Fabián Ríos


Después de unas intensas grabaciones de ‘El Fantasma de Elena’, Fabián Ríos nos concedió unos minutos de su tiempo para hablarnos sobre su personaje de Montecristo, su primer personaje luego de haber firmado contrato de exclusividad con Telemundo.

Además de pasar por un buen momento profesional, Fabián Ríos ha encontrado la estabilidad personal, al lado de su esposa Yuly Ferreira y al lado de su hija Lucía.

Tras una larga carrera en su país natal (Colombia), el actor decidió viajar a Miami, en busca de nuevos personajes en los que nos demuestre su versatilidad. Y no podemos olvidarnos de sus participaciones en telenovelas como ‘Siete veces amada’, ‘El auténtico Rodrigo Leal’, ‘Padres e hijos’, ‘Floricienta’ y ‘Zona rosa’, por mencionar algunos de sus proyectos. Pero, el reconocimiento internacional lo consiguió gracias a su protagonización en ‘Sin senos no hay paraíso’ y, entre el 2009 y el 2010, le vimos en ‘Doña Bella’ junto a Zharick León. Actualmente podemos disfrutar viéndole como el malvado Montecristo en ‘El Fantasma de Elena’.

-Fabián, ¿quién es Montecristo, tu personaje de ‘El Fantasma de Elena’?
Montecristo Palacios es un tipo rezagado, menospreciado, con una personalidad oscura; envidioso y ambicioso. Todas las cosas que él hace están mal, pero para él están bien. Lo he enfocado por ese camino, trato de hacer las cosas “a mi manera”, para mi están bien (para Montecristo están bien), pero para la humanidad y la sociedad no. Entonces es ahí donde viene esa dualidad de la gente que lo ve al aire, que hay algunos que les gustan y que se sienten identificados y hay otros que le rechazan... Ahí es donde empieza esa maravillosa competencia para hacer uno muy bien su personaje para que las personas le dejen entrar a su casa, ellos tomarán la decisión si me dejan entrar o no.

-Eso es lo maravilloso de la actuación: conseguir producir sentimientos en las personas que están viendo tu personaje, que te amen, que te odien y que realmente se crean lo que estás haciendo, ¿no?
Exacto. Cuando empecé a trabajar con Montecristo, pensé que era un personaje que de pronto me iba a “dominar” porque no encontraba bien el camino para encajar el personaje, pero gracias a Dios he sido muy intenso en mis cosas y ahora creo que ya lo tengo totalmente metido y dejo que simplemente él hable, y yo le obedezco.

-En este dramático eres el rival de tu medio hermano Eduardo (Segundo Cernadas), ¿cómo afrontaste estas escenas de pelea, tuviste que utilizar algún doble para no lesionarte?
No. Hicimos sólo una escena con dobles al principio de la novela, era una pelea con mucha cantidad de artes marciales y no nos arriesgamos a hacerla. Pero, de ahí en adelante, decidimos que las peleas las íbamos a realizar nosotros para que se viera más real y para que los personajes se vieran cómo son, que son salvajes y que pelean, no con la perfección de las artes marciales, sino con el instinto y hemos hecho las peleas como nazca. Es maravilloso trabajar con Segundo.

-¿Cómo es tu relación con el resto del elenco de ‘El Fantasma de Elena’?
Muy buena. Me llevo muy bien con todos. Yo tengo una característica cuando estoy trabajando en novela. Cuando llego al set de grabación, ya estoy transformado en Montecristo, o con el personaje que sea. Yo no puedo hablarles como lo hago en la vida normal porque no me gusta, porque quiero hacerlo bien y, al principio no lo entendían, pero ahora ya saben que así funciono.

-Tu personaje de Montecristo es el primero tras haber firmado un contrato de exclusividad con Telemundo, que te han hecho viajar a Miami y residir allí, ¿cómo te sientes en Telemundo?
Ha sido maravilloso. Ellos se han comportado muy bien conmigo, desde un principio cuando hice con ellos ‘Sin senos no hay paraíso’, sentí una gran acogida por la empresa y siempre hubo esa inquietud de seguir. Y gracias a Dios, se dio esta vez y es maravilloso tener con ellos un contrato de exclusividad a largo plazo y que ojalá les sirva hasta donde ellos quieran y yo también aprenda hasta donde más pueda para seguir mi camino.

-Eso significa que te vamos a ver en próximas producciones de Telemundo, ¿verdad?
Dios quiera (risas)...

-RTI-Telemundo te dio la oportunidad de dar vida a Albeiro, el protagonista de ‘Sin senos no hay paraíso’, ¿cómo recuerdas este papel que te lanzó a la fama?
Fue maravilloso. Yo corrí un riesgo muy grande con Albeiro porque es un personaje normal, de los que lloran, de los que viven la vida tranquilamente sin tanto problema, entonces desde un principio sabía que a todo el mundo no le iba a gustar, pero me arriesgué, lo hice con el alma y, gracias a Dios, hubo más gente a la que gustó, que a los que no. Fue una bendición ese personaje y, de ahí en adelante, se desencadenó todo lo que ha venido hasta hoy.

-Entonces, a Albeiro le reservarás un buen lugarcito...
Claro que sí, aquí en la biblioteca le tengo también su recuerdo. Ahí tengo un premio maravilloso que me gané con el personaje de Albeiro. Es un recuerdo que nunca se me podrá olvidar. Haré miles, pero este primero jamás se me olvidará.

-Ahora estás trabajando en Miami, pero tu trayectoria artística la has desarrollado en Colombia, ¿en dónde trabajas mejor?
Bueno, Colombia para mi es mi tierra, mis raíces, mi familia; donde me trataron muy bien. Y aquí, en Miami, me están tratando demasiado bien, me siento feliz. Además, mi hija está tranquila, podemos salir a la calle felices. Es una ciudad muy tranquila y una ciudad maravillosa, y estoy totalmente adaptado. Creo que, si Dios me permite, de ahora en adelante vamos a vivir aquí, en los Estados Unidos. 

-¿Cómo recuerdas tus inicios en la actuación?
Si recuerdo en este momento como inicié, me da como un poquito de susto porque hace muchos años, cuando empecé y soñaba con formar parte de este mundo maravilloso, yo sentía que iba a llegar, pero montarme en este camino y recorrerlo ha sido con aciertos, derrotas, de triunfos, de fracasos, de caídas, de levantadas, y hoy más que nunca me doy cuenta que no es sólo llegar, sino caminar. Empezar uno simplemente a labrar su destino y que Dios le muestre a uno el camino para construir un buen destino. Y eso es lo que más me asusta, el de pronto haberme equivocado. Creo que hasta ahora no, voy bien y espero seguir bien para no equivocarme nunca, y el día que me muera, o ya no exista, o mi hija esté grande, yo pueda dejar que ella haga lo que quiera y no obligarla a hacer algo que yo no pude, a hacer un futuro frustrado. Lo más maravilloso en la vida es cumplir uno todos sus sueños, hasta el último que tenga uno en su cabeza, en su mente, en su espíritu, en su corazón; y dejarse de las manos de Dios para que él le dé la fortaleza para realizarlos.

-¿Crees que has escogido una buena profesión?
Sí, claro. Pero, en ese camino que he recorrido me he encontrado muchas veces con personas que me han dicho que no, que era imposible; que eso tal vez soñarlo es muy bonito, pero hacerlo cumplir no es tan real. Entonces, haber luchado con toda esa negatividad y obstáculos, eso es lo que a uno le hace seguir y no desfallecer nunca. Yo nunca he dudado de ser lo que soy, de haber escogido esta carrera. A lo que me refiero es a esos obstáculos que encuentras en tu camino y que te hacen dudar. Luchar contra eso y hoy en día estar aquí, trabajar, ser feliz y demostrarle a una empresa que puedes ser un buen elemento, es como la “bandera” para demostrar que, ante tantos obstáculos que he tenido en mi vida y en mi camino, que sí se puede llegar honestamente y sin hacer nada malo.

-En este camino, ¿el apoyo de tu esposa Yuly Ferreira ha sido muy importante?
Sí, ha sido un apoyo maravilloso. Yo creo que sin ella, no hubiese sido igual. Ella hace parte de todos los logros que hemos tenido, tanto los de Yuly como los míos han sido por la unión y la confianza que hemos tenido. No ha sido todo de maravilla, ni de color de rosa; pero, ahí vamos...

-¿Cómo distribuyes tu tiempo para estar con tu familia con esas grandes jornadas de trabajo?
Trato de disfrutar los pocos minutos que me quedan libres con ellas. Los pocos minutos que me quedan son para Yuly y para Lucía, entonces eso compensa un poquito. En lugar de irse de fiesta o hablar, simplemente apago mi celular para verme con Yuly y con Lucía.

-¿Te ayudaba mucho estar con Yuly en las grabaciones de los primeros capítulos de ‘El Fantasma de Elena’, donde ella interpretó el papel de Sandra?
Ayudaba muchísimo porque estábamos juntos todo el tiempo. Entonces, fue como un regalo de Dios esa participación especial de Yuly, fue maravilloso.

-¿Y por qué decidieron terminar con el personaje de Yuly?
Porque el personaje de Yuly ahí era prácticamente la amante de Montecristo, pero mi personaje iba a tener un cambio radical en la historia, y ese personaje iba a quedar como la amante de Montecristo y no tenía una raíz. El personaje de Yuly iba hasta el momento que Montecristo dejaba de ser “salvaje” y se convertía en un tipo más moderno para enamorar a Elena. Entonces, hasta ahí llegaba Yuly.

-¿Fue fácil realizar las escenas con tu esposa?
No. Tratábamos de hacer lo más real posible las escenas. Yuly es muy profesional y entonces cuando hacíamos las escenas nos olvidábamos de quienes éramos y dábamos lo mejor de cada uno. Pero, era complicado, no era tan fácil.

-¿Cómo reacciona Yuly al verte en escenas de pasión con otras mujeres?
Bien. Ella sabe lo intenso que soy, y sabe cómo trabajo, entonces prefiere no ver esas escenas porque sabe que voy con todo y, si me tengo que reír, río de verdad y, si tengo que besar, beso de verdad y, si tengo que... , bueno, ya te imaginarás. Por eso, ella prefiere no ver esas escenas.

-¿Sueñas con hacer cine?
Sí, sueño con trabajar con Almodóvar. El día que me digan que él necesita hacer un casting para un personaje de mis características, al día siguiente vendo todo y me voy para España a hacer el casting. Más que Hollywood, sueño con trabajar con Almodóvar.

-¿Y por qué Almodóvar, y no Hollywood?
Porque es un escritor maravilloso y un director excelente. Habla mi idioma, son brillantes sus guiones. Su forma de dirigir me gusta porque sus personajes son super reales. De mucho tiempo atrás, he venido esperando esa oportunidad y preparándome, estudiando, para el día que venga.

-¿Algún día rechazarías propuestas en televisión por hacer cine?
Sí, yo he tenido la fortuna de recibir ofertas en cine, pero siempre he puesto mis proyectos, mi vida y todas mis cosas en manos de Dios y las que me han gustado siempre pasa algo y no se han realizado. Por eso, sigo esperando.

-¿Cuándo acabas las grabaciones de ‘El Fantasma de Elena’?
Todavía nos quedan casi tres meses.

-¿Tienes nuevos proyectos después de esta producción?
Debe venir un proyecto maravilloso, estoy completamente seguro. Pero, decirte algo en este momento, cuando me encuentro en la mitad de la novela, es un poco apresurado. Pero, cuando sepa, me comprometo a decírselo. 

-Escucha el saludo que nos dejó Fabián Ríos:

Entrevista realizada por Raquel Guedes.