Carolina Acevedo


Carolina Acevedo, desde Colombia, nos ha concedido una entrevista exclusiva, hablándonos sobre su personaje de Mariana en ‘Hilos de amor’, contándonos que aceptó ese personaje por su gusto por la moda, entre otras cosas.

Antes de la actuación, Carolina recordó que estudió odontología. Su carrera como actriz empezó en 1993 en la serie de televisión ‘De pies a cabeza’, con el director Andrés Marroquín, de hecho ha participado en novelas como ‘La madre’ y ‘Tabú’. En el año 2000 realizó su primer protagónico en la novela del Canal RCN, ‘Pobre Pablo’, continuó su carrera en el Canal Caracol, con ‘Por amor a Gloria’ y ‘Nuevo rico, Nuevo pobre’. Es una excelente actriz y actualmente la vemos en ‘Hilos de amor’. Al terminar las grabaciones de esta novela, se ha sumergido en nuevo proyecto de CMO Producciones para el Canal RCN, llamada ‘Correo de Inocentes’, que protagoniza Margarita Rosa de Francisco y Salvador del Solar.

Este año 2010, ha sido sin duda un buen año para la actriz Carolina Acevedo, así lo recordó para la ‘Gaceta Dulce Paraíso’, pues se casó por segunda vez con el empresario judío Salomón Korn, el 27 de marzo de 2010, y ahora los dos han celebrado la llegada de su primer hijo, que nació el 15 de septiembre de 2010, después de un embarazo saludable y sin ninguna complicación, la actriz por medio de cesárea dio a luz a un hermoso niño.

Carolina, de 31 años, se ha convertido en una mamá primeriza y disfrutará de su hijo varón, su pequeña y nueva familia, y por supuesto sus proyectos profesionales, que desea que lleguen cuanto antes.

-Carolina, ¿cómo definirías a tu personaje de Mariana en ‘Hilos de amor’?
Es una mujer trabajadora, dulce, que ama su familia y que da la vida por ellos. Una mujer emprendedora, que quiere lograr sus sueños, pero no recostándose en nadie, sino haciendo las cosas por ella misma.

-¿Qué te hizo aceptar el papel de Mariana?
Ese personaje, cuando me lo presentaron, me encantó porque ella es diseñadora de modas y a mi siempre me ha gustado seguir la onda de la moda, leer y estar consultando todo el tiempo sobre el tema. Yo diseño empíricamente, sin estudiar nada, pero siempre me ha gustado diseñar. Empecé desde chiquita diseñando la ropa de mis barbies (risas) y ahora se me ocurre, tengo un sueño, un evento, y mando hacer un vestido como me gusta. Entonces, este fue el personaje perfecto para agarrar un poco de lo que yo sabía y había estudiado, para aprender como el tema de la confección, los moldes y todo esto.

-¿Tienes similitudes con tu personaje?
El gusto por la moda. Ahí, Mariana y yo estamos igualitas, nos encanta. El personaje, la historia, el elenco, el equipo, el guionista y el director; todo esto me gustó. Y Mariana es una heroína y me encanta hacer personajes buenos, blancos, que sean como un ejemplo y siempre le estén dando una enseñanza a la gente.

-¿Cómo ha sido el trabajo al lado de Patrick Delmas?
Muy chévere. Patrick es muy buen actor, es una persona muy profesional. Me ayudó mucho, habíamos momento en escenas donde estaba peleando y, a veces, uno tiende como a mover mucho las manos, entonces me decía: “Caro, fíjate en las manos, quédate quieta y vas a ver que vas a lograr otra cosa”, y así era. Fue muy chévere trabajar con él. Patrick es excelente, es muy buen compañero y es una persona super admirable y respetuosa.

-Ya habías sido la hermana en la ficción de Carolina Guerra en ‘El Ventilador’ y ahora nuevamente en ‘Hilos de amor’, ¿cómo ha sido este reencuentro?
Yo digo que somos las hermanas preferidas de la televisión (risas). Caro es increíble, la conozco desde hace muchísimo tiempo. Mi hermana en la vida real (Marcela) era modelo cuando vivía en Colombia, y Caro empezó modelando con mi hermana porque Caro fue modelo antes de ser actriz. Desde chiquita la conocí y trabajar con ella es increíble porque tenemos una muy buena relación. Yo digo que Caro es mi hermana consentida de mentiras en la ficción, pero es como mi hermanita, entonces fue super chévere. Tenemos una conexión muy buena para trabajar, entonces es rico trabajar con gente que conoces. Yo quisiera que Carolina Guerra siempre fuera mi hermana en todas las novelas.

-¿Prefieres realizar papeles cómicos como el de ‘Nuevo rico, nuevo pobre’ o papeles más dramáticos como el que interpretas en ‘Hilos de amor’?
La verdad, la comedia. Amo la comedia. ‘Hilos de amor’ es super dramático, creo que hace tiempo que yo no lloraba haciendo algo porque sufre mucho este personaje. Entonces, es un poco desgastante, la verdad. Igual, es rico hacerlo, pero prefiero la comedia, que es otra cosa totalmente distinta; estás riéndote todo el tiempo. Si pudiera hacer comedia todo el tiempo, sería maravilloso, pero creo que también hay que hacer melodrama, como para combinarlo.

-Últimamente te hemos visto en papeles protagónicos “de buena”, ¿te gustaría volver a realizar papeles antagónicos, como los que hiciste en ‘La Diva’ o en ‘Francisco, el matemático’?
Me encantaría. Para ‘Hilos de amor’, la primera vez que me vieron, me dijeron que hiciera el personaje de Juliana Galvis. Me quisieron ver en una escena y lo hice, pero el director decidió también que me quería ver como Mariana y me dejaron con ese personaje. Pero, quiero hacer antagónicos porque me parece super chévere. No sé si es que yo tengo cara de demasiado buena (risas), siempre he dicho que tengo cara “de pollo regañado” (risas), entonces siempre me ven como la niña buena. Entonces, vamos a ver; espero que pronto me den un personaje antagónico. Es más, este año, antes de ‘Hilos de amor’, hice un personaje en la serie ‘Los caballeros las prefieren brutas’, que fue super corto, fueron realmente siete capítulos y, aunque no era mala, sí era un personaje medio antagónico, y me divertí muchísimo. Así que espero que el próximo sea antagónico.

-¿Nos puedes adelantar de qué trata tu personaje de ‘Correo de inocentes’?
Ahí sí era como medio mala. Fue super chévere, me encantó, fui feliz. Yo siempre he dicho que las que tienen cara de buena, esas son las peores (risas). Es una niña que tiene su novio, que se enamora de otra mujer, y ésta hace todo lo posible por hundir a esa mujer y luego se da cuenta de que la hizo mucho daño, entonces es ahí cuando reacciona, pero ya no hay nada que hacer; está como peleando por el amor de su hombre. Además, ‘Correo de inocentes’ está relacionado todo con el tema de las drogas, de las mulas. Fue una experiencia super bonita hacer esa serie.

-¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar nuevamente al lado de la actriz Margarita Rosa de Francisco, con la que ya compartiste set de grabación en ‘La Madre’?
Fue increíble. Cuando me llamaron para hacer ‘Correo de inocentes’ y supe que era Margarita, me dio mucha emoción, porque yo empecé a los doce años y lo primero que dije fue: “qué maravilloso sería poder trabajar con Margarita Rosa de Francisco”. A los diecinueve años pude trabajar con ella, y volver a reencontrarme con ella, es increíble. Margarita es muy buena actriz, es delicioso estar en el set, que es como una energía que gira cuando uno está con ella en la escena. Es increíble porque te olvidas del resto y sólo existe tu personaje. Ya quisiera yo poder trabajar en algo más largo con ella.

-¿Ya se han terminado las grabaciones de ‘Correo de inocentes’?
Sí, creo que terminaron hace un mes.

-¿Para cuándo será su estreno por el Canal RCN?
En febrero o marzo, fue lo que me dijeron.

-¿Cómo has combinado las jornadas de grabación para compartirlo con tu familia?
Por ahora, no estoy trabajando. En algún momento, cuando arranque, que ya quiero arrancar, porque la verdad que llevo parada como cuatro o cinco meses y ya me estoy desesperando un poquito (risas). Trataré de cuadrar los horarios, y será novela-familia, novela-casa, e igual se sacará el tiempo. Siempre hay tiempo para todo, entonces lo importante es cuadrarlo y ya está. Tampoco voy a dejar de hacer lo que me gusta, mi trabajo, por mi familia. Y tampoco voy a dejar a mi familia por mi trabajo. En eso, tiene que haber un punto medio.

-Ahora que te has convertido en madre, ¿ves la vida de una forma distinta?
Ser mamá es el mejor personaje que me ha tocado en la vida, la verdad estoy feliz, es una cosa demasiado bonita. Y sí, la vida le cambia a uno un montón. Cumplí años hace poco más de un mes, pedí un deseo y es la primera vez en la vida que no pedí por mi, sino por mi bebé. Entonces, ahí ya dije: “Uy, sí, soy mamá”. La vida le cambia a uno, como que la percepción de todo está alrededor de mi bebé. Como que le aterriza a uno mucho. Ya no soy yo, es él y mi esposo, mi familia.

-Debido a que te casaste con un hombre judío, Salomón, y cambiaste de religión. Ahora que ves las ideologías desde otro punto de vista, ¿te ha cambiado la perspectiva de la vida?
Ahora todo es como mucho más tranquilo. Antes, obviamente, estaba soltera y la vida era otra cosa. Ya mis prioridades son otras, son distintas. Y ahora estoy más aterrizada, tal vez (risas).

-¿Por qué tomaste la decisión de dejar a un lado tus estudios de odontología para dedicarte a la actuación?
Siempre, desde chiquita, quería ser odontóloga. Luego, cuando terminé el colegio y me fui a estudiar, decidí ser actriz. Yo vivía en Inglaterra, allí estudiaba arte dramático y, cuando ya me regresé, mi papá me dijo: “¿ahora qué quiere estudiar?”, y yo le respondí: “odontología”. Me puse a estudiar odontología y me di cuenta de que mi pasión y lo que yo quería ser en la vida era actuar y crear personajes y, por eso, me fui por ese lado. Creo que somos muy pocos los afortunados que hacemos lo que realmente nos gusta hacer. Y estoy haciendo lo que me apasiona.

-Te has declarado una adicta a la moda, ¿te has atrevido a diseñarle la ropa a tu hijo?
Lo he pensado y todavía no lo he hecho, pero lo voy a hacer. Eso es otro de los temas que tengo super en mente, quiero hacer cositas para el bebé. He pensado como bodys, le imagino y le sueño, ya le veo vestido cuando esté caminando porque ahora, de chiquito, no se le ve tanto; pero cuando camine le diseñaré un abrigo, porque ya tengo como varias cosas en la cabeza.

-En tus comienzos te vimos en la telenovela ‘La Madre’, ¿cómo recuerdas este personaje que te dio mayor reconocimiento?
Ese personaje fue demasiado bonito. Era una niña con poliomielitis. Fue difícil aprender a caminar con todos esos aparatos y a sufrirlo, porque fue duro sentirse uno que no puede caminar y pensar en todos los que tienen ese problema. Fue super difícil, pero muy bonito porque aprendí mucho. Yo creo que todos los personajes me han enseñado mucho. Y ese personaje fue muy humano, tanto que una vez en la calle, estaba en un centro comercial, y una señora se me acercó bravísima y me pegó con su cartera, estaba indignadísima porque no se imaginaba que yo sí caminara y tuviera bien mis piernas, cuando ella se estaba creyendo el cuento de que yo de verdad tenía poliomielitis, imagínate (risas). Pero, realmente, mi primer personaje se llamaba Violeta, que fue como el que me dio a conocer en Colombia, en una serie que se llamaba ‘De pies a cabeza’, era de fútbol, de niños. Y el personaje fue corto, pero sustancioso.

-En tus inicios en la actuación, ¿fue difícil abrirte camino?
La verdad, yo llegué por pura casualidad. Como te dije, estaba muy chiquita y me vieron montando “caretos chocones” en un centro comercial y me dijeron: “ven, ¿quieres hacer un casting para una serie de televisión?”, y yo acepté. La verdad, que no me llamaba mucho la atención, hice el casting, arranqué y ahí se me abrió el camino. No es que yo lo buscara, porque eso llegó a mi vida.

-En 2008, hiciste de prostituta en la película de Dago García: ‘La Captura’, ¿cómo fue esta experiencia?
Yo creo que todos los personajes tienen su grado de dificultad, pero ese fue complicado porque me tocó meterme en el mundo de la prostitución, como para conocerlo un poco, porque hacer un personaje sin saber y sin conocer ese mundo, es muy difícil y ya no es real. Entonces, me tocó irme a casas de lenocinio en Ibagué (Tolima), donde hay varios prostíbulos y, allí, traté de contactar con estas niñas, pero estaban como muy reacias a hablar conmigo, pues no les gusta mucho hablar de su vida, pero igual logré hablar con dos o tres y fue super duro, conocer su historia, ver la vida que tienen que vivir en esos lugares. Fui, además, a un pueblo perdido de estas prostitutas, que estaba olvidado, en un rincón de Colombia, buscando a estas niñas (que puede sonar muy feo lo que voy a decir), pero como que les pagan muy baratas. Entonces, hasta allá me metí y me costó mucho prepararlo porque me dolía mucho, me sensibilizó mucho ver a estas niñas tan chiquitas metidas en esto, porque las violaron o por otras cosas de la vida que las llevó a la prostitución. Entonces, hacer este personaje fue una experiencia super dura, pero a la vez muy chévere.

-¿Te gustaría volver a hacer cine?
Sí, obvio. Claro que quiero hacer cine, series, todo lo que sea crear personajes. Es la parte más rica de mi trabajo, cuando me dan el perfil del personaje, empezar a crearlo y pensar cómo camina, cómo habla y, cómo arrancar desde cero. Quisiera hacerlo todo el tiempo.

-¿Con quién soñarías trabajar en el cine?
Con Pedro Almodóvar. Siempre ha sido lo que he querido. El mundo conspira para que nuestros sueños se hagan realidad, así que, así va a ser (risas).

-¿Te gustaría trabajar fuera de Colombia?
Sí (risas). En España me encantaría. Me gustaría salir y hacer cosas afuera, ¡qué rico! Me gusta mucho el cine y el humor español.

-De los actores con los que has protagonizado, ¿cuál ha sido con el que te has sentido más cómoda?
Con Martín Karpan, en ‘Nuevo rico, nuevo pobre’, porque nos volvimos muy amigos y había mucha complicidad. Entonces, había una conexión super chévere. En escena, como que respondíamos los dos. Ese trío, también con John Alex Toro, fue maravilloso, me sentía muy cómoda. Estaba muy bien rodeada.

-¿Y qué tal la experiencia de ‘Por amor a Gloria’, con Juan Pablo Raba?
Juan Pablo es un “bacano”. Es mi amigo desde hace mucho tiempo. ‘Por amor a Gloria’ fue un personaje muy bonito. Bueno, es que realmente todos son muy bonitos, pero es que es verdad. Todos han agarrado algo de mi y ellos me han dado algo. Con Gloria me divertí mucho porque era una especie de “Betty, La Fea”, sin ser fea. Era super torpe y me encantaba, vivía en el piso todo el tiempo y se me pegó su torpeza (risas), porque luego era yo la que vivía en el piso todo el tiempo, por eso, terminó afectándome (risas). Gloria, también, era muy caricatura, pero fue chévere. Realmente, creo que con los personajes que más me he divertido ha sido con Gloria y con Rosmery Peláez, en ‘Nuevo rico, nuevo pobre’.

-Sabemos que tienes una gran amistad con la actriz Lorna Cepeda, ¿es difícil hacer amistades en este medio con otros actores?
Lorna es mi mejor amiga. Cuando estamos en un proyecto, todos somos amigos, todos vamos a comer juntos, hablamos; pero cuando se acaba el proyecto, termina la relación. Si se encuentra uno en un evento, nos decimos: “hola, ¿cómo estás?” o en facebook nos saludamos. Pero, con Lorna es diferente porque esa relación pasó a otro nivel. Lorna dice que yo soy su hermanita chiquita, y yo digo que ella es mi hermana grande. Desde que nos conocimos hubo una conexión increíble y es mi mejor amiga, realmente. Es como mi hermana.

-¿Dejarías la actuación por amor?
No, todo lo contrario. Yo creo que el amor tiene que impulsarle a uno a seguir en lo suyo y no tiene que cortarle las alas.

-Decías que tenías varios meses sin trabajar, ¿ya tienes proyectos en mente?
Estuve sin trabajar porque estaba embarazadísima. Ya hay un par de cosas super chéveres, que todavía no son un hecho, pero que ya están medio sonando. Cuando eso salga, cuento; porque dicen que si uno cuenta antes las cosas, no salen. Y está super chévere y quiero que salga y es una cosa completamente distinta a lo que he venido haciendo.

-Escucha el saludo que nos dejó Carolina Acevedo:
Entrevista realizada por Raquel Guedes.