Alguien te mira


Mauricio es asesinado por Julián

Tatiana pretende vengarse de Benjamín y Camila
Tatiana reprocha a Julián, Piedad y Rodrigo que encubrieran a Benjamín cuando se enteraron que era amante de Camila. Para perjudicar a Rodrigo; Julián comienza a coquetear con Daniela, la psicóloga. Una vez más, Tatiana enfrenta a su hermana Camila, que la dice que ella jamás se sintió querida por ella, aunque sean hermanas, y Tatiana la advierte que está despedida y que tendrá que dejar el apartamento porque no piensa seguir pagándola el arrendamiento. Y luego, Mauricio y Matilde le aconsejan a Camila que se aleje de Benjamín porque creen que él podría ser el asesino, pero Camila les echa porque no les cree. Ahora, Tatiana pretende vengarse de Benjamín, alejándole de sus hijos, ya que no le deja verles.

Benjamín le aclara a Camila que él no es el asesino
Benjamín le aclara a Camila que él no es el asesino, y ésta le cree. Además, Benjamín la promete a Camila que la ayudará a partir de ahora, ya que su hermana Tatiana la quitó su apoyo económico. Mientras tanto, Tatiana enfrenta a Lola diciéndola que es una hipócrita por ocultarla que su hermano Benjamín la era infiel con su propia hermana y, después, Tatiana se pone furiosa y echa de su casa a Lola. 
 
Tatiana intenta hacer creer a la policía que Benjamín es el asesino
Julián le promete a Tatiana que él desconocía que Benjamín la engañaba con Camila. En la clínica; Benjamín, Piedad y Julián reciben la visita de la Comisaria Carvajal y de varios oficiales, ya que necesitan su historial médico para averiguar si ellos atendieron a las mujeres que fueron asesinadas y así es, ya que descubren que Julián revisó a Elvira Romero, la segunda mujer muerta que encontraron en un río. Por esto, en la clínica pierden su clientela, cuando la prensa se hace eco de que la policía está investigándoles. Mientras tanto, Matilde le dice a Tatiana que descubrió que Benjamín también le fue infiel con María Gracia Carpinter y con su prima Rocío Linch. Y enfurecida, Tatiana le cuenta estas intimidades de Benjamín al fiscal, haciéndole entender que él podría ser el asesino. Por otro lado, Rodrigo vuelve a trabajar en el hospital y, allí, Valeria le agradece que la salvara la vida, después de que ella consumiera una gran cantidad de drogas. Cuando Julián besa a Piedad; Rodrigo les descubre y enfurece de celos, y Piedad le explica a Rodrigo que está intentando comenzar una relación al lado de Julián.

Mauricio sigue tras la pista del asesino
Julián sigue seduciendo a Daniela en un restaurante, sin imaginarse que Mauricio les está siguiendo y les ha hecho varias fotografías. Mientras tanto, Rodrigo le comenta a Piedad que sintió mucha rabia cuando la vio besándose con Julián y, por eso, tuvo ganas de volver a consumir cocaína, pero fue fuerte para no hacerlo pensando en el hijo que ella espera.

Benjamín se convierte en el máximo sospechoso
Tatiana reprocha a Benjamín que la engañara con tantas mujeres, además, le advierte que le avisó al Fiscal Ángel Maldonado de que sospecha que él es el asesino, pero él la niega ser el psicópata. Por eso, poco después, la policía va a interrogar a Benjamín, quien niega ser el asesino; aunque la policía le cree el máximo sospechoso, además, al igual que Mauricio, piensan que Camila podría ser su nueva víctima. En su apartamento, Julián grita agresivamente a su hijo cuando le encuentra viendo fotos de su difunta madre. Disfrazadas, Lola y su empleada Yoyita se citan con unos sicarios para encargadles que den un susto a Lucy.

Lola manda que la propinen una paliza a Lucy
Aunque Lola contrató a unos matones para que le dieran una paliza a Lucy; Lola acaba arrepintiéndose, aunque ya es demasiado tarde porque esa misma noche esos hombres sorprenden a Lucy y la propinan una fuerte paliza. Por otra parte, Matilde se pone celosa al encontrar a su hijo Emilio divirtiéndose con Piedad en la casa de Julián, pero él se pone muy agresivo exigiéndola que le deje en paz, aunque también le recrimina que siga viéndose con el periodista Mauricio Ostos. Como perdió a su familia y cree que le acusaran de asesino; Benjamín se deshoga tomando alcohol y no quiere saber nada de Camila, que le busca en la casa de Rodrigo.
 
Julián se acuesta con Daniela
Borracho, Benjamín le pide a Tatiana que le perdone, pero ella no cede. Mientras tanto, el Fiscal Ángel Maldonado coquetea con Tatiana, intentando seducirla. Por su parte, Julián seduce a Daniela, la psicóloga, y hacen el amor apasionadamente; sin imaginarse que el periodista Mauricio Ostos le está siguiendo la pista y ahora se pregunta qué hace Rodrigo y Julián cenando con la misma mujer en distintas ocasiones. Cuando está recuperándose en el hospital de los duros golpes que sufrió, Lucy llama por teléfono a Lola para advertirla que sabe que ella mandó que la golpearan y que podría denunciarla a la policía.

Tatiana se opone a dejar ver a Benjamín a sus hijos
Camila consigue trabajo en una agencia de viajes y festeja con Benjamín, acostándose nuevamente con él, pero esta vez él no puede corresponderla sexualmente, algo que jamás le había pasado. Aunque apenas puede moverse, Lucy se atreve a ir a la casa de Pedro Pablo y Lola para enfrentarles. Por su parte, Piedad intenta mediar entre Tatiana y Benjamín, pidiéndola a Tatiana que deje ver a Benjamín a sus hijos, pero Tatiana sigue sin ceder. Por su parte, Matilde recuerda que vio el vestido negro que puso el asesino cuando mató a Eva en una foto en la que aparecía la madre de Julián.

Daniela descubre que Julián la engañó
Como tiene una cita con Benjamín para citarse y quitarse una cicatriz de cesárea; Daniela va a la clínica y, allí, se encuentra con Piedad, que la dice que se dio cuenta de que Rodrigo la ama, sin imaginarse que ahora ambas comparten al mismo hombre: Julián. Estando en la clínica, Daniela ve una foto en la que aparecen Benjamín, Piedad y Julián juntos y, al sorprenderse, Benjamín la explica a Daniela que él es su socio, que es médico y que se llama Julián, creyendo que él la ha mentido, ya que ella cree que está con un abogado que se llama Daniel. Por esto, Julián va hasta la casa de Daniela para pedirla disculpas por haberla engañado, ya que le ocultó su verdadera identidad y, además, ella sabe que él está con Piedad al mismo tiempo que mantenía una relación amorosa con ella. Por eso, Julián comienza a perseguirla con intenciones de matarla, convirtiéndola así en una nueva víctima, pero ella se defiende golpeándole y encerrándose en su habitación.

Daniela le ruega a Julián que no la mate
Sin imaginarse que Daniela se ha convertido en otra víctima del asesino; Rodrigo decide hacer él mismo la sesión con sus compañeros para conversar sobre la drogadicción que todos ellos padecen. Después de darla un fuerte golpe con un candelabro, Julián ata de pies y manos a Daniela y, después, la mete en varias bolsas de basura para llevársela hasta el sótano donde acabó con la vida de Eva Zanetti. Al despertar, Daniela se asusta muchísimo al encontrarse atada de pies y manos en una cama, donde además está semidesnuda y, allí, llorando, Daniela le suplica a Julián que no la mate.

Julián lleva el cadáver de Daniela a la casa de Rodrigo
A pesar de sus ruegos para que la deje seguir viviendo, Julián no tiene piedad y asesina a Daniela, clavándola el cuchillo en el corazón. Después de haberla matado, Julián lleva el cadáver de Daniela hasta el apartamento de Rodrigo, dejándola allí; además, Julián seda a Rodrigo para que no se despierte, aprovechándose de que él está dormido. Acto seguido, Julián choca su coche contra algo y, así, tener esa cuartada para que la policía no sospeche de él, yendo después hasta el apartamento de Piedad y haciéndola creer que esa noche tuvo ese accidente automovilístico. Amenazándoles con denunciarles a la policía, Lucy consigue que Lola y Pedro Pablo la inviten a su casa en una cena y les pide que se comporten como una verdadera familia, ahora que ella tendrá un hijo de él. Al día siguiente, Rodrigo se asusta muchísimo al encontrarse en su casa el cuerpo sin vida de Daniela, quien está desangrándose, además, el asesino manchó sus manos con su sangre, dejando también en su casa restos de drogas y alcohol, para hacerles creer a todos que Rodrigo sigue enfermo y que es el asesino. Mientras que, Julián espía a Piedad cuando ella se cambia de ropa, y ésta se asusta al encontrarla desnuda, y éste le pide disculpas por verla así. Por otra parte, Mauricio le dice a Matilde que buscando en un archivo de prensa vio que hace veinte años la madre de Julián (Fabiola García) fue asesinada y que él (que era un niño) fue el único que presenció ese asesinato, culpando a su padrastro Daniel Vidal, quien pagó cárcel, aunque él siempre lo negó. Y Mauricio sospecha que Julián es el asesino y que está enfermo desde que mató a su madre, a la que odiaba, ya que siempre mata a las mujeres que descuidan a sus hijos, pero Matilde es incapaz de creerlo.
 
Rodrigo es arrestado, acusado del asesinato de Daniela
Rodrigo cree que el asesino hizo todo eso para culpabilizarle del asesinato de Daniela y, así, sucede cuando la policía mete tras las rejas a Rodrigo, tal y como Julián planeó, a pesar de que Rodrigo niega en todo momento ser el psicópata. Aunque, Benjamín y Piedad saben que Rodrigo sería incapaz de matar a alguien. Por otra parte, Tatiana va a hablar con el nuevo jefe de Camila para que la despida, hablándola mal de ella, por eso, Camila pierde el trabajo de comercial en la agencia de viajes.

La policía comienza a sospechar de Julián
En la cárcel, Rodrigo sospecha que Julián podría ser el asesino porque es la persona que más le odia y la única que intentaría perjudicarle, además, recuerda que recibió una mensaje telefónico de Daniela, en el que la decía que quería hablarle de su amigo Julián García. Después, Valeria visita a su amigo Rodrigo y, acto seguido, ella habla con el Fiscal para defender a Rodrigo. Por otra parte, Mauricio le muestra a Matilde las fotos que hizo a Daniela cenando en un restaurante con Julián, aunque Matilde no puede creer que Julián sea el posible asesino. En el nuevo apartamento donde viven juntos, Benjamín comienza a cansarse de la inmadurez de Camila, que no se ocupa ni siquiera de comprar la comida para la casa. Mientras tanto, sus hijos reprochan a Tatiana que echara de su casa a su padre (Benjamín). Y para evadir sus problemas, Tatiana se emborracha. Como sigue amenazándoles con denunciarles, Pedro Pablo y Lola acceden a que Lucy se vaya a vivir con ellos, a su casa. Para su sorpresa, Rodrigo recibe la visita en la cárcel de su amada Piedad, que le dice que confía en él y sabe que no es el asesino. En la clínica, Matilde le pregunta a Julián si conocía a Daniela, y éste no se lo niega, haciéndola creer que charlaron una vez sobre la rehabilitación de Rodrigo. Finalmente, la policía decide interrogar a Julián sobre el asesinato de Daniela Franco...

Mauricio le habla a Rodrigo sobre sus sospechas hacía Julián
En la comisaría, Luisa Carvajal interroga a Julián, pero él consigue salir de allí, negando en todo momento ser el asesino. En la cárcel, Rodrigo recibe la visita de Mauricio, que le cuenta que sospecha que Julián García es el asesino; pero Rodrigo, asombrado, no se lo puede creer. Tal y como ella misma exigió para no denunciarles; Lucy comienza a vivir en la casa de Pedro Pablo y Lola.
 
Julián tortura a Mauricio al encontrarle husmeando en su casa
Mauricio se atreve a colarse en la casa de Julián y, cuando encuentra la fotografía de su difunta madre, él se da cuenta de que Julián es el asesino porque puso el mismo vestido a Eva cuando la asesinó. Y Julián decide atar y secuestrar a Mauricio y le enseña en un video cómo mató a Eva. Por otra parte, Tatiana vuelve a enfrentar a su hermana Camila y ambas intentan agredirse, pero favorablemente Benjamín llega para separarlas.
 
Mauricio enfrenta a Julián
El Fiscal Ángel Maldonado le presenta los informes a Rodrigo, que demuestran que él estaba drogado la noche que Daniela murió, y éste no lo puede creer porque no se imagina que Julián le inyectó una droga muy potente (un sedante) para dormirle y así poner el cadáver de Daniela en su cama y hacerle culpable de ello. En la cárcel, Julián se presta para ayudar a la policía para hacerle confesar a Rodrigo que él es el asesino, ya que lleva micrófonos escondidos en su ropa, pero Rodrigo lo niega tajantemente, además, le recuerda que su padrastro se llamaba Daniel Vidal, pues Daniela le decía que era su novio, sin imaginarse que Julián es el verdadero asesino. Como todo el mundo desconfía de Rodrigo, Piedad tiene una recaída, ya que está muy sensible, sobre todo desde que está embarazada. Cuando Julián va a buscar a Mauricio, él descubre que está desatado, además, intenta matarle con un cuchillo.

Julián asesina a Mauricio, matándole con una motosierra
Aunque Mauricio enfrenta a Julián; él no puede hacer nada en su contra. Y Julián vuelve a atar en una silla a Mauricio y, en ese momento, le mata con una motosierra, cortándole poco a poco sus extremidades, y finalmente muere desangrado y sin brazos y piernas. En la cárcel, los policías descubren que Rodrigo tiene una señal en el cuello, como si le hubieran inyectado con una jeringuilla y, por eso, comienzan a analizarlo para averiguar si el verdadero asesino le inyectó la droga para hacerle culpable del asesinato de Daniela. Por otra parte, el Fiscal Ángel Maldonado coquetea con Tatiana y le sugiere que sean amantes, pero ella le rechaza. Mientras que, Piedad está muy nerviosa y tiene otra recaída y, al ir a la clínica, tienen que intervenir de urgencia a Piedad para salvar la vida de ésta y del niño. 
 
Rodrigo es puesto en libertad
Cuando consiguen cerrar el cuello de la matriz, Piedad continúa con su embarazo, aunque deberá de tener mayor reposo para que su estado y el de su bebé no corra peligro. Después de darse cuenta de que Rodrigo podría ser inocente, Rodrigo queda en libertad, pero tendrá que quedarse en la clínica de desintoxicación para seguir con su tratamiento en contra de las drogas, por lo menos hasta que salga adelante el juicio y consiga demostrar así su inocencia. Por su parte, Daniel Vidal va hasta el apartamento de Julián para visitarle y, allí, Daniel se encuentra con Piedad, sin imaginarse que él es el padrastro de Julián, al que odia y al que culpabilizó injustamente de haber asesinado a su madre. Y Julián le explica a Piedad que no debe de abrir la puerta de nuevo a Daniel Vidal porque él mató a su madre.


Del 13 de diciembre al 7 de enero de 2010
por Telemundo