..:GACETA, DULCE PARAÍSO 076:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Número 076):


SUMARIO
(del 29 de marzo al 11 de abril de 2010):

NOTICIAS:
  • Silvana Arias vuelve a las telenovelas.
  • Christian Meier y Génesis Rodríguez rompen su noviazgo.
  • Ana María Trujillo da vida a la villana de la historia.
  • Julián Arango ve la vida con alegría y positivismo.
  • Nataly Umaña se va a Londres.
  • Juan Jiménez vive entregado a su familia.
  • Isabel Cristina Estrada quiere ser madre.
  • Carlos Manuel Vesga, de la arquitectura a la actuación.
  • Marcela Benjumea, una actriz de grandes ligas.


ENTREVISTAS:

  • Sebastián Martínez.
  • María Fernanda Yepes.
  • Andrés Sandoval.


TELENOVELAS:

  • Niña de mi corazón.
  • Zacatillo.


RESÚMENES:

  • El Clon.
  • ¿Dónde está Elisa?
  • Perro Amor.
  • Bella Calamidades.
  • La Bella Ceci y El Imprudente.
  • Gabriela, giros del destino.
  • Yo no te pido la luna.
  • Rosario Tijeras.
  • Amor sincero.
  • Pandillas, Guerra y Paz II.
  • Las Detectivas y El Víctor.
  • Amor en custodia.
  • El penúltimo beso.



Encuesta: ¿Cómo prefieres a 'Rosario Tijeras'?

  1. En serie (con el 66%).
  2. En película (con el 34%).

. . : NOTICIAS : . .

Silvana Arias vuelve a las telenovelas


Ni bien terminó de grabar la postergada nueva telenovela de la cadena Venevisión, ‘Pecadora’, y Silvana Arias aceptó integrar el elenco de ‘Perro Amor’.

Como Verónica, su personaje en la telenovela ‘Perro Amor’, de Telemundo, Silvana Arias cree en “las energías divinas del universo”. En el desarrollo de su propia carrera, la actriz peruana tiene muchas pruebas de que si algún rol está destinado a ella, no hay obstáculo que pueda impedirle asumirlo.

Silvana Arias, siempre tuvo inclinaciones hacia el arte y la moda por lo que decidió estudiar diseño de modas y paralelamente Administración de Empresas en la Universidad del Pacifico en su natal Perú. A finales de los años 90, Silvana comenzó a hacer papeles de extra para juntar dinero y así poco a poco el destino la llevó a Miami a cumplir su sueño de convertirse en actriz. Desde entonces, Silvana maneja muy bien su incursión tanto en producciones anglosajonas como en la televisión hispana.

En 1999, cuando a su casa en Lima (Perú) entró una llamada de la productora de telenovelas América Producciones para ofrecerle un papel como protagonista juvenil en ‘María Emilia, querida’, su mamá contestó: “Están equivocados, mi hija no es actriz”.

Arias siempre había contado con el apoyo de su papá, el actor Nelson Arias, figura del teatro y de las radionovelas en su país, sin embargo, no lo había recibido de su madre, que no quería que se dedicara a la actuación. Pero la llamada llegó, Arias firmó el contrato y comenzó oficialmente su carrera de actriz. Más tarde se trasladó a Miami y ganó un papel en ‘Gata salvaje’, como la hermana de los personajes que interpretaban Mario Cimarro y Mara Croatto. Después de un paso por Telemundo en ‘Amor descarado’, se mudó a Los Ángeles y trabajó en la televisión norteamericana.

Su experiencia previa en la comedia fue en inglés, en un piloto para un sitcom estelarizado por el cómico norteamericano Bernie Mac, que no llegó a materializarse por la repentina muerte del actor. Silvana Arias se convenció de representar el papel cuando supo que en la versión anterior de Colombia, Ana María Orozco ganó varios premios por este rol.

Por eso, ahora aprovecha al máximo la oportunidad de interpretar a la optimista Vero, una joven que tiene la cualidad de producir las sonrisas que logran un balance en el drama de ‘Perro Amor’. Ella es la amiga de Sofía (Ana Lucía Domínguez), quien se convierte en el amor del protagonista, Antonio (Carlos Ponce). La Vero también divide su corazón entre dos hombres, Benny (Carlos Ferro) y el maduro Pedro Brando (Víctor Cámara).

Fue su propio acento en inglés el que permitió que en el 2004 la eligieran entre 200 aspirantes para el papel de Paloma López-Fitzgerald en la soap opera de NBC Passions, un rol que interpretó durante cuatro años. En el avión hacia Los Ángeles, Arias entabló amistad con William Levy, quien había pasado un año de entrenamiento con NBC para trabajar en soap operas. “El destino finalmente lo llevó a México a hacer protagónicos. Ya ves que Dios tiene un plan. Mi acento no era fingido, era perfecto para esta muchacha que había crecido en México”, recuerda Arias, que entonces había acabado de filmar con Telemundo, ‘Amor descarado’, y se benefició de la unión de esta empresa con NBC.

-¿Cómo te encuentras ahora que regresas a Telemundo?
Muy bien. Regreso a Telemundo después de la novela ‘Amor descarado’ (2003). Estaba terminando ‘Pecadora’, que protagoniza Eduardo Capetillo, y al día siguiente me llamaron para trabajar en ‘Perro Amor’ en el personaje de La Vero, la estrafalaria secretaria que hizo Ana María Orozco antes de protagonizar la popularísima ‘Yo soy Betty la fea’, lo cual me encanta porque es la parte cómica de la novela. Estoy feliz trabajando con Carlos Ponce y Ana Lucía Domínguez. La Vero, mi personaje, tiene problemas con su novio y encuentra refugio en don Pedro.

-¿Te gusta dar vida a un personaje tan cómico como Verónica (en ‘Perro Amor’)?
Sí. Siempre quise hacer comedia en mi idioma y creo que el Universo me oyó. Si piensas positivo y llamas las cosas con la mente, tarde o temprano te van a llegar en el momento correcto.

-¿Qué detalle puedes adelantar sobre tu personaje para aquellos que aun no han visto la novela?
Tendré como dos historias de amor, una con Víctor Cámara y la otra con Carlos Ferro. Ambos muy buenos actores.

-¿Y qué reto supone ‘Perro Amor’ en tu carrera profesional?
El reto es hacer comedia sin exagerar, porque a veces nuestra comedia es exagerada. Yo quería llevarlo a un punto que no fuera caricatura, y a la vez que no perdiera la chispa de La Vero.

-Te oímos en esta novela con un acento muy mexicano, a pesar de que tú eres peruana...
Normalmente te piden un acento neutro, pero en la novela mi familia es mexicana. Tiene un restaurante de tacos. Además, es la cuarta vez que interpreto a una mexicana.

-Vives un romance con Víctor Cámara en la novela. ¿Él es un buen compañero?
Es un amor, me emocioné cuando supe que iba a tenerlo de pareja. Para mí, trabajar con él es lo máximo, me lo paso muy bien y, curiosamente, me relaja.

-¿Llegaste a enamorarte de él de pequeña viéndole actuar?
Claro, mi madre lo adoraba.

-¿Alguna vez te has sentido atraída por un hombre mayor que tú?
Nunca, pero entiendo ese amor. Todos los hombres tienen algo interesante con independencia de su edad.

-¿En qué te fijas tú?
Me encanta el sentido del humor, me atraen los hombres que cuentan chistes, bromean…

-¿Tienes quien te haga sonreír?
Sí, un chico con gran corazón y entregado a su trabajo. Vivo una relación nuevecita con un camarógrafo de Venevisión. Ya nos conocíamos, pero el romance es reciente. Sin embargo, todavía estoy solterita. Estamos en la misma industria y entendemos el trabajo uno del otro.

-Tu currículum es muy extenso, pero aún no te ha llegado un papel protagonista. ¿Lo anhelas?
No. En las telenovelas latinas, las protagonistas deben tener un físico casi de Miss Universo y yo soy baja, mido 1,54. Una ha de aceptar que no da para el papel principal.

-¿A qué personaje te gustaría dar vida?
Me quedo con un personaje del teatro clásico, quisiera interpretar a Julieta. El final es súper trágico, pero siempre me ha gustado que los dos estén dispuestos a hacer cualquier cosa para estar juntos. Yo soy muy romántica.

-¿Qué te llevó a dejar Perú para desarrollar tu carrera en Estados Unidos?
Había grabado cinco novelas y me apetecía hacer algo diferente.

-¿Cómo trabajas en otro idioma?
Ahora bien, pero me costó muchísimo. Pasé los primeros seis meses llorando porque apenas hablaba inglés.

-¿De que novela guardas mejor recuerdo?
De Jimena, de ‘Gata salvaje’, porque fue un reto dar vida a una alcohólica. Y también de Susana, de ‘María Emilia, querida’.

-¿Y con qué galán repetirías?
Con Rodrigo Sánchez Patiño, mi primera pareja; lo pasamos muy bien.

-Fuera de las novelas, ¿qué otros sueños persigues?
Quiero sacar mi propia línea de ropa. Además, con mi hermana Paola voy a montar una empresa para organizar bodas de bajo presupuesto.

-¿En qué aprovechas tu tiempo libre?
En ir al cine, a la playa y cocinar, sobre todo platos de Arequipa (una ciudad de Perú).

Christian Meier y Génesis Rodríguez rompen su noviazgo


La publicista de la actriz Génesis Rodríguez confirmó la noticia de que ella terminó con Christian Meier, sin dar detalles de la ruptura.

Después de que Génesis Rodríguez y Christian Meier confesaran que tenían un bello noviazgo, la actriz acaba de confirmar que terminó su relación con el actor peruano.

"Puedo confirmar que Génesis Rodríguez terminó con Christian Meier y ya no están juntos", declaró Francis Bertrand, publicista de la actriz, a través de un comunicado de prensa.

Aunque la hija del cantante José Luis Rodríguez "El Puma" no reveló detalles de la ruptura con el actor, dejó claro que por ahora prefiere no tocar ese tema.

"Génesis no hará ningún otro comentario sobre este asunto en este momento", agregó el publicista.

Meier, de 39 años, y Rodríguez, de 22, se conocieron durante el rodaje de la telenovela ‘Doña Bárbara’ y a pesar de la diferencia de edades, la pareja aseguró que se llevaban muy bien y que estaban muy enamorados. En los últimos meses, Meier ha estado en el centro de la polémica luego de que hiciera comentarios ofensivos contra su ex esposa, Marisol Aguirre, a quien incluso quiso reducirle la pensión alimenticia de sus hijos.

Christian Meier confirmó que su relación con Génesis Rodríguez llegó a su fin, a través de un comunicado de prensa, e informó que la separación se dio en buenos términos. Aunque se negó a confirmar los motivos de la separación, el actor, quien actualmente se encuentra en Estados Unidos.

“Christian Meier y Génesis decidieron acabar en buenos términos y de mutuo acuerdo con la relación sentimental que sostuvieron durante 15 meses”, dice textualmente el breve comunicado.

Cabe señalar que Christian y Génesis tenían planes de llegar juntos al altar. Por ello, sorprende que hayan decidido acabar con su relación.

Ana María Trujillo da vida a la villana de la historia


Ana María Trujillo se le mide a ser mala. "Espero que no me resulten odiando", dice acerca de su personaje de Soledad en la telenovela ‘Yo no te pido la luna’ (de Canal Caracol), pero siempre le pide disculpas a sus compañeros por los insultos frente a cámaras.

"Perdón, perdón, perdón", esa es la palabra que más ha repetido en los últimos días y parece que así va a ser un buen tiempo, ya que su personaje tiene el perfil de una mujer detestable que no sólo le hace la vida imposible a la protagonista (Anasol), sino a su hermana mayor, a su esposo e incluso a su amante (Omar Murillo), porque lo quiere controlar y lo utiliza.

Meterse en la piel de esta mujer le ha resultado todo un reto a Trujillo porque desde que comenzó a hacer parte del medio en la telenovela 'Sofía dame tiempo', se ha caracterizado por hacer personajes de buena o mujer sensual.

"Soledad me cuesta trabajo porque no me identifico para nada con ella. Y siento que cuando uno hace un personaje debe enamorarse de él para poderlo defender y para poder hacerlo con amor, pero no le encontraba la parte para agarrarme", cuenta la hermosa colombiana.

Se sentó entonces a hablar con el director de la novela, William González, y con libretos en mano lograron recrear a esta señora tan pesimista. "Todavía lo estoy trabajando. Soledad es todo lo que yo jamás sería y para mí es un reto que la gente me odie, porque siempre me han querido. Ojala no me detesten como persona, pero sería bueno poder transmitir la rabia y el repudio que siente esta mujer en la trama", dice Ana María.

Apoderarse del personaje también le resultó complicado porque la actriz venía de representar a una mujer culta, inteligente, posesiva, autosuficiente y muy cómica, en la comedia de Sony: 'Los caballeros las prefieren brutas' y antes, a la buena y sufrida Manuela, en 'La quiero a morir'.

Hace siete años, Trujillo dejó la presentación de noticias para convertirse en actriz y hoy dice que se siente tan plena que no volvería a presentar un informativo. Las noticias malas la deprimen y recuerda varias anécdotas de notas que la hacían llegar a su casa y ponerse a llorar.

Actualmente su corazón está sanado. Después de sufrir una decepción amorosa con Francisco Cardona, el hermano de Manolo Cardona y con quien tuvo dos hijas, está tranquila y con el tema superado. "Adoro a Francisco con todo mi corazón. Pero el amor cambió y ya no siento un amor de pareja, sino familiar. Le tengo un amor como si fuera mi hermano", dice.

Por ahora está soltera y promulga ser la más feliz del mundo. "Me convencí de que todo llega cuando tiene que llegar y que todo se va cuando se tiene que ir. Dios sabe cómo hace sus cosas", asegura y finaliza la guapa actriz.

Julián Arango ve la vida con alegría y positivismo


"Veo la vida con alegría y positivismo. Eso sí, tengo que trabajar 24 horas diarias", dice el actor colombiano Julián Arango.

Julián heredó la chispa y el sentido del humor de la familia Arango y a los demás miembros de su familia los dejó como aprendices de la mamadera de gallo que lo ha hecho famoso. Entre en serio y en chiste, el actor polifacético y talentoso que acaba de ser papá y que tiene la habilidad de cambiar de piel con cada uno de sus personajes, se confiesa.

Al actor le recordamos por participar en telenovelas como ‘Yo soy Betty, la Fea’, ‘El inútil’, ‘Amas de casa desesperadas’, ‘El Cartel’ y ‘Las Muñecas del Mafia’, entre otras. Ahora, veremos a Julián en la nueva producción de RCN: ‘La Pola’.

-¿Cuál es la historia de ‘La Pola’, la nueva novela que protagonizarás?
La historia nace de un cuadro al que le hacen un escáner y descubren que la mujer de la pintura, Magdalena, quien está embarazada y con un bebé de brazos, es la esposa de Antonio Nariño, y además tiene un medallón colgado con la imagen de Jorge Tadeo Lozano. Ahí empiezan las preguntas: ¿Es infiel Magdalena a su marido? ¿De quién es la criatura? Por los interminables viajes de Nariño, ¿Magdalena cae en brazos de otro hombre? En medio de la historia aparece Policarpa Salavarrieta y el director, Sergio Cabrera, toma la decisión de hacer la historia de ‘La Pola’.

-¿Y tú quién eres en la historia?
Soy el papá de La Pola. Un campesino que ejerció una gran influencia y que ayudó a inculcarle a su hija la semilla de la revolución.

-¿Dónde serán las grabaciones?
En Villa de Leyva, Monguí y Barichara, todo en Colombia.

-¿Cómo serán tus días lejos de Adelaida, tu bebé de cuatro meses?
Me encanta viajar, pero con Adelaida me pregunto: “entonces, ¿qué sentía uno antes por la gente?”. Esto es un amor muy grande. Sin embargo, ya me separé de ella cuando grabamos ‘El Cartel’. Me conformo con las fotos que me mandan. Antes iba por la vida adonde me llevara, pero ahora con la niña tengo una conciencia distinta. Ahora se están haciendo cosas para algo y por alguien. No por el ego ni por mí. Me fui viendo una cosa y llegue viendo otra.

-Después de un personaje tan fuerte como Guadaña, de ‘El Cartel’, ¿no da cierto miedo a enfrentarse a otro papel?
Yo no tengo miedo ni angustias, no he sufrido de eso jamás. Siempre pienso que me va a ir bien y eso lo heredé de mi papá, que hasta en los peores momentos, sin un peso en el bolsillo, me decía: "El año entrante lo mando a estudiar afuera" o sea, ¡todo está bien! Veo la vida con alegría y positivismo. Eso sí, tengo que trabajar 24 horas diarias. Si uno no trabaja bien todos los días, si no se hace bien el aviso, no se hace nada. Y también el ejemplo de mi mamá, que no ha parado de trabajar un minuto en toda su vida.

-¿Cómo partes tu esencia de la de los personajes?
Este trabajo lo he llegado a entender muy bien, lo he analizado y lo he vuelto un trabajo. 5, 4, 3, 2, es una persona; 5, 4, 3, 2, corta y vuelvo a ser yo. Me pasó que en 'Perro amor', yo estaba empezando a actuar y a veces (después del papel) seguía dándomelas de que yo, en verdad, era un tipo así con todas las viejas (risas).

-¿Has madurado con el oficio?
Sí, maduré con el oficio. Hay una cosa con los zapatos que yo aprendí. Cuando me los quito, los míos, y los pongo allá, ya. Y me pongo los zapatos del personaje, me transformo y listo. Eso es.

-¿Cómo escoges los papeles?
Este es un trabajo de intuición. Si de entrada el proyecto me da mala espina, no lo hago. En ‘Yo soy Betty, la Fea’, venía de hacer ‘Perro amor’ y fue muy exitoso, me dijeron: "¿Qué va a hacer ahora?" Y yo, no es que voy a hacer a un gay en una novela. Y me decían: "Hombre, no haga eso Julián, piense en su carrera, en serio, mire que un éxito no se repite nunca".

-¿Y cómo cuidas tu vida privada?
Cuesta mucho. El trabajo es como las excursiones del colegio siempre, uno la vive toda y si se emborracha se muere, todo es muy intenso, entonces es difícil porque la vida real a la larga es cotidiana y monótona. Uno está en la esquizofrenia del actor. He aprendido que no hay nada más rico que llegar a la casa.

-¿Enredarse es facilísimo?
Es un mundo muy libre y hay mucha fantasía. Por eso mil historias de "me separé, me casé, estoy de novio y no hay duelos, no hay respeto". Es como un solo romance todo. Como la misma novia con distintos cuerpos. El error es pretender que la fantasía es la vida real.

-¿Haces ejercicio?
Siempre tengo un balón por ahí para pensar y para estar pateando. Juego cuando puedo, pero nado y camino muchísimo. La calle es la que le dicta a uno los caminados, las situaciones, allá está la inspiración.

-¿Con qué actor te gustaría trabajar?
Con Andrés Parra. Hacía rato no veía un tipo tan polifacético. Es un gran actor. También con Felipe Botero, me encanta; con Carlos Gutiérrez y Robinson Díaz me agradaría volver a trabajar. Y hacer una comedia con Sergio Osorio.

-¿Y con qué actriz trabajarías?
Con Alejandra Borrero. Me gustaría hacer una comedia con Alejandra, nunca he trabajado con ella.

-¿Extrañas la publicidad?
Añoro todo de la publicidad. Yo tengo formación de publicista y creo que todos los personajes deben tener un sello, una mamadera de gallo y siempre pienso qué voy a comunicar y a quién.

-¿Qué sigue en tu vida?
El stand up show 'Ni idea', que presentaremos en el Festival Iberoamericano de Teatro; en televisión, 'La Pola'; seré “Gafas” en 'Operación Jaque' y con Antonio Sanín nos volvemos a juntar a mediados de año, pues regresa 'Ríase', 'El Show'.

Nataly Umaña se va a Londres


Nataly Umaña dice que no llegaría a los extremos de su personaje, Jenny Rico, antagonista de ‘Las Detectivas y El Víctor’, telenovela de RCN. La hermosa colombiana viajará a Londres a estudiar inglés.

Llegó a tocar puertas en la actuación. Se encontró con la propuesta de interpretar a Mariaca, la modelo tonta que caracterizó en ‘El auténtico Rodrigo Leal’ y, desde entonces, sus personajes, casi siempre, han estado marcados por el tono de mujer provocadora.

Actualmente, Nataly Umaña está ennoviada y para descansar de las grabaciones de ‘Las Detectivas y El Víctor’, que le tomaron más de un año, viajará a Londres a estudiar inglés y darse unas vacaciones. A finales del año 2010, volverá a Colombia porque no soporta pasar esas fechas sin su familia.

Su papel de Jenny Rico en ‘Las Detectivas y El Víctor’ fue el de una mujer calculadora, pero dulce cuando le convenía.

-¿Qué tienes en común con tu personaje de Jenny Rico?
Jenny es una manipuladora total. En la vida real soy un ser humano y como tal debo manejar toda clase de emociones, de estados de ánimos, pero tanto como convertirme en una maquiavélica, estoy lejos de serlo.

-¿Cómo te sentiste haciendo de Natalia París en 'El Cartel'?
Me encantó, lo disfrute al máximo, lo hice con respeto y cariño. Además, me dejó un premio: la India Catalina.

-¿Y Natalia París, te criticó o te felicitó?
Tengo entendido que no veía la serie, no sé si sea verdad.

-¿Te gustan los personajes en los que debes jugar con tu sensualidad?
Creo que el reto de ser actriz va mas allá del perfil que tengas para un casting. Se trata de enriquecer el personaje, de encontrarle los matices que requiera.

-¿Eres de las que le revisa la billetera y el celular al novio?
Considero que en una relación deben primar la confianza y el respeto.

-¿A qué tipo de hombres le huyes?
A los machistas. El machista es egoísta, absorbente. No podría con alguien así.

-¿Para qué te ha servido la fama?
Para perder la privacidad.

-¿Te han traicionado?
Creo que sí, pero nada trascendental.

-¿Y tú has sido infiel?
No. Creo en la lealtad.

-¿Qué personaje te gustaría interpretar?
Me encantan los antagónicos.

-¿Sacrificarías tu belleza por un personaje?
Claro que sí, con Jenny Rico me cortaron el pelo súper cortico. Después decidieron que protagonista y antagonista no podíamos ir con cortes similares y me pusieron extensiones.

Juan Jiménez vive entregado a su familia


Juan Jiménez, quien interpretó a Cachorro en ‘Mas sabe el Diablo’, vive entregado a sus hijas. El actor colombiano admitió que vive entregado a la familia y sus dos trabajos.

Jiménez manifestó que se encuentra felizmente casado con una joven llamada Catherine y que sus hijas Camilah (de seis años de edad) y Valentina (de dos) son su razón de vivir. “Yo cuidé a mis sobrinos desde chiquitos y con ellos hice el curso de papá”, reveló el artista desde Miami, Florida.

Aclaró que “estoy casado, pero tengo consentidas a todas mis fanáticas, tanto en el Facebook como en el Twitter. Gracias a los seguidores, la telenovela ha tenido rating. En Estados Unidos, ‘Más sabe el diablo’ fue la novela del año”.

El actor resaltó que dedicó gran tiempo a la creación de su personaje de Cachorro, miembro de la banda a la que pertenecía “El Diablo” (Jencarlos Canela). “La transformación de Cachorro fue gigante. Arranca llamando la atención y buscando ser el líder de la banda, pero se le dañó todo cuando Ángel salió de la cárcel”, dijo con satisfacción.

Puntualizó que Cachorro ha conquistado el cariño de los televidentes al conocerse que no tuvo mamá y que careció de afectos. A esto, se le suma que aceptó a Marina, tras descubrir que se sometió una operación de cambio de sexo.

Respecto a su relación profesional con Angeline Moncayo, quien dio vida a Marina, apuntó que “ella es una excelente actriz colombiana. Gracias a Dios que los colombianos nos metimos en la cabeza que debemos hacer un buen trabajo y representar a nuestro país”.

Juan Jiménez recalcó que, luego de seis años de carrera en Colombia, se mudó a Miami (Florida) “para comenzar desde cero”.

“Hice una participación especial en ‘Pecados Ajenos’ y me dieron la oportunidad de hacer este papel que es muy importante. Tuve la inquietud de ser actor desde los 12 años de edad”, expresó Jiménez, nacido en Medellín, pero criado en la capital de Colombia: Bogotá.

Mencionó, además, que analiza un acercamiento profesional para una telenovela en Colombia, pero le ata a Miami una empresa de fotografía de su propiedad. Sueña con convertirse en director artístico.

“Yo soy de donde haya trabajo y una buena oportunidad. Hay opciones que debo analizar para ver lo que me convenga, tanto la historia (de la telenovela) como lo económico”, especificó.

Isabel Cristina Estrada quiere ser madre


"Me esperan campañas interesantes de modelaje y empiezo con la novela de la vida del Joe Arroyo". Con un cuerpazo de infarto, llena de proyectos y enamorada, así está la actriz colombiana, quien nos contó que atraviesa por uno de los momentos más importantes de su vida.

Su estreno teatral, proyectos en televisión y un matrimonio apasionado son una muestra de la estabilidad por la que pasa la hermosa modelo y también actriz.

Isabel Cristina Estrada protagoniza una obra de teatro junto a la reconocida actriz Jacqueline Henríquez en Colombia. Como toda una experiencia de vida y con una maestra inigualable son las características con las que describió el momento por el que pasa su carrera profesional.

La historia que protagoniza en el teatro cuenta todo lo que ocurre en una oficina pública del Estado, donde trabaja Delfina Colmenares (Jacqueline Henríquez), funcionaria que a punta de 'palancas' ha logrado mantenerse en su puesto por treinta años, pero la tranquilidad de esta oficina se altera el día que nombran a Pili (Isabel Cristina Estrada), una hermosa abogada recién graduada que gracias a sus encantos ha logrado escalar rápidamente, para hacerle compañía a Delfina.

-¿Cómo empezaste en el teatro?
Me encontré con Rodrigo Candamil (actor y productor) y me invitó a hacer un casting para una obra de teatro, me lo gané, y de una empecé a crear el personaje de Pilar, una mujer que cree que con su cuerpo puede llegar adonde quiera.

-¿Y cómo ha sido trabajar junto a Jacqueline Henríquez?
Todo un honor, es una responsabilidad grandísima porque es una mujer con mucha experiencia. Ha sido mi gran maestra y además somos muy buenas amigas.

-¿Qué te dice tu marido Lucas de este proyecto?
Me apoya al máximo en todos mis proyectos, es mi mayor crítico; después de la obra llegamos a la casa y tenía una lista de cosas para decirme.

-¿Cómo estás como esposa?
Feliz, matada de la dicha, ya vamos a cumplir un año y la verdad somos muy felices.

-¿Habéis pensado en tener hijos?
Claro, estamos súper antojadísimos, no vemos la hora pero aún estamos cada uno en su trabajo, él esta apunto de sacar su tercer disco y yo continúo con mis proyectos.

-Ahora Lucas Arnau está muy cambiado físicamente, ¿qué ha hecho para producirse este cambio a mejor?
Está muy juicioso haciendo mucho ejercicio, entró a la onda del gimnasio; él nunca practicaba deporte, lo único era su performance en el escenario. Está muy feliz, lleva una alimentación balanceada, no hace dieta ni aguanta hambre.

-¿Cómo ha sido tu incursión como empresaria?
Con Lucas y otro amigo tenemos una pizzería en Medellín (Colombia), llamada City Pizza, que ha crecido bastante. Es una pizza gourmet deliciosa, Lucas es el experto en cocina, él crea las recetas y yo me encargo de la parte tecnológica.

Carlos Manuel Vesga, de la arquitectura a la actuación


Carlos Manuel Vesga, es de esas personas a las que un día la vida le dio un giro de 180 grados cuando se dejó tentar por el mundo de la actuación. Pese a haber estudiado Arquitectura y ejercer esta profesión durante un tiempo, más pudieron sus ganas de irse a estudiar teatro a Nueva York y prepararse para interpretar diferentes personajes en las producciones en las que ha actuado.

RCN ha sido el hogar laboral de Vesga desde que decidió que sería actor. Su primera incursión en la pantalla chica, la hizo en ‘El Fiscal’ con un personaje que si bien fue pequeño, lo recuerda con mucho cariño. De ahí se desprendieron otros papeles como: Wilson en ‘Pobre Pablo’, el soldado Perlaza en la película ‘Soñar no cuesta nada’, Pipo en la serie ‘Floricienta’, Isidro en la novela ‘Pura Sangre’, Marlon en ‘Las Trampas del Amor’ y ahora Samuel Medina en la serie ‘Amor Sincero’, personaje que como él mismo reconoce, ha sido un reto y una responsabilidad muy grande que ha asumido con entrega y mucho profesionalismo.

Otras constantes en su vida han sido su gusto por el teatro y la música que va desde la clásica, pasando por el rock y la salsa. Además le encanta cocinar, ir a cine y leer. En la siguiente entrevista, Carlos Manuel explica cómo se ha preparado para representar a Samuel en serie basada en la vida de Marbelle: ‘Amor sincero’.

-¿Cuáles son las características de tu personaje?
Mi personaje es el carabinero Samuel Medina, el papá de Mauren Belky. Es un tipo muy interesante porque es un personaje con dimensiones. A veces este tipo que es muy bueno, va a cometer errores muy graves como todos los cometemos. Y aunque es una persona de buen corazón, habrá ocasiones en las que los televidentes lo van a querer o lo van a odiar.

-¿Cómo has ido construyendo este personaje?
Por supuesto que con la ayuda de Marbelle, que ha sido maravillosa, ella nos dejó tener acceso a su archivo personal de video para poder ver el aspecto físico del personaje, aunque no hay mucho material de su padre porque a él no le gustaba mucho figurar. También tuvimos entrenamiento con la policía, para aprender el vocabulario que utilizan, cómo se tratan, etc. Fue una investigación bastante meticulosa, porque interpretar este personaje es una responsabilidad grande.

-¿Tu personaje tiene alguna transformación a lo largo de la historia?
Yo creo que la esencia del personaje sigue siendo la misma, pero el reto para mí es que hay saltos de tiempo grandes. He tenido que plantear la parte física desde que Samuel está joven y sentar las bases para poderlas desarrollar cuando él tiene unos años de más. El peso corporal hay que acentuarlo, las muletillas que usa y todas las características que va desarrollando en su etapa de madurez.

-¿Cómo ha sido la relación con Marcela Benjumea, quien hace el papel de tu esposa?

Absolutamente genial, yo ya había trabajado con ella en otra producción de RCN, ella es una compañera de trabajo increíble y como es tan buena actriz, eso hace que uno tenga que darle la talla y ha sido una escuela maravillosa actuar con ella.

-¿Y el trabajo con los niños, específicamente con Rafaella?
Ha sido un trabajo muy enriquecedor, cada uno tiene una personalidad muy bien definida y sobre todo son muy talentosos. Rafaella es una niña asombrosa y una gran artista.

-¿Cómo llegaste a la actuación?
Siempre hice teatro en el colegio y la Universidad, cuando estudiaba Arquitectura, decidí irme a estudiar fuera del país. Luego regresé del viajé, me gradué y ejercí la carrera durante un tiempo, pero tenía claro que quería dedicarme de lleno a esta profesión, mi diploma lo tengo guardado.

-La mayoría de tus personajes los has hecho en RCN, ¿cómo ha sido esta experiencia?
La verdad es que sí, he encontrado que el trabajo de uno como actor es muy valorado en RCN, he tenido la fortuna de siempre encontrar una calurosa bienvenida.

-¿Cómo te has sentido grabando en las diferentes locaciones que se están utilizando para recrear la historia?
Maravilloso, por supuesto trabajar en Buenaventura (Colombia) no ha sido fácil, el clima es húmedo pero sin embargo, la experiencia ha sido fantástica. Es una manera diferente de conocer un poco más acerca de la cultura de esta bella región del pacífico.

Marcela Benjumea, una actriz de grandes ligas


Ver a Marcela Benjumea actuando, es como admirar una gran obra de arte. Su capacidad y sensibilidad histriónica, denotan en ella una madurez actoral que sólo se puede lograr con la experiencia, como lo ha demostrado en cada uno de los personajes que interpreta.

La vena artística de esta mujer de grandes y expresivos ojos color miel, la lleva en sus genes, dado que viene de una familia de artistas. ‘Tiempos Difíciles’, ‘Francisco el Matemático’, ‘Pura Sangre’, ‘Regreso a la Guaca’, ‘Aquí no hay Quien Viva’, ‘Inversiones el A.B.C’, más de 10 obras de teatro en las que ha actuado y dos películas, demuestran que nació para ser actriz, como una vez más lo ratifica en ‘Amor Sincero’, la nueva producción de RCN, donde interpreta a Yamile, un personaje con el que sin lugar a dudas dejara huella.

Aunque en su vida cotidiana se caracteriza por ser descomplicada y le encanta andar en jeans y tenis, Marcela es consciente de que cada papel tiene un perfil definido, por eso ha sido un reto meterse en la piel de una mujer cuya principal característica, es la vanidad. Sin embargo, más allá de la apariencia física, para esta actriz lo más importante es realizar su trabajo con profesionalismo y entrega.

-¿Cuáles son las características de Yamile?
Es la mamá de Mauren, una mujer que tiene muchas expectativas sobre la carrera de su hija, es quien impulsa su carrera musical, porque cuando Yamile era joven, siempre soñó con ser cantante y como no pudo, ve reflejada en su hija esa posibilidad.

-¿Qué consejos te ha dado Marbelle para que la interpretación de tu personaje sea lo más cercano a la realidad?
Marbelle ha estado muy pendiente de toda la historia para que la caracterización de mi personaje sea muy fiel a lo que ella vivió en su niñez. Siento que Yamile es una mujer con características muy específicas, es una mujer súper guerrera, súper echada para adelante. Ella hará lo que sea para apoyar la carrera de su hija y convertirla en una gran estrella de la música.

-¿Cómo ha sido el trabajo con Rodrigo Triana, el director de esta historia?
Yo ya había sido dirigida por él en ‘Regreso a la Guaca’ y el trabajo es muy chévere. Es un director exigente, obsesivo con la historia y con lo que quiere ver de los personajes. Con él tuve la oportunidad de ensayar 20 días, antes de iniciar el rodaje y pienso que eso es muy importante a la hora de grabar porque uno se siente más tranquilo. Él sabe que es lo que quiere, y eso hace que uno también dé lo mejor de uno.

-¿Cuál ha sido el reto más grande del personaje?
Pues en realidad todo, por ejemplo, la vanidad de Yamile es algo que yo no manejo, porque soy bastante tranquila, mi vida transcurre en jeans y tenis y el hecho de estar pendiente del maquillaje y el arreglo de las uñas, ha sido un poco complicado, porque yo no lo hago en mi vida normal, no uso tacones. Pero este personaje tiene esas características y hay que hacerlo muy creíble.

-¿Cómo lograste quedarte con este papel?
Después de ‘Inversiones el A.B.C.’, me enteré de que estaban buscando una mujer que representara a la mamá de Marbelle. Desde que tuve el perfil de Yamile en mis manos, me gustó mucho y me preparé para hacer una muy buena audición y les gustó.

-Con estas jornadas de grabación tan intensas, ¿para qué te queda tiempo?
La verdad es que no me queda mucho tiempo, todo el día estoy grabando. Por la noche llego a mi casa, me doy un baño para relajarme, estudio los libretos y al otro día me levanto para ir a grabar de nuevo. Pero cuando tengo la oportunidad, me gusta salir a comer o ir a cine.

-En todos estos años de carrera actoral, ¿qué ha sido lo más difícil y lo mejor de ser actriz?
Lo más difícil de ser actor, es que por más tiempo que uno lleve en esta profesión, todos los personajes tienen un grado de dificultad y el secreto está en hacerlos creíbles, es decir, tener la capacidad de darle una interpretación muy real sin caer en el ridículo. Y lo más emocionante, es que no caes en la rutina, porque cada personaje tiene características diferentes y eso le da a uno la capacidad de ser más creativo.

-¿Cuál es el principal atractivo de esta serie?
Que es una historia real, de lucha y perseverancia, de una mujer verraca que luchó por sacar a su hija adelante hasta convertirla en la figura que es hoy. Yo creo que los televidentes se van a sentir muy identificados con ‘Amor sincero’.

. . : ENTREVISTAS : . .

Sebastián Martínez


Sebastián Martínez, pese a su juventud pues tiene 29 años, es un actor maduro, sinónimo de talento, profesionalismo y versatilidad. Esa experiencia es la que quiere demostrar en ‘Rosario Tijeras’, en donde interpreta a Emilio, un joven adinerado y buena vida que estará detrás del amor de Rosario (papel que interpreta María Fernanda Yepes).

Cualquier persona al ver a Sebastián Martínez de lejos pensaría que se trata de un muchacho de no más de 25 años. Si bien todavía su edad (29) puede encajar en lo que se conoce como joven, Martínez es una persona sería centrada un su trabajo y sobre todo con un experiencia a nivel profesional, que muchos actores con más edad que él envidiarían.

Si bien su cara empezó a ser más familiar para los colombianos en estos últimos años luego de interpretar al terrible Elkin Montes en ‘La viuda de la mafia’ y creció más después de protagonizar ‘Juegos prohibidos’, este paisa criado en Bogotá tiene una trayectoria de más de 18 años en el medio artístico. Además, ya sea como actor principal o personaje secundario, en televisión o en teatro, Martínez ha brillado gracias a su versatilidad actoral y hasta por su talento para el baile, como lo demostró en ‘Bailando por un Sueño’.

El actor pasó cuatro meses en Nueva York, le apostó a conformar una familia junto a Kathy Sáenz, su esposa y, al lado de Shenoa, Alana (hijas de Kathy) y Amador, su primogénito que nació el 25 de febrero de 2009.

En la actualidad, convertido ya en padre, Martínez cree que aún le faltan muchas cosas por conocer, experimentar y por supuesto aprender, pero de las que está seguro que de a poco irá encontrando, como le pasó en ‘Rosario Tijeras’, serie en la cual interpreta a Emilio Echegaray, un personaje que lo ha llevado a aprender de un mundo que desconocía.

-¿Cómo es Emilio, en ‘Rosario Tijeras’?
Es un ser un poco mágico, muy particular. Trate de buscar referentes y nos los encontré. Es un tipo sin miedos, que vive la vida de una manera muy peculiar. Va contra y frente a todo, creyendo en lo que piensa: la libertad, la felicidad, en la buena vida y en amar a las mujeres. Me parece un ser increíble.

-¿Habías leído el libro antes de saber que estarías en el proyecto?
Sí. Me pareció mágico y pienso que Rosario también es un personaje con estas características. Es un personaje que reúne muchos ítemes de nuestra sociedad y de la mujer colombiana desde distintos puntos de vista. La historia en general es un reflejo de lo que somos, de una realidad que nos afecta a todos.

-¿Sufre algún cambio el personaje en su adaptación a la televisión?
De Emilio en el libro se habla muy poco; se habla más de Antonio, que es quien narra la historia. Emilio simplemente aparece como un gancho de Rosario muy sexual, muy físico. Acá los libretistas y también de la mano de Jorge Franco se le dio vuelo al personaje de una manera muy bonita. Es un personaje alegre, feliz y atrevido. Un tipo de grandes cualidades que tal vez en el libro no deja tiempo, ni espacio para marcarlo tan claramente. He aprendido mucho del personaje.

-¿Es cierto que te tocó adelgazar para personificar a Emilio?
Más que tocarme, lo decidí porque el personaje arranca de 20 años y luego pasan cinco, entonces quise adelgazar, bajar unos kilos para verme más joven, verme muy chiquito.

-¿Cómo fue la experiencia de grabar en las comunas?
Es una experiencia maravillosa y a la vez fuerte porque remueve muchas cosas que a lo mejor queremos ocultar o que queremos alejarnos para que no nos toquen. Entonces me ha parecido muy hermoso el hecho de entrar a nuestro mundo, a nuestro país, a nuestra cultura y a las dificultades que nos conciernen y sobre todo a la humanidad que hay allá, algo que muchos ven muy lejos.

-¿Cómo ha sido tu relación con el elenco?
Me he sentido muy a gusto. En cada producción con la que uno se encuentra se rescatan millones de cosas. ‘Rosario Tijeras’ no ha sido la excepción y el grupo humano me ha dejado muchas cosas como persona y como actor.

-¿Crees que si existen personas para las cuales amar es más difícil que matar?

Creo que para muchas puede ser así porque como me dijo un amigo: “amar es fácil, los complicados somos nosotros”.

-Después de más de 18 años de carrera, ¿crees que estás totalmente maduro en esta profesión o crees que aún te faltan muchas cosas por aprender?
Creo que Emilio, para mi, está siendo un paso importante como actor porque he tenido la posibilidad de trabajar en un formato distinto, con un personaje diferente, y siento que cada paso que se da, te hace madurar como actor, ese es el camino de quienes escogemos esta profesión.

-¿Por qué los televidentes no se pueden perder ‘Rosario Tijeras’?
Lo que puede llegar a llamarles la atención es poder ver un producto distinto y que está hecho desde el alma de la historia. Hemos podido llegar a contarla desde el corazón de la narración que son las comunas en Medellín. Todo este ambiente se siente y la gente va a poder percibirlo de una manera muy real.

-¿Cómo es la experiencia de ser papá?
La experiencia es maravillosa, es fantástico encontrar ese amor puro e infinito que hay hacia los hijos. Yo creo que a los que nos tocó ser papás, esa es nuestra misión en la vida.

-¿Y cómo es tu rol de vida de padre?
El mundo cambia de color. A través de un bebé recién nacido puedes ver a Dios y lo sientes, es una sensación indescriptible, es el mejor regalo que le pueden dar a uno. La mente fastidia a todos los padres, uno se preocupa y piensa muchas bobadas, pero apenas nace el bebé y lo tienes enfrente algo mágico pasa, estoy feliz.

-¿Te sentías inmaduro para ser padre?
No me siento tan inexperto pues ya he tenido una experiencia con las niñas de Kathy (Shenoa y Alana). Me pareció increíble que la vida me regalara un niño porque Kathy tiene dos hijas y este es el balance perfecto. El cambio llega sin uno darse cuenta, es una conexión con Dios, no a través de la misa ni de los rosarios sino de la meditación.

-¿Cómo fue el primer encuentro con tu hijo Amador?
Rarísimo, una mezcla de sensaciones. Puedo decir con honestidad que no me puse a saltar en una pata, no grité; me sentí confundido, extraño, pero al mismo tiempo lo amaba profundamente. Se me salieron las lágrimas, pasaba de un estado a otro y experimenté una cantidad de emociones increíbles. A la hora ya estás chiflado, es una locura, encontré mi droga.

-¿Tuviste miedo de ser papá primerizo?
No, me da fascinación de la perfección, de la bondad y de la grandeza de darle a uno ese regalo. Lo que se respira y se siente es de otro planeta. Cuando mi cabeza empieza a trabajar y me siento tenso, voy lo veo y lo beso y quedo en sobredosis de amor.

-¿Cómo crees que es la mejor forma de educar a tu hijo?
Ser flexible con los niños crea inseguridad porque van a pensar que a uno no le importan ellos. No me gustan los niños malcriados y voluntariosos.

-¿Es diferente la sensación con Amador, que con Shenoa y Alana?
Es diferentísimo. Es una especie del mismo hueco que se cava, pero ahora es más profundo, yo ya había sacado petróleo de ese pocito, pero ahora llegué más profundo.

-¿Cómo han asumido las hermanitas la llegado de Amador?
Le han recibido con mucho amor. Hemos estado muy pendientes de que no se les robe atención porque no es sencillo el proceso por el que ellas pasan. Hay que prestarles mayor atención.

-¿Te gustaría tener más hijos?

Creo que con tres ya tenemos suficiente.

-¿Y cómo ves ahora a Kathy, después de ese regalo?
Es divina, es el amor de mi vida, es una mamá hermosa, cada vez está más preciosa. Amador ha hecho que la ame más, sólo puedo conquistarla infinitamente y rogar que no se me olvide nunca que ahí está.

-¿Cómo eres como esposo?
Tengo mis “chocheras”, pero trato de aniquilarlas porque sé que “jartan”.

-¿Eres ordenado o desordenado?
La ordenada es Kathy, yo soy súper desordenado.

-¿Te gusta salir de rumba con Kathy?
Disfrutamos mucho nuestra casa, nuestra intimidad. Ahora disfruto mucho de mi espacio, de mi nido, de mi hogar.

-¿Cómo fue el matrimonio?
Muy emotivo, pero los matrimonios son jartos porque son aburridos los preparativos, pero celebramos con mucho amor.

-¿Lealtad y fidelidad te suenan a lo mismo?
Sí, se trata del respeto y es el mínimo acto de corresponder al otro ser.

-¿Eres fiel?
Sí, no puedo ser infiel, no está dentro de mi código.

-¿A qué le tienes miedo?
A Dios, pero no con miedo, sino un temor de fallarle.

-¿Se te ha subido la fama a la cabeza?
Muchas veces. Los seres humanos tenemos una lucha interna constante, pero así uno empieza a ser consciente y detectar que uno la está embarrando o no.

-¿Quién te ayuda a que la fama no te supere?
Mis padres, la crianza y los valores que me inculcaron. Kathy también me ayuda cantidades para ser una mejor persona, es mi ancla, la persona que está siempre para darme la palabrita que necesito.

-¿Y el genio te cambió?
Totalmente, ya no soy el malgeniado de antes. Llevo tres años como vegetariano y ya no soy tan agresivo. Ahora, percibo una sensibilidad por la vida y por los animales que sólo los vegetarianos experimentamos.

-Has trabajado en teatro y en televisión, ¿el próximo paso es el cine?
Cine es la meta, es el punto donde uno quiere estar. No se ha dado la posibilidad de hacerlo hasta ahora porque la televisión quita mucho tiempo y es difícil hacer una película en un hueco en el que no se esté haciendo una novela. Estoy convencido que cuando llegue el momento de hacer cine, será porque es algo muy especial. El cine me apasiona y sería increíble hacer parte del rodaje de una buena historia.

María Fernanda Yepes


Rosario Tijeras es soñadora, y María Fernanda Yepes también. Rosario es sensual, María Fernanda también. Rosario es atrevida, María Fernanda también. Sin embargo, en un punto del destino, la sociedad se encargó de cambiar sus pensamientos y cada una tomó un camino diferente. Rosario se convirtió en una de las sicarias más temidas de Medellín (Colombia), y María Fernanda es una modelo y actriz reconocida.

Las bases familiares de cada una de estas mujeres hicieron que ambas tomaran rumbos distintos. Rosario tuvo una mamá que nunca tenía tiempo para ella y un padrastro que no sabía hacer otra cosa que tomar, por eso, prefirió hacer justicia con sus manos. A diferencia de María Fernanda, quien gracias a sus fuertes bases familiares y a los consejos de sus padres, siguió por buen camino, para estudiar y ser una profesional en la vida.

Y aunque en la mente de Yepes nunca estuvo hacer parte de la pantalla chica, corrió con la suerte de encontrarse con el director de televisión Herney Luna, quien la ayudó a decidirse por el mundo de la actuación. Ahora con este nuevo personaje, María Fernanda siente que la vida la está premiando y que como colombiana es un orgullo representar una realidad de su país.

"Como a Rosario le habían pegado un tiro, confundió el dolor del balazo con el del amor. Pero al despegar los labios salió de dudas y más cuando vio la pistola. Ella en el camino al hospital narró que sintió un corrientazo en el cuerpo y que había pensado que era el beso", así recita María Fernanda Yepes (de 26 años) los párrafos de ‘Rosario Tijeras’, que se los sabe de memoria. Para darle cuerpo a su personaje se inspiró en los papeles de Marion Cotillard, en ‘La Môme’, Jodie Foster, en ‘Taxi Driver’ y en ‘Mallory Knox’, en Natural Born Killer, una triada exquisita y seductora. "Ellas fueron mis musas".

Después del éxito de Natalia, la prostituta en ‘Pura Sangre’ y Yésica “La Diabla” en ‘Sin senos no hay paraíso’, la actriz Mafe Yepes se robó todos los aplausos por su primer protagónico en ‘Rosario Tijeras’, que ahora regresa con el pelo más oscuro, dejando de ser pelirroja.

Además, María Fernanda reanudó su relación de dos años con el actor mexicano Arap Bethke en diciembre de 2009; se fueron de pre-luna de miel al Pacífico mexicano y viven un intenso amor. Y María Fernanda Yepes ya terminó las grabaciones de la serie ‘Rosario Tijeras’ para irse de viaje con su novio al país de éste (México), pues luego de tantos meses grabando, María Fernanda quería salir del país y descansar un buen tiempo antes de estudiar algunas propuestas.

-¿Quién es Rosario Tijeras?
Ella es un ser mitológico. Cuando conocí a Jorge Franco (escritor de la novela) le pregunté si existía o no, me dijo que ella era la fusión de las tres mujeres que existieron en la época más fuerte del narcotráfico. Es decir la mujer del narcotraficante, la mamacita que usa su cuerpo con un fin económico y la sicaria. Para mí ella es un ser magnífico porque reúne esas tres realidades, esos tres mundos. Rosario a simple vista es muy dulce, es una mujer muy inocente, es soñadora, pero la misma sociedad la cohibió y la corrompió. Matando es la manera como ella se libera de sus demonios para que no la sigan maltratando. Yo la definiría como un perrito callejero porque un perrito roba la comida para sobrevivir, aprende a ladrar más duro que los otros perros para crear autoridad, para marcar territorio y así es Rosario.

-¿Cómo fue la construcción del personaje?
Es una historia personal. La historia de ‘Rosario Tijeras’ yo la conocía desde hace mucho tiempo porque me leí el libro cuando tenía como 18 años, antes de que saliera la película. Siempre quedé fascinada con este personaje, que para mí es mitológico. Yo nací en Medellín y me críe en la época más difícil de esta ciudad que fueron los 80´s, la época del narcotráfico puro, en donde uno salía a la calle y veía como mataban a la gente. De alguna manera yo me vi afectada también, porque era una adolescente y empezaba a salir a la calle. Para mí no era un personaje tan ajeno porque ya tenía referentes. Entonces no tuve que imaginarme como era estar en ese ambiente porque yo crecí en medio de mucha violencia, no a nivel familiar porque gracias a Dios yo tengo a mis padres juntos y tengo unas bases familiares muy fuertes, a diferencia de Rosario. Estoy segura que de no ser así, yo fácilmente hubiera podido caer, me hubiera podido ir por otro camino. Por eso para mí interpretar a Rosario es una bendición. Yo nunca mataría a nadie, pero crecí en ese contexto y se como es todo este cuento. Ha sido lo mejor preparar este personaje. Volví a estudiar el libro, leí muchas novelas de sicarias y vi un montón de películas. Además, realicé un trabajo con la maestra Vicky Hernández y estuvimos de acuerdo en que mi Rosario sería como un animalito asustado, una mujer a la que la vida la volvió así, los golpes de la vida la obligaron a protegerse.

-¿Qué ha sido lo más difícil de interpretar a Rosario?
Todo, porque la historia es muy fuerte. Tocamos temas de una realidad social que vive nuestro país como es la violencia intrafamiliar, las niñas que crecen sin un padre y son solamente criadas por la mamá, el abuso infantil. Entonces, claro, me toca hacer muchas escenas donde yo, María Fernanda, me pongo muy triste. Por ejemplo, hay una escena al principio de la novela cuando el padrastro entra borracho a mi casa, mi mamá no está y yo estoy cuidando a mis dos hermanitos pequeños, y él trata de abusar de mí. Yo decía: “Dios mío, pa' saber que esto es verdad, ¿en cuántos hogares no pasa una situación como ésta?”.

-Entre la Rosario del libro y la que te tocó interpretar, ¿qué diferencias encontraste?
Esta serie es completamente diferente al libro y a la película, es otra cosa, otro formato. Es una historia contada en 60 capítulos y el televidente va a tener la oportunidad de conocer a la Rosario adolescente, lo cual no se ve en el libro y apenas se sugiere. Aquí vamos a ver cómo era el trato con su mamá, con su familia y cuando abusan de ella, entre otras cosas. Para mí fue muy enriquecedor porque pude hacerle un pasado a ella, una niñez y una juventud que es lo que influye en ella para convertirse en el tipo de mujer que es.

-En tu vida, ¿has conocido mujeres que se acerquen a la figura de Rosario?
Cuando yo iba a construir el personaje hablé con Jorge Franco (escritor de la novela) y le pregunté si Rosario realmente existió, pero no. Ella es una mujer ficticia que él creó como una mezcla de los tres prototipos de mujeres a las que les ha tocado vivir la violencia: la mujer relacionada con el sicariato, la involucrada en el narcotráfico y la prostituta. Ella plasma esas tres realidades y yo, la verdad, no he conocido a ninguna Rosario Tijeras. Cuando estuve en el barrio Manrique no encontré a una mujer así. Es un ser supremamente mitológico porque es una asesina, tiene ese lado masculino pero también es sensual.

-¿Temes las comparaciones con Flora Martínez, la protagonista de la película de ‘Rosario Tijeras?
Me encantó lo que Flora logró y para nada quiero igualarme, mi Rosario es solo mía.

-Este es el primer papel protagónico para ti...
Yo lo visualicé desde el momento que me enteré que iban a realizar la versión para televisión. Fue contra todo pronóstico porque los productores buscaban una actriz natural, ojalá una niña de las comunas que pudiera hacer fácilmente de adolescente y luego en su parte más madura, pero gracias a Dios me gané el casting.

-¿Cómo conseguiste el papel de Rosario?
Hablé con mi manager, que me dijo que ya me había propuesto, pero que buscaban a una niña de 17 años, una actriz natural, y no me quisieron ver. En Teleset, me dejaron hacer pruebas para otra novela y me preparé para que se enamoraran de mí. Todo salió tan bien que me dieron el personaje. Y cuando me confirmaron, les dije que no lo quería, que anhelaba ser Rosario, que solo necesitaba una oportunidad.

-¿Y cómo recuerdas el día de esta gran prueba?
Mi jugada estratégica fue creerme una adolescente, me rebusqué un uniforme con la hija de una amiga, fui con la cara lavada y con actitud de peladita. No lo podían creer y no tuvieron dudas.

-Hay muchas críticas a tanta narconovela en la televisión, ¿qué opinas de eso?
Yo pienso que de alguna manera eso es verdad y ya deberían sacar historias que cuenten otras cosas, pero también es verdad que todo esto es una realidad que no podemos tapar con un dedo. En ‘Rosario Tijeras’ vamos a ver temas, donde más que escandalizar, nos van a mover el corazón y decir “¿qué es lo que está pasando en nuestra juventud?”. Que sirva esto a los padres a ser más responsables en la paternidad porque eso le pasa a Rosario. Ella nunca conoció a su papá.

-¿Y cómo ha sido la experiencia de grabar en las comunas?
Increíble, estando allá tuve la oportunidad de hablar con mucha gente que se que ha asesinado, con sicarios de verdad, les pregunté sus experiencias de vida y me basé en ellas para la construcción de este personaje. Después de esto le cogí mucho cariño a las comunas, es increíble como a pesar de todos los problemas que tienen allá son felices. La gente tiene un sentido de pertenencia único por su ciudad, su barrio, su familia, y es de admirar ese sentido de pertenencia.

-¿Qué fue lo más duro del rodaje?
Oír tantas historias. Fue como una catarsis, todas las noches llegaba llorando a mi casa. Me tocó reconstruir la adolescencia de ella: el padrastro la viola, se sugiere que la violan entre tres pelaos del barrio. Para mí era real y me deprimí, era arduo meterme al baño y quitarme la mascara, a Rosario de encima. Esa es la demencia de ser actor, todo el tiempo tienes que estar adentro y afuera. Lo fuerte es que el alma no diferencia, cómo le explicas que vas a grabar una escena de angustia.

-¿Fue difícil desconectarte del personaje cuando sales de las grabaciones?
Al principio fue muy difícil, y al final de las grabaciones ya lo manejaba un poco más, pero los dos primeros meses que grabamos de corrido en Medellín (Colombia) fue muy duro porque estaba cien por cien metida en las comunas y era una dualidad muy loca para mí. Yo entre en crisis, incluso rompí con mi pareja, no sé si eso tuvo que ver en algo, pero creo que sí influyó. Yo estaba tan demente, tan metida en mi personaje que a mí me cambió la vida. Es que uno como le dice al cuerpo astral que por un momento va a llorar de mentiras, o que va a estar brava de mentiras, eso el cuerpo no lo entiende ni lo identifica.

-¿Llegaste a deprimirte?
Cuando empecé a grabar terminé con mi novio y se me alcanzaron a cruzar los cables, no entendía quién era yo, quién era Rosario. Experimenté esa soledad en el corazón, me sentía muy vacía. Todos los días llegaba con ganas de llorar; fue un escenario fuertísimo y luego todo se equilibró.

-¿Quién te ayudó a sobrellevar la tristeza?
Mi mamá era la que me ayudaba a tranquilizarme. Hacía ocho años no vivía en mi casa y reencontrarme con ellos fue raro, pero delicioso.

-A estas alturas, ¿cómo has evolucionado?
El día a día ha sido excelente, tenemos un equipo muy conectado, los personajes están bien marcados y tuve la fortuna de trabajar con gente nueva para la televisión, pero con un recorrido muy grande; ellos le han puesto toda la pasión a la historia. Le hemos metido la sangre.

-Después de tener una larga y exitosa trayectoria como modelo, ¿de dónde surge la idea de ser actriz?
No sé si llamarlo casualidad porque en la vida nada es casualidad, creo que fue algo circunstancial. Nunca pensé “yo quiero ser actriz”, de hecho yo estudié Comunicación Social, iba por otro camino, pero estando en Barcelona (España), decidí estudiar teatro y cuando regresé a Colombia empecé a hacer casting, sin creer mucho en mí, no sabía si esto era lo que realmente me apasionaba. Hasta que un día en que conozco a Herney Luna y me dice que había seguido mi carrera y que apostaba por mí. Fue cuando me propuso el personaje de Natalia en ‘Pura Sangre’, que me llamó la atención, me preparé y así empecé.

-¿Qué significó Natalia en tu carrera profesional?
Con este personaje aprendí muchísimo porque con él fue que me lancé al agua. Yo no tengo una formación actoral rigorosa, yo no tenía ni idea de un set de grabación, no sabía como leer los planes, no entendía mucho del ritmo de la televisión, pero tuve suerte porque conté con gente muy bonita al lado que me ayudó. Tuve buena química con el elenco de ‘Pura Sangre’, todos me echaron la mano, ellos sabían que yo hasta ahora estaba empezando y me tenían mucha paciencia. Después de todo esto, fue que empecé a cogerle cariño al cuento y pensé que podía ser una bonita profesión.

-¿Y qué es lo que más te gusta de la actuación?
Pienso que es una profesión, no un oficio como dicen algunos, en donde uno tiene dos caras porque todo el tiempo está trabajando con los sentimientos y las emociones de otra persona. Hay que tener un norte en la vida muy claro porque perfectamente uno puede perderse en ese mar de emociones. Yo no podría hablar de teoría porque no la tengo o de una técnica, simplemente yo trato de acercarme a la verdad siempre, esa es como mi guía.

-Comentan que las grabaciones han estado muy accidentadas...
Algo que me ha ayudado mucho a interpretar el personaje es que soy muy arriesgada, no le tengo miedo a nada, me encantan la adrenalina, los deportes extremos, el riesgo. No veía la hora de que me pusieran una escena con una moto porque me fascinan, nunca dejé que me pusieran un doble.

-¿Es verdad que te la pasabas llena de morados?
Sí, me golpeé muy duro, terminaba con morados y cicatrices todos los días. En la noche llegaba a mi casa, me cambiaba y veía raspaduras por todos lados. Por ejemplo el día en que hicimos la escena de la violación, tenía a tres hombres encima y por más que estuviéramos actuando, uno de ellos me maltrató con una cadena y me quedó una cicatriz en el ombligo, pero eran minucias al lado de mi felicidad.

-¿Por qué decidiste darte una nueva oportunidad con tu novio Arap Bethke?
Él es mi chico, nos dimos cuenta de que nos queríamos mucho, superamos la crisis y ahora nos adoramos con el alma.

-¿Cómo ha sido el regreso?
Lo más chévere de la relación es que trabajamos en lo mismo y entendemos los tiempos de ambos, no hay reproches por las horas o los minutos ni por nuestro ritmo loco. Nunca había tenido un novio que fuera mi amigo de verdad. Es mi parcero. Andamos bien y estamos viendo a ver qué pasa.

-¿Se trató de un retorno romántico?
Sí, nos extrañábamos tenazmente; volvimos en diciembre y nos fuimos a viajar juntos: estuvimos surfeando en México y como nos gustan los deportes extremos, la naturaleza, pasamos unos días divinos.

-¿Es el amor de tu vida?
Somos muy parecidos, como almas gemelas.

-¿Cómo es la Mafe empresaria?
Tenemos una franquicia de unas barras de jugo, por ahora funcionamos en un gimnasio reconocido de Bogotá y vendemos extractos de frutas y de verduras. La frutoterapia tiene poderes curativos y queremos que la gente vaya a tomarse un jugo según su necesidad: energizante, desintoxicante y adelgazante. A los clientes les vamos a brindar asesorías con nutricionistas y les venderemos vitaminas, todo un cuento de nutrición. Es innegable que uno es lo que come y es hora de empezar a educarnos, de aprender a comer y apostarle a la vida saludable.

-¿Y tú qué haces para estar así de hermosa?
Trato de estar siempre en movimiento, no me quedo quieta y así no lo quiera estoy quemando calorías frecuentemente. Siempre tomo vitaminas y como muy bien, sano, sin grasas, adoro el pescado y los mariscos. El yoga me relaja, siempre medito. Me fascina dormir, descansar es el mejor plan, el cuerpo te lo exige. Toda la vida he comido bajo en sal y en azúcar. Mi metabolismo es muy rápido, soy hiperactiva y si no puedo ir al gimnasio, escalo, troto, camino. Le ayudo a mi cuerpo con extractos de frutas, tomo de zanahoria, jengibre, apio y manzana.

-Cuando empezaste en la actuación, ¿imaginaste que sería así de fuerte el trabajo?

A mí siempre me ha gustado mucho trabajar, pero no imaginé que el ritmo de la televisión fuera tan pesado y acelerado, porque cada minuto de televisión es bastante costoso.

-¿Cómo recuerdas los frutos que dio tu personaje de Yésica en ‘Sin senos no hay paraíso’?
En Estados Unidos fue un hit y duramos tres meses de gira por allí, y me abrió un mercado muy interesante como actriz.

-Tras ‘Sin senos no hay paraíso’ y ‘Rosario Tijeras’, ¿cuál sería el paso actoral a seguir por María Fernanda Yepes?
Este trabajo es impredecible, pero quisiera hacer cine y teatro. En el cine puedes dar un mensaje mucho más concreto y directo. Al teatro quiero ir para poder crecer como actriz, allí quiero probarme.

-¿Qué planes tienes después de haber acabado con las grabaciones de ‘Rosario Tijeras’?
Lo más urgente será darme unas vacaciones, porque luego de ‘Rosario Tijeras’ las necesito, porque es muy fuerte llevarla a cuestas. Además no tuve descanso entre mis dos últimos trabajos en televisión, entonces traigo cansancio acumulado. ‘Rosario Tijeras’ ha sido uno de los personajes más bellos que he hecho, es un personaje que estoy segura nunca voy a olvidar y que me marcó muchísimo. Sin embargo, las jornadas de grabación fueron, fuertes y a estas alturas estoy súper cansada, por eso decidí tomarme unos días para viajar a México, descansar, creo que voy a apagar el celular, me quiero desconectar del mundo durante este tiempo que esté allá.

Andrés Sandoval


Durante estos diez años de carrera artística, Andrés Sandoval ha tenido varios cambios en su apariencia física para la interpretación de diferentes personajes. Ha llevado el pelo largo como lo hizo con su personaje de Albeiro en la serie ‘Juego Limpio’, Nicolás en la producción ‘Las muñecas del mafia’, también fue travesti en ‘Tiempo Final’ y hasta llegó a convertirse en cantante de rock en la novela ‘Novia para Dos’.

Curiosamente, RCN Televisión, fue su primera casa laboral. Con mucho cariño, el actor recuerda que su primera incursión en televisión fue en el programa ‘Héroes de Turno’. “En esta serie interpreté un joven loco que se va de rumba y debido a su irresponsabilidad, tiene un accidente que lo deja invalido. De ahí en adelante, seguí haciendo papeles pequeños hasta que en el 2003 empecé a interpretar personajes más importantes”, afirma el actor, que está casado con Pilar Gómez, quién comparte con él su gusto y pasión por la actuación.

Pero las ambiciones de Sandoval van más allá de la actuación. Es por ello, que ha escrito guiones para cine, ha sido productor, director y le gusta estar detrás de cámaras, pues según él, así es más fácil entender el trabajo del actor. Ahora interpreta a Antonio, en la serie ‘Rosario Tijeras’, un personaje con el que espera seguir demostrando su madurez actoral.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Lo más bello de mi trabajo, es la capacidad de creación que me genera todos los días, tanto en teatro como en cine y televisión. En ‘Rosario Tijeras’, lo más bello fue conocer una gente con la que poco a poco estamos formando una productora de cine. Estamos escribiendo proyectos, ya tenemos algunas series que hemos escrito en conjunto. Ha sido muy chévere ese proceso de retroalimentación artístico. Todos estamos encaminándonos en la dirección, la producción, la fotografía, etc.

-¿Cuáles son las características de Antonio, tu personaje en ‘Rosario Tijeras’?

Este personaje es muy curioso, he tenido la oportunidad de hablar con Jorge Franco y lo que nos planteamos fue un personaje como se dice en televisión blanco, es decir un personaje bueno, pero realmente por los azares y las desavenencias que puede tener una relación afectiva, en este caso, una relación amorosa o un capricho, porque se vuelve casi una patología caprichosa por Rosario, termina volviéndose un personaje que se ciega y termina teniendo una cantidad de equivocaciones y metiéndose en un mundo completamente desconocido para él. Es curioso pero ahí se nota como la sociedad realmente puede pervertir y manipular.

-Eres un actor muy comprometido con cada uno de tus personajes, ¿qué retos tuviste que enfrentar para interpretar a Antonio?
Para interpretar a Antonio tuve que buscar en lo más profundo de mi timidez. En la primera parte de la historia el personaje tiene 20 años, y es muy tímido. En la segunda etapa, aunque ha madurado un poco, sigue los pasos de Emilio, su mejor amigo, que es el extrovertido. Antonio trata de aprenderle muchas cosas. Ya después de que crece un poco, va adquiriendo más confianza en sí mismo. Y ya cuando se enloquece por Rosario, se desfasa y empieza a gritar a todo el mundo.

-¿Antes habías tenido la oportunidad de conocer gente de comunas?
Sí, hace mucho tiempo tuve un grupo de rock cuando vivía en Medellín y tuvimos la experiencia de tocar en algunas comunas. Hice muy buenas relaciones con gente de esos lugares y empecé a charlar con ellos, para conocer sus términos y de ahí tomar herramientas para mi personaje.

-¿Cómo te has sentido trabajando con Sebastián Martínez y María Fernanda Yepes?
Muy bueno, al principio no nos conocíamos, pero yo siempre he tenido la filosofía de que no existen protagonistas así la historia requiera de ellos, para mi la protagonista es cada escena, para que no salgan los brotes de estrellas que muchas veces quieren sobresalir y se tiran la historia. Llegamos a entablar este tipo de conversaciones con ellos de que lo más importante es que la escena salga bien.

-¿Has llegado a amar a alguien como Antonio lo ha hecho con Rosario?
A mi esposa, llevamos 8 años juntos, 3 de matrimonio. Es una relación muy fuerte.

-¿Cómo es tu esposa?
Mi esposa se llama Pilar Gómez, ella también es actriz. Nos conocimos en el teatro, siempre hemos actuado juntos en muchas cosas, ahora tenemos una empresa de teatro virtual que creamos los dos.

-¿Qué lugar ocupa ‘Rosario Tijeras’ en tu carrera profesional?
Quedó increíble, es la primera vez que me he sentido tan feliz con un personaje en televisión.

-Tus personajes son siempre del hombre bueno, ¿por qué siempre te has ido por esa línea?

Sí, generalmente, sobre todo por la carita de niño bueno (risas), me llaman para este tipo de personajes. He tenido otro tipo de experiencias en ‘Sin Retorno’ y ‘Tiempo Final’, pero a Antonio yo no lo clasificaría como un personaje bueno, yo creo que es el personaje más humano que he hecho, el que más equivocaciones me ha permitido resaltar del ser humano.

-¿Qué has hecho el tiempo que estuviste alejado de la televisión?
Estuve en un proyecto que todavía está en proceso, terminé de escribir mi película con un amigo, estuve en la parte de edición de la película ‘Póker’ en la que también trabajé como Director de actores. Disfruto mucho además de actuar de estar detrás de cámaras para entender más la actuación, me interesa ver cómo es el espectro de la dirección, la fotografía, creo que un actor tiene que tener claro todos esos conceptos.

-¿Qué sientes cuando actúas?
Que estoy vivo.

-¿Cómo llegaste a la televisión?
A través del teatro, toda mi vida he estado metido en el teatro, toda la vida fui muy inquieto con ese tema del arte dramático. En una interpretación teatral me vio un cazatalentos de televisión y me preguntó si me interesaba actuar en televisión, pero en ese momento le dije que no porque no estaba muy preparado, así toda la vida hubiera estado metido en teatro, profesionalmente nunca había tenido esa experiencia en televisión. Como a los dos años, esta persona me volvió a insistir y ahí fue donde arranqué. Empecé en el jardín infantil, siempre fui el protagonista de todas las obras de teatro, las profesoras nos inculcaron el amor por el arte. En el colegio fui el protagonista de los centros literarios que se organizaban en el área de español, luego a los 10 años hice mi primer taller de teatro y a los 17 años empecé a estudiar teatro como profesión.

-¿Cuál es la diferencia entre el teatro y la televisión?
Hay una gran diferencia, porque en televisión se maneja un ritmo más acelerado y vertiginoso, mientras que el teatro que yo hago es más de grupo, entonces puedo demorarme uno o dos años en un montaje antes de sacarlo a la luz pública.

-¿Cómo recuerdas tu participación en ‘Las Muñecas de la Mafia’?
Decidí trabajar realmente porque en ese momento tenía pensado crear una productora, tener mi propio teatro. Entonces debía aprovechar cualquier oportunidad que sea artística pero también buena económicamente para lograr mis fines.

-¿Crees que estas historias de narcotraficantes deberían ser más cuidadosas a la hora de producirlas?
Todo depende de la óptica con la que se mire el asunto, pero que es una realidad trágica del país es algo indudable.

-¿Qué personaje anhelas interpretar?
Representar ‘Hamlet’ completa, poderla hacer al estilo colombiano no sólo en teatro sino poderla llevar al cine y algún día poder hacer una serie bien interesante y terminar mi serie de televisión apocalíptica en la que estamos trabajando para ver cuándo la empezamos a producir.

-Cuando no estás trabajando, ¿qué te gusta hacer?
Ir a cine, me encanta ir a comer, me encanta arruncharme con mi esposa, me encanta ver televisión chatarra y sentarme a comer un brownie con helado.

-¿Qué te alegra el día?
Muchas cosas. Ver a mi esposa al lado, saber que tengo trabajo, buena salud, que mi familia está bien, que estoy tranquilo, que vienen muchas propuestas, que hay muchas puertas abiertas.

-¿Qué te pone de mal genio?
Tantas cosas (risas). Que me despierten a la hora que no tengo que despertarme eso me puede poner pero tatacoa.

-¿A qué no renunciarías?
Al arte, sobre todo a la actuación, yo no renuncio a la actuación.

-¿Cómo te llaman cariñosamente en tu casa?
Gato, por lo ojos porque todo el tiempo me la paso desperezándome como un gato y porque soy muy juguetón.

-¿Cuál es tu talento escondido?
La cocina, me encanta cocinar, mi especialidad son las carnes en general y los pescados.

. . : TELENOVELAS : . .

Niña de mi corazón


El pasado 8 de marzo de 2010 por el Canal de las Estrellas (de Televisa) a las 4 de la tarde, comenzó una apasionante historia llena de romance, música, intriga y energía juvenil, con situaciones de intenso dramatismo, pero también momentos de ternura y cómicos enredos provocados por las mejores intenciones de esta adorable revoltosa que, en poco tiempo se robará el corazón de toda la familia.

‘Niña de mi corazón’ es la nueva telenovela producida por Pedro Damián, remake de ‘Mi pequeña traviesa’, donde la protagonista Paulina Goto encarna a Andrea, una encantadora niña que por azares del destino debe disfrazarse de hombre para trabajar y sacar adelante a su familia, convirtiéndose en un fiel asistente. Para Andrea el trabajar en un despacho de abogados será muy complicado, pues tendrá al lado todo el tiempo al hombre de sus sueños.

Es una fantástica y divertida historia llena de humor, drama, sorpresas y mucho amor. Erick Elías será el príncipe azul, a quien vemos al lado de grandes actores como Arturo Peniche, Maribel Guardia, José Elías Moreno, Lorena Herrera, Rafael Inclán, Isela Vega, Martha Julia y Julio Camejo, entre otros.


SINOPSIS:

Andrea vive con su padre viudo, Benigno, y sus hermanitos Damián y Marcelino. Es novia de Jasón, un joven músico, pero rompe con él cuando se entera de que anda metido en negocios sucios. Andrea es una chica buena y alegre, audaz y optimista, que está a punto de entrar a la universidad; sin embargo, tiene que abandonar sus sueños cuando su padre sufre un terrible accidente que lo deja paralítico y hundido en la depresión. Andrea, a sus 17 años, comprende que debe asumir la responsabilidad de mantener a su familia y busca trabajo, pero el único empleo bueno que encuentra es en el bufete de abogados de Máximo Arrioja, como asistente de su hijo, Darío. El problema es que la novia de Darío, Moira, es extremadamente celosa y no tolera la idea de que una mujer trabaje con él, por lo que prefiere a un hombre para el puesto de asistente

Casualmente, es Darío quien llevó a Benigno al hospital cuando fue atropellado, y Andrea le está muy agradecida. Como el puesto en el bufete es para un hombre, Andrea no duda en inventar un hermano gemelo, Andrés. Con la ayuda renuente de su amigo Juan Vicente, quien le enseña a actuar como un hombre, consigue el trabajo. Juan Vicente está enamorado de Andrea, pero ella lo ve como un hermano mayor. Andrés se vuelve el compañero constante de Darío, ya que Máximo desea que averigüe lo que hace su hijo en las horas que desaparece del bufete. Andrea lo descubre, pero decide guardar el secreto. Darío tiene una empresa de multimedios llamada Eureka, que fundó con dinero que le dio su abuela, Mercedes. Su empresa es lo que en realidad le apasiona, ya que sólo estudió leyes para complacer a su padre. Los problemas para Andrea comienzan cuando Ximena, la hermana de Darío, conoce a Andrés y queda flechada por él. Andrea se mete en grandes aprietos tratando de evitarla. Otro problema es que Máximo le ofrece a Andrea un puesto en su oficina y ella acepta para poder llevar más dinero a su casa, por lo que ahora trabaja como Andrea y como Andrés, y hace mil malabares para no ser descubierta. Andrea siente una atracción cada vez mayor por Darío, aunque no abriga esperanzas porque sabe que está comprometido con Moira.

Máximo descubre la empresa de Darío y, furioso, exige a Mercedes que le retire el apoyo económico. Ella se niega. Sin embargo, Darío acepta el reto de valerse por sí mismo y decide buscar un cantante para promoverlo y convertirlo en ídolo juvenil. Por casualidad oye cantar a Andrés y sabe que ha encontrado a su próxima estrella. Darío corta con Moira y le confiesa a Andrés que se ha enamorado de Andrea. Poco después, Andrea acepta ser su novia. Sabe que pronto deberá revelarle la verdad, pero cuando está a punto de hacerlo, Moira, que ha descubierto su doble identidad, la amenaza con denunciar a Andrés como un fraude y arruinar la empresa de Darío si no rompe su relación con él.


PERSONAJES:

Paulina Goto es
Andrea / Andrés
Es simpática, sensible, honesta, trabajadora y muy buena; pero es demasiado espontánea e imprudente. Es inteligente, aunque siempre le gana el corazón. Tiene un gran talento musical, pero su vocación es ayudar a los demás. Es feliz con lo que tiene; es capaz de estar en más de tres cosas a la vez y prefiere pedir perdón que pedir permiso. Adopta una doble personalidad como Andrés y Andrea para ayudar a mantener a su familia pero se ve envuelta en complicaciones muy divertidas.

Erick Elías es
Darío Arrioja Alarcón
Es muy atractivo, pero sencillo en su trato. Un hombre honesto, inteligente y pragmático que dice lo que piensa, pero con tacto. No le gusta herir a nadie. Es generoso pero no hace alarde. Quiere mucho a su madre y a su hermana. No quiere ser abogado como su padre, pero estudió leyes por complacerlo. Al conocer y tratar a Andrea, se da cuenta de que nunca estuvo enamorado de Moira.

Lisette Morelos es
Moira

Novia de Darío. Es muy atractiva, sofisticada, amable, inteligente y siempre a la moda. Aparentemente, es la novia perfecta que toda familia sueña para su hijo; pero tras la máscara de perfección, se oculta una mujer caprichosa, obsesiva, frívola y egocéntrica. Le gustan las emociones fuertes y las aventuras amorosas en secreto. Darío le aburre, pero se casará con él por la fortuna de su familia, ya que nadie sabe que ella y su madre están en la ruina.

Maribel Guardia es
Pilar Alarcón de Arrioja

Madre de Darío y Ximena, y esposa de Máximo, de quien se enamoró perdidamente a los 20 años. Viene de una familia acomodada. Es una mujer culta y elegante que nunca ha tenido privaciones. Es disciplinada, serena y generosa. Le gusta reír y disfrutar la vida. Se lleva bien con Darío, pero tiene problemas con Ximena, aunque adora a los dos. Cuando se entera de que Máximo la engaña, su mundo se derrumba y le será muy difícil recuperarse.

Arturo Peniche es
Máximo Arrioja

Padre de Darío. Es un profesionista exitoso, guapo y agradable, presidente de un prestigioso bufete jurídico. Ama a su esposa Pilar pero es muy mujeriego. Quiere a sus hijos, pero es muy seco y controlador. Su carácter choca con el de Darío y a Ximena simplemente no la puede entender. Pilar descubre que le es infiel con Tamara y lo abandona. Máximo hará grande esfuerzo por ganarse su perdón y sentirá miedo al saber que ya hay otro hombre en su vida.

Lorena Herrera es
Silvana Quinto

Es la madre de Moira y le ha inculcado un gran rencor contra la familia de Darío, a pesar de que Máximo fue socio y amigo de su esposo, y desde que quedó viuda ha velado por ellas. Silvana no trabaja, es ambiciosa y está acostumbrada a lo mejor. Finge ser gran amiga de Pilar, pero desea robarle el marido y la fortuna. Entre ella y Moira se han acabado la herencia de su esposo y tienen grandes deudas, por lo que le urge que Moira se case con Darío.