La Pola


Gaspar no permite que su hija 
María Ignacia se case con Alejo

La Pola consigue trabajo en Santafé, mientras que Francisco le cuenta a Alejo sobre la acusación que pesa contra él en Guaduas
Gracias a su carisma y sobre todo a su astucia e inteligencia, la Pola (Carolina Ramírez) consigue trabajo en Santafé como ayudante de dos hombres, padre e hijo, que son vendedores de fruta en el mercado de la ciudad. En Popayán, Alejo (Emmanuel Esparza) le recrimina a su papá por la artimaña que utilizaron con María Ignacia (Juliana Galvis) para obligarlo a que se casara con ella. Francisco (Andoni Ferreño) le responde que era la única forma de retenerlo y le cuenta de la carta que llegó de Guaduas en donde se afirma que el militar le quitó el honor a la Pola. Pero la relación con su hijo no es el único problema que debe afrontar Francisco, pues al reunirse con el gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) se entera de que la Corona lo busca, debido a que le adeuda una cantidad importante de dinero. Y Nicolasa (Ana Mosquera) enfrenta a Catarina (Zharick León) y le dice que está segura de que ella se siente inmensamente atraída por Juliano (Luis Felipe Cortés), pero que nunca lo va poder tener como hombre.

Camilo Torres y El Sabio Mutis se reúnen con la virreina Francisca y le cuentan sus planes de gobierno
La Pola (Carolina Ramírez) se da cuenta que en Santafé hay muchas personas que al igual que ella, piensan que la Corona no los trata como verdaderos ciudadanos españoles y por esa razón deberían ser gobernados por gente que haya nacido en la Nueva Granada. Tal como se lo recomendó Nariño (Luis Fernando Hoyos), la mestiza comienza a buscar a José María Carbonell (Kike Mendoza). Mientras tanto, Camilo Torres (Alejandro Martínez) y el sabio Mutis (Carlos Camacho) tienen una audiencia con la Virreina Francisca (Ana Fernández) y le cuentan la idea que tienen de formar una junta de gobierno conformada por españoles americanos. Al mostrarse la Virreina en contra de estos planes, los nobles santafereños la amenazan, de la forma más respetuosa posible, con contarle al Virrey Mendinueta (Mariano Venancio) sobre su infidelidad sino los apoya. De otra parte, Baraya (Gustavo Angarita Jr.) le cuenta a Magdalena (Valentina Rendón) de la situación que viven Nariño y su hijo en la cárcel, mientras que en Cartagena el revolucionario se entera de que hay un hombre de la ciudad que se ofreció a ser su abogado.

Alejo y María Ignacia finalmente suben al altar y están a punto de convertirse en marido y mujer
A pesar de conocer el engaño que le hizo su hija y de saber que en Guaduas acusan a su yerno de mancillar el honor a una mestiza, Gaspar (Héctor de Malba) acepta seguir adelante con la celebración del matrimonio de María Ignacia (Juliana Galvis) y Alejo (Emmanuel Esparza). Así mismo, el joven Sabaraín ya no le huye más al compromiso y acepta casarse cuanto antes, luego de que su padre le cuente que tuvo que enviar la dote a la gobernación, ya que supuestamente La Pola (Carolina Ramírez) exigía ese dinero para no levantar cargos en contra del militar. Llega el día de la boda y la pareja sube al altar. En Santafé, después de trabajar arduamente todo el día junto a Facundo (Antonio López) y Raimundo (Juan Yela), la Pola recibe su primer pago, pero los campesinos le advierten a la muchacha que deberá conseguir otro empleo pronto, debido a que no está bien visto que los ayude. Esta labor puede ser menos difícil de lo que parezca, pues la Pola se reencontrará con una persona que en el pasado ya la había ayudado.

La tensionante boda entre Alejo y María Ignacia sigue su curso, mientras que Toñito le pide ayuda al español Antonio Villavicencio
Durante la ceremonia de matrimonio de María Ignacia (Juliana Galvis) y Alejo (Emmanuel Esparza), se viven momentos de tensión, pues como el militar sólo se casa por despecho luego de enterarse de la supuesta traición que le hizo la Pola (Carolina Ramírez), pese a esto, no puede olvidar a su amada, y parece que en cualquier momento se arrepentirá de su decisión. Sabiendo cómo es su muchacho, Francisco Sabaraín (Andoni Ferreño) teme que en cualquier momento haga una locura y huya de la iglesia, lo cual significaría su ruina económica. A su vez, en la mente de Gaspar (Héctor de Malba) retumba el recuerdo de que su hija lo engañó para poder estar frente al altar vestida de novia. En Santafé, el cabo Iglesias (Carlos Hurtado) se da cuenta de los planes de Baraya (Gustavo Angarita Jr) que consisten en sublevarse en contra del Coronel Sámano (Manuel Navarro), mientras que en Cartagena Toñito (Alex Gil) le pide a Antonio Villavicencio (Antonio Sanint), un noble peninsular enviado por la junta de Cádiz, que ayude a su padre para que al menos pueda recibir los alimentos y medicamentos que le lleva y que necesita para poder sobrevivir.

Sámano hace sentir su poder sobre sus subalternos
Falta poco para que el sacerdote oficialice la unión de María Ignacia (Juliana Galvis) y Alejo (Emmanuel Esparza), pero parece que el militar en cualquier momento se puede arrepentir de su decisión, pues no hace otra cosa que pensar en la Pola (Carolina Ramírez). Sabiendo cómo es su muchacho, Francisco Sabaraín (Andoni Ferreño) teme que cometa una locura y huya de la iglesia, lo cual significaría su ruina económica. A su vez, en la mente de Gaspar (Héctor de Malba) retumba el recuerdo de que su hija lo engañó para poder estar frente al altar vestida de novia. El destino empieza a sonreírle a Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), gracias a que Antonio Villavicencio (Antonio Sanint), un español enviado por la junta de Cádiz, le exige al gobernador de Cartagena que se le dé un trato digno al revolucionario mientras esté preso. En Santafé, María Matea (Mary Regalado), al ver que la Pola sigue siendo una buena persona, le ofrece posada en su casa. De otro lado, el Coronel Sámano (Manuel Navarro), luego de enterarse de los planes de Baraya (Gustavo Angarita Jr.), les recuerda a sus subalternos que quien llegue a apoyar una futura junta de gobierno, será acusado de traición al Rey y condenado a muerte sin piedad.

Eusebia le ruega a Gaspar para que permita que María Ignacia se case con Alejo, mientras que la Pola llega a vivir a la casa de María Matea
Luego de que Gaspar (Héctor de Malba) cancela el matrimonio entre su hija y Alejo (Emmanuel Esparza), María Ignacia (Juliana Galvis) queda devastada. Alarmada por las amenazas de su hija, quien afirma que si no se convierte en la esposa de Alejo, no se casará con nadie, Eusebia (María Helena Doering), intenta mediar en la situación y le pide a su marido que castigue a la joven por dos o tres meses y luego permita realizar nuevamente la boda. Entre tanto, Francisco (Andoni Ferreño) intenta llegar a un acuerdo con el gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) para que obligue a Gaspar a no exigir que le devuelvan la dote. En Santafé, la Pola (Carolina Ramírez) acepta el ofrecimiento de María Matea (Mary Regalado), y llega a vivir a la casa de la respetable señora. Sin embargo, su estancia en el lugar no será tan placentera, pues una de las esclavas del sitio, intentará hacerle la vida imposible.

Magdalena sigue siendo rechazada por los habitantes de Santafé, mientras Alejo le pide ayuda al Marqués de San Jorge
María Matea (Mary Regalado) le cuenta a la Pola (Carolina Ramirez) la historia de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) y las cosas que vivió en los últimos años. En Cartagena, gracias a la mediación del español Antonio Villavicencio (Antonio Sanint), Nariño comienza a recibir un mejor trato en prisión. Pero el revolucionario sigue sufriendo pues se entera que Magdalena (Valentina Rendón) y su familia  están muy mal económicamente y para completar, su esposa sufre las humillaciones de los habitantes de Santafé, que no solo la condenan por ser la mujer de Nariño, sino también por el rumor de su amor clandestino con Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez). Luego de una comida ofrecida por Gaspar (Héctor de Malba) con el Marqués de San Jorge (Jorge López), Alejo (Emmanuel Esparza) le pide al noble santafereño que lo ayude y lo deje unirse a sus tropas. En Guaduas, Catarina (Zharick León), sigue sintiendo una gran atracción incontenible por Juliano (Luis Felipe Cortés) y parece que en cualquier momento se va a dejar llevar por sus deseos.

Catarina se autoflagela por los deseos que siente hacia su esclavo Juliano, y La Pola se encuentra con José María Carbonell
Alejo (Emmanuel Esparza) se despide de María Ignacia (Juliana Galvis) ya que emprende rumbo a Santafé junto al Marqués de San Jorge (Jorge López) y sus tropas. Mientras tanto, Domingo (Diego Trujillo) encuentra a Catarina (Zharick León) su esposa, llorando y azotándose y ésta le explica que se debe a que no ha sido una buena esposa y no le ha podido dar el hijo que tanto desea. En Popayán Gaspar (Héctor de Malba), es notificado de que debe pagar 5000 pesos como agravio por la cancelación del matrimonio entre su hija María Ignacia y Alejo. Y en Santafé, la Pola (Carolina Ramirez) finalmente se encuentra con José María Carbonell (Kike Mendoza), quien al principio tiene una actitud reacia con ella pero cambia su comportamiento al escuchar que la joven viene de parte de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos).


Del 13 de diciembre al 14 de enero de 2010
por el Canal RCN