..:GACETA, DULCE PARAÍSO 074:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Número 074):


SUMARIO
(del 1 al 14 de marzo de 2010):

NOTICIAS:
  • Elizabeth Gutiérrez, a pocos días de dar a luz.
  • Virna Flores e Ismael La Rosa serán padres.
  • Litzy protagoniza telenovela en México.
  • Elluz Peraza presume de novio joven.
  • Zharick León se casa.
  • Adriana Arango nos habla de su nueva vida.
  • Marbelle protagoniza su propia historia.
  • Rafaella Chávez interpreta a su mamá Marbelle.


ENTREVISTAS:

  • Ana Lucía Domínguez.
  • Carlos Ponce.
  • Maritza Rodríguez.
  • Khotan Fernández.


TELENOVELAS:

  • El Clon.
  • Bella Calamidades.
  • Amor sincero.


RESÚMENES:

  • El Clon.
  • Perro Amor.
  • Bella Calamidades.
  • El Encantador.
  • La Bella Ceci y El Imprudente.
  • Gabriela, giros del destino.
  • Las Muñecas de la Mafia.
  • Oye Bonita (Fin).
  • Rosario Tijeras.
  • Amor sincero.
  • Pandillas, Guerra y Paz II.
  • Las Detectivas y El Víctor.
  • Amor en custodia.
  • El penúltimo beso.



Encuesta: ¿Qué producción de Telemundo prefieres?

  1. El Clon (con el 42%).
  2. Bella Calamidades (con el 31%).
  3. Perro Amor (con el 27%).

. . : NOTICIAS : . .

Elizabeth Gutiérrez, a pocos días de dar a luz


Radiante e ilusionada está Elizabeth Gutiérrez (la protagonista de ‘El Rostro de Analía’), que a sus treinta años espera ansiosa la llegada de su segundo hijo, que llegará con la sorpresa de si es niño o niña, algo que en ningún ultrasonido han podido comprobar. A pesar de los múltiples rumores que se han desatado este último año sobre su relación con William Levy, que se ha convertido en uno de los actores más cotizados del momento (que protagonizó recientemente ‘Sortilegio’).

Lo cierto es que la pareja conformada por Elizabeth y William, junto con su primer hijo Cristopher, recibirán unidos al nuevo integrante de la familia.

-Felicidades Elizabeth, ¿cómo te sientes en este momento?
Muy bien, ansiosa. Ya me están dando los nervios. Creo que, como la primera vez no sabía a lo que iba, no estaba tan asustada. Pero, ahora sí sé lo que es y me da un poquito de miedo, pero sé que todo va a estar bien, con el favor de Dios. Estoy ansiosa ya por conocer a mi bebé.

-¿Cuánto te queda para dar a luz?
Pues esta semana cumplo ya treinta y nueve semanas, así que yo creo que en cualquier momento, a más tardar la próxima semana. Estoy ansiosa por porque digo: “Dios mío, ¿qué va a ser?”. Ya estoy con todo listo, con las maletas listas para que no me agarre desprevenida.

-¿Y cómo te sientes físicamente?
En cuestión de malestares, la verdad es que en los dos embarazos me he sentido súper bien. Esta vez he estado mucho más cansada porque, además de mi barriga, tengo un niño de tres años que cuidar, un hogar y estaba trabajando. Si se me hizo un poco más pesadito, pero gracias a Dios, me fue muy bien, aunque aumentaba de peso, pero no importa.

-Pero si estás increíble, ¿cómo te has cuidado para mantenerte tan bien?
No. Su me asusté muchísimo hace poco. En cuanto llegué a Miami fue a ver al doctor y regresé una semana más tarde y ya había aumentado diez libras (alrededor de cinco kilos). Y yo pensaba: “¡no puede ser!”. Yo creo que fue por el descanso, pero la verdad no me estoy cuidando, este es el momento de disfrutar, de comer. Lo más importante es el milagro que traes dentro de ti, tu vanidad y tu aspecto físico son algo secundario. Después ya me pondré a hacer dietas y ejercicio, ahorita estoy disfrutando.

-¿Ya sabes el sexo de tu bebé?
Siempre nos han dicho que parece niña, pero nunca nos lo han confirmado. Ya en este punto, hemos dicho: “que sea lo que Dios quiera”, ya no hemos querido buscar. Creo que si no se deja ver es porque nos quiere dar la sorpresa. Preferimos no insistir. Lo más importante, es que nuestro bebito salga sanito y completito, que creo que es lo que toda madre quiere.

-Pero, además, tú siempre has tenido el presentimiento de que es una niña, ¿es cierto?
Sí, y con Cristopher me pasó igual. Siempre tuve el presentimiento de que era niño. Y ahora, él también ha visto al bebé que tengo en mi pancita como si fuera una niña todo el tiempo. Pero siempre que hemos intentado ver, no se deja. Si es un niño, perfecto, así Cristopher tiene un compañerito, y si es niña, bueno; porque no me quedan las ganas de tener otro más.

-¿Así que, si es niño, seguirán aumentando la familia y, si es niña, no?
No sé. Desde Cristopher hemos pensado que esta carrera es muy difícil, lo único por lo que queríamos tener otro bebé era por nosotros y para darnos la oportunidad de ver si era niña, que es algo que siempre he querido. Pero también por Cristopher, no me gustaría que él creciera solo, me gustaría que tuviera un compañerito de por vida. Yo tengo muchos hermanos y sé la importancia de la familia. Mis hermanas y mi hermano son mis mejores amigos, sé que, en las buenas y en las malas, en las únicas personas en las que puedo confiar son mi familia.

-¿Y qué tal está Cristopher?
Súper emocionado. Me cuida mucho, aunque a veces me dice gordita, pero me dice: “No, mami, estás linda aunque estás gordita” (risas). Está emocionado, le habla, me acaricia, me ayuda. De verdad que es un niño muy especial.

-¿No se ha puesto celoso del nuevo hermanito o hermanita que viene en camino?
Hasta ahora, no. Cruzo los dedos para que no sea así. No soy una experta, pero, como me han recomendado, trato de incluirlo en todo. El otro día le di un regalito de parte de su hermanito. No quiero que sienta que toda la atención ahora gira en torno al nuevo bebé, sino que sepa que él forma parte de toda esta nueva aventura.

-¿Va a ser parto natural?
Espero que sí, estamos pensando eso. El primero fue natural y me fue súper bien, duró cuatro horas, así que espera que esta vez sea igual.

-¿Estará William contigo durante el parto?
Por supuesto que sí. Él también es parte de esto, no sólo le toca disfrutar. Creo que él por nada del mundo se perdería esta magia. La primera vez no lo grabó y le he pedido que esta vez lo grabe porque quiero ver ese momento, que debe de ser mágico. Es algo impresionante.

-Durante este embarazo, ¿quién ha sido tu más grande apoyo?
La verdad es que todo el mundo. William ha sido un gran apoyo. Con el niño es un excelente padre, siempre está ahí, definitivamente, aunque ha estado súper ocupado, él siempre ha sabido que su familia es lo primero, antes que nada. Me ha ayudado muchísimo con Cristopher, aparte de que tiene papitis. También estoy rodeada de muy buenas amigas, tanto en Miami como en México, que me han ayudado muchísimo. Si no fuera por ellas, de verdad que me hubiera vuelto loca.

-¿Qué tal ha vivido este nuevo embarazo William?
Es increíble. A veces me pasa a mí también, me siento en la cama y veo moverse mi barriguita y pienso que es increíble como mujer poder vivir esta experiencia. Si te paras a pensarlo es lo más grande del mundo: tener a alguien creciendo dentro de ti. La verdad es que es el mismo sentimiento para él. Es un milagro que es indescriptible. Por el hecho de tener ya a un angelito y estar viendo lo que este nuevo angelito va a ser, no te queda más que agradecer a Dios por darte esta oportunidad.

-¿Viajará alguien de tu familia a acompañarte?
Espero que sí. Tengo seis hermanas, espero que una se escape. Mi mamá seguro que también viene, y mi hermano.


William Levy confesó que quiere tener una niña para poder tener así la parejita, aunque su mayor deseo es que su hijo nazca bien. A pocos días de que Elizabeth Gutiérrez dé a luz, el actor cubano asegura que quiere una hermanita para su hijo; confiesa que ser papá es lo mejor que le ha pasado

-William, ¿cómo te sientes de volver a ser padre?
Soy súper afortunado, me siento contentísimo y creo que tengo mucha suerte.

-¿Qué te gustaría que fuera: niño o niña?
Si Dios quiere ojala que sea una nena. Quisiera que sea una nena, así tengo la parejita ya y tendré la oportunidad de ser papá de un niño y una niña.

-¿Y qué ha significado tu hijo en tu vida?
Mi niño es mi vida, es lo más sagrado. Ser papá es lo más sagrado en la vida, es lo más bonito que puedes vivir, es el mejor regalo de Dios y hasta ahorita vivo feliz contento y orgulloso de ser papá.

-¿Qué tal es tu vida en Miami?
Yo me sentaba en la playa y decía: “Diosito, imagínate un día estar en Estados Unidos y levantarte en la mañana, abrir el refrigerador y encontrarte una Coca-Cola y jamón”; para mi eso era la vida.

-¿Recuerdas cómo fue tu vida de niño?
De niño no viví con mi padre y mi tío Jesús me ayudó a salir adelante. Mi tío Jesús es como mi papá, me dio su cariño, el que me faltó de mi padre y es mi orgullo. Él hacía lo que era imposible para mi, me apoyaba en todo lo que necesitaba. Ha sido mi papá toda mi vida.

Virna Flores e Ismael La Rosa serán padres


La felicidad les embarga a Virna Flores e Ismael La Rosa, que serán padres por primera vez. La actriz tiene seis meses de embarazo y espera dar a luz a su primogénito en Miami, aunque no descartó regresar a su natal Perú para quedarse.

Tras trece años de una feliz relación sentimental, se convertirán en padres. La guapa actriz confió que tiene seis meses de gestación. “Ya sabemos el sexo, será un niño y nacerá en Miami”, contó la actriz.

“Ismael está muy feliz. Al principio nos asustamos porque yo tenía un poco de sangrado, pero ya todo está bien”, explicó Virna, quien radica junto a su esposo en Estados Unidos desde el año 2000, además, él participará en la nueva producción de Telemundo: ‘¿Dónde está Elisa?’.

Como anécdota, la actriz contó que tuvo que descartar el papel protagónico de dos gemelas para una novela debido a su embarazo. Por el momento, Virna Flores no tiene planes de regresar a vivir a Perú. No obstante, confesó que extraña la tierra que la vio nacer. “Me gustaría volver. Aquí la vida es diferente”, refiriéndose a su forma de vida en Miami.

Litzy protagoniza telenovela en México


Litzy vuelve a la televisión mexicana, luego de una larga ausencia y luego de actuar en el melodrama ‘Pecadora’ (de Venevisión) junto a Eduardo Capetillo. El cantante mexicano Yahir, de la primera generación del reality musical ‘La Academia’, será la pareja protagónica de Litzy, en la telenovela ‘Quiéreme Tonto’.

Para Yahir será la cuarta novela que protagonice en su carrera (‘Enamórate’, 2003; ‘Soñarás’, 2004; ‘Bellezas Indomables’, 2007), mientras Litzy, intérprete del éxito musical de los 90 ‘No te Extraño’, será la sexta. La actriz es recordada por sus papeles protagónicos en las telenovelas como ‘Dékda’ (Televisa), ‘Daniela’ y ‘Amarte así’ (Telemundo).

Andrea Escalona podría encarnar a la villana de la historia que producirá Igor Manrique (‘La Hija del Jardinero’, 2003); sin embargo, el resto del reparto aún está por definirse. Otros nombres que se manejan como parte del proyecto son el de Matías Novoa, Raúl Sandoval y los egresados de la séptima generación del reality musical ‘La Academia’, Giovana y Agustín, quienes ya fueron confirmados en días pasados por Alberto Santini Lara, director de Azteca 13.

‘Quiéreme Tonto’, título tentativo, iniciará trasmisiones al concluir ‘Pobre Diabla’ que lleva en lo roles estelares a la joven Alejandra Lazcano y al venezolano Cristóbal Lander.

Hablamos con Litzy, que ya ha finalizado las grabaciones de ‘Pecadora’ en Miami. Los seguidores de la mexicana están de enhorabuena. Después de casi tres años de ausencia, Litzy regresa a las novelas.

-¿Te apetecía volver al género telenovelero con ‘Pecadora’ y ‘Quiéreme Tonto’?
Sí. Después de ‘Amarte así, Frijolito’, que cosechó tanto éxito en tantos países, tenía ganas de hacer otra novela, pero debía dar con una que me atrapara.

-¿Y qué tiene ‘Pecadora’ para que lo haya conseguido?
Me permite hacer las dos cosas que me fascinan: actuar y cantar. Mi personaje lleva una doble vida para mantener a su hermana. Estudia psicología y tiene un espectáculo en el bar La Muñeca. Es una chica decente, a la que consideran una cualquiera por trabajar en ese local. Estoy fascinado.

-¿Se trató de tu primer proyecto con Venevisión?
Sí, y eso también me hizo decidirme. Me entusiasma trabajar con gente que no conozco, es un reto. Espero no defraudarlos.

-Eduardo Capetillo es el galán de ‘Pecadora’, ¿cómo te ves con él?
Aunque es paisano mío, nunca habíamos coincidido y no sabía si tendríamos química. Nada más conocerlo, me di cuenta de que hacíamos buena pareja. Me siento muy cómoda a su lado.

-Es cantante, como tú, ¿aprovecharon eso en la productora?
Sí, de hecho interpretamos el tema central de la telenovela.

-¿Y tienes algún cantante preferido?
No podría decirle que no a Miguel Bosé. Envidio a los artistas que cantan con Bosé en su disco ‘Papito’.

-Para tus personajes, la familia es lo primero. ¿Para ti también?
Sí, tengo tres hermanos y nos llevamos genial, nos apoyamos y nos pedimos consejo porque en cierto modo todos nos dedicamos al arte. Mi hermana mayor es pintora y fotógrafa y trabaja en televisión. Mi otra hermana tiene una voz espectacular y ha hecho los coros en mis discos y en las giras. Y mi hermano es diseñador gráfico, pinta, dibuja y toca el piano.

-¿Compartes con ellos los momentos de ocio?
Por supuesto; y con mis amigos y mi novio. Yo soy muy tranquila, me gusta la vida familiar y reunirme con los míos en vez de salir de copas. También me encanta ir al cine, al teatro y comer fuera.

-Háblanos de tu novio...
Le adoro, es un hombre increíble. Llevamos juntos un año y medio y me hace muy feliz. He crecido como persona desde que estoy con él, nos identificamos mucho; y, además, es músico.

-¿Fue un flechazo?
¡Qué va! Lo conocí en una reunión de amigos y empezamos a salir tiempo después. Nunca imaginé que estaría con él.

-Siempre habías afirmado que tu profesión asustaba a los hombres. ¿Has dado con un valiente?
Es que muchos se agobian cuando debes irte por una larga temporada y cuando has de besar a otros. Hay gente celosa que no lo tolera y prefiere no iniciar una relación contigo. Mi novio no es así, desea que me realice y me apoya en todo: como si quiero ser astronauta.

-¿Te hace ilusión casarte de blanco?
Sí, claro, como creo que a todas las mujeres. Llevar ese vestido, que esté mi familia, a la que le gustará ver que voy por el buen camino y que intento ser feliz. Me muero de ganas de que llegue ese día.

-¿Será pronto?
No, pienso que no es el momento, aún siento que soy joven para comenzar esa etapa. Además, me falta mucho por hacer como artista.

-Eres cantante y actriz, ¿alguna vez te has planteado ser modelo?
Nunca he trabajado en eso, pero desde niña he querido hacerlo. Me vuelve loca la moda, me apasionan las pasarelas y la ropa. Me gustaría estar en esa industria, pero ahora es más difícil porque ya se me conoce como artista.

-¿Eres una esclava de la moda?
No. Estoy al tanto de lo que se lleva y suelo leer revistas especializadas, pero siempre le doy un toque personal a mi imagen. Detesto tener la sensación de ir uniformada.

-¿Haces tus propios diseños?
Sí, algunas veces. Compro ropa y la combino con otra que ya tengo, sobre todo con la que he comprado en viajes al extranjero.

Zharick León se casa


La actriz colombiana Zharick León le dará el si al director de cine y ex-protagonista de novela Nicolás Reyes, con quien convive hace seis meses.

Se conocieron cuando Nicolás Reyes dirigió la grabación del cabezote para la telenovela ‘Doña Bella’ (que se estrenará en agosto por el Canal RCN), en la que Zharick León es protagonista. Esos encuentros los unieron. La artista dejó ver toda su belleza y talento, mientras el mostró su creatividad, su inteligencia y su espíritu aventurero.

Hace ocho meses son novios y hace seis viven bajo el mismo techo junto a Luciano, el hijo de ella con el también actor Martín Karpan, con quien el bogotano tiene una excelente relación.

El matrimonio será poco tradicional y bajo un rito indígena que ellos planean para marzo, pero del cual se desconocen mayores detalles. Por ahora se sabe que la boda se realizará, probablemente, en una playa privada de Santa Marta (Colombia), en la Sierra Nevada, y luego, una ceremonia civil.

Adriana Arango nos habla de su nueva vida


"Ahora hay un espacio que solo me pertenece a mí y lo estoy tratando de entender", confiesa la actriz colombiana Adriana Arango sobre su nueva vida en la televisión y como mamá soltera.

Colombia entera vio cómo su matrimonio se vino abajo. Después del alboroto mediático, solo sus amigos íntimos supieron lo que realmente sucedió. Ahora, Adriana Arango vuelve renovada e imbatible.

Renovada, llena de fuerzas, divina y con su corazón sanando, Adriana Arango habló sobre su separación con Róbinson Díaz, después de siete meses. Compartiendo su conmoción y la mezcla de emociones de su nuevo estado.

"Ámame cuando menos lo merezca, porque es cuando más lo necesito": esta frase se la leyó Róbinson Díaz a Adriana Arango (de 35 años) hace unos días, mientras desayunaban en el apartamento de ella, y se le quedó grabada en lo más profundo. Al contrario de lo que hacen muchas mujeres, quienes terminan odiando a su pareja, ella no ha dejado que él desfallezca y viven una separación en medio de mucho amor.

Luego de varios meses, Adriana regresó a la televisión de la mano del Canal RCN, en una producción de Teleset: ‘Rosario Tijeras’ (donde da vida a la madre de la protagonista, María Fernanda Yepes) después de hacer ‘Mujeres asesinas’. Anteriormente escribió el corto ‘Juanito bajo el naranjo’ y la exitosa cinta ‘Te amo, Ana Elisa’.

-¿Cómo te has sentido dándole vida a Ruby, en ‘Rosario Tijeras’?
La propuesta del personaje me la hicieron Juan Pablo Posada y Alberto Rodríguez; me contaron que se trataba de una mamá que tuvo sus hijos muy joven, una mujer queriendo ser mujer, pero con cuatro hijos. Ella no tiene tiempo de hablar con ellos, de consentirlos, no hay abrazos, solo palmadas y empujones.

-Siendo mamá en la vida real, ¿te han dado un duro el papel?
Claro, me he puesto a pensar en si le dedico suficiente tiempo a mi hijo, será que yo sí sé todo lo que le está pasando. Uno nunca sabe si está actuando bien o no.

-¿Cómo te ha parecido la temática de la serie?
Muy fuerte, pero real. Rosario fue maltratada y va a maltratar. Ruby no se alcanza a dar cuenta de todos los dramas que vive y después se entera de que su hija se vuelve una delincuente. Otra historia sería si hubiera más amor, si la mamá no se hiciera la valiente y les dijera a sus hijos que también sufre.

-¿Qué tal la experiencia de volver a tu ciudad de Medellín (Colombia)?
Me sorprende mi ciudad, ver lo linda que está. Igual lo que estamos haciendo con Rosario es un trabajo profundo, mostrar una realidad triste. Somos un país como huérfano y esa sensación de orfandad se ve en la serie. Sin embargo, los mismos problemas que se encuentran en la comuna se ven en la clase rica o media, solo que allá son más crudos, pero el asunto de la ética y los valores en el país está embolatado.

-¿Qué ha sido lo más duro de la serie?
El tema del abuso sexual. Que alguien me explique por qué un hombre siente deseos de tocar a una niña pequeña. Es una perversión, y me cuesta mucho pensarlo.

-¿Qué tal la experiencia?
El proyecto de ‘Rosario Tijeras’ es muy bonito, mostramos realidades dolorosas, pero ciertas. Los papás están muy enrollados en su día a día y no se percatan de los problemas por los que pasan sus hijos. Es una serie hecha con muchas ganas y entusiasmo. Me han gustado el realismo, los movimientos de cámara, la edición, es otra forma de actuar, de hacer televisión.

-¿Qué has descubierto estando separada?
Cuando se tiene un matrimonio de 17 años, y empezando a los 17, uno no sabe cuál es la diferencia. Mi alma se ha templado más, he limpiado cosas que no me gustan de mí. Llorar limpia, hay que vaciar y botar lo que a uno le duele en el alma. A veces hago unas cestas en la cancha de básquet, practico yoga o camino por la montaña.

-¿Cuándo extrañas a Róbinson?
En muchos momentos, pero los domingos me siento sola. No hay que dejarse llevar por el aburrimiento, por la angustia, por la soledad. Hay que inventarse planes nuevos, vaciar la cabeza para que aparezcan ideas nuevas. Ahora ando inventándome un jueves o un viernes diferentes.

-Después del escándalo, ¿por qué decidiste no odiarle?
Él no solo es el papá de Juan José, sino el hombre que hace 17 años me salvó de la “locura” y me convirtió en su reina consentida. Robin es un hombre extremadamente solitario y está en la mala; no lo voy a dejar morir.

-¿Qué sentiste al enterarte de que Róbinson Díaz te fue infiel con Sara Corrales?
Ese día fue muy doloroso para mí. Lo que sentí fue una decepción inexplicable y un golpe fuerte, después experimenté aburrimiento. Esto que me pasó no me gustó de la vida, recapitulé y me pregunté: “¿qué pasó con mi vida?”. Cuando todo pasó, solo experimenté una pena tremenda, no quería salir a la calle, sentía una vergüenza terrible y sumándole a esa sensación, solo tenía un anónimo que no paraba de mandarme mensajes al celular: "Usted es la más cachona de Colombia, perdió a su marido por ser mal catre. Todo el país se burla de sus cachos, frígida. A Robin le gusta que le hagan esto y aquello con una menta". Pero después caí en la cuenta y dije: "¿Pena de qué? Esto le pasa a mucha gente; eso no significa que esté bien o mal, pero me tocó enfrentarlo, es doloroso, pero lo voy a hacer". Esta infidelidad de Robin me supo y me sabe a cucaracha, pero voy a salir de esto porque todos nos merecemos resurgir, no puedo quedarme toda la vida llorando y enredada en esta cosa tan jarta. Lloré mucho y emprendí a pensar: “¿qué hago?”. Si me enrancho en la rabia entonces saco una sartén y se lo pongo en la cabeza; si me enrollo en esta situación, voy a terminar con gafas oscuras a las 11 de la noche, llorando con mis amigas. No quiero eso, pero tampoco voy a terminar esculcándole el celular, buscándole pelos en las camisas, cualquier pista. Hace años pasé por eso y no lo iba a repetir.

-¿Nunca sospechaste nada?
No y tampoco me hice la loca. De un momento a otro, él se empezó a enfermar, por las noches me abrazaba con fuerza y me pedía que no lo soltara. Después entendí que estaba sufriendo.

-Para superarlo, fuiste a una terapia, ¿cómo fue este proceso?
Nunca había hecho una valoración de mí misma y me estoy deshaciendo de cosas que no me gustan. Para eso necesito un tiempo y un espacio, sin miedo, ni nervios. No sé qué va a pasar, pero tengo la intuición de que estará bien para mí. Ya casi he acabado la terapia, aunque no niego que después de salir del consultorio tengo una tarde muy dura. Quedo descargada, pero casi en shock.

-¿Y cómo ha enfrentado tu hijo de 12 años, Juan José, esta separación de sus padres?
A mi Juanjo le ha costado mucho todo esto, aunque es muy inteligente va mal en el colegio por este drama y aun no sabemos qué tan exitoso o no haya sido el proceso. Lo que sí les aconsejo a otras mujeres que pasen por esta situación es ver que una no puede sola. Hay que acudir a especialistas que le ayuden a salir del meollo y que le indiquen cómo manejarlo con los hijos. No debe dar pena, no pude dármelas de psicóloga, tengo una responsabilidad inmensa.

-¿Fue difícil decidir que te separabas?
Pensé y pensé, pero no quería echarle la culpa a nadie ni a nada. Fue extraño no tener una reacción normal: de rabia, de perturbación y me empecé a preguntar por qué. He estado en un proceso de mirar por qué acabé con todo habiendo tanto amor.

-¿Lo hiciste legalmente?
Eso se resolvió de forma inmediata. Me gustaría decir que durante 17 años estuve al lado de un ser humano maravilloso. No me equivoqué, aun todos los días está pendiente de mí y ha sido un príncipe con el tema de la repartición del “botín”. Fue amorosamente generoso.

-¿Firmaste y partiste?
Sí, me fui a Puerto López (un lugar que desde niña quería conocer), viajé a la India, a Nueva York, a Carolina del Norte, y Robin siempre me siguió, a veces me impacientaba. Aunque viajaba, no se me borraba el casete y era triste. El disco duro estaba ahí y finalmente vi que este es un golpe muy bravo, una apaleada tremenda del alma.

-¿Te arrepientes?
No, hasta agradecida me siento, y todo pasa por algo. Esto no me mató, me fortaleció y he estado construyéndome desde adentro.

-¿Pensarías en volver con él?
De pronto nos espera una vida maravillosa para el futuro, pero no me puedo dar el lujo de dejar pasar esto. Adoro a Róbinson con el alma, pero si no averiguo cual es el problema, me voy a fregar. Todos los días y a cualquier hora del día, alguien me pregunta: “¿van a volver o no?”. Y solo digo que en este momento eso no es importante.

-¿No crees que en este momento pasas demasiado tiempo junto a Róbinson, si estás tratando de sacártelo de la mente?
Cuando hay amor, uno se ayuda. Vuelvo a la frase de “Ámame cuando menos lo merezca”. Yo estoy con Robin, él me hirió, pero no lo voy a dejar en la inmunda. Nadie entiende que hagamos viajes juntos o pasemos la Navidad, pero es posible. Generalmente la gente se separa odiándose, nosotros arrancamos otro camino. Yo era muy suelta cuando era niña y lo único que me atrapó fue el amor; hay un amor muy grande por Robin. Estoy aprendiendo a vivir el amor, pero en el presente, no quiero estar amarrada al pasado ni al futuro. Me siento serena.

Marbelle protagoniza su propia historia


Marbelle, en la propia historia de su vida. Según ella, es un homenaje a la lucha incansable de su mamá por sacarla adelante.

Mauren Belky Ramírez, más conocida como Marbelle, salió del anonimato hace 15 años con su famoso disco ‘Collar de perlas’. Pero más allá de su vida artística, esta colombiana, de 30 años, se convirtió en la diva del pueblo por su temperamento frentero, sus pintas fuera de lo común, sus tatuajes marcados en el cuerpo, sus múltiples cirugías (liposucciones, párpados, labios, senos), su matrimonio y separación con Royne Chávez (ex jefe de seguridad del ex presidente Andrés Pastrana) y porque, a pesar de su origen humilde, ha salido adelante en una carrera que ahora la tiene como protagonista de su propia historia.

En todos estos detalles y otros más, se basará la serie ‘Amor sincero’, del Canal RCN, en horario estelar narrando su vida. Contada, según ella, con un 95 por ciento de veracidad y tan solo un 5 por ciento de ficción, la artista asegura que no tiene pena de contarle al mundo de dónde viene y por lo que ha pasado.

Actúa al lado de su hija Rafaela, de 8 años, quien la interpreta cuando era niña. "Solo quiero que vean que siempre he sido una guerrera capaz de levantarse de todos las caídas que he tenido", dice.

La cantante y artista, como realmente se considera ella misma, se siente respaldada por su novio, el saxofonista cubano Sergio Chaple, director de su banda y productor del disco de la telenovela ‘Amor sincero’.

Eso sí, dice, aún busca al actor que haga el papel de Royne Chávez. Marbelle también le adelantó que ‘Amor sincero’, su biografía televisada, le ha sacado muchas lágrimas.

-¿Cuántas veces has llorado viendo tu propia historia?
Un millón de veces. Contándola, viéndola, grabándola y ahora que la vea al aire será peor. Ha logrado moverme la fibra y ahora que voy a empezar a grabar con Marcela Benjumea, que hace de mi mamá, las partes más difíciles de mi vida será duro.

-¿Qué sentimientos han salido a flote en las grabaciones de esta biografía tuya?
Ha sido una terapia regresar al pasado. Me siento orgullosa, pero también me encontré con cosas que no quería recordar.

-¿Te refieres a tu relación con tu mamá?
Sí, ha sido un encuentro de emociones. Ya mi mamá va a cumplir ocho años de muerta y es lo único en la vida que no he podido superar. Esto es un homenaje a ella, a todo lo que hizo, a convertirme en lo que soy. Y cómo es la vida, sigo recibiendo los frutos de su trabajo, y desafortunadamente no está aquí para disfrutarlo conmigo o por lo menos para darle un abrazo y decirle gracias.

-¿Realmente tu mamá sufrió tanto como se ve en la historia?
Creo que el término no puede ser sufrida porque sufridos somos todos. Más bien guerrera, triunfadora, que salió adelante y se sentó con gente muy importante de este país sin haber pasado por un colegio.

-¿No te preocupa “robarle” la infancia a tu hija?
No. Ella ha sido libre desde que se planteó el proyecto. Se le dio la oportunidad de escoger y meterse en este rollo de la actuación y ella lo aceptó muy bien. Se aprendió mis canciones, los libretos y ha estado feliz con todo el proceso.

-Repetiste la historia materna en el ámbito artístico y en ser tan liberal, ¿tu hija puede repetir la tuya?
Me encantaría que heredara más lo liberal que lo artístico. Es más importante la gente que tiene calidez como persona y que no se deja. Que no tiene miedo de decir las cosas y que puede mirar a los ojos. Que puede escalar sin acostarse, sin robarle y sin mentirle a nadie y ese fue el ejemplo que me dio mi mamá, el que he seguido yo y el que creo va a seguir mi hija.

-¿En qué etapa de la historia entras?
En la tercera. Primero está mi hija, después la adolescente que escogimos en la convocatoria, que es Laura, y luego yo.

-¿Cómo te sientes cantando otra vez tu éxito ‘Collar de perlas’?
Volver a cantarlo con voz de mujer y con otro pensamiento de la vida me hizo sentir rara, pero también pensé cómo 15 años después ese éxito rotundo me permite pararme de nuevo en un escenario. Soy de las pocas afortunadas que se ha retirado tanto tiempo de la música y la gente me pide volver a cantar. No tengo que avergonzarme, ‘Collar de perlas’ marcó una época no sólo para mí, sino para muchos que vivieron esa canción.

-¿Qué te avergüenza de tu vida como para no mostrarlo en la novela?
No hay nada que me avergüence, todas las cosas, por feas que sean, me han curtido y me han servido.

-¿Cómo es la relación con tu papá?
Es buena, pero distante. Él está radicado en Estados Unidos, tenemos comunicación telefónica. Después de la muerte de mi mamá, por cosas de la vida, hubo un distanciamiento. Cosas de las que ustedes más adelante se van a enterar. Pero sigue siendo una relación de respeto y agradecimiento.

-¿No te preocupa que haya allegados que resulten ofendidos?
Que se sientan ofendidos o no es problema de ellos. Estoy contando mi vida desde mi punto de vista.

-¿Aprovecharás esta historia para cambiar tu imagen?
No. Mi intención no es que la gente piense mejor o peor de mí. El que me odia, me odia, y el que me quiere, me quiere, y peor para el que no me quiere porque me tiene que ver todos los días en su pantalla. Esto no es un proyecto para beneficiarme ni quedar como la heroína del paseo. No me importa lo que la gente piense de mí. Si quieren seguir pensando que soy una guisa asquerosa que lo sigan pensando.

-¿Cómo es tu relación con tus hermanos?
Normal. Desafortunadamente nuestras vidas cogieron rumbos distintos. Yo empecé muy pequeña en esta carrera y lo verán, la crianza y el hecho de no ser hijos del mismo papá genera un poco de resentimiento, pero es normal que eso pase.

-¿Qué ha pasado con la música?
Cuando me casé con Royne me retiré definitivamente de los escenarios, de las grabaciones, de la música. Luego pasaron muchas cosas. Y retomé mi carrera. Apareció este proyecto de ‘Amor sincero’ y empezamos a grabar el primer disco de la novela que ya lo terminamos y ya estamos trabajando en el segundo.

-¿Te siguen gustando las lentejuelas?
Las lentejuelas, los brillantes, la magia. Mi mamá me creo un respeto único por el escenario. Para ella, que alguien se subiera con camiseta y jeans a un escenario era un irrespeto y yo pienso lo mismo. La gente paga una boleta para ver brillo, para ver si el artista se cambia dos o cuatro veces, pero esa magia se ha perdido. Por eso, hoy en día se habla de cantantes, no de artistas.

-¿Es cierto que tuviste un 'affaire' con El Pibe Valderrama?
¿Qué puedo decir? Llevo siete años con una persona maravillosa, que ha criado a mis hijas, que confía plenamente en mí. Estoy tan acostumbrada a los golpes que las caricias me fastidian. Esos chismes de ‘El Lavadero’ ya no me sorprenden. De mí pueden decir que soy malgeniada, mala, gorda, guisa, pero soy muy leal y muy fiel.

-¿Te gusta que hablen de ti?
Me da igual. Y aprendí que no debo corregir nada de lo que digan de mí. Si quieren decir que tengo cuatro brazos o tres nalgas, no me voy a preocupar. No me interesa.

-¿Le volverías a pegar a una vecina?
Mil veces más. Reacciono muy mal ante la agresión. No me gusta que me hablen mal porque yo soy muy respetuosa con la gente.

-¿Cómo recuerdas tu historia con Royne Chávez?
Normal. Creo que la gente sabe lo que pasó y creo que con esto (la novela) la gente se enterará de más cosas. No tengo nada más qué decir.

-¿De qué te arrepientes?
Creo que hay muchas cosas que he hecho que no están bien, pero no me arrepiento de que hayan pasado porque me han dado fortaleza. Lo mejor es que puedo seguir mirando a la gente a los ojos, de frente. Todo lo que he vivido lo repetiría porque de las cosas malas que me han pasado siempre ha salido algo bueno y aquí está el reflejo de una de esas (señala a su hija).

-¿Cuántos tatuajes te faltan por hacerte?
Muchos. Llevo nueve, voy para once y de repente para trece.

-¿Los dos más inmediatos cuáles son?
Los estoy diseñando con Sergio (mi pareja actual), una melodía que va escrita en mi cuerpo y el otro tiene que ver con un homenaje a Michael Jackson.

-¿Que vicios tienes?
Los de todo el mundo. La pereza. La rumba. El cigarrillo, el mal genio y el desorden.

-¿Qué pasó con tu amistad con Yolanda Rayo?
Llegó a su final. Creo que cuando a uno le invaden su espacio en cuestiones que no se tienen que meter deben salir. Además nunca he sido amiguera. He escogido muy bien mis amistades y por eso creo que no tengo amigos (risas).

Rafaella Chávez interpreta a su mamá Marbelle


La hija de Marbelle, Rafaella Chávez, interpreta a su mamá en la serie ‘Amor Sincero’. Rafaella es una pequeña que brilla con luz propia. A Marbelle la descubrió su mamá hace muchos años cantando frente al espejo de su casa y desde entonces no ha dejado de cosechar triunfos. Todo parece indicar que la historia se repite, pues Rafaella Chávez, la hija de esta talentosa mujer, será la encargada de darle vida a Marbelle en su niñez.

Y para sorpresa de los directores, de todo el equipo de producción, de los demás actores de la serie, incluso de la misma Marbelle, la pequeña parece que heredó el talento de la cantante, pues cada vez que graba una escena descresta a todos los presentes.

Aunque nunca había soñado con aparecer en la pantalla chica, su sueño es ser cantante, Rafaella está feliz y orgullosa con lo que está haciendo, pues además de divertirse y de hacer nuevos amigos, está aprendiendo cosas que nunca pensó que hicieran parte de su cotidianidad.

En cuanto al estudio no se preocupa, porque los consejos de su mamá le han servido para tener claro que por nada del mundo puede descuidarlo. Es por esto, que cada noche llega muy juiciosa a hacer sus tareas, a enviarlas por Internet para que sus profesores las revisen.

Es así como esta pequeña de tan sólo 8 años de edad, sale del anonimato para convertirse en una nueva estrella de la televisión colombiana.

-¿Qué ha sido lo más bonito de este mundo de la televisión?
Lo más bonito de estar en televisión es que uno conoce muchos amigos, aprende muchas cosas de mucha gente con experiencia. Con los demás niños somos muy buenos amigos, yo los invito a mi casa a jugar y la pasamos muy rico. Me he divertido bastante.

-¿Recibiste consejos de tu mami para interpretarla a ella en la serie?
Sí, muchos consejos, mi mami me pone los videos de cuando ella era chiquita y yo de ahí saco todos mis sentimientos y todo eso para parecerme a ella. Siempre me dice que cara debo hacer, como debo hablar y todas esas cosas.

-¿Qué significa para ti interpretar a tu madre?
Para mí es un reto muy chévere, y como yo no sé mucho sobre la vida de mi mamá es una oportunidad para aprender de ella, es algo curioso, me parece súper, estoy muy contenta.

-¿Ya habías soñado con estar en televisión?
A mí la actuación no me estaba llamando la atención, pero ahora sí, porque interpretar a la propia mamá de uno es la oportunidad que cualquier niña quisiera tener, además es súper y yo me he divertido mucho.

-¿Cómo haces para aprenderte las canciones que interpretas en la producción?
Mi mamá me metía las canciones en mi ipod y yo las empezaba a escuchar todo el tiempo hasta que me las aprendía.

-¿Qué música te gusta escuchar normalmente?
Me gustan mucho las rancheras, las baladas. De las canciones que canta mi mami me gusta mucho ‘Collar de perlas’ y ‘Amor sincero’, esas son mis favoritas.

-¿Qué quieres ser cuando seas mayor?
Cantante, como mi mamá.

-¿Qué te dicen los compañeros del colegio de tu participación en ‘Amor Sincero’?
Ellos me dicen que “tan chévere”, que no se van a perder la novela porque quieren verme y los profesores también me dicen lo mismo.

-¿Cómo distribuyes el tiempo para seguir estudiando y cumplir con las grabaciones?
Yo con eso no tengo problemas yo saco tiempito para hacerlas porque mi mamá me dijo que no me podía ir mal en el colegio. Ya voy a pasar a cuarto grado.

. . : ENTREVISTAS : . .

Ana Lucía Domínguez


Ana Lucia Domínguez obtiene su primer protagónico con Telemundo, luego de haber participado en varias producciones incluyendo ‘Madre Luna’, ‘Te voy a enseñar a querer’, ‘Pasión de Gavilanes’ y diversos episodios de ‘Decisiones’.

La bella Ana Lucía es una de las mejores actrices colombianas, que no deja de trabajar, esta joven a su edad ha logrado encantar al público latinoamericano. Recordemos, que a la hermosa actriz la hemos visto en telenovelas como ‘Gata salvaje’, ‘Amores Cruzados’, ‘El engaño’, ‘Valentino, el Argentino’ y ‘El Fantasma del Gran Hotel’, entre otras. Además ha participado en dos series colombianas exitosas: ‘Mujeres asesinas’, ‘El Fiscal’ y ‘Padres e Hijos’.

Ana Lucía Domínguez se instaló en Miami, junto a su esposo Jorge Cárdenas (actor y cantante), para protagonizar la telenovela ‘Perro Amor’, junto a Carlos Ponce, donde ella da vida a la sensual Sofía, que enamorará por primera vez a un hombre que hasta el momento era un gran mujeriego.

-¿Cómo es tu personaje en ‘Perro Amor’?
Sofía es buena hija, buena hermana y decide ser virgen porque quiere, no por mojigata, quiere entregarse cuando esté enamorada y se case, es un personaje con cualidades muy bonitas.

-¿De qué modo calificarías esta historia?
Es chévere. Es un concepto novedoso, todos bailamos, cantamos y mostramos a los personajes como lo que son: personas comunes.

-¿Tuviste algún novio como Antonio “El Perro Brando” (interpretado por Carlos Ponce)?
No, gracias a Dios. Nunca he estado con uno de esos hombres, que sólo juegan con las mujeres. Es terrible y doloroso, pero quizás a un perro hay que darle de su misma medicina. En ese sentido, Sofía piensa diferente y quiere cambiarlo con amor.

-¿Cómo te sientes trabajando al lado del galán Carlos Ponce?
Trabajar con él ha sido muy bonito y, más ahora que, mi esposo y él se han convertido en grandes amigos porque tienen cosas en común, por ejemplo, la música.

-¿Tu esposo ha tenido la oportunidad de ver tus escenas de besos con Carlos Ponce?
Creo que no, porque estoy grabando tanto y él está en una obra de teatro, que no le ha quedado tiempo de ver la novela. Pero hay tanta confianza, que eso no le afecta.

-¿Cómo te ha ido en el matrimonio?
Estoy muy contenta, estoy pasando por un momento muy bonito, estamos recién casados, todo es luna de miel, todo es bonito. El primer año no ha sido difícil, ha sido muy chévere, hemos trabajo mucho los dos, entonces cuando nos encontramos en la noche es súper rico. Me casé con el mejor esposo del mundo.

-¿Y cómo conociste a tu esposo?
Le conocía de toda la vida. Pues en Colombia siempre escuché su música, iba a sus conciertos. Hace dos años y tres meses nos conocimos en un evento, me pidió mi teléfono y empezó a llamarme. Me invitó a jugar bolos, luego al cine y después me visitó en mi casa y yo fui a la suya. Pasaron los meses y nos hicimos novios, nos casamos y todo ha sido muy romántico.

-¿Qué fue lo que más te enamoró de él?
Su música y su voz, porque realmente canta muy lindo.

-¿Te sientes totalmente enamorada?
Sí, es la primera vez que siento algo tan grande, por eso, tomé la decisión de casarme con él.

-Tu esposo ha sido un hombre solicitado y ha tenido novias muy guapas como Paola Rey y Angeline Moncayo, ¿cómo tomas esto?
De ahí para allá, sigue la lista (risas).

-¿Alguna vez tuviste celos de ellas, al pensar que seguían siendo amigas de tu marido?
No, nunca pasó, no tengo celos de ellas ni de nadie. Los dos estamos seguros del sentimiento que nos une.

-¿Y ya tienes pensado ser mamá?
Sí, yo creo que por ahí en dos años.

-¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la actuación?
Empecé haciendo comerciales de televisión y luego vino mi primer personaje en ‘De Pies a Cabeza’, ahí trabajé dos años hasta que se terminó. Luego vino Conjunto Cerrado, que también fue una serie juvenil. Después hice Hermosa Niña,El Fiscal y algo de presentación en Ángeles De La Mega. De ahí en adelante nunca paré, hice una novela tras otra. La verdad he tenido mucha suerte.

-¿Consideras que no pudiste disfrutar de etapas de tu vida por desarrollar una carrera actoral desde tan temprana edad?
Si se viven cosas diferentes y se madura un poco más rápido. Siempre conviví con gente un poco más grande y eso ayuda estar en otro mundo. Es una profesión que me encanta y no la cambiaría por ninguna otra. Nunca pensé que empezaría en esto; me vieron y mi mamá me llevó a los casting. Creo que con ‘El Fiscal’ me empezó a gustar la actuación de verdad. Fue un proyecto muy bueno que la gente aún recuerda. Fue una serie muy exitosa y un personaje muy fuerte; allí fue cuando decidí a empezar a estudiar teatro y hacer talleres.

-De todos los personajes que has personificado, ¿cuál ha sido el más difícil?
El más complicado para hacer, creo que fue el de ‘El Fiscal’. Era una niña drogadicta, que se metía con un narcotraficante, tomaba pastillas para poder acostarse con él. Eran escenas muy violentas de mucha sangre, incluso tenía que tener armas y disparar; todo eso me impresionaba mucho. Creo que ese fue el personaje más fuerte porque yo solo tenía 15 años.

-¿Y con qué personaje te sientes más identificada?
Con el que más me identifico es con el de ‘Madre Luna’, que es muy parecido a mi.

-Durante toda tu carrera como actriz, ¿en quién te has fijado como una guía actoral?
Me fijo en el trabajo de muchos actores. Margarita Rosa de Francisco siempre me ha gustado mucho; su forma de actuar y lo linda y natural que es. Eso siempre me gustó muchísimo. Yo creo que desde chiquita, más que una referencia, ella ha sido una actriz que me inspira admiración.

-Has tenido la oportunidad de trabajar en varias producciones colombo-mexicanas. ¿Cómo son este tipo de producciones?
Empecé hacer este tipo de novelas en Miami, con ‘Gata Salvaje’. Allí, habían actores peruanos, mexicanos, argentinos, venezolanos y colombianos. Es muy chévere porque se conoce el trabajo de todos los países y de cada actor, sus costumbres y sus palabras. Se conoce el trabajo de mucha gente y se crece como persona y como actor. Por ejemplo, la novela que hicimos en México fue muy interesante. Al ser en alta definición los colores y el paisaje de Cartagena salieron muy bonitos; la combinación fue muy buena. Me gusta porque puedo trabajar afuera, hacer una novela, volver a Colombia y volverme a ir. Me encanta eso, aventurar y conocer el trabajo de afuera.

-¿Te has acostumbrado a los distintos acentos de los actores con los que trabajas?
Sí, ya me acostumbré. Es un requisito para poder trabajar en el exterior. Hasta que entendí eso, me empezaron a dar más trabajo afuera. Antes hablaba muy colombiano, hablaba muy rápido, no pronunciaba bien las palabras, las “s” y las “d”. Los colombianos tendemos a comernos muchas palabras y, por eso, no me entendían y no pasaba los casting. Ya después empecé hablar mexicano y entendí que no es para demostrar que no soy colombiana. El día que me toque hablar venezolano o argentino para que me den una novela, pues lo haré. Hablar con acentos diferentes, no me incomoda; me parece chévere que haya logrado ese acento universal, y “neutral”.

-¿Cómo logras interactuar con gente desconocida en una escena?
Con ensayos, conociendo al actor en los ensayos previos con el director; yo creo que es clave.

-¿Cuáles han sido tus mayores satisfacciones actorales?
Me gustó mucho cuando hice teatro con Carlos Muñoz, Julio Sánchez Coccaro y Martha Liliana Ruiz en la obra de teatro ‘Estado civil infiel’. Estuvimos en una gira por toda Colombia. Fue muy chévere hacer teatro, es una de las mejores satisfacciones y de los más grandes retos que he tenido en mi vida actoral porque Carlos y Julio son dos comediantes excelentes.

-Cuando te ofrecen un personaje, ¿qué es lo que buscas para aceptarlo?
Primero que se venda a nivel internacional, es muy importante. Segundo, que sea un personaje que me llame la atención, que me guste y que sea realmente importante en la novela.

-¿Cómo logras conectarte sentimentalmente con personajes que son totalmente ajenos a ti?
Estudiando, creo que para eso uno hace talleres y teatro; para hacer otra persona que tú no eres, con otra personalidad, otra mentalidad. Yo creo que un actor tiene que hacer de todo.

-¿Qué es lo bueno y lo malo de la fama?
Lo bueno es que la gente te da mucho cariño, te brinda muchas cosas lindas, los niños son muy cariñosos, te piden autógrafos y se te abren muchas puertas. También son buenos los detalles como llegar a un restaurante y que te atiendan bien, eso es lo bueno. Lo malo es que no tienes privacidad en tu vida personal, y que la gente te critica cosas, por ejemplo, como estás vestido y te miran absolutamente todo.

-¿Cómo logras superar las críticas?
Hacer una novela que tenga éxito, es una lotería. Trabajo con tanto cariño y con tanto amor que ya el rating pasa a un segundo plano. Que bueno que le vaya bien a la novela en la que se trabaja en ese momento, pero igual es tan rico el trabajo que hacemos, que lo disfrutamos. Las críticas siempre van a existir y van hablar, al principio me afectaban las cosas y lloraba; decía que eso no era cierto; ahora digo “chévere que hablen”.

-Eres una mujer muy bella, ¿eso lo consideras muy importante?
Es importante y todos tenemos algo lindo. Yo puedo tener más bonita la boca que otra mujer, pero ella puede tener los ojos más bellos. Todas las personas poseemos algo bonito, pero hay que cuidarse, tanto hombres como mujeres, más en este trabajo, ya que todo el tiempo nos observan.

-¿Tu belleza ha sido un punto importante para lograr éxitos en tu carrera?
Todo es un complemento, por eso, me cuido, voy al gimnasio y hago dieta. Además, duermo bien, no tomo y mantengo una buena alimentación.

-¿Hay días en que te sientes fea?
Siento que hay días en los que no me veo como quisiera, pero siempre soy vanidosa y me gusta lucir bien, no sólo para gente que me rodea, sino por mí misma.

-¿Te consideras una mujer sexy?
Sí, ser súper sexy es mi naturaleza.

-¿Qué piensas de las cirugías?
Cuando se necesitan, uno se las debe hacer. Pero hay que tener cuidado con lo que te hagas. Tocarte la cara es muy delicado. Las mujeres se operan mucho la nariz o los pómulos, y eso hace que pierdan sus gestos y cambien su esencia. El rostro nunca me lo tocaría, del resto. Si tienes hijos y quedaste con una barriga grande, obviamente estoy de acuerdo.

-¿Tú te has hecho algún retoque?
Sí, me operé los senos, porque los tenía pequeños. Me puse una tallita más y quedé súper contenta.

-¿Te sentías incómoda de tener los senos chiquitos?
Para nada, fue por vanidad, porque no fueran tan chiquitos.

-¿Qué hobbys tienes?
Me gusta ir mucho al gimnasio y practicar mi hobby que es Kick Boxing me parece que me mantiene muy bien físicamente. Aparte, es una terapia, boto toda la adrenalina, tengo un maestro maravilloso,

-Después de haber protagonizado una novela de suspense (‘El Fantasma del Gran Hotel’), ¿eres miedosa?
Sí, mucho. No me gusta quedarme sola en la casa, pero creo que ha sido por las películas de terror y de suspenso, un poco masoquista, me gusta que me asusten pero cuando me quedo sola ya no me gusta. A mi esposo siempre le digo: “si tu llegas a tal hora entonces yo me voy para el gimnasio o para donde una amiga”, pero que yo llegue a la casa y que ya haya alguien.

-¿A qué le tienes miedo?
A un ser querido que se muera, después le tengo miedo.

-¿Cuáles han sido las películas de miedo que más te han gustado?
‘Nosotros’ y ‘El orfanato’, las dos han sido de las últimas.

-¿Qué no te puede faltar en una película de este género?
La mano de mi esposo para apretarla cuando me asuste (risas).

-¿Qué personajes prefieres: los de mala o los de buena?
Me encantan los de mala porque experimentas ciertas cosas que no haces en tu vida real, entonces coger un revolver, caminar o hablar de una manera diferente. Hacer un tipo de cosas que en la vida real a uno no se le pasan por la cabeza. Este tipo de personajes antagónicos hace que uno haga cosas extrañas y eso lo hace divertido, diferente. Por eso creo que los antagónicos tienen su magia y la gente los recuerda más que los protagónicos.

-¿Y tú eres mala o buena?
Yo soy buenísima (risas).

-¿Cuál es la palabra que más te gusta?
En el día cuando mi esposo me dice “bonito” esa palabra me llena el corazón y me pone feliz.

-¿Qué te hace llorar?
Las injusticias.

-¿Qué es lo más reciente que has aprendido?
Para la preparación de mi personaje Irene (de ‘El Fantasma del Gran Hotel’) estudie mucho el tema paranormal, todo lo relacionado con muertos, espíritus, brujería y he aprendido mucho de este tema.

-¿A qué no renunciarías?
A mi trabajo jamás.

-¿Qué te seduce?
Un buen vino, una buena compañía como mi esposo, una chimenea y una tabla de quesos. Es el mejor plan.

-¿Para qué te hace falta tiempo?
Para estudiar otra carrera, otras cosas que no tengan nada que ver con la televisión.

-¿Tienes algún talento escondido?
Me gusta maquillar, arreglar y peinar. Yo siempre me he maquillado desde pequeña y cuando estoy con mis compañeritas de grabación las peino, las maquillo y les pongo pestañas.

-Hasta el momento, ¿cuál ha sido tu mejor inversión de su vida?
Los viajes, más allá de las cosas materiales que uno pueda tener, los viajes para mi son las mejor inversión que uno puede hacer, porque eso no te lo quita nadie y si te mueres te vas con eso.

Carlos Ponce


Carlos Ponce regresa a la pantalla de Telemundo en ‘Perro Amor’, que protagonizará junto a Ana Lucía Domínguez, Maritza Rodríguez y Khotán Fernández. Tras dos años alejado de las telenovelas, el también cantante asume el protagónico de esta propuesta.

Tras su estelar en ‘Dame chocolate’ (en 2007) junto a Génesis Rodríguez, el boricua tomó un descanso de los melodramas y se adentró en propuestas opuestas como la conducción junto a María Conchita Alonso del reality show ‘Viva Hollywood’ de VH1. Fue visto además en varios episodios de la serie ‘Lipstick Jungle’ (NBC) y recientemente en la pantalla grande como Salvatore en la película ‘Couples Retreat’ junto a Vince Vaughn y Kristin Davis. Recordemos, que él también ha sido presentador de especiales como ‘Premios Billboard’ y ‘Miss Universe’ tanto para Telemundo como NBC Universal.

En ‘Perro Amor’, Carlos Ponce le da vida a Antonio, “El Perro Brando”, un mujeriego empedernido, guapo y rico que liado con su prima Camila (Maritza Rodríguez) ha hecho una apuesta para tener relaciones con Sofía Santana (Ana Lucía Domínguez) para comprobar si es o no virgen, de la que acaba enamorado.

Carlos Ponce atraviesa un buen momento de su vida, con su agitada vida profesional y con su familia: su esposa y sus cuatro hijos. El actor, cantante y compositor puertorriqueño una vez más hizo gala de su buen humor en esta entrevista. Carlos y su esposa Verónica van a cumplir 13 años de casados. El matrimonio tiene a sus dos primeros hijos biológicos, Giancarlo, que nació en 1999, y Sebastián, en el 2001. En el 2003, la pareja decidió adoptar a unas gemelas de Rusia: Savannah y Sienna.

-¿Por qué aceptaste este protagónico?
La novela está muy buena, tiene mucho humor. De hecho cuando lancé mi disco estaba en Colombia y vi esta telenovela durante el tiempo que estuvo al aire y me encantó. Por eso, éste es el primer proyecto en el que no pido libretos, ni siquiera un capítulo antes de cerrar el negocio. Yo conversé muchas veces con Juana Uribe, la escritora de otros proyectos que no llegamos a concretar, y he sido fanático de la forma que ella escribe, muy rápida, la gente no tiene forma de aburrirse, los personajes pueden agarrarse del sentido del humor y de la forma en que están escritos, entonces cada artista le da la chispita y este personaje es un perro, (me gustan mucho y una vez en Puerto Rico tuve 26 perros) y es muy divertido.

-¿Te identificas con tu personaje de Antonio?
Bueno, hay que ser un hombre muy seguro de sí mismo para hacer lo que él. Yo que soy figura pública y tengo acceso a muchas cosas, no me atrevo a hacer ni la mitad de lo que él hace. Es el estereotipo del mujeriego, un poquito machista, a lo mejor. Es igual de despistado que yo, las cosas le valen, se le olvidan y es un apasionado de su yate. Yo, en cambio, soy más organizado, pero me despisto muy fácilmente.

-¿Cuál ha sido el reto para ti en esta producción?
Soy bastante pudoroso con muchas cosas, ya había tenido la experiencia de trabajar en Telemundo, pero tan pronto me hablaron de este proyecto lo sentí como un gran reto. Soy como un “free lancer”, trabajo aquí, allá. Es la segunda telenovela que hago con El Güero Castro y Aurelio Valcárcel. Me siento muy cómodo trabajando con ellos y se los repetido varias veces.

-Parece que la comedia se te da bien...
Me encanta hacer reír. Cuando puedo pasarme todo el día con una persona que me haga reír, es el es día ideal. Me encanta sacarle una sonrisa a alguien. He ido al cine a ver comedia que han encantado, pero no he escuchado carcajadas en ningún momento. Es complicado.

-¿En qué momento de tu vida profesional te encuentras?
En el de trabajar, trabajar y trabajar, es todo lo que he estado haciendo. Esta carrera no es muy grata, porque se nos acaba, entonces tienes que trabajar e invertir.

-¿Y en qué estás invirtiendo?
Junto con unos amigos abrí una tienda de habanos en Coconut Grove (al sur de Florida). Estamos trabajando en nuestra propia línea de puros, pero vamos a tener también a los más grandes distribuidores del mundo.

-¿De dónde nació la idea de este negocio?
A mis amigos y a mí nos gustan las motos y nos vamos a veces por ahí a dar vueltas y un día dijimos: “¿Por qué no tenemos nuestro propio boys club?”. Existen varios, pero queríamos tener el nuestro.

-¿Cómo llegaste a participar en la película ‘Couples Retreat’?
Tengo un pequeño apartamento en Beverly Hills, a donde voy cuando tengo ratos libres. Una vez que estoy allá, aprovecho para hacer audiciones y participar en talleres de actuación en la ciudad, en otras palabras, para pulir mi arte. En una de estas oportunidades me presenté a la audición de ‘Couples Retreat’ y me seleccionaron.

-¿Quién estaba haciendo la selección?
El director de la película: Peter Billingsley, quien es un conocido actor desde que era niño y fue el productor ejecutivo de Iron Man. Junto a él estaba Victoria Vaughn, hermana de Vince Vaughn y una de las productoras de la película. De aquí viene la relación con Vince y Jon Favreau (el director de Iron Man), quienes son los escritores y actores de ‘Couples Retreat’. Lo que me impresionó es que este grupo es sumamente creativo y trabaja en un equipo maravilloso.

-¿Cómo es tu personaje de la película?
Se llama Salvatore, y lo que te puedo decir es que la historia es divertidísima. Al principio ellos no habían concebido a mi personaje latino; lo que querían es que no fuera anglosajón, sino que fuera de otra parte del mundo. Ellos pensaban que fuera italiano o francés, pero cuando le di un acentito latino, les gustó.

-¿Habías trabajado con otros actores que trabajan en la película?
Solo conocía a Faizon Love, un gran amigo mío con el que había hecho ‘Just My Luck’, en el 2006. Pero para mí, era importante que todos nos lleváramos bien, ya que estábamos filmando en Bora Bora, un conjunto de islas en la Polinesia Francesa, donde no había nada más que hacer. Carlos pasó tres semanas alejado de su familia, filmando en la Polinesia Francesa. A pesar de lo idílico del lugar y de la posibilidad de no hacer nada más que esperar su turno de filmación meciéndose en las olas donde estaba, el actor entendió lo verdaderamente valioso en su vida, al estar alejado de sus familiares por un largo tiempo.

-¿Cómo haces con tu familia cuando tienes que filmar por largo tiempo?
Te puedo decir que es la primera vez que pasé tanto tiempo alejado de mi familia, algo para lo que no estaba preparado. Pero no pude evitarlo, pues el mayor, Giancarlo, de 10 años, tiene responsabilidades en la escuela y faltar puede afectar sus calificaciones; sus estudios están primero que cualquier cosa.

-¿Cuánto tiempo tardabas en llegar al lugar dónde estabas?
Aproximadamente dos días de ida y dos de regreso. Así que si querías salir de donde estabas, necesitabas calcular cuatro días de viaje solamente.

-Mucha gente ha expresado su preocupación de adoptar hijos por temor a sentir diferencia entre ellos y los hijos propios, ¿cómo ha sido tu experiencia al respecto?
Cuando nació mi primogénito, experimenté un montón de sentimientos que tuvieron que ver con la aceptación de mí mismo como padre. Cuando venía el segundo, no sabía a ciencia cierta si el proceso iba a ser el mismo, pues no entendía cómo puedes amar a otro niño de la misma forma como amas al primero, ya que el sentimiento es muy grande. Sin embargo, cuando este viene, y te da una sonrisita y empieza su relación contigo, entiendes que les vas a querer igual a los dos. Es lo mismo con los niños adoptados: cuando les aceptas y te haces parte de sus vidas, no hay vuelta para atrás.

-¿Cómo haces con el idioma para que tus hijos sean bilingües?
Ha sido bastante duro, porque cuando las niñas llegaron, ya tenían un sistema de comunicación entre sí, y a los 4 años todavía no estaban conversando como queríamos. Por eso, los doctores nos aconsejaron que habláramos en inglés, ya que es más fácil que el español, aunque fuera solo por un año. El problema es que los niños también perdieron el español durante ese proceso.

-¿Cuál fue la razón por la que decidiste adoptar a dos niñas?
Antes de que Verónica quedara embarazada y tuviéramos nuestro primer hijo, ya habíamos hablado de adopción. Y cuando nació el primero, decidimos tener otro biológico. Como tuvimos dos varones, entonces adoptamos dos niñas. No teníamos una agenda y quisiera tener una historia más bonita que contarte, pero simplemente es algo que siempre deseamos hacer y, en vez de dejarlo en un sueño o en una conversación, nos lanzamos a la que le diría es la aventiura y la bendición más linda que no ha dado Dios.

-Y en tu rol de padre, ¿qué es lo que más disfrutas?
Pues que dependan de mí. Me gusta saber que “necesito esto”, y que como papá puedo hacer, ejecutar y cumplir cada deseo de ellos.

-¿Y cómo esposo?
Cumplir. Creo que es lo mismo de los detalles. Que la gente se sienta complacida al lado mío. Que Verónica sepa que yo puedo ser la persona que siempre está ahí.

-¿Qué cosas te atraen de una mujer?
Físicamente, voy por las piernas y las pompas. En lo personal, el sentido del humor es un atractivo que no te puedes imaginar, hasta el punto que le cambia el físico a una persona. Veo a una mujer más linda si es agradable y simpática, pero si es amargada la veo más fea.

-¿Y cómo haces para mantener viva tu relación de pareja?
Yo creo que Dios me puso un microchip en la cabeza con 500 mg de pasión. En una relación es muy importante el detalle, la comunicación. En un matrimonio, corto o largo, siempre vas a tener inquietudes, peleas y discusiones; pero tienes que tratar de rescatar los momentos con tu pareja, porque las cosas tienden a desaparecer o disolverse, si no le prestas atención.

-¿Estás preparando algo musical en este momento?
Estoy trabajando con Chayanne y le he preparado un par de temas de su disco. También lo estoy haciendo para alguien más, pero todavía no puedo decir quién es.

-En los últimos años te has dedicado a actuar y colaborar en discos de otros artistas, ¿te ha faltado tiempo para tu propia producción o te interesa más trabajar como compositor y productor de otros cantantes?
No tengo una respuesta. Yo estoy inquieto por sacar otro disco, pero me encantaría que el mercado estuviese más estable. Es muy triste que uno ponga tanta energía en un proyecto y no dé el fruto de tu trabajo. En Latinoamérica el mercado discográfico es nulo, todo es pirata prácticamente, y en los Estados Unidos se ha lastimado de una manera increíble. Inviertes demasiado en una producción y depende de mucha gente que tu disco tenga éxito.

-Pero, ¿tienes algún disco en mente?
Siempre tengo un disco listo, pero pasado un tiempo, siento que ha perdido actualidad, y tengo que ponerme a rescatar y actualizar lo viajo, y escribo cosas nuevas.

-¿Dónde vives normalmente?
Mi base siempre es Miami, pero tengo un apartamento en Los Ángeles para la temporada de los programas pilotos, que es en febrero, marzo y principios de abril.

-Eres de los pocos artistas que se salvan de escándalos, ¿cuál ha sido tu fórmula?
Ignorarlos. Trato de mantener mi vida lo más privada posible. Entiendo que el público a veces exige un poquito más y es porque te quiere. Pero, lo mío es el trabajo y es por lo que deseo ser reconocido, no por lo que pasó, si bauticé al niño o no... Cualquiera de estas cosas para mí son irrelevantes comparadas con lo que puedo dar como artista, y a eso sí me debo y me entrego cien por cien. Cuando las personas inventan algo, ellas solitas se desmienten y al final se quedan hablando solas.

-¿Tienes alguna rutina?
Soy un tipo antirrutina. Si los días empiezan a verse monótonos, salgo corriendo a hacer algo.

-¿Quiénes son tus actores favoritos?
Admiro a mucha gente: Daniel Day-Lewis, Anthony Hopkins, Emma Thompson, Meryl Streep, ...

-¿Y cuál es tu cantante favorito?
Creo que en estos días quien más me gusta es Luis Fonsi, además, lo quiero mucho como persona.

-¿Mantienes amigos de toda la vida o tus amigos son circunstanciales?
No soy de muchos amigos. No quiero sonar egoísta, pero estoy tan concentrado en mi carrera, en mi familia, en los niños, que sé que no soy un buen amigo para los que potencialmente podrían ser buenos amigos. Soy demasiado reservado, y uno tiene amigos para compartir inquietudes, cosas que te molestan, y yo no puedo por lo tanto, al no ser tan abierto, a lo mejor no soy fácil de descifrar, y ese tipo de persona no hace muchas amistades. Tampoco estoy solo, tengo mucha gente que quiero y me quiere. Mi hermano es mi mejor amigo y Verónica, mi mejor amiga.

-¿Cuál es tu comida favorita?
Comida caribeña, la nuestra: arroz, frijoles, habichuelas coloradas, comida boricua y cubana.

-¿Y tu hobby favorito?
Water sports, salir en el bote, pescar. También me gusta salir en la moto. El jueves por la noche, cuando estoy por Miami, voy con mis amigos de un lugar a otro.

Maritza Rodríguez


Maritza Rodríguez, con su elegancia y su versatilidad como actriz, se ha destacado en varios importantes proyectos como ‘Pecados Ajenos’, ‘Amantes del Desierto’ y más recientemente con su recordado antagónico en ‘El Rostro de Analía’. Ahora, Maritza nos sorprende en ‘Perro Amor’, con su personaje divertido y antagónico de Camila.

A Maritza Rodríguez su elegancia, belleza y versatilidad la ha llevado a ser una de las divas más cotizadas de la pantalla chica y de las más exitosas de la cadena Telemundo. Con su trabajo se considera exigente y difícil, pues como buena virgo, le gusta la perfección. Trece años de carrera son testigos de su exitosa historia como modelo, presentadora y actriz.

En esta historia interpreta a Camila, una mujer sensual, ambiciosa, amante de los riesgos y las aventuras. Junto con su primo Antonio Brando (Carlos Ponce), planean toda clase de conquistas oscuras, propuestas eróticas. Entre ellos la única regla que vale es no enamorarse de sus conquistas.

-¿Cómo definirías a tu personaje de ‘Perro Amor’?
Camila Brando es una mala divertida. A mí me encanta entregarme a un personaje y disfrutarlo mucho, claro, el tener la oportunidad de interpretar un personaje nuevo y que pueda ser diferente al anterior es lo más excitante al crearlo y vivirlo. Este es completamente opuesto al anterior y me encanta mucho la frescura que le estoy regalando. Uno tiene que ponerle un toque personal y ese es un sello inigualable. Yo siempre digo que el talento Dios me lo da y el actúa a través de mi. Camila es una mala totalmente diferente, no tiene esa carga dramática; es una mala muy picarona, juguetona, es manipuladora pero más divertida, siempre la verán muy suelta, muy sonriente.

-¿Qué matices tiene este personaje?
Camila tiene muchos matices para jugar como actor. Es una mujer que se burla, se divierte, juega con los demás. Incluso no se da cuenta que juega con ella misma, cuando lo hace, se encuentra peor en el juego que a todos los que implicó. Es impulsiva, en un segundo tiene un plan b, c y hasta z, constantemente irónica. El dinero le trastorna un poco, pero el juego del amor es su arma de doble filo, que al final va a resultar clavándose ella misma.

-¿Y cómo definirías la relación que tiene tu personaje con su primo Antonio (Carlos Ponce)?
Tienen un pacto entre ellos que es que ninguno se puede enamorar de sus conquistas; les encantan las apuestas, el peligro los excita, tras una apuesta, se dan una 'revolcada', juegan mucho los primos. Camila es la compañera de Antonio en todos los sentidos, ella tiene el control, le consigue las chicas como garantía para no perderlo, va a llegar un momento en que se dará cuenta que está enamorada de él y no lo puede aceptar.

-¿Cómo te preparas para las escenas de amor con Carlos para que parezcan tan reales?
Es increíble porque parecen muy reales (risas). Todo se debe a la química que hemos podido lograr ambos como pareja de trabajo. Simplemente la esencia de la telenovela es la naturalidad, por lo que me dije que tenía que ser un personaje muy orgánico, fresco, quitarme la pena y la vergüenza para poderlo trasmitir real. Aunque, no es fácil estar en calzones frente a tanta gente dando parlamentos largos y escenas cohibidas. Hay que prepararse psicológicamente. Hubo que romper ese pudor actoral porque me da pena que me vean en calzones. Sin temor a ataduras, a complejos, tienes que olvidarte de que estas desnuda, no puedes perder la energía que logras poner al personaje; contenta, alegre y manejando esa dinámica. Nada de eso me podía afectar porque los dos teníamos que terminar con soltura y comunicación.

-¿Y cómo es la experiencia de trabajar con Carlos?
Es una persona maravillosa, súper alegre, todo el tiempo está cantando, echando chistes, es muy relajante, por lo que hay una confianza de inmediato.

-¿Qué te cautivó para aceptar el papel de Camila?
Me llamó mucho la atención porque es una historia genial, súper divertida y me encantó. Es una telenovela fresca, sincera, con una mezcla de comedia, era jugar con otro tipo de villana, una oportunidad diferente. No llevaba la carga dramática, fuerte, de las villanas que había interpretado anteriormente.

-¿En qué te pareces a Camila?
No me parezco mucho, porque no me gusta jugar con los sentimientos de las personas. Camila es muy canalla, egoísta, manipula a todos a su antojo y sin importarles si sufren o no. A ella no le importa los sentimientos de Antonio, juega con él al igual que con su marido. Ese egoísmo permanece en ella y ese sentimiento me aleja completa y absolutamente de Maritza. Me gusta siempre ponerme en los zapatos de los demás, porque es la ley de la vida. Como ser humano tienes que aprender a corregir, no hacer lo que no te gusta te hagan. Eso nos aleja a cada una.

-¿Cómo eres a la hora de actuar?
Soy supremamente exigente, muy complicada en mis cosas. Tengo que leerme todo el libreto, estudiar las escenas detenidamente. Me gusta que todo me salga perfecto, muy cuadradito.

-¿Trabajar te relaja?
Sí, me siento completa cuando estoy trabajando.

-¿Cuáles han sido los obstáculos en tu carrera?
Un actor me dijo "a ti te van a seguir contratando siempre por bonita, porque por actriz no". A mí eso me dolió mucho. Eso me dio pie para tomar este asunto con seriedad y por eso le puse punto final al modelaje y me fui. Ese hecho partió en dos el inicio de mi carrera como actriz.

-Ahora eres una especie de empresaria y maestra...
Yo le trabajo mucho a mis agencias de modelaje y actuación en Colombia. Sigo en la lucha de no desligarme de Colombia porque es mi país. No quiero que me olviden, ni los quiero olvidar y obviamente me liga mi familia, la Compañía, crear nuevos talentos en la moda y la actuación.

-¿Cuál es el motivo de tu éxito en Estados Unidos?
Trabajo con la verdad, yo creo que el tesón que le pongo a mi trabajo habla por sí solo, es muy difícil hablar de uno y ponerse en un lugar porque se peca de petulante, pero creo que es porque he sido una muy buena trabajadora, y le he dado vida a personajes que la gente aprecia.

-¿Qué papel te falta hacer?
Soy muy ambiciosa, no soy conformista, aunque acepto las cosas que llegan. Siento que un protagónico me hace falta, romper un poco con las villanas, hacer cine, quiero seguir haciendo carrera afuera. Y algo que voy a lograr, ya estoy en camino, es tener una línea de Maritza Rodríguez de cosméticos y belleza, quiero que sea un producto colombiano.

-¿Estas conciente que derrochas sensualidad?
No, fíjate que no. La televisión es toda una mentira. En ella me veo un mujerón, con un cuerpazo, la más sexy. Consciente de ese cuerpo y como lo vendo. Pero en mi vida normal, yo digo que tengo las piernas flacas, no tengo el abdomen ni los senos que me gustarían y además soy muy blanca. Tengo que broncearme para salir con buen color. Es increíble la televisión. Soy tranquila, me gusta sentirme cómoda pero sin intención de provocar. A veces mi esposo me dice que cualquiera que me ve se cree que soy así (risas).

-No es habitual verte en ropa interior y ahora en ‘Perro Amor’ sales habitualmente muy sexy, ¿te gusta salir en pantalla así?
Pues hasta hace poco no. Me sentía incómoda con mi cuerpo, tenía complejo de flaca. Sobre todo porque en Barranquilla, mi ciudad, las mujeres están más rellenitas, tienen más curvas y lucen moreno. Y yo siempre he sido muy delgada y blanca.

-¿Te gusta la ropa tan sensual que vistes en la novela?
Fue muy hablada con la chica de vestuario. Esa manera de vestir complementa su personalidad. Esa frescura, ligereza, me gusta. Los colores un poco irreverente, arriesgada como ella, quien disfruta del peligro. Se redondea un poco el personaje dentro y fuera.

-¿Tienes proyectos de cine en mente?
Sí, creo que a cualquier actor le gusta hacer cine, teatro, comedia, televisión. Lo tengo en mente, pero gracias a Dios he tenido trabajo constantemente y eso es lo que importa. Me gustaría hacer la vida de Rita Hayworth. Es una locura, pero bueno.

-¿Cuántos años llevas de casada?
Cumplimos cinco este año.

-¿Tu esposo no se pone celoso con las escenas con Carlos?
No, no. Bueno te digo la verdad, él trata de no verlas. Pero él sabe con la mujer que se casó y los sentimientos que tenemos. Tratamos siempre de cuidar el amor que sentimos.

-¿Qué locuras harías por amor?
Muchas, cualquier cosa que hagas por amor es valida. Mientras puedas mantenerlo vivo y alimentarlo diariamente, uno tiene la licencia para hacer lo que sea, en todas épocas se ha hecho. Lo que sucede es que en esta etapa son más concentradas, más lindas y no tan arriesgadas.

-¿Qué es lo que más que te atrajo de tu esposo?
El respeto que me ha dado como mujer. Me derrito, siempre me ha dado mi lugar, eso habla mucho de un hombre, ese comportamiento. Es todo un caballero, detallista, muy especial y tiene esa parte feminista que deberían tener todos los hombres. Detalle tan simple que de repente te levantes y tu esposo te haya cocinado. Que trabajes todo el día y él no solamente piense en si mismo, sino también en ti.

-¿Cómo eres como esposa?
Una mujer que me encanta darle su lugar, que se sienta libre, autónomo, que se considere individual, que no piense que le estoy robando todo eso, que soy su compañera de vida. Siempre trato de cuidarlo, atenderlo y me fascina cocinarle. Algo que nunca hemos discutido; es que estamos en la misma onda. Te cuento un detalle muy particular que me encanta. Él espera que tendamos la cama juntitos, eso me derrite, igual yo lo hago. Esos detalles bonitos. Se va de viajes y cuando regresa le tengo todo lo que le gusta. El fin de semana es suyo. No sólo es recibir sino que sienta que le estoy dando. Vigilamos siempre la relación.

-Si pudieras cambiar algo de tu pasado, ¿qué cambiarías?
Creo que nada, la verdad. Gracias a Dios que fui la chica que fui porque por eso es lo que me hace ser la persona que soy. De repente me hubiera gustado estudiar ballet.

-¿Qué prefieres: hacer personajes de villana o de buena?
Me encantan los dos, me fascinan. Disfruto los dos.

-¿Qué es lo que más extrañas de tu natal Colombia?
Mi familia y la comida de mi mamá. Soy muy consentida. Por ejemplo, cuando me enfermo, extraño mucho la aguapanela de limón, que es muy popular allá. También el ambiente de la Costa Atlántica, que es lo máximo.

-¿Te ha influenciado alguna actriz en tu carrera?
Me gustan muchas y respeto el trabajo de mucha gente, pero creo que Lucía Méndez. Allá en Colombia veía sus telenovelas y me gusta mucho como actúa, como canta. Creo que es muy completa.

-¿Con qué actor te ha gustado más trabajar?
Con todos, pero creo que con Víctor Noriega (en ‘Ángel rebelde’) porque es un chico muy disciplinado, me cuidaba mucho y se preocupaba mucho por mí. Tuvimos buena química.

-¿Te has hecho alguna cirugía plástica?
Sí, hace ya un tiempo que me hice la nariz.

-¿Qué parte de tu cuerpo no te gusta?
Mis pies. Son muy feos. Tengo un dedito doblado y cada vez que me voy a arreglar las uñas, tienen que separarlos bien porque se sube encima del otro.

-¿Y lo que más te gusta?
Mis ojos.

-¿Tienes alguna fobia?
Sí, a las cucarachas.

-¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estas trabajando?
Ponerme una gorra, e irme con mi esposo Joshua y mi perro en la bici.

-¿Dónde te gustaría viajar?
Me moriría por ir a Italia; y uno que es soñado es Praga.