..:GACETA, DULCE PARAÍSO 075:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Número 075):


SUMARIO
(del 15 al 28 de marzo de 2010):

NOTICIAS:
  • Elizabeth Gutiérrez y Scarlet Ortiz son madres de unas hermosas niñas.
  • Teresa Gutiérrez fallece a los 81 años.
  • Kate del Castillo será 'La Reina del Sur'.
  • Juan Pablo Raba no quiere quedarse de galán.
  • Carla Giraldo se convierte en musulmana.
  • Sebastián Zurita y Angeline Boyer son novios.
  • Diego Bertie interpreta a un gay.
  • Margarita Ortega se siente plena.
  • Víctor Mallarino, actor y también director.


ENTREVISTAS:

  • Mauricio Islas.
  • Ivonne Montero.


TELENOVELAS:

  • ¿Dónde está Elisa?
  • Yo no te pido la luna.
  • La Loba.


RESÚMENES:

  • El Clon.
  • ¿Dónde está Elisa?
  • Perro Amor.
  • Bella Calamidades.
  • La Bella Ceci y El Imprudente.
  • Gabriela, giros del destino.
  • Las Muñecas de la Mafia (FIN).
  • Yo no te pido la luna.
  • Rosario Tijeras.
  • Amor sincero.
  • Pandillas, Guerra y Paz II.
  • Las Detectivas y El Víctor.
  • Amor en custodia.



Encuesta: ¿Qué versión te gusta más de 'Dónde está Elisa'?

  1. La estadounidense, Telemundo (con el 65%).
  2. La chilena, TVN (con el 35%).

. . : NOTICIAS : . .

Elizabeth Gutiérrez y Scarlet Ortiz son madres de unas hermosas niñas



Elizabeth Gutiérrez y Scarlet Ortiz son madres de unas hermosas niñas

Elizabeth Gutiérrez dio a luz a una hermosa niña en Miami el 6 de marzo y, días después, el 9 de marzo, nacía la hija de la también actriz Scarlet Ortiz.

La actriz Elizabeth Gutiérrez dio a luz a una preciosa niña, el 6 de marzo a las 12:50 h., en la ciudad de Miami, según confirmó la Agencia de Representación de la actriz. Y al parecer, la pareja llamará a su hija: Kailey, que nació de parto natural. La hija de Elizabeth Gutiérrez es fruto del amor con el actor cubano William Levy, que conforman una de las parejas más asediadas de la prensa internacional. Ambos actores se encuentran muy contentos con la llegada de la niña, pues ya la pareja tiene un hijo varón de 3 años de edad llamado Christopher, que consiente a su hermanita en todo y la está dando besos continuamente, según contó William Levy. Asimismo, aprovechan la oportunidad para agradecer a sus fans y a los medios de comunicación por todos sus buenos deseos y por estar pendientes del desarrollo del embarazo de la actriz y nacimiento de la bebe.

Y el 9 de marzo, nacía la hija de Scarlet Ortiz y Yul Burkle. Nació en Miami la hija de la pareja de actores; y se llamará Bárbara Briana y su madrina será Gaby Espino, y padrino será el escritor de telenovelas Alberto Gómez. Están que no caben de la dicha, pues la cigüeña llegó a su hogar y trajo consigo a la primera hija de ambos, quien igual que la mamá, se encuentra en perfecto estado. En el momento del parto, estaba su novio, quien hace unos meses aseguró que estaba loco de la emoción de debutar como papá.

Teresa Gutiérrez fallece a los 81 años


Falleció la actriz Teresa Gutiérrez, a los 81 años de edad. Una de las mujeres más importantes de la televisión colombiana. Murió el martes 9 de marzo de 2010 a las 2:20 de la tarde, en Bogotá (Colombia).

De la manera más tranquila y cumpliendo todo lo que quiso, falleció la actriz Teresa Gutiérrez. Estaba acompañada por su nieta, la también actriz Majida Issa, en su casa de Bogotá. A los 81 años y sin quejarse de nada, la actriz sólo le dijo a su nieta que se quería recostar y así lo hizo. Luego, se levantó y le dijo que se quería sentar. Se recostó en el hombro de ella y se quedó dormida, pero para siempre.

Teresa Gutiérrez nació en Bogotá (Colombia) el 25 de octubre de 1928, pero los colombianos la conocieron cuando ella tenía seis años, pues hizo parte de la serie de radio: ‘El doctor X’. Desde entonces su voz ronca y pausada conquistó a los radioescuchas, quienes fueron testigos del éxito que la convirtió en diva y estrella.

"Hubo un sentimiento de dualidad. Entre tristeza por su muerte y de tranquilidad porque se había ido feliz. Así que le empecé a hablar y le agradecí todo lo que me había enseñando y había hecho por mí. Sólo quería que no sintiera mi tristeza sino que se fuera tranquila", contó su nieta Majida Issa (a la que hemos visto en ‘La quiero a morir’, ‘El Cartel’ y ‘Niños ricos, pobres padres’).

"Ella siempre fue una mujer muy fuerte, nunca se quejó de nada. Obviamente, nos tomó por sorpresa su muerte", expresó Ylia, hija de la actriz.

Por su parte, su hijo, Miguel Varoni, viajó desde Miami, donde trabaja con su esposa, para llegar a Bogotá. "Miguel le pide al público y a los medios de comunicación mucha comprensión en este difícil momento por el que está atravesando. Asimismo agradece todos los mensajes y oraciones que nos están haciendo llegar de todas partes del mundo", aseguró a través de un comunicado Oswaldo Pisfil, publirrelacionista de Varoni.

Miguel Varoni viajó de inmediato con su esposa Catherine Siachoque a Colombia. Y unas de las primeras declaraciones de Miguel fueron estas: “Mi mamá fue una mujer que supo vivir y que supo morir”.

El actor aseguró que la vida de su mamá fue plena, que disfrutó todo lo que quiso y no se cohibió. "Que linda la vida de mi mamá, una mujer que la vivió toda, plena. Se fumó lo que se tenía que fumar, se tomó lo que se tenía que tomar, bailó lo que tenía que bailar y tuvo los novios que tuvo que tener", dijo Varoni al recordar a su madre, Teresa Gutiérrez. Además, Varoni afirmó que aún se encuentra en shock por la noticia, pero que le da tranquilidad recordar la buena vida de la que disfrutó Teresa.

El último trabajo de Teresa Gutiérrez lo realizó en la telenovela ‘Victorinos’, de Telemundo, luego de una reunión que sostuvieron el propio Varoni, Hugo León Ferrer, vicepresidente de producción de RTI/Telemundo; Gustavo Bolívar, libretista de esa novela, y Ramiro Meneses, el director. Todos acordaron incluirla en el elenco a sabiendas de que la mayor alegría para ella era trabajar.

Teresa Gutiérrez interpretó a Doña Aurora en ‘Victorinos’, una mujer mayor y alegre que quedó en silla de ruedas, después de que su nieto Victorino Gallardo (interpretado por Arap Bethke) la arrojara por las escaleras. Este personaje fue interpretado por su hija María Margarita Giraldo, que después de un transcurso de tiempo en la historia, el personaje fue sucedido por Teresa Gutiérrez, que hizo de madre de Silvia de Dios y abuela de Ximena Duque. Además, su personaje era una mujer moderna que, a pesar de sus años, se echó novio por Internet y ese fue interpretado por Miguel Varoni, su hijo. Y al final, Doña Aurora se fue viajando con otro novio que se echó, recorriendo el mundo en una moto.

"Era la forma en que se sentía feliz, siempre dijo que quería pasar sus últimos años trabajando y así lo hizo", dijo su hija, Ylia Belloto.

El miércoles 10 de marzo se llevó a cabo sus honras fúnebres en la Funeraria Gaviria de la calle 98, en el norte de Bogotá (Colombia) y, por petición de ella, su cuerpo será cremado y sus cenizas serán llevadas hasta Nueva York para dejarlas en la Estatua de la libertad. "Ese fue su último deseo y así se hará. Significa quedar en libertad para siempre", contó su nieta.

Más de siete décadas en pantalla. La televisión, las cartas y el cigarrillo eran las grandes pasiones de Teresa Gutiérrez. Podía pasar horas enteras y casi hasta la madrugada jugando solitario. Se entretenía viendo televisión, sobre todo telenovelas, y durante muchos años se alcanzó a fumar casi dos paquetes diarios. Tanto que en sus entrevistas repetía que ni se tomaba la molestia de dejarlo porque le gustaba mucho. Pero hace diez meses, lo suspendió. Se armó de voluntad y lo dejó. "Se dio cuenta de que así respiraba mejor", dice Issa.

Su fuerte carácter y su risa estruendosa eran sus características más marcadas. Alí Humar, con quien trabajó en 'La abuela', dice que era una mujer de risa contagiosa y de una disciplina férrea. "Pese a su carácter fuerte, era una mujer muy bondadosa. Y su disciplina era algo que la caracterizaba de verdad", cuenta.

Para Meneses, quien la dirigió en ‘Victorinos’, el humor negro era lo mejor que tenía. "Su chispa era impresionante y salía con unos apuntes únicos. Si no le parecía alguna observación simplemente decía 'yo no hago eso y ya'", señala.

No era modesta al decir que su talento, su disciplina, entrega y el entender la actuación como una profesión eran las claves para estar vigente siempre. Apareció en pantalla desde el mismo día en que se inauguró la televisión, en 1954, y trabajó en ella hasta el año pasado.

Sus inicios se produjeron tras contactar a Bernardo Romero Lozano, director del Teleteatro (primeros dramatizados que se hicieron, en vivo y en directo), para comenzar en ‘Su primer cliente’, una adaptación de Charles Dickens. "Lo recuerdo con enorme cariño, porque fue mi primer papel. Éramos autodidactas, no teníamos de quién aprender y me produjo un susto espantoso cuando vi de frente esa cámara con el botoncito colorado que se encendía. Casi me muero del susto", contaba la actriz, años atrás.

Su papel inolvidable fue el de Brígida Paredes, en ‘La abuela’, la telenovela que arrasó con la sintonía a finales de los setenta. Su extensa carrera le deparó galardones como el premio Orquídeas por su personaje de la Tía Peluca en 'Pecados capitales' y como Mujer Internacional, por la buena imagen que le dio al país. En 1995, recibió el premio Simón Bolívar Vida y Obra, la misma categoría en la que fue reconocida en los Premios TVyNovelas.

Se casó dos veces y es madre de cuatro hijos. Su primer esposo fue el cantante Alberto Granados, de quien le quedaron sus hijos María Margarita, también actriz, y Luis Alberto, administrador de empresas. Luego, se enamoró de Américo Bellotto y se fue a vivir a Argentina. De la unión, nacieron Ylia y el menor de sus hijos, Miguel Varoni. Esa fue la única vez que Gutiérrez abandonó la actuación. Se fue a vivir a Argentina por amor, y su familia dejó de hablarle. Se convirtió entonces en ama de casa y vivió feliz, pero un accidente acabó con el matrimonio y se regresó a Colombia para hacer lo que sabía: actuar.

Volvió a la pantalla con 'Caminos de gloria', protagonizada por María Cecilia Botero y Mauricio Figueroa. De ahí en adelante, estuvo en decenas de producciones en las que casi siempre su carácter de mujer fuerte hacía de las suyas. "Actuar es lo único que necesito para sentirme viva", decía.

"Siempre fue una mujer vital. Nunca se vio enferma. Incluso Miguel Varoni me dijo en una oportunidad que con el cumpleaños número 80 su mamá se había vuelto vieja porque fue ahí cuando le empezaron las dolencias, pero aun así, ella se veía siempre fuerte", dice Meneses.

Su nieta Majida Issa le alcahueteó todo, siempre le decía que estaba haciendo las cosas bien. "Creo que me adoraba, pues cada vez que me veía por televisión me decía, 'digna nieta mía' y se reía".

Una vida llena de trabajo. Recorrer los nombres de las producciones en las que actuó Teresa Gutiérrez es como recordar la historia completa de las telenovelas colombianas: ‘La marquesa de Yolombó’, ‘La abuela’, ‘Tuyo es mi corazón’, ‘El hijo de Ruth’, ‘Lola Calamidades’, ‘Calamar’, ‘Por qué mataron a Betty’, ‘Sangre de lobos’, ‘La maldición del paraíso’, ‘Señora Isabel’, ‘Leche’, ‘La Madre’, ‘Julius’, ‘La Guerra de las Rosas’, ‘Candela’, ‘El Inútil’, ‘Pedro El Escamoso’, ‘Maria Madrugada’, ‘Dora, la celadora’, ‘Los reyes’, ‘Novia para dos’, ‘Zorro: La Espada y La Rosa’ y ‘Victorinos’, entre otras.

Además, en el cine, participó en ‘La abuela’, ‘El niño y el Papa’, ‘Dios los junta y ellos se separan’, además de las más recientes, como ‘Satanás’ y ‘Muertos de susto’. También se recuerda su participación en videos musicales como ‘Luna nueva’, de Carlos Vives. Fueron muchos los personajes con los que la fallecida actriz se ganó el respeto y el amor del público.


Teresa Gutiérrez actuando:





Teresa Gutiérrez y sus cambios
físicos en las producciones
que trabajó:



Teresa Gutiérrez en 'Victorinos',
su último trabajo:


Kate del Castillo será ‘La Reina del Sur’


Telemundo anunció la contratación de la talentosa actriz Kate del Castillo para protagonizar ‘La Reina del Sur’, producción original de la cadena que empieza grabación este verano, basada en el libro del aclamado autor Arturo Pérez-Reverte. El anuncio se realizó el miércoles 10 de marzo de 2010 desde los Estudios de Telemundo en Miami, Florida.

‘La Reina del Sur’ es una adaptación de la novela del autor español Arturo Pérez-Reverte, cuyas obras han sido traducidas a 19 idiomas y distribuidas en 30 países. Pérez-Reverte también escribió ‘La Novena Puerta’, película protagonizada por Johnny Depp y dirigida por Roman Polanski.

Del Castillo, dará vida a la fascinante protagonista de esta historia, Teresa Mendoza, una mujer quien se ve obligada a transformarse de una joven inocente a una poderosa mujer capaz de sobrevivir en el peligroso mundo del narcotráfico.

"Interpretar a Teresa Mendoza es un sueño hecho realidad porque es un personaje que llevo varios años persiguiendo. Es un reto actoral enorme ya que es un personaje que pasa de ser una chica de provincia a ser la mujer más poderosa del narcotráfico en Europa”, comentó Del Castillo. “Un personaje dibujado con la maestría de Arturo Pérez-Reverte es una oportunidad interpretativa única. Agradezco a Telemundo la oportunidad que me ha dado para protagonizar ‘La Reina del Sur’”, finalizó la actriz.

En una entrevista con María Celeste en el programa ‘Al Rojo Vivo’, la actriz Kate del Castillo comentó cómo fue su primer acercamiento con Telemundo. “Hablé con mi amigo Joshua Mintz (vicepresidente de Desarrollo de Talento, de Telemundo) y me habló sobre el proyecto y yo le dije, pues no se hable más, yo soy La Reina del Sur”, comentó la actriz.

Aunque es un personaje ficticio, el que interpretará Kate; en realidad la historia y el personaje se basó en la vida real de Sandra Ávila Beltrán, también conocida por “La Reina del Pacífico”, quien está pagando varios años de cárcel por crear una sofisticada red de drogas y lavado de dinero. Esta mujer fue detenida por la policía en México, en el 2007. A lo que Kate respondió: “creo que ahorita las mujeres en todas partes somos muy fuertes y nos toman más en cuenta. Y este personaje es bellísimo por eso mismo”.

A diferencia de “La Reina del Pacífico”, que nació en una dinastía de criminales, en una familia dedicada al crimen; Teresa Mendona empezará como una joven buena, que por situaciones de la vida se corrompe y se ve obligada a entrar al mundo de tráfico de drogas. “Eso es lo que le hace fascinante. Son varias etapas de la vida de Teresa Mendoza, que la vida y las circunstancias la han llevado a ser la reina del narcotráfico en Europa, que va sobreviviendo poco a poco a todos los obstáculos que la ponen en el camino para poder protegerse de ese mundo. Y es algo muy atractivo para mí, el poder hacer esa transformación en el personaje”, cuenta Del Castillo.

“Me encanta también el personaje por la acción. Ya que creo que me divertiré mucho en las grabaciones, por las persecuciones en lancha, en motocicletas. Además, insisto en que esto no es una telenovela típica. Lo encasillaría más en el género de serie”, comenta Kate, que confiesa que aún están buscando al reparto de la ‘La Reina del Sur’.

A finales de julio comienza a grabarse el proyecto de Telemundo por varios países. “Vamos a estar en Colombia, Estados Unidos, España y probablemente en México”.

Kate tendrá a varios galanes en esta adaptación de la novela del autor español Arturo Pérez-Reverte. Pero, en la vida real no se olvida de su esposo Aaron Díaz, del que estará separada por un tiempo por las grabaciones de esta serie, a lo que Kate contesta: “Esa es parte de la sal y la pimienta de las relaciones. Y creo que los dos nos alcanzaremos en dónde estemos el uno y el otro, siempre y cuando nuestro trabajo nos lo permita”.

La multifacética actriz Kate Del Castillo se ha destacado a nivel internacional gracias a sus exitosos protagónicos en la televisión, cine y teatro. Recientemente, Del Castillo se dio a conocer con el público estadounidense gracias a su papel protagónico en la película ‘Under The Same Moon’ y sus actuaciones especiales en la popular serie televisiva ‘Weeds’. Esta gran actriz se lanzó al estrellato en 1991 al protagonizar ‘Muchachitas’, en el papel de Leticia y luego en aclamadas novelas como ‘La Mentira’, ‘El derecho de nacer’ y ‘Bajo la misma piel’. Sus créditos cinematográficos incluyen ‘Julia’, ‘American Visa’, ‘Bordertown’, ‘Bad Guys’, ‘La ciudad del silencio’, ‘El clavel negro’ y ‘La misma luna’; mientras que en el teatro se ha destacado en la obra ‘Cartas de amor’, junto al reconocido actor argentino Saúl Lisazo.

Juan Pablo Raba no quiere quedarse de galán


Juan Pablo Raba tiene claro que no quiere quedarse de galán, de protagonista de novela, tal y como los televidentes le han visto en los últimos años. El actor, que adelantó gran parte de su carrera en Venezuela, donde es todo un ídolo entre las mujeres, se está preparando para ser productor, para asumir retos no frente a cámaras, sino detrás de ellas.

Nacido en Colombia en 1977, pero criado en España, Juan Pablo Raba comenzó a triunfar después de varios papeles protagónicos en Venezuela, con ‘Mi Gorda Bella’, ‘Viva la Pepa’ y ‘La niña de mis ojos’, entre otros. El actor que se transformó en Pirulito en ‘El Cartel’, protagoniza ahora ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’ y es uno de los villanos en 'El Clon', dos personajes opuestos en carácter. Por estos días, entre las grabaciones y las promociones de las nuevas novelas, a Raba le queda poco tiempo para disfrutar de su mayor pasión: las artes marciales.

Desde que Juan Pablo Raba empezó en el medio del espectáculo ha tenido una gran preparación y una gran carrera. En Venezuela trabajó en producciones exitosas y en Colombia ha logrado ser un gran profesional por los personajes que ha interpretado.

-¿Cómo es tu participación en ‘El Clon’?
Mi personaje es Said. Es un rol antagónico, donde me toca hacerles la vida imposibles a los protagonistas. Es un malo con razones, no por gusto, ya que está enamorado profundamente de una mujer, pero ésta lo ignora y por eso él actúa de esa manera.

-¿Cómo recibiste el estreno de ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’?
La campaña de promoción ha sido muy buena en Sony. He recibido llamadas de todas partes de Suramérica y Centroamérica gracias a la expectativa que ha despertado la promoción.

-Personal y profesionalmente, ¿qué representa para ti estar en esta serie?
La gran satisfacción fue haber sido los primeros, los pioneros en hacer una serie de estas características en Latinoamérica. Me llena de orgullo que Sony haya escogido a Colombia, a Laberinto Producciones y a nosotros para hacer un producto tan global y de tanta calidad. Es un gran orgullo y ojala a la gente le guste.

-¿Cómo te has sentido de ser parte de este proyecto de Sony?
Es mucho lo que están invirtiendo en Latinoamérica, es una experiencia emocionante que una empresa como Sony esté realmente tomándose el tiempo y la dedicación para hacer una serie que quiere que triunfe en Latinoamérica, es un gran riesgo, es un proyecto completamente nuevo, es algo que nunca se ha hecho, entonces pues estamos todos como a la expectativa de ver que si al público le pueda gustar o no. Por el trabajo si te digo que tuve que aprender a trabajar de una forma un poco diferente porque es una forma distinta de hacer televisión a lo que estamos acostumbrados a hacer aquí en Latinoamérica; es muy emocionante poder trabajar con cámaras de alta definición, con óptica de cine, por lo tanto el proyecto tiene un cinemático; pudimos trabajar con directores de cine, con Henry Rivero de Venezuela, con Carlos Moreno de Colombia, Juan Felipe Orozco de Colombia también (todos con buena experiencia y muy buenas películas abordo), y además tuvimos tiempo para hacerlo, porque a veces en la televisión latinoamericana justamente lo que no tenemos es tiempo, entonces podríamos rodar tres semanas y opinar sobre la producción, ver los libretos, opinar sobre nuestros personajes, hacer ensayos, y eso cambia completamente el ritmo de trabajo definitivamente.

-¿Y cómo te has sentido haciendo esta comedia?
La verdad es que ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’ no es una comedia como tal, sino que más bien parece una “dramedia” (una mezcla de géneros). Es la primera vez que participo en un proyecto de estas características y me sentí muy cómodo. La serie es un chiste; se comenta que las feministas van a estar en desacuerdo y siempre he contestado que las mujeres se hacen las brutas para conseguir muchas cosas, para mí las mujeres son muy inteligentes y no hay mujeres brutas.

-¿Cómo construiste al personaje de Pirulito, en ‘El Cartel’?
Yo traté de ir a hablar directamente con el personaje, Juan Carlos Abadía, y me lo prohibieron a través de un amigo que trabajaba en el Ministerio a quien le pedí que me hiciera la vuelta y me lo prohibieron rotundamente. Entonces después charlamos con el Director y llegamos a la conclusión de que no queríamos hacer un calco del personaje, sino más bien una interpretación. Yo conocí a varios familiares del personaje con los que hablé mucho sobre él y lo que hice sobre todo fue en primer lugar hacer una transformación física para representarlo, ya que es una persona muy dedicada a su cuerpo y con gran culto al físico y después todo lo que salió fue más de los libretos, no era un calco del personaje, era Pirulito, yo creo un personaje Pirulito sin pretensiones ni ánimos de que fuera parecido al de la vida real.

-Viviste durante varios años en España, ¿qué extrañas de allí?
A mi hermana, mi sobrino, mis amigos, la comida y las estaciones.

-¿Cómo fue la experiencia de comenzar como protagonista de telenovela?
‘La Reina de Queens’ fue algo complicado por cuestiones burocráticas, estaban apenas empezando las programadoras que eran Caracol y RCN, estaban recién empezando con sus canales, entonces había muchos cambios de directivas y gente que manejaba los proyectos. ‘La Reina de Queens’ fue un proyecto que trataron de hacer durante mucho tiempo, finalmente pudieron sacarla adelante, no tuvo la acogida que esperaban del público, entonces después se iba a convertir en un proyecto un poco pesado para Caracol poder sacarlo adelante. Para mí la experiencia fue muy buena porque pude trabajar con muy buenos actores y pude trabajar con un gran director que es Juan Carlos Villamizar, y compartir con un actor en escenas que es Marlon Moreno, uno de los mejores actores de Colombia y uno de mis grandes amigos hoy en día. Hay experiencias de gente que protagoniza de una y le va buenísimo, hay gente a la que no le va tan bien, yo soy de esos casos, a mí no me fue tan bien, creo que todavía me hacía falta más preparación, porque realmente el tema de ser protagonista es que cargas con mucho peso del proyecto.

-En Venezuela fuiste un ídolo, ¿te gustó ser tan popular?
Tampoco un ídolo (risas). La popularidad tiene más desventajas que ventajas, pero es parte de este trabajo.

-¿Y cómo fue tu experiencia en Venezuela?
‘La Reina de Queens’ no fue lo primero que hice, yo llevaba ya trabajando un tiempo, estaba estudiando actuación en ese momento, cuando arranqué con ‘La Reina de Queens’ ya tenía algo más de un año estudiando y también había hecho algunos trabajos. En cuanto a realizar trabajos en Venezuela te cuento que una manager venezolana que vive en Colombia, Maricela Marulanda, le dijo a mi manager de ese momento que por qué no me llevaba a Venezuela a hacer un casting porque estaban buscando al protagonista para ‘Viva la Pepa’ de Radio Caracas Televisión (RCTV); fui, presenté mi casting y les gustó de una y allí arranqué mi experiencia con Radio Caracas y al principio empecé haciendo una telenovela en Venezuela y terminé haciendo cinco novelas con Radio Caracas.

-‘Mi Gorda Bella’ te dio a conocer a nivel internacional, ¿te ayudó este personaje que interpretaste en Venezuela para abrirte más puertas en Colombia?
Por supuesto, después de ‘Viva la Pepa’ vino ‘La niña de mis ojos’ y, después, ‘Mi Gorda Bella’, que fue un suceso tanto en Venezuela como en varias partes del mundo. Luego, al irme de Venezuela, varios productores en Colombia se vuelven a interesar en mí.

-¿Y podrías hablar en inglés en alguna producción?
Afortunadamente desde pequeño estudié en un colegio americano, así que aprendí a hablar inglés con acento gringo desde que era un niño, entonces esto no representa un problema.

-Cuando llegaste a Venezuela, ¿te exigieron cambiar tu acento?
Sí, pero ha sido cuestión de oído, hay gente a la que se le facilita más, hay gente a la que se le dificulta un poco; hay ciertos acentos que no me quedan tan difíciles, con el venezolano me demoré unas veces. Es aprender las cadencias, la musicalidad de las frases, y después a medida que vas prestando atención y aprendiendo los modismos por supuesto te queda mucho más fácil, nadie me pidió que cambiara el acento pero si me pareció que era un buen detalle para el personaje hablar como un venezolano, ya que si no corríamos el riesgo de que no fuera muy crédulo un policía venezolano con acento colombiano; cuando llegué a Colombia el acento venezolano me salía un poco más marcado, y pues es cuestión de concentrarse y tratar de escuchar cómo uno está hablando.

-¿Volverías a trabajar en Venezuela en este momento, a pesar de los problemas que actualmente vive la televisión en ese país?
Sí, tengo muchas ganas de volver a hacer cine, la verdad es que siempre estamos en conversaciones con RCTV para tratar de volver a trabajar juntos, no se ha dado la oportunidad por tiempo, pero tengo grandes afectos y quiero mucho a ese país.

-¿En qué otro país te gustaría empezar a trabajar?
Me encantaría trabajar en Argentina y en Chile y, si pudiera también trabajar, en Brasil, a pesar de la barrera idiomática sería también muy interesante.

-¿Qué herramientas utilizas para la construcción de tus personajes?
Me gusta mucho trabajar con música y ser específico con algún tipo de música porque me marca un temple interno sin importar lo que está pasando afuera, también utilizo muchas figuras, imágenes, fotografías, veo películas como referencia para ver cómo trabajan grandes actores no con ánimos de copiar nada sino de inspirarme, me inspiran mucho las ciudades; por ejemplo Nueva York al ser la ciudad donde estudié me inspira mucho, sensaciones, comida, ropa, cada personaje tiene una forma diferente de manejarlo y con el tiempo vas aprendiendo como tienes que encarar cada preparación.

-Estudiaste en Nueva York en el ‘Lee Strasberg Theatre & Film Institute’, ¿cómo cambias la perspectiva de un actor colombiano?
El tema con Lee Strasberg es porque realmente yo quería desmenuzar un poquito más lo que era el método, yo estudié en la escuela de Edgardo Román cuyo principio fundamental es el método pero quería conocerlo un poquito más a fondo y por eso fue la decisión de irme a Nueva York a estudiar. Cualquier escuela es buena para el actor, yo creo que los actores somos recopiladores de información y de experiencia sin eminencia, entonces yo diría que la experiencia en la escuela fue muy nutritiva, pero también lo fue vivir en Nueva York. Fue una gran experiencia para mí, fue muy enriquecedora y aprendí mucho sobre la memoria emotiva, sobre la concentración que se requiere en escena, sobre la preparación que debes tener antes de cada escena, sobre la relajación que es muy importante (aprendí a relajarme más), a entrar en escena con la voz y el cuerpo preparado para trabajar.

-¿Cómo ves los derechos legales de los actores en Colombia?
Desafortunadamente tengo que decir que, a pesar de que en Colombia estamos haciendo posiblemente las mejores producciones de Latinoamérica, en ese aspecto de los derechos estamos muy desprotegidos probablemente por una serie de leyes que se firmaron en Colombia hace algunos años. Los actores quedamos completamente desprotegidos, tanto así que constitucionalmente no estamos reconocidos ni siquiera como profesionales, estamos tratando de vivirlo y de luchar para que nuestros derechos sean reconocidos porque realmente es bastante triste la situación de algunos actores, sobretodo cuando llegan a cierta edad en Colombia porque no hay ningún organismo que los proteja o que tenga algún tipo de consideración con ellos.

-¿Cómo reaccionas cuando una de tus admiradoras se sobrepasa?
Depende, a veces me da risa y otras veces me molesta, pero siempre como un caballero.

-¿Cuál es tu mejor arma de seducción?
Que soy muy detallista.

-¿Cómo te gustan las mujeres?
Con sentido del humor, que no se tomen tan en serio las cosas, deportistas, valientes y apasionadas.

-¿Qué no te gusta de ti mismo?
La impaciencia.

-¿Con qué mujer soñabas de pequeño y, ahora, de mayor?
Con Claudia Schiffer, soñaba de pequeño. Y con Paola Turbay sueño ahora.

-Al igual que en ‘El Clon’, ¿te gustaría practicar la bigamia?
No, ya una sola relación es suficiente.

-¿Te ha quedado tiempo para pensar en otros proyectos?
Ando full por estos días con la promoción de ‘Los Caballeros las prefieren Brutas’ y con las grabaciones con RTI de la nueva versión de ‘El Clon’ que está emitiendo Telemundo. Son jornadas muy extensas y agotadoras que no me dan tiempo para pensar en más cosas.

-¿Qué planes profesionales tienes previstos?
Me considero un actor muy inquieto y para mí es importante conocer de producción, de arte, de fotografía. Quiero seguir preparándome y demostrarle al público que realmente soy un actor, que me he preparado y puedo asumir cualquier reto.

Carla Giraldo se convierte en musulmana


Carla Giraldo ahora es musulmana en la telenovela de ‘El Clon’. Para hacer de Latiffa, Carla Giraldo viajó a Marruecos, según dice, "para aprender a pensar en forma decente, como las musulmanas". El Corán, la peregrinación, los vestidos blancos, Alá, la oración son ahora parte de la vida de la sorprendente Carla Giraldo.

Su papel en una nueva novela 'El Clon', la obliga a estar tapada de los pies a la cabeza. 'El Clon' ha hecho milagros. La novela, que se lanzó ya a nivel internacional, en Estados Unidos, no solo convirtió a Girardot en Marruecos, sino que tapó por completo a la actriz Carla Giraldo, conocida por sus sensuales fotografías con poca ropa o sin nada, en revistas para hombres en Colombia.

Además, la actriz acaba de debutar en el cine con la película ‘Infraganti’. En este film que fue dirigido por su ex novio (Juan Camilo Pinzón), Carla tuvo que hacer el sacrificio de despojarse de su belleza para interpretar en la película a Carolina, una joven muy fea.

Su vida va a un ritmo más acelerado de lo normal para una joven de su edad. Y es que a sus 23 años, Carla es sinónimo de escándalo en Colombia. Y lejos de molestarle eso, reconoce que la ha edificado como persona: "He vivido y vivir es bueno. Para mí no hay un impedimento, lo que he hecho lo he hecho por convicción". Nada más terminar con Juan Camilo, la involucraron sentimentalmente con los actores Christopher Uckermann y Arap Bethke, pero ella ahora dice estar sola y sin ningún compromiso.

De la inocente, dulce y tierna Lolita que la dio a conocer en la pantalla chica, quedan muchas cosas arraigadas en la personalidad de Carla Giraldo. Aunque han pasado algunos años después de haber interpretado este personaje, la actriz asegura que es de los que recuerda con más cariño. La bella y talentosa actriz colombiana es una mujer que no tiene pelos en la lengua para expresar lo que quiere y que ve la vida sin tapujos.

Carla Giraldo es una actriz que ha hecho la mayoría de sus novelas en RCN, durante su carrera actoral la hemos visto en diferentes personajes en producciones como: ‘Me Llaman Lolita’, ‘Francisco el Matemático’, ‘Pobre Pablo’, ‘Juego Limpio’, ‘Enigmas del Más Allá’ y ‘Verano en Venecia’. Aunque participó en la telenovela del Canal Caracol ‘La Diva’. Ahora con su personaje de Latiffa en ‘El Clon’, se propone demostrar que no llegó a la televisión por accidente y que tiene muchas energías para seguir trabajando.

-¿Cómo es tu personaje de ‘El Clon’?
Latiffa es mi personaje. Se trata de una musulmana muy buena. Estaré cubierta de pies a cabeza. No se me ve ni el pelo, mucho menos la piel.

-¿Qué significa esta telenovela en tu carrera artística?
Para mí es un reto personal. Tengo que cohibirme de muchas cosas tan simples como levantar los brazos.

-Además de viajar a Marruecos para filmar la novela, ¿qué aprendiste allí?
Aprendí a pensar en forma decente, como las musulmanas. Las curiosas costumbres de ese lugar, contrario a lo que se podría pensar, me encantaron. No es cierto que allá la mujer sea sumisa. Simplemente están en otro mundo, son formas diferentes de pensar que para su cultura están bien.

-¿Qué nos puedes contar de tu incursión en el cine con la película ‘Infraganti’?
Ensayábamos cuatro horas diarias, me cortaron el pelo, me lo pusieron negro, me miraba todos los días al espejo y me sentía fea porque hago lo que sea en mi trabajo, pues para eso nos pagan.

-¿Cuál es el personaje que recuerdas con más cariño?
Lolita, amo este personaje y la experiencia que tuve al realizarlo, tengo muy gratos recuerdos de esa época.

-¿Qué queda de la Lolita que interpretaste hace unos años?
Todo, queda todo, la picardía, el amor, la naturalidad para hacer y decir las cosas, absolutamente todo.

-¿Alguna vez pensaste que serías actriz?
Pues uno cuando es chiquito no piensa mucho, uno sueña con muchas cosas, pero nunca lo pensé. Un día me llamaron y de ahí salió la novela ‘Me Llaman Lolita’. Desde ese momento hasta ahora, me siento feliz de la vida de ser actriz.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Divertir al público, es muy chévere sentir el reconocimiento de la gente y que valoren tu trabajo.

-¿Qué tipo de personajes son los que más te gusta interpretar?
Yo quiero hacer papel de mala, pero no me han dejado, ese sería un personaje que me gustaría interpretar.

-¿Cómo llegó a tus manos el papel de Manuela, en ‘Verano en Venecia’?
Este personaje llegó gracias a Dios y a la Virgen, es el papel más maravilloso que he podido hacer. Juan Camilo Pinzón pensó en mí, me llamó, hice el casting y a él le gustó. De ahí en adelante, empezamos a trabajar en el personaje de Manuela Tirado, que era una niña muy guerrera, no pasaba por encima de nadie para conseguir lo que quería, pero cuando se lo proponía, conseguía lo que deseaba. Era psicóloga y estaba haciendo una tesis de su carrera. Era una mujer muy vulnerable y cuando llegó a la Hacienda Venecia, se enamoró del anti-hombre para ella que es Elvis Narciso. Entonces se vuelve loca, al principio lo empieza a estudiar para su tesis de psicología, pero después resulta enamorada de semejante troglodita.

-Acabas de cambiar de manager y se ha dicho que fue debido a un problema, ¿esto es cierto?
No tuve ningún problema, nada personal. Por el contrario, me ayudaron mucho. Solo que decidí cambiar.

-Se ha comentado que después de terminar tu relación con Juan Camilo Pinzón, estarías saliendo de nuevo con una mujer, ¿qué nos puedes contar de esto?
Me gustaría que los periodistas se buscaran otro tipo de historias. No voy a hablar de eso, no estoy saliendo con nadie.

-¿Cómo te sientes de haber protagonizado estos y más escándalos que en tu natal Colombia?

He vivido y vivir es bueno. Para mí no hay un impedimento, lo que he hecho lo he hecho por convicción.

-¿Y estos rumores sobre tu vida privada, te afectan?
Antes estaba por encima de eso, pero me están afectando, sobre todo por respeto a Juan Camilo, lo de Christopher Uckermann me dio muy duro, estaba recién terminada con Juan.

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
Me encanta dormir y comer arepa, pero que sea paisa.

Sebastián Zurita y Angelique Boyer son novios


El actor Sebastián Zurita confirmó que mantiene una relación sentimental con la protagonista del musical ‘Aventurera’: Angelique Boyer. Así como en la telenovela ‘Corazón Salvaje’, los personajes de Gabriel (Sebastián Zurita) y Jimena (Angelique Boyer) se enamoran, en la vida real sucedió lo mismo.

Los rumores resultaron ser ciertos. Sebastián Zurita acaba de confesar que tiene un noviazgo con la bella Angelique Boyer, relación que nació en el set de la telenovela ‘Corazón Salvaje’.

"Sí, dicen que sí, ¿verdad?, por ahí; pero quieren sacar esta nota desde hace mucho tiempo, es un rumor que se corre por ahí, pero es un buen rumor", comentó entre risas el actor de 23 años. "Es un hecho, ya les tocó y sí, estamos juntos y vienen unas escenas muy buenas en la novela, aprovechen. Creo que estamos muy bien".

Zurita comentó que lo mejor de todo es saber que además de estar compartiendo su amor, ambos están pasando por un gran momento en sus carreras.

"Es un momento profesionalmente para los dos, importante y personalmente también, es padre compartirlo con alguien, en ese sentido no me gustaría comentar mucho porque no se vayan a enojar en la casa. Lo más importante es que estamos contentos".

El joven explicó de paso que Boyer tiene una buena relación con su mamá, Christian Bach, y su papá, Humberto Zurita, y que ambos la quieren mucho. "La reciben muy bien, tenemos una cena pendiente todos, ya la conocen, pero para que se vayan conociendo oficialmente", finaliza el protagonista de ‘En nombre del amor’.

Diego Bertie interpreta a un gay


Diego Bertie sabe que el interpretar a un gay en ‘Los exitosos Gomes’ es un tema que sin duda dará que hablar. Es por ello que, fiel a su estilo, señaló con gran gracia: “El hacer de gay ha marcado un antes y un después en mi carrera”.

“Con el papel de gay me he sentido totalmente conmovido”, continuó en son de broma. El actor intercambiará besos con Christian Rivero y Gianella Neyra.

Ya con más de seriedad, Bertie indicó: “Ha sido como interpretar cualquier otro papel, de hecho he tenido papeles más difíciles”.

Consultado sobre la posible candidatura de Jaime Bayly, el actor señaló que aún no sabe por quién votará, sin embargo podría considerar la candidatura del periodista. “No sé por quién votaré, generalmente yo voto por los candidatos que tienen un símbolo ya sea de mapita o escobita, sí Jaime tiene un símbolo pues lo puedo considerar”, dijo.

Asimismo, manifestó que “cada uno tiene derecho de hacer lo que quiere con su vida y de candidatearse. Si lo hace de gracioso, eso no me interesa”.

El reconocido actor interpreta a Martín Gomes y a Gonzalo Guerra en la serie ‘Los exitosos Gomes’, dos personajes totalmente diferentes, pero que sin duda se robará el cariño del público desde el 8 de febrero a las 9 p.m., que se estrenó en su natal Perú, por Frecuencia Latina.

"En esta serie nos burlamos de lo que pasa en la pantalla, lo que hacen por la búsqueda del rating y cómo inventan y manipulan historias, pero tampoco lo considero como una critica a la televisión, para hacerlo se necesitaría un documental", resaltó.

Diego Bertie comparte el set con reconocidas figuras como Alberto Isola, Gianella Neyra, Ramón García, Julián Legaspi, Christian Rivero, Stephany Orúe y César Ritter, entre otros.

Margarita Ortega se siente plena


A Margarita Ortega le gusta estar siempre alerta y ahora se siente plena en su vida profesional y personal. Sobre su corazón, los rumores van y vienen, y ella responde de la misma manera: “Me van y me vienen”. Es más, no sería nada raro que ahora la terminen vinculando sentimentalmente con Sebastián Martínez, pues el galán será una de las razones de sus problemas en ‘Rosario Tijeras’.

Alcohólica, irresponsable, insegura, ambiciosa, la lista de adjetivos perversos para describir la nueva creación de la actriz colombiana podría ocupar varios párrafos, lo que llevaría a pensar que para darle vida a Martha Lu, el personaje en ‘Rosario Tijeras’, se necesitó mucho tiempo. Pero, Martha Lu surgió como surgen las almas aparentemente introvertidas pero que al son de uno, dos o tres whiskys terminan desplegando un talento histriónico sorprendente.

Margarita decidió que su manera de asumir el oficio de actriz no iba a ser como lo indica la tradición. Margarita Ortega concibe su oficio como una entrega total. Tanta que para reinventarse, para reaparecer, como lo hace ahora, convertida en la señora de sociedad de 'Rosario Tijeras', debe tener sus estrategias, algunas más radicales que otras, como esa que recuerda tanto pues quedó tatuada, literalmente, en su cuerpo. Lo divertido del asunto es que Margarita habla de sus secretos, como contando una anécdota diaria.

Por su mano han pasado libretos de novelas, pero también de noticieros, de programas culturales y varios formatos más que están en su hoja de vida. Y como no le gusta quedarse quieta, algún día pensó que había llegado la hora de volver a los salones de clase. Se inscribió en la Universidad Nacional para terminar su carrera como psicóloga.

Su pelo ha cambiado de color muchísimas veces, como también su look, sus acentos e incluso su género (en ‘Siete veces amada’, aunque interpretaba a Roberta terminó dándole vida a Roberto), de manera sorprendente, como si ningún papel le pudiera quedar grande.

Es madre de un niño y una niña y en este papel no ha estado sola. El amor también tocó sus puertas, en la novela de su vida se encontró a un galán paisa: Ramiro Meneses. Y este amor es el que la enseñó a entender qué significa para ella una relación ideal. Lo cierto es que a Margarita se le asoma la calma en el tranquilo azul de los ojos y está riendo de nuevo. Ya no tiene que sentarse sola en el balcón de su casa cada noche con un cigarrillo a preguntarse si eso era todo. Margarita está acompañada por ese incondicional amor de sus dos hijos y por el “aquí estoy para caminar contigo”, de Ramiro.

Margarita se percibe tranquila, sabe que encontró su camino ideal, su familia ideal. Lo que aún no ha encontrado es su punto final, para eso, para la cumbre y aún le falta mucho.

-¿Cómo describirías a tu personaje de ‘Rosario Tijeras’?
Martha Lu es una mujer loca. Lo divertido de todo esto es que inicialmente no era alcohólica, pero comenzamos a experimentar, a subirle a un vodka, dos más, un whisky y le encontramos el punto perfecto. El asunto fue tan divertido que Andrés Sandoval (Antonio, mi hijo en la serie), cuando me veía llegar no decía “ahí viene Martha Lu”, sino ahí viene “Farra Lu”.

-¿Qué aportas de ti misma al personaje?
Nunca me pregunto qué le puedo aportar al personaje. Mi laboratorio es a la inversa. Estoy siempre esperando lo que el personaje pueda aportarme.

-¿Existe algún personaje del que te haya costado especialmente “despegarte”?
Cuando terminé el personaje de Mónica, en ‘Marido y mujer’, fue terrible. Venía con una carga emocional muy fuerte. Mónica era compleja, enredada, con una vida convulsionada. Al final, para liberarme de ella, tuve que tomar decisiones radicales: me rapé y me hice algunos de mis tatuajes.

-¿Cómo definirías tu trabajo de actriz?
Para mí este es un oficio como cualquier otro, sólo que es público. No me interesan los escándalos porque mi trabajo es otro, mi trabajo es actuar. La actuación me ha permitido hacer un poco de periodismo, de historia, de antropología y de psicología.

-¿Y cómo comenzaste en la actuación?
Hubo un momento de iluminación, que lo tuvo el director del comercial de una bebida gaseosa que, buscando a alguien para que acompañara a Carlos Vives en la promoción, decidió apostarle a mi, que era en ese momento una universitaria caleña de ojos azules que había ido a la prueba a acompañar a una de sus amigas. Y un día, trabajando, otra vez sin buscarlo, me dijeron que hiciera la prueba para 'Detrás de un ángel' (la novela que protagonicé junto a Róbinson Díaz, en 1993). Yo no dimensionaba lo que estaba sucediendo hasta que fui a la tienda de la esquina, ahí entendí que algo estaba pasando.

-Define tu carrera artística...
He tenido una suerte loca que me ha permitido empatar mis personajes con los momentos de mi vida. No quiere decir que ahora sea una alcohólica (risas), solo que he aprendido a estar alerta, a que mi cuerpo, a que mis sentidos, a que mis reflexiones estén siempre en un estado de actividad permanente. Claro que, en el camino no todo ha sido color de rosa, porque algunos me han dado más duro que otros (y recuerdo cómo me convertí en hombre, con joroba y barriga, y un traje que sólo le dejaba ver las manos, mientras grababan en una temperatura cercana a los 40 grados), sin embargo, con toda honestidad, el mejor papel de mi vida comenzó hace 14 años cuando nació Emiliano, mi primer hijo.

-¿Cómo son tus hijos?
Emiliano, mi hijo mayor, llegó porque así lo quisimos. Fue increíble, mis hijos han sido grandes maestros, así suena a frase de cajón. Son un complemento: Emiliano es el polo a tierra, la reflexión; en cambio Melibea es el huracán, el amor, la magia. Con Emiliano me pasaba que lo llevaba a los ensayos de teatro y le decía: “voy a subir a una escena, ya vuelvo por ti” y cuando regresaba, él estaba sentado esperándome. En cambio, si llevo a Melibea, seguro termina sobre el escenario y reemplazando a la mamá (risas).

-Has atravesado por varias crisis sentimentales con tu pareja, ¿cómo explicarías esta relación que te une a Ramiro Meneses?
Para mí una relación ideal es esa en la que cada uno pueda seguir siendo lo que es, con sus propios espacios, sus tiempos para disfrutar de las cosas que lo llenan. Esa es la pareja perfecta. Qué pereza una relación en la que uno tenga que adaptarse o ser igual al otro para poder encontrarse. Eso no tiene sentido. Mi relación ideal tiene que ver con el respeto, con la posibilidad de asumir que el otro es diferente. Ahí está la clave. Asumir primero que somos diferentes, y respetarlo.

Víctor Mallarino, actor y también director


El colombiano Víctor Mallarino sigue siendo actor, mientras compagina esta profesión con la de director. Dirigió la telenovela ‘El Encantador’, que también actúa como cura.

A menos de que no le guste un personaje, Víctor Mallarino solo dirige los proyectos que caen en sus manos, pero como casi siempre coincide con personajes hechos a su medida, resulta haciendo las dos cosas al mismo tiempo.

Hace dos años lo hizo en ‘Muñoz vale por dos’ (en la última etapa) y poco después se le vio en los dos roles en ‘El encantador’. De sus oficios como actor y director habló este veterano colombiano.

-¿Te gusta actuar y dirigir en un mismo proyecto?
No. Si pudiera escoger, preferiría no hacerlo.

-¿Entonces por qué los aceptas?
Porque cuando el personaje es bueno y divertido, prefiero hacerlo que no. Ahora, si pudiera dedicar mi cabeza a una sola cosa, sería mejor. Es un poco atropellado estar haciendo una escena y tener que ir a ponerse una sotana (en este caso es un cura) y actuar.

-¿Cómo te sientes cuando actúas con un director menos experto?
Los directores no dirigen porque sepan más, ni porque sean ellos los que sí saben cómo se actúa en determinada escena. El director es el que cuenta la historia desde su punto de vista, es su forma de llevar la historia del papel a la pantalla, que es distinta a otro director.

-¿Para ti es fácil aceptar los conceptos de otro director?
Si es un director capaz, claro e idóneo, le acepto. Otra cosa es si estoy de acuerdo y me gusta. Los actores tenemos esa convicción eterna de gustarnos o no lo que está haciendo un director. Este es un trabajo de colaboración y generalmente entre productor, director y escritores siempre hay discusiones de por medio.

-¿Cómo diriges a los jóvenes, incluyendo algunos sin preparación?
El primer filtro lo hacemos desde las audiciones. Por fortuna hubo un eco y siempre lo he encontrado con Dago García (productor general de la telenovela), en el que ese tipo de personas, que solo se ocupan en pasar más tiempo en el gimnasio que en una escuela de actuación y solo les interesa la portada de revista, no estén en el elenco. Y aquí, no las hay.

-Como director, ¿intervienes en la elección de los personajes?
Sí. Aunque no siempre como directores tenemos la oportunidad de elegirlos.

-¿El reto de un director está en que el actor se ajuste al personaje?
Si la persona está fuera de casting es imposible. Es más fácil acomodar el personaje al carácter de X actor, porque uno arma los personajes desde el carácter propio. Uno no se transforma ni se convierte, hay que entregarle de uno para armarlo.

-¿Escoges tus personajes por el humor?
No, no solo hago personajes de humor. Aunque es un factor predominante en mi línea. Pero me gustan los personajes que tengan carisma, que sean memorables y con los cuales me divierta.

-¿Cómo preparas tus personajes?
Entre más experiencia, tengo más elementos para prepararlo, más conocimiento.

-¿Aún sientes nervios de enfrentarse a la cámara como actor?
Siempre. Los nervios deben estar. Si desaparecen es porque uno tiene baja la guardia y le dan un puño seguro. Siempre hay que estar cauto, respetar al público y sobre todo a los compañeros.

-Y entre la dirección y la actuación, ¿con qué profesión te quedas?
No compiten. No tengo ninguna preferencia. Me gusta controlar la historia. Me gusta mucho dirigir actores y cámaras. Me genera emoción ver que conté una cosa y generé emoción. Pero, también está el tema de estar en un personaje que a uno le gusta, bien armado y que guste. En mi caso es 50, 50.

-¿No crees que el tema de las pirámides está trillado?
No sé. Esa fue una de las primeras preguntas que me hice, incluso antes de que saliera al aire lo de RCN ('Inversiones El A.B.C'), que me parece una clara equivocación desde el punto de vista de haber intentado un 'Revivamos nuestra historia' en un episodio de la historia colombiana que no había terminado en el momento que resolvieron salir al aire. Eso no lo hubiera hecho nunca, porque en la ficción la hubiera tenido que terminar y en la realidad sigue sonando todos los días. Lo que es claro es que la historia de Caracol (‘El Encantador’), el protagonista no es David Murcia. Es la búsqueda de los colombianos por el atajo.

. . : ENTREVISTAS : . .

Mauricio Islas


Mauricio Islas disfruta de su regreso a México. Después de permanecer fuera de México durante seis años, Mauricio Islas disfruta su regreso en donde no sólo tiene la oportunidad de estar con su hija y sus seres queridos, sino de protagonizar a partir el nuevo melodrama de TV Azteca, ‘La Loba’, donde el actor de 36 años comparte créditos con Ivonne Montero, Rossana Nájera, Ana Ciocchetti, Ana Silvia Garza, Omar Fierro Patricia Bernal y Julieta Egurrola, entre otros.

El actor reveló que a partir de ahora buscará arraigarse nuevamente en las pantallas mexicanas y en el gusto de la gente a través de su participación en esta telenovela en donde compartirá créditos con Ivonne Montero, así como en un proyecto de cine en donde trabaja al lado de los productores Bárbara Mori y José María Torre.

El protagonista de melodramas, como ‘Los Plateados’ y ‘Amor gitano’, detalló que su decisión de ingresar a las filas del Ajusco se debió a la calidad del rol que le ofreció María del Carmen Marcos Rojas, quien es productora de ‘La Loba’. Con respecto a los comentarios de que Televisa le había ofrecido el rol que William Levy tuvo en ‘Sortilegio’ y el que actualmente Eduardo Yáñez desempeña en ‘Corazón salvaje’, el actor prefirió no emitir opiniones, pues se siente satisfecho del lugar al que ahora pertenece.

-Mauricio, ¿fue difícil tomar la decisión de regresar a México?
Regresar a México no es una decisión fuerte sino fácil porque regresé a estar con los míos.

-¿Cómo te ha acogido TV Azteca?
Estoy muy contento, me han recibido muy bien. En la telenovela hay primerísimos actores y todo se está acomodando como yo quiero. A Ivonne la conozco desde hace mucho tiempo y hay una buena química entre nosotros. La vida me ha enseñado que brinques donde brinques vas a caer parado, pero de ti depende qué tan rápido quieres llegar, pero también es cierto que a veces te aceleras y te alejas, así que quise regresar a estar con mi gente. Además me sirvió la película de ‘La Casa de las Sanaciones’, con Christian Bach y el proyecto con Bárbara Mori que terminamos esta semana; es una lección bien bonita en donde no hay nada más que hacer que esperar lo tuyo, lo demás viene por añadidura.

-¿Y cómo es Ivonne, como compañera de set de grabación?
Es muy dedicada a su trabajo; además, somos amigos, ya tendrán noticias de ella. Me siento contento, porque vamos al horario estelar de la empresa y, para mí, es un honor. Es una actriz muy profesional y muy guapa. En los personajes hay cosas muy bonitas, juegos de miradas, juegos de cosas que nos llevan a sentir que la relación de los protagonistas le puede gustar al público.

-¿Y qué te motivó para aceptar participar en ‘La Loba’?
El personaje de la historia y el elenco también la productora que es una mujer muy clara con pantalones toma buenas decisiones. Emiliano es un personaje que se va a mover actuar investigar y defenderá el amor.

-¿Qué quieres demostrar con el nuevo personaje que interpretas?
Lo único que quiero demostrar con cada personaje y cosa que hago es romper con mi personaje anterior, demostrar que soy un actor camaleónico que sube y baja de peso, que se pinta el pelo, creo en eso y eso es de lo que me dejo guiar; simplemente quiero que la gente se percate de eso, de que siempre buscaré ser diferente y mejor que el proyecto anterior.

-¿A qué le apuestas con este proyecto?
Le apuesto al público que está interesado en buenas historias y el cual tendrá una buena opción con este proyecto.

-¿Por qué cambiaste TV Azteca por Telemundo, donde trabajaste los últimos años?
El universo acomodó las cosas de tal forma que hoy estoy aquí, mi contrato con Telemundo terminó y María del Carmen me ofreció este proyecto que desde el inicio me convenció. Es uno de esos personajes que yo esperaba, porque le entra, investiga, sufre, llora y pelea por amor. Me gustan los cambios, los retos y me gusta arriesgar, porque el que no arriesga no gana.

-¿Es cierto que recibiste ofertas de participar en telenovelas de Televisa?
Yo me dejo guiar por lo que dicta el Universo, por algo yo estoy aquí. Sí recibí ofertas de ‘Sortilegio’ y hubo acercamientos con ‘Corazón salvaje’, pero por algo no se dieron las cosas y ahora estoy aquí muy contento. Hace tiempo que no sentía ese nervio del trabajo. Le doy gracias a la vida y a Dios que he podido regresar a mi país, porque ya extrañaba los tacos.

-¿Y cómo te definirías en la faceta de padre?
Como padre, la vida me ha enseñado mucho y espero seguir en el camino correcto, no sé si lo he hecho bien o mal, pero esto que está ocurriendo es parte de la recompensa de hacer las cosas bien y poder volver es maravilloso.

-¿De quién estás enamorado?
Yo estoy enamorado de la vida, de mi pareja, de mi hija. Estoy muy contento, ya tendré más tiempo para ver a mi hija. Quiero proyectar la felicidad que siento, la madurez que traigo, eso quiero que el público vea de mí, quiero ofrecerles toda mi pasión por actuar para compensar el cariño que me han dado.

-¿Tienes más proyectos en mente?

Deseo producir, pienso dirigir, porque son los pasos que siguen.

Ivonne Montero


Ivonne Montero se siente feliz por su segundo protagónico en TV Azteca, después de protagonizar ‘Secretos del alma’, la actriz , por la respuesta positiva del público y cobijada por la empresa que le ha dado esta oportunidad.

Además la actriz presume de que a mediados de año estará a la venta su disco como solista que lleva como primer sencillo el tema ‘Salvaje y tierno’.

Montero, quien se ganó el reconocimiento de mujer sensual y fatal con la interpretación de Rosa, un personaje de la película ‘El tigre de Santa Julia’, en el 2002, dijo sentirse contenta por el protagónico que le ofrecieron en ‘La Loba’, de TV Azteca.

Y la actriz mexicana Ivonne Montero reconoció que era de las mujeres que decía no querer tener hijos, pero ahora cambió de parecer y afirmó: “No quiero irme de este planeta sin tener un bebecito, un pedacito de mí, sí quiero ser mamá”.

-Ivonne, ¿cómo te sientes con TV Azteca?
La empresa me ha tratado muy bien, me ha demostrado el interés que han tenido conmigo por eso estoy feliz de mi vida. Yo quería dedicarme a mi disco, pero la gente pidió que estuviera de nueva cuenta en la pantalla chica. Estoy agradecida por el apoyo que la empresa me ha dado desde que regresé a México; ahora, tendré otra vez la oportunidad de llevar sobre los hombros una gran historia que se hizo hace algunos años en Argentina con gran éxito y creo que haremos un buen trabajo, pues será un lindo relato.

-¿Qué es lo más importante para ti con este personaje y qué cualidades tiene?
Aterrizarme con la gente es lo más importante. Tiene la dualidad del lobo, que son animales cariñosos fieles trabajan juntos pero son súper aguerridos. “La Loba” es una líder, una mujer fuerte que defiende a su gente y que se desvanecerá ante el amor. Tengo un personaje estelar en horario estelar, y estoy muy emocionada. Soy una loba, definitivamente. Soy capaz de defender a mi gente por el amor que le tengo.

-¿Quién es “La Loba”?
“La Loba” es una chava humilde que va a mostrar todo el folklor mexicano es un personaje muy entrañable y estoy segura que la gente se va a identificar mucho con ella. Además Mauricio Islas y yo nos llevamos de maravilla porque nos conocemos desde hace varios años y tenemos una buena relación como amigos.

-¿Por qué te consideras una “loba”?
Porque tengo el carácter fuerte, tengo esa dualidad de ser muy linda, pero a la mala soy de cuidado.

-¿Te despojarás de tu lado sexy?
Sí, porque al principio no va a ser sexy, pero tendrá su cambio como todo melodrama.

-¿Alguna vez te has peleado como una “loba”?
Sí, lo hice una vez en mi vida, con puño cerrado, me hicieron enojar y terminé peleada con una pareja, incluso al final el chavo me terminó pidiendo perdón. Lo que pasa es que le pegó a mi coche, le dije que tuviera cuidado y su novia me hizo gestos, entonces le di un derechazo, la tiré y luego me fui sobre el chavo.

-Entonces hay que cuidarse para no hacerte enojar, ¿no?
Tengo buen músculo, así que ustedes dirán (risas). No, la verdad es que soy muy pacífica, pero si me toca defenderme a alguien que quiero a mi integridad, por supuesto que me voy como loba. Aunque ahora uno ya no sabe con quién se mete, hay que tener cuidado y respetar.

-De hecho ya tuviste “una pelea” con Rossana Nájera en la telenovela, ¿cómo fue esta escena?
Ya me toco un moretón en la rodilla, porque a la hora de caer sí le di un rodillazo. Lo que pasa es que cuando supimos que venía una pelea, decidimos hacerlo lo más real posible, hay confianza entre nosotras y lo hicimos, y quedo a la primera.

-¿Y alguna vez te has peleado por amor?
No, por un hombre nunca. Yo creo que en cuestiones de amor se habla de frente y con franqueza.

-¿Tendrás pleito con Mauricio Islas, al igual que lo hubo en su momento con Humberto Zurita?
No, aquí hay mucha confianza entre compañeros. Yo soy muy arriesgada en mi trabajo, y si me toca hacer una escena de amor, logro que se sienta que hay amor en la pareja, me gusta entregarme, porque es mi oficio de vida. Además, Mauricio es un gran compañero, es súper profesional, muy comprometido con su trabajo y muy agradable, tiene buena vibra. Creo que cuando hay una buena relación entre la pareja principal, se nota en el trabajo.

-¿Cómo son los besos con Mauricio Islas?
Los besos se notan y creo que si un beso no lo das bien, que se note el amor y se vea un brillo en la mirada, se nota, y entonces ya no fluye la historia. Uno tiene que despertar pasiones en el publico.

-¿Aunque se te vincule sentimentalmente con tus compañeros?

Pues no me relacionan mucho con ellos. Creo que siempre he tenido mucho respeto, regularmente tenemos pareja por fuera. No es que no me gusten, simplemente nunca se ha dado.

-¿Es una forma de evitar problemas?
No creo que sea por eso, siento que si yo encontrara en un actor a ese ser que necesito en mi vida y hubiera una gran química, se me olvidaría mi trabajo. No soy de las que hace a un lado el corazón.

-¿Sientes que ya estás recogiendo lo que tanto trabajo te costó cosechar?
Sí, estoy muy contenta y agradecida. Esto me deja un gran sabor de boca y también que no tome una mala decisión al escoger esta carrera. He estado rodeada de gente que ha creído en mí trabajo y ahora tengo mi segunda oportunidad de llevar en los hombros una historia.

-¿Qué has sacrificado?
Ahora estoy sacrificando lo de la música, pero no es gran cosa. Yo soy actriz en todos los sentidos.

-¿Cantarás algún tema en la telenovela?
Estamos platicando, no se puede garantizar nada porque la empresa tiene sus compromisos con sus cantantes.

-¿Cómo es tu disco?
El primer sencillo se llama “Salvaje y Tierno”, que estará sonando próximamente y va mucho con el tema de “La Loba”. El disco es posible que salga en junio del 2010 cuando haya finalizado las grabaciones de la novela.

-¿Y cómo te sientes sentimentalmente?
Ahora sueño con tener a un hombre a mi lado que esté seguro de sí mismo, porque no he podido encontrar esa estabilidad emocional; después de eso, y en un futuro no muy lejano, quiero formar una familia. Ahora estoy muy tranquila, no tengo galán. Y estoy de lo más relajada.

-¿Te gustaría encontrar el amor?
Sí. Me gustaría encontrar una pareja estable, es uno de mis deseos para este año. Quiero un buen hombre que quiera compartir conmigo mi vida y la suya también.

-Pero, ¿te has vuelto muy exigente en el amor?
No, para nada. Uno se empieza a volver exigente cuando ya empiezas a conocer a la pareja. Al principio uno siempre está con la propuesta abierta, soy muy entregada, yo me enamoro muy rápido, pero a lo largo de la relación empiezas a ver detallitos y comienzan las pláticas para tratar el teme de las diferencias y, al final, uno se da cuenta de que no funciona.

-¿Qué buscas en una pareja?
Busco una persona que sea muy segura de sí misma, que crea en sí mismo y en mi también, creo que de la admiración nace el amor, a mí me gusta admirar a mi pareja y saber que tengo un gran hombre al lado. Hoy en día, los hombres se sienten menos y reaccionan a mal o arremeten en contra de una. Yo sé que las mujeres de repente tenemos muchos conflictos internos, pero por lo menos que traten de comprendernos. No soy una mujer difícil, por supuesto que tengo carácter, y quiero a alguien que quiera compartir muchas cosas a mi lado.

-¿Saldrías desnuda en una revista para México?
Por el momento no es una prioridad, ahora no creo que sea necesario, aunque no lo puedo negar tajantemente, porque ya lo hice antes y de todos modos posé. Lo cierto es que hoy por hoy no aceptaré ninguna de estas propuestas que pueda tener.

. . : TELENOVELAS : . .

¿Dónde está Elisa?


Telemundo presentó el gran estreno de ‘¿Dónde está Elisa?’, el lunes 8 de marzo a las 10pm/9c. La desaparición de una adolescente es el detonante.

Esta impactante historia de suspenso e intriga trata sobre la desaparición de una adolescente, perteneciente a una adinerada familia aparentemente perfecta, que a raíz de este desafortunado incidente enfrentará muchas verdades escondidas. La novela cuenta con un elenco estelar que incluye a Catherine Siachoque, Gabriel Porras, Sonya Smith, Roberto Mateos y Jorge Luis Pila. Con el lanzamiento de esta nueva producción, Telemundo se convierte en la primera cadena de habla hispana en Estados Unidos en transmitir completamente en Alta Definición en el horario estelar.

‘¿Dónde está Elisa?’ es una producción original de Telemundo Estudios en Miami y grabada totalmente en Alta Definición, cuenta con un elenco estelar compuesto por: Catherine Siachoque, Gabriel Porras, Sonya Smith, Jorge Luis Pila, Roberto Mateos, Omar Germenos, Ivelin Giro, Ismael La Rosa, Melvin Cabrera, Karina Mora, Vanessa Pose, Claudia Moreno, Jason Canela, Mauricio Henao y Carmen Aub, entre otros. La adaptación de esta historia está a cargo de la escritora Perla Farías (‘Dame Chocolate’); la novela es producida por Martha Godoy, dirigida por Leonardo Galavis y Nicolás Diblasi, bajo la producción ejecutiva de Aurelio Valcárcel.

Los resultados de medición de audiencia televisiva Nielsen de la noche de estreno de la telenovela ‘¿Dónde está Elisa?’ el lunes 8 de marzo, la telenovela acaparó cerca de 1.3 millones de televidentes, incluyendo 826.000 adultos entre 18-49 años de edad, convirtiéndose en el tercer estreno más visto en el horario de las 10PM dentro de la historia de Telemundo. El estreno obtuvo un 78% más alto que el promedio de audiencia entre los adultos de 18-49 años dentro del horario de las 10-11PM para el mes de marzo. La novela también atrajo a una audiencia más joven, convocando 542.000 adultos entre la edad de 18-34 años.


SINOPSIS:

Los protagonistas de esta historia son un matrimonio de clase alta: Mariano Altamira(43 años) y su mujer, Dana Riggs (40 años). Ambos llevan diecisiete años de feliz matrimonio, se aman y son inmensamente felices.

La acción se inicia en una casa vacacional en Malibú, durante la celebración del cumpleaños de Mariano. Hasta la casa de la playa donde han compartido tantos veranos juntos se ha trasladado el clan completo, compuesto por el mencionado Mariano, y sus muy disímiles hermanas, Cecilia (41 años) y Viviana (37 años), además de sus respectivos hijos y cónyuges.

Mariano Altamira es un hombre de leyes devenido en empresario brillante, carismático y de un innegable atractivo físico. Vergonzosamente millonario gracias a un holding de empresas donde se incluyen una viña, una constructora, una cadena de supermercados y un periódico, cada paso que Mariano ha dado en la vida lo ha dado con seguridad. Este rasgo de su personalidad lo ha llevado a ocupar el rol de gerente general de la empresa familiar, negocio que inició su abuelo hace años atrás con un solo negocio: la tradicional Viña Domínguez, la misma que hoy logra el éxito internacional gracias a las gestiones de Mariano y de Dana, su mujer, la reputada enóloga y gerente de producción de la misma Viña. Gran parte de la felicidad del matrimonio se debe a sus respectivas carreras exitosas, sus estándares de vida, sus proyectos en común, pero muy especialmente a las tres hijas que tienen, Elisa, (16 años), Cristina (14 años) y Olga (10 años). La felicidad en la que viven Mariano y Dana está a punto de esfumarse.

Los festejos del cumpleaños de Mariano prosiguen sin sobresaltos. Luego de apagar las velas y pasar el día en familia, los primos mayores, Santiago Rincón y Eduardo Cáceres, piden permiso para ir a una fiesta en un club local de teenagers, “Over the Moon”. Elisa y su otra prima, Flor Cáceres, hermana de Eduardo, también quieren ir. Luego de una discusión al respecto, Mariano accede al permiso, con la condición de que a las tres en punto de la madrugada, los jóvenes estén esperándolo. Los primos salen, entusiasmados, mientras los adultos se quedan celebrando en la casa. Mariano ha bebido un poco, de manera que Dana le propone que se vaya a la cama: ella y Cecilia irán a buscar a los niños. Las cuñadas salen en coche en busca de los jóvenes. Llegan hasta el Club. Otros padres también esperan a sus niños. Los jóvenes comienzan a abandonar la fiesta, aparecen Santiago y Eduardo, quienes dicen que no han visto a Elisa. Elisa no aparece ni contesta su celular. Dana interroga a los primos, pero ellos aseguran no saber dónde puede estar Elisa. Pasan las horas y Elisa no llama ni regresa a su casa.

Entre la desesperación y la incertidumbre, Mariano y Dana intentan enfrentar los acontecimientos tratando de guardar la calma y, especialmente, la esperanza. Pero, con el transcurso del tiempo, la paciencia comienza a agotarse, en especial al no recibir llamadas telefónicas ni advertencias de ningún tipo. Lo que se perfilaba como un secuestro parece desconcertar a todo el mundo debido a la falta de testigos. Nadie parece haber visto absolutamente nada.

Dispuestos a todo con tal de encontrar a su hija, los Altamira Riggs se obsesionan con una investigación donde no hay muchas pistas, sólo el rostro de una joven que de la noche a la mañana desapareció sin dejar huellas. Pronto surgen distintas teorías sobre la desaparición, una de las cuales indica que Elisa no desapareció, sino que escapó de sus padres debido a experiencias de abuso y maltrato.

El comisario de la Policía de Investigaciones a cargo del caso, Cristóbal Rivas, entra en acción con el objetivo de encontrar pistas. Para ello, establece una relación muy cercana con los Altamira, interrogando no sólo a los adultos, sino también a los primos de Elisa, que también se encontraban en el lugar de la desaparición.

Acosados por la policía y la prensa, para lograr su gran propósito Mariano y Dana deben establecer un plan de acción que a menudo debe actuar fuera de los márgenes de la legalidad. Olvidando sus correctos métodos y desesperado por la lentitud con la que avanza el caso, Mariano logra elucubrar una teoría acerca de la desaparición de su hija: alguien muy cercano a su núcleo familiar sabe más de la cuenta. Enfrascado en la tarea de desenmascarar al posible responsable, Mariano se enfrenta con rudeza al comisario Rivas, oposición que se verá complicada cuando el policía comience a sentirse fuertemente atraído por Dana.

Durante el inicio de la investigación, tres teorías se manejan en torno a la desaparición de Elisa. La primera tiene relación con un secuestro planificado y que, considerando la posición de Mariano, podría tener características de vendetta. Cristóbal sospecha que Mariano le oculta algo. La segunda teoría surge a partir de la evidencia en torno a una relación sexual entre Elisa y su primo Santiago, secreto en el que también podrían estar involucrados sus otros primos, Eduardo y Flor. El comisario Rivas intuye que algo ocurrió en el Club “Over the Moon” y que los jóvenes ocultan algo. Una tercera teoría apunta hacia el plano del abuso sexual: alguien se llevó a Elisa quien sabe con qué intenciones de satisfacción personal o comercial. El comisario Rivas intenta ser muy cauto en este aspecto, evitando que los padres de Elisa y, además, la prensa, elucubren hipótesis erradas.

Mariano y Dana se ven enfrentados a una serie de obstáculos que van desde la burocracia judicial hasta la suspicacia de la policía sobre su propia responsabilidad en la desaparición de Elisa. Convertidos en investigadores y, al mismo tiempo, en sospechosos, Mariano y Dana lo sacrificarán todo con tal de llegar a la verdad, incluyendo la confianza que se tienen el uno al otro, la estabilidad de su propio matrimonio y todos los valores en los que tanto creyeron. Juntos tendrán que llegar al origen de los hechos, aunque es probable que la verdad sea mil veces más cruda de lo que imaginaban.

Avanzada la historia, Mariano y Dana descubrirán que sus peores miedos eran reales. Ni en sus pesadillas más macabras imaginaron que algo así podía ocurrirles a ellos. Tras el hallazgo de una pista clave, Elisa aparece viva, pero muy mal herida. ¿Quién la atacó de manera tan brutal? ¿Dónde y con quien estuvo Elisa el tiempo que permaneció desaparecida? El enigma está recién comenzando...


PERSONAJES:

Vanessa Pose es
Elisa Altamira
Hija de Mariano y Dana, hermana de Olga y Cristina. En apariencia es una muchacha integrada, muy despierta, con una relación muy cercana con sus familiares y especialmente con sus primos, Santiago y Eduardo. Su precoz adolescencia y su deseo de convertirse en mujer, la han distanciado de su madre, Dana, quien todavía piensa que es una niña, a pesar de tener 16 años. Con su padre tiene una relación de amistad y mucha confianza. Para Elisa, su padre es su adoración. Para los ojos de todo el mundo, Elisa es una hija mayor ejemplar, una hermana generosa y preocupada, una brillante alumna de Décimo grado de High School, admirada en su círculo y respetada por sus pares. Sin embargo, tras su desaparición, además de sus virtudes aparecerá la figura de una niña de personalidad turbulenta, conflictiva y que durante mucho tiempo ha guardado varios secretos, algunos de los cuales son ignorados incluso por sus más cercanos. La imagen de Elisa niña, dará paso a la figura de una adolescente provocadora, rebelde y dispuesta a todo con tal de llamar la atención de los demás. A través de la investigación del comisario Cristóbal Rivas, tanto Mariano como Dana descubrirán que su hija había cambiado y que nadie se había dado cuenta.

Gabriel Porras es
Mariano Altamira

Es el padre de Elisa. Hermano de Cecilia y Viviana, casado con Dana; padre de Elisa, Cristina y Olga. Como Gerente General de su conglomerado de empresas, Mariano es un hombre orgulloso de sus logros y consciente de sus capacidades. Su bisabuelo, don Leonardo Altamira, fundó la Viña que lleva su nombre hace ochenta años atrás. Mariano (de 43 años) estudió leyes porque eran su pasión y durante varios años se destacó como uno de los mejores abogados penalistas del país. Tras la muerte de su padre, cuando él era aún un muchacho, Mariano decidió continuar la tradición familiar, un concepto elemental para entender su personalidad. Convertido en el responsable de sacar adelante un negocio complicado y desconocido, al cabo de dos años logró consolidar las exportaciones y afianzar el nombre de la Viña Altamira en el mercado internacional. Hoy su gestión es constantemente elogiada y su talento a la hora de los negocios lo ha llevado a extender el imperio Altamira hacia la construcción (con la torre de 60 pisos que proyecta su cuñado Bruno), la exportación (con el negocio que controla su hermana Cecilia) y los medios de comunicación (con un periódico de circulación nacional). Mariano siente que cumplió el sueño de su bisabuelo. Noble, de una corrección a menudo inquietante, muy apegado a las leyes y las normas de conducta, Mariano adora a su mujer y a sus hijas. A pesar de la falta de tiempo y los típicos problemas de comunicación, Mariano es un padre dedicado y presente. Lo mismo ocurre con su mujer, Dana, con quien no sólo comparte la casa, sino también la oficina. Mariano conoció a la enóloga Dana Riggs, cuando ella estaba terminando sus estudios de Agronomía. Mariano se enamoró de ella y le dio tres hijas. Actualmente, la pareja intenta darse tiempo para lograr la intimidad, aunque a menudo el trabajo, las niñas y la vida doméstica se les hacen cuesta arriba. En su afán de que las cosas funcionen a la perfección, Mariano siempre ha intentado educar a sus hijas con cariño, pero un cariño riguroso, basado en la disciplina, el orden y la confianza. De sus tres hijas, para Mariano, la favorita siempre será Elisa, la mayor, la primera. Con Elisa mantiene una cercanía muy particular, una relación de cariño y confianza, que se verá bruscamente interrumpida con su desaparición. Entonces, el orden de las cosas se resquebraja para Mariano. Todo aquello en lo que creía fervientemente, se derrumba de la noche a la mañana. Nunca se imaginó que algo así podía llegar a sucederle a un hombre como él. Sumido en la desesperación, los peores rasgos del ser humano aparecen en Mariano. Acostumbrado al poder, no logra convencerse de lo ocurrido. Su personalidad choca desde un comienzo con la del comisario Cristóbal Rivas, el detective del Departamento de Policías de Los Ángeles (LAPD). Mariano detesta al policía y no tolera la lentitud de los procesos, razón que lo lleva a investigar por su cuenta. Mientras Mariano se dedica a encontrar pistas que lo lleven a Elisa, el comisario descubrirá ciertos detalles en el historial de Mariano Altamira que podrían explicar la desaparición de su hija y que, además, podrían hacer tambalear su estabilidad matrimonial. Durante la historia, Mariano se obsesiona a tal punto con la búsqueda de Elisa que abandona con frecuencia a su mujer e hijas. Abocado a la tarea de configurar una escena de la desaparición y de encontrar testigos que hayan visto a Elisa durante esa noche fatídica, Mariano está en constante movimiento, olvidando su trabajo, su familia y especialmente, su matrimonio. Su sorpresa será mayúscula cuando el comisario Rivas descubra que durante los últimos dos años ha mantenido un romance estable con Isabel Ríos, su secretaria y asistente. El mundo del empresario del año colapsará definitivamente cuando comprenda que su mujer, Dana, la madre de sus hijos, ha encontrado el apoyo que necesita en los brazos del mismísimo comisario Cristóbal Rivas.

Sonya Smith es
Dana Riggs

Casada con Mariano Altamira, madre de Elisa, Cristina y Olga. Agrónoma con especialidad en enología, Dana es una madre dedicada, experta en la ardua tarea de compatibilizar familia y trabajo. De personalidad apacible, muy cercana a la vida al aire libre y la naturaleza, ama a su marido e hijas tanto como ama su profesión. Su carácter afable, generoso y dedicado se complementa a la perfección con el de su marido. Dana confía en Mariano y cada día lo seduce su inteligencia, su sentido de la caballerosidad y su impecable labor de padre. Hasta el inicio de la historia, Dana (de 38 años) vive en un mundo perfecto, una burbuja, rodeada de cariño, comodidades y perfección. Sin embargo, la felicidad dura hasta la noche en que su hija Elisa desaparece. Eso marca un antes y un después en la vida de todos los personajes, pero en Dana el cambio es radical. Su personalidad se transmuta, cambia su manera de ser, de relacionarse con los demás y de mirar el mundo. De ser una mujer natural y confiada se hace impulsiva, belicosa, incapaz de volver a creer en el ser humano. Dana es la que no da su brazo a torcer, la que siempre cree que Elisa está viva y que algún día la recuperarán. A medida que avanza la historia, sus ilusiones se resquebrajan y también se ve afectada su escala de valores. Devastada, no encontrará en Mariano el apoyo que espera, principalmente debido a que él está ausente, muy empeñado en la investigación por su cuenta. Dana entonces establece una relación con el comisario Rivas, un hombre que ha sufrido un drama similar al suyo y que la orienta en varios sentidos. Con Cristóbal se conecta esencialmente a través del dolor. A través de la investigación, Cristóbal descubre que Mariano mantiene una relación paralela con otra mujer. Se trata de su secretaria, Isabel Ríos. Decepcionada de su marido, Dana se entrega a un romance con el comisario Rivas. A partir de ese momento se verá inmersa en una ola de sospechas cruzadas, críticas de parte de la familia y, además, sufrirá más de una decepción al enterarse de varios secretos más que existían en su círculo familiar.

Jorge Luis Pila es
Cristóbal Rivas

Hace nueve años que la vida de Cristóbal Rivas dio un giro radical del que nunca pudo reponerse. Ángeles Salazar, su mujer, y Sofía, su pequeña hija de siete años, murieron en un confuso accidente provocado por una red de narcotraficantes a los que él estaba a punto de desmantelar junto a la Brigada de Narcóticos del LAPD, a la que pertenecía. El hecho marcó profundamente la vida de Cristóbal, que tiene 43 años. Desde entonces el dolor y la culpa no le han dejado vivir en paz. Actualmente trabaja en la Sección de Secuestros, a la que él mismo pidió ser trasladado luego del incidente. Ahí se desempeña como uno de los detectives más asertivos y temerarios de la institución. Y pese a que con el tiempo se ha transformado en un hombre extremadamente hostil, seco, duro y de pésimo trato, su sólo nombre inspira respeto entre sus compañeros y subalternos. Solitario y huraño, Cristóbal vive en las afueras de la ciudad con la única compañía de su perro Baltasar. Sólo se relaciona con la gente a partir de su trabajo. Ya casi no tiene amigos ni vida social y la única persona con la que conversa sobre sí mismo es con su psiquiatra, la doctora Amanda Goldstein. Es en su diván donde desvela que detrás de su coraza de hombre duro y huraño, se esconde un alma profundamente herida. Es por eso que cuando Cristóbal debe hacerse cargo del caso de la desaparición de Elisa Altamira, algo lo remece interiormente. Éste no es un caso cualquiera para él. De estar viva Sofía, su hija, tendría la misma edad de la desaparecida Elisa. Cristóbal toma el caso de manera muy personal y secretamente siente que ésta es una oportunidad de reparar su propio pasado. Salvando a la joven Elisa, Cristóbal siente que de alguna manera se salva a sí mismo. Y puede que esto sea real. Cristóbal conoce a Dana Riggs, la madre de Elisa, e inevitablemente se siente tan cercano a ella en el dolor y en la pérdida, que no puede dejar de abrir su propia coraza para tratar de conectarse con ella. Nadie como él para entender el vacío en el que Dana ha quedado. El amor tiene misteriosas y extrañas maneras de manifestarse. En medio de la tristeza más absoluta, Cristóbal y Dana terminan enamorándose perdidamente, ante los ojos enjuiciadores de todo el mundo.

Catherine Siachoque es
Cecilia Altamira

Casada con Bruno Cáceres, madre de Eduardo y Flor, hermana de Mariano y Ana. La tía de Elisa. La mayor de los Altamira (que ya tiene 40 años) fue criada para el éxito. Entró a estudiar ingeniería comercial y obtuvo excelentes puntajes. Su padre dio una fiesta el día en que se graduó y, en un emocionado discurso, elogió su inteligencia y fortaleza de carácter, también dijo que Cecilia era su sucesora natural. Cecilia admiraba a su padre por sobre todas las cosas y desde ese día creyó firmemente que algún día se haría cargo de las empresas familiares con gran éxito. Tenía planeada su vida desde los 16 años: quería casarse con un hombre serio, tener hijos y criarlos igual como la habían criado a ella, con todas las comodidades, pero con un alto sentido de responsabilidad y respeto a la familia. La vida la sorprendió cuando puso en su camino a Bruno Cáceres, un talentoso arquitecto de personalidad explosiva y encantadora. Intelectual, intenso y muy inteligente, fascinó a Cecilia con su ingenio y el prestigio que gozaba a pesar de su juventud. Su padre no lo vio con buenos ojos, pero Cecilia estaba enamorada, sentía que junto a Bruno le esperaba un futuro brillante y exitoso, incluso mejor que el destino que ella misma había imaginado. Con mucho más glamour y chispa, eso era seguro. En 1995, cuando Cecilia tenía 25 años, se casaron con una gran fiesta. Ella estaba radiante, no le importó que una semana antes Bruno se había besado con una de sus mejores amigas en una fiesta. Ella los descubrió en el baño y, a pesar de la rabia que sentía, pudo entender que se trataba de un desliz de borrachos, aceptó las disculpas desesperadas de Bruno y su amiga y les hizo jurar que jamás le contarían esto a nadie. Siete días después, se presentó de blanco y con un ramo de claveles blancos en la iglesia, segura de que Bruno la amaba, a pesar de todo. La fiesta se comentó durante meses en los círculos sociales y la familia Altamira comenzó a aceptar al cuñado algo loco, pero encantador. Después vinieron los hijos, los grandes éxitos en la carrera de Bruno y también en la de Cecilia. Los Cáceres Altamira se transformaron en una familia exitosa, entretenida e ideal, el orgullo máximo de Cecilia. A los cuarenta años, Cecilia se considera una mujer de éxito. Su carácter fuerte y gran capacidad de mando, sin dejar de lado su elegancia natural, la llevaron lejos en los negocios. Cecilia comenzó a trabajar con su padre desde muy joven y, desde su muerte, se dedicó completamente a la empresa emblemática de la familia, la Viña Altamira. Cecilia es la gerente de marketing y junto a su hermano han logrado elevar la calidad y el prestigio de la Viña a nivel internacional. Cecilia quiere mucho a su hermano Mariano, pero siempre está compitiendo con él en los negocios y en la vida familiar. La competencia es algo natural entre los hermanos Altamira. Con su hermana menor Viviana, la relación es diferente, Cecilia nunca soportó que su padre malcriara a Viviana y no fuera estricto y exigente como lo era con ella. Siempre la está cuestionando y juzgando su frivolidad y falta de ambición. Cecilia dirige a su familia con la misma gracia y firmeza que utiliza en los negocios, es una madre contenedora y controladora, siempre preocupada de la estabilidad de la familia. Con su hijo Eduardo; Cecilia tiene una relación muy cercana, pero a menudo lo sobreprotege. Cecilia advierte que su hijo no es como los demás, que tiene una personalidad marcadamente retraída que podría traerle problemas en el futuro. Cecilia intenta ayudarlo con todas las herramientas posibles sin que Eduardo se dé cuenta. Madre e hijo tienen un mundo muy propio y hoy, en plena adolescencia, Eduardo está abandonando. La casa ideal de Cecilia Altamira es algo que le ha costado esfuerzo, pero la tiene absolutamente satisfecha y no está dispuesta a arriesgarla por nada. Cecilia ha sabido adaptarse a la cada vez más ególatra personalidad de su marido, incluso ha ignorado muchas de sus aventuras, a cambio de una familia estable, con hijos ejemplares y quince años de matrimonio con un marido exitoso al que aún ama como el primer día en que lo conoció. La fortaleza de Cecilia será un pilar fundamental para mantener unidos a los Altamira después de la desaparición de Elisa. Ella hará todo lo posible para que su familia no se desmorone.

Roberto Mateos es
Bruno Cáceres

Casada con Cecilia Altamira, padre de Eduardo y Flor. El tío de Elisa. A veces, cuando está en su taller a solas, dibujando algún bosquejo o simplemente observando la vista que tiene a través del ventanal, Bruno se atreve a pensar que es un genio. Recuerda los imponentes edificios que ha construido, los premios que ha recibido por ellos. Se siente orgulloso de sus logros y considera que su vida es perfecta. Desde que estaba en la universidad sus novedosas ideas cobraron notoriedad. Pronto empezó a trabajar y tuvo la libertad para participar en proyectos importantes y prestigiosos. Los premios vinieron con los años y su nombre se consolidó hasta ser un referente en la arquitectura nacional. A los 42 años, le nombraron decano de una Universidad privada y se transformó en el profesor estrella. Le encanta relatar sus experiencias ante un montón de alumnos y alumnas impresionados con su éxito. La verdad es que Bruno Cáceres tiene un ego del tamaño de los edificios que construye y necesita que se lo alimenten constantemente. Es encantador, sabe gozar de la vida y lo hace por todo lo alto. Lleva quince años casado con Cecilia Altamira, la hija mayor de una de las familias más poderosas del país, dueños de numerosas empresas y de una impresionante fortuna. Bruno ha sabido ganarse un lugar en la familia Altamira, durante años luchó contra la oposición de su suegro, hasta que el éxito de su trabajo lo convenció. Para los Altamira, lo más importante era el éxito y estaban dispuestos a comprender las excentricidades de Bruno, si era considerado uno de los genios de la arquitectura nacional. Junto a Cecilia, han vivido un matrimonio de éxitos y lujo. Bruno durante los primeros años de matrimonio, viajaban a Europa tres veces por año, y las amantes de Bruno eran menos frecuentes que ahora. En la casa Cáceres Altamira, Cecilia es la encargada de que todo funcione. Bruno aporta la alegría y las fiestas. Es el tío favorito de los primos, que lo consideran genial, especialmente cuando fuma marihuana en alguna fiesta familiar y se ríe ante los reproches de Cecilia o Mariano. Al único de los niños que no le causan gracia las locuras de Bruno es a Eduardo, su hijo, que lo considera un hombre egoísta, incapaz de oír a los demás. Bruno tiene un estudio de arquitectura donde desarrolla sus proyectos más personales. Ahí trabaja junto a su cuñada Viviana y Ricardo de la Fuente, joven arquitecto, en cuyo talento Bruno descansa. Ambos fueron alumnos de Bruno en la universidad y lo idolatran, los tres salen mucho juntos e inventan nuevos proyectos en los bares de madrugada, o van a fiestas con los bohemios amigos de Bruno. Cecilia tolera la vida desordenada de Bruno, porque le ama, ha logrado que su matrimonio alcance un estado de equilibrio y no lo quiere arriesgar. Bruno sabe que tiene sus licencias, pero también tiene claro que su vida no sería lo mismo sin Cecilia a su lado, ella le da estabilidad y Bruno la necesita. El egoísmo de Bruno, le impedirá ser un verdadero apoyo para su familia después de la desaparición de Elisa. La relación con su hijo Eduardo hará crisis en medio de la tragedia.