..:GACETA, DULCE PARAÍSO 082:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Número 082):



SUMARIO
(del 21 de junio al 4 de julio de 2010):

NOTICIAS:
  • Edith González está embarazada y se casa.
  • Carolina Gómez realiza su primer antagónico.
  • Jorge Enrique Abello, de galán a villano.
  • Christian Meier podría regresar a las telenovelas mexicanas.
  • Angélica Blandón, una muñeca de cartel.
  • Julián Gil vuelve como villano.
  • Michelle Manterola lleva la actuación en la sangre.
  • Ernesto Calzadilla, un venezolano muy colombiano.
  • Pedro Roda, un actor con vena de pintor.


ENTREVISTAS:

  • Danna García.
  • Segundo Cernadas.


TELENOVELAS:

  • Clase Ejecutiva.
  • Mi Gorda Bella.


RESÚMENES:

  • El Clon.
  • ¿Dónde está Elisa?
  • Perro Amor.
  • Bella Calamidades.
  • Mi Gorda Bella.
  • El Cartel 2.
  • La Bella Ceci y El Imprudente.
  • A corazón abierto.
  • Rosario Tijeras.
  • Amor sincero.
  • Pandillas, Guerra y Paz II.
  • Amor en custodia.



Encuesta: ¿Qué pareja te gusta más de 'A corazón abierto'?

  1. María Alejandra y Andrés (Verónica Orozco y Rafael Novoa), con el 74%.
  2. Alicia y Andrés (Carolina Gómez y Rafael Novoa), con 11%.
  3. Alicia y Mauricio (Carolina Gómez y Jorge E. Abello), con 8%.
  4. María Alejandra y Mauricio (Verónica Orozco y Jorge E. Abello), con el 7%.

. . : NOTICIAS : . .

Edith González está embarazada y se casa


Edith González se casa y espera su segundo hijo. La actriz mexicana así lo confirmó y dice que le dará el “sí quiero” a Lorenzo Lazo y aseguró que está muy enamorada; él es viudo y tiene otra hija, al igual que ella.

Después de varios meses de relación, la actriz Edith González y su novio, Lorenzo Lazo, decidieron formalizar su amor y no sólo acaban de anunciar que pronto serán marido y mujer sino que además esperan un hijo juntos.

Esas son algunas de las confesiones que la actriz de 45 años y revela que está pasando por un momento maravilloso en su vida junto a su príncipe azul. Sobre su futuro esposo, la mexicana aseguró que se trata de un alto ejecutivo de 56 años que enviudó hace unos años y que además tiene una hija; el mismo hombre con el que varios medios la habían captado recientemente en varios eventos y en actitud muy cariñosa.

Edith se deshace en halagos hacia su futuro esposo y futuro padre del hijo que espera: “Para mí, un señor, con mayúsculas. Un hombre elegante, con una gran formación académica, un alma generosa y de un apoyo incondicional”. También comentó qué le atrajo de él: “es una persona que te habla claro y con total serenidad. También me atrajo lo amable, atento, educado y correcto. Y tiene la virtud de hacer sentir bien a las personas que le rodean”.

La protagonista de la telenovela ‘Doña Bárbara’ conoció a Lorenzo Lazo en febrero de 2003 y después se vieron en otras ocasiones, pero fue en octubre de 2009 cuando un amigo en común les puso en contacto y comenzaron una relación amorosa seria y, desde ese momento, ambos han estado en contacto diariamente.

“Quisiéramos casarnos antes del final del verano o a principios de otoño”, cuenta Edith, a pesar de que Lorenzo le propuso en varias ocasiones matrimonio hasta que al final ella aceptó. “No le propuse matrimonio una, sino varias veces. No sé si lo hice para convencerla o para estar seguro de que la respuesta positiva iba en serio”, aclara Lorenzo Lazo.

González le dará un hermanito a su hija, Constanza, de 5 años, quien es fruto de la relación que la actriz tuvo con el político mexicano Santiago Creel.

La actriz mexicana comentó que no la importa que sea niño o niña su segundo hijo, ya que lo único que desea es que llegue sano a este mundo y, para ello, ella va a cuidarse lo máximo posible y dejará por el momento su carrera artística. “Me alejaré del trabajo porque yo creo que el embarazo merece su tiempo y dedicación”, finalizó Edith.

Carolina Gómez realiza su primer antagónico


Carolina Gómez se convierte en la antagonista de ‘A corazón abierto’ (la gran producción de RCN, que ya ha sido estrenada en varios países), además, la hermosa actriz se prepara también para dos proyectos cinematográficos, entre ellos está la película ‘El paseo’, que será la nueva película de Dago García para el 25 de diciembre, y otra de la que prefiere no revelar detalles, pero se llamará ‘Cuénteme de usted’.

La actriz colombiana no se ha quedado quieta. Después de protagonizar ‘Marido a sueldo’, ha hecho cine (‘Saluda al diablo de mi parte’), grabó una serie española (‘Karabudjan’) y participó en varias series (‘Amas de casa desesperadas’, ‘Mujeres asesinas’, ‘Sin retorno’ y ‘Tiempo final’).

Además, hace unos meses estrenó novio (Borja Aguirre, asesor de imagen de la candidata presidencial Noemí Sanín), pero ella prefiere hablar de otras cosas. La ex reina de belleza aseguró que por el momento no hay heridas abiertas ni por el actor Martín Karpan ni por el fotógrafo Camilo Matiz, sus ex parejas.

-Carolina, ¿quién es Alicia en ‘A corazón abierto’?
Alicia es la esposa de Andrés Guerra, que es el personaje que hace Rafael Novoa, es ginecobstetra y tiene una especialización neonatología, es una mente muy inteligente, es una mujer que traza lo que quiere de una forma muy fuerte y lo que necesita, lo logra. Siempre su prioridad es su carrera, su vida profesional, realmente es su universo, eso es lo único que le importa, pero infortunadamente esas decisiones que tomó durante el pasado para poder tener el presente tan exitoso profesional que tiene, la han llevado a sentirse muy sola. Entonces, básicamente es una mujer supremamente exitosa, pero con un vacío emocional muy grande.

-¿Cómo llegó este personaje a tus manos?
Yo estaba haciendo ‘Amas de casa desesperadas’ en Buenos Aires hace dos años y fuimos a una comida con Fernando Gaitán y Jaime Sánchez Cristo y se me hizo la propuesta de hacer ‘A corazón abierto’, se abrió la posibilidad de hacer ya fuera el papel de María Alejandra o Alicia, cualquiera de los dos. Empezamos a tener conversaciones, se empezó a mirar el casting, se empezaron a hacer unos giros en la historia de la novela y pues terminamos en éstas felizmente.

-Este es tu primer antagónico, ¿qué tan mala es Alicia Durán?
No es mala en el sentido literal de la palabra, sólo que cree que el fin justifica los medios y es dueña de una sexualidad sin culpas ni complejos. Tiene una relación bastante dual con residentes y médicos. Digamos que ha pasado por las manos de todos.

-¿Qué fue lo que más te llamó la atención de Alicia?
Alicia es un personaje que está muy bien escrito en la serie original, es un personaje antagónico que nunca había visto escrito de esa manera. Habitualmente los antagónicos son mujeres, en mi humilde opinión, aburridas con la vida y por eso deciden ser malas, dañarle la vida a los demás. Este es un personaje que no está aburrida con la vida, que tiene una vida maravillosa, lo que pasa es que es una mujer que la ambición por el poder le ganó y se dio cuenta que esa ambición y ese poder genera un vacío muy grande. Perdió su hogar, perdió la posibilidad de tener un hijo, perdió a un hombre que era bueno, entonces ella lo que está haciendo es tratando de resarcir esas decisiones del pasado y enmendarlas y en el camino se tropieza y empieza a cometer errores, errores de una mujer muy inteligente, de una mujer un poco mal criada porque no está acostumbrada a no lograr lo que se propone porque profesionalmente siempre lo ha hecho. Entonces, yo creo que eso pudo haber sido lo que me llamó la atención, además que jugar a ser médicos siempre es muy divertido y meterse como en ese mundo de salvar vidas, de las cirugías y la acción. Los personajes cuando están involucrados hasta cierto nivel con algo de emoción y acción, como lo puede ser una cirugía, siempre me llamarán la atención.

-Ahora que conoces un poco más sobre el campo de la medicina, ¿qué es lo que más te ha gustado de esta profesión?
No creo que por este personaje valore la labor médica, porque es una profesión que he respetado y admirado toda la vida. Pero, me permitió jugar a ser médico y me permitió adentrarme y tener una relación un poquito más que tener algo en común con los médicos y es la medicina como tal; uno siempre tiene relaciones con los médicos como paciente, quejándose, enfermo, entonces es muy chévere ver la medicina a través de los ojos de un médico, porque es la ciencia, es el estudio, es la anatomía, es la emotividad que se maneja, la psicología. Un médico tiene una forma de ver la vida diferente a como la tenemos los civiles, entonces ver el mundo a través de los ojos de esas cabezas tan estructuradas, porque son cabezas muy estructuradas, muy racionales, es muy interesante, yo no soy una persona tan racional por naturaleza, soy mucho más pasional. Entonces eso ha sido muy chévere, pararse en una columna desde otro ángulo, ver la vida desde una perspectiva diferente.

-¿Cuál ha sido el reto más grande que has tenido que enfrentar para darle vida a este personaje?

No sé. Para muchos fue enfrentarse a las cirugías, enfrentarse a los efectos especiales de acá y a las cirugías reales a las que asistimos. Pero a mí la verdad la sangre no me asusta mucho, yo creo que ha sido más la historia y el producto como tal, el reto para todos, no sólo para mi, que el personaje en sí mismo.

-Al igual que Alicia Durán, ¿eres una mujer abierta en materia de sexo?
Digamos que soy una mujer que esta cómoda con su sexualidad.

-¿Y crees, como ella, que el fin justifica los medios?
No, definitivamente. Sin moralismos, por supuesto, pero no. Creo en el respeto hacia el otro. Habitualmente me pongo en los zapatos de los otros antes de actuar.

-¿Te basaste en un médico conocido para tu personaje de Alicia Durán?
Me asesoré de ginecólogos y neonatólogos. Pero hace unos años tuve un contacto directo, por un tema familiar, con una neonatóloga que me dejó muy marcada. Es admirable la pasión con la que atendía a sus pacientes y tomé esas actitudes de ella para este personaje. Íbamos a eliminar la terminología médica, pero los actores se la aprendieron tan bien, que eso hizo la serie más atractiva.

-¿Qué es lo que más te gusta de esta profesión?
Es rico estar jugando, vestirse y poder decir cosas que son irreverentes a veces y que, como no es uno el que las está diciendo sino la voz de uno a través del escrito de otros, todo se permite. Me gusta mucho de esta profesión, la libertad, la libertad que genera en el set, es una profesión que te exige todo el tiempo durante el desarrollo actoral, estar abriéndote a la infinidad de posibilidades que pueden existir. Yo creo que socialmente la gente tiende a ser muy contenida, incluyéndome a mi, nos educan a ser contenidos por educación, a no decir mucho lo que pensamos, y esta es una profesión que permite salirse de esta cosa tan seria a veces que uno tiene. Jugar a reírse, a pasarla bien. Cuando uno está en este ámbito, todo es posible.

-¿Has tenido la oportunidad de ver la versión original (‘Grey´s Anatomy’)?
Sí. Pero esto no es ‘Grey´s Anatomy’, eso hay que dejarlo claro, que a la gente le quede claro que ‘A corazón abierto’ no es ‘Grey´s Anatomy’. Se inspiró en ‘Grey´s Anatomy’, se adaptaron algunas situaciones, aquí nunca se había hecho un montaje tan grande como este para una producción de un hospital, una historia médica, sí había existido series y novelas y cosas de médicos, pero nunca en prime, con este montaje, con los actores que hay y con la inversión que se hizo.

-¿Qué te parece que hayan construido un hospital exclusivamente para esta producción?
Me parece que es una producción que le está apostando mucho a lo novedoso, que me parece fantástico. Me parece que el mercado colombiano ya está preparado para recibir este tipo de productos. Entonces yo creo que también le están apostando a eso, le están apostando a que si esto se iba a hacer en una vida hospitalaria, en un hospital universitario, tenía que haber este montaje porque esto en un set con poco color no funciona, tiene que montarse muy bien.

-Cuéntanos alguna anécdota de las grabaciones que quieras compartir con los lectores...
Honestamente no he tenido ninguna anécdota, lo que pasa es que acá se vuelve una cosa muy chistosa y es que de verdad aquí tu entras y hay un señor con un vidrio clavado en la cabeza y se la pasa todo el día con el vidrio clavado en la cabeza hablándole a uno, chorreando sangre, otro con un palo metido por el estómago, un señor con una infección en la espalda por unos chuzos porque hacía un acto circense y se le infectó un piercing que tenía en la espalda. Entonces ves cosas tan raras todo el día que es muy chistoso encontrarse, y ver estos maquillajes de efectos especiales y que a nosotros ya nos parece lo más normal, es como el pan de todos los días. Entonces más que una anécdota, sería eso, que es increíble a lo que ya nos hemos adaptado todos.

-¿Qué pueden esperar los televidentes de esta producción?
Pueden esperar algo muy novedoso, pueden esperar un trabajo en equipo muy profesional que yo creo que se ve en cámara, un trabajo que ha sido muy respetuoso, con mucha dedicación. Pienso que van a ver frescura, que es muy divertido ver cosas frescas, el hecho de que existan dos o tres casos por cada dos o tres capítulos, hace que la historia esté refrescándose todo el tiempo, lo cual es fantástico, porque existe un hilo narrativo permanente que es el cuadrado amoroso, porque no es un triángulo sino un cuadrado, entonces que lleguen personajes nuevos todo el tiempo, hay actores de una talla increíble entrando a la historia, está desde Alejandra Borrero, han pasado actores de talla maravillosa y es muy divertido ver esa frescura moviéndose, hay mucho movimiento. Entonces la gente puede esperar eso. Y bueno, Rafa que es un churrazo, que todas se mueren por él, un nivel actoral muy interesante también.

-¿Es la primera vez que compartes set de grabación con Rafael Novoa?
Nunca habíamos trabajado juntos actuando. Lo que pasa es que yo no siento que sea la primera vez que comparto con él, porque con Rafa hablábamos hace poquito, que desde muy niños hacíamos comerciales los dos. Entonces él alguna vez hizo una campaña de pizza conmigo, hicimos alguna vez una campaña de unas hamburguesas con Marcela Mar, entonces no es la primera vez que compartimos un set, pero actuando ya grandes como profesionales, sí. Yo quiero mucho a Rafa, él es una belleza.

-¿Has pensado en hacer teatro?
Teatro es algo que siempre me ha llamado la atención. Desafortunadamente, no he tenido el tiempo necesario para hacer una buena obra.

-¿Cómo te sentiste al participar en la serie española ‘Karabudjan’?
Fue increíble. La pasé maravilloso y me divertí mucho con el personaje de Paula Canneti. Fue un verdadero reto interpretar a una española. Es una serie policíaca, de seis episodios de seis horas, una experiencia muy interesante, porque es una producción cinematográfica llevada a televisión. Interpreté a Paula, una presentadora de un popular programa de televisión, famosa por su falta de escrúpulos y que se involucra en un triángulo amoroso.

-¿Y cómo conseguiste pronunciar el acento español?
Una vez interpreté a una venezolana y hablé en portugués como venezolana con acento latino, esta vez corregí los acentos y la entonación para que me creyeran más.

-Si no hubieras sido actriz, ¿a qué estarías dedicada?
A la presentación.

-¿Cuál es la parte que más te gusta de tu cuerpo?
Mis ojos.

-¿Qué clase de lujos te gusta darte?
Viajo lo más que puedo con mi hijo.

-¿Qué te queda de reina de belleza?
El cetro y la corona.

-¿Para qué te ha servido la belleza?
Para darme cuenta de que, a la larga, hasta la belleza cansa. La vida es mucho más que eso.

-¿Qué te espanta de un hombre?
Que omita verdades y que no tenga en cuenta lo importante que es el respeto hacia el otro.

-¿Cómo controlas los celos?
Compartiendo con un hombre que me dé seguridad y me respete.

-¿Es un buen negocio ser socia del novio?
Uno debe llevar el negocio y el otro, simplemente invertir. Así no se llevan problemas a la casa. Ahora, ¿quien manda a quien? He ahí el meollo del asunto.

-¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres?
Me gusta hacer ejercicio cuando tengo tiempo, pero no me gusta estar acosada por el ejercicio, entonces cuando tengo tiempo libre voy al gimnasio, hago ejercicio, hago deporte, paso mucho tiempo con mi hijo, me gusta bailar, me gusta leer, tengo ganas de empezar clases de baile otra vez porque desde que empecé esta serie abandoné mi baile. Le dedico mucho tiempo a mi hogar y a mí. A estar yo conmigo misma consintiéndome, porque este es un trabajo en el que das todo el día, todo el mundo piensa que es de recibir todo el tiempo, pero te toca dar mucho todo el día, entonces a veces como que encerrase en esa capsulita de la casa es delicioso. Eso hago habitualmente cuando estoy fuera del trabajo.

-Después de ‘A corazón abierto’, ¿qué proyectos te esperan?
Tengo varias propuestas sobre la mesa. Las estoy mirando, apostándole a crecer cada vez más como actriz.

Jorge Enrique Abello, de galán a villano


Jorge Enrique Abello habla de su nuevo rol en la producción del Canal RCN: ‘A corazón abierto’, donde deja a un lado a los galanes de la historia para dar vida al villano. Su personaje es un exitoso cirujano plástico reconstructivo, es un cínico y un conquistador; un médico seductor que hará de las suyas.

Al hospital Santa María llegó un nuevo médico que, aunque es muy bueno en su profesión y tiene todo el reconocimiento como uno de los mejores en cirugía reconstructiva, su actitud de conquistador nato lo meterá en serios problemas. Se trata de Mauricio Hernández, personaje interpretado por el polifacético actor Jorge Enrique Abello, quien hizo un trabajo de campo bastante amplio para darle vida a este controvertido hombre, con el único objetivo de seguirle los pasos a Alicia Durán (Carolina Gómez), su amante, y recuperarla. Además, de perturbar la vida de Andrés Guerra (Rafael Novoa), tratando de entrometerse en su relación sentimental con María Alejandra (Verónica Orozco).

Con personajes como Don Armando en la exitosa novela ‘Yo soy Betty, La Fea’, que le dio la vuelta al mundo, Eva y Juan Camilo en ‘En los tacones de Eva’, Fer en ‘Aquí no hay quien viva’, Abello ha demostrado su experiencia y versatilidad en el campo actoral. Ahora regresa a RCN con este fantástico personaje que desde el día de su aparición en la pantalla, atrajo la atención de los colombianos.

Pero, cuando Candelaria, su hija de ocho años, su “Cosita” hace su entrada triunfal, los ojos se le iluminan, la sonrisa se vuelve inmensa y transpira amor. “Tengo claro que ser papá es la labor más importante de mi vida, sin exagerar”, dice Abello.

Orgulloso de trabajar nuevamente en un proyecto en donde Fernando Gaitán está involucrado y vestido de cirujano, Jorge Enrique cuenta como fue el proceso de preparación de este personaje.

-¿Cómo definirías a Mauricio Hernández, tu personaje en ‘A corazón abierto’?
Mauricio es un médico, cirujano plástico especializado en reconstructiva. Es muy profesional en su medio, es un hombre muy reconocido, pero pareciera que nunca ha amado a nada ni a nadie, es como si no creyera en el amor. Digamos que viene a revolucionar el hospital Santa María. Se acostó con la esposa de su mejor amigo y se aparece ahora como si nada. Es descarado. Lo que pase con la doctora Rivas (Verónica Orozco) tendrán que descubrirlo los televidentes. El sarcasmo y el cinismo son herramientas de lenguaje que se utilizan para en vez de decir una cosa, decir otra, para darle dos sentidos. Por lo general esto es lo que hace el Dr. Hernández, un hombre inteligente que pone esa inteligencia al servicio de esa manera oscura como ve el mundo.

-Tu personaje es un cínico y conquistador, ¿te divierte dar vida al villano de la historia?
Hacer de malo es otro cuento. Siempre me lo gozo porque es sacar cosas que ni siquiera sabía que tenía dentro. Más que un “tumba locas”, creo que Mauricio Hernández, a quien represento, tiene un grave problema de moral. Es un gran profesional, pero sus valores en la vida no están muy bien definidos. Tenía un poco de miedo, pero está bien, salió chévere la historia, aunque en este negocio no hay nada seguro y eso lo hace más difícil. Saber que todo el esfuerzo para lograr comunicarse con el público se dio de buena manera, es una felicidad para mí y mis compañeros.

-¿Es sencillo darle vida a un hombre inescrupuloso como el Dr. Mauricio?
No es tan fácil, porque cuando miro las escenas y veo lo que él dice, me da miedo; es medio salvaje, un tipo que va para la que sea, capaz de hacer lo que sea con tal de lograr lo que quiere. Es audaz, inteligente, pero un problema para los que le rodean.

-¿Qué piensas de las relaciones que se dan en la serie?
El argumento se basa en la vida real. En este caso es un ambiente muy pequeño, un hospital, pero en cualquier medio porque las relaciones humanas son supremamente complejas y emocionales que se convierten en algo muy fuerte.

-¿Cómo fue la construcción de este personaje?
Después de hacer las pruebas para el casting, hice un trabajo de campo profundo, me senté con Gaitán y con Sergio Osorio, el director de la serie, para mirar cuál iba a ser la tendencia del personaje para después estudiar y estudiar mucho.

-¿Qué elemento diferenciador tiene este personaje a los que has interpretado en tu carrera artística?
El universo de Mauricio es muy diferente al de los demás, el hecho de que sea médico indica que tiene una vocación. No es un personaje con fisuras emocionales muy marcadas que determinen su carácter, todo lo contrario es sólido. Es un personaje muy rico de hacer.

-¿Por qué crees que ha tenido tanto éxito ‘A corazón abierto’?
Yo creo que es muy difícil hablar de la razón por la cual uno piensa que algo funciona o no funciona. Porque en este trabajo lo que aprendemos día por día, año tras año, es que definitivamente no hay fórmula. Creo que se debe a un equipo que se juntó y que funcionó, nos hemos divertido haciendo lo que hacemos y nos comunicamos cuando lo hacemos. Tiene buena calidad, efectos especiales, pero igual pudo haber sido un fracaso. La gente estaba esperando mucho en este momento algo diferente, pero no sabría decir en qué ha radicado el éxito.

-Nuevamente participas en un proyecto en donde está la mano de Fernando Gaitán, ¿eso te genera confianza o presión?
Lo que me genera es un orgullo grandísimo, él para mí es un maestro, un amigo, una persona a la que respeto y admiro profundamente, siempre es un placer trabajar al lado suyo. Somos grandes amigos y es un hombre que te permite explorar otras maneras de hacer televisión. Fernando tiene el tino de saber romper esquemas de una forma exitosa.

-¿Te ha resultado difícil creerte el cuento de ser cirujano?
Es complicado porque una cirugía requiere de muchos protocolos, del conocimiento de las herramientas, del lenguaje de los médicos, conocimiento del cuerpo, toca estudiar y trabajar, es jodido. Me tocó estudiar mucho, tuve la oportunidad de hacer una buena labor de campo: de hablar con médicos amigos, pues entré al equipo después de todos. Aunque no aprendí ni la mínima parte de lo que saben los médicos. Es una profesión de sacrificio y estudio. Les admiro. Por lo menos, ahora hago más preguntas a la hora de visitarlos.

-A muchas personas les da pereza ir al médico, ¿tú vas al médico cada vez que te sientes mal?
No, yo sí voy cada vez que me siento mal.

-¿Cómo te han parecido las locaciones de la serie?
El que hayan construido un hospital exclusivamente para grabar esta producción, deja mucho que decir. El interior del Hospital Santa María es un estudio impresionante, se ve como un hospital de verdad. Yo creo que toda la dirección de arte ha sido excelente.

-¿Alguna anécdota en las grabaciones que quieras compartir?
Con Santiago Moure somos amigos hace 15 años y nunca habíamos trabajado juntos, y la primera vez que nos encontramos en el set improvisamos una escena como de 7 minutos, nos regañaron, pero de la emoción lo hicimos. Fue muy divertido.

-¿Cómo es tu rol de padre?
Tener a Candelaria es uno de los sentires más bonitos que la vida me ha proporcionado. Hay una persona que te está pidiendo, hay que empezar de ceros, uno debe volver a renombrar el mundo para una personita, eso hace que sea lo más importante de la vida, ser mejor persona para ella. Nuestra relación es cercana, amorosa, intensa; deliro por Candelaria.

-Cuando estás junto a tu hija, ¿cuáles son los planes de padre e hija?
Por lo general la gente inventa muchos planes, pero los nuestros surgen sin muchos intentos: desde una tarde riéndonos y comiendo helado, hasta viajar juntos a la playa. Nadar con rayas, montarnos en paracaídas, bucear, hacer rápidos, contemplar a las tortugas marinas. Detrás de esos momentos sólo está el único interés de poder hacerlo juntos y de pasarla muy rico. Es una aventurera por naturaleza, ella es la que me los pide. Le encanta conocer. Por ejemplo, nos fuimos a Nueva York y ella fue la que me exigió ir a la Estatua de la Libertad, al Empire State; es una chiquita increíble.

-¿Cómo educas a tu hija?
Provengo del Gimnasio Moderno y allá manejábamos el concepto de la disciplina de confianza. Cuando cometías un error, tenías la posibilidad de ser escuchado, la capacidad del discernimiento. En la medida en que les des las herramientas, ellos podrán pensar y enfrentar los peligros del mundo. También le brindamos la posibilidad de equivocarse, de hablar honestamente y el día que toque hay que ser firmes, pero no concibo ningún tipo de maltrato en la educación de mi hija.

-¿Y Candelaria es tranquila con tus novias?
Desde que me divorcié sólo tuve una novia y del resto nada más, pues no le ha tocado sufrirlo. Un día me preguntó: “¿papi, por qué no te consigues una novia, le decimos a mi abuelito Hugo que te haga una de madera para que te acompañe a grabación y a tus cosas?”. Y yo le dije: “¿una novia de madera, no va a pensar?”. Y ella me contestó: “¿para qué quieres que piense?”.

-¿Pero no te hace falta una novia?
Antes sí, ya no. Tengo muchas amigas que me acompañan, que están ahí cuando las necesito, pero ando en un momento en el que disfruto mi soledad, estar conmigo mismo.

-¿Cómo es tu relación con Marcela Salazar, tu ex mujer?
Nos divorciamos en el 2006, pero seguimos siendo una familia. Ella es la mía y yo soy la suya. Hoy el mundo se mueve de modos distintos, surge la posibilidad de ser infinitamente cercanos para construir una familia. Ella me cuenta todo, yo también. Tenemos una relación linda, hace mucho dejamos de tener discusiones, todo funciona en virtud de mejorar, nos movemos en torno a nuestra hija, es algo muy bonito todo esto.

-¿Y te volverías a casar?
Últimamente sólo me planteo las posibilidades que me dé el presente, de lo otro, no lo sé.

-La última vez que te vimos fue en ‘Aquí no hay quien viva’, ¿qué has hecho desde entonces hasta el día de hoy?
Después de ‘Aquí no hay quien viva’ me dediqué a descansar porque estaba agotado, retomé fuerzas, me dediqué a viajar con mi hija. Y ya llevo un año grabando ‘A corazón abierto’.

-¿Es tan importante el físico para ti?
Existe una premisa de los samuráis: dicen que siempre deben estar perfectamente bien arreglados porque es una forma de dignidad frente al combate. No me ufano de qué tan bonito soy, trato de verme seguro y de estar bien.

-¿Te ha resultado duro llegar y pasar los 40 años?
No, no es tan dramático. Cuando has pasado los 40 y la sucesión de fracasos de la vida puede ser abundante, sólo te dan ganas de tratar de mejorar, de transformarte, de ser una mejor persona y yo sí he aprendido de los errores de mi vida, estoy tratando de formarme y hoy tengo una mirada distinta. Cuando veo al espejo no veo los años. Ahora no estoy haciendo mucho ejercicio, pues tengo una hernia cervical, el trabajo me indicó el cambio de look y eso oxigena. Cambiar es importante.

-¿Qué recuerdos tienes de tu personaje más exitoso, Don Armando, de ‘Yo soy Betty, La Fea’?
Don Armando es un personaje que me ha dejado mucho porque me da un reconocimiento muy bonito. Le tengo cariño, pero es parte de mi pasado. Pero para mí no se volvió un ancla. Gracias a Dios he podido evolucionar y hacer otras cosas. En el caso de Anita (Ana Orozco, “Betty”) ha sido diferente, porque ella ha querido criar a sus hijos y eso está bien. Pero te digo algo, es una actriz divina y un gran ser humano.

-¿Es cierto que te llamaron del Canal Caracol para trabajar allí y dejar el Canal RCN?
Sí, me llamaron. Han llegado propuestas, pero mi manager es la que negocia.

-¿Qué te gustaría hacer después de terminar las grabaciones de ‘A corazón abierto’?
Me gustaría interpretar personajes en el teatro, personajes que me permitieran viajar más a mi interior, personajes shakesperianos. Uno sería el de la historia. Me gustaría interpretar George, el borracho de ‘Quién le teme a Virginia Wolf’.

-¿Y tienes proyectos de cine?
Yo me formé en cine. Me preparé para ser director y en algún momento rodaré mi propio proyecto. Llevamos como diez años retocando un guión, así que vamos a ver cuándo se nos hace realidad.

Christian Meier podría regresar a las telenovelas mexicanas


Christian Meier hace pruebas con Chava Mejía. El actor, Christian Meier hizo pruebas en Televisa con el productor Salvador Mejía, tras no haber llegado a ningún arreglo con TV Azteca.

El productor de Televisa, trabaja en ‘Herencia de Sangre’; mediante el programa ‘Todo para la Mujer’, Ana María Alvarado recordó que el actor realizó dos telenovelas en la televisora del Ajusco, que se llamaron ‘Lo que es el amor’ y ‘Amores, querer con alevosía’, que protagonizó al lado de Bárbara Mori.

Asimismo, se dejo que José Alberto Castro estaba viendo la posibilidad de que Christian Meier participase en la nueva versión de ‘Teresa’, protagonizada por Angelique Boyer, Sebastián Rulli y Aarón Díaz, pero la propuesta se desestimó.

El popular actor peruano aseguró que mantiene una relación de mucho cariño con su ex esposa Marisol Aguirre. Agregó que no le gustaría perseguir quinceañeras ni hacerse cirugías en la cara. Christian Meier reconoció que su ex esposa Marisol Aguirre y la venezolana Génesis Rodríguez han marcado su vida. Asimismo, no descartó volverse a enamorar. No obstante, aclaró que no lo haría “de una quinceañera”.

“En mis 40 años he tenido dos únicas relaciones formales: una mi matrimonio, y la que tuve con Génesis”, señaló el actor, tras aclarar que sostiene una magnífica relación con Marisol.

“Me llevo muy bien con Marisol. Cuando dije “conchan” no me refería a ella. Se describió una situación que la gente de su entorno quiere atribuirle a ella para tener un arma con la cual negociar la demanda del prorrateo. Finalmente sabíamos que era absurdo y que en algún momento la iban a retirar. Y la retiró ella, muy a pesar de sus abogados”, manifestó el actor.

“Al final, se hizo lo correcto. En ese sentido lo que se teje detrás de todo es exagerado porque siempre he tenido con ella una magnífica relación y la tengo hasta ahora. Estoy muy agradecido porque me ha dado los tres hijos más maravillosos que existen; obviamente, tenemos una buena relación y siempre, mucho cariño”, aclaró.

En otro momento de la entrevista, el actor nacional precisó que el romance que tuvo con la hija del ‘Puma’ Rodríguez fue “muy lindo y real”. Se limitó a señalar que el término de la relación se debió a “las mismas razones por las cuales comienzan, por una decisión personal. Me gustaría envejecer dignamente. No me gustaría perseguir quinceañeras, ni hacerme cirugías en la cara. Me quité 14 lunares de la espalda, eso sí es cierto”, finalizó.

Mientras que, Génesis Rodríguez ya está en Hollywood y consiguió su primer papel en la séptima temporada de la serie de HBO: ‘Entourage’. “Comenzar en esta ciudad no es fácil”, dijo Génesis.

Arriesgo y ganó. Tras renunciar a la cadena Telemundo, para poder ir a Hollywood y probar suerte como actriz, la venezolana Génesis Rodríguez consiguió su primer papel en el mercado norteamericano. La ex pareja de Christian Meier encarnará a Sara, un nuevo personaje que hará en ‘Entourage’. “Estoy orgullosa de mi aparición en Entourage porque comenzar en esta ciudad no es fácil. El grabar ‘Entourage’ fue una increíble experiencia que me ha hecho sumamente feliz”, declaró la actriz sobre su debut, programado para el 27 de junio, en la televisión americana.

‘Entourage’ tiene una audiencia semanal de 2,5 millones de espectadores en Estados Unidos y cuenta con Kevin Connolly, Adrian Grenier, Kevin Dillon, entre otros actores, como parte de su reparto.

Cabe destacar que Christian Meier también busca hacer una carrera en la meca del cine. El actor rechazó el papel protagónico en la telenovela ‘Bella Calamidades’, con la esperanza de cumplir sus sueños, pero ahora él regresó a México, con la intención de protagonizar una telenovela.

Angélica Blandón, una muñeca de cartel


Angélica Blandón, una de las protagonistas de ‘Las Muñecas de la Mafia’, se vinculó a un nuevo proyecto, que tiene también como tema el narcotráfico, ya que protagoniza la segunda parte de la serie ‘El Cartel’.

La talentosa actriz, que a sus 25 años sorprende con la madurez propia de una artista de larga trayectoria, se crece en el estudio de grabación con la imponente personalidad y el profesionalismo que la caracterizan. Luego de su memorable interpretación antagónica como Reina en la película del director colombiano Simón Brand, ‘Paraíso Travel’, su carrera artística ha ido en ascenso, alcanzando la popularidad entre el público latino.

Pese a su juventud, la colombiana cuenta con una larga lista de series, novelas, obras de teatro y películas en las que ha participado, pues lleva trabajando desde los 10 años. Desde teatro infantil hasta dramáticos, roles como el que tuvo en ‘Paraíso Travel’, la han consagrado como una artista integral, que impone a sus personajes características difíciles de olvidar para los espectadores.

Con la responsabilidad que conlleva criar a Brisa, su hija de tres años, además de una agenda copada de compromisos por la serie, su participación en la segunda parte de la saga de ‘El Cartel’, y proyectos para cine, televisión, además de propuestas en México, Angélica Blandón le saca jugo al buen momento por el que pasa, desdoblándose para seguir subiendo escalones en medio de un escenario bastante competido, en el que seguro dará de qué hablar por mucho tiempo.

-Angélica, ¿estás de acuerdo con el tema que se trata en las series de ‘Las Muñecas de la Mafia’ y ‘El Cartel 2’?
Cuando interpreto mis personajes procuro ser lo más honesta posible y no tomar posición; no estoy ni de acuerdo ni en contra del tema que se trata en ‘Las Muñecas de la Mafia’ o ‘El Cartel’, simplemente es una realidad que se vive no sólo en mi país (Colombia) y que es interesante que la gente conozca. Se trata de la subcultura del narcotráfico, un tema que genera amores y odios y que le puede parecer tal vez muy crudo a algunos televidentes.

-¿Cómo creas, desarrollas y luego te despojas de un personaje?
Creo que es parte del entrenamiento de un actor, quien requiere de rutinas de trabajo mental y corporal diario, para poder crear un personaje serio, contundente, al cual le prestas muchas cosas personales e, igualmente, luego empezar a sacarlo de ti. Si no lo haces bien, puedes terminar repitiendo el mismo personaje en los siguientes proyectos. Llevo seis años de trabajo con mi maestra, Victoria Hernández, con quien he aprendido a tomarme en serio la actuación y poder crear, personajes sólidos, y tenerla a ella para poder ver mis aciertos y mis errores.

-¿Cuándo comenzaste a estudiar actuación?
De niña en Medellín (Colombia) estudié por cinco años actuación. Luego, cuando empecé a vivir en Bogotá, después de los 11 años de edad, empecé a trabajar en teatro infantil y televisión, en la serie ‘Oki Doki’. Hice el curso de las telenovelas con ‘Tan cerca y tan lejos’ y me involucré más en el teatro.

-¿Has hecho mucho teatro en tu carrera actoral?
He tenido la fortuna de basar mi formación en el mundo del teatro. Estuve en ‘Los Monachos’, con María Angélica Mallarino, además del grupo ‘Rapsoda’ de la Corporación Colombiana de Teatro, la cual dirigía Patricia Ariza, donde pude tener el placer de participar en la emblemática obra ‘Guadalupe años sin cuenta’.

-¿Y cómo está el teatro en la actualidad?
Los tiempos de la televisión no dan mucho para poder mantenerse en una temporada de teatro, que es igualmente exigente. Este año, además de trabajar en el nuevo proyecto del Canal Caracol, espero volver al cine, y más adelante, volverle a dar espacio al teatro. Lo necesito.

-¿Cuál es tu balance con ‘Las Muñecas de la Mafia’?
Me siento orgullosa y feliz con lo que he logrado. Fue un trabajo en conjunto muy bien logrado, que contó con el apoyo del público, por lo que nos permitió extender la historia un poco más de lo proyectado, sin que esto afectara la esencia y potencia de la historia.

-¿Os afectó a los actores el hecho de extender la historia cuando ya la estaban terminando de grabar?
No lo sé. En este caso no, porque terminamos de grabar en septiembre de 2009 y sólo pasaron 20 días de descanso para retomar la historia, entonces no siento que el personaje se afectara. En mi caso, no tenía un proyecto a seguir de manera inmediata, entonces me concentré en Brenda, pero algunos de mis compañeros sí tuvieron que estar grabando ‘Las Muñecas de la Mafia’ y crear un personaje para otro programa, lo que puede ser complicado.

-¿Cómo recibió el público este personaje de ‘Las Muñecas de la Mafia’?
De manera maravillosa y bonita. Muchas mujeres se sintieron identificadas con la parte de Brenda que es emprendedora, aguerrida y echada para adelante. También creo que dejó una interesante enseñanza que les puede permitir ver, como en un espejo, el peso de las malas decisiones en la vida.

-¿Qué crees que cautivó de Brenda?
A la gente le ha gustado la frescura de mi personaje, y el hecho de que no le gusta el dinero fácil; ella enfrenta ese mundo con desparpajo, sin importarle el poder, dándole más valor a cosas como el trabajo y la familia. Es una mujer que siempre está buscando la manera de rescatar a sus amigas de ese mundo.

-¿Qué significó para ti protagonizar la película ‘Paraíso Travel’?
Me dejó muchas enseñanzas, fue asombroso el aprendizaje allí, pero en realidad creo que lo que más me dejó esta película, es credibilidad frente al público.

-¿El 2010 será tu retorno al cine?
Sí, por eso siento que comienzo el mejor año de mi vida. Tengo dos proyectos cinematográficos, uno en Colombia y otro en el exterior, además de algunos cortometrajes que son trabajos de amigos, lo cual también me encanta. Pero todo esto será en el segundo semestre del año.

-¿Cómo combinas las extensas jornadas de grabación con tu faceta como madre?
No es sencillo, pero los tiempos para Brisa, mi hija, siempre están. En ‘Las Muñecas de la Mafia’ nos fuimos a vivir a Girardot. Allí podríamos pasar más tiempo por la cercanía de la grabación y compartir muchas cosas más. Ella llegó para cambiar mi vida. Antes de Brisa me encantaba la noche, pero llegó ella y los gustos cambiaron. Me encanta encontrarme con mis amigos, con una buena comida y algunos traguitos, pero ya no tanta rumba como lo hacía antes.

Julián Gil vuelve como villano


Julián Gil se siente completo y realizado como artista, porque no sólo tiene varios proyectos en agenda sino que también ha firmado un contrato de exclusividad con Univisión Studios, y a mediados de julio coprotagonizará como villano la telenovela ‘Eva luna’.

Se trata de su regreso a los melodramas, luego de ser el protagonista en España de la serie ‘Valientes’ (de Cuatro) y de participar como juez estelar en el certamen de ‘Nuestra Belleza Latina’ (de Univisión).

“Voy a disfrutarme ‘Eva luna’. Este medio es muy sacrificado y muy competitivo para sobresalir y destacarte”, dice el artista que iniciará las grabaciones del melodrama a finales de julio entre Los Ángeles y Miami.

La dirección estará a cargo de Adriana Barraza, quien protagonizó la película ‘Babel’; la producción será de Carlos Sotomayor y será comandada por Venevisión, que fue la cadena que le dio la oportunidad en Miami a Julián Gil de destacarse en las telenovelas ‘Acorralada’, ‘Valeria’, ‘Amor comprado’ e ‘Isla paraíso’.

Ante las oportunidades que se le siguen presentando al actor, éste revela desde Miami que: “me siento bendecido por todas las oportunidades y me levanto dándole gracias a Dios todos los días”, cuenta el actor.

Siente esta oportunidad, de la que no detalló los años de convenio ni la suma que le pagarán como actor exclusivo de Univisión, ha llegado a su carrera actoral como resultado de su trabajo. Según el actor y modelo argentino, la cadena ya no grabará telenovelas junto con Televisa al crear Univisión Studios. Y la primera producción será ‘Eva luna’, en la que él formará parte del elenco y la cual es protagonizada por Guy Ecker y Blanca Soto.

Le preguntamos por qué dice que se considera puertorriqueño, a pesar de haber nacido en Argentina, lo que él mismo respondió: “aunque hay gente que dice que no soy puertorriqueño, no tuve que nacer en Puerto Rico para sentirme de allí pues mis dos hijos (Nicole y Juliancito) son puertorriqueños. Le debo mi carrera a Puerto Rico, donde empecé mis obras de teatro. Yo extraño el olor a Piñones, a una alcapurria. No hay quien me diga a mí que no soy puertorriqueño. Siempre digo que soy un puertorriqueño que nació en Argentina”, sostiene.

Julián Gil se siente como pez en el agua porque en medio de todas las oportunidades que se le han presentado, hace dos meses la productora Carla Estrada se comunicó con él para que formara parte de ‘Sortilegio the show’, los días 11, 12 y 13 de junio en Los Ángeles. Y aunque este proyecto es de Televisa, tuvo el permiso de Univisión para hacerlo porque la novela ‘Sortilegio’, en la que encarnó a Ulises Villaseñor, fue emitida por Univisión.

‘Sortilegio the show’ es una obra producida por Carla Estrada, que se ha montado tras el éxito que tuvo el culebrón, para que el público pueda estar cerca de los actores que acompañan a Julián Gil (Ulises Villaseñor), David Cepeda (Bruno Damián), Gabriel Soto (Fernando Alanis) y Jacqueline Bracamontes (María José) y así ser parte del show. “Es más interactivo que nada. Tendré escenas como mi personaje Ulises y escenas que seré sólo Julián. Haremos juegos con el público y la gente podrá hacer escenas con nosotros. Lo mágico es que la gente va a poder estar muy cerca de nosotros”, expone.

Debido a las críticas que recibe la actriz Jacqueline Bracamontes en el sentido de que es difícil trabajar con ella, al punto de que el actor William Levi desistió de participar en esta producción por diferencias entre ellos, Julián Gil dice que ella es todo lo contrario a lo que se dice. “Pongo mi cabeza en un picador de que si hay alguien que es sencilla y humilde en este medio se llama Jacqueline Bracamontes. Todo lo que se comenta nada que ver, porque es súper llevadera. Todo ha sido en armonía, el único problema es coincidir los cuatro para ensayar”, concreta Julián Gil.

Michelle Manterola lleva la actuación en la sangre


Michelle Manterola impone la ley en ‘El Cartel 2’. La actriz lleva en la sangre la actuación y además recibió consejo de una de las divas mexicanas: su hermana Patricia Manterola.

Además de poder disfrutar de su actuación en ‘El Cartel 2’; Michelle Manterola ha encontrado su camino en la actuación sin la sombra de su hermana Patricia. Demuestra que no tiene un pelo de tonta. La actriz mexicana Michelle Manterola no es bruta, se hace la tonta para que su esposo le cumpla todos sus caprichos en la serie de televisión colombiana ‘Los caballeros las prefieren brutas’. Para Manterola, este proyecto de 22 capítulos, tiene la intención de ser polémico desde su título, a fin de atraer a las mujeres de todas las edades y que se den cuenta de que el poder de la serie radica la inteligencia para saber manipular a los demás. Su personaje en la producción es Gracia, la hermana de la protagonista, Cristina (Valerie Domínguez). Gracia es una mujer felizmente casada hace cinco años y que logró la misión del matrimonio de tener una relación estable, pero a costa de renunciar a su vida profesional.

A pesar de su apellido, Michelle Manterola dice que le ha costado trabajo construir su carrera, al grado de que sacrificó todo para emprender su camino en Miami desde 2003, a fin de que no la relacionaran con su hermana Patricia, quien triunfó en telenovelas como ‘Acapulco, cuerpo y alma’ en 1995 y antes en el grupo Garibaldi. Después, en 2006, Michelle decidió mudarse a Colombia con su esposo porque dice que tuvo una corazonada y con la intención de trabajar en una industria naciente de series de televisión para cadenas importantes en Estados Unidos, como Fox y Sony. Y le resultó, porque después de filmar ‘Looking for palladin’ en 2008, la invitaron a participar en la exitosa serie de suspenso ‘Tiempo final’, donde compartió créditos con Lucía Méndez.

Michelle está perdidamente enamorada de su esposo, el colombiano Pablo Jacobsen, empresario y creador de portales en Internet. Quizá por oír constantemente el acento neutro, Michelle ha sabido manejar muy bien el suyo, manito de pura cepa. Michelle declaró recientemente que en un principio no quería moverse de Miami, luego de que arriesgara su naciente carrera en México para mudarse a Estados Unidos. Sin embargo, a su esposo le ofrecieron un excelente empleo en Colombia y Michelle afirma que desde que pisó esa tierra se enamoró de ella y está feliz. Al poco tiempo de llegar se encontró con su personaje Gilma Caicedo, una ama de casa en ‘Regreso a la Guaca’, en marzo del año pasado. En la actualidad, Michelle interpretará a Lilian Young, una sexy agente de la DEA de ‘El Cartel 2’.

-¿Cómo fue el proceso para convertirte en Lilian Young, tu personaje de ‘El Cartel 2’?
Me llamaron originalmente para otro personaje. Como siempre, en los casting uno se queda con la expectativa y nerviosa porque lo llamen. A la semana lo hicieron, me enseñaron mi personaje y me pareció increíble. Siempre había soñado con caracterizar a una agente de inteligencia y fue un reto increíble, sobre todo por el tema del manejo de armas y la preparación física.

-¿Y qué te gustó del mundo policiaco?
Me di cuenta de que es un mundo muy duro, se juegan la vida a cada instante, son unos berracos, como dicen acá. Pero me encantó estar dentro de ese mundo por unos meses, lo disfruté muchísimo.

-¿Qué opinas de la controversia que generan estas series que tocan temas del narcotráfico?
Es una realidad triste pero que tenemos que ver. Tenemos que enfrentarnos con eso porque es una realidad y uno está condenado a repetir su historia si no la conoce. Lastimosamente ahora en mi país estamos viviendo lo que en Colombia hace mucho años y es fuerte encontrarse con una realidad que uno ve lejos. Ya representando uno dice qué cosa más fuerte. Esto no es como lo pensaría mucha gente. Quien se mete en esto termina muerto, en la cárcel o sin familia. Es bueno que no se queden en un tema que no se puede tocar.

-A ‘El Cartel 2’ se le augura mucho éxito internacional, como la primera parte de la serie, ¿qué piensas de la fama?
No me quita el sueño. Yo amo mucho esta profesión y no lo hago ni por la fama ni popularidad. Eso viene en consecuencia a lo que uno hace.

-¿Qué aportará tu personaje a la historia de ‘El Cartel 2’?
Un ingrediente de justicia, rectitud y honestidad.

-¿Te has esforzado mucho para lograr llegar a ser una actriz reconocida?
Todo requiere esfuerzo, conseguir sueños requiere de perseverancia; sé que me ha costado trabajo, pero es un esfuerzo que quise hacer, y las cosas fueron fluyendo, afortunadamente no he dejado de trabajar, por ese lado está bien. Estar lejos de mi tierra y de mi gente es difícil, pero el esfuerzo está en prepararme todos los días y eso es lo que acostumbro a hacer.

-¿Pesa un poco tener una hermana famosa?
Yo la veía siempre con muchísima admiración. Aunque el hermano sea médico o arquitecto, uno siempre lo verá con admiración por lo que hace. También desde chiquita yo empecé en esto y fue muy chévere porque ella me podía dar consejos, le preguntaba cosas. Me decía, mira la actuación tiene que ser tu pasión totalmente porque no es fácil, esta no es una carrera normal, vas a tener que sacrificar muchas cosas. Yo creo que eso fue lo que más me sirvió: que ella me cuestionara si amaba esta profesión, aunque yo ya sabía que lo hacía con todo mi corazón.

-¿En qué te pareces a tu hermana Patricia?
En nuestra tenacidad para hacer realidad nuestros sueños, en la pasión que tenemos por lo que hacemos, el amor que le tenemos a nuestra familia. Somos demasiado parecidas, nacimos el mismo día con ocho años de diferencia.

-¿Cómo hiciste para neutralizar tu acento?
La verdad tengo muy buen oído, nunca hice un trabajo consiente para neutralizarlo simplemente se fue yendo poco a poco. Además llevo fuera de México 6 años.

-¿Amas la actuación?
Las Manterola lo hacen y Michelle está forjando su camino con su participación en producciones tan importantes como ‘Tiempo Final’ y ‘Los caballeros las prefieren brutas’, primera serie hispana de Sony Entertaiment Televisión.

-¿Cómo definirías a tu personaje de ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
A lo largo de la historia, Gracia se irá dando cuenta de que por dejar todo lo que deseaba profesionalmente sólo obtuvo frustraciones que empiezan con problemas pequeños, pero que se tornarán en complicadas decisiones. Creo que muchas mujeres se identificarán con mi personaje porque es una mujer exitosa y los hombres le huyen a la inteligencia.

-¿En qué te pareces a tu personaje de Gracia?
De pronto en lo organizada, pero yo soy más relajada y me tomo la vida menos en serio.

-¿Qué queréis conseguir con un título tan polémico como ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
El título está hecho para eso, me parece muy inteligente que Isabella Santo Domingo (escritora) le haya puesto ese nombre a la serie porque causará controversia. Y en realidad todos los seres humanos siempre hacemos ciertas cosas para obtener algún beneficio. Además me parece un título muy divertido que jalará mucha gente, sobre todo a las mujeres, porque en nuestro interior sabemos que no somos brutas sino que nos gusta hacernos. Son divertidísimas las situaciones que se abordan, son problemáticas comunes que tienen las mujeres en sus relaciones, pero sobre todo las tienen los hombres para relacionarse con nosotras. ‘Los caballeros las prefieren brutas’ enfoca esto de forma divertida.

-¿Cómo es la experiencia de ser la hermana menor de Valerie Domínguez en ‘Los caballeros las prefieren brutas’?
Fue muy chévere la experiencia, fue una bendición haber trabajado para Sony. Era la primera serie en español y había sólo personajes colombianos. Mijail Mulkay y yo fuimos los únicos extranjeros. Siento un agradecimiento inmenso al universo porque me puso en el lugar y en el momento perfecto para que se diera esta oportunidad. Fue una serie muy divertida. Valerie y yo nos divertimos mucho. Aunque peleamos mucho como personajes, nos divertíamos todo el tiempo en el set. También con Rodrigo Candamil, mi esposo en la serie, nos reíamos mucho cada vez que hacíamos las escenas. A Valerie no había tenido tiempo de conocerla, pero nos fue muy bien. Fue muy rico trabajar con ella y con todo el elenco.

-¿Y crees que los caballeros las prefieren brutas?
Depende, es inseguridad de los hombres que las prefieren tal vez no brutas, pero sí que no opinen mucho, que hagan lo que ellos dicen, que no compitan porque de repente les da inseguridad que uno como mujer gane más plata o sea más exitosa. Afortunadamente mi esposo me apoya y no le da miedo tener una mujer exitosa a su lado. En lo personal yo te podría decir que no, pero habrá muchos que sí las prefieren brutas.

-¿Cuál ha sido la mejor producción en la que has participado?
He tenido la fortuna de haber participado en algunas de las mejores producciones de Colombia y cada una me ha dejado un aprendizaje y experiencia únicas. A todas las recuerdo con mucho amor y agradecimiento.

-¿Y cuál es el personaje que más recuerdas?
Gilma en ‘El Regreso a la Guaca’.

-¿Y cuál fue el personaje que más trabajo te costó?
Luz en la novela ‘Anita no te rajes’, tal vez porque fue lo primero que hice.

-¿En qué novela te hubiera gustado estar?
En ‘El Capo’.

-¿Te gusta más el papel de buena o de mala?
No creo en personajes buenos o malos, existen seres humanos con debilidades y fortalezas. Prefiero personajes bien estructurados y con un objetivo claro dentro de la historia.

-Un recuerdo de tus grabaciones en ‘Tiempo Final’...
La emoción que me dio saber que por primera vez iban a poder ver mi trabajo en mi México lindo y querido.

-¿Qué te dejó tu actuación en ‘El Regreso a la Guaca’?
La gran oportunidad de darme a conocer en Colombia y, actoralmente, un gran aprendizaje ya que el elenco era de primera.

-¿Y qué te atrajo de Colombia para que te quisieras quedar?
Todo. Este país me enamoró desde el primer momento en que vine. Su gente es muy calida, amable, con una energía muy bonita. El corazón me dijo tienes que estar aquí y yo me guío mucho por mis intuiciones y mi corazón.

-¿Extrañas tu país, México?
La cultura mexicana y colombiana se parecen mucho. No extraño tanto mi tierra porque aquí pasan cosas muy parecidas. No en el campo de las telenovelas, claro está. Tanto México como Colombia tienen su sello personal, su marca a la hora de contar historias en ese formato. La telenovela mexicana tiene un estilo particular que es el culebrón, el drama y ha funcionado muy bien. Yo veo que en Colombia se hacen historias más aterrizadas a la realidad, más naturales en ese sentido. México es una fabrica de hacer televisión, se llegan a hacer 35 escenas diarias, es impresionante. En Colombia se trabaja un poco más como en el cine, se hacen menos escenas.

-¿Y qué es lo más difícil de estar lejos de su país?
Estar lejos de mi familia, la extraño mucho, y obviamente también me hacen falta los taquitos.

-¿Qué producciones te gustan más: las colombianas o las mexicanas?
Creo que cada una tiene su estilo. Mi experiencia ha sido en producciones colombianas y te puedo decir que son espectaculares, muy bien hechas, con un talento maravilloso y unas historias increíbles.

-¿Qué haces en tu tiempo libre?
Leo, medito y hago yoga.

-¿Cuál es tu secreto de belleza?
Estar en paz con uno mismo, la belleza se refleja de adentro hacia afuera.

-¿Cómo cuidas tu cuerpo?
Comiendo sano, haciendo yoga y patinando.

-¿Cuál es la parte de tu cuerpo que más te gusta?
Mis ojos.

-Si no fueras actriz, ¿a qué te hubieras dedicado?
Sería decoradora y diseñadora de interiores.

-Un buen compañero de escena...
Marcelo Cezán.

-¿Cómo prefieres a los hombres?
Auténticos, relajados, alegres y, sobre todo, seguros de sí mismos.

-¿Recuerdas tu primer novio?
Sí. Jean Marc, a los 5 años. Duramos como hasta los 12, un noviazgo largísimo (risas).

-¿Cuál es el mejor recuerdo de tu vida?
La ceremonia de mi matrimonio, fue muy especial.

-¿Cómo es estar casada con un periodista?
Pablo fue periodista y director de algunas revistas, pero ahora se dedica a hacer estrategias de internet para marcas. Me siento muy agradecida y bendecida por estar casada con un hombre que apoya mis sueños y me ayuda a crecer. Independientemente de su profesión, Pablo es un compañero de vida maravilloso.

-¿Es muy difícil mantener una relación con una agenda tan ocupada como la tuya?
Pues no es fácil, no es una profesión como cualquier otra donde los horarios son normales, afortunadamente Pablo entiende y me apoya cien por ciento, en estos casos es más importante la calidad que la cantidad.

-¿Qué anhelas?
Hacer cine en mi país.

-¿Qué proyectos vienen?
Me voy a Argentina todo el mes de junio para presentar un programa de repostería con el canal Utilísima para Latinoamérica. Y espero que venga mucho cine, ojala en mi país.

Ernesto Calzadilla, un venezolano muy colombiano


“No soy celoso sino cuidadoso”, dice Ernesto Calzadilla. Para el actor venezolano, Colombia es el mejor vividero del mundo. Y Ernesto asegura que podría hacer un desnudo dependiendo del momento.

-¿En qué te pareces a tu personaje de Juan en ‘Amor en custodia’?
Ambos somos personas protectoras, bondadosas y cariñosas.

-¿Qué es lo más difícil de hacer un protagónico?
Cuando amas lo que haces y entregas todo con pasión, todo es más fácil.

-¿Y también eres igual de fiel a Juan?
Ahí vamos…

-¿A quién le eres fiel?
A la vida, a la tierra, al prójimo, a mí.

-¿Perdonarías una infidelidad?
Cada quien tiene que vivir su proceso para perdonarse.

-¿Cómo te preparaste para personificar a Juan Aguirre?
Fue un trabajo en equipo donde está involucrada muchísima gente. Horacio Tavera y Gildardo Romero me apoyaron en las escenas de acción y Marcela Benjumea fue mi acting coach.

-¿Qué extrañas más de Venezuela?
A la familia, a mis amigos y seres queridos.

-Fuera de la pantalla, ¿a quién cuidas?
Cuido por vivir en un mundo mejor, en armonía con la naturaleza y todo lo que nos rodea.

-Y a ti, ¿quién te cuida?
Mi ángel guardián supongo (risas).

-¿Y te quedó gustando el trabajo de guardaespaldas o se queda con la actuación?
Siempre seré actor. Este papel de guardaespaldas es otro paso más en mi carrera y un gran crecimiento como ser humano y profesional gracias a todo el equipo de ‘Amor en custodia’ y a Colombia.

-¿Cómo llegaste a la actuación?
Desde que empecé en el modelaje en el año 1997 siempre supe que la actuación era el siguiente paso y en 2001 debuté en la obra de teatro ‘El monólogo de la penehabilidad’.

-¿Por qué Colombia?
Porque Colombia es el mejor vividero del mundo.

-¿Cómo va la preparación de tu stand up comedy?
Cuando ‘Amor en custodia’ lo permita, estaremos presentando ‘De cúbito dorsal’ bajo el apoyo de Casa Ensamble. Esperamos llevarlo por toda Colombia.

-¿Y en dónde quedó tu carrera como biólogo acuicultor?
En un futuro me encantaría producir un programa de televisión enfocado a la acuacultura y ecoturismo en Latinoamérica.

-¿Qué es lo que más te ha gustado de Colombia?
Su gente es lo más hermoso, los colombianos son cálidos, queridos y divinos.

-¿Qué te produce pura adrenalina?
Deslizarme sobre una ola, surfear; una montaña rusa, entrar a escena.

-¿En qué te fijas de una mujer?
Sus ojos, su sonrisa, frescura, espontaneidad…

-¿Eres celoso?
Cuidadoso más bien.

-La mejor decisión que has tomado...
Todas han sido importantes. Me trajeron a Colombia, donde el riesgo no es venir, sino que te quieras quedar.

-¿En qué revista estarías dispuesto a posar completamente desnudo?
¿Necesariamente una revista? Puede ser también una película, una obra, una serie, todo depende del momento.

-¿Cómo te gusta dormir?
Con mucho sueño y poca ropa.

-¿A quién le robarías un beso?
A mi vecina.

-¿Qué le cambiarías o le ha cambiado a tu cuerpo?
Todo sigue igual en su sitio y en orden.

-¿Eres muy romántico?
Cada día trato de serlo un poquito más.

-¿Qué te molesta de las mujeres?
Me encantan las mujeres, las adoro.

-¿Qué coleccionas?
Empecé a coleccionar arte gracias a Alejandra Borrero, Katrin Nyfeler, Carla Rey y todo el equipo de Casa Ensamble.

-¿Te consideras vanidoso?
Quien diga lo contrario que tire la primera piedra.

-¿Cuándo estás de mal humor?
Generalmente cuando tengo hambre.

-¿Qué te dejó tu paso por Mister Venezuela?
Muchas anécdotas por supuesto, el pasar por todo ese proceso, vivirlo intensamente y después obtener el título.

-Un recuerdo de tu época de presentador...
La primera vez que vine a Bogotá fue gracias a mi trabajo en ‘E Entertainment Television’, se hizo un ‘E Special Behind the Scenes Miss Mundo Colombia 2002’ y presentamos el concurso en vivo para canal uno. Desde entonces, Bogotá y las buenas maneras, el cariño y hospitalidad de su gente, me enamoraron.

-Entre el modelaje, la presentación y la actuación, ¿con cuál te quedas?
Con todas, cada una en su lugar.

Pedro Roda, un actor con vena de pintor


Pedro Roda es un actor con el arte en sus venas. Tiene 45 años de edad y le ha dedicado 24 a la actuación. Su rostro todavía es recordado por Olegario, el mayordomo amargado que se la pasaba peleando con Fernando Escandón (Juan Pablo Shuk) en ‘Pasión de Gavilanes’.

Aunque el actor, pintor, músico, teclista, fotógrafo y cantante Pedro Roda le ha dedicado 24 años al oficio de la actuación y ha hecho toda clase de personajes, su rostro todavía es recordado por Olegario, el personaje de ‘Pasión de Gavilanes’ que interpretó hace 6 años. Y eso que en la ficción ha sido ejecutivo, abogado, policía, padre de familia, tendero y hasta cuidador de cementerios.

En este último rol, aparece actualmente en ‘Bella Calamidades’, donde interpreta a Don Pablo (el celador del cementerio, que se convierte en el amigo y confesor de Lola, la protagonista) y, si bien parece un personaje normal y sin trascendencia, su interpretación tiene algo que ver con los desenlaces, como le sucedió en ‘Pasión de Gavilanes’.

"He hecho de todo, pero últimamente me han dado más ese tipo de perfiles, debe ser porque los hago bien", dice. Y aunque Roda tiene motivos para mostrarse y venderse de otra manera, es hijo del artista Juan Antonio Roda y de la escritora colombiana María Fornaguera, le gusta mantener un bajo perfil y hacer simplemente lo que le gusta. "Eso incluye la pintura, la música, la fotografía y, por supuesto, la actuación, que es la única que he ejercido de manera profesional".

Trabajar con óleos y grabados no es un oficio con el que pretenda subsistir, pero sí lo hace por pasión e incluso ha expuesto en muestras colectivas con otros colegas de la actuación como Edmundo Troya, Gustavo Angarita, Talú Quintero, Ramiro Menéses, Carolina Trujillo y Gerardo Calero. "La última obra fue sobre fotografía digital intervenida, sobre ellas pinté con óleo y alcancé a vender algunas", recuerda.

Sin embargo y como la actuación es un oficio tan incierto, hace diez años montó una marquetería que atiende personalmente cuando no está grabando ninguna novela. "Como ahora", añade.

También se le recuerda por el grupo ‘Hora local’, el cual fundó y en el que cantó y tocó el teclado, se presentaba en bares y universidades. Pero ahora sigue con su negocio de marcos y cuadros mientras llega otro proyecto televisivo.

. . : ENTREVISTAS : . .

Danna García


Danna García es joven, bella y su cielo azul de oportunidades de crecimiento artístico no tiene límites. Actriz prolífica, su creciente lista de créditos incluye ‘Pasión de Gavilanes’ (2003), ‘Te voy a enseñar a querer’ (2004), ‘Corazón partido’ (2005), ‘La traición’ y ‘Tiempo final’ (ambas del 2008), entre más de 15 producciones televisivas. Actualmente, disfrutamos de una nueva faceta de la actriz en ‘Bella Calamidades’.

Su madre es la reconocida cantante colombiana Claudia Osuna y su padre, Jaime García, un administrador de empresas. Lo que ellos nunca hicieron, asegura García, fue obligarla a ser actriz. Esa era su decisión, su vocación, una pasión innata. En la universidad, en Colombia y Miami, se especializó en Administración Empresarial y Comunicación Social. También estudió Artes Dramáticas en una de las academias de teatro más prestigiosas del mundo: el Actors Studio de Lee Strasberg en Nueva York. Moderna y políglota, Danna habla español, inglés, francés y alemán.

Mucho se sabe de la carrera de Danna García, pero menos de lo que esconde su corazón. Terminadas las grabaciones de ‘Bella Calamidades’, la colombiana nos habla de sus novios, entre ellos Mauricio Ochmann, y confiesa su deseo de dejar las novelas temporalmente.

-¿Cómo es tu personaje de ‘Bella Calamidades’?
Lola no es la clásica heroína. Es una niña con una carga de misterio, silencioso, muy serio, muy interior, que ha tenido muchos padecimientos, más racional, con una luz pese a toda esa carga emocional. Un personaje que se supera. No es la Monita de ‘Un Gancho al Corazón’, que fue un reto y un gran orgullo ya que exorcizar un personaje en ‘La Traición’, a otro en tan poco tiempo fue muy difícil. Ese cambió me costó.

-¿En qué se parece a ti Lola?
Te confieso que he tratado que Lola se aleje de Danna. No me parezco mucho a Lola, pero trato de implementarle muchas cosas, como por ejemplo la importancia para su familia. Y yo, pues, soy un poco más introvertida y tímida que Lola, que es muy cerebral.

-¿Qué fue lo más complicado de representar a Lola?
Por el contrario, lo más fácil fue amarla como es sin querer cambiarla. Ella es un personaje de un mundo interior muy complejo y con una gran fortaleza, por eso le cuesta trabajo expresar sus emociones y conectarse con la gente que más quiere. Lola es un ser puro, bello, limpio, noble, honesto, que nunca ha dañado a nadie. Sus actos tienen como finalidad hacer el bien a los demás, pero la gente no lo entiende así. Es una incomprendida.

-¿En tu vida ha habido tantas desdichas como en la de ella?
No. He tenido mucha suerte.

-¿Esta producción tiene algún significado especial para ti?
Cuantos más personajes interpreto, más entiendo mi compromiso en que aporten algo, es una prioridad. Por eso no me gustan los que se encuentran en situaciones extremas, como los narcos.

-¿Es cierto que en ‘Bella Calamidades’ hubo varios candidatos a galán y que con alguno no tuviste feeling?
No, no estuve en el proceso de selección, porque se realizó en Colombia cuando yo me encontraba en México. Así que para mí Segundo Cernadas ha sido el único. Sólo grabé el capítulo piloto con Christian Meier, pero la empresa lo desestimó.

-¿A qué se debió el cambio de protagonista masculino?
Me encantaría trabajar con Christian, ojala en un futuro se dé la oportunidad. Tengo entendido que el personaje de Christian era un muchacho que se viera muy juvenil y por ese lado pensaron que no era el casting ideal, pero para mí sería un gusto volver a interpretar un personaje junto a Christian. Es una maravilla, aparte que nos llevamos muy bien. Siempre hemos tenido la intención de trabajar juntos. Nos conocimos grabando el piloto de ‘Lola Calamidades’ y por ser actores de Telemundo, coincidíamos en eventos.

-¿Cómo fluyó la química con Segundo Cernadas?
Segundo es un caballero, una persona muy generosa, un actor muy entregado y sobre todo muy buen compañero. Yo no lo conocía, pero es un bellísimo descubrimiento trabajar con tan buen actor, de tanta calidad, y sobre todo un ser humano tan bonito.

-Hace poco, Gianella Neyra confesó que le daba "cosa" ver escenas románticas de su esposo...
(Risas) No creo, no creo. Las actrices sabemos en qué consiste el trabajo y conocemos de qué se trata. Celos hasta ahora no me ha pasado. No me gustan las controversias, pero creo que es un trabajo y lo hacemos con cariño y profesionalismo, porque queremos entregar lo mejor al público, que finalmente el público se identifique con la realidad de los personajes.

-¿Qué diferencia a esta versión de la primera, que se llamó ‘Lola Calamidades’?
‘Bella Calamidades’ no está contada en el mismo tono dramático de ‘Lola Calamidades’. El sesenta por ciento de la novela es comedia, lo que hace de esta versión más liviana y más familiar. ‘Lola Calamidades’ fue más una telenovela de suspenso y drama.

-¿Te preocupan las comparaciones entre las novelas?
Yo he protagonizado muchas telenovelas de las cuales han hecho remakes, y siempre las he visto como propuestas nuevas. Los remakes nunca van a ser iguales ni a tener el mismo resultado que la historia original. Es el público el que elige las historias, más allá de que sean un remake o no.

-¿Hablaste con Nórida Rodríguez, la protagonista de ‘Lola Calamidades’, para construir esta nueva versión?
Sí. Tuve la oportunidad de hablar con Nórida cuando estaba grabando ‘Bella Calamidades’, y llegamos a la conclusión de que esta telenovela es muy diferente a la que ella grabó. También me reuní con Julio Jiménez para hablar del personaje, él me dijo que no pensara en ‘Lola Calamidades’ porque, aunque estaba partiendo de la misma historia, era una novela nueva y más fresca.

-¿Qué opinas de Ana Lucía Domínguez, quien está haciendo el papel de Sofía Santana en la nueva versión de ‘Perro Amor’, novela que tú protagonizaste años atrás?
No he tenido la oportunidad de verla. Le deseo éxitos y espero que se divierta interpretando a Sofía, que es un personaje muy bonito.

-¿Participarías en el remake de una novela que ya grabaste?
Sí. Pasó algo muy curioso, pues cuando iban a producir la nueva versión de ‘Perro Amor’ me alcanzaron a preguntar si yo lo haría, y la verdad no tendría problemas en volver a hacerlo, porque para mí cada telenovela, aunque esté basada en otra, es nueva. La producción nunca saldrá igual así sea la misma actriz quien la protagonice, siempre habrá una evolución en el actor.

-Nos sorprendiste al besar a una actriz (Adelaida Puerta) como parte de tu personaje en la serie ‘Tiempo final’...
Me encantaría decirte que tuve que hacer un análisis psicológico o una evaluación del personaje, pero yo estaba en un avión en Los Ángeles y dicen que me pare en un set y ni tenía idea que iba a grabar. Fue un trabajo de improvisación interesante y me gustó el resultado. Fue una experiencia muy interesante y novedosa trabajar con David Carradine y mis otras compañeras.

-¿En qué se parecen Lola y Valentina, tu personaje de ‘Un Gancho al Corazón’?

Mi vida es un contraste, y ellas (Valentina y Lola) son dos extremos.

-¿Qué aprendiste de tu trabajo en ‘Un Gancho al Corazón’, una telenovela y comedia a la vez?
Aprendí más a reírme de mí misma, a tomar las cosas no tan en serio. Me tomaba las escenas muy en serio y eran emociones demasiado reales, y sufro y todo. La vida es un rato y quiero disfrutármela cien por ciento y quiero que la gente se divierta también.

-¿Y qué ocurrió con la invitación que te hizo Salvador Mejía para ‘Corazón Salvaje’?

Debido a mi compromiso con Telemundo, tristemente no lo pude hacer, pero espero en un futuro regresar a Televisa y trabajar con Salvador Mejía.

-¿Te cuesta adaptarte a diferentes países, estando lejos de tu familia?
No. Soy nómada desde hace muchos años. El hogar es donde está tu familia. Ellos siempre están conmigo. Donde yo vaya, me visitan, me acompañan. Jamás he estado sola. Siempre he tenido su respaldo y apoyo. Aunque tengo una vida obviamente bastante “viajera” y más solitaria que la de una persona que tiene la estabilidad de una casa, han sido mi pilar.

-¿Cómo recuerdas tu niñez?
Actuando porque actúo desde que tengo cinco años, fui una actriz infantil. No es una carrera que yo escogí, es algo que se dio en mi vida y me trae muchísimas satisfacciones. Compartía mis horarios de estudios con los horarios de trabajo. Tuve responsabilidades desde muy niña, siempre estuve rodeada de adultos, y tenía un horario que cumplir. A diferencia de mis compañeras de la escuela, yo casi nunca pude ir a un paseo con mis amigas porque siempre estaba trabajando, pero mis padres hicieron el esfuerzo para que yo tuviera una vida normal: que fuera al cine, que compartiera con mis hermanos. Nunca he dejado de estudiar, es muy importante aprender, ser una mujer activa y constante.

-¿Qué recuerdas de tu personaje de Marcela Vallejo en ‘Café con aroma de mujer’?
No uno, todos, y son los mejores porque este personaje me abrió las puertas del mercado internacional.

-Lo mejor de haber protagonizado ‘Pasión de Gavilanes’...
Fue el comienzo de la segunda etapa de la internacionalización de mi carrera. ‘Café con aroma de mujer’ me lanzó y ‘Pasión de Gavilanes’ me consolidó.

-Te siguen recordando por ‘Pasión de Gavilanes’, ¿cuál crees que fue el éxito de la historia?
Creo que la televisión y las telenovelas son un género imperfecto y ‘Pasión de Gavilanes’ es lo más cercano a lo ideal, es una historia hecha con muy buen gusto y un alto nivel estético, sí hay mucha sensualidad, se sugiere mucho tanto musical como fotográficamente, pero tiene un balance y todo está justificado. Hay escenas muy fuertes y pasionales, creo que son los sueños que tienen las mujeres de conseguirse un hombre que les mueva el piso y que haga todo por encenderlas, es una relación muy animal, de hormonas. Es una historia donde es necesario que se sienten a verla con calma porque son las imágenes lo que impacta, la pasión que se trasmite, creo que ahí radica el mega éxito que ha tenido en todos los países que se ha trasmitido. Nos ha dejado muchas satisfacciones, la gente la ha disfrutado mucho y es un orgullo.

-¿Qué significó este éxito en tu carrera artística?
Para mí fue como la patadita para mi proyección internacional, hasta la princesa de Arabia Saudita me invitó a ese país, porque hasta allá llegó el éxito, como también en Rumania y España.

-¿Y cómo viste la versión que hicieron en México?
Me sentí muy bien cuando vi a mis compañeros haciendo ‘Fuego en la sangre’ porque es una historia que daba para lo que presentaron y más, pero creo que se hizo en otro tono, en un género diferente, siento que fue netamente un melodrama y ‘Pasión de Gavilanes’ es una aventura, con acción, con mucha piel y sensualidad, con chavos guapísimos y chicas preciosas. Es totalmente distinto a ‘Fuego en la sangre’. Aunque se basan en la misma historia y comienza igual, no se van por el mismo lado.

-¿Qué opinas del fenómeno de las narcotelenovelas en Colombia?
La televisión es entretenimiento y es el público quien decide qué le gusta y qué no, así mismo los canales empiezan a producir. Pero también creo que hay una responsabilidad ética de las productoras al hacer cosas que dejen un mensaje a la sociedad. Me imagino que este tipo de telenovelas son una moda, la gente se cansará y las historias cambiarán.

-¿Qué te molesta?
Las mentiras y la hipocresía. Se me pasa pensando positivo, en el mañana y en el futuro. Creo que el pasado ya se fue y que el hoy, mañana será pasado.

-Siempre te hemos visto en papeles de niña buena, ¿le temes a las villanas?
Sí he hecho muchas veces de niña buena, pero ninguna ha sido igual. Yo nunca pienso si el personaje es malo o bueno, lo que me gusta es hacer papeles diferentes. Además, he hecho siete novelas fuera de Colombia, donde he interpretado otros papeles y he sido antagonista. Me tienen encasillada en la buena, pero me muero de ganas por hacer de mala.

-¿Qué ha pasado con la música?
Le ha dado más prioridad a la actuación. Sin embargo, una de mis metas es hacer un personaje que cante, no se ha presentado la oportunidad por ahora, pero en ‘Bella Calamidades’ canto.

-¿Qué significa para ti ser la voz oficial de Barbie en ‘Toy Story’?
La oportunidad de hacer algo diferente. Desde niña me ha fascinado el mundo de los dibujos animados y participar en uno de Disney es todo un sueño. Me llamaron a participar y no lo dudé en ningún momento. No me considero una “barbie”, entonces el reto era mucho más interesante. Confieso que fue mucho más difícil de lo que pensaba. Cada cual se imagina una voz distinta para Barbie y quería que nadie se sintiera defraudado. Me encantó el doblaje. Fue una gran experiencia, porque la animación ahora es una mezcla perfecta de arte y tecnología.

-Los romances entre compañeros están a la orden del día…
Es fácil confundir la vida del personaje con la tuya, pero yo he aprendido a diferenciarlas. Aunque sí he tenido un novio actor: Mauricio Ochmann. Fue hace doce años, coincidimos en ‘Háblame de amor’.

-¿Cómo tiene que ser la persona de la que te enamores?
Me gustan los hombres inteligentes, a los que pueda admirar, con sentido del humor y que les guste la aventura y viajar.

-De llegar al altar, ¿te gustaría hacerlo como en las telenovelas?
Me he casado tantas veces en la ficción que no sueño con vestirme de blanco ni organizar una fiesta por todo lo alto.

-¿Con qué personaje te has sentido más identificada?
Siempre hay características de ciertos personajes con los que te sientes identificado: el espíritu luchador de la Monita de ‘Un Gancho al Corazón’, la sencillez de Norma Elizondo de ‘Pasión de Gavilanes’, el espíritu independiente de Marcela Vallejo en ‘Café con aroma de mujer’. En fin, cada uno tiene algo muy especial.

-¿Cómo percibes las producciones que se están haciendo en Colombia?
Colombia se ha convertido en un centro de producción de televisión y cine de gran importancia para la región y creo que lo mejor está por venir. No nos hemos dado cuenta que somos grandes exportadores de talento y que nuestra industria del entretenimiento está creciendo a grandes pasos.

-¿Te gustaría volver a trabajar en México?
Claro que me encantaría volver, de hecho, siempre ha sido una bendición trabajar en México y en ‘Un Gancho al Corazón’ en particular. Esperemos que la vida nos de la oportunidad, porque uno no sabe si el día de mañana ya soy mamá y ya no puedo continuar. México es mi segundo hogar. Viví desde los 17 años y mi hermana está casada con un mexicano, así que de una manera u otra siempre he estado ligada a México, donde me siento querida y en casa. Voy a hacer el piloto, por ahora, de ‘Cuna de lobos’ junto a William Levy, y el personaje es el de la buena. No de la mala.