La Pola


Catarina se casa con Domingo

Mientras Domingo espera ante el altar, La Pola espera a las afueras de Guaduas para huir junto a Catarina
Juliano (Luis Felipe Cortés), el esclavo de confianza de Domingo (Diego Trujillo), acepta traicionar a su amo para ayudar a escapar de Guaduas a la Pola (Carolina Ramírez) y a Catarina (Zharick León), para que la joven no se case con un hombre que no ama. En la iglesia todo está listo para la boda, los invitados ya están en sus sillas y Domingo espera ansioso frente al altar, pero empieza a impacientarse cuando se da cuenta de que su prometida no aparece. Entre tanto, conmovido al ver que las otras hijas de Magdalena (Valentina Rendón) lo quieren como si fuera su padre, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) le dice a su esposa que está dispuesto a velar por las pequeñas y a cuidarlas como si fueran hijas suyas.

La Pola y Alejo se reencuentran
A pesar de que intentó boicotear el matrimonio entre Catarina (Zharick León) y Domingo (Diego Trujillo), por orden de Andrés Suárez (Carlos Aguilar), el alcalde de Guaduas, la Pola (Ana María Estupiñán) asiste a la celebración de la boda. Al parecer, los propósitos del distinguido invitado son serios y luego de pedirle autorización a José (Andrés Bermúdez), el hermano mayor de la Pola, el alcalde le cuenta a los asistentes de la celebración que acaba de acordar contraer matrimonio con la Pola. La muchacha se sorprende ante la noticia y fiel a su carácter, se niega a aceptar casarse con un hombre que no ama y menos, si ni él mismo se lo preguntó. De inmediato, la joven sale despavorida del lugar y se va cabalgando. La tropa española en la que va Alejo (Emmanuel Esparza) y Leandro (José Sospedra) sigue camino a Guaduas y ven pasar a todo galope a la joven. Sorprendido de ver a la mujer de su vida a quien creía muerta y sin importar las órdenes de sus superiores, Alejo sale detrás de la Pola. Después de una pequeña persecución, el español cae del caballo. La Pola se da cuenta y baja para ayudarlo, sin imaginarse que ese será el momento que tanto añoraba, volver a ver al hombre que le robó el corazón.

La Pola acepta casarse con el alcalde de Guaduas
Un momento mágico viven Alejo (Emmanuel Esparza) y la Pola (Carolina Ramírez) al reencontrase y descubrir que después de muchos años los recuerdos de lo que vivieron juntos siguen latentes y la atracción intacta. No obstante, el compromiso de Alejo con María Ignacia (Juliana Galvis) no tiene marcha atrás. Cuando la Pola cae en cuenta de esto, se enfurece, deja plantado al español y decide regresar a la fiesta de matrimonio de su hermana, en donde impulsivamente le anuncia Andrés Suárez (Carlos Aguilar), el alcalde, que acepta casarse con él. Por su parte, Antonio Baraya (Gustavo Angarita), Camilo Torres (Alejandro Martínez), el sabio Caldas (Carlos Camacho), Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y José María Carbonell (Kike Mendoza), luego de tres largos días de camino llegan al hogar de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) para pedirle su ayuda en su idea de armar una nueva junta de gobierno integrada por españoles americanos como ellos. Sin embargo, Nariño no está dispuesto ni siquiera a recibirlos en su casa, pues no quiere meterse más en problemas.

Alejo se entera de que La Pola se casará con otro hombre, y Domingo le exige a Catarina que tengan su primera experiencia amorosa
A pedido de su superior, Alejo (Emmanuel Esparza) va a buscar al alcalde de Guaduas a la fiesta de matrimonio en la que se encuentra. Allí se lleva la sorpresa de que la Pola (Carolina Ramírez) se casará con ese distinguido español. Mientras tanto, Domingo (Diego Trujillo) le exige a Catarina (Zharick León) que cumpla con sus deberes de esposa y tengan su primera experiencia amorosa. Asustada por perder su virtud, la joven intenta evadir la situación. Por su parte, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) se niega a participar en los planes de Antonio Baraya (Gustavo Angarita), Camilo Torres (Alejandro Martínez), el sabio Caldas (Carlos Camacho), Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y José María Carbonell (Kike Mendoza), pues considera que ellos quieren beneficiarse individualmente, más no a todo el pueblo. Nariño se porta de forma descortés con sus invitados y se niega darles posada a pesar de que la noche se acerca y el viaje de regreso a Santafé es bastante largo. Las razones son obvias, el revolucionario no quiere que su esposa y a las que ya se considera sus hijas, se vean con Tadeo Lozano.

Alejo abandona su puesto en la guardia de la tropa española para verse de nuevo con La Pola
En la noche de Guaduas, la Pola (Carolina Ramírez) siente que alguien ronda por su casa. Sin hacer ruido, la joven sale de su habitación y se encuentra con Alejo (Emmanuel Esparza), quien abandonó su puesto de centinela de la tropa, sólo para poder verla de nuevo y aclarar sus diferencias. Sin pensarlo dos veces, la Pola sale de su casa para hablar en privado con Alejo; el problema vendrá cuando Gertrudis (Ana María Arango) y el alcalde Andrés (Carlos Aguilar) descubran que la joven no está en el recinto. Por su parte,  Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), no aguanta más estar bajo el mismo techo de Magdalena (Valentina Rendón), su antigua amante, y no poder cruzar palabra con ella. Tan pronto tiene la oportunidad, el noble santafereño aborda a la aún esposa de Nariño (Luis Fernando Hoyos), le dice que no ha podido olvidarla y que desea escaparse con ella.

Alejo le promete a La Pola que si regresa con vida de la guerra se casará con ella, mientras que Nariño defiende el honor de su esposa
En el encuentro que la Pola (Carolina Ramírez) y Alejo (Emmanuel Esparza) tienen a escondidas, la pareja dialoga sobre sus vidas y sus destinos opuestos por ser de razas distintas. Luego de apasionados pero inocentes besos, antes de separarse nuevamente, Alejo le promete a la Pola que si logra salir con vida de la guerra frente a Francia regresará a la Nueva Granada y deshará el compromiso con María Ignacia (Juliana Galvis) para casarse con ella. Cuando la Pola regresa a su hogar tendrá que afrontar los interrogantes de su familia y de Andrés (Carlos Aguilar), el Alcalde de Guaduas y su futuro esposo. Por su parte, Magdalena (Valentina Rendón), frente a su esposo Antonio Nariño (Luis Fernado Hoyos), le deja en claro a Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) que no quiere nada con él pues su anhelo es estar con su familia. Iracundo, el noble santafereño exigirá que le den a sus hijas, Mercedes e Isabel, pues sabe que es el verdadero padre y ahora si pretende velar por su bienestar.
La Pola es enviada a dormir con los esclavos luego de que afirme que perdió la virtud
La Pola (Carolina Ramírez) afirma sin pudor que perdió su virtud con Alejo (Emmanuel Esparza), por lo que Andrés (Carlos Aguilar), el Alcalde de Guaduas, rompe su compromiso con la joven y amenaza con manchar el honor de toda la familia Salavarrieta. Asustados por lo que pueda pasar, José (Andrés Bermúdez), apoyado por Gertrudis (Ana María Arango), le cuentan a la Pola que ella ya no hará parte de la familia. Además, Domingo (Diego Trujillo) bajo el consentimiento de Catarina (Zharick León), ordena que la muchacha sea enviada a dormir con los trabajadores y esclavos. Por su parte, influenciado por Leandro (José Sospedra), el capitán de la tropa española le ordena a los hermanos Sabaraín partir hacia Popayán y recaudar dinero en la zona sur. De otra lado, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y los demás honorables ciudadanos que pretenden conformar una nueva junta de gobierno en la Nueva Granada parten hacia Santafé, ellos con el sinsabor de no haber obtenido el apoyo de Nariño (Luis Fernando Hoyos), y Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) herido en su orgullo de hombre, luego de que Magdalena (Valentina Rendón) y hasta sus posibles hijas lo rechacen.

La posibilidad de una rebelión se desvanece sin el apoyo de Nariño, mientras que Gertrudis intenta comprobar si La Pola en realidad perdió su virtud
Magdalena (Valentina Rendón) le pide perdón a Nariño (Luis Fernando Hoyos) por haberlo juzgado en el pasado, luego de entender las razones por las cuales su esposo se rebeló ante la corona años atrás, más aún después de ver que ahora otros hombres también quieren seguir esta lucha. En su regreso a Santafé, empiezan las fricciones entre los hombres que pretenden conformar una nueva junta de gobierno en la Nueva Granada, pues mientras que Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y Camilo Torres (Alejandro Martínez) piensan que es mejor que Nariño no participe en sus planes, José María Carbonell (Kike Mendoza) y Antonio Baraya (Gustavo Angarita) creen que sin el apoyo del revolucionario su causa está perdida. En Guaduas, Catarina (Zharick León) le cuenta a Gertrudis (Ana María Arango) que descubrió que la Pola (Carolina Ramírez) no ha perdido su virtud. Con el fin de intentar que la muchacha desmanche su nombre, Gertrudis trae una partera para comprobar que lo dicho por Catarina es cierto. El problema es que la Pola no está dispuesta a dejarse examinar.

Alejo y Leandro llegan a Popayán y se reencuentran con su familia
Inés Ortega (Susana Torres) le cuenta a Nariño (Luis Fernando Hoyos) sobre la tristeza en que vive Magdalena (Valentina Rendón) a causa del repudio que él le profesa a pesar de que ella rechazó a Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez). En Guaduas, la historia sobre la supuesta falta de honra de la Pola (Carolina Ramírez) deambula por hasta los sitios más recónditos del pueblo e incluso en la iglesia el sacerdote se niega a darle la comunión y a confesarla. Por su parte, Alejo (Emmanuel Esparza) y Leandro (José Sospedra) llegan finalmente a Popayán. Allí se enteran de que el matrimonio entre Alejo y María Ignacia (Juliana Galvis) sigue en pie y que esta es la oportunidad que su familia necesita para salir de la mala situación económica por la que atraviesan.



Del 18 al 29 de octubre de 2010
por el Canal RCN