Merchán, después de la paliza que recibió, Darío la lleva a un centro de belleza para que cambien su apariencia física. Y Darío le cuenta a Dulce que descubrió que Margot le envía dinero a su medio hermana Ruth, pero sus abogados Tulio y antes su padre se quedaban con esos cheques de dinero. Y ahora, Darío pretende manejar el dinero de Ruth Merchán, ya que ella se quedará con la mitad de la fortuna de Margot. Debido a su estado de locura; el Doctor les advierte a Eduardo y Laura que tendrán que internar en una clínica psiquiátrica a Elenita para que se recupere.
  
Elena Lafé es internada en una clínica psiquiátrica
Elena Calcaño se atreve a ir con el niño de Elenita hasta el hospital, pero Elenita ni siquiera puede ver al niño, ya que ella sigue desvariando y ve como su hijo a un muñeco. Aunque Corina sigue desconfiando de esta mujer; La Nena Ochoa le pide a Corina que vaya a una sesión gratuita de espiritistas para comunicarse con el fantasma de Daniela, además, la advierte de que Elena Lafé y Latoña corren peligro, contándola también que Daniela desde el más allá la contó que el hijo de Elenita se le robaron. Por otra parte, Rebeca se da cuenta de que su hija Andrea ya está perdiendo su facultades, ya que dejó de tener fuerzas en las manos. Aunque intenta ocultárselo a Andrea; Rebeca se pone muy nerviosa porque no puede hacer nada para que su hija se recupere y piensa que la podrá perder en cualquier momento. Finalmente, Elena Lafé es internada en una clínica psiquiátrica para que se recupere de su estado de locura. Poseída por el fantasma de Daniela; Elena Calcaño se sorprende al darse cuenta de que su hermana regresó en el cuerpo de La Nena Ochoa, que la amenaza con perseguirla hasta el último de sus días, si no devuelve al niño que se robó.

Montecristo se acuesta con Dulce para quedarse, él también, con la herencia de Elena Lafé y Ruth
Darío y Dulce llevan a Ruth hasta la casa de su difunta hermana Margot, para que viva a partir de ahora allí, ya que quieren hacerla firmar documentos para robarla toda la fortuna que la pertenece. Al soñar con el fantasma de su hija Daniela; Latoña la promete hacer todo lo posible por levantarse de la silla de ruedas y recuperar su movilidad en sus extremidades y poder hablar para ayudar a Elena Lafé a recuperar a su hijo. Después de darse cuenta que el fantasma de Daniela poseyera el cuerpo de La Nena Ochoa; Elena Calcaño sigue a La Nena y a Anacleto, que la llevan hasta su casa, pero la malvada Elena no puede entrar a la casa porque tiene que cuidar del “maldito mocoso” (como ella se refiere al bebé que le robó a Elena Lafé). En el establo de los caballos, Montecristo se encuentra con Dulce y hacen el amor apasionadamente y, después, él la hace creer que se dio cuenta de que ella es la única mujer que le conviene, mientras que Dulce le dice que juntos se apoderarán de la herencia de Elena Lafé y Ruth Merchán. Por otra parte, Eduardo le advierte a Ruth Merchán que no debe de firmarle ningún documento a Darío ni a Dulce porque ellos le podrían quitar su dinero. Por la noche, Lucía y sus amigas preparan una fiesta de despedida de soltera, en la que Mileidi y Rebeca también van.
 
Elena Calcaño se alía con Montecristo y Dulce para adueñarse de la fortuna de Margot
En la despedida de soltera, Rebeca se emociona bailando con su hija Andrea porque teme que en cualquier momento pueda perderla. Como Eduardo se da cuenta de que Elena Calcaño no es una buena madre; él la pide a Leonor (la antigua empleada de Doña Margot) que no se separe del niño y que le cuide en todo momento, además, Eduardo está cogiendo mucho cariño al niño al que decidió ponerle el nombre de Tomasito, como Elena Lafé quería, sin imaginarse que ese es el hijo de ambos, y no de Calcaño. Mientras tanto, Elena Calcaño visita a la médium La Nena Ochoa y la apunta con una pistola intentando acabar con su vida, pero Calcaño se asusta al ver como su difunta hermana Daniela posee nuevamente el cuerpo de La Nena y, favorablemente, La Nena esconde a tiempo a Latoña para que Calcaño no la encuentre. Agradeciéndole que llevara a Ruth hasta la casa para poder robarla su dinero; Dulce se acuesta con Darío. Al día siguiente, Corina le confiesa a Eduardo que una médium le aseguró que el hijo de Elenita está vivo y que alguien se lo robó, pero él no cree en esas cosas, y más cuando vio al que creía su hijo muerto al nacer. Por su parte; Montecristo, Elena Calcaño y Dulce pretenden adueñarse juntos de la herencia de Margot Uzcategui, además, Montecristo y Dulce la piden a Calcaño que se deshaga de Elena Lafé, y Calcaño acepta.
  
Eduardo intenta sonsacarle a Montecristo si el hijo de Elena Lafé está vivo
Eduardo descubre que el hijo de Elena Lafé era suyo, ya que así se lo confirma Montecristo, al que reclama que llevara a Elenita hasta esa cabaña de mala muerte para dar a luz. Y como comienza a sospechar que el hijo de él y Elenita podría seguir vivo; Eduardo le obliga a Montecristo que le diga dónde está su hijo y, a pesar de que Eduardo intenta ahogar a Montecristo en un barril de agua y después amenaza con quemarle vivo, Montecristo le hace creer que el niño murió. En la clínica psiquiátrica, Elena Calcaño visita a Elena Lafé, que la teme al verla y, después, Calcaño la advierte que la destruirá. Después de que Alan Martin le aconsejara a Ruth que no confíe en Darío y Dulce; Alan también la dice que creen que Dulce podría haber asesinado a Margot. Después, Ruth y Alan visitan en la clínica psiquiátrica a Elenita para mostrarla apoyo y ver cómo se encuentra, aunque Elena sigue desvariando y sigue sin decir una sola palabra y abrazada al muñeco al que ve como su hijo. Por otra parte, el Padre Aguas reúne a Clara con el hombre, mayor que ella, que fue su amante, para que le confiesa que tuvieron una hija, que dio en adopción y que ahora se llama Mileidi. Mientras tanto, Darío le pide a su hija Andrea que la deje ser su padrino en la boda porque la quiere mucho, pero ella se opone porque no le ha perdonado que fuera infiel a su madre con Dulce y que la abandonara en la cárcel.



Del 1 al 12 de noviembre de 2010
por Telemundo