La Pola


Juliano denuncia a 
Domingo por maltrato

La Pola le propone a Juliano que denuncie a Domingo, mientras que Alejo se debate entre la vida y la muerte
Luego de ser retinada injustamente por supuesto robo, la Pola (Carolina Ramírez) sale libre y sigue con su idea de denunciar a Domingo (Diego Trujillo), más ahora que encontró una carta oficial en donde describen que cargos le pueden imputar al campesino. Es así como la mestiza le muestra a Juliano (Luis Felipe Cortés) el documento y le advierte que él es el único que puede probar que el campesino maltrata a sus esclavos. Entre tanto, luego de ser herido en batalla, Alejo (Emmanuel Esparza) se debate entre la vida y la muerte. A su llegada a Popayán, su familia y María Ignacia (Juliana Galvis) se enteran de que son muy pocas las esperanzas de que el militar se recupere. A Santafé arriba el coronel Sámano (Manuel Navarro), quien se presenta ante los Virreyes y les dice que la mejor forma de detener los aire revolucionarios de la ciudadanía, es derramando su sangre.

Juliano denuncia a Domingo, mientras que la Virreina y el Mariscal Sámano le aconsejan al Virrey Amar y Borbón que aprese nuevamente a Nariño
Influenciado por La Pola (Carolina Ramírez), Juliano (Luis Felipe Cortés) se atreve a denunciar por maltrato a Domingo (Diego Trujillo) ante el alcalde de Guaduas. Haciendo las veces de abogada, La Pola le dice a Andrés Suárez (Carlos Aguilar), que como sanción al cruel castigo al que fue sometido el esclavo, pide que le sea dada su libertad o que al menos negocien la de sus futuros hijos. Entre tanto, el parte médico sobre la salud de Alejo (Emmanuel Esparza) no es alentador y su vida sigue pendiendo de un hilo. En Santafé, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) se reúne con el Virrey Amar y Borbón (Mariano Venancio), su esposa y el Coronel Sámano (Manuel Navarro), y les aclara que la junta de gobierno que pretendían conformar los nobles de la ciudad no es un levantamiento en contra del Rey. En la conversación se recuerda del pasado revolucionario de Nariño y la Virreina Francisca (Ana Fernández) y el militar terminan por creer que la persona que realmente está detrás de una probable rebelión es Nariño por lo que le sugieren al Virrey que lo aprese de nuevo.

Nariño es arrestado nuevamente y alejado de su familia, mientras que Domingo planea un castigo más cruel para sus esclavos
Cuando el amor entre Nariño (Antonio Nariño) y Magdalena (Valentina Acosta) por fin se renueva, el destino les juega una mala pasada, pues por orden del Virrey Mendinueta (Mariano Venancio), el noble santafereño será encarcelado bajo la acusación de tramar algo en contra de la Corona. Lo peor es que a Nariño lo enviaran a Cartagena, para que esté muy lejos de su familia. Pero esta vez la situación es distinta porque Magdalena sabe que su esposo es inocente, y entre lágrimas la mujer le aconseja a su marido que apenas tenga la oportunidad no dude en luchar por la libertad de la Nueva Granada. En Guaduas, Domingo (Diego Trujillo) se entera de la denuncia que Juliano (Luis Felipe Cortés), guiado por la Pola (Carolina Ramírez), instauró en su contra por maltrato. El campesino no aguanta más la actitud rebelde de sus criados y pese a que sabe de la ley que protege a los esclavos, decide castigar otra vez a Juliano y a Nicolasa (Ana Mosquera), no mutilándoles un dedo, sino toda la mano. La Pola lucha impotentemente por detener la ejecución, pero sólo algo imprevisto salvará a los esclavos del cruel correctivo.

Mientras Nariño sufre el encierro, Magdalena busca ayuda en Tadeo Lozano
Nariño (Antonio Nariño) es encarcelado injustamente y ahora su sufrimiento es mayor que en las anteriores ocasiones pues  se entera de que lo enviarán a Cartagena, muy lejos de su familia, a quienes no sabe si podrá volver a ver. Baraya (Gustavo Angarita Jr) le cuenta a Magdalena (Valentina Rendón) que Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) tiene una buena relación con los virreyes y la podría ayudar. Es así como desesperada por la situación de su esposo, Magdalena va adonde su antiguo amante; lo que no había tenido en cuenta es que en el lugar se encontraría con María Tadea (Adelaida López), la esposa del noble santafereño, quien le armará una verdadera escena de celos. Por su parte, mientras La Pola (Carolina Ramírez) se juzga a si misma por haber aconsejado a Juliano (Luis Felipe Cortés) para que denunciara a Domingo (Diego Trujillo), los pensamientos de Alejo (Emmanuel Esparza) en plena agonía no se centran más que en la mestiza. Mientras tanto, Nicolasa (Ana Mosquera), la esclava de Catarina (Zharick León) sufre un extraño dolor

Alejo despierta de su inconsciencia, mientras que Domingo echa a La Pola de su casa
No contentos con llevar preso a Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) y alejarlo de su familia, el coronel Sámano (Manuel Navarro) también ordena confiscar todos los bienes del revolucionario. Como si fuera poco de camino a Honda, en donde se embarcará rumbo a una cárcel en Cartagena, el caballo en el que va Nariño muere y ahora tendrá que seguir a pie. Por su parte, Domingo (Diego Trujillo) ofuscado por la denuncia que le instauró Juliano (Luis Felipe Cortés), echa de su casa a La Pola (Carolina Ramírez). Así mismo, el campesino maltrata a Catarina (Zharick León), porque aún no le da un hijo, y le advierte que a las buenas o a las malas deberá pronto quedar encinta. En Popayán, Alejo (Emmanuel Esparza) se despierta luego de su largo estado de inconsciencia por las heridas que sufrió. Sin embargo, la noticia produce poca felicidad en María Ignacia, pues la mujer está inconsolable porque su prometido mientras estaba en coma nombró a otra mujer, a una tal Pola. 

Toñito intenta ayudar en la dolorosa travesía de su padre, Antonio Nariño
Los abusos en contra de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) por parte de la Corona no tienen límites, y luego de ser detenido, el revolucionario es obligado a realizar el camino a Honda a pie en donde abordará un barco con rumbo a la cárcel de Cartagena. Pero no todo está perdido para Nariño, pues Toñito (Alex Gil), alcanza a la caravana y reclama un buen trato para su padre. Entre tanto, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez)  visita a Magdalena (Valentina Rendón) conmovido por la situación que vive. De otra parte, La Pola (Carolina Ramírez) averigua sobre la  batalla en Pasto y se asusta al enterarse que en los dos bandos, los rebeldes y las tropas españoles, hay heridos. Y a Popayán llega José María Lozano (Jorge López) para hablar con el gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) y así ponerse al tanto de la situación en Quito.

La Pola conoce a Antonio Nariño
De paso a Honda, Nariño (Luis Fernando Hoyos) junto a su hijo Toñito (Alex Gil) y escoltado por sus carceleros, llega a Guaduas. Allí se encuentra con la Pola (Carolina Ramírez), quien al reconocer al revolucionario, lo acusa de ser el culpable de la muerte de sus padres y de sus hermanos. Esta situación hace que La Pola recuerde los momentos que vivió junto a su padre y algunas de las enseñanzas que le dejó. Además, buscando entre las cosas que tiene de él, la joven encuentra un documento con la traducción de los derechos del hombre que realizó Nariño, y descubre que comparte totalmente los ideales del santafereño. De otra parte, Catarina (Zharick León) se escandaliza al percatarse de que ha empezado a ver con otros ojos a Juliano (Luis Felipe Cortés), ya no como un esclavo sino como un hombre atractivo. Y Alejo (Emmanuel Esparza) le cuenta a Gaspar (Héctor de Malba), el padre de María Ignacia (Juliana Galvis), que en la batalla de Pasto murieron muchos inocentes que no estaban en contra de la Corona.

Antonio Nariño le propone a La Pola que vaya a Santafé a luchar por la libertad de la Nueva Granada
La Pola (Carolina Ramírez) descubre las razones por las que su padre intentó unirse a la lucha de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), un hombre que tiene claros sus ideales de libertad e igualdad. Es así como la joven le cuenta al revolucionario que quiere apoyarlo en su causa. Nariño le afirma que por el momento él no puede hacer nada desde la cárcel en Cartagena, pero le aconseja a La Pola que vaya a Santafé y se reúna con José María Carbonell (Kike Mendoza), para que juntos agrupen más ciudadanos y pronto puedan empezar a forjar un levantamiento en contra de las autoridades españolas en América. De otra parte en Popayán, al Gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) le llega una carta del sacerdote de Guaduas en la que le cuenta que Alejo (Emmanuel Esparza) supuestamente le quitó la virtud a la Pola y por eso no podría casarse con María Ignacia Valencia (Juliana Galvis).

Alejo le confiesa a María Ignacia que se vio con La Pola
El Gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) le dice a Francisco Sabaraín (Andoni Ferreño), que si no quiere que haga pública la carta del sacerdote de Guaduas que involucra a su hijo con la Pola (Carolina Ramírez), deberá convencer a Gaspar (Héctor de Malba), el padre de María Ignacia (Juliana Galvis), de que aporte más dinero a la gobernación para el supuesto conflicto con Quito. Mientras tanto, a causa de las sospechas de su prometida, a Alejo (Emmanuel Esparza) no le queda otra opción que confesarle a María Ignacia que sí se vio con La Pola hace poco tiempo. Leandro Sabaraín (José Sospedra) llega a Guaduas e intrigado por los chismes del pueblo que afirman que La Pola ahora vive con esclavos, decide ir a buscarla. Aunque la muchacha no lo recibe de la mejor forma, el militar decide darle a la mestiza noticias sobre su hermano.

Leandro intenta engañar nuevamente a Alejo, mientras que Nariño pretende escapar de los militares que lo llevan preso hacia Cartagena
Mientras los Sabaraín y los Valencia celebran que Alejo (Emmanuel Esparza) está recuperado y la boda con María Ignacia (Juliana Galvis) se podrá realizar pronto, Leandro (José Sospedra) llega a Popayán proveniente de Guaduas, y le cuenta a su hermano que La Pola se ha vuelto una cualquiera que se la pasa con campesinos y esclavos. En Santafé, el coronel Sámano (Manuel Navarro) le revela al sargento Iglesias (Carlos Hurtado) sus intenciones de convertirse en Virrey por lo que espera una revuelta en donde pueda intervenir y tomarse el poder. Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr) , el sabio Mutis (Carlos Camacho), Camilo Torres (Alejandro Martínez) y José María Carbonell (Kike Mendoza), se reúnen y comentan que la única forma de que ellos gobiernen es revelarse contra el Virrey, pero saben lo difícil que es sin Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), pues ninguno de ellos es tan popular en la Nueva Granada como el revolucionario. Lo que ignoran es que Nariño junto a su hijo, Toñito, trazan un plan para escapar de la custodia de los militares que los llevan hacia Cartagena.

Francisco le propone a María Ignacia que mienta sobre su virtud para mantener a Alejo a su lado
A Santafé llega el rumor de que Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) ha escapado de prisión, noticia que alerta al Virrey (Mariano Venancio), quien a su vez ordena seguir muy de cerca los pasos de Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr), el sabio Mutis (Carlos Camacho), Camilo Torres (Alejandro Martínez) y José María Carbonell (Kike Mendoza). Por su parte, Francisco Sabaraín (Andonio Ferreño) le cuenta a María Ignacia (Juliana Galvis) de la carta que llegó de Guaduas en la que el sacerdote de ese pueblo solicita que Alejo (Emmanuel Esparza) se case con La Pola (Carolina Ramírez) porque mancilló su virtud. El español le dice a la joven que si en realidad quiere tener como esposo a Alejo, debe decir que el militar también estuvo con ella. Entre tanto, Gertrudis se entera de que La Pola piensa marcharse a Santafé y con la intención de que la mestiza cambie de planes, le cuenta sobre la carta que junto al cura enviaron a Popayán.

Gaspar reta a Alejo a un duelo luego de enterarse de que el militar supuestamente le quitó la virtud a su hija
Influenciada por Francisco Sabaraín (Andonio Ferreño) y con miedo de que Alejo (Emmanuel Esparza) incumpla su palabra de casarse con ella, María Ignacia (Juliana Galvis) le miente a su familia diciéndoles que el militar le quitó su virtud. Herido en su honor, Gaspar (Héctor de Malba), el padre de la jovencita, reta a un duelo a Alejo. Por su parte, luego de huir de sus captores, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) junto a Toñito (Alex Gil) buscan que un sacerdote de Santa Marta les de posada por esa noche para continuar su camino. Entre tanto, a Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) le llega un carta proveniente de España, con sello real incluido, en donde está escrito que la junta de gobierno de la península ahora acepta que los españoles americanos tengan los mismos derechos que cualquier ciudadano ibérico.

Hasta en sus sueños, Catarina siente una fuerte atracción por Juliano, mientras que Gaspar desiste de su idea de asesinar a Alejo
El plan de María Ignacia (Juliana Galvis) y Francisco (Andoni Ferreño), que consistía en mentir sobre la pérdida de la virtud de la muchacha por parte de Alejo (Emmanuel Esparza), obtiene el resultado que esperaban aunque por poco y cobra la vida del alférez. Gracias a las suplicas de la joven y de su madre, Gaspar (Héctor de Malba) desiste de su idea de asesinar a Alejo y prefiere vivir herido en su orgullo pero no protagonizar una tragedia. Eso sí, ahora más que nunca, quiere que su hija se case con Alejo para que no se deshonre más su nombre. De otra parte, La Pola (Carolina Ramírez) le cuenta a los esclavos que se irá a Santafé y ellos le aconsejan que deje a Bibiano (Sebastián Gutiérrez) en Guaduas para que el niño no pase necesidades. Mientras tanto, Catarina (Zharick León) sufre por los maltratos de Domingo (Diego Trujillo), quien a golpes le reclama a su mujer que le de hijos. Pero esto no es lo único que agobia a la hermana de La Pola, pues el odio que tenía por Juliano (Luis Felipe Cortés) se convirtió en atracción y hasta en sus sueños la figura del esclavo remueve su interior.

La Pola viaja a Santafé, y Nariño es nuevamente capturado
El padre Fernández (Alberto León Jaramillo) se ve forzado a confesarle a las autoridades que alberga a Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) en la casa cural. Es así como el revolucionario es nuevamente arrestado, y lo peor es que los militares también pretenden llevarse preso a Toñito (Alex Gil). En Guaduas, La Pola (Carolina Ramírez), fiel a sus convicciones, arma maleta, se despide de Catarina (Zharick León), y se va rumbo a Santafé. Con la mestiza lejos, Domingo (Diego Trujillo) va a donde el alcalde Andrés (Carlos Aguilar) y le pide que retire la denuncia que Juliano (Luis Felipe Cortés) puso en su contra. Sin embargo, el alcalde le recuerda al campesino que la única persona que puede desistir de la denuncia es el esclavo, quien está dispuesto a hacerlo pero sólo si Domingo permite que sus futuros hijos gocen de la libertad.

Juliano se entera de un doloroso secreto que le escondía su esposa Nicolasa
Para que Alejo (Emmanuel Esparza) no se entere del secreto de María Ignacia (Juliana Galvis), Francisco (Andoni Ferreño) le cuenta a su hijo una mentira aún más grande. Por su parte, Juliano (Luis Felipe Cortés) le dice a Nicolasa (Ana Mosquera) y a Bernarda (Bárbara Perea) que Domingo (Diego Trujillo) aceptó darle la libertad al primer hijo que tenga. La alegría de la noticia se aplacará cuando Nicolasa tenga un sorpresivo desmayo y luego, Bernarda haga una dolorosa confesión. De otro lado, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) le cuenta a sus amigos de Santafé que recibió una carta de la junta de Cádiz en donde confirman que los españoles americanos deben tener los mismos derechos que cualquier español ibérico. A raíz de la misiva, Camilo Torres (Alejandro Martínez) propone redactar un memorial de agravios en donde expongan el trato que sufren, mientras que Antonio Baraya (Gustavo Angarita) le plantea a sus compañeros chantajear a la Virreina Francisca (Ana Fernández) con revelarle al Virrey Amar y Borbón (Mariano Venancio) sobre su infidelidad, si no los ayuda a convencer al dignatario de conformar una junta gobierno criolla. Y La Pola (Carolina Ramírez) llega a Santafé y para su desgracia, a una de las primeras personas que ve, es al Coronel Sámano (Manuel Navarro).

José no ayuda a La Pola en Santafé, mientras que Gaspar le entrega la otra parte de la dote a Francisco
En Santafé, José (Andrés Bermúdez) recibe con desaire a La Pola (Carolina Ramírez) e incluso niega ante sus compañeros seminaristas, que la mujer sea su hermana, pues teme que no sea ordenado sacerdote si se llegan a enterar que su sangre supuestamente no es limpia. Sin el apoyo del único familiar que tiene en la ciudad. En Popayán, mediante una reunión presidida por el gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui), Gaspar Valencia (Héctor de Malba) le da a Francisco Sabaraín (Andoni Ferreño) la otra parte de la dote para el matrimonio entre  Alejo (Emmanuel Esparza) y María Ignacia (Juliana Galvis); pero no todo saldrá como lo tenía planeado Francisco. Entre tanto, Catarina (Zharick León) le critica a Nicolasa (Ana Mosquera) que intentara asesinar a la criatura que espera y le sugiere a Domingo (Diego Trujillo) que nuevamente la castigue. Y Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) junto a su hijo son finalmente encarcelados en un penal de Cartagena, pero no todo está perdido para el revolucionario, pues un ciudadano de esta población está decidido a ser su abogado.

La Pola tiene que pasar la noche en las calles de Santafé, mientras que Catarina utiliza a Juliano para congraciarse con su esposo
Como recibió el desprecio de su propio hermano José (Andrés Bermúdez) y además no encontró a María Matea (Mary Carmen Delgado), la única persona que conoce en Santafé, a La Pola (Carolina Ramírez) no le queda otra que pasar la noche en las calles de la ciudad, exponiéndose a los peligros que esto conlleva. En Popayán, luego de que Alejo (Emmanuel Esparza) insista en hablar en público sobre la inocencia de los supuestos revolucionarios de Quito, el gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) le quita por la fuerza a Francisco Sabaraín (Andoni Ferreño) el dinero de la dote correspondiente del matrimonio entre su hijo y María Ignacia (Juliana Galvis). Desde luego el español, promete que no se quedará de brazos cruzados ante este abuso. Por su parte, Catarina (Zharick León) aconsejada por Gertrudis (Ana María Arango), utiliza a Juliano (Luis Felipe Cortés) para congraciarse con su esposo Domingo (Diego Trujillo). 


Del 15 de noviembre al 10 de diciembre de 2010
por el Canal RCN