..:GACETA, DULCE PARAÍSO 083:..

GACETA, DULCE PARAÍSO
(Número 083):


SUMARIO
(del 5 al 18 de julio de 2010):

NOTICIAS:
  • Adriana Campos con una carrera en ascenso.
  • Katie Barberi vuelve a sonreír, volcada en su trabajo.
  • Sara Corrales crece en la actuación.
  • Camilo Sáenz se reinventa.
  • Paola Núñez disfruta enamorada de su carrera.
  • Bernie Paz vuelve a ser villano.
  • Katherine Porto se suma al elenco de 'A corazón abierto'.
  • Jencarlos Canela vive con éxito su carrera musical.
  • Carmen Villalobos desmiente su supuesta separación de su novio.
  • Ana María Trujillo se enfrenta a un nuevo reto.


ENTREVISTAS:

  • Martín Karpan.
  • María Luisa Flores.


TELENOVELAS:

  • Doña Bella.


RESÚMENES:

  • El Clon.
  • ¿Dónde está Elisa?
  • Perro Amor.
  • Bella Calamidades.
  • Doña Bella.
  • Mi Gorda Bella.
  • El Cartel 2.
  • Clase Ejecutiva.
  • La Bella Ceci y El Imprudente.
  • A corazón abierto.
  • Rosario Tijeras.
  • Amor sincero.
  • Pandillas, Guerra y Paz II.
  • Amor en custodia.



Encuenta: ¿A qué villana prefieres de 'Bella Calamidades'?

  • A Priscila, Adriana Campos (con el 60%).
  • A Silvana, Katie Barberi (con el 40%).

. . : NOTICIAS : . .

Adriana Campos con una carrera en ascenso


La bella colombiana Adriana Campos asegura que se ha divertido mucho grabando ‘Bella Calamidades’. Ilusión y mucha perseverancia son virtudes necesarias para triunfar en el difícil mundo de la actuación. Tras diez años interpretando papeles secundarios, Adriana Campos nos ha sorprendido gratamente con una villana superficial, divertida y con un toque de ternura que la hace irresistible.

“Si me ven en la calle paso desapercibida”, así lo asegura Adriana Campos, la actriz colombiana que interpreta a Priscila en la telenovela ‘Bella Calamidades’, producción de Telemundo Internacional. Desde hace 12 años esta hija del Chaparral Tolima (Colombia), ha hecho parte de importantes producciones, lo que deja en evidencia su talento y profesionalismo.

Recordemos que la hemos visto en producciones como: ‘Te voy a enseñar a querer’, ‘Amores de mercado’, ‘Zorro, la espada y la rosa’, ‘Madre Luna’, ‘Victoria’, ‘Vecinos’ y por último ‘Bella Calamidades’, donde da vida a la engreída e insoportable Priscila. “Priscila es mi personaje ideal”.

Es espontánea y fluida al hablar, cualidades que también le facilitan su trabajo actoral. Llegó a la televisión por casualidad. “Siempre he dicho que es Dios, coincidencia y destino”, asegura Adriana, porque llegó a Bogotá a estudiar Comercio Internacional en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Estaba en colombiana de televisión, muy cerca de donde se estaba grabando la ya desparecida producción ‘Padres e Hijos’. “El productor que estaba allí me vio y me dijo: mira necesitamos hacer una escena hoy mismo, por qué no nos ayudas. Entonces me quedé muy sorprendida porque no sabía actuar. Sin embargo, dije: listo, de una, hagámosle”, asegura la talentosa actriz, quien en ese momento hizo una escena con Manolo Cardona y Luz Stela Luengas.

A los productores les gustó su trabajo y la volvieron a llamar para un personaje más largo, en el cual duró más o menos tres meses. “Me boté al ruedo sin pensarlo y ahí empezó todo”, cuenta entre risas Adriana.

-¿Cómo se dio la oportunidad de hacer parte del elenco de ‘Bella Calamidades’?
Eso fue un sufrimiento (risas). Duré cuatro o cinco meses arrodillada y con camándula en mano porque le pedí este personaje a Dios con toda el alma. Quería hacer el personaje porque cuando estaba chiquita le decía a mi mamá que le ayudaba a arreglar la cocina si ella me dejaba ver ‘Lola Calamidades’. Entonces ahora que estaba la oportunidad de hacer parte del elenco, para mí era maravilloso.

-¿Qué tal la experiencia de interpretar a Priscila?
Maravillosa. Creo que es mi personaje favorito, entre todos. Me encanta hacer de mala porque siempre había hecho personajes de mala que terminaba haciendo de buena. Siempre soñé con ser antagónica. Los protagónicos nunca me han robado el sueño.

-¿Es tu papel más importante?
Sí, el resto eran de reparto y ahora, por primera vez, soy la mala.

-¿Qué pensaste cuando te ofrecieron el personaje de Priscila?
Desde que supe que RTI iba a hacer la novela, intuí que yo haría ese papel. Es más, cuando grabaron el piloto, pensé: “¿por qué lo hacen sin mí?”.

-RTI ha confiado mucho en ti…
Sí, me ha tenido en cuenta para todo y gracias a ellos no me ha faltado el trabajo. Es mi segunda casa.

-¿Temes que la gente te odie por dar vida a este personaje tan insoportable?
La gente en la calle se ha portado muy bien conmigo. Todos se ríen y siempre me dan consejos y de una forma bonita.

-¿En qué te pareces a Priscila?

Priscila tiene algo mío y es un vestido y unos accesorios. Del resto, no tiene absolutamente nada. Soy una persona muy tranquila, no soy escandalosa.

-¿Cambiarías algo al personaje?
No, para mí es el ideal. Por ejemplo, pese a que en un principio no puedes salirte del guión, estos papeles te permiten hacer lo que quieras y eso es muy divertido. También me gusta que Priscila se vista y se peine como yo nunca haría; y hace cosas que a Adriana Campos ni se le pasarían por la cabeza.

-¿Cómo comenzaste en la actuación?
Aunque llegué a estudiar en la universidad, siempre tuve la pasión por algo que no tenía ni idea porque en el colegio siempre estuve en teatro, siempre bailaba. Nunca me gustaron los libros y decía: “no me gusta estudiar, pero me apasionaba estar encima de una tarima, de un escenario”. Entonces la pasión estaba por dentro, pero no sabía exactamente qué era.

-Sabemos que bailas muy bien, ¿dónde quedó esa faceta?
Siempre soñé con ser bailarina de Ricky Martín o de Chayanne. Una vez mi mamá me llevó a ver el ballet de Sonia Osorio y ahí le dije: “yo quiero ser bailarina, quiero estar allá arriba”. En esa espera salió la actuación y me di cuenta que me apasionaba y, aunque todavía me apasiona el baile, la televisión me ha dado una satisfacción que no sé si el baile me la hubiera dado.

-Luego de tu primera oportunidad actoral, decidiste estudiar actuación durante 5 años. ¿Cuáles han sido, desde entonces, los frutos de ese esfuerzo?
Estudié teatro con Paco Barrero, con Alfonso Ortiz y con Edgardo Román. Hacía todo lo que veía porque siempre he querido ser una gran actriz. El esfuerzo de estudiar se ha visto en el día a día porque mis personajes han ido creciendo, nunca se han quedado estancados.

-¿Cómo valoras tu evolución?
De modo muy positivo, porque es frecuente que a los actores los encasillen y yo he hecho de todo: de secretaria y mejor amiga de la protagonista, de guerrillera, de prostituta. He experimentado mucho. Por otra parte, hay actores que tienen la suerte de llegar a la cima enseguida, pero no ha sido mi caso. Yo he ido subiendo escalón a escalón, con sufrimiento y con mil tropiezos. Sin embargo, para mí eso es un tesoro.

-¿Pensabas que te iba a ir tan bien?
Todos los artistas soñamos con un papel importante para demostrar nuestra valía. Los de reparto son más cerrados o se quedan en una sola línea, por eso yo soñaba con un personaje más grande. Recuerdo que le decía a Dios: “que llegue en el momento que tú desees, no en el momento que yo quiera”. Y así ha sido.

-¿Cómo se consigue conservar la autenticidad en esta profesión?
Tiene que ser así, no puedes cambiar por un personaje que sólo dura seis meses. Y si cambias, es porque estás mal de la cabeza.

-La producción de ‘Zorro, la espada y la rosa’ hizo que fueras reconocida a nivel internacional. ¿Cómo fue esta experiencia?
Creo que esa es la segunda etapa de mi carrera. Es como la primera vez que confiaron en mí con un personaje grande en una producción que era gigante y que exigió mucha inversión, fue una producción muy impecable. Aunque no nos fue muy bien en rating, era bellísima. La experiencia para mí era maravillosa. Llegaba al set, ponerme esos vestidos y montarme en un caballo era una experiencia maravillosa.

-Antes de tu actuación en ‘Bella Calamidades’ fuiste parte de ‘Vecinos’, ¿cómo recuerdas la interpretación de Nicole?
Esta fue una experiencia muy bonita. Llevaba ocho años trabajando con Telemundo y un día decidí que ya era hora de trabajar para Colombia, aunque ya había hecho algunas cosas no era nada que se hubiese visto y corrí con la suerte de que me llamaran al casting de ‘Vecinos’. Hice muchas veces el casting para la antagonista y al final quedamos dos. Me dejaron ese personaje, me lo gocé. Fue la primera vez que un trabajo mío o una novela donde yo estaba era un éxito. Salir a la calle y la gente me llamaba por el nombre del personaje: Nicole, fue algo maravilloso, aunque habían sentimientos encontrados en el público.

-¿Cómo te definirías a ti misma?
Soy muy sincera, muy tranquila. Prefiero estar sola, con la gente que quiero. No soy muy amiguera. Soy demasiado consentidora, me gusta cuidar a mis amigos, a mi familia a mi pareja. Soy sobreprotectora con todos. Me considero muy alegre, simpática, me gusta la vida y la amo. Estoy feliz con lo que tengo y con lo que soy.

-¿Qué extrañas de tu tierra, el Chaparral Tolima?
A mi familia, porque mis papás viven allá, mi casa porque es la misma desde que nací. Extraño la mazamorra con bocadillo que pasa por mi casa al mediodía y mi mamá la compra. Extraño las arepas de mi mamá y extraño la gente porque son muy especiales.

-¿Tienes alguna dieta o rutina especial de ejercicios para lucir tan bella?
Me gusta mucho ir al gimnasio. Cuando puedo y cuando tengo ganas voy. Hago media hora de cardio y hago pesas por veinte minutos. Trato de comer bien, sin dulces, sin paquetes. No tomo gaseosas, no como salsas. Prefiero las frutas. Pero tampoco me cohíbo. Porque cuando me dan ganas de comerme un ‘Chocorramo’ lo hago porque me encantan o un pastel o una hamburguesa.

-Muchos de los seguidores te catalogan como una de las “barbies” de Colombia...
(Risas). Pues si me vieran en persona sabrían que soy una mujer común y corriente. Yo creo que una barbie es una mujer que se cuida mucho, que va al salón de belleza y mantiene sus uñas perfectas, que sabe combinar y tiene de todo. Siempre he dicho que debí haber sido niño (risas) porque hubiera sido perfecto. No me gusta ir al salón de belleza a arreglarme las uñas (cuando lo hago es porque ya me da pena), me encanta estar con sudaderas anchas, con cosas que no me aprieten, me encantan las zapatillas deportivas porque camino todo el día y alcanzo a hacer las vueltas sin utilizar el carro. No uso tacones, el cabello siempre lo mantengo recogido, no me maquillo, no tengo colección de zapatos ni de carteras y soy un desastre combinando porque no entiendo cómo lo hacen. Creo que la televisión distorsiona un poco. Si me ven en la calle paso por desapercibida.

-La vida te sonríe también en lo personal, ¿qué balance haces de estos dos años de noviazgo con Mauricio Ochmann?

Estoy muy feliz. Uno a veces piensa que en este medio no va a encontrar estabilidad emocional y mucho menos un príncipe azul. Sin embargo yo he encontrado las dos cosas.

-¿Habéis pensado en tener hijos?
A mí me encantaría. Si Dios me regala un hijo en este momento, yo estaría feliz. Y Mauricio, también.

-¿Y os casaréis?
Lo hemos hablado, pero aún estamos conociéndonos. Estamos aprendiendo el uno del otro para después poder dar ese paso.

-¿Cómo lleváis la relación con todo el trabajo que tenéis ambos?
Ha sido difícil, pero no imposible. Para los dos la prioridad es la relación y tratamos de estar juntos lo máximo posible. Trabajar en la misma empresa es una ventaja, a veces estábamos en platós contiguos y me pasaba a verle o él a mí.

-¿Sois críticos el uno con el otro a nivel profesional?
Me gusta que él se meta en mi trabajo y me aconseje, pero yo no me meto en el suyo porque sé que lo está haciendo perfecto. Aprendo muchísimo de él, no sólo como actor, sino también como ser humano.

-¿Cómo descansas?
(Risas). Un buen baño cuando llego a mi casa, y siento descanso.

-¿Qué te alegra la vida?
Mi familia, mi trabajo, mi pareja, mis amigos. Cocinarle a alguien que yo quiero, a mi pareja. Me alegra la vida misma. Estoy conforme con todo y por eso soy una mujer feliz.

-¿Qué te enamora?
La sinceridad, unos ojos transparentes, la verdad y los detalles (risas).

-¿Cuál es tu héroe favorito?
Superman. Quisiera serlo por lo menos por un ratico.

-¿Cuál es tu plato favorito?
El langostino en todas sus presentaciones.

-¿A qué le temes?
A un secuestro. De mi familia, de mis amigos o mío. La verdad le tengo pavor a eso.

-Una deuda pendiente...
Hay un dicho que dice que “el que paga lo que debe sabe lo que tiene”. Yo deudas poco. Nunca me han gustado, pero quedé con una pendiente y ya no se puede pagar y es que mi mejor amiga de toda la vida desde chiquita me pidió una pijama y ella estaba en la clínica en Ibagué. Le prometí la pijama, pero cuando fui no alcancé a llevársela porque se murió. Creo que esa deuda no va a poder saldarse nunca.

-¿Cuál es tu mayor virtud y defecto?
Una virtud la sinceridad, y un defecto el desorden.

-Una manía...
Ver televisión.

-¿Cuál es tu película favorita?
Tengo dos: ‘Pequeña Miss Sunshine’ y ‘El Diario de Bridget Jones’.

-¿Qué no puede faltar en tu bolso?
Mi teléfono móvil.

-¿En qué te reencarnarías?
En un pájaro.

-De niña soñabas con ser...
Médico.

-¿Qué detestas de las personas?
La envidia.

-¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?
Vive y deja vivir.

Katie Barberi vuelve a sonreír, volcada en su trabajo


La sofisticada Silvana de ‘Bella Calamidades’ llegó a la vida de Katie en un momento en que necesitaba sonreír. Su relación de dos años con el también actor Gabriel Valenzuela había terminado mal. Él se había ido con Aylín Mújica, su compañera en ‘Niños ricos, pobres padres’. La telenovela no sólo le sirvió para devolverle la alegría, sino también para demostrar a los telespectadores que puede hacer comedia: “Me he divertido mucho”. La dolorosa ruptura con su prometido ha hecho cambiar a esta bella mexicana. “Ahora soy menos ingenua”, confiesa Katie Barberi.

Después de una exitosa carrera como actriz adolescente en Hollywood, Katie comenzó una segunda carrera: la actuación en telenovelas. En 1994 Televisa le ofreció un contrato para formar parte de una serie de telenovelas en México. Durante los siguientes años Katie apareció en producciones como ‘Yaqui indomable’, ‘Alondra’, ‘Acapulco bay’, ‘Alguna vez tendremos alas’, ‘El privilegio de amar’, ‘Mi pequeña traviesa’, ‘Por tu amor’, ‘Carita de Ángel’, ‘Salome’, ‘Rebeca’ y ‘El amor no tiene precio’. Luego se fue a Colombia, donde ha participado en ‘La marca del Deseo’, ‘Doña Bárbara’ y ‘Bella Calamidades’. Katie no deja de trabajar y pronto la veremos en otra producción de Telemundo: ‘El Fantasma de Elena’, para ello, ella se hospedado en Miami.

-¿Qué te gustó más de Silvana?
Que genera todo tipo de situaciones graciosas. Era la primera vez que me daban un personaje cómico en una telenovela y me dejaron construirlo a mi conveniencia. Además, no tuve que pasar el casting.

-¿Y qué cambiarías de ella?
Casi toda su ropa. A Silvana sus vestidos le parecen espectaculares, pero yo no me pondría ninguno.

-Hace un año sufriste una dolorosa ruptura con Gabriel. ¿Cómo estás?
No me agrada hablar del tema. Yo siempre he sido discreta, no he dado pie a que hablen de mí y entonces tampoco lo hice, fueron otros. No quería que mi vida se convirtiera en un circo. Aprendí que callada me veo muy bonita y que la gente te lo agradece. Mi madre me enseñó a ser una dama y, si no tengo nada positivo que decir, mejor no decir nada.

-Después de llevarte esa decepción, ¿contemplas la posibilidad de enamorarte de otro modo?
Uno nunca sabe cómo va a reaccionar, pero ahora soy menos ingenua y fantasiosa. Creo que ya voy a identificar rápidamente lo que no quiero.

-¿Habías tenido otras relaciones importantes?
Ninguna tan seria como esta. Me iba a casar, incluso tenía anillo de compromiso. Y tampoco había vivido antes con nadie, porque estaba centrada en mi trabajo.

-Cuando diste vida a la dulce Cecilia de ‘Doña Bárbara’, conseguiste despertar el cariño de los televidentes, ¿cómo lo recuerdas?
Ocupa un lugar muy especial en mi corazón; de hecho, creo que es mi personaje favorito y he interpretado muchos en 27 años de profesión.

-¿Y cómo recuerdas la grabación de ‘Doña Bárbara’?
La novela se realiza en los estudios de RTI en Bogotá y los exteriores eran grabados en diferentes localidades, hay un pueblito precioso llamado Honda el cual fue escogido para realizar la novela porque aún conserva sus características coloniales y rurales. Allí pasamos mucho tiempo y todos en el elenco nos enamoramos poco a poco del pueblo y de su gente. Muchos de los actores son locales, pero varios éramos de otros países que establecimos residencia en Bogotá durante la grabación de la novela. Estuvimos viviendo cerca de nueve meses, sin embargo vivir en Bogotá ha sido una experiencia inolvidable, la gente es muy educada y gentil. Es una gran suerte que el elenco de ‘Doña Bárbara’ y también de ‘Bella Calamidades’ está formado por gente maravillosa y con el tiempo nos hemos compenetrado mucho. El tren de trabajo es bien intenso y las grabaciones se extienden por largas horas, filmamos 6 días a la semana y queda poco tiempo para atender a nuestras cosas personales. Trato de mantenerme en contacto con mi familia y amigos por internet, pero realmente el trabajo ha sido agotador.

-Dices ser diferente a tu personaje de ‘Bella Calamidades’, ¿pero, te pareces a Cecilia Vergel (de ‘Doña Bárbara’)?
Las similitudes vienen de su personalidad y sentido del humor, más que otra cosa. Pude meter más reacciones mías al personaje de Cecilia que de costumbre, lo cual me permitió la posibilidad de hacer una actuación muy natural. Moralmente somos similares en el hecho de nuestra fe y creencia en Dios, y en nuestros instintos maternales, y sobre todo nuestra habilidad de perdonar. Y de hecho, curiosamente, las dos nos enamoramos de un hombre exactamente ocho años menor que nosotras. La gran diferencia entre Cecilia y yo es, tal vez, en nuestros puntos de vista acerca del amor. Yo creo que hay que dar una oportunidad a un sentimiento. Cecilia no tanto. Cecilia vivía con mucho miedo y sufría mucho por ello. También Cecilia creo que sintió el peso de los años mucho más que yo. Para mí, la edad es tan sólo un número.

-¿Cómo recuerdas tu infancia?
Recuerdo de niña que mi padre trabajaba en la industria del turismo y estuvo trabajando en el hotel Opryland (de Nashville, Estados Unidos), yo era muy pequeña pero recuerdo que vivíamos en Madison y yo atendí la escuela Stratton Elementary. Mi papá en esa época nos llevaba al hotel y allí jugábamos en los jardines. Desde entonces no he podido regresar a Nashville, pero la recuerdo con mucho amor pues fue una parte muy linda de mi infancia. Me imagino que hoy en día habrán cientos de niños hispanos que estudian en Stratton Elementary y espero que sepan que por esos mismos pasillos por los que ellos hoy transitan, yo también jugué y disfruté mucho de mi niñez en Nashville.

-¿Qué representa para ti llegar a ser famosa y ser admirada por millones de personas?
Llegar a co-protagonizar una telenovela, como en ‘Doña Bárbara’ no es sencillo y requiere de mucha preparación, estudio, una gran perseverancia y más que todo mucho, pero mucho trabajo. En esta industria, aun más difícil que llegar a la cima, es mantenerse en ella. Es una profesión muy exigente y donde hay muchísima gente talentosa.

-¿Cuál es tu secreto para mantenerte en la cima?
En realidad no hay una fórmula para el éxito sino el trabajo y el esfuerzo propio. Algo que sí me ayuda mucho es mi afición por estudiar la vida de los grandes actores y actrices. Me encanta leer las biografías de los famosos y revivir con ellos sus frustraciones, sus altibajos y sus éxitos. De allí realmente aprendo mucho.

Sara Corrales crece en la actuación


Sara Corrales se ha labrado una trayectoria actoral que cada día que pasa va en ascenso. Comenzó participando en telenovelas como ‘Todos quieren con Marilyn’, ‘Merlina, mujer divina’, ‘Cuando rompen las olas’ y ‘En los tacones de Eva’. Después consiguió un papel protagónico en ‘La marca del deseo’ y después hizo de villana en ‘Vecinos’. Ahora comienza una nueva etapa más internacional con Telemundo, donde la hemos visto en ‘Victorinos’ y ‘El Clon’, donde actualmente da vida a Karla.

A estas alturas todos sabemos que no es fácil crecer actoralmente delante de la cámara. Pero, Sara Corrales (de 25 años) es una excepción. Una historia de éxito de la jovencita estrella, que a los 16 años debutó como presentadora, de ahí saltó a la televisión, que evidencia como el trabajo duro y las ganas prevalecen. Es cierto, tiene un atractivo y un conjunto excepcionales: voz gruesa, piel de porcelana, ojos que embrujan y un cuerpo que desafía la lógica con curvas. Pero no es suerte, lo suyo es el talento y la determinación.

Luciendo un look veraniego de inspiración ochentera, la actriz colombiana se ha convertido en toda una diva de la actuación. Ahora luce un pelo corto, busto más pequeño (se acaba de hacer una mamoplastia para reducirlo), viste muy fashion y con ganas de enamorarse con el alma, así es la nueva Sara.

Atrás quedaron la larga melena y las extensiones; con ellas se fueron los errores, los malos momentos, las lágrimas y las equivocaciones. “Me siento como una mujer nueva, ligera. No soy el nuevo juguete de nadie, soy una persona con valores, interesante y profunda; una mujer, amiga, hija, hermana, un ser humano inteligente que vale la pena”. Toda una declaración de intenciones de una mujer segura, que además se acaba de bajar el tamaño de sus senos y se siente plena con la nueva medida.

-¿Cómo te sientes trabajando en Telemundo?
Terminé ‘Vecinos’, después hice ‘Victorinas’, más tarde empecé ‘El Clon’, que actualmente estoy grabando, y he hecho varios capítulos de ‘Decisiones’. Dios ha sido muy lindo conmigo, porque todo lo que he programado ha pasado. Quería trabajar fuera; me fui a Miami, me terminaron haciendo una mejor propuesta y regresé a Colombia. Tomé un aire como para decir: “olvidémonos de todo lo que está pasando en Colombia”.

-¿Cuál es tu personaje en ‘El Clon’?
Se llama Karla, empezó siendo en la historia una bailarina moderna, después entró a boxear, entonces estuve en un entrenamiento superfuerte de la liga de Bogotá. Es un personaje totalmente real, ni malo ni bueno, que se equivoca, que reflexiona.

-¿Qué rol juega Karla en la novela?
Termina enredándose con Mauricio Ochmann, ‘El Clon’ (Daniel), y queda embarazada de él.

-¿Ahora se dice que vas a protagonizar ‘Casanova sin amor’?
Ya grabamos el piloto y es el nuevo proyecto de Gustavo Bolívar, pura comedia, cero balacera. El protagonista es Miguel Varoni y grabamos con Margarita Muñoz y Katie Barberi. Pinta muy bien.

-¿Y es verdad que hiciste pruebas para darle vida a Angie Sanclemente?
Sí, el casting lo hice hace pocos días y no sé que va a pasar. A diario estuve estudiando el caso, me leí los artículos que estaban en Internet y vi todos los videos, las fotos. Sólo la historia ya es una novela, pasan cosas que uno dice: “impresionante todo lo que le pasó a esta mujer”. En la prueba hice una escena chévere e importante donde la mamá la confronta y le pregunta que si ella se casó por amor. Me fue súper bien, vamos a ver qué pasa.

-¿Cuándo decidiste bajarles a las prótesis de los senos?
Desde hacía tiempo lo quería hacer y apenas encontré al cirujano indicado, agilicé la intervención.

-¿Quedaste conforme con el tamaño?
Total. Además que ahora las tengo debajo del músculo, entonces lucen más naturales. Igual, entré al quirófano apenas hace ocho días, entonces todavía están inflamadas.

-¿Por qué decidiste entrar al quirófano?
Porque hace tres años, cuando me operé, no me cuidé y como al quinto día ya estaba en el gimnasio brincando como una loca. Además, en ese momento estaba grabando ‘La marca del deseo’ en Santa Marta y el sol complicó la cicatriz. La verdad es que me moría por tenerlas más chiquitas, por ejemplo me veía en televisión y decía: “se me ven gigantes”.

-¿Te cansaste de lucir tan voluptuosa?
Esa época de tenerlas grandes ya pasó, tenía que vivirla, pero ya no. Nunca he sido así en la vida real, siempre he sido como más relajada y ahora más, estoy como en la onda del pantalón ancho, más glamurosa. Estoy feliz de ser diferente, de marcar la diferencia.

-¿Dolió la operación?
No. Pensaba que sí, pero el doctor Santiago Ruiz me explicó que hacerlo por segunda vez tiene sus ventajas, ya no es el mismo dolor, no es el miedo de la primera vez.

-¿Por qué decidiste cambiar físicamente?
Cuando terminé ‘Vecinos’, quería hacer un cambio. Qué jartera encasillarme en el estereotipo de la vieja con el pelo en la nalga. Estaba así porque el personaje de Jessica lo requería, pero apenas terminamos de grabar, quise algo radical.

-¿Es cierto que pasaste por seis cortes previos?
Primero quitamos las extensiones, después lo cortamos recto y parejo. Más tarde lo subieron un poquito más, pero no me hallaba, luego a los hombros y hasta me puse pelirroja, pero el pelo no tenía actitud, ni nada. Fui donde mi peluquero, cerré los ojos y ya. Cada vez lo quiero más cortico (risas), es como una adicción, en el gimnasio estoy fresca, en clima cálido, igual; me levanto peinada, me acuesto peinada, porque es un look despelucado, es superfácil llevarlo.

-¿Te gustó lo que viste en el espejo?
Totalmente. Me vi con un aire renovado, quería otra imagen, cambiar muchos aspectos negativos, dejar lo jarto atrás.

-¿Al igual que el tema de Robinson?
Sí.

-¿Suena inesperado que un cambio de look te haya brindado también un cambio emocional?
Como que entré a una etapa de tranquilidad, de estabilidad, no estoy sufriendo por nadie, no estoy llorando por nadie, no estoy pendiente de nadie más, sino de mí, mi trabajo y mis cosas. Pongo música suave y prendo velas, que me dan tanta paz y tranquilidad. Es rico estar sola.

-Pero, ya llevas un tiempo largo sin novio...
Estoy sola desde que terminé con Rodrigo Triana, hace como tres años. Pasó lo de Robin, pero eso no fue una relación. Ahora sí me está entrando como la cosita de querer a alguien y veo a mi mejor amiga con el novio y quiero una relación bonita, tranquila, estable, un hombre bien especial que esté conmigo, que me apoye.

-¿Estás pensando en el futuro?
Sí, quiero ya una pareja para compartir la vida, todo. Últimamente he entrado en una depresión, como de: yo quiero una pareja, o sea, estoy feliz sola, tranquila, pero necesito un hombre. ¡Ay, sí, ya! Obviamente en estos tres años he conocido personas que digo: “huy, este puede ser, rico conocerle”, pero empiezo a salir con él y no me gusta, entonces pues me abro y prefiero salir corriendo y le cojo pereza. Quiero empezar a compartir una vida en pareja y construir juntos lo que será en un futuro, porque obviamente pienso tener hijos. Pero, sí, ya quiero que llegue.

-¿Cómo sueñas un novio?
Un hombre que me brinde estabilidad emocional; no soy una culicagada, quiero un tipo inteligente, no me interesa el físico, anhelo admirarlo. Alguien que me enseñe, que sea trabajador, no quiero peladitos para criar ni para enseñar.

-En este tiempo tus amigos han jugado un papel clave...
Yo no creía en nadie porque siempre fui absolutamente sola. En la época del colegio, cuando llegué a Bogotá, nunca me dediqué a cuidar una amistad, entonces nunca las tuve. Conseguí unos amigos maravillosos, somos un grupo súper unido, nos divertimos mucho juntos: Alejandra Ávila, Adriana Venegas, Carlos Andrés Ruiz, Álex Cubillos, Carlos Vargas y yo. Como estoy sin novio, tengo todo el tiempo del mundo para ellos.

-Tu padre falleció hace tres meses, ¿cómo sucedió?
Mi papá es un ángel y me protege desde el cielo. La muerte de mi papá fue una sacudida horrible, además de que todo pasó y ni cuenta me di. Él tuvo una cirugía de la médula hace ya como siete años y de una de cadera hace cinco, entonces no tenía una vida normal. Estaba en la casa, tenía dificultad para caminar, pero estaba sano. Un día me dijeron que no comía casi, que estaba muy desganado, y era una pelea para llevarlo al médico porque él no quería, hasta que ya la esposa dijo: “no más, me lo llevo”, y entró a urgencias por una infección urinaria. Le hicieron exámenes y le descubrieron cáncer, el más agresivo de todos. En quince días se me murió. Hoy en día uno mira para atrás y piensa que fue lo mejor; por él, por nosotros, por todo, no sufrió. Es un angelito que nos está cuidando en el cielo y nos bañó de una tranquilidad a todos.

Camilo Sáenz se reinventa


Camilo Sáenz se reinventó y por fin se siente libre. En televisión es camaleónico. Lo hemos visto con cara de galán, niño rico y ahora como Pirulito, en la segunda parte de ‘El Cartel’, el narcotraficante encarcelado en Brasil y obsesionado con la idea de fugarse. Este personaje le ha costado lágrimas, tensión y depresión, interpretarle.

Atrás quedó la imagen de hombre sexy. Además de raparse, el personaje lo obligó a pegarse las orejas hacia atrás, depilarse las cejas, usar lentes de contacto oscuros y soportar horas intensas de maquillaje. Duros y drásticos. Así fueron los cambios que sufrió el actor bogotano Camilo Sáenz, para interpretar el personaje de 'Pirulito' (Chupeta, en la vida real), en la serie del Canal Caracol, ‘El Cartel 2’, durante más de cuatro meses de grabación.

El actor Camilo Sáenz tiene la madurez de un alma que ha vivido más de 100 vidas. Cuando sus padres decidieron separarse, él tenía 10 años, inició su correría por el mundo. Vivió en Miami con su papá, después en Barcelona con su mamá, también en Madrid y terminó en Colombia.

Soñaba con ser arquitecto o deportista de alto riesgo, pero gracias a una buena amiga se enroló en la actuación. Su debut fue en ‘Padres e hijos’ y en ‘A dónde va Soledad’. “He trabajado en España, México, Estados Unidos y Colombia. El teatro es otra de mis pasiones, en el 2009 tuve dos puestas en escena: la muerte de un viajante y el cine me trasnocha”. Sin pensarlo se convirtió en actor. La idea de ser actor nunca fue algo premeditado. Según Sáenz, está en el medio porque le tocaba. Una vez validó el bachillerato no tenía ni idea de qué quería hacer con su vida, pero la novia que tenía en ese entonces, le entusiasmó a estudiar actuación como para matar el tiempo.

-¿Cómo viviste el papel de ‘El Cartel’?
Es la primera vez que tengo un cambio tan dramático en mi carrera como actor y ha sido maravilloso porque le permite a uno mudar de aires, salirse de lo cotidiano. La labor de maquillaje fue buenísima: eran casi 45 minutos mientras me ponían los cachetes, los dientes, todo.

-En la primera parte de ‘El Cartel’, tu personaje lo hizo Juan Pablo Raba, ¿cómo armaste tu versión?
Realmente empecé por ver lo que hizo él y analizar el personaje real; leí mucho, vi noticias y videos. Me apropié de su contexto de vida, le di cambios y comencé a jugar con él. Me encerré en mi casa durante varios días para intentar imaginarme lo que se sentía vivir en una cárcel. No salí, no hablé con nadie, no hice mercado y simplemente experimenté un silencio ensordecedor, que me deprimió. Al mirarme al espejo, la confrontación fue dura.

-¿Cómo fue el cambio físico para dar vida a ‘Pirulito’?
Ni siquiera algunos conocidos que no sabían que yo estaba participando en el proyecto, me creían que era yo quien le interpretaba. Me dejó muy contento este personaje por el cambio al que me sometió. Me permitió salir de esos personajes “caribonitos”, en los que me estaban encasillando. Me dio alegría hacerlo porque me obligó a cambiar mi cuerpo, mi cara y mi forma de hablar. Me puso muy contento porque cuando me vi, me dije: “qué bueno porque uno sí puede cambiar.

-¿Y a la hora de grabar experimentaste la misma angustia?
Mi personaje se queda en la cárcel en Brasil, su vida se convierte en tratar de salir del hueco a toda costa. Aquí en Bogotá grabé en la Cárcel Distrital y en un estudio y la verdad es que se siente horrible, una impotencia berraca; un alma sucia, como una especie de muerte en vida: ahí no pasa nada, el mundo se mueve y uno no puede ni pensar en caminar.

-¿Y compartiste con el resto del equipo?
Las grabaciones duraron apenas unos meses. El hecho de haber compartido con los demás actores fue una gran experiencia, pero me tocó más solo y, a pesar de que fue poco el tiempo, lo disfruté mucho. Todos son muy profesionales, los técnicos, los directores, los productores, una maravilla.

-¿Cómo comenzaste en el mundo de la actuación?
Me inscribí en la Charlot y para uno de los exámenes nos tocó hacer un montaje de ‘La ventana indiscreta’, de Alfred Hitchcock, no sé cómo ni por qué, pero nos aplaudieron y los profesores nos felicitaron y nos elogiaron mucho el trabajo. Ese reconocimiento me movió el piso y en ese momento decidí que me iba a quedar en esto. Luego tomé clases con Paco Barrero, Alfonso Ortiz y Jorge Cao. Hasta que viajé a España y durante tres años estudié en el Instituto Internacional de Cine y luego con el maestro Juan Carlos Corazza.

-¿Qué lugar ocupa esta serie en tu carrera?
Creo que me abrió otro camino y como ha tenido tanto eco en el exterior la serie, eso ha permitido que empiecen a preguntar por mí. Siempre tuve claro que esto tenía que pasar para quitarme esa máscara de “niño bonito”. Creo que por eso mismo, ahora estoy a la espera de nuevos proyectos en lo que seguramente voy a estar.

-Tus últimos papeles en ‘El penúltimo beso’, ‘La Bella Ceci y El Imprudente’ y ‘El Cartel 2’ han sido de villano, ¿será que te encasillaste?
Cuando aparezca, haré de bueno, me ha tocado de malo y lo he disfrutado mucho porque este tipo de personajes te da la posibilidad de crear, de ponerte máscaras y de matizar. Uno no escoge los personajes, los que me han tocado han sido villanos, pero cuando llegue el bueno también lo seré. Tengo carita de bueno (risas).

-Viviste el honor de tener como maestro a Juan Carlos Corazza, el mismo sensei de Javier Bardem, Ana Gracia y Margarita Rosa de Francisco, entre otros. ¿Cómo fue tu paso por la escuela?

Fue impresionante, aprendes mucho. Allí realicé varios talleres y entiendes otra forma de enseñar, te abren el espectro de la actuación, allí renuevan los enfoques y las propuestas de entrenamiento. Fue un honor estar rodeado de maestros que siguen tu proceso integral. También pasé por Barcelona y me sedujo el mundo del celuloide, allí realizamos montajes y terminé siendo asistente de dirección. Fue una experiencia gratificante y dura: lloré mucho, pero se me quitaron el miedo, los temores. En el campo cinematográfico también he trabajado como productor y director de cortometrajes.

-Has actuado en México, Estados Unidos y Colombia, ¿qué te dejó ese paso por otras plazas?
Trabajé en ‘Ángel Rebelde’ y en ‘El amor no tiene precio’ y entendí otro mercado, otro negocio, ni mejor ni peor. El experimentar en otras plazas te abre el mundo, tu visión actoral, de todas las experiencias se aprende.

-Te separaste hace un tiempo y nuevamente estás en pareja, ¿volverías a pasar por el altar?
Totalmente, aunque no niego que me dolió la separación, que me dio duro y que tuve que sanar muchas cosas. Sin embargo, me reencontré con el amor y estoy muy feliz con una mujer perfecta para mí: amante de las motos, de la velocidad, de los retos, y tenemos varios proyectos juntos.

-¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres?
Me encanta cocinar, preparar un asado, llamar a los amigos para preparar comida en mi terraza y pasar un buen rato con ellos.

-¿Y qué nuevos proyectos te esperan?
Estamos armando un guión, un proyecto para venderlo y producirlo; lo estoy realizando en compañía de mi novia, una creadora innata.

-¿Cuáles son tus pasiones?
La velocidad, las motos y los relojes.

-¿Y cuál es tu sueño?
Pilotar un avión. Planeo hacer un curso de aviación en breve.

Paola Núñez disfruta enamorada de su carrera


Paola Núñez disfruta de su carrera profesional, después de participar en varias telenovelas y también en el cine. Además, la actriz ha encontrado el amor.

Si Paola Núñez puede presumir de algo es que es una persona muy franca. Y es que desde sus inicios, y aun cuando consiguió la fama con la telenovela ‘Amor en custodia’, mantenía la serenidad, pues no negaba su interés por el cine pero tampoco lo consideraba como algo superior a lo que entonces realizaba en la pantalla chica. “Creo que bien valdría la pena decir que para un actor que trabaja en televisión no necesariamente su siguiente paso es el cine. Realmente no considero que yo esté haciendo televisión como una plataforma para hacer cine, yo quiero simplemente actuar toda mi vida y si el proyecto me llama la atención lo acepto ya sea en teatro, tele o cine”, declaró la actriz.

Sin duda, los protagonistas del verano son siempre un bronceado perfecto y una figura esbelta. Afortunadamente, la actriz cuenta con ambas cosas. Para cuidarse Paola Núñez practica yoga, pilates, pesas y jogging. “Creo que el mejor ejercicio del mundo es caminar”, asegura. “Disfruto hacer ejercicio, es algo fundamental en mi vida”. La actriz adora practicarlo y lo ve además como una manera de cuidar de ella, tanto en forma física como espiritual.

La época de calor ya está en el ambiente y por fin llegó el momento de presumir ese cuerpo por el que ha trabajado tanto, pues es seguro que una buena figura sólo es resultado de cuidarse a lo largo de todo el año, como nos confirma Paola Núñez. “No se trata de dar culto al cuerpo, pero sí de darte cuenta que es algo muy valioso”. Como resultado de cuidarlo, además de las ventajas físicas, están el sentirte bien, el tener una mejor autoestima, el estar mejor con uno mismo.

A pesar de que actualmente mantiene una relación amorosa con el empresario Santiago Cesini, la protagonista de ‘Pasión Morena’ aseguró que se considera una mujer independiente que tiene la capacidad de elegir si se quiere casar o no, y en este caso ella ha elegido no firmar ningún papel que la una "de por vida" con nadie. "Hoy en día te encuentras a muchas mujeres que ya no se quieren casar, y me incluyo, o a muchas mujeres que ya no están interesadas por tener hijos o que están optando por la adopción", aseguró la actriz.

Según Núñez, el rol de la mujer ha cambiado y en la actualidad es mucho más difícil encontrar una pareja que se respete cuando eres exitosa e inteligente. Realidad a la que se enfrenta Trisha, personaje de la tijuanense en la obra de teatro ‘Cinco mujeres usando el mismo vestido’.

"Trisha es sumamente inteligente, exitosa y profundamente sola, como tantas mujeres que hay en el mundo. Los roles están cambiando, las mujeres estamos teniendo una postura de mayor control, pero eso no quiere decir que estemos más felices que antes, creo que estamos más solas, hemos adquirido este control pero ahora no encontramos a un hombre no nos satisfaga completamente", dijo.

La obra transcurre durante una boda donde las cinco mujeres tienen dos cosas en común, que son mujeres y odian a la novia. La guapa actriz a partir del 9 de julio actuará junto a Marimar Vega, Griselda Contreras, Éricka de la Rosa y Cecilia Ponce, en ‘Cinco mujeres usando el mismo vestido’.

Paola resaltó el hecho de que la puesta en escena está escrita por Alan Ball, guionista que ganó un Oscar por la película ‘American Beauty’ y es autor de series como ‘True Blood’ y ‘Six Feet Under’, quien supo retratar una plática casual de cinco mujeres que lo mismo pueden hablar del abuso sexual que de un corte de cabello.

"Alan reflejó perfectamente los problemas de nosotras actualmente, pero siempre con el humor negro que lo caracteriza", mencionó la actriz.

Bernie Paz vuelve a ser villano


Bernie Paz, el galán peruano, será villano en una nueva producción de TV Azteca. De regreso en México, tiene un objetivo: actuar al lado de la bella y primera actriz Christian Bach. Como artista exclusivo de TV Azteca, el galán peruano se suma a la telenovela ‘Vidas Robadas’ (conocida internacionalmente como ‘Infamia’).

Con 42 años recién cumplidos este 5 de julio, Bernie Paz siente que muchos de los pasos dados en su carrera actoral le han llevado por el sendero correcto. Su buena performance en la telenovela ‘Mujer Comprada’ (2009) le ha valido un contrato de exclusividad con TV Azteca, la segunda cadena de televisión más importante del competitivo mercado mexicano.

Mientras estaba de vacaciones en Lima (Perú), a la espera de ser convocado para un proyecto mayor, le llamaron para preguntarle si le interesaba sumarse a ‘Vidas Robadas’, una producción en marcha, donde Bernie será Joan Manuel. Para representar a este galán maduro, el actor tuvo que sufrir un severo cambio de imagen, desde pintarse canas permanentes y dejarse crecer la barba hasta usar una prótesis para simular la pérdida de una mano.

Esta no es la primera vez que lo convocan para darle un aire nuevo a una telenovela. Ya lo hizo en Miami, en ‘Tierra de pasiones’, producción en la que desplazó al galán Saúl Lizaso para quedarse con el amor de la protagonista, Gaby Spanic.

El peruano inició su carrera actoral hace siete años, cuando aceptó un papel en Ecuador. Después tuvo proyectos en Colombia (‘Decisiones’ y ‘El pasado no perdona’), Venezuela (‘Todo sobre Camila’ y ‘Ángel rebelde’), Estados Unidos (‘Tierra de pasiones’), República Dominicana (‘Condesa de amor’) y Argentina (versión latina de ‘Amas de casa desesperadas’).

-¿Cómo te llegó la propuesta de TV Azteca para participar en ‘Vidas Robadas’?
Me contaron de qué se trataba y a la semana siguiente ya estaba viajando. La novela marca el retorno de la primera actriz argentina Christian Bach a la televisión; ella encarna a María Julia, una villana con muchas aristas, y yo vengo para conquistarla, para vengarme de ella por algo que me hizo hace 20 años, cuando tuvimos un romance en el Perú, amorío por el cual perdí una mano. Me encanta que mi personaje sea un peruano.

-¿Y qué tal te ha ido con la actriz Christian Bach?
Al principio no tuve mucha oportunidad de conversar con Christian Bach; durante las primeras grabaciones casi no habíamos hablado, pero con el transcurso de los días hemos ido confraternizando.

-¿Cómo te acogieron en la telenovela?
Bien, pero es difícil unirse a una telenovela que ya comenzó, siento que me estoy subiendo a un coche que ya está en marcha y vengo con la pierna levantada.

-Has trabajado en varios países, ¿volverás a trabajar en Colombia o en Perú?
No me voy a Colombia, ni me quedo en el Perú. Me establezco donde tenga trabajo. Quizá siente mis bases en algún lugar (como antes lo hice en Miami). Por lo pronto, he firmado un contrato de exclusividad con TV Azteca, que empezó en enero, cuando terminé de grabar ‘Mujer comprada’.

-¿Cómo ves tu carrera profesional?
Estoy muy contento por la manera como he manejado mi carrera. La he construido sin escándalos, siempre guardando un perfil bajo. Me siento un hombre con suerte por haber podido vivir en diferentes países.

Katherine Porto se suma al elenco de ‘A corazón abierto’


Katherine Porto retorna al Canal RCN. Luego de probar suerte en un papel protagónico en Caracol en la telenovela ‘Quién amará a María’ y no contar con el favor de los televidentes, la hermosa Katherine Porto regresó al Canal RCN donde comenzó su carrera como actriz y donde la hemos visto en producciones como ‘Hasta que la plata nos separe’ e ‘Inversiones El ABC’.

Ella llega a la serie ‘A corazón abierto’ para darle vida a Valeria, la hermana del reconocido cirujano Andrés Guerra (personaje interpretado por el actor Rafael Novoa).

“Estoy feliz de hacer parte del elenco de esta serie que cada vez me cautiva más, que tiene unos efectos especiales increíbles. Los actores me recibieron como si llevara mucho tiempo al lado de ellos, son maravillosos”, comentó la actriz colombiana.

Jencarlos Canela vive con éxito su carrera musical


Jencarlos Canela no se cambia por nadie, ya que el protagonista de ‘Más sabe el Diablo’ tiene un gran éxito por los países que está promocionando su disco debut ‘Búscame’.

Además, el cantante y actor cubano-americano Jencarlos estrenó el pasado 21 de junio de 2010 a nivel mundial el video clip de su segundo sencillo denominado ‘Búscame’, como también se llama su primer disco. A tan sólo 3 semanas de su lanzamiento en noviembre del 2009, se colocó en el primer lugar de ventas en las listas de Billboard.

El segundo video clip que presenta Jencarlos, ‘Búscame’, cuenta con la dirección del talentoso actor y director colombiano Miguel Varoni, quien trabajo junto a Jencarlos en ‘Más sabe el Diablo’, donde fueron padre e hijo en la ficción. Asimismo, ‘Búscame’ también cuenta con la actuación estelar de la actriz peruana Silvana Arias, quien recientemente participó en la telenovela ‘Perro Amor’ de la cadena Telemundo, ella interpreta a una fan del cantante que hace hasta lo imposible por conocer a su estrella.

“Estoy muy contento por el resultado final de este video clip, fueron 3 días de arduo trabajo y filmando en varias locaciones de la ciudad de Miami, pero formamos un equipo maravilloso. Es la primera vez que tengo el honor de ser dirigido por el maestro Miguel Varoni y ha sido una de las experiencias más divertidas e importantes de mi carrera; y trabajar con Silvana Arias fue muy fácil, es una niña muy profesional que siempre está dispuesta a dar lo mejor de su talento”, señaló Jencarlos Canela.

“Yo estoy feliz con este vídeo pues queríamos mostrar otra cara muy diferente a la de la primera canción ‘Amor quédate’. Queríamos mostrar ese lado joven, con energía rítmica que forma parte del disco”, nos contó el cantante. “Además Silvana Arias hace un trabajo fenomenal y a ella le pasa de todo para ir al concierto. El agua le sale fría, se lastima un ojo cuando se maquilla, pero al final se da un encuentro maravilloso”.

Jencarlos aseguró que el vídeo es un homenaje y un regalo a esas miles de fans que siempre le muestran su cariño y por ello en la grabación también contó con 200 fanáticas fieles que lo acompañaron junto a Varoni, para quien tiene sólo halagos y buenas palabras.

“El vídeo también está muy bueno por el trabajo de Varoni pues él como director es multidimensional y como no ha perdido el sentido de lo que es ser niño, tiene esa sensibilidad extraordinaria para poder transportar a la gente a otros mundos maravillosos y crear arte”, comentó el cubanoamericano. “En la grabación hubo momentos donde él se moría de la risa pero cuando se tenía que poner serio se ponía serio y creo que eso es parte del éxito que tiene como actor y como director”, dijo sobre su amigo y compañero Miguel Varoni.

Su primera pasión, sin duda alguna, ha sido la música, pero esta misma le llevó después al mundo de arte dramático. Firmó un contrato de exclusividad con Telemundo para realizar tres protagónicos, luego de haber participado en la telenovela ‘Pecados Ajenos’. ‘Más sabe el Diablo’ fue el primer protagónico de ese contrato exclusivo. Pero, luego de las giras promocionales y conciertos de su álbum debut ‘Búscame’, Jencarlos se concentrará en la nueva telenovela de Telemundo, en la que compondrá los temas musicales. En el ámbito musical ya piensa en el segundo disco, que mantendrá la línea de la balada, pero un poco más rítmico, “más bohemio”', como el mismo Canela añade.

Carmen Villalobos desmiente su supuesta separación con su novio


Carmen Villalobos y Sebastián Caicedo siguen juntos. La protagonista de telenovelas, como ‘Sin senos no hay paraíso’ y ‘Niños ricos, pobres padres’, niega que ella y su novio Juan Sebastián Caicedo terminaron.

Según el rumor, la actriz declaro en su Twitter que: Sebastián Caicedo y ella ya no estaban en una relación amorosa. Esta mensaje, supuestamente, fue publicado después de que su novio anunciara por su Twitter: “I’m Single. Soltero y sin compromiso, es hora de seguir y vivir mi vida”.

Según la actriz, ellos no tienen Twitter. Los dos trabajaron juntos en las telenovelas como ‘Nadie es eterno en el mundo’, ‘Sin senos no hay paraíso’ y ‘Niños ricos, pobres padres’.

Ana María Trujillo se enfrenta a un nuevo reto


Ana María Trujillo da vida a Amparo en ‘Clase Ejecutiva’, la nueva producción del Canal Caracol. “Para la serie me inspiré en una de mis hermanas que es impresionantemente costeña y extrovertida”, contó la hermosa Ana María.

La actriz colombiana, que fue también presentadora, se enfrenta a un nuevo reto, ya que últimamente la hemos visto muy seguido en telenovelas como ‘Sobregiro de amor’, ‘La quiero a morir’ (donde fue la protagonista), ‘Yo no te pido la luna’ y actualmente la vemos en ‘Clase ejecutiva’.

-¿Cómo es tu nuevo personaje?
Amparo es cartagenera, y es costeñísima. Tiene un hijo, que más bien hace las veces de su papá porque ella le tiene que pedir permiso para todo. Es inocente, ingenua, creen todo lo que la gente le dice. Es súper enamoradiza, ve a un hombre y ya se imagina casándose con él, pero es una mujer buena y transparente.

-¿Cómo ha sido la experiencia de traer a la pantalla tu acento costeño?
Al principio de las grabaciones era impresionante, porque a mí me dicen 5, 4, 3, 2 y yo lo neutralizo y ahora lo que me toca es 5, 4, 3, 2 y pensar que puedo hablar costeño. En los ensayos había días en los que hablaba costeño, pero a la mitad de la escena porque se me olvidaba. Y obviamente Amparo es más costeña de lo que yo soy. Para la serie me inspiré en una de mis hermanas que es impresionantemente costeña y extrovertida.

-¿En qué te pareces a tu personaje?
En nada (risas). Yo soy medio ingenua, pero no tanto, soy cero enamoradiza a mí no me gusta nadie, todo lo contrario, ojala y me gustara mucha gente (risas). Yo soy súper mamá, en cambio Amparo es tan niña, que su hijo desde pequeño entendió que él tenía que ser el hombre de la casa, entonces esa es la naturaleza de su hogar y, aunque ella lo ve bien, en el fondo sabe que no es así.

-¿Qué puede aprender el televidente de Amparo?
Puede aprender que la vida hay que gozársela y que a pesar de los dolores, de las dificultades y de los desengaños, hay que seguir adelante. Ella demuestra que ser bueno en la vida, funciona.

-¿Qué piensa Ana María del poder?
Es una cosa de hambre, de ambición, me parece que mal administrado es peligrosísimo y que, aunque esté bien administrado, puede haber gente a tu alrededor que lo usa para mal.

-¿Y qué piensa Amparo del poder, por qué le interesa la gerencia de la agencia de viajes VIP Tours?
Ella lo hace porque necesita el dinero para el estudio de su hijo, él depende de ella económicamente y lo hace más bien porque se siente presionada. A Amparo le parece chévere ser gerente, pero ese no es su sueño. Yo pienso que Amparo nació para tener jefe, no para ser jefe.

-¿Qué es lo que llevará al televidente a ver ‘Clase Ejecutiva’?
A esta producción le tengo una fe impresionante porque nos reímos mucho, hay escenas que no podemos hacer porque estamos llorando de la risa en el ensayo y ese humor es el que le transmitimos en pantalla.

. . : ENTREVISTAS : . .

Martín Karpan


Martín Karpan vuelve al humor en ‘Clase Ejecutiva’. No le gusta ver fútbol, no le tiene miedo a nada y se considera maravilloso y único.

En la comedia ‘Clase Ejecutiva’, que se estrenó recientemente por el Canal Caracol, el argentino Martín Karpan da vida a Julián Coronado. Su personaje es el sobrado del grupo, el “más”, el hombre para el que “la palabra imposible fue inventada para justificar la incapacidad de los mediocres” y el que le dice a su novia cómo debe vestirse, sentarse, comer y hasta hablar.

Sobre él mismo en la vida real, el gaucho atina a decir, entre carcajadas, que a él nada le queda grande, que no le tiene miedo a nada, que es el mejor novio que una mujer podría tener y que es un ser único y maravilloso.

Karpan, de 36 años, mantiene cautivados a los espectadores desde que llegó a Colombia, hace siete años, para protagonizar ‘El auténtico Rodrigo Leal’. Incluso conquistó a mujeres tan bellas como la ex virreina universal de la belleza Carolina Gómez y la actriz Zharick León, con quien tuvo a su primer hijo, Luciano, de dos años.

-¿Cómo te sientes en las grabaciones de ‘Clase Ejecutiva’?
Me he sentido muy cómodo, improvisando bastante y disfrutando el día a día de las grabaciones. Estoy con un grupo de trabajo integrado por los mejores y es realmente una buena puesta en escena.

-¿Y cómo definirías esta nueva comedia?
Es un grupo de ejecutivos, integrado por todos unos “desadaptados”, que harán lo que se les ocurra con tal de quedarse con la gerencia.

-¿En qué te pareces a Julián Coronado, tu personaje de ‘Clase Ejecutiva’?
Lo compongo yo, entonces hay una especie de simbiosis. Sobre todo, hago lupa en ciertos sentimientos y emociones, que tal vez en mi vida no están tan agrandados como el miedo al ridículo y, un poco, la cosa neurótica.

-A tu personaje le define la palabra competitivo, ¿cuál a ti?
No sé cual me define. No está entre mis capacidades el poder definirme porque, además, creo que cambio todos los días. Pero, si tuviera que hacerlo, diría que soy indefinible.

-Tu personaje es un hombre sobrado, ¿y tú?
Soy un ser maravilloso y único, pero no más maravilloso y único que el resto de la humanidad; en cambio, Julián no. Él cree que sí es mejor que todos.

-¿Acostumbras a decirles a tus parejas cómo deben vestirse, comportarse, comer y sentarse, como Julián hace?
No. No me gusta que comanden mi vida, así que tampoco lo hago con la de nadie.

-En tu vida, ¿para qué cosas tienes corona?
Para el amor siempre tengo una corona. Soy el rey.

-¿Cuántas veces te han coronado?
(Risas) Muchas veces. Cuando uno lleva la corona, se acercan personas coronadas o gente que quiere de alguna forma coronarse, pero siempre llega la reina para un rey.

-¿Qué lugar ocupa el humor en tu vida?
Todo el tiempo. Es algo que me hace bien. Me relaja. Es una catarsis en mi vida. Busco siempre estar rodeado de gente que me hace bien. La sonrisa es el reflejo de la paz.

-Te has convertido en una especie de galán cómico en Colombia, ¿te gustaría ser un galán conquistador?
Soy actor. Me gusta jugar y disfrutar las facetas de este trabajo. Cada día le tengo menos miedo a probarme.

-¿Por qué funciona la fórmula Karpan-Toro?
Creo que somos como las parejas, porque tenemos química y eso es lo que mueve las relaciones de cualquier tipo: laborales, de amistad y amorosas. A Jhon Alex Toro, le admiro y le quiero, pero la base es la química.

-¿Son necesarias las comedias en el horario estelar?

Son necesarias en el Prime, como al mediodía, como a las 4 de la mañana. Reírse es saludable, deberíamos hacerlo más seguido.

-¿Cómo sigue tu rol de padre?
Maravilloso. Es la mejor aventura de este momento. Me siento pleno, extasiado.

-¿Qué te ha enseñado tu hijo Luciano?

A ser mejor persona. Me enseñó lo que es el amor en su expresión más pura y real.

-¿Qué no te gustaría que tu hijo repitiera de ti?
Creo que él debe vivir sus experiencias. No voy a condicionarle nunca. Sus errores serán sus errores, como lo fueron los míos. No pienso enseñarle a partir de mis errores. Esa será su aventura. Su vida.

-¿Qué te ha quedado grande en la vida?
Nada. Todo lo que me toca es porque me tiene que tocar y de alguna forma siempre he sabido manejarlo. Hay cosas que son más difíciles que otras para resolver, pero siempre he tenido la capacidad de solucionarlas.

-Apareces en Internet haciendo striptease, detrás de las cámaras cuando grababas ‘El Cuerpo del Deseo’, ¿dónde lo aprendiste?
(Risas) En ningún lado, pero en todo caso soy muy autodidacta.

-¿Qué tanto te trasnocha el fútbol?
Cero. Soy el mejor novio que podría tener una mujer. No veo fútbol en ningún momento de mi vida. No me absorbe ni un solo minuto de mi tiempo. No sé quién juega, no veo el Mundial. No veo ni siquiera a Argentina. Que gane o pierda me afecta cero.

-¿Y las mujeres te trasnochan?
Tampoco, a menos que nos trasnochemos juntos. Pero que lo hagan porque ocupan mi cabeza con alguna preocupación, no. Como lo dije antes, me gusta rodearme de gente que me hace bien.

-¿Por qué es tan difícil ser fiel en este medio?
Lo difícil es ser fiel a uno mismo en cualquier medio. Este lo único que tiene de diferente es que se está expuesto todo el tiempo. No hay diferencias entre un actor o un abogado. Más que difícil es complejo el concepto de la fidelidad.

-¿Qué te enorgullece?
Del bien que hago a la gente que me rodea. Soy de las mejores cosas que te podrían pasar. Y no es una presunción. No estoy diciendo soy lo mejor, sino que soy de las mejores cosas que te podrían pasar. Siempre hago el bien.

-¿A qué le tienes miedo?
A nada, tal vez a mí mismo. Cada día menos, eso sí.

-¿Qué te descontrola?
La ignorancia, el poder desmedido y el odio.

-¿El último libro que leíste?
‘Una novelita lumpen’, de Roberto Bolaño.

-¿Por qué decidiste ser actor?
La actuación me dijo sí a mí, en realidad. Nos fuimos conociendo y aceptando que esto era lo que quería para mi vida, que es lo que me hace bien.

-¿Un piropo femenino que te haya intimidado?
No. Soy difícil de intimidar, por lo menos con piropos. Quizás con alguna otra acción, pero un piropo me causa más gracia que timidez. Me hace reír.

-¿Cómo superas un mal trago?
Con un buen trago por su puesto y con el antídoto que siempre está por ahí suelto para que lo bebamos, el elíxir.

María Luisa Flores


María Luisa Flores es una hermosa actriz y modelo venezolana, que se ha labrado una carrera profesional en Colombia y, por fin, logró su primer papel protagónico, en la comedia ‘Clase Ejecutiva’, donde da vida a Daniela.

La venezolana María Luisa no es una mujer de muchas rumbas, pero ha viajado por todas partes. Ha vivido sola desde los 14 años. Vivió en Caracas, de donde son sus amores primerizos. Pero también en Japón, Milán, París, México y Alemania y habla inglés e italiano. Y chapurrea el portugués. Y después se fue a Colombia a trabajar, donde se ha labrado una carrera como modelo y en la actualidad como actriz. Es una mujer de ojos negros y facciones finas.

-María Luisa, ¿cómo definirías a tu personaje de ‘Clase Ejecutiva’?
Daniela es una ejecutiva, novia de Julián (Martín Karpan). Es una persona noble, insegura y celosa. También es muy divertida, creo que a la gente le va a gustar mucho. Particularmente, la he pasado muy bien haciendo el personaje.

-¿Cómo terminaste siendo parte del equipo de vuelo de la serie ‘Clase Ejecutiva’?
Me llamaron a la audición y me imagino que les gustó, porque aquí estoy.

-¿Y cómo asumes este nuevo reto actoral?

Con alegría. Ha sido maravilloso, el equipo de trabajo es muy bonito, todos nos la llevamos muy bien.

-¿Qué es lo más complicado de interpretar a Daniela en ‘Clase Ejecutiva’?
Pasar de un estado de ánimo a otro opuesto en poco tiempo.

-Daniela es una mujer pasiva con su esposo, ¿qué tan sumisa eres tú?
Daniela no es tan pasiva, se van a sorprender. Yo no me considero para nada pasiva, con mi chico creo que encontramos un buen equilibrio y los dos aportamos mucho a la relación.

-¿Qué tiene Daniela de María Luisa Flores?
Daniela tiene cosas mías, pero amplificadas. Yo también soy nerviosa y me sigo asombrando mucho con la vida.

-¿Cómo es el ambiente en la Agencia de viajes VIP tours?
Algunas veces es de unión total y otras de un nivel competitivo muy alto. En todo caso, muy divertido.

-En ‘Clase Ejecutiva’ hay mucha competencia entre los empleados, ¿la serie se parece un poco al modelaje?
Nunca sentí que el modelaje fuera una competencia, me parecen mucho más competitivos los concursos de belleza o la misma actuación. En el modelaje, casi siempre hay trabajo para todo el mundo.

-¿Cómo es la experiencia de trabajar con el director Andrés Marroquín?
La verdad es maravilloso. Andrés es un muy buen director, un lindo ser humano y estoy aprendiendo muchísimo de él.

-¿Son importantes los viajes en tu vida?
Para mí, viajar es todo, así viví durante mucho tiempo, con dos maletas y sin destino fijo, sigo soñando con mil lugares que me gustaría conocer.

-¿A qué altura está volando tu corazón?
Nunca había volado tan alto como en este último año.

-¿Cómo van a volar los televidentes con la serie?
Espero que todo lo que puedan.

-¿Te quedas con el drama o con la comedia?
No creo que pueda vivir el uno sin la otra, así que me quedo con los dos. Es la primera vez que hago comedia en ‘Clase Ejecutiva’ y es todo un reto, creo que la comedia es una de las cosas más difíciles de la actuación.

-¿Qué retos te ha traído la actuación?
Muchos, quizás los más duros han sido también los más personales, me ha tocado enfrentar muchos de mis miedos, sobrepasar mis limitaciones y aprender a ser alguien distinto. Y eso me ha hecho crecer mucho.

-¿Eres cómica?
No sé si soy cómica, pero puedo confesar que me río fácilmente, como dicen en Venezuela, me río bien barato.

-¿Qué papel te gustaría interpretar?
Me gustaría ser Alice en ‘Closer’.

-¿Te quedas con las pasarelas o te están conquistando los sets de televisión?
Hace más de dos años dejé de trabajar como modelo para dedicarme a esto.

-¿Cómo fue la transición del modelaje a la actuación?
Al principio fue difícil, en especial por los prejuicios que hay con el mundo del modelaje. Ya cuando uno comienza a trabajar, la gente cambia de actitud, porque ven que me lo tomo en serio, que respeto el trabajo de los demás. Fue una transición difícil porque quería hacer algo nuevo, a aprender un oficio. Me siento muy feliz con todos los progresos, con todo lo que me ha pasado.

-¿Cómo enfrentaste esos prejuicios?
No vale la pena decir nada, es mejor demostrar con hechos que uno realmente se toma el trabajo en serio.

-En la actualidad, ¿te sientes más modelo o actriz?
Hace dos años que no trabajo como modelo y, en este tiempo, sólo he hecho unas fotos. Realmente decidí cambiar el rumbo de mi vida. El modelaje fue maravilloso mientras me permitió viajar, conocer otras culturas, aprender otros idiomas. Ya en el momento en el que decidí establecerme en un lugar, en Colombia, ya no era lo mismo, por eso hice la transición. Estoy muy feliz con el cambio, no extraño nada.

-Has vivido en Japón, Milán, México y Alemania, ¿qué te dejan los lugares por los que has pasado?
Olores, sabores, imágenes, sonidos y muchas historias para contar. Me siento una mejor persona, al menos una con una mente más abierta, que aprendió a amar las diferencias.

-¿Eres muy venezolana?
Eso es algo que me gustaría saber, la verdad llevo a Venezuela en el corazón, allí nací, allí vive mi familia y tengo muy buenos amigos, pero me fui hace tanto, que ya no se qué tan venezolana sea. Hoy, por ejemplo, estoy feliz viviendo en Colombia, porque es un país que me encanta y se ha convertido en mi hogar.

-¿Cuáles son tus vicios?
Fumar, no lo he podido dejar del todo, es terrible.

-Un placer oculto...
Me muero por un buen chocolate.

-¿Un lugar para perderte en Venezuela?
Roraima, allí me perdería.

-¿Qué le cambiarías a tu país?
A Venezuela nada, es un lugar maravilloso. A los venezolanos, varias cosas, pero la principal ese apego que tienen a las cosas materiales, allí no está la felicidad.

-¿Qué aroma te devuelve a la niñez?
La cebolla y el ajo sofritos, me recuerdan la cocina de mi abuelita.

-¿Por qué te sonó ser reina de belleza?
Nunca me sonó, pero igual fui y todavía no sé por qué.

-Ya has trabajado en el cine, ¿será que ahora te veremos en la pantalla grande?
Ojala. Eso me encantaría.

-Eres una buena lectora, ¿qué libro estás leyendo por estos días?
‘Memorias’, de Adriano. Aunque con tan poco tiempo libre, la cosa va más lenta que de costumbre. Me gusta mucho leer, esta actividad me mete en otro mundo, me desconecta la mente. Me gustan mucho los libros de historia y de viaje.

-¿Qué música te pone a bailar?
La salsa.

-¿Eres tímida?
Al principio, bastante.

-¿Cuál es el sabor amargo del modelaje?
Lo más amargo siempre fue también lo más dulce, no tener un lugar fijo que me atara a un país o una ciudad.

-Eres vegetariana...
Ser vegetariana me ayuda con el tema del peso, no considero que uno deba comerse a otro animal, es algo personal, sin ánimo de ofender a nadie.

-¿Cómo funciona ‘Ushuva’, tu empresa de artesanías colombianas?
‘Ushuva’ fue un momento maravilloso en mi vida, pero yo ya no soy parte de eso. Cuando me fui de Venezuela le deje la compañía a mi socia y me desconecte, tal vez algún día retome. Me encanta diseñar.

-Un ritual en el que confíes...
Practico yoga cuando puedo, pero me gustaría que fuera con más frecuencia, lo debo confesar.

-¿Qué es lo mejor de Colombia?
Su gente.

-¿Por qué decidiste quedarte viviendo en Colombia?

Me encanta Colombia. Vine hace diez años y me enamoré del país, y desde entonces pensé que tenía que vivir aquí. Fue una decisión que me nació en el corazón, hacía mucho tiempo que quería vivir aquí. La gente es sumamente amable, tienen una receptividad maravillosa con el extranjero, que le hacen sentir a uno en casa. En Colombia nunca me he sentido sola.

-El premio que quisieras recibir...
Una familia unida y feliz.

-¿Tres cosas que no pueden faltar en uno de tus viajes?
Un traje de baño, un buen bloqueador solar y un buen libro.

-Una película para una tarde de domingo...
‘Una vida iluminada’, en inglés ‘Everything is illuminated’.

-¿Qué te da nostalgia?
Venezuela.

-¿Estás trabajando de lleno en ‘Clase Ejecutiva’?
No. Estoy grabando otro proyecto al tiempo con la productora CMO, es un seriado que se llama ‘Correo de Inocentes’, en un rol totalmente diferente. Es un personaje duro, complicado, al igual que la historia.

. . : TELENOVELAS : . .

Doña Bella


Antena Nova estrenó el lunes 21 de junio, a las 21:00 horas, ‘Doña Bella’, con Zharick León y Fabián Ríos como protagonistas de esta producción del Canal RCN para Telefutura.

La telenovela se emite de lunes a viernes, antes de ‘Sortilegio’, en Nova, el canal del Grupo Antena 3. ‘Doña Bella’ cuenta con un elenco conformado por Zharick León, Fabián Ríos, Marcelo Buquet, Stephanie Cayo, Luis Fernando Múnera, Xilena Aycardi, Armando Gutiérrez, Gloria Zapata, Javier Delguidice, Maria Luisa Flores, Daniel Arenas, Edmundo Troya, Sandra Pérez, Pedro Rendón, Luis Enrique Roldán, Linda Lucía Callejas, Juan Pablo Obregón, Luis Fernando Salas, Harold Fonseca, George Slebi, Gloria Montoya, Margarita Ortega, Germán Quintero, Inés Oviedo, Alfonso Ortiz, Guillermo Gálvez, Natalia Giraldo, Alejandra Ávila, Mauro Urquijo, Orlando Lamboglia, Margarita Amado, Varney Moreno, Jorge López, Luz Estrada, Ana Maria Ramírez, Eliana Diosa, Tatiana Ayala, Natalia Baquero, Monica Layton, Kelly de la Ossa, Jovany Álvarez, Jhon Zea, Olga Lucia Martínez, Juan Hugo Cárdenas, Marcelo Cezán, Fabián Mendoza, Adriana Laiseca y Paola Díaz.

En ‘Doña Bella’, Bella (Zharick León) es una mujer muy hermosa que vive en un pueblo bananero. Su gran amor es Antonio Segovia (Fabián Ríos), un hombre proveniente de una familia conservadora. Un día, Bella es secuestrada por el poderoso empresario Román Montero (Marcelo Buquet) y llevada a vivir a una mansión para ser su concubina.

Dirigida por Toni Navia, producida por Armando Barbosa y Federico Castillo. Y escrita por Daniella Castagno, Andrés Guzmán, Ricardo Forero y Pamela Soriano.


SINOPSIS:

Bella, es una mujer muy hermosa que vive en un pueblo bananero. Su gran amor es Antonio Segovia, un hombre proveniente de una familia conservadora. Pero, un día ella es secuestrada por el poderoso empresario Román Montero y llevada a vivir a una mansión para ser su concubina. Bella espera ser rescatada, pero nadie cree que Román la ha secuestrado, especialmente, su prometido, quien herido, cree que ella se fue con Montero por interés. Como si el destino no hubiera sido suficientemente cruel con ella, Bella recibe otro golpe cuando su abuelo muere y queda sola en el mundo.

Abandonada y humillada, no tiene más remedio que entregarse a Román, pero pierde la virginidad con alguien más, para no darle esa satisfacción. Luego, para vengarse de él, decide satisfacer a todos quienes la desean a cambio de oro y joyas. Así, Bella se convierte en millonaria y, una vez que Román es obligado a regresar a la capital por motivos laborales, ella se reinstala en el pueblo Agua Hermosa con la ilusión de volver a encontrarse con su amado Antonio.

Pero Antonio, por las grandes presiones familiares y sociales, no puede perdonarla y se casa con otra mujer. Bella, sintiéndose rechazada y destrozada, decide vengarse: instala en este pueblo conservador, un burdel donde ella es la única prostituta. Allí se entrega a todos los hombres ricos para torturar de celos al amor que la despreció, y todos los hombres podrán tenerla, menos él.

Pero el gran amor entre Bella y Antonio es demasiado fuerte como para ser olvidado por ellos; eventualmente se convierte en amantes, pasando por encima el hecho de que él está casado ahora con Evangelina y tiene varios hijos, y esto generará más rechazo y odio hacia ella por parte de la gran parte del pueblo. Pero, a Bella esto le tendrá sin cuidado e incluso, también tendrá una hija con Antonio.

Esta tirante relación entre ambos marcará por muchos años sus vidas y las de los habitantes del pueblo, en especial la de Andrés Mendoza, quien será el eterno tercero en discordia y además tendrá otra hija con Bella. Una historia que empieza tan mal, que no podría terminar de modo diferente. Agobiada por los constantes celos enfermizos y abusos de Antonio, Bella contratará a alguien para que le asesine, sin embargo, se arrepentirá de esto y tratará de evitarlo a toda costa, pero ya será demasiado tarde…


PERSONAJES:

Zharick León es
Bella Cepeda

Hermosa y sensual. Los hombres la desean y las mujeres la envidian. Apasionada, orgullosa, altiva y fuerte. Su gran amor es Antonio Segovia del que se alejará tras ser secuestrada por Román Montero. Y cuando Antonio se casa con Evangelina Rosales, se convierte en Doña Bella, una fina prostituta cuyo único objetivo es vengarse de Antonio y su desprecio. Tendrá dos hijas, María Antonia, hija de Antonio y otra con Andrés Mendoza, Andrea Fernanda.

Fabián Ríos es
Antonio Segovia López
Agrónomo. Hijo de la familia que administra las bananeras y por ende una de las familias más importantes y queridas de la región. Inteligente, atractivo y líder. Es fuerte y nunca da su brazo a torcer. No le gusta dejar nada al azar. Ama a Bella, pero le dará la espalda al creer que ella se fue con Montero por voluntad propia. Por eso, se casa con Evangelina, con quien tendrá cuatro hijos, pero esto no será obstáculo para caer en los brazos de Bella una y otra vez.

Stephanie Cayo es
Evangelina Rosales
Casi tan hermosa como Bella, a quien envidia profundamente y la detesta por haberle “robado” el amor de su vida. Evangelina no posee la sensualidad arrolladora de Bella y por más que lo intente no lo conseguirá jamás. Es frágil, tímida y dulce. Víctima. Forma una numerosa familia con Antonio, pero su amor por él se vuelve enfermizo al punto de soportar los abusos físicos y psicológicos a los que la somete.

Pedro Rendón es
Andrés Mendoza

Abogado. Bien parecido, con ideales de igualdad para todo el mundo. Un soñador irresponsable, pero encantador que lucha por sus convicciones; completamente opuesto al temperamento asentado de Antonio. Es novio de Inés pero su verdadero amor es Bella, a quien nunca juzgará cuando se convierta en prostituta. Entonces, Bella encuentra en él un hombre sin prejuicios, que no la juzga, ni critica su pasado y se une a él, como pareja. Tienen una hija. Sin embargo, Andrés tendrá que luchar constantemente contra el fantasma de Antonio.

Marcelo Buquet es
Román Montero

Gerente general de las bananeras. Hombre de ciudad, acostumbrado a tener lo que quiere cuando se le antoje y detrás de una sonrisa encantadora, se esconde un hombre que está convencido de que todo se puede comprar y su obsesión, por ende, es el dinero. Todo tiene un precio. Incluso Bella, de quien se enamora perdidamente y a quien secuestra para hacerla suya.

Javier Delguidice es
Pablo Segovia

Administrador de las bananeras. Es el patriarca de la familia Segovia, padre de Antonio y de Inés. Ama a su esposa Cecilia. Chapado a la antigua, trabajador y algo intransigente cuando se trata de mezclar su apellido con la gente común. Bella le parecía la mujer ideal para Antonio, pero cuando ésta aparentemente se va por voluntad propia con Montero, decide que lo mejor es alejar a su hijo de esta mujer, a como dé lugar.

Gloria Zapata es
Cecilia López de Segovia
Esposa de Pablo. Chapada a la antigua. Ama a su esposo y para ella siempre está bien lo que él disponga. Su felicidad son sus hijos y por ellos daría la vida. Inicialmente es la más entusiasmada con la relación de su hijo y Bella, pero cuando ésta le humilla yéndose con Montero, se vuelve la gran enemiga de Bella y, junto a Evangelina y Graciela, confabulan constantemente para que Antonio nunca vuelva a tener contacto con ella.

María Luisa Flores es
Inés Segovia

Hija menor de los Segovia y novia, en principio, de Andrés. Es sencilla y está profundamente enamorada de él. Pero Andrés sólo tiene ojos para Bella y es por eso que la detesta. Su dolor más grande será cuando Andrés y Bella tengan una hija. Ahí posará sus ojos sobre el humilde Nicolás Ayala.

Luis Fernando Múnera es
Fernando Cepeda

Encargado del personal de las bananeras. Abuelo de Bella. Recio e imperturbable, que casi nunca demuestra sus sentimientos y prefiere guardárselos. Callado, no habla más de lo necesario y muchos le temen. Este hombre duro y circunspecto tiene un talón de Aquiles: Bella y por eso su mayor dolor viene cuando Román Montero la secuestre.

Armando Gutiérrez es
Moisés Pérez

Empleado de Fernando, recibe a Bella desde que nace y la quiere y cuida como si fuera parte de su familia. Está casado con Juanita y entre ambos se encargan de siempre cuidar de Bella y después de la muerte de Fernando, se vuelve fiel a ella incondicionalmente. Moisés se enfrentará a muerte con cualquiera que trate de hacerle daño.

Xilena Aycardi es
Juanita González

Empleada de toda la vida de la familia Cepeda. Fue una nana para Bella. Es una mujer noble y amorosa que asumió como suya la labor de criar a la niña una vez que la madre de ella murió. También ama a Moisés, su esposo, pero frente a Fernando Cepeda procura que él no vea sus manifestaciones de amor, ya que su patrón nunca aceptó los romances entre sus empleados.

Alfonso Ortiz es
Padre Miguel Arteaga

Sacerdote y consejero del pueblo. Además de ser un hombre bondadoso, es el principal guía espiritual de Agua Hermosa. Ha dedicado su vida entera a dar absoluciones, ofrecer misa y aconsejar a quienes lo necesiten. Conoce a Bella desde que era una niña y por eso la defiende a capa y espada de las habladurías de los ataques de la gente hasta que ella inaugura el palacio. De ahí en adelante, tratará de traerla por el camino del bien.

Gloria Montoya es
Silvia Salazar

Empleada de Román, que luego será la asistente de Bella. Es fiel, educada, servicial y conocedora de todos los secretos de su jefa. Es seria, discreta. Actúa de acuerdo a las órdenes de Bella, velando por cumplir a cabalidad su voluntad. Entiende perfectamente las motivaciones de su jefa y por ello siempre está a su lado para ayudarla a levantarse cuando la ve desfallecer. De hecho, le ayuda a inaugurar el burdel de su patrona y es su cómplice en todos sus deseos. Se enamora de Benjamín Pizarro.

Daniel Arenas es
Nicolás Ayala
Obrero de las bananeras y mejor amigo de Antonio, a pesar de las diferencias de clase. Es el leal amigo que lo aconseja y acompaña en las buenas y en las malas. Se enamora perdidamente de Inés, aunque sabe es un amor imposible. Se refugia en brazos de Candela, con quien termina tiene un hijo. Al final, su constancia se verá premiada y conocerá el verdadero significado de la felicidad.

Margarita Ortega es
Eliana Macuer

Profesora de protocolo y etiqueta. Es contratada por Román para ser la tutora de Bella mientras ella vive en la mansión de Montero. Eliana transforma a Bella en una mujer refinada y sofisticada, al tiempo que potencia en su aventajada alumna el poder para seducir y dominar al sexo opuesto.