..:GACETA, DULCE PARAÍSO 073:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Número 073):


SUMARIO
(del 15 al 28 de febrero de 2010):

NOTICIAS:
  • Jencarlos Canela niega romance con Gaby Espino.
  • Cristóbal Lander comenta su separación con Gaby Espino.
  • Amparo Grisales prefiere las producciones colombianas.
  • Alejandro López, un seductor al que no han podido llevar al altar.
  • Mariana Torres regresa a Miami.
  • Juan Pablo Shuk cree que ser galán no sirve para nada.
  • De Victorinos a Victorinas.
  • María Adelaida Puerta con proyectos en México.


ESPECIAL VICTORINOS:

  • Mauricio Ochmann.
  • Arap Bethke.
  • Roberto Manrique.


ENTREVISTAS:

  • José Ángel Llamas.
  • Scarlet Ortiz.


TELENOVELAS:

  • Alma indomable.
  • Rosario Tijeras.
  • El Encantador.


RESÚMENES:

  • Victorinos (Fin).
  • Perro Amor.
  • Más sabe el Diablo (Fin).
  • El Encantador.
  • La Bella Ceci y El Imprudente.
  • Gabriela, giros del destino.
  • Las Muñecas de la Mafia.
  • Oye Bonita.
  • Rosario Tijeras.
  • El Capo (Fin).
  • Pandillas, Guerra y Paz II.
  • Las Detectivas y El Víctor.
  • Amor en custodia.
  • El penúltimo beso.



Encuesta: ¿Te ha gustado 'Victorinos'?

  1. Sí (con el 60%).
  2. No (con el 40%).

. . : NOTICIAS : . .

Jencarlos Canela niega romance con Gaby Espino


Jencarlos Canela brilló en una noche única en la ciudad de Miami, en donde a teatro lleno comenzó con su gira de conciertos titulada 'Búscame'.

Sin duda, su recital debut estuvo lleno de magia, sensualidad, sorpresas y por sobre todas las cosas muchos momentos de gran emoción en donde tanto el protagonista de la noche como el público no pudo contener las lágrimas.

Al igual que los finales de la novela en donde todo termina con un interminable beso de pasión, así lo hicieron Jencarlos y Gaby Espino, quien delante de todos los presentes subió al escenario y se perdieron boca con boca con el galán de ‘Más sabe el Diablo’. Pero no terminó ahí.

Con la humildad y el carisma que lo caracteriza, Jencarlos abrió la noche de Miami frente el delirio de sus seguidores, en su mayoría mujeres que no dejaban de gritar por él.

No faltaron los momentos emotivos, como cuando su padre y manager, Heriberto Canela subió al escenario para abrazar a su hijo y darle la sorpresa de que ya su disco debut es Disco de Oro. También contó que este sueño de Jencarlos había comenzado hacía 15 años en el patio de su casa rodeado de familiares y amigos y hoy eso era una realidad, a lo que el joven actor no pudo contener las lágrimas.

Otro momento emotivo fue cuando le dedicó a su madre, Lissette, el tema “Después de ti...qué”, de su productor Rudy Pérez. Pero el instante en el que ni Jencarlos ni el público pudo contener las lágrimas fue cuando entró el coro de niños 'Inmaculada concepción', donde estudió Canela y junto a él cantaron el tema “Es tan triste” y en una pantalla gigante se veían imágenes de niños en Haití después del terremoto.

Y por fin llegó lo que todo el mundo estaba esperando. Con la escenografía como si fuera una escena de la novela ‘Más sabe el Diablo’, que ambos protagonizan por Telemundo, Jencarlos comenzó a cantar: “Estés donde estés” y en un rincón estaba Gaby esperándole, ambos comenzaron a caminar hasta encontrarse en el centro del escenario para al final de la canción tomados de las manos se perdieron en un apasionado beso, y casi todos creyeron que así confirmaban que la historia de amor que comenzó en la ficción se trasladó a la vida real, pero al acabar el concierto, los actores lo negaron nuevamente, diciendo que solamente era una actuación interpretando a sus personajes Ángel y Manuela. “Eran nuestros personajes de ‘Más sabe el Diablo’ los que se besaron. Jencarlos Canela y Gaby Espino en la vida real no nos damos esos besos. Hay mucha especulación ahí fuera, pero la verdad sólo hay una amistad muy bonita entre Gaby y yo”, contó el actor y cantante Jencarlos.

Cuando su otro compañero de elenco: Miguel Varoni subió a saludarlo y a tocar las tumbadoras, el actor y director le reclamó en broma “tú le has hecho el amor a mi mujer”, en referencia a la historia que vivieron el personaje de Jencarlos y el de Catherine Siachoque en la novela ‘Pecados Ajenos’, en donde fueron amantes. A lo que de inmediato Canela remató con un: “Y tú le has hecho el amor a mi mujer también antes”, ya que el personaje de Miguel Varoni en ‘Más sabe el Diablo’ comienza como pareja de Gaby Espino.

El día anterior del concierto, Jencarlos Canela confirmó que él no tiene nada que ver con la separación de Gaby Espino y Cristóbal Lander. “No creo que se estén separando por una tercera persona, de todos modos, yo no tengo nada que ver con la separación”, confesó Jencarlos.

Por último, Jencarlos Canela fue sorprendido la mañana del 11 de febrero cuando se dieron a conocer los finalistas para los Premios Billboard de la Música Latina 2010, donde el reconocido actor y cantante está nominado en la nueva categoría “Artista Latino del Año, Debut”.

Cristóbal Lander comenta su separación con Gaby Espino


Cristóbal Lander, aún esposo de Gaby Espino, habló sobre su separación con la también actriz venezolana para el programa de María Celeste: ‘Al Rojo Vivo’, que se emite por Telemundo. “Yo amo a esa mujer, amo a mi hija, creo en ella, creo en mi matrimonio y creo que se puede solucionar todo esto, pero también respeto su decisión porque si la amo, la tengo que dejar libre porque si no para que va a estar a mi lado, si ella no me ama”.

“A estas alturas, no sé si nos vamos a divorciar porque aún no he visto a mi esposa”, dijo Lander, que aseguró: “creo que fracase como esposo porque no se dieron las cosas como soñé y como soñamos”.

Sobre las causas de su separación, Cristóbal Lander dijo lo siguiente: “A lo mejor hubo desesperación por tiempo, por la distancia y, tal vez, uno se vuelve más sensible y hay discusiones por el simple hecho de llamadas entre ambos”, dice el actor venezolano que confesó seguir enamorado de Espino y asegura también que la decisión de la separación no fue de él.

Se ha especulado que la infidelidad es el primer motivo de la ruptura de la pareja, ya que a Gaby la han involucrado con su compañero de set Jencarlos Canela (que juntos protagonizaron ‘Más sabe el Diablo’ en Miami), al igual que a Cristóbal Lander, que le relacionaron con Claudia Álvarez, quienes protagonizan ‘Pobre Diabla’ en México. “Ese no es el motivo de la separación y, si lo fuera, son problemas que hay en todos los matrimonios y creo que por el amor a mi hija y a mi esposa, hay que sentarse a hablar lo que está pasando. Lo que no puede pasar es este show que se está montando, en el que no se puede salir en una promoción porque en seguido te involucran sentimentalmente con tu compañero o compañera de trabajo. A mi me afecta muchísimo que se diga eso de la madre de mi hija, sabiendo yo mismo que eso no es cierto. También han salido cosas mías, que no son porque yo no pretendo hacerme la víctima. Pero, sacan cosas totalmente falsas y crean una incertidumbre, que llega un momento que no sé realmente qué está pasando”, contó Cristóbal.

En un concierto de Jencarlos Canela vimos a Gaby Espino besándose con el actor y cantante, aunque aseguraron que era para promocionar la novela. “Yo hablé con ella y me dijo que era trabajo, pero creo que eso no ayuda a arreglar las cosas”, dice Lander, muy sincero y dolido por la situación.

Además, declaró que está molesto con Jencarlos. “De Jencarlos Canela me molestó que él confirmara que Gaby y yo nos separábamos”.

Gaby y Cristóbal se vieron por última vez en navidades y, por motivos de trabajo, él no ha podido ir a Miami para reencontrarse con su esposa y su hija, ya que están grabando estas tres últimas semanas el final de ‘Pobre Diabla’, en México. “Hace un mes que no veo a Gaby y cuando acabe con las grabaciones de mi novela, viajaré a Miami para hablar con Gaby. Nos plantearemos la situación y si ella decide que lo mejor es separarnos, respetaré su decisión por el bien de ambos y de nuestra hija”, aclaró el actor que se estrena como protagonista de telenovela.

Cristóbal Lander también dijo que Gaby Espino no le apoyó como él sí lo hizo con ella: “sentí que faltó un poco de apoyo por su parte, porque yo puse la condición en mi producción de que tenía que viajar cada 15 días para ver a mi esposa y a mi hija, pero ella no lo hizo”.

Antes de aceptar cualquier proyecto de trabajo, él quiere hablar con Gabú Espino y solucionar sus problemas matrimoniales. “Primero mi vida personal y, después, la profesional. “o estaría dispuesto a renunciar a mi carrera en México si tengo que viajar para recuperar mi relación con Gaby. Puedo tener el éxito profesional que sea, como ahora en México, pero no vale la pena si no estoy con mi familia”, contó Lander.

“He tenido el apoyo de mis compañeros, de mi producción porque he flaqueado por la situación, pero tengo que cumplir un compromiso laboral y tengo que dar la cara y responder a mis obligaciones”, finalizó Cristóbal.

Amparo Grisales prefiere las producciones colombianas


La diva colombiana Amparo Grisales habló de sus cirugías, nos reveló algunos secretos de belleza y aseguró que prefiere las producciones de su país a los refritos que se hacen en Estados Unidos

Luego de presentar con éxito en Estados Unidos la obra de teatro ‘No seré feliz pero tengo marido’, la actriz colombiana Amparo Grisales, admirada por su talento y su cuerpo escultural, se confiesa con su típica picardía.

Amparo dio vida a Lucrecia (esposa del narcotraficante Braulio Bermúdez), reconoció el polémico contenido de la producción ‘Las Muñecas de la Mafia’; sin embargo, explicó que la telenovela sí deja un claro mensaje: el mundo de las drogas es nocivo. Y quien ingresa en él termina mal. “Creo que no es una apología, sino una advertencia”, aclaró. “Con esta telenovela se llegó a los jóvenes. Me encantó mi papel”, dijo la diva, de 53 años.

-Después de haber protagonizado hace unos años ‘Madre Luna’ con Telemundo, ¿por qué no te hemos vuelto a ver en la televisión latina en Estados Unidos?
Para hacer las grandes producciones no hay que estar allá. Seguramente Telemundo pronto va a pasar en Estados Unidos ‘Las Muñecas de la Mafia’. Ahora estoy en Colombia y creo que hay mucha calidad y de hacer una telenovela aquí o una en Miami, prefiero mil veces trabajar en mi país. A veces uno ve que las producciones que hacen allá son unos remakes que no dan la calidad y yo en mi trabajo soy muy selectiva, y me gustan las cosas bien hechas.

-¿La obra de teatro ‘No seré feliz pero tengo marido’ te ha convertido en experta en matrimonios?
No, porque mi personaje cuenta que su esposo la ha dejado por una mujer más joven. A mí eso no me ha pasado.

-De Amparo Grisales se han dicho muchas cosas, pero de las que tú has oído, ¿cuáles son las que más risa te han causado?
La verdad es que de mí la gente no sabe muchas cosas. Es más lo que no saben que lo que saben, pero he escuchado tanto que hasta piensan que soy extraterrestre. Por ejemplo, decían que yo dormía en una tina llena de hielo y no es cierto. Y que soy devoradora de hombres, y eso si que es mentira, porque yo me como a los hombres, pero no me los devoro (risas).

-¿Y hay muchos afortunados?
No, para nada. Es más, he estado con menos hombres de los que la gente dice porque soy una mujer de relaciones largas y lo que me ha pasado con el tiempo, es que me he vuelto más selectiva para no darles el gusto a algunos de decir que estuvieron con Amparo Grisales y lucirse conmigo. En este momento estoy feliz con mi novio y ahí voy tranquila.

-¿Te has casado?
Sí, lo hice a los 15 años con el pintor argentino Germán Tessarolo. Me casé a escondidas de mis padres, pues yo era menor de edad.

-¿Qué te llevo a dar el paso?
Pequé de ignorancia, inocencia y poca experiencia. No puedo decir que no lo quisiera, pero tan joven no conoces el amor.

-Con más de 50 años bien vividos, ¿cómo haces para verte mejor que muchas jovencitas de 20?
Sólo yo sé el ejercicio que le he metido en mi vida a mi cuerpo, pero creo que también cuentan la nutrición maravillosa y la buena energía que tengo, pues todo es un conjunto nada va divorciado de lo otro. Es cuerpo, físico y espíritu, ahí está la clave. Pero también es mi profesionalismo porque qué tal que ya hubiera pasado la belleza y no tuviera talento, así las cosas serían distintas.

-¿Y qué va a pasar entonces cuando en un futuro la belleza te diga adiós?
Como no pienso en el futuro sino en el presente, pues eso no me importa ni me preocupa. Lo único que tengo es el presente. El futuro no existe y para que uno se desgasta pensando en eso, es mejor vivir intensamente y seguir la vida con pasión, con esa magia y llena de satisfacciones, y cuando me llegue la vejez, pues la asumiré con mucho orgullo.

-Te ves hermosa, pero ¿estás segura que no ha habido un poquito de ayuda con el bisturí?
Las únicas dos cirugía que tengo son las de mis dos tetas. Es verdad y sólo la gente que hace ejercicio y que reconoce la piel sana juzgará acertadamente este cuerpo y la tonificación que tengo. Yo a mi cuerpo le dedico bastante y este cuerpo no se consigue en un quirófano. No veo a ninguna de las que se operan así. Creo que se trata de amor propio, desde chiquita me he querido mucho y eso no quiere decir que sea frívola, para nada, pero soy de las que piensa que mi nave es el cuerpo y es parte de mi empresa y me toca cuidarme. Además tengo el espíritu lindo y estoy en armonía con el universo.

-¿Qué consejos de belleza le darías a las mujeres que te ven como un ejemplo a seguir?
Les digo que hay que mantenerse consciente de que a la naturaleza no le gana la tecnología nunca y lo digo en todo sentido. Es mejor que empiecen a hacer ejercicio desde jóvenes, que tengan una buena nutrición, que no abusen de la sal ni de la comida chatarra, que tomen té verde, que eso les mantiene el peso en su lugar, que tomen antioxidantes, que eviten comida con preservativos y que no crean en esas cremitas y panaceas que venden, pues sabemos que no hay como sentir el ejercicio y tomar mucha agua.

-Has trabajado con grandes galanes, ¿con cuál repetirías?
Con ninguno. Pocos de ellos han quedado como amigos, porque sus mujeres o novias no los dejan ni acercarse a mí. Son celosas, lo que demuestra inmadurez.

-Actuaste junto a Christian Meier en ‘Decisiones’, de Telemundo, ¿cómo te llevas con él?
No somos amigos porque era un tipo un poco cerrado. No es un sujeto galante, no trata muy bien a las mujeres. Estoy en busca de un hombre, pero que no sea Christian Meier definitivamente.

-¿A quien querrías de compañero?
A Miguel Ángel Silvestre (El Duque). Me enamoré de él cuando vi ‘Sin tetas no hay paraíso’. Tiene una voz espectacular y la forma en que coge a las mujeres para besarlas es de morirse.

-¿Qué te parece que Salma Hayek protagonice la película ‘Noticia de un secuestro’, de García Márquez?
Salma es antipática y lo digo porque la conocí en un festival de cine y me dejó con la mano estirada. Cuando la saludé y le dije que era amiga de Gabito (García Márquez), se dio media vuelta y ahí me dejó, pero bueno eso no me importa porque no me interesa la gente arrogante que no evoluciona espiritualmente y que no brilla. Yo a Salma no la veo haciendo un papel como tampoco vi a la italiana que escogieron para hacer ‘El amor en los tiempos del cólera’ (Giovanna Mezzogiorno). Ellas no son para esos personajes tan intensos.

-¿No será que tienes envidia a la protagonista de la película ‘Frida’ (Salma Hayek)?
Lo que es de uno es de uno y por eso no le envidio nada a nadie, ya quisieran muchas tener la carrera y el tiempo que he tenido yo.

-¿Por qué crees que para sus proyectos el colombiano Gabriel García Márquez se haya inclinado más por el talento extranjero que el de su propio país?
A Gabo le ha gustado siempre lo de afuera. Yo fui primero amiga de él que Salma y bueno si es así, pues que ojala les rinda y que la película les salga bien porque todas las películas que han hecho sobre obras de Gabo han sido un caos. Él ya está mayor, no se le puede exigir mucho y me imagino que a veces ni siquiera opina, pero debería hacer como Jorge Amado, que por ejemplo, para llevar al cine su obra ‘Doña Flor’ y sus dos maridos exigió que la protagonista fuera Sonia Braga.

Alejandro López, un seductor al que no han podido llevar al altar


El actor colombiano Alejandro López reveló detalles de su vida personal y de sus gustos femeninos. Alejandro López, que interpreta al narco Alejandro, en ‘Las Muñecas de la Mafia’, desnudó su alma.

Alejandro en un principio quiso ser presentador de noticias, pero la actuación lo sedujo de manera tan extraordinaria que le dio un nombre en el panorama televisivo de Colombia. Ha participado en 17 producciones, entre ellas: ‘Todos quieren con Marilyn’, ‘Pura Sangre’ y más recientemente ‘Las Muñecas de la Mafia’, donde da vida a un narcotraficante ambicioso, violento y mujeriego que ha dado mucho que hablar, no sólo por sus características sino porque le dio al actor una perspectiva diferente en su carrera. Por primera vez se despoja de los acartonados trajes de ejecutivo dejando ver a un Alejandro más visceral a la hora de actuar.

-A Alejandro, 'el narcotraficante', mano derecha de Nicanor, le pillan flirteando en uno de los capítulos. ¿Te ha sucedido algo parecido?
(Risas) Es un tema bastante difícil de responder, pues la infidelidad puede que se tome de muchas maneras pero, en cuanto a mí, creo que he sabido hacer las cosas bien.

-¿Qué prefieres, una muñeca o una princesa?
Mil veces una princesa, a la que le regalamos una muñeca (risas).

-¿A quién consideras toda una muñeca?
Hay una mujer que siempre me ha encantado, Claudia Perlwitz, parece una Barbie. Con todo respeto, una muñequita, es muy bonita.

-¿Por qué a tus 43 años, no te han podido llevar al altar?
(Risas) Sencillamente no tengo afán. Uno debe tomar esa decisión cuando llega la persona correcta. Hay gente que se casa por interés, por salir del paso, o porque cree que se le acaba el tiempo. Pero te confieso, que lo han intentado y varias veces.

-¿Y has estado a punto de dar el sí?
La verdad es que he tenido noviazgos largos en los que se ha llegado a hablar del tema, pero algunas situaciones se me han salido de las manos y creo que todo llega en su momento y el mío no ha llegado.

-¿Qué te hace alejarte de una mujer?
Creo que la falsedad. Una mujer falsa se sale de mi llavero. Y si hablamos de lo físico, a mí me encanta la manera de vestir de una mujer, que sea femenina. No podría estar con alguien que tuviera mal gusto.

-¿Pero tiene que ser bonita esa mujer que te conquiste?
No todo entra por los ojos. Lo importante es que sea inteligente y segura. Me gustan las mujeres que de entrada se expresan con argumentos, que son preparadas y no dudan al momento de dar su opinión; por supuesto, sin agredir a nadie.

-¿Alguna vez te ha tocado una mujer agresiva?
He salido con personas que han sido muy ofensivas y agresivas. De hecho, una vez llegué a un restaurante con mi novia y allí estaba también una mujer con la que había salido anteriormente. Ella la agarró del pelo y armó un espectáculo en la mitad del lugar. ¡Casi me muero!

-¿Qué personaje te gustaría interpretar?
El de un psicópata loco, que tenga un cuadro psicológico complicado, difícil de descifrar. Eso me encantaría.

-¿Con qué actor te gustaría trabajar?
Con Robinson Díaz.

-¿Y con qué actriz?
Actuar al lado de Penélope Cruz.

-¿Te ha servido para algo la fama?
Sirve para atraer mujeres.

-¿En qué momento de tu vida te encuentras?
Paso por un momento de tranquilidad y espiritualidad tanto en el campo profesional como sentimental.

-¿Tienes un proyecto futuro?
Sí. Retomar los caminos del periodismo.

Mariana Torres regresa a Miami


Mariana Torres recibirá asesoría de Adriana Barraza, pues la joven actriz participará en la telenovela ‘Sacrificio de mujer’. “Me voy a Miami a trabajar en una producción de Venevisión, la novela será asesorada por la gran actriz Adriana Barraza a quien le voy a aprender mucho”, señaló

La actriz mexicana Mariana Torres, quien recientemente protagonizó en México ‘Vuélveme a querer’, aseguró que será una “esponjita” cuando sea asesorada por Adriana Barraza, en la nueva telenovela ‘Sacrificio de mujer’.

Manifestó que dará vida a Milagros, “es un rol muy fresco, porque en la telenovela anterior era más ejecutiva, ahora soy más joven, incluso con toques de comedia, bueno así visualice mi papel”.

Aseguró que una de las razones por las aceptó irse a protagonizar un melodrama fuera de su natal México, fue para trabajar al lado de la actriz de talla internacional, “estoy contenta y triste, porque me voy de mi país”.

Respecto a su personaje, añadió que intercambiará impresiones con Barraza para conocer la psicología del personaje, “soy una joven huérfana que creció en un orfanato”.

Torres adelantó que por azares de la vida, trabajará para su madre, “desde el principio nos llamará la sangre, también descubro el sentimiento del amor, pues me enamoro”.

Apuntó que viajó el lunes 8 de febrero a Miami, para iniciar con la pre-producción de ‘Sacrificio de mujer’, compartiendo con Pablo Azar, Marjorie de Sousa, Juan Alfonso Baptista ‘El Gato’ y Geraldine Bazán, entre otros.

"La trama está inspirada en varias radionovelas cubanas, la protagonista Marjorie de Sousa no es la típica buena, será una villana protagónica al mejor estilo de ‘Señora’ y ‘Rubí’ a la que le robaron una hija en el pasado y esa hija reaparece sin saberlo".

Recalcó que sin batallar participó en proyectos increíbles, "la verdad todo ha sido muy fácil, le doy gracias a la vida y a Dios".

Agregó que su prioridad es trabajar en México, pero desea abrirse camino en Los Ángeles, California, donde acudió a un programa, "cuando fui me gusto la idea, pero primero tengo que perfeccionar mi ingles, este año será mi prioridad".

Juan Pablo Shuk cree que ser galán no sirve para nada


Dice que ser galán no sirve para nada, el actor Juan Pablo Shuk, quien es el protagonista de la obra teatral colombiana ‘Melodrama’ que insólitamente analiza las consecuencias de la belleza.

“Cuando me llamaron al casting de la obra ‘Melodrama’ me extrañó mucho porque esperaba que escogieran a un tipo hermoso, que es la característica fundamental del protagonista (Vidal) y yo por supuesto no lo soy", dice el actor Juan Pablo Shuk, quien a pesar de quererse esconder del halo de galán, fue el que se quedó con el papel de la puesta en escena del libro homónimo de Jorge Franco.

A pesar de que ha cargado con el peso de ser recordado por su apariencia física casi desde los inicios de su carrera (cuando a los 23 años protagonizó la telenovela ‘El cacique y la diosa’), Shuk asegura que eso no lo trasnocha.

"Pensaba que en esta pieza teatral se iban a quedar con algún actor joven y no conmigo, un tipo de 44 años", insiste. Pero lo cierto es que su audición le gustó al equipo de producción del montaje, quien decidió, según le dijeron al actor, seleccionarlo para el papel porque ofrecía la contundencia dramática que necesitaban para equilibrar la belleza física que pedía el personaje.

Por eso, el actor al que recordamos por telenovelas como ‘Pasión de Gavilanes’, ‘Doña Bárbara’ y, por último, ‘Niños ricos, pobres padres’, piensa que esta es la obra de mayor envergadura a la que ha enfrentado en su carrera; no solo por ser el eje central de la trama, sino porque comparte escenario con un grupo de actrices de gran trayectoria como Constanza Duque, Marcela Carvajal, Ana María Sánchez y un grupo de 18 actores que tienen apariciones especiales, entre los que están: Alejandra Borrero, Víctor Hugo Morant, Marcela Agudelo, Sebastián Martínez, Ana Bolena Mesa y María Eugenia Dávila.

"Es un grupo de lujo que gira alrededor de Vidal, un hombre que aprovecha su apariencia física para manipular a quienes lo rodean y que sufre un revés en su obsesión con la imagen", comenta el actor, quien se enfrentó a un acelerado proceso de ensayos de solo un mes.

"Esa fue una preparación bastante intensa, pues yo estoy grabando una telenovela y el tiempo de ensayos del montaje han sido muy cortos", explica.

Ahora se siente emocionado y un poco nervioso, no para de hacer halagos del trabajo de producción, que promete la integración de personajes en escena e imágenes de video, de muchos de los que han estado en el tejido de vida del protagonista.

"No podía dejar escapar esto, pues es de esas oportunidades que no se dan todos los días y de esos personajes que son difíciles de hallar en la televisión. Además, es una pieza basada en una obra de un colombiano y es teatro en toda la extensión de la palabra", comenta el protagonista.

Un sofá viejo y un hombre tirado en él mirando al techo, recordando una existencia marcada por el exceso y la banalidad, es la imagen que da forma a esta puesta en escena que tomó algunos elementos del retrato literario que hizo el escritor antioqueño Jorge Franco, acerca de una familia disfuncional tomando cómo excusa a Vidal, un hombre que soñaba con ir a París y a quien la vida se le apaga en una época (los 80) marcada por el miedo a la sexualidad por culpa del sida.

"En mi opinión, se trata de valorar la vida más que a la belleza", agrega el actor quien lleva más de 20 años de carrera y dice estar listo para 'disparar' en el escenario frases como "La belleza sin dinero es un camino a medio recorrer", mientras que detrás del telón, prefiere confesar que "el estigma de galán no sirve para nada".

El melodrama se presentará desde el próximo 9 de febrero al 7 de marzo. Funciones de miércoles a viernes, a las 8:30 p.m.; sábados: 6 y 8:30 p.m. y el domingo, a las 6:30 p.m. en el Teatro de Bellas Artes de Bogotá (Colombia), carrera 68 No. 90-88.

La historia de Vidal transcurre en Medellín (Colombia), dentro de una familia tradicional en el que las mujeres llevan las riendas del hogar y ayudan a configurar la personalidad errática del protagonista, que quiere convertirse en el heredero de un conde, Adolphe de Cressay, pero debe cambiar el rumbo de sus sueños y excesos por una noticia nefasta que lo pone al filo de la muerte.

El montaje promete humor negro, drama y un andamiaje técnico diferente, con ocho pantallas de video que mostraran diferentes momentos y espacios de la existencia de Vidal. Todo el montaje fue dirigido por Miguel Urrutia y con la producción de Joaquín Valencia (recordado por espectáculos como ‘Cabaret’, ‘Sugar’, ‘El principito’ y ‘La vida es sueño’).

De Victorinos a Victorinas


La historia de los Victorinos, que comenzó con cuatro hombres (Mauricio Ochmann, Arap Bethke, Roberto Manrique y Francisco Bolívar), todos nacidos el mismo día de distintas clases sociales y cada uno de ellos de nombre Victorino. Y el día de su nacimiento, un prominente adivino predijo su destino: “el día en que se encuentren los Victorinos, uno de los tres morirá”. Y después de 136 episodios, se produjo el momento y no murió solamente uno, sino que fueron dos de ellos: Victorino Mora (Mauricio Ochmann) y Victorino Pérez (Francisco Bolívar), disparados por Victorino Gallardo (Arap Bethke) y sus secuaces.

Para alargar la historia, ante el éxito que reporta la telenovela en Telemundo, el libretista Gustavo Bolívar tuvo que darle nuevos giros a la trama para argumentar 60 capítulos más. “Empecé a armar una historia de ceros, pero con muchachas, pues les dije a los directivos que me parecía un poco tonto alargar sobre lo mismo y les propuse el tema de las Victorinas y aceptaron”, explica el libretista que se hizo popular gracias a ‘Sin tetas no hay paraíso’. Pero, en realidad, de 130 capítulos que se tenían previstos al principio, pasaron a 153, ya que en el final no tuvieron el suficiente rating de audiencia en Telemundo, así que decidieron terminar el seriado a los machetazos, pues recortaron los capítulos del alargue.

La historia ya comenzó con modificaciones de la original, como la aparición de un cuarto Victorino adoptado por una pareja gay. Pero, ahora y a punto de tenerla concluida, Bolívar pensó, para el alargue, en darle vida a tres Victorinas que tendrán el mismo sino trágico de los hombres. Las actrices elegidas para interpretar a las Victorinas fueron: Sara Corrales, Carolina Sepúlveda y Jacqueline Márquez.

Victorina Fernández, la socorrista de la playa, fue interpretado por Sara Corrales, quien se involucró sentimentalmente con el perverso Victorino Gallardo (Arap Bethke) para robarle la fortuna a un viejo millonario. Carolina Sepúlveda fue Victorina Salinas, que además ve el futuro y que pretende ayudar como psicóloga a Victorino Manjarrés (Roberto Manrique) para certificar que él puede regresar a ser un policía, pero ella acaba mentalmente muy mal porque conoce la profecía. Mientras que, Jacqueline Márquez da vida a la boxeadora Victorina Cruz, que llega a ese país para dar una mejor vida a su hermanita Sol.

Sara Corrales regresó a Colombia, ya que se había instalado en Miami con apartamento y coche, para participar en la nueva versión de Telemundo: ‘Perro Amor’. Pero, cuando la ex antagonista de la telenovela ‘Vecinos’ fue a Bogotá para hacer una presentación de su show Latin Angels, la llamaron para RTI y le propusieron hacer una audición para ‘Victorinos’ y, para ello, tomó un curso intensivo de primeros auxilios y natación. Y como las producciones son de la misma casa matriz, la convencieron para entregar el automóvil y el apartamento en Miami y el lunes 19 de octubre empezó a grabar ‘Victorinos’. Mientras que, Carolina Sepúlveda se dio a conocer por su personaje de ‘Sin senos no hay paraíso’, para luego dar vida a la villana de la telenovela ‘Gabriela, giros del destino’. Por último, Jacqueline Márquez, a la que vimos en el papel de Chanicua en ‘El Rostro de Analía’, también viajó a Colombia para protagonizar esta segunda parte de ‘Victorinos’.

En el capítulo 153 del viernes 5 de febrero, pudimos disfrutar del final de esta historia. Y Victorino Manjarrés (Roberto Manrique) fue el único de los Victorinos con un final feliz, ya que encuentra el amor al lado de Victorina Salinas (Carolina Sepúlveda). En cambio, Victorino Gallardo (Arap Bethke) muere disparado por Manjarrés (Roberto Manrique). Y Victorina Fernández (Sara Corrales) es encarcelada por envenenar a un viejo millonario para quedarse con su fortuna. Y la última, Victorina Cruz (Jacqueline Márquez) consigue una gran popularidad como boxeadora.

También, recordemos que Miguel Varoni, mientras aparecía dando vida a Martín Acero en ‘Más sabe el Diablo’, le pudimos ver también en el capítulo 91 de la telenovela ‘Victorinos’. Ingresó también en la historia de la familia Gallardo en ‘Victorinos’, donde el actor colombiano tuvo la oportunidad de demostrar su versatilidad, con algunas escenas cómicas y otras de mucha acción. Recordemos que Miguel Varoni tuvo la faceta de director en la exitosa producción de Telemundo: ‘Sin senos no hay paraíso’, donde compartió rol con Ramiro Meneses, quien dirigió esta vez a Miguel Varoni en ‘Victorinos’. Además, Miguel Varoni trabajará al lado de su madre Teresa Gutiérrez (quien da vida a la adorable y alocado Doña Aurora, en ‘Victorinos’).

El pasado lunes 8 de febrero de 2010, en el lugar que ocupaba ‘Victorinos’; Telemundo estrenó ‘Sin tetas no hay paraíso’, la versión original para televisión de la novela del mismo nombre de Gustavo Bolívar y que se realizó en Colombia en el Canal Caracol. La serie, inspirada en hechos reales, toca temas que afectan diariamente a las jóvenes, como los valores familiares y la educación, la falta de autoestima, el alto interés por las cirugías plásticas y sus riesgos, como recordareis en la versión estadounidense que se tituló ‘Sin senos no hay paraíso’.

María Adelaida Puerta con proyectos en México


La actriz María Adelaida Puerta firmó contrato con la televisora del Ajusco, TV Azteca, y la actriz informó que ya han hablado de proyectos, pero no para un futuro inmediato, pues ahora necesita darse tiempo para ella, para consentirse, de evolucionar como persona y actriz. "Estoy en un momento en el que quiero dedicarme a proyectos personales, viajar un rato, hacer un receso porque vengo de trabajar en algo muy intenso; necesito unos meses para reencontrarme, para poder hacer otro personaje muy diferente y fuerte, como los que he hecho hasta ahora", confesó la hermosa colombiana.

Su paso por la televisión inició como Lina en ‘Todos quieren con Marilyn’. Le siguieron historias como ‘El vuelo de la cometa’ y ‘a mujer en el espejo’. Pero fue Catalina en ‘Sin tetas no hay paraíso’, quien la lanzó a la fama; de tal suerte, que hace poco terminó de grabar ‘El Capo’, una serie, que como la anterior, le ha hecho ganar adeptos.

María Adelaida Puerta, originaria de Medellín, Colombia, quien ya fue contratada por TV Azteca, manifestó a respecto de su visión del porqué su país, así como Argentina, han despuntado en la realización de series y telenovelas. "Estas dos naciones se han dedicado a contar historias más reales, por lo que se han salido del formato que guarda la telenovela, donde está el personaje bueno, el sufrido, así como el malo, el perverso, pero sin matices, eso porque en las telenovelas manejan un esquema muy cerrado, mientras que en los otros dos casos son historias muy diferentes. Sin embargo, en México ya comenzaron a salirse de formatos establecidos telenoveleros".

Y agregó: "Me parece interesante que se abran nuevos esquemas. Se puede conservar el formato de telenovela, siempre habrá público para ellas, pero también hay que actualizarse a las nuevas generaciones".

En ese sentido, la actriz se refirió a ‘Sin tetas no hay paraíso’, basada en el libro homónimo de Gustavo Bolívar y por la cual ganó el Premio India Catalina 2007 como Revelación del año: "Era un proyecto donde como actriz tenía que plasmar la realidad; algo muy importante, contar lo que sucede para que, de alguna manera, se pueda evitar que continúe, pues el narcotráfico no sólo se practica en Colombia sino en gran parte de Latinoamérica, donde la gente está obsesionada con la plata fácil y por ella están dispuestos a hacer lo que sea, aunque tengan que pagar muy cara su osadía, incluso con la vida misma".

María Adelaida reveló que la serie le ha abierto un gran número de puertas. "Soy actriz y la idea es cambiar con cada personaje, pues son universos distintos, contar historias diferentes. 'Sin tetas no hay paraíso' me ha abierto muchas puertas a nivel internacional. Acabo de hacer un rol con el que borro completamente a Catalina, en la serie 'El Capo', del mismo Bolívar. Era el brazo derecho del Capo, La Perrys, una sicaria".

Y acotó: "'El Capo' es una historia fuerte porque se cuenta parte de la historia misma del narcotráfico a partir de la vida de una persona, y mi personaje también es de una realidad social: una joven que desea plata fácil, pero en lugar de vender su cuerpo, ahora se trataba de matar para ganar dinero. La Perrys es muy masculina, muy fuerte, una mujer que no le tiene miedo a nada y era un poco hablar de esta realidad que ahora también en México ha pegado duro, como el narcotráfico, que en Colombia lo tenemos desde hace varios años".

Puerta subrayó: "Suelo mostrar como actriz que la vida es cambiar y transformase, contar otras historias. 'Sin tetas no hay paraíso' me dio la oportunidad de que la gente me conociera, pero hay que hacer otras cosas, no todas son Catalina".

Para finalizar, dijo que no ha visto telenovelas mexicanas actuales, "porque no nos están llegando, pues tenemos nuestra propia producción. Lo que sí es que veo mucho cine mexicano. Me encantó ‘Arráncame la vida’. De hecho, la primera que vi cuando estaba en la universidad dentro de un ciclo de cine mexicano fue ‘Danzón’, con ella me enamoré de ese baile".

. . : ESPECIAL VICTORINOS : . .

Mauricio Ochmann


Mauricio Ochmann, a quien vemos en el papel de Victorino Mora en la telenovela ‘Victorinos’, nos habló de su relación con la actriz colombiana Adriana Campos, después de haberse separado en 2008 de María José, aunque al parecer todavía no se ha hecho oficial el divorcio. El actor nos confesó que ya convive con la guapa colombiana y que le gustaría casarse con ella.

Hace cuatro años, cuando protagonizaba la novela ‘Marina’, Mauricio Ochmann tuvo que ser internado de emergencia en la Clínica de Rehabilitación Oceánica, en México, donde lo trataron por su adicción a la cocaína. Actualmente lo hemos visto como uno de los galanes de la telenovela ‘Victorinos’, en la que su personaje vive de cerca el mundo de las drogas, aunque no las consume. El actor, afortunadamente, pudo recuperarse y hoy en día está limpio de sustancias ilegales.

El actor Mauricio Ochmann graba al lado de Sandra Echeverría una segunda versión de ‘El Clon’, en Colombia, y espera regresar muy pronto a su natal México, con los frutos cosechados en el extranjero. Asegura que su estancia fuera del país le ha enriquecido e incluso ha escrito historias propias.

Han pasado casi cinco años desde que firmó contrato con la empresa Telemundo y decidió dividir su tiempo entre México, Estados Unidos, Colombia y Argentina, en los que ha grabado telenovelas como ‘Amarte así’, ‘Marina’, ‘Dame chocolate’, ‘Victoria’ y ‘Victorinos’, siendo estas tres últimas las más exitosas. En México, algunos de sus trabajos en el género televisivo fueron ‘Azul tequila’, ‘Como en el cine’ y ‘Mirada de Mujer 2: El Regreso’.

Bogotá, Colombia es la ciudad en la que reside desde hace un par de años. Ahí ha grabado las tres telenovelas más recientes y comenzó una nueva vida al lado de su novia, la actriz colombiana Adriana Campos, a quien conoció durante las grabaciones de ‘Victoria’, en 2008.

Ha trabajado en cinco películas, entre ellas han destacado la comedia ‘Siete mujeres, un homosexual y Carlos’, así como el drama ‘Corazón marchito’, que a pesar de haber recibido poca difusión en cartelera, fue bien recibida en transmisiones televisivas y ventas de DVD. Aunque la grabó en 2005, la película ‘Tres’, en la que también participaron Sebastián Rulli, Vanesa Villela, Angélica Aragón y otros, aún no ha sido estrenada por complicaciones de producción.

Asegura que por lo menos tiene tres propuestas para regresar al teatro en México y de diferentes géneros. Una de las opciones es un monólogo escrito por él mismo y titulado ‘Soy el miedo’.

Su carrera supera los doce años de experiencia en televisión, comenzó trabajando en teatro en su natal Celaya, Guanajuato en diferentes grupos, después se mudó a la ciudad de México y también realizó estudios en el extranjero.

-Mauricio, tu personaje en ‘Victorinos’, ¿vive en el mundo de las drogas?
Victorino Mora no cae en un proceso de adicción como tal, a pesar de que crece en un barrio donde hay todo tipo de cosas. Y aunque probó la droga desde la infancia hasta ser un adolescente, no es un drogadicto.

-Háblanos de tu personaje en ‘Victorinos’...
Victorino Mora nace sin querer. No es como bienvenido al mundo y viene predestinado a pasarla difícil, aunque siempre va a haber una unión bien fuerte con su madre. Tiene una dualidad de almas. Está entre el bien y el mal.

-Entonces, tu personaje no es el típico protagonista de telenovela...
Obviamente de aquí no sale un héroe, un ejemplo a seguir; pero creo que también se trata de aumentar la audiencia de televidentes hombres.

-¿Qué mensaje pretende lanzar esta historia?
Creo que ‘Victorinos’ tiene muchos mensajes sobre las diferentes clases sociales, pero que el mensaje primordial es que la gente debe escoger qué tipo de vida quiere llevar.

-¿Cuáles fueron las motivaciones que te llevaron a aceptar tu papel?
En realidad yo desde hace rato que traía ganas de hacer este proyecto. Había escuchado de cerca la historia original y estuve investigando. Leí la novela de Miguel Otero Silva, me pareció una historia fascinante, diferente y esa fue la motivación principal. Los Victorinos no cae como en el típico melodrama sino que mezcla elementos de acción, de suspenso y para mi es muy rico eso, poder hacer algo diferente. Cuando supe la trayectoria que va a tener mi personaje me encantó.

-¿Cómo preparaste a Victorino Mora?
Me preparé metiéndome al mundo del personaje, para ver las experiencias, las vivencias y las circunstancias que lo rodeaban.

-Los personajes de villanos son más ricos en matices actorales y con mucho más reto, ¿te resultó complicado construir a Victorino?
Es un personaje con muchos matices. Creo que en esta historia no hay ni buenos ni malos, no hay villanos, ni héroes, realmente somos personajes como circunstanciales. Victorino Mora, el que me toca interpretar a mí, es bastante rico psicológicamente y en su entorno. Durante su infancia él tiene muy arraigada su sensibilidad, crece con un poco de amor en sus primeros años de vida y de repente las circunstancias que va viviendo, las experiencias, lo empiezan a alejar de esa nobleza, de esa inocencia, de esa bondad de niño y va creciendo en un mundo de carencias, aunque lo importante es que tiene el amor de su madre. Pero sus experiencias fuertes de la vida lo empiezan a llevar al lado oscuro, le empiezan a ganar las emociones y empieza a ser un ser muy impulsivo, al mismo tiempo y tratando de salir adelante en esa supervivencia, digamos que se vuelve como muy primitivo.

-Has participado tanto en televisión como en cine, ¿hay diferencias en la creación de un personaje para una historia contada en unas cuantas horas que en cientos de capítulos?
Sí, el teatro el cine y la televisión tienen su propio lenguaje, su ritmo y su manera interpretativa. El teatro es más contacto con el público; el cine es mas intimo, más protegido; y la televisión tiende a requerir un poquito más en la exposición interpretativa. Por el tipo de producción, de lente y de cámara, hay que interpretarlo diferente, pero los tres son maravillosos.

-Gustavo Bolívar se caracteriza por plantear una terrible realidad muy dura y marginal de Colombia, ¿cómo ha sido trabajar con el escritor?
Trabajar con Gustavo siempre es una experiencia muy enriquecedora. Él es un escritor muy completo, adapta muchos elementos de la realidad y creo que esta novela sí va a mantener esos tintes, esos referentes al mundo real. Eso lo hace muy identificable para el público que puede ver reflejar en ella muchas cosas de lo que han visto, de lo que han escuchado y sabemos que es una situación posible.

-Cada historia debe tener un toque especial para generar interés en un actor, ¿por qué tomaste la decisión de grabar ‘El Clon’?
Tiene mucha magia, los personajes son poco inusuales y se abordan temas como la clonación y las diferencias culturales, lo mejor de todo es que nunca deja de ser una historia de amor. Interpreto dos personajes, y eso suele ser muy divertido.

-La primera versión fue todo un suceso, ¿eso genera presión?
No, de alguna manera fue una fortuna no haberla visto porque seguramente estaba grabando otra en México. Los actores no siempre tenemos la oportunidad de ver otros trabajos y muchas veces no podemos ver todo lo que grabamos en una telenovela porque se trabaja a marchas forzadas. Pero eso ayuda mucho a no sentir presiones extras o a querer imitar rasgos de otros intérpretes.

-¿Cómo te sientes en Colombia?
Llevo dos años en Colombia. Fui ahí a hacer ‘Victoria’ y me encantó, desde que estaba arribando en el avión sentí como un sentimiento de pertenencia, una cosa rara que me pasó y eso que vivido desde bebé en diferentes países y en diferentes ciudades, pero nunca había sentido lo que sentí en Colombia. La verdad que encanta la gente y la comida, como el ajiaco, el sancocho y las arepas. Tengo que decir esto, soy mexicano pero iba con una mentalidad un poco prevenida por la mala información o la mala publicidad. La verdad es que Colombia es divino y está gozando de una seguridad buena, creo que ahí se nota porque Telemundo mandó el noventa por ciento de sus producciones a Colombia. Es una bendición que estemos ahorita parados en el centro de donde se está produciendo y exportando con calidad.

-¿Qué método utilizas para desahogarte?
Cuando tengo escenas de muchísima carga emocional, siempre me tomo unos momentos de meditación para respirar y estar tranquilo. Tengo una música en mi teléfono todo el tiempo y busco en el día espacios, donde lo único que hago es estar en paz.

-Mauricio, ¿cómo va tu relación con Adriana?
Muy bien, eso fue amor a primera vista, me acuerdo que lo primero que le vi fueron los ojos y después empecé a observarla completa, pero lo que me dio el “flechazo” fue su mirada y estamos muy contentos. Ella está trabajando también y, cuando tenemos ratos libres, vamos al cine, hacemos ejercicio, comemos, paseamos y hablamos.

-¿Ya vivís juntos?
En eso estamos, somos muy relajados en ese aspecto. A veces compartimos mucho tiempo y como lo vamos sintiendo.

-¿Sueñas con volverte a casar?
Claro, a eso no se le puede cerrar la puerta y la opción siempre está.

-¿Quieres ser padre otra vez?
Las cosas hay que llevarlas paso a paso y por etapas, pero definitivamente sí me encantaría tener más hijos.

-¿Cómo eres como padre?
Creo que con amor y cuando las cosas se dicen con honestidad, son más fáciles y uno es más receptivo como padre. Con amor se tiene la paciencia y la tolerancia para educar, aunque es complicado también porque la distancia es fuerte, aunque no tanto como para separarnos totalmente. Pienso que hasta nos ha unido más, pues todo el tiempo hablamos por teléfono. A pesar de que Lorenza es chiquita, es muy inteligente y hemos creado una relación de amigos muy bonita.

-¿Qué le dirías a tu hija si te viese en ese personaje de sicario?
Ella entiende a la perfección mi profesión. Aunque ella va de ver ‘High School Musical’ a ‘Hannah Montana’ y me ha visto actuar prácticamente desde que nació, así que sabe lo que hace su papá.

-¿Cómo es tu relación con tu ex-mujer, María José?
Obviamente, para la educación de Lorenza siempre estamos muy conectados en qué está pasando y nos mantenemos al pendiente. El proceso de la educación lo tenemos muy duro y los dos andamos por el mismo camino.

-¿Qué opinas de la legalización de la dosis personal en México y el uso de la marihuana para fines medicinales en Estados Unidos?
No estoy muy enterado sobre ese tema, no sé qué intentan hacer los gobiernos con esas campañas. Pienso que son cuestiones meramente políticas.

-Tú sufriste mucho con las drogas, ¿apoyas su legalización?
Apoyo a la gente que dice que hay una manera distinta de vivir, sin usar sustancias que te evadan de la realidad. Existe esa forma de vida y hoy en día la estoy viviendo, una que es completamente sana, linda, libre de sustancias químicas, y me encuentro feliz. Apoyo ese tipo de causas que muestran una existencia libre de drogas, aunque cada quien puede hacer con su vida lo que desee.

-¿Estás limpio de sustancias prohibidas?
Sí, y es un tema que expliqué en su momento. Obviamente, ahora es una gran ventaja haber encontrado otra forma de vivir.

-¿Te molesta que hablemos de tu pasado?
No. Uno se convierte en portavoz y si puedo aportar algo positivo a la vida de alguien, qué bien. Por eso me gusta mi personaje Victorino Mora, porque deja una enseñanza y muestra las consecuencias de ir por el camino equivocado.

-¿Eres un luchador?
Me han dado duro, pero sigo adelante; hay que disfrutar la vida. Finalmente los resultados son consecuencia de lo que vamos fabricando cada día, y a mí me gusta estar más del lado del amor, el entendimiento y el aprendizaje, que estar en un círculo vicioso que no termina.

-¿Te cambió la vida?
Sí, y la gente sabe que siempre me gustó el fútbol, el básquetbol, la natación y los ejercicios al aire libre. Siempre les había dedicado su tiempo, aunque no tanto como ahora".

-Y ahora estás visitando el gimnasio, ¿se notan los músculos?
Desde que conocí a mi novia, Adriana, comencé a ir, porque a ella le encanta. En el pasado yo lo había intentado, pero no se me daba estar encerrado haciendo ejercicio; sin embargo, al estar juntos, fui agarrándole el gusto.

-Has hecho muy pocas telenovelas tradicionales o “rosas” como suelen llamarle algunos, ¿eso ha sido una decisión o casualidad?
No tengo una regla de oro en la que me niegue oportunidades respecto a personajes, géneros o formatos. Tampoco me dejo llevar por la casualidad, permito que el instinto me haga sentir las historias y eso influye en la decisión final. No soy de los actores que estén en contra de las telenovelas “rosas”, las oscuras y las de tonos muy variados. Hay que entrarle a todos los colores, cada uno tiene mucho que dar a los espectadores.

-Sin embargo, respecto a la evolución dramática, ¿hay algún tipo de personaje que realizaste en el pasado y ya no harías, quizá un “príncipe azul”?
Cada uno llegó en su momento, no me arrepiento de ninguno de los que hice. Sí me preocupa no encasillarme o perderme la oportunidad de hacer otros que aún no me tocan. Cuando hice un villano en ‘Mirada de Mujer 2’, fue muy especial porque me permitió sacudirme esos prejuicios que muchos tienen.

-¿Qué novela te gustaría protagonizar después de ‘El Clon’?
Ahora que mi hija tiene cinco años de edad, tengo ganas de hacer una telenovela muy familiar como fue ‘Amarte así, Frijolito’.

Arap Bethke


Arap Bethke debuta como protagonista en la telenovela de la cadena Telemundo, ‘Victorinos’, después de participar exitosamente en la telenovela ‘Doña Bárbara’.

En ‘Victorinos’, Arap Bethke interpreta a Victorino Gallardo, un hombre a quien la ambición y el afán del poder económico le consumen el corazón, y lo llevan a perder los escrúpulos con tal de lograr sus propios objetivos, sin importar por encima de quien deba pasar. Nacido en cuna de oro, sus padres provienen de una familia adinerada capaz de cumplir todos sus deseos desde que era un niño. Es vago, malcriado y mujeriego, un delincuente de alta sociedad y con aire de superioridad capaz de matar y cometer los crímenes más atroces, pero su decisión de ser un capo de mafia se convertirá en su cruz, y será el camino que hará efectiva su propia maldición.

Arap bromea sobre sus orígenes: "Soy de chile, de mole y de manteca". Su padre es alemán, su madre es chilena y Arap nació en Kenya, aunque se considera mexicano. Trabajó en algunos proyectos en la Ciudad de México antes de irse a Los Ángeles, donde continuó su formación actoral. Después se tomó un año para viajar a Europa y regresar a África donde visitó su tierra natal.

A lo largo de su trayectoria artística, el talentoso actor mexicano ha participado estelarmente en reconocidas producciones para la cadena Televisa y Telemundo, siendo algunas de las más destacadas: ‘Clase 406’, ‘RBD, La Familia’, ‘Mi Generación’, ‘Tierra de Pasiones’, ‘Madre Luna’ y ‘Doña Bárbara’, entre otras.

Una mención aparte merece su actuación especial en la exitosa serie americana ‘Ugly Betty’, en donde este joven galán compartió créditos con la actriz América Ferrara, bajo la producción de Salma Hayek. En la mencionada serie, Arap Bethke interpretó a Antonio, un hombre que se convierte en una pieza importante para descubrir un gran secreto en esa popular historia.

Se considera aventurero, y no le teme a los nuevos retos. Le gustaría viajar por todo el mundo y conocer los lugares más recónditos. Y su pasión por las artes dramáticas la ha combinado con su gran interés por conocer el mundo, ya que ha vivido en lugares como su país natal Kenia, Colombia, México y Australia. Tuvo una relación con Ivonne Montero y actualmente vive un romance con María Fernanda Yepes, con quien reanudó su relación de dos años en diciembre; se fueron de pre-luna de miel al Pacífico mexicano y viven un intenso amor.

La actuación y la diversificación son los motores de vida de Arap Bethke. Por eso, al igual que en la ficción, apuesta en su realidad a la ejecución de múltiples papeles, siendo el más reciente el de empresario.

-¿Cómo definirías la historia de Los Victorinos?
Es una especie de leyenda. La novela original de Miguel Otero es una especie de paralelismo. Son tres vidas que van por el mismo carril, pero en diferentes universos. Juega con el suspenso, pero en el momento en que convergen, es como tres trenes que chocan.

-¿En qué se parecen tus dos últimos personajes, Antonio en ‘Doña Bárbara’ y Victorino Gallardo en ‘Victorinos’?
Ha sido como un vuelco. Mi personaje en ‘Victorinos’ no se parece en nada a cualquier cosa que haya hecho porque se trata de un chavo muy impulsivo y pasional y es agarrar un poco el rol antagónico.

-¿Cómo llegaste a dar vida a Victorino Gallardo?
Busqué mi personaje a través de la sicología. Hablé con pacientes de psicopatologías, como psicosis y neurosis; traté de entender la sicología de este personaje, incluso en clínicas de rehabilitación.

-¿Qué te atrajo de la historia?
Es que me gusta la historia porque es buena y diferente. El personaje es un chavito muy atrevido y voluntarioso. Le gusta la buena vida, pero quiere sacar a su familia adelante y eso le da una humanidad muy particular. Aunque es oscuro, con una falta de afecto muy grande, que lo lleva a hacer cosas que no están bien. Es una historia completamente diferente, pero me encanta por su dinamismo, por lo versátil del guión. Son historias que no se quedan estancadas y, aunque no deja de ser un melodrama, también tiene mucha acción y hasta comedia.

-¿Ha sido un reto en tu carrera artística interpretar a Victorino Gallardo?
Es una gran oportunidad y un reto muy grande como actor el meterte en la piel de un personaje tan distinto a uno y con una escala de valores muy diversa. También es un personaje que sufre de muchas maneras y es un poco perverso. Este papel me ha exigido mucho, porque es un personaje totalmente diferente a mí en el sentido visceral, no mide las consecuencias de sus actos, es caprichoso y tan enamorado de sí mismo que está dispuesto a pasar por cualquier cosa. Yo, en cambio, soy más humilde, más centrado, más racional.

-¿Cómo es la relación con el actor Juan Carlos Salazar, quien interpretó a tu padre en ‘Victorinos’?
Nos llevamos muy bien, es un tipo divertido, aunque en la trama la relación de padre e hijo fue un poco conflictiva.

-¿Cuál es el mensaje que ‘Victorinos’ lanza a los televidentes?
El mensaje más poderoso es que por mucho que luchemos en la vida, uno siempre se va a encontrar con su destino, porque está predestinado.

-¿Cómo conseguiste uno de los papeles principales en ‘Victorinos’?
Hablé con el productor y él estaba muy renuente porque querían a un colombiano. Hice una audición y pensé que me había ido muy mal. Cuando regresé a México, me llamaron para dármelo.

-¿Y cómo te sientes en Colombia?
Llevo un poco más de dos años en Colombia y estoy fascinado, me han tratado muy bien. Creo que están en un momento interesante y el mejor secreto guardado es la gente colombiana por lo cálida y amable. Colombia afortunadamente está viviendo mucha estabilidad y mucha prosperidad en cuanto a la producción de medios, afortunadamente con los proyectos que hemos hechos nos ha ido muy bien. Hay que ser agradecidos y aprovechar que se están dando las cosas.

-¿Te ha ayudado tu físico a la hora de encontrar trabajo?
De alguna manera, los atributos físicos te ayudan para tener una entrada y que te vean más fácilmente, pero después de eso tiene que haber algo que lo respalde, un talento, una dedicación, un trabajo. Yo he tratado de no depender de eso, sino más bien enfocarme en el trabajo y ser muy consciente de que si uno puede ser una cara bonita y quedarse en eso, pero creo que el trabajo y el talento vale mucho más y perdura mucho más.

-¿Y cuál consideras tu mayor atributo físico?
Mis ojos. Yo soy muy visual, por ahí me entra mucha información, sin mis ojos no sé qué haría.

-Se te ve un cuerpo trabajado, ¿te cuidas mucho?
La verdad es que tuve que prepararme físicamente cuando di vida a Antonio (en ‘Doña Bárbara’), puesto que es un hombre que realiza trabajos duros. De todos modos, practico muchos deportes, sobre todo de riesgo. Me he apuntado a un curso de parapente. Me hace falta adrenalina.

-¿No te importaría posar desnudo en una revista?
No estoy en contra de los desnudos, siempre y cuando estén justificados por la historia. Depende qué tipo de fotos y depende cuánto dinero, todo tiene su precio, pero me tienen que pagar mucho dinero.

-¿Participarías en algún reality, yendo a una isla desierta con varios famosos?
Estos realities donde comen cucarachas y corazones, ese tipo de cosas, no podría, definitivamente no.

-¿Te irías a vivir al campo?
No, me veo más en un sitio con playa. Me encanta hacer surf y submarinismo. Cada vez que termino un proyecto, me marcho a un sitio de costa durante dos semanas para descansar y recargar pilas.

-¿Recuerdas alguna anécdota con tus fanáticas?
Sí. Hace como seis años tenía rastas en el pelo por una novela que hice en México, fui a un mercado a comer y saliendo de allí se armó un revuelo. Me estaba siguiendo una chica con unas tijeras gritándome: “¡Yo quiero una rasta, yo quiero una rasta!”, y estuvo a punto de cortarme el pelo.

-¿Y qué tal se te da cocinar?
Bien, y me encanta hacerlo para mi familia, mis amigos, mi novia. Me aburre cuando estoy solo. Prefiero tener buenos comensales y una sobremesa entretenida.

-¿Utilizas la cocina para seducir?
(Risas). La elaboración de un plato es un ritual muy bello y se presta a muchas cosas. Te permite conocer a la otra persona, hablar de los gustos de cada uno. Además, creo que la cocina es uno de los fundamentos de una relación y un arte de seducción de lo más sugerente.

-¿Cómo está tu corazón al lado de tu novia María Fernanda Yepes?
Feliz porque estoy enamorado.

-¿Cómo la conociste?
Nos habíamos visto en fiestas de amigos comunes y, aunque nos gustábamos, nunca llegamos a dar el paso hasta que coincidimos en un viaje de avión. Al llegar al destino, fuimos a cenar, nos pasamos toda la noche hablando y hasta ahora.

-¿Qué es lo que más te gusta de ella?
Su personalidad, es buena compañera y tiene un excelente sentido del humor, algo necesario en una relación. Creo que el amor y el humor deben ir de la mano. Hay que reírse de la vida y de uno mismo.

-¿Qué cosas compartís?
Casi todo, en especial la afición por el arte y los deportes. Nos encanta pasear, hacer rutas de montaña y demás. Además, como nos dedicamos a lo mismo, entendemos los sacrificios de la profesión. Y eso ayuda mucho.

-¿Ya la has presentado a la familia?
Lo hice en Cancún, en la boda de uno de mis hermanos. Fue una ocasión perfecta porque mis familiares están muy dispersos: mi padre es alemán y mi madre, chilena. Hacía cinco años que no nos reuníamos. Pasamos varios días con ellos después de la celebración y María Fernanda le cayó genial a todo el mundo.

-Al ir con novia, ¿no te preguntaron cuándo ibas a casarte?
Surgieron varios comentarios, pero en broma. Saben que se trata de una decisión muy personal.

-¿Qué recuerdo guardas de tu paso por ‘Doña Bárbara’?
Fue una experiencia de trabajo completa en el sentido actoral.

-¿Y recuerdas alguna anécdota de las grabaciones de ‘Doña Bárbara’?
Sí. Estaba dormido en una hamaca, y parece que habían unas abejas, de momento sentí el piquete y dije: “No pasa nada”. De momento, empiezo a sentir un ardor y una comezón, pensé que me había intoxicado con un pescado, me quería arrancar la piel. Yo dije: “Tranquilo, todo está bien” y el director me dijo: “Vete para la clínica”. Cuando me miré en el espejo, parecía Mickey Rourke, en ‘El Luchador’ (‘The Wrestler’).

-¿Es cierto que al final hubo disputas entre los protagonistas, Edith González y Christian Meier?
Son exageraciones. En los equipos de trabajo, principalmente telenovelas, están cincuenta personas que conviven en locaciones todos los días, que estás lejos de casa, hace mucho calor y hay muchos factores que pueden sacar ciertas discusiones entre la gente, pero tanto así que hayan habido roces o que no haya habido empatía entre ellos, es una exageración. Siempre van a haber discrepancias, nunca va a estar todo el mundo de acuerdo, pero hablando se entiende la gente. Los dos son gentes muy profesionales, que vienen a hacer su trabajo y si ellos tuvieron una diferencia alguna vez, nunca afectó al ritmo de trabajo ni al resultado final de la telenovela.

-¿A dónde te gustaría llegar en tu carrera artística?
Es difícil planear cosas en esta carrera, pero mi gran pasión es el cine.

-¿En qué momento crees que te encuentras profesionalmente como actor?
La actuación es parte de mi vida y ahorita estoy creciendo cada vez más como actor y no dejaría la carrera por nada, pero sí hay que buscar otras oportunidades.

-Además de actor, ahora también eres empresario, al lado del actor Michel Brown, ¿cómo manejas esta nueva faceta?
Es la primera vez que me meto en este mundo, que conocía del otro lado, como cliente, no como inversionista. Ha sido una aventura, pero he aprendido muchísimo. Es un trabajo que igualmente requiere muchísima dedicación y en el que hay que cuidar cada detalle. Y la apertura de ‘Bardot’ ha sido un éxito porque en seis meses se ha convertido en uno de los lugares más concurridos de la vida nocturna de Bogotá (la capital colombiana). Quisimos que el lugar apelara a un público que fuera un poco como nosotros: no tan jóvenes, porque no somos niños de 18 años que están empezando a salir, sino adultos contemporáneos, que gustan sentarse a tomar una copa y hablar. Es un público selecto y más tranquilo, que también le gusta divertirse, tomarse un buen trago y escuchar buena música. El bar está inspirado en Brigitte Bardot. Todos la admiramos y el concepto va con ella, que implica glamour, talento, noche y fiesta.

-Nos han comentado que te gustaría abrir un restaurante mexicano en Colombia, dado lo grato de la experiencia con el bar, ¿es cierto?
Sí. Soy un amante de la comida mexicana y la extraño muchísimo.

Roberto Manrique


Roberto Manrique destaca exitosamente a nivel internacional gracias a su primer protagónico en la telenovela ‘Victorinos’. El talentoso actor ecuatoriano se convirtió en uno de los favoritos del público alrededor del mundo gracias a su actuación estelar en ‘Victoria’ y ‘Doña Bárbara’.

El joven actor ecuatoriano se ha convertido en uno de los nuevos rostros de la televisión que viene destacando exitosamente a nivel internacional. Y aunque su talento quedó comprobado a través de su actuación estelar en importantes producciones en su natal Ecuador y en Colombia, gracias a la cadena Telemundo, que recibe la oportunidad de realizar su primer protagónico en una telenovela ‘Victorinos’, historia que actualmente se transmite en Estados Unidos con altos índices de audiencia.

En ‘Victorinos’, Roberto Manrique interpreta a Victorino Manjarrés, un hombre convencido de la justicia, producto de una educación rígida y guiada por un padre militar. Es un idealista, con una rectitud infranqueable, siempre llevando su vida con los principios de un ser honesto y absolutamente íntegro. Enfrenta una lucha continua a favor de lo correcto y el bien, por eso se obsesiona en acabar con el crimen y ese camino lo lleva a encontrarse con el destino de su profecía, cuando como detective debe cumplir la misión de perseguir a uno de los mayores narcotraficantes, aquel que lleva su mismo nombre: Victorino.

Su manager es la actriz colombiana Alejandra Borrero, quien trabajó en la famosa telenovela ‘Café con aroma de mujer’, a quien conoció durante un taller de creación de personajes, que ella dictó.

Roberto Manrique también ha participado estelarmente en exitosas telenovelas para la cadena Telemundo como ‘Victoria’, en donde compartió créditos con destacadas figuras mexicanas tales como Victoria Ruffo, y Arturo Peniche. Asimismo recibió importantes críticas y diversos reconocimientos alrededor del mundo gracias a su personaje de María Nieves en la telenovela ‘Doña Bárbara’, historia en donde tuvo la oportunidad de trabajar al lado de la actriz mexicana Edith González. A lo largo de su ascendente carrera artística, este carismático ecuatoriano ha demostrado su indiscutible versatilidad como actor en diversas producciones, entre las que sobresalen: ‘A la sombra del volcán’, ‘Padres e Hijos’, ‘Así es la vida’ y ‘Mujeres Asesinas’, entre otras. Sin dejar de mencionar que su imagen también ha sido requerida para encabezar prestigiosas campañas publicitarias que han dado la vuelta al mundo.

-¿Cómo te enteraste del protagónico en ‘Victorinos’?
Primero me llegó un rumor, hasta que me llamaron y me dijeron que me querían proponer un papel en 'Victorinos'. Fue algo maravilloso. Fue muy grato recibir una noticia de ese tipo.

-¿Y cómo te sientes protagonizando ‘Victorinos’?
Estoy emocionadísimo, es un proyecto maravillo. Hay muchos cambios en la trama para actualizarla y situar la historia en un sitio neutro que funcione para todos los mercados a los que esta cadena vende sus novelas. Me siento afortunado, bendito y agradecido. Siento una gran responsabilidad con este papel, pues es una historia maravillosa que marcó una época en Colombia y es un gran reto actoral, pues es un personaje muy complejo y con unos matices muy interesantes que surgirán en el desarrollo del mismo. Es un proyecto que me enorgullece porque rompe todos los esquemas, siendo el primer protagónico en el que no soy galán ni uno de esos antagónicos donde era bien malo que hice en Ecuador. Además me gusta el suspenso que hay alrededor de estos tres hombres que nacen el mismo día, a la misma hora, en la misma ciudad y con el mismo nombre, y que según la profecía, cuando se encuentren, uno de ellos morirá.

-¿Con semejante profecía no te dio miedo que tú seas el Victorino que muere cuando se encuentren todos?
No, al contrario (ríe). Me gusta la profecía porque le mete un poco más de morbo y suspenso a la historia. Yo soy el Victorino de clase media, el que su papá siempre quiso que fuera militar y al final terminó siendo policía. Es el único recto de los tres pues es un policía hijo de militar que sigue el camino de la justicia, aunque no será del todo recto, pues estuvo enfrentado a situaciones que lo podrían haberle llevado del camino de la justicia al de la venganza. Aunque muchos dicen que yo era el que se iba a morir, no lo supieron hasta el final.

-¿Qué conclusión sacas de la historia?
Creo que no nos pueden decir cómo van a ser las cosas en la vida, pero sí nos pueden invitar a reflexionar al respecto. Yo he llegado a la conclusión de que podemos trazar nuestra meta con claridad.

-¿Cómo preparaste a tu Victorino?
Recibí clases de cuerpo actoral, pues por tratarse de un personaje militar, es importante que yo transmita, con mi forma de moverme o de caminar, una actitud militar.

-‘Victorinos’ cambia el formato de las telenovelas, ¿crees que este tipo de historias gusta a los televidentes?
Ya no quieren ver más historias rosas en las que no creen. El formato de las telenovelas ha cambiado porque el público lo está pidiendo. Pide cosas más reales, más crudas, que transmitan la realidad social. La gente está cansada de lo delicado, superficial; quiere ver cosas más arriesgadas. Aunque la historia sigue siendo en el fondo una ilusión porque la gente canaliza sus historias a través de fantasías. Una de las cosas que me gusta es que la telenovela nos hace preguntar, “¿está nuestro destino trazado o nosotros lo creamos?”.

-¿Has tenido que cambiar físicamente para interpretar a Victorino Manjarrés?
El único cambio físico que he tenido que hacer es afeitarme la barba y un corte de cabello tipo militar.

-¿Crees que para lograr un buen papel el físico es importante?
Creo que cada vez menos. Lo que se necesita para que te den buenos papeles tiene que ver con el compromiso. Uno tiene que desprenderse de quien uno es. Hay cosas que uno no puede controlar. Tiene que ver desde lo angelical de tu personalidad hasta las energías que proyectas.

-¿Cuándo decidiste embarcarte en el mundo de la actuación?
Fue bien raro porque yo vengo de una familia de médicos y de banqueros. Mi abuelo fue el primer cardiólogo de Guayaquil y desde muy pequeño mi padre sintió que la medicina era ingrata y que tenía pocas retribuciones, entonces nos inducía a que no siguiéramos ese camino sino que descubriéramos nuestros propios potenciales. Estudié comunicación social y diseño gráfico, tuve mi propia agencia de publicidad y un día descubrí que no era feliz y me fui a Perú a estudiar actuación. Ahí comenzó todo.

-¿Y por qué dejaste Ecuador para irte a Colombia?
Colombia se empezó a presentar en mi vida de forma natural, pues estaba trabajando en Ecuador, pero decidí que quería algo nuevo, entonces vine a visitar Colombia y me encantó. Dejé todo allá y, aunque no fue fácil, me enamoré y sentí que quería pasar una temporada de mi vida aquí. La gente es muy especial, es afectuosa, divertida y cariñosa. Bogotá es una ciudad hermosa. Creo que aquí he pasado la mejor parte de mi vida. He descubierto cosas nuevas de mi vida. Mi nuevo hobbie desde que vivo aquí es correr. Acabo de correr la primera media maratón. Me gustan los ejercicios al aire libre. También hago un tipo de danza con malabares. Me gusta meditar cuando termino de hacer ejercicios. Extraño mucho a mi país, pero aquí me la paso muy bien. Yo me enamoré de Colombia hace 7 años cuando lo visité por primera vez y decidí que tenía que vivir ahí. Estos tres años y medio que llevo viviendo en Colombia han sido maravillosos, me han hecho sentir como en casa y me han dado literalmente la mejor época de mi vida.

-¿Fue muy difícil empezar desde cero en un país nuevo donde nadie te conocía?
Sí, mucho. Empecé haciendo cositas y cositas pero bastante espaciadas una de la otra y fue recién que con la novela ‘Victoria’ arrancó mi carrera. Se demoró dos años en llegar y mientras tanto hice modelaje, fotos, y aún así el aspecto económico fue todo un reto porque no era fácil venir de una situación económica cómoda y segura a pasar épocas duras. Hubo momentos en los que realmente no tenía literalmente dinero en el bolsillo y me levantaba y no tenia ni un peso para comer.

-¿Y ya te reconocen en la calle?
La verdad no mucho, pues aunque vivo en Colombia, todo lo que hago es para Telemundo y las novelas se ven en Estados Unidos, entonces quizá para algunas personas soy una cara familiar por un comercial famoso de arroz que hice aquí, pero como que no saben bien de dónde es que me conocen, entonces estoy feliz porque aquí paso desapercibido; es mejor así.

-¿Cómo te definirías a ti mismo?
Soy un hombre en evolución, trabajo para que mis mejores aspectos, la sociabilidad y la empatía, se desarrollen. Mi lado oscuro tiene que ver con la ansiedad; puedo ser un tipo muy ansioso, quererlo todo ya.

-¿Hay algo que temas?
A encasillarme en mi profesión. Hasta ahora, en Colombia me han dado papeles de bueno. Me gustaría que el próximo fuera de malo. En Ecuador ya lo he hecho, en Corazón dominado, y resultó una experiencia fantástica.

-Por tus personajes se podría pensar que eres muy tranquilo…
Pues no lo soy en absoluto, más bien me caracterizo por lo contrario. De hecho, he tenido que aprender a dosificar mi energía incluso en la manera de hablar porque afectaba a mi vocalización. He bajado un poquito el ritmo.

-¿Estás enamorado de alguien?
No, estoy soltero y feliz. Como vivo volcado totalmente en mi trabajo, ni mi mente ni mi corazón están preparados para recibir a alguien ahora.

-¿Qué adjetivos se ajustan a Roberto Manrique en el amor?
Quizá parezca frío y distante, pero si me enamoro soy muy romántico; incluso puedo resultar cursi.

-¿Cómo te gustan las mujeres?
Definitivamente con la inteligencia. Me parece importantísima sobre todo si está libre de arrogancia porque a veces la intelectualidad puede ser pretenciosa y ahí alguien pierde el encanto. Me gustan también la sensibilidad y la espiritualidad y, hablando de la parte física, creo que el éxito está en lo natural y que se ame a sí misma como es, así que abajo las siliconas.

-¿Has hecho alguna locura por amor?
Una vez fui con una chica al Machu Picchu al día siguiente de conocerla. Fue una temeridad, porque nadie resulta atractivo sufriendo los estragos de la altitud de los Andes.

-¿Hay algo que temas?
A encasillarme en mi profesión. Hasta ahora, en Colombia me han dado papeles de bueno. Me gustaría que el próximo fuera de malo. En Ecuador ya lo he hecho, en ‘Corazón dominado’, y resultó una experiencia fantástica.

-¿Escondes alguna habilidad?
Me apasiona diseñar objetos. En mi país he creado una colección de gorras y cojines.

-Tienes cuatro hermanos y 15 sobrinos, ¿no te planteas formar tu propia familia?

Sí, además me encantan los niños, sobre todo si me fijo en mis sobrinos, que son gente muy valiosa. Me gustaría tener dos hijos dentro de cuatro o cinco años.

-Antes de irte a Colombia, sufres la pérdida de tu padre, ¿cómo fue ese proceso?
Aunque parezca insólito lo que voy a decir, la muerte de mi papá fue un proceso maravilloso. Suena muy raro, pero fue así. Cuando a mi papá le diagnosticaron cáncer, él lo agarró de forma tan positiva, que nosotros tuvimos que adoptar esa actitud. El nos dijo: “yo les enseñé a vivir, ahora les voy a enseñar a morir”. Fue un hombre increíble, que nos dejó una gran lección de vida, de fortaleza.

-¿Te gustaría envejecer en la actuación?
Estoy abierto a los cambios. No tiendo a proyectarme con tanta especificidad. Podría envejecer actuando y sería feliz, pero podría hacer otras cosas también. Quiero vivir cada etapa al cien por ciento y estar absolutamente convencido de lo que haga. Lo único que quiero hacer es concentrarme en lo que hago como si fuera para el resto de mi vida.

. . : ENTREVISTAS : . .

José Ángel Llamas


El actor mexicano José Ángel Llamas junto a la venezolana Scarlet Ortiz protagonizó para Venevisión: ‘Alma indomable’. Llamas interpreta a Juan Pablo Robles, un tipo de clase media, que se gana la vida como el administrador de todos los bienes de don Patricio Sorrento. Juan Pablo es un hombre de corazón noble, trabajador, excelente persona y buen hijo. Sufre al ver a su madre sentenciada a vivir el resto de su vida en una silla de ruedas. Juan Pablo y Alma (Scarlet Ortíz) se conocen y se pelean constantemente. A él le gusta hacer rabiar a "la indomable" muchacha, pero de aquellas peleas interminables; nacerá un amor que se verá rodeado de celos, envidias, intrigas y grandes secretos a lo largo de la historia.

A lo largo de su impecable trayectoria artística, José Ángel Llamas ha sido protagonista de exitosas telenovelas que le han dado la vuelta al mundo y que han sido traducidas a varios idiomas, entre las que sobresalen: ‘Nada Personal’, ‘Cara o Cruz’, ‘La Venganza’, ‘Amor Descarado’, ‘Corazón Partido’, ‘El Amor de mi Vida’, entre muchas otras, solo por mencionar algunos de sus trabajos.

Actualmente, José Ángel regresó a su natal México para protagonizas ‘Mujer comprada’, de TV Azteca.

-¿Cómo te sientes nuevamente actuando en México, donde protagonizas ‘Mujer comprada’?
No tengo idea de lo que pasará mañana. Hasta este momento me siento a gusto de actuar, así como estar y disfrutar en México, mi país en el cual no había estado desde hace nueve años.

-Ahora protagonizas para TV Azteca...
En honor a la verdad, no sé qué pasó, me perdí un poco por estar afuera, lo que sí creo es que retorné en un momento interesante ya que cuando el trabajo me lo permite y puedo estar en la calle, el público habla de lo que se ha hecho en Azteca hasta ahora.

-¿Cómo es la calidad de las grabaciones en TV Azteca?
Es interesante porque en lo hecho en el Ajusco se nota un mejor manejo de producción, apuesta por los proyectos, algo que me encanta porque vivo de ello. Siempre que haya sustancia, que el tema sea interesante, la gente lo agradecerá, máxime cuando se trata de temas como el que abordamos aquí, como la inseminación.

-Se ha comentado que hay problemas entre algunos de los actores de la novela, ¿es cierto?
No hay ninguna crisis o problema, todo surge de manera familiar, lo cual nos complace a todos pues gracias a ello el público ve la telenovela, se ve en pantalla la buena vibra, ese es el resultado de hacer un gran trabajo. Cuando se convive durante tanto tiempo es normal que surjan algunos desacuerdos, pero en 'Mujer comprada', no es el caso, venimos y gozamos, porque esto es parte de la vida, pasa uno más tiempo con los compañeros que en la casa y si no se está cómodo, estamos fritos porque son muchas horas durante muchos meses, es mejor venir con buen espíritu. Me ha sucedido que la gente tiene un punto en común con la novela: la identidad.

-¿Cómo manejas las escenas de acción?
Me acuerdo que desde que hicimos 'Nada personal' con escenas de pelea y caídas, me comenzó a gustar la acción, sólo hay que estar en control.

-¿Es difícil rodar las escenas cuando son tórridas?
Ese tipo de escenas, pese a lo que la gente imagina, son súper complicadas de hacer y muy incómodas.

-¿Eres igual de romántico en la vida real que en las novelas?
Me gusta ser detallista, uno no puede dejar de ser romántico. Es muy lindo halagar a tu pareja, invitarla a cenar, llevarle flores, cocinarle. Eso es algo que ayuda a mantener el fuego en la relación.

-¿Qué es lo que más te gusta de una mujer?
La sencillez, la honestidad, el deseo de superación y la inteligencia. Estas son las cualidades que descubrí y me enamoraron de Mara, mi bella mujer.

-¿Tienes planes futuros?
No. Nadie sabe si estaremos mañana, eso Dios lo dicta. Me gusta ver que es como una ola y estás en la tabla de surf. Vas en ella, si piensas en cómo tomarás la ola siguiente pasarán dos cosas, desaprovechas la emoción que genera esa ola por pensar en la que viene o simplemente te caes. Por ello, hay que esperar a la orilla, una vez que se gozó de ella, se toma la que sigue.