Emmanuel Esparza


Emmanuel Esparza nos contó que se siente feliz en Colombia, donde da vida a Alejo en ‘La Pola’ y, a pesar de ser la primera vez que viaja allí para trabajar, el actor español nos confesó para la ‘Gaceta Dulce Paraíso’ que le encanta el trabajo que se está haciendo y no le importaría labrarse un nuevo camino en su carrera en Colombia.

Hace tiempo, descubrió que lo que más le gustaba era ser actor, por eso, dejó una prometedora carrera como publicista para estudiar guión de cine en Londres. Una de sus ilusiones sería escribir su propia película. Ganas e imaginación para ponerse manos a la obra no le faltan, pero ahora no encuentra el tiempo para hacerlo. Le gustaban mucho los juegos de rol, sobre todo los de tipo medieval, por lo que se siente feliz trabajando en ‘La Pola’.

En España le recordamos por su personaje de Nacho en la serie ‘Yo soy Bea’, de Telecinco, en el 2007. Pero, no podemos olvidar que él ha tenido una carrera anteriormente, trabajando en producciones como ‘Cartas de Sorolla’, ‘El caso de la novia dividida’, ‘Negocios de familia’, ‘La Dársena de Poniente’, ‘Les Moreres’, ‘Cuerpo a la carta’, ‘Singles’ y ‘Martini Il Valenciano’, entre otras. Además de trabajar en cine como en ‘On Off’ y ‘Dekamata’, o en teatro: ‘A la hora de la cena’ y ‘Tú y tu madre’.

Desde hace nueve años, Esparza comparte su vida con la modelo Cristina Warner. El actor valenciano de 34 años, es amante del baloncesto, practica tenis, yudo, boxeo, esgrima, snowboard y hasta equitación, deportes que lo hacen dueño de un estado físico envidiable.

Sin arrepentirse de haberse ido lejos de su país natal, Emmanuel con contó en exclusiva, que se siente muy bien en Colombia, donde le han recibido con mucho cariño y, sin duda, no podrá olvidar el personaje de Alejo.

-Emmanuel, ¿cómo fue el proceso de construcción del personaje de Alejo?
Date cuenta de que es un personaje histórico real. Entonces había que tener mucho respeto a la hora de crearlo, pero también es cierto que yo cuando vine tampoco sabía muy bien en que momento de creación estaban los personajes y la historia y, en cuanto llegué, pude confirmar que el libretista llevaba como cuatro años creando todo este mundo de ‘La Pola’. Los personajes estaban muy bien delineados, muy bien escritos. Más que nada era meterte de lleno en la historia, pero lo que es el personaje estaba muy bien pintado. Simplemente, con un par de reuniones con Juan Carlos (Pérez Flórez), que es el guionista, y por supuesto con Sergio Cabrera, que es el director y que ha conseguido crear este personaje. Y la verdad es que estoy muy agradecido porque es un personaje precioso; muy limpio, muy claro, muy noble, con un sentido del valor y de la ética muy alto, entonces es estar interpretando a lo que se considera un héroe romántico de la época, que está dispuesto a hacer lo que sea por amor.

-Antes de que te propusieran protagonizar esta serie, ¿conocías algo sobre la historia de Policarpa Salavarrieta?
No. Siempre soy muy sincero con todo esto, no hay que ser hipócritas con estas cosas. Evidentemente, en España todos hemos estudiado parte de la nuestra propia historia y dentro de eso está la independencia de Colombia. Lo que no conocía es a algunos de los personajes clave en torno a la propia independencia. Creo que, además de más allá de que va a ser una historia que va a impactar mucho al pueblo colombiano, creo que dentro de esto, lo más bonito es como han conseguido conjugar un hecho histórico con un amor imposible, que fue real. Bueno, que luego, evidentemente, Juan Carlos se ha dado una cierta libertad, como toda historia de ficción, para contar esa historia de amor, pero lo más bonito es que en Colombia ya está siendo un éxito porque es la propia historia de ellos, pero que más allá de verla como un hecho histórico político hay una historia de amor increíble, que a cualquier persona de cualquier naturalidad le va a encantar ver. Una historia de amor imposible entre La Pola y Alejo. Yo no conocía la historia de estos personajes, pero ni yo ni nadie que haya nacido en esta época, porque lo bonito de todo esto es ver que estamos metiéndonos en la vida personal, en la cotidianidad de personajes que se conocen a nivel histórico político, pero no sus vidas personales.

-¿Tienes similitudes con tu personaje? En las escenas en las que participas como Alejo, ¿cuánto de lo que dice el personaje sale de tu imaginación, improvisas mucho?
Por supuesto que lo que intentas siempre con personajes de este tipo es no hacer un paralelismo de tu personalidad sobre el personaje, pero realmente sí intentar entender porque alguien toma cierto tipo de decisiones. Lo más parecido que puedo tener yo es el alto sentido del honor y de la justicia, y Alejo es como la persona superlativa en cuanto al honor, la justicia y la ética, como te comentaba antes. Es un personaje real que te da mucha fuerza, también.

-¿Cómo llegó esta producción a tus manos y qué te hizo aceptarla?
Pues, sinceramente, llegó como podía llegar cualquier trabajo. Estando en Madrid, tuve una llamada de la directora de casting Elena Arnau, que pensó que yo podía ser una de las opciones para encarnar a Alejo. Luego, ya me enteré que en RCN el casting había sido con los mejores actores que hay en este país, pero en cuanto a los españoles había que hacerlo con Elena y lo cierto es que decidí hacer la prueba, sin estar muy convencido de lo que iba a hacer, porque recuerdo que en ese instante mi representante ya me había advertido de que era un año de trabajo y yo lo veía como una locura. Pero al hacer la prueba, e investigar un poquito y ver quien estaba metido en todo esto y la cosa de rodar que tenía Sergio y la espera, fui a las pruebas y cuando ya me llamó Elena para preguntar si estaba interesado, la clave fue decirme que no me lo pensara dos veces, que era una cosa de la que no me iba a arrepentir. Lo cierto es que de la idea que yo tenía de lo que iba a venir a hacer, a lo que estoy haciendo, ha superado mis expectativas porque de verdad es una serie preciosa, con una calidad increíble y que ya está vendida como doce o catorce países, y ojalá en España tengamos la suerte de verla también porque es una historia muy bonita.

-Después de conocer la historia de La Pola, ¿crees que es importante seguir narrando el espolio cultural, económico y social que España llevó a cabo en Latinoamérica y piensas que una verdadera “reconciliación” histórica pasa por asumir los errores que cometimos?
Tal cual lo estás explicando, a pesar del tiempo que ha pasado, y de lo bien que nos tratan los colombianos, creo que no se ha olvidado lo que pasó y una serie de ficción como ésta ayuda mucho a que los jóvenes vean como sucedió todo y, aunque la historia está muy aderezada y muy adornada con los componentes en cuanto a sus vidas personales, como lo es la historia de amor entre La Pola y Alejo, no obvia lo que realmente pasó.

-En la serie te hemos visto en exteriores en los que supuestamente estabais en España, ¿dónde grabasteis estas escenas?
Pues te puedo decir por conocer el lugar de las locaciones, pero esas secuencias las rodaron los personajes jóvenes. Yo no llego nunca a estar rodando las escenas de España. Fue el personaje que hacia Pablo Espinosa, de Alejo joven, y creo que se rodaron en Villa de Leyva, que es un pueblo precioso anclado en el tiempo.

-¿Qué te ha parecido Colombia?
Colombia me ha parecido un país maravilloso y siempre que hablo con gente de aquí les reconozco que también ellos tienen que entender que han tenido la publicidad, o la información, o la desinformación que llega a los demás países del mundo no ha sido la más afortunada. Pero también es cierto que está basada en hechos reales, de que en los años noventa, que era que aquí había un problema muy grave con la seguridad que hacía que durante los años siguientes cuando mejoro esto, la gente tampoco se enterara mucho. Pero, te puedo asegurar que es un país que está en crecimiento absoluto. Bogotá se va a convertir en una de las capitales mundiales en breve, si no lo es ya. Y en cuanto se ha conseguido superar el tema de la seguridad, es una ciudad maravillosa para vivir y el país es fantástico. Yo estoy encantado.

-Hemos leído que de pequeño te gustaban los juegos de rol de tipo medieval, entonces, te estarás divirtiendo muchísimo, ¿verdad?
No te lo puedes imaginar. Ya comenté a mis mejores amigos, a mi familia, a mi pareja lo primero que les contaba es que yo no sabia muy bien a qué venía, pero cuando me he visto encima de un caballo, vestido de militar de época y con doscientos figurantes, de verdad que era para darme cuenta del acierto que tuve al tomar la decisión de venirme porque estoy rodando cosas que siempre había soñado con rodar. Me estoy quitando una espinita muy importante en cuanto al tema de poder meterme en la piel de un personaje que era un militar de época y hay muchas secuencias de acción. Ya he podido disparar con armas de época, voy siempre con el sable puesto, con el caballo; me estoy divirtiendo mucho.

-Estás protagonizando ‘La Pola’ con Carolina Ramírez, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar a su lado?
Muy buena. Maravillosa. Maravillosa porque en el momento en el que vas a compartir el protagonismo con un actor o una actriz con la que te has visto una o dos veces, desde el profesionalismo, aunque no te lleves bien con esa persona, se puede hacer bien porque es tu trabajo, pero para una producción de este tipo es muy importante que congenies bien con esa persona y hay días en los que estás de mejor o peor humor, o tienes el ánimo más bajo y estar con una persona al lado que te puede apoyar o tú la apoyas a ella. Estar trabajando con una actriz con una disposición como ella y tan humilde, es una suerte. Es una persona con la que conecto bien, con una actriz que tiene mucho talento. Realmente, una de las mejores actrices de por aquí.

-¿Cómo te han recibido en Colombia?
Los actores colombianos nos han tratado de maravilla. Actores con los que hemos coincidido, como José Sospedra, que hace de mi hermano también está encantado con el país, con Bogotá y con todo el elenco. Yo sólo tengo palabras de agradecimiento con todo el equipo, con las chicas de vestuario, con maquillaje, con producción; con todos. Me están tratando muy bien. Yo nunca tuve la sensación de que nos iban a estar esperando con un poco de vacile. Desde el primer día todos se han portado muy bien, ellos han entendido que era una aventura muy importante, que en algún momento nos podíamos sentir lejos de casa.

-¿Qué aprendizaje llevarás contigo tras trabajar con el director de la talla de Sergio Cabrera, artífice de éxitos como ‘Estrategia del Caracol’, ‘Perder es cuestión de método’ o ‘Cuéntame como pasó’?
No sabría como decirte una frase que englobara lo que significa para mi trabajar en estos momentos de mi carrera con Sergio Cabrera. Para mi, es uno de los directores que más me ha hecho esforzarme, querer aprender, agradecer día a día tener un día de rodaje en el cual todavía te retas a ti mismo a sacar una mejor secuencia o a entenderla, a sentarte a hablar con él sobre una frase. Está haciendo que, dentro de la suerte que tuve por poder venirme aquí a protagonizar, la suerte de tener esta oportunidad, lo de Sergio es como la guinda del pastel. De hecho el momento definitivo para venirme fue una llamada suya y a partir de venir es dejarme llevar, tener la confianza absoluta de que quien te está dirigiendo es una persona tan preparada y tan talentosa como él; tú estás actuando con una red. En el momento que él da la secuencia por buena, ya sabes que está bien. Es una maravilla.
  
-¿Te ha resultado difícil acoplarte al ritmo de trabajo de Colombia?
Lo que la gente no sabe, o no quiere saber es que en Colombia, puede en cuanto al cine todavía faltan un montón de cosas para que el cine colombiano salga adelante, pero en cuanto a televisión son los reyes del mundo; los que más venden sus propias series al exterior. Tienen una cultura de muchas telenovelas, lo que siempre se ha conocido en España como culebrones, pero hoy en día están haciendo series de una calidad increíble y por encima de todo está ‘La Pola’. Hoy en día, en España, la puedes poner a cualquier hora porque es una serie de una calidad espectacular. Y en cuanto al ritmo de grabación, uno de los motivos por los que Sergio me llamó fue para tranquilizarme y para decirme que él está grabando la serie como si fuera aquí la serie de prime time no es una vez a la semana sino diaria. No es grabar treinta secuencias diarias sino con los tiempos necesarios para que salga bien. Sergio ha hecho que la forma de grabar sea muy similar a lo que yo tengo reconocido en España.

-Tú sabes que en España hay muchos que hablan de las telenovelas latinas con desprecio y que son sinónimo de incultura. Ahora que estás metido de lleno en una producción como ‘La Pola’, ¿qué piensas de esto?
Yo he llegado a un punto en el que prefiero ni comentar. Estoy tan convencido de lo que estoy haciendo, de la calidad del producto, que todas las justificaciones con las que yo he intentado convencerles que venirme a Colombia para hacer una telenovela, sobran las justificaciones. Una vez ya vine a RCN y me enseñaron los primeros capítulos que habían hecho y como lo habían hecho, al ver que para una secuencia traían a cuatrocientos figurantes para hacer una batalla o para llenar una plaza entera de un pueblo, yo mismo me di cuenta que no merecía la pena seguir justificando o explicarle a alguien el tipo de serie que me he venido a hacer. Ojalá se pueda ver en España para ver a que tipo de cosas se dedica a hacer Sergio Cabrera para que ellos mismos entiendan qué tipo de producción es. Estoy tan tranquilo y tan confiado en la serie que no me interesa dar explicaciones. Estoy muy tranquilo.   

-¿Sabes si en España podremos disfrutar de tu trabajo en ‘La Pola’?
No creo. Vamos, estoy prácticamente seguro. Ya sabes cómo está el tema de la televisión. Realmente no sé cómo funcionan a nivel de relaciones las productoras como para decir que en España encuentren una franja horaria para que se pueda dar ‘La Pola’, pero estoy convencido de que RCN ya ha trabajado con un plan para España. En este caso, es una pena porque hay actores españoles como Andoni Ferreño, Manuel Navarro, Mariano Venancio, con actores de un nivel de mucho peso. Pero, no te puedo asegurar ahora que se vaya a emitir porque yo he hecho promoción en los canales de Sudamérica o Estados Unidos, y para España aún no he hecho. 

-¿Te gustaría quedarte en Colombia para labrarte una carrera?
Sin duda alguna. Hablo del tema y me da un poco de miedo decirlo, pero que duda cabe que, a día de hoy, con el problemón que tenemos en España a nivel económico en todos los campos, como en televisión, es para pensárselo. En cambio, aquí en Colombia, todos los canales tienen cinco o seis producciones funcionando a la vez y por eso son una potencia y, como te digo, estamos tan bien cuidados, que una vez has tenido la oportunidad de venir aquí a trabajar, me quedaría.

-En España ahora mismo la televisión está en un estado muy crítico porque las audiencias marcan la vida de las series y, cuando estás trabajando en una producción, quizás duras tres capítulos por bajo rating...
Sí, eso es así. Pero, lo que pasa ahora es que eso se ha acentuado desde hace un año por el tema de que cada vez hay más canales y, por lo tanto, menos audiencia y, sobre todo, que no hay tanto número de producciones de calidad y, aunque las series buenas siguen estando, simplemente que los papeles que se dan son para un círculo de actores simplificado. Es muy complicado ahora mismo, en España, trabajar. Evidentemente mi objetivo está en volver a España y que no se hayan olvidado de mi, pero si no fuera el caso no me importaría venirme a hacer algún papel en alguna serie de la calidad de ‘La Pola’.

-Has contado que cuando eras pequeño eras muy creativo y tenías una gran imaginación, ¿es cierto que tu sueño es escribir tu propia obra?
Sí, lo sigo pensando, y es una de las cosas para las que me que estaba formando. La suerte que he tenido frente a las profesiones en las que he querido trabajar, es que no he parado en los últimos seis años; y la mala suerte frente a eso es que es muy complicado estar trabajando de forma continua en televisión y tener tiempo para poder sentarme a escribir. Pero como yo sé que ese tipo de parones tienen que llegar, sé que en algún momento me voy a sentar a escribir algo, y espero que los contactos que he ido adquiriendo en mi vida actoral, al cabo de todos estos años, me ayuden. Ya tengo la idea en la cabeza. Sólo espero que llegue el momento.

-En España te recordamos especialmente por tus trabajos en ‘La Dársena de Poniente’ y ‘Yo soy Bea’, ¿cómo recuerdas a estos personajes?
Les recuerdo todos con cariño. Pero, ahora que veo secuencias de ellos, veo a un actor muy verde, con muchas ganas de aprender, pero que todavía no tenía el grado de verdad que puedo dar ahora. Les recuerdo con cariño, pero no realmente orgulloso del trabajo. Era un actor joven y, en mi caso, pude crecer con ellos. Ahora que estoy haciendo a Alejo es una forma curiosa porque me veo como un actor que he crecido de poco a poco.

-¿Por qué tomaste la decisión de dejar tu trabajo en la publicidad y en el modelaje por la actuación?
En cuanto al modelaje lo hice durante mi carrera para sacarme dinero. Era como un principio de ponerme delante de una cámara, pero no llegué a trabajar profesionalmente como lo que yo considero ser un modelo profesional. En cuanto a la publicidad, simplemente me gustaba la creatividad a la hora de escribir, y tiré por el camino del medio, pero lo que realmente quería era dedicarme al cine, y tiré por el camino del medio. Así que hice una carrera que me permitiera desarrollar mi creatividad. El problema fue cuando acabé la carrera, que me senté en una agencia y en un año me di cuenta de que no quería estar allí el resto de mi vida y me fui a Londres a estudiar un curso de guión cinematográfico, cualquiera de las ramas, como guionista, intérprete o cualquier cosa porque soy un cinéfilo increíble. Y a la vuelta de Londres, en el primer casting que me presenté me cogieron y los cuatro castings consecutivos todos salieron bien, entonces, me di cuenta de que era una forma de ganarme la vida delante de la cámara.

-¿Tu novia Cristina Warner ha estado a tu lado en estos meses de rodaje en Colombia, como tu familia?
Yo acepté este trabajo sabiendo que tenía que venirme a Colombia por un año, pero, como ya he dicho muchas veces, mi pareja entiende mi profesion y ha venido a acompañarme; ahora mismo está aquí conmigo. También, ha venido mi madre a verme, como mis mejores amigos, mi hermano...

-Ahora que llegan las fechas navideñas, ¿regresarás a España para pasarlas al lado de tu familia?
Visitaré a mi familia en España el 20 de diciembre, a coger un poco de fuerzas y volveré en enero para los últimos tres meses de ‘La Pola’.

-¿Tienes nuevos proyectos aparte de tu personaje en ‘La Pola’?
Sí, hay un par de proyectos en mente, lo que pasa es que tampoco quiero adelantar detalles porque no es bueno y porque quedan cinco meses, de hecho, para que acabe ‘La Pola’. Lo único es que hay una película para el año que viene, un papel pequeñito, pero que sería muy interesante por el tipo de papel que es y por el tipo de película. Y para finales de año, allí también, hay una producción que todavía no está confirmada, para televisión, y lo que me han dicho es que, en el momento en que esto acabe, será el momento de lanzar la moneda al aire, para saber si me quedo en Colombia o vuelvo a España.

-Debido a la buena acogida de ‘La Pola’ en Colombia, ¿habrá alargue en la producción?
Definitivamente no. ‘La Pola’ tiene el final que tiene, el que todos los colombianos conocen. Y aunque será un final espectacular, no es “alargable” en el tiempo. Los índices de audiencia son buenos y la audiencia ya la tiene. Este es el final que hay y no puede haber una segunda parte. No se puede alargar, tiene un final escrito, un final muy fuerte.

-¿Finalmente, protagonizarás la TV Movie ‘Entre dos reinos’?
Ya está hecho. Es una película que saldrá dentro de poco en una televisión autonómica, y a final de año creo que saldrá para Televisión Española (TVE). Es una película que hice dos meses antes de venirme a Colombia, en el periodo de descanso que me tomé cuando acabó ‘Yo soy Bea’. Esta película está protagonizada por mi y por Vanessa Romero, y está dirigida por Miguel Perelló, un director y productor valenciano, amigo mío, que también es amigo de Sergio Cabrera. Es una película de época, rodada en Alicante, inspirada en el siglo XVI, y fue una experiencia perfecta y maravillosa. Era un momento en el que yo tenía ganas de descansar, pero en enero y febrero, en dos meses, rodamos la película y enseguida me vine para acá (a Colombia).

-Para terminar, ¿cómo te gustaría que te recordaran con este personaje de Alejo?
Lo que me gustaría que recordarán es que la gente de Colombia sepa lo importante que ha sido para mi protagonizar una producción tremenda y lo agradecido que estoy a los creadores de todo esto, que le han puesto tanto cariño y esfuerzo, y se den cuenta de lo serio que me lo he tomado y que he dado el cien por cien de lo que tengo para este personaje. Que se queden con el recuerdo de alguien que ha sabido valorar la oportunidad que le han dado, que yo estoy muy contento de trabajar aquí y que ojalá vuelva a hacerlo. 

-Escucha el saludo que nos dejó Emmanuel Esparza:

Entrevista realizada por Raquel Guedes.