La Pola


Magdalena muere 
en los brazos de Nariño

Domingo abusa de Catarina, mientras que Baraya aboga por Nariño
En su encuentro con los Virreyes, la Pola (Carolina Ramírez) se da cuenta que Amar y Borbón (Mariano Venancio) es un buen hombre, pero también comprueba que Francisca (Ana Fernández) hace honor a su fama de tirana. Por su parte, Domingo (Diego Trujillo) no soporta más la indiferencia de Catarina (Zharick León), y completamente borracho, abusa de su mujer. En Santafé, en la madrugada, Alejo (Emmanuel Esparza) despierta al Coronel Sámano (Manuel Navarro) para emprender el viaje hacia Cartagena como su escolta, y se lleva la sorpresa de que Leandro (José Sospedra), está dispuesto a acompañar a su superior a donde fuere, así tenga que enfrentar algún día a su hermano. Entre tanto, Magdalena (Valentina Rendón) se entera que la nueva junta de gobierno no quiere liberar a Nariño (Luis Fernando Hoyos), pero guarda la esperanza de que Baraya (Gustavo Angarita Jr) interceda por su esposo.

Alejo encuentra a Bibiano, el hermano de la Pola, quien días atrás escapó de su casa
La nueva junta de gobierno de Santafé, aparte de negarse liberar a Nariño (Luis Fernando Hoyos), traiciona a José María Carbonell (Quique Mendoza) y luego de acusarlo de rebelión, lo encarcela. De camino a Guaduas, Alejo (Emmanuel Esparza) y la escolta que lleva al Coronel Sámano (Manuel Navarro) hacia Cartagena, se detienen en un paraje, en donde por coincidencia se encuentra trabajando Bibiano (Sebastián Gutiérrez), el hermano menor de la Pola (Carolina Ramírez), quien se escapó de su casa. De otra parte, luego de una imprudencia de Nicolasa (Ana Mosquera), la Pola comienza a sospechar sobre la relación entre Catarina (Zharick León) y Juliano (Luis Felipe Cortés), por lo que interroga a su hermana sobre el asunto.

La Pola amenaza de muerte al Coronel Sámano
En su viaje hacia Cartagena, Alejo (Emmanuel Esparza) encuentra  a Bibiano (Sebastián Gutiérrez), el hermano menor de la Pola (Carolina Ramírez) que se había escapado de su casa, y al descubrir quién es el niño, lo lleva de vuelta a Guaduas. Mientras tanto, el Coronel Sámano (Manuel Navarro) pensando en escapar de la escolta que lo acompaña para verificar que regrese a España, decide llevar a sus subalternos a una chichería de Guaduas, buscando que los soldados con la compañía de mujeres y tomando alcohol se distraigan, y así él pueda huir. La sorpresa del militar será mayúscula, cuando en el lugar lo aborde la Pola, quien con daga en mano, amenazará con acabar con la vida de Sámano, si el Coronel no les cuenta a todos que en su anterior visita al pueblo mintió sobre la mestiza al acusarla de ladrona y que además intentó abusar de ella.

A pesar de que Alejo fue quien ayudó a Bibiano a regresar a casa, la Pola no quiere saber nada del militar
La Pola (Carolina Ramírez) se sale con la suya, pues no solo logra que el Coronel Sámano (Manuel Navarro) públicamente rectifique las acusaciones que hizo en su contra en el pasado, sino que también consigue que el Alcalde Andrés (Carlos Aguilar) ordene a su guardia encarcelar al militar para que pase esa noche en la cárcel. Otra buena noticia llega para la mestiza, cuando vea que Bibiano (Sebastián Gutiérrez), su hermano menor, y quien se había escapado del hogar, regresó a la casa luego de que un soldado lo recogiera en el camino y lo llevara de vuelta. La Pola va a agradecerle al hombre que ayudó a su hermano y se lleva la sorpresa de que se trata de Alejo (Emmanuel Esparza). Las que supuestamente serían muestras de agradecimiento se transforman en reclamos, pues la joven no quiere saber nada del militar luego de su último encuentro.

La Pola le dice a Alejo que no está dispuesta a esperarle más
Alejo (Emmanuel Esparza) y la Pola (Carolina Ramírez) finalmente se reconcilian, e incluso el militar le pide nuevamente a la mestiza que se convierta en su esposa. Pero hay un obstáculo, Alejo debe cumplir con su misión de dejar al Coronel Sámano en el barco que lo llevará a España. Aunque el joven le pide a su amada que aguarde por él, la Pola le dice que no sabe si lo esperará esta vez. Pero el militar debe dejar su historia de amor a un lado y abrir muy bien los ojos, ya que Sámano planea huir antes de llegar al puerto. En Popayán, Francisco (Andoni Ferreño) se entera de que la persona en quien más confiaba, su hijo Leandro (José Sospedra), lo traicionó, pues ayudó a que Alejo se pudiera volver a ver con la Pola.

Catarina le confiesa a la Pola sus sentimientos hacia Juliano
La relación entre la Pola (Carolina Ramírez) y Catarina (Zharick León) ha mejorado mucho desde el regreso de la mestiza a Guaduas. Incluso la Pola encuentra en su hermana una amiga a quien le cuenta sobre su tormentosa relación con Alejo (Emmanuel Esparza). Catarina también abre su corazón, y le confiesa a la Pola que tuvo un encuentro amoroso con Juliano (Luis Felipe Cortés) y desde ese momento no ha podido acercarse a su esposo. Parece que el plan de escape de Sámano (Manuel Navarro) no tendrá mayores obstáculos, pues Alejo, quien va al comando de la escolta que lleva al Coronel hacia el puerto en donde se embarcará a España, no está concentrado en su misión y no hace más que pensar en su amada. En el camino, Alejo se encuentra con el alférez Pérez Delgado (Freddy Flórez), y sorpresivamente le pide un favor que puede comprometer su carrera militar, pero también le puede servir para estar más cerca de la Pola.

Nariño recupera la libertad, y Alejo regresa a Guaduas para limpiar el nombre de la Pola
Alejo (Emmanuel Esparza) le pide al alférez Pérez Delgado (Freddy Flórez) que complete su misión de llevar al Coronel Sámano (Manuel Navarro) al puerto en donde partirá hacia España. Es así como el militar decide regresar a Guaduas para limpiar el nombre de la Pola (Carolina Ramírez) y así poder pedirle formalmente matrimonio. Luego de muchos abusos en contra suya, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) finalmente consigue la libertad gracias a que la junta de Santafé así lo concede. Sin embargo, detrás de esta decisión se encuentran los intereses de los diputados de la junta, quienes esperan que el revolucionario los ayude a llegar a un acuerdo con las demás provincias sobre el nueva conformación del gobierno. Entre tanto, Nicolasa (Ana Mosquera) siente fuertes dolores y su parto es inminente, pero solo cuenta con la ayuda de Bernarda (Bárbara Perea), la madre de Juliano (Luis Felipe Cortés).

Alejo le propone matrimonio a la Pola, y Nicolasa está a punto de dar a luz en medio de difíciles circunstancias
Aunque Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) recupera la libertad, los problemas no faltan para el revolucionario, pues no tiene los fondos necesarios para el viaje de vuelta a su hogar. Por su parte, Alejo (Emmanuel Esparza) en plena iglesia de Guaduas y en frente de la mayoría de ciudadanos del pueblo, le propone matrimonio a la Pola (Carolina Ramírez). Nicolasa (Ana Mosquera) empieza el trabajo de parto y Bernarda (Bárbara Perea), la madre de Juliano (Luis Felipe Cortés), intenta ayudarla. La situación se torna peligrosa porque después de muchos intentos, la esclava no puede dar a luz de forma natural e intenta hacerse ella misma una improvisada cesárea.

Luego de la muerte de su hijo, Nicolasa pretende suicidarse
Lastimosamente el hijo que Nicolasa (Ana Mosquera) da a luz nace muerto. Dolida por el hecho, Bernarda (Bárbara Perea), la madre de Juliano (Luis Felipe Cortés) y suegra de la esclava, acusa a su nuera de haber provocado el deceso de la criatura. Ante el fuerte cuestionamiento, Nicolasa huye del lugar y cuando Juliano se entera de lo sucedido sale a buscarla, pero puede que sea demasiado tarde ya que la mujer está decidida a quitarse la vida. Entre tanto, Alejo (Emmanuel Esparza) es puesto en prisión luego de interrumpir una eucaristía para proponerle matrimonio a la Pola (Carolina Ramírez), pero la mestiza se rebusca la forma para que su amado recobre la libertad. Y el Capitán Baraya (Gustavo Angarita Jr.), se entera de los planes que la junta de gobierno de Santafé tiene para él.

Juliano huye de la casa de Domingo, pero Catarina intenta persuadirlo para que desista
Luego de la muerte de su esposa Nicolasa (Ana Mosquera) y por recomendación de su madre, Juliano (Luis Felipe Cortés) huye de la casa de su amo Domingo (Diego Trujillo). Al enterarse, Catarina (Zharick León) de inmediato sale en búsqueda del esclavo que la desvela y cuando lo encuentra se atreve a pedirle que reconsidere su decisión. Entre tanto, la Pola (Carolina Ramírez) y Alejo (Emmanuel Esparza) discuten detalles sobre su vida cuando se conviertan en marido y mujer oficialmente, como por ejemplo donde vivirán. Pero sus aspiraciones son difíciles de concretarse, pues como son menores de 25 años, hasta que Alejo no obtenga el permiso para casarse no habrá boda. Y la suerte comienza a sonreírle a Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), ya que el revolucionario una vez fuera de la cárcel encuentra la ayuda de un hombre que dice financiará su regreso a Santafé. 

Tadeo Lozano se atormenta por el regreso de Nariño, y Alejo busca un lugar para vivir junto a la Pola
Varias personas le han recordado a Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) que muy pronto Nariño (Luis Fernando Hoyos) regresará a Santafé, situación que se convierte en un verdadero karma para el noble santafereño. Por su parte, confiado en que Catarina (Zharick León) siente algo por él, Andrés (Carlos Aguilar) intenta seducirla pero sin éxito y lo peor, la joven termina amenazándolo con contar lo sucedido a su esposo. El Alcalde quedará blanco del susto cuando muy ofuscado Domingo (Diego Trujillo) llegue a buscarlo a su despacho. Alejo (Emmanuel Esparza) viaja a Honda con la ilusión de encontrar un lugar en su ciudad natal para establecerse con la Pola (Carolina Ramírez) luego de que se casen. En Popayán, Francisco (Andoni Ferreño) y el gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) celebran su victoria sobre los americanos, pero no se imaginan que de Santafé viene el ahora Coronel Baraya (Gustavo Angarita Jr) junto a sus tropas decidido a liberar a estas tierras del dominio español.

Catarina se entera de que está embarazada
Alejo (Emmanuel Esparza) le dice a Gertrudis (Ana María Arango) que su familia tenía dinero, pero que ahora no están bien económicamente, noticia que no le caerá bien a la madrina de la Pola (Carolina Ramírez). Catarina (Zharick León) se entera de que está embarazada, situación que lejos de alegrarla, la asusta. Por su parte, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) escucha que Magdalena (Valentina Rendón) está mal de salud, y sin importar lo que pueda pensar su esposa, va de inmediato a buscar a la mujer de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos). Mientras tanto, el revolucionario se encuentra de camino a Santafé, viaje durante el cual Toñito (Alex Gil), su hijo, le pregunta si son verdad los rumores que afirman que Magdalena le fue infiel. Y Francisco (Andoni Ferreño) lee la correspondencia de María Ignacia (Zharick León), y descubre que los padres de la joven están dispuestos a aceptar que se vuelva a organizar la boda entre ella y Alejo. 

Francisco se da cuenta de que María Ignacia ha perdido la cordura, mientras que la Pola se encuentra nuevamente con Nariño
Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) le confiesa a Magdalena (Valentina Rendón) que no ha podido olvidarla, pero la esposa de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) le responde que ella sólo siente repulsión por él. No obstante, reunirse a solas con una mujer que no es María Tadea (Adelaida López) le puede salir bastante caro a Jorge Tadeo, pues su hermano José María (Jorge López), al descubrir el hecho, está decidido a defender el honor de su hija. Francisco (Andoni Ferreño), junto a su esposa, van al convento donde está María Ignacia (Juliana Galvis) para contarle que sus padres están dispuestos a organizar nuevamente la boda entre Alejo (Emmanuel Esparza) y ella, pero se encuentran con que la muchacha parece haber perdido la cordura. Entre tanto, Nariño, de paso hacia Santafé, pretende poder dormir en Guaduas esa noche. Con la ayuda de la Pola (Carolina Ramírez), el revolucionario se queda en la posada de Domingo (Diego Trujillo), momento que es aprovechado por la gente del pueblo para preguntarle al ex presidiario sobre lo que cree él que pasará en la Nueva Granada con los últimos acontecimientos.

Domingo se entera de que Catarina está embarazada, mientras que la Pola y Alejo discuten por las ideas de Nariño
Alejo (Emmanuel Esparza) muestra su descontento con las afirmaciones de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), quien dice que se deben preparar para enfrentarse a los españoles, ya que muy pronto volverán para reconquistar la Nueva Granada. Pero lo que más saca de quicio a Alejo, es que la Pola (Carolina Ramírez) está de acuerdo con las ideas de Nariño y parece estará más interesada en ese tema que en su matrimonio. Por su parte, cuando Domingo (Diego Trujillo) pensaba dejarlo todo y separarse de Catarina (Zharick León), recibe la noticia de que su esposa por fin, después de tanto desearlo, está embarazada. Mientras el campesino no puede ocultar su felicidad, la muchacha no se muestra muy feliz con la buena nueva, pues como se lo advirtió su hermana, el padre de la criatura que viene en camino puede ser Juliano (Luis Felipe Cortés). En Santafé, varios de los miembros de la junta se sienten amenazados con el regreso de Nariño, y piensan en liberar a José María Carbonell (Quique Mendoza) y aparentar simpatía con las ideas de los revolucionarios para tenerlos de su lado.

Antonio Nariño cumple su sueño de volver con su familia
Domingo (Diego Trujillo) le cuenta a todos sus amigos cercanos que por fin será padre, mientras que Catarina (Zharick León) se atormenta con sólo pensar que su embarazo puede deberse a la relación que tuvo con Juliano (Luis Felipe Cortés). De otro lado, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) le cuenta a la Pola (Carolina Ramírez) que piensa dejar la lucha por la libertad para dedicarse a su familia, pero la mestiza le recuerda al revolucionario que sobre él recaen las esperanzas de todo un pueblo. Se viene una difícil decisión para Nariño, su sueño de estar de nuevo con su familia se cumple, pero muchos ciudadanos añoran que él sea la persona encargada de indicar el camino que debe seguir la Nueva Granada. Por su parte, Alejo (Emmanuel Esparza) planea su viaje a Popayán con el fin de pedir el permiso de su padre para casarse con la Pola, pero podría no encontrar a Francisco (Andoni Ferreño), pues español también pretende salir de su casa pero con rumbo a Santafé con la excusa de solucionar los problemas de sus hijos, pero esconde su deseo de llenar sus arcas vendiendo una de las esclavas de la familia Valencia.

Nariño visita la junta de gobierno de Santafé, y Alejo le pide a su padre autorización para casarse con la Pola
En su camino a Santafé, Francisco (Andoni Ferreño) hará una parada en Guaduas para descansar, sin saber que allí está también Alejo (Emmanuel Esparza). El joven español aprovechará el encuentro para pedirle a su padre la autorización para casarse con la Pola (Carolina Ramírez), ante la negativa de este hombre, Alejo lo amenaza con demandarlo por apropiación de dineros que no le pertenecen. Entre tanto, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) visita a los integrantes de la Junta de Gobierno de Santafé, les reclama el que no le hayan enviado su orden de libertad tan pronto se posesionó y que no le hayan dado recursos económicos para regresar.

Francisco y la Pola tienen un nuevo enfrentamiento, mientras que la junta de gobierno intenta entorpecer el camino de Nariño
Alejo (Emmanuel Esparza) convence a su padre para que asista a un banquete con la Pola (Carolina Ramírez) y su familia para que descubra que la joven es una mujer digna para casarse con él. Gertrudis (Ana María Arango) y Catarina (Zharick León) organizan todo para recibir en su casa a Francisco (Andoni Ferreño) e incluso arreglan a la Pola y prácticamente la obligan para que se ponga un fino y bonito vestido. No obstante, la cena no sale de la mejor forma, pues el padre de Alejo muestra nuevamente su aberración hacia los mestizos, algo que no le gustará para nada a la Pola. Entre tanto, motivado por su esposa, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) está dispuesto a luchar por la Nueva Granada y buscar que el nuevo congreso que se instalará en Santafé, en verdad defienda la igualdad. Sin embargo, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y los otros miembros de la junta de gobierno tienen la intención de entorpecer el camino de Nariño y no dejar que intervenga en ningún cargo público.

Francisco utiliza una nueva artimaña para separar a Alejo y la Pola, mientras que Nariño pide que lo dejen trabajar para el nuevo gobierno
Por más que lo intenta, la Pola (Carolina Ramírez) no soporta la actitud de Francisco (Andoni Ferreño), el padre de Alejo (Emmanuel Esparza), y llena de ira le hace saber sus pensamientos a su amado. Alejo le da la razón a la Pola y le afirma que está seguro de que su papá les dará el permiso para que se casen. No obstante, a Francisco aún le queda un as bajo la manga para buscar que su hijo o la mestiza desistan de la idea de contraer matrimonio. De otra parte, ante el apoyo de su familia, que en cabeza de Magdalena (Valentina Rendón), le aconseja que siga trabajando para la patria, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) nuevamente visita a varios miembros de  la junta de gobierno y les comunica que sin importar el cargo y las funciones que le otorguen, está dispuesto a aportar sus conocimientos en procura de la alianza de la Nueva Granada.

La Pola piensa en no casarse con Alejo, mientras que Bernardo Álvarez propone que Antonio Nariño sea el secretario del nuevo congreso
La Pola (Carolina Ramírez) reflexiona sobre todo lo que ha sucedido, y ante todos los obstáculos que se le presentan para casarse con Alejo, piensa en desechar de esa idea y regresar a Santafé. Como si este problema fuera pequeño, la Pola también piensa en cómo ayudar a Acacia, la esclava de los Valencia, para que Francisco (Andoni Ferreño) no la pueda vender en el mercado. En Santafé, empieza la instalación del nuevo congreso, y el bien reputado Bernardo Álvarez (Sergio Cabrera) le aconseja a los asistentes que nombren a Antonio Nariño (Sergio Cabrera) como secretario, pues considera a su sobrino como la persona ideal para liderar la alianza con las demás provincias, propuesta con la que se muestran en desacuerdo Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y Camilo Torres (Alejandro Martínez).

La Pola huye hacia Santafé, y Alejo tiene una fuerte discusión con su padre
Resignada a que su relación con Alejo (Emmanuel Esparza) nunca podrá ser, la Pola (Carolina Ramírez) huye de Guaduas con rumbo a Santafé. La mestiza no es capaz de despedirse del hombre de su vida y tan solo le deja una carta. Al enterarse de que por culpa de su papá se ha alejado una vez más de su amada, Alejo va a reclamarle a Francisco (Andoni Ferreño) por lo sucedido y le aclara que con o sin su permiso se casará con la Pola. Por su parte, mientras que por la cabeza de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) solo pasan ideas para aportar a la integración de la Nueva Granada, los miembros de la junta solo piensan en cuidarse de los hipotéticas acciones que el revolucionario puede realizar como secretario del congreso, cargo que ahora ostenta.

Los miembros de la junta de gobierno de Santafé temen por lo que pueda hacer Nariño desde su nuevo cargo
La Pola (Carolina Ramírez) y su hermano Bibianito (Sebastián Gutiérrez) emprenden camino a Santafé, y su primera misión es buscar posada, para ello acuden a la ayuda de María Matea (Mary Carmen Regalado). Entre tanto, los integrantes de la junta de Gobierno del Nuevo Reino de Granada, se encuentran preocupados por el nombramiento de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) como Secretario del Congreso y temerosos por lo que el revolucionario pueda hacer desde su cargo, planean la manera de hacerle la vida imposible. Por lo cual, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) le propone a los demás miembros de la junta, que le envíen una carta a Bernardo Álvarez (Sergio Cabrera), tío de Nariño, en la que le piden de una manera cordial que el comportamiento de su pariente esté acorde con los requerimientos de la junta de Gobierno. Luego de la fuerte discusión con su padre, Alejo (Emmanuel Esparza) decide ir en busca de su amada. Y Domingo (Diego Trujillo) le entrega a Catarina (Zharick León) una nueva esclava Acacia (Nina Caicedo) para que le ayude en todo lo que pueda necesitar ahora que está embarazada.  

La Pola pretende que Bibianito a escondidas duerma en la casa de María Matea
Al ver que Bernardo Álvarez (Sergio Cabrera), representante de Santafé en el Congreso y presidente del mismo, apoya incondicionalmente las decisiones de su sobrino Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), los miembros de la junta de Santafé piensan en destituir de su cargo al distinguido ciudadano. Por su parte, a pesar de no estar en la mejor situación económica, María Matea (Mary Carmen Regalado) acepta hospedar en su hogar a la Pola (Carolina Ramírez), quien sin contarle a la española lleva a su hermano Bibianito (Sebastián Gutiérrez) al lugar, pues espera que a escondidas el niño pase la noche en esa casa mientras le busca posada. Entre tanto, Catarina (Zharick León) escucha que Juliano (Luis Felipe Cortés) ha sido capturado y que su esposo, Domingo (Diego Trujillo), tiene la firme intención de cobrarle con sangre por haberse escapado.

La junta de gobierno intenta amedrentar a Nariño y al pueblo de Santafé, mientras que Pedrito y Bibiano tendrán una pelea que dejará serias consecuencias
Con el miedo de que el mismo pueblo que los eligió como miembros de la junta de Santafé ahora se les revele, Camilo Torres (Alejandro Martínez) convence a sus compañeros de gobierno para que nombren como nuevo comandante de guardia de Santafé a Cebollino, un coronel español. Con el militar peninsular como líder, y siguiendo las órdenes de la junta, las tropas capturan otra vez a José Maria Carbonell (Quique Mendoza) y amedrantan al pueblo con su arsenal. Por su parte, no contento con hacer sacar a Bibiano (Sebastián Gutiértrez) de su casa, en la calle Pedrito molesta y amenaza con pegarle al hermano de la Pola (Carolina Ramírez) si no se va de la ciudad. Bibiano se defiende y el altercado termina mal para las dos partes, pues Pedrito queda malherido y el otro pequeño huye luego de escuchar que su hermana no lo quiere y lo abandonará.  Muy molesta por lo que le pasó a su hijo, María Matea (Mary Carmen Regalado) echa a la Pola de su hogar. Pero la mestiza no tiene tiempo ni de reaccionar ante la noticia, ya que sale de inmediato a buscar a Bibiano en las calles de Santafé, debido a que teme que algo le pase.

La Pola busca desesperada a Bibianito, y Alejo es puesto en prisión, acusado de desertor
La Pola (Carolina Ramírez) teme que alguna persona se aproveche de la inocencia de su hermano Bibianito (Sebastián Gutiérrez), y lo busca desesperada por todo Santafé luego de que el niño huyera de la casa de María Matea (Mary Carmen Regalado). Entre tanto, Alejo (Emmanuel Esparza) llega a la ciudad para poder encontrar a su amada, pero sus planes se verán frutados por las tropas realistas, ya que por evadir sin permiso sus compromisos militares, es acusado de desertor y puesto en prisión. Por otra parte, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) entiende la provocación del Coronel Cebollino al poner a desfilar sus tropas y mostrar su arsenal por la ciudad. No obstante, el revolucionario no se atemoriza con este acto y le dice a los miembros del congreso que deben seguir adelante con sus objetivos. Y Francisco (Andoni Ferreño) regresa a Popayán y ante la insistencia de su esposa, le cuenta sobre la discusión que tuvo con Alejo.

María Matea acepta en su hogar a la Pola y a Bibianito, y María Ignacia huye del convento donde estaba internada
Alejo (Emmanuel Esparza) es condenado a seis meses de prisión por haber abandonado sus compromisos militares. Pero pese a estar en la cárcel, el joven no piensa más que en su amada. Por su parte, Pedrito le dice a María Matea (Mary Carmen Regalado) que él fue quien comenzó la pelea con Bibianito (Sebastián Gutiérrez). Gracias a la confesión, la española acepta nuevamente en su hogar a la Pola (Carolina Ramírez) y a su hermanito. Entre tanto, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) planea sacar una edición especial de la gaceta, una hoja informativa, para denunciar las injusticias que está cometiendo la junta de gobierno de Santafé. Desde luego Camilo Torres (Alejandro Martínez), Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y los demás miembros de la junta piensan una vez más interferir en los planes del revolucionario. Y María Ignacia (Juliana Galvis) huye del convento sin rumbo fijo, luego de enterarse que Alejo prefirió quedarse con la Pola y no volver a Popayán.

María Ignacia es perseguida por unos peligrosos hombres y la junta de gobierno de Santafé actua nuevamente en contra del congreso
Mientras José Hilario (Alfredo Cuellar) y Francisco (Andoni Ferreño) buscan a María Ignacia (Juliana Galvis) en las zonas aledañas a Popayán luego de que se escapara del convento, la joven es perseguida por unos hombres que intentan abusar de ella. En una fallida visita a Alejo (Emmanuel Esparza) en la cárcel, la Pola (Carolina Ramírez) se entera que José María Carbonell (Quique Mendoza) también fue arrestado. Por su parte, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) logra imprimir la Gaceta, en donde le informa al pueblo de Santafé las injusticias que está cometiendo la Junta de Gobierno de la ciudad. La respuesta de Camilo Torres (Alejandro Martínez), Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), José Francisco de Caldas (Carlos Camacho) y los demás miembros de la junta no se hace esperar. Primero ordenan capturar al dueño de la imprenta y luego decretan retirar a su representante en el Congreso, es decir a Bernardo Álvarez, el tío de Nariño.

Antonio Nariño le sugiere a Jorge Tadeo Lozano que dejen de lado los problemas personales y luchen por la alianza de la Nueva Granada
La Pola (Carolina Ramírez) busca por cielo y tierra a Arcos (Gabriel Ochoa) para poder saber de la situación de Alejo (Emmanuel Esparza) en la cárcel y darle una carta para que el militar se la entregue a su amado. Por su parte, la junta de gobierno de Santafé se sale con la suya, y logra que el Congreso de la Nueva Granada sea cerrado. Además, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) ya tiene lista la nueva constitución y solo queda elegir al presidente para oficializar a la ciudad como un nuevo Estado independiente. Al observar como el sueño de alianza de la Nueva Granada está más lejos que nunca, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) va a donde los miembros de la junta para aconsejarles que desistan de sus ideas federalistas. Así mismo, el revolucionario se reúne a solas con Tadeo Lozano y le sugiere que deje de lado sus problemas personales y sus intereses individuales, para pensar en el bien de estas tierras.

Nariño revisa la nueva constitución, y Camilo Torres y Jorge Tadeo Lozano luchan por convertirse en el nuevo presidente de la Nueva Granada
Bernardo Álvarez (Sergio Cabrera) le regala una copia de la nueva constitución a Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) para que la revise. El revolucionario presenta ante el colegio constituyente y los miembros de la junta de Santafé las grandes inconsistencias que encontró en el documento. Por su parte, todo está listo para elegir un presidente para el nuevo Estado de Cundinamarca. Los candidatos son Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y Camilo Torres (Alejandro Martínez), quienes mueven sus influencias con los aristócratas santafereños para conseguir salir victoriosos en la contienda electoral. Y la Pola (Carolina Ramírez) se lleva una gran sorpresa al reencontrarse con Alejo (Emmanuel Esparza), pues el militar recobró la libertad gracias al déficit de soldados que existe en la ciudad.

La Pola despide a Alejo, quien marcha a la guerra
Magdalena (Valentina Rendón) tiene una fuerte recaída en su salud, por lo que Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) está dispuesto a dejar su lucha por la unión de la Nueva Granada, para atender a su esposa. No obstante, la mujer del revolucionario, con la ayuda del sacerdote Plata (Juan Carlos Serrano), intentan convencerlo de que se trata de un simple resfriado. Por su parte, Alejo (Emmanuel Esparza) se despide de La Pola (Carolina Ramírez), pues debe partir hacia Popayán en donde las tropas de esa ciudad y las de Santafé planean tener un enfrentamiento. La mestiza queda muy triste por la partida de su amado y ruega para que regrese sano. En Guaduas, Domingo (Diego Trujillo) se vanagloria por su suerte, pues no solo será padre, sino también amo de un nuevo esclavo porque Acacia, su criada, también está embarazada.

Las tropas de Popayán pierden su primer enfrentamiento, y Juliano es capturado
Pasan varios meses desde que Alejo (Emmanuel Esparza) se fue a integrar las tropas de Santafé, quienes bajo las órdenes del Coronel Baraya (Gustavo Angarita Jr) y el Coronel Mosca (Carlos Manuel Vesga), ganan el primer enfrentamiento contra los de Popayán. Ante esta primera derrota, el gobernador Tacón (Kepa Amuchastegui), líder de los payaneses, va a donde Francisco (Andoni Ferreño) para pedirle los cofres que le había requerido que le guardará, pues piensa irse a Pasto para reorganizar a sus soldados. Al enterarse de la situación y con temor por su vida, el padre de Alejo le pide al gobernador que lo deje ir con él. Gracias a las relaciones de María Matea (Mary Carmen Regalado) con las familias más adineradas de Santafé, la Pola (Carolina Ramírez) consigue que María Tadea Lozano (Adelaida López), la contrate como costurera. No obstante, entre las dos mujeres parece no haber empatía. Y Juliano (Luis Felipe Cortés) finalmente es capturado por un caza recompensas, que lleva al esclavo a donde Domingo (Diego Trujillo).

Catarina sufre por la captura de Juliano, mientras que Francisco teme por su vida ante la victoria de las tropas santafereñas
Ante la inminente llegada de las tropas de Santafé a Popayán luego de su victoria en la batalla que enfrentó a ambos ejércitos, Francisco (Andoni Ferreño) se esconde en la casa de Gaspar (Héctor de Malba) temeroso porque le puedan hacer algo por su cercanía con el Gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui), líder de las tropas de estas tierras. En Guaduas, un caza recompensas captura a Juliano (Luis Felipe Cortés) y lo lleva a donde Domingo (Diego Trujillo), quien prepara un castigo de inmensas proporciones para el esclavo rebelde. Mientras tanto, Catarina (Zharick León) sufre de solo pensar lo que le puedan hacer a Juliano e intenta convencer a su esposo para que no le haga nada malo. Y la Pola (Carolina Ramírez), gracias a que está en la casa de Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) entregando un encargo, escucha una conversación del presidente con sus amigos, en las que el mandatario cuenta sus planes para la Nueva Granada. No obstante, la mestiza no toma el cuidado necesario y es descubierta por María Tadea (Adelaida López) espiando a los altos mandos de Santafé.

La Pola y Carbonell ponen al tanto a Nariño de los planes que tiene la nueva junta de gobierno
Domingo (Diego Trujillo) cede a la petición de su esposa Catarina (Zharick León) de no castigar a Juliano (Luis Felipe Cortés), sin embargo le advierte que lo pondrá a realizar trabajos pesados para que aprenda la lección y no vuelva a intentar escapar. Entre tanto, José Maria Carbonell (Quique Mendoza) y la Pola (Carolina Ramírez) llegan a casa de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) para contarle que la joven escuchó una conversación en casa de Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) con los miembros de la junta de Gobierno, en la que decían que hay tropas regentistas por todas partes y que pretenden marchar hacia Santafé. Además Tadeo Lozano, quiere evitar a toda costa que el Coronel Baraya (Gustavo Angarita Jr.) se reúna con Nariño, por temor a que entre los dos puedan derrotarlos. Y Francisco (Andoni Ferreño) le comunica al pueblo de Popayán que el Gobernador Tacón (Kepa Amuchástegui) fue derrotado por las fuerzas confederadas del sur comandadas por el Coronel Baraya.

Gaspar vuelve a su casa y se encuentra con que ha sido saqueada
Catarina (Zharick León) intenta estar al cuidado de Juliano (Luis Felipe Cortés), pero el esclavo luego de un nueva señal, le afirma que Nicolasa (Ana Mosquera) aún no descansa en paz y no está de acuerdo con su relación. Entre tanto, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) les cuenta a la Pola (Carolina Ramírez) y José María Carbonell (Quique Mendoza), que una de las mejores formas para denunciar lo que pretende hacer el presidente, es por medio de un periódico, pero el problema es que no cuenta con el dinero para sacar adelante este tipo de publicación. Y Gaspar (Héctor de Malba) y su esposa Eusebia (María Helena Doering) regresan a su casa en Popayán y se encuentran con que ha sido saqueada. De inmediato le preguntan a Francisco (Andoni Ferreño), quién quedó encargado del hogar durante su viaje, el porqué de esto.

Alejo les cuenta a los Valencia que no se casará con María Ignacia, y Catarina está a punto de dar a luz
Magdalena (Valentina Rendón) vende unas joyas que en el pasado le regaló Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), y gracias a ese dinero, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) tiene los fondos para imprimir el primer número de ‘La Bagatela’, como decide que se llame el periódico en donde denunciará los problemas de gobierno. En Popayán, Alejo (Emmanuel Esparza) les dice a Gaspar (Héctor de Malba) y a Eusebia (María Helena Doering), que no se casará con María Ignacia (Juliana Galvis), porque a quien ama es a la Pola (Carolina Ramírez) y luchará para que ella se convierta en su esposa. Por su parte, Catarina (Zharick León) comienza a sentir las contracciones y parece que está a punto de dar a luz. Con la incertidumbre por lo que pueda pasar cuando nazca la criatura, la joven le pide a Acacia (Nina Caicedo) que haga lo posible para que ni Gertrudis (Ana María Arango), ni Domingo (Diego Trujillo), estén presentes durante el parto.

Se resuelve el enigma sobre quién es el padre del bebé de Catarina
Tal como se lo ordena su ama, Acacia (Nina Caicedo) logra que Gertrudis (Ana María Arango) no esté en el parto de Catarina (Zharick León). Igualmente, como es normal en esta época, Domingo (Diego Trujillo) tampoco puede presenciar cuando su esposa de a luz. Finalmente, con la ayuda de la partera, Acacia y Bernarda (Bárbara Perera), Catarina tiene a su hijo, revelando de esa forma el enigma sobre quién es el padre de la criatura que llega a la vida. Por su parte, todo está listo para que en Santafé se empiece a difundir ‘La Bagatela’, el periódico en el que Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) denuncia los abusos del gobierno. No obstante, esta noticia pasa a segundo plano, cuando el revolucionario se entera que Magdalena (Valentina Rendón), su esposa, está agonizando. Y Alejo (Emmanuel Esparza) recibe una carta de la Pola (Carolina Ramírez), mientras que María Ignacia (Juliana Galvis) le cuenta a sus padres que piensa seguir viviendo en el convento y dedicarle su vida a Dios. 

Catarina esconde a su hijo, mientras que Magdalena agoniza
Con la sorpresa de que el bebé de Catarina (Zharick León) nació negro, la partera, Acacia (Nina Caicedo) y Bernarda (Bárbara Perera) le dicen a Domingo (Diego Trujillo) y a Gertrudis (Ana María Arango) que el niño nació muerto y esconden al pequeño en un establo. De otra parte, ante los rumores del mal estado de salud de Magdalena (Valentina Rendón), Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) la visita para pedirle perdón y confesarle que nunca la ha dejado de amar. Así mismo, María Tadea (Adelaida López), la esposa del presidente de Cundinamarca, también va donde Magdalena para que le aclare lo sucedido con su marido. Y Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), al enterarse de que esposa está agonizando, hace todo lo posible por reunirse cuanto antes con ella, para auxiliarla y evitar su deceso.

Magdalena muere en brazos de Nariño
Finalmente, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), no puede hacer nada y Magdalena (Valentina Rendón) muere en sus brazos, no sin antes pedirle a su esposo que no deje desfallezca en su lucha por la libertad de la Nueva Granada. Es así como a pesar de realizar el entierro de la mujer de su vida, Nariño sigue decidido a sacar cuanto antes ‘La Bagatela’, el periódico donde denunciará los abusos del gobierno central. Por su parte, Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), queda muy afectado por la muerte de Magdalena y aunque está al tanto de las acciones de Nariño, no les presta atención. Y Catarina (Zharick León), sin importar las advertencias de Bernarda (Bárbara Perera), le presenta a Juliano (Luis Felipe Cortés), al bebé fruto de su unión.

Con la muerte de Magdalena, Jorge Tadeo Lozano se da cuenta de que perdió algo más que la mujer de su vida
Catarina (Zharick León) le dice a Juliano (Luis Felipe Cortés) que con el nacimiento de su hijo, ha cambiado su percepción sobre la vida y hará hasta lo imposible para velar por la vida del pequeño. La joven tiene pensado huir junto con el bebé a Santafé y pedirle ayuda a la Pola (Carolina Ramírez). En el funeral de Magdalena (Valentina Rendón), Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), se da cuenta de que con la muerte de su amada, no solo perdió a la mujer de su vida, sino también a las niñas, que sabe que son sus hijas. Por su parte, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), afirma que para rendir homenaje a su esposa, seguirá adelante con su lucha por la Nueva Granada y por esa razón, el periódico La Bagatela, saldrá esa misma noche y necesitará de la ayuda de la Pola, José María Carbonell (Quique Mendoza) y todo aquel que quiera colaborar, para  darlo a conocer a los ciudadanos de Santafé.

El periódico de Antonio Nariño se convierte en un éxito en Santafé
Por más obstáculos que el gobierno de Cundinamarca intenta ponerle a la publicación de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), ‘La Bagatela’ resulta ser un éxito en Santafé y se convierte en una piedra en el zapato para Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez). Ante la situación, el sabio Caldas (Carlos Camacho) y Camilo Torres, le proponen al Presidente Lozano que le den un cargo gubernamental a Nariño para que no tenga tiempo de publicar más números del periódico. Por su parte, Ciro (James Vargas) ve muy sospechosa la cercanía de Catarina (Zharick León) y Juliano (Luis Felipe Cortés), y le cuenta del hecho a su amo Domingo (Diego Trujillo). Y en Popayán, Alejo (Emmanuel Esparza) le pregunta a Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr.) si sería capaz de enfrentarse contra Nariño, si el revolucionario sigue adelante con sus ideas independentistas.

Antonio Nariño no supera la muerte de Magdalena
Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) acepta hacer parte del gabinete de Cundinamarca, pero le advierte al presidente Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), que seguirá adelante con su ‘La Bagatela’, periódico que se encarga de denunciar los abusos del gobierno. Aunque la carrera política de Nariño se comienza a fortalecer, en su interior la muerte de Magdalena (Valentina Rendón) aún lo agobia y por eso se porta distante con su familia. Muchos rumores sobre la vida privada del revolucionario recorren Santafé, pero Nariño los acallará todos con un conmovedor escrito. En Guaduas, el Alcalde Andrés (Carlos Aguilar), le lee a Catarina (Zharick León) una carta de la Pola (Carolina Ramírez), en la que la mestiza le pide a su hermana disculpas por no estar en su parto y le pregunta en clave quién resultó ser el padre de su hijo. No obstante, Catarina no entiende el mensaje cifrado y pone en peligro el secreto de que su bebé aún vive.

La Pola y Alejo se reencuentran pero en bandos distintos, luego de que Antonio Nariño avive al pueblo para reclamar el poder
Cansado de que sus advertencias al gobierno sobre una inminente reconquista española no sean tenidas en cuenta y además, al ver que los mandatarios anteponen sus intereses personales sobre los generales, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) aviva al pueblo a salir a las calles a reclamar la renuncia del presidente Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y conformar un gobierno más efectivo. Conscientes de la revuelta que se puede generar, Camilo Torres (Alejandro Martínez), el sabio Caldas (Carlos Camacho) y otros allegados al máximo mandatario de Cundinamarca, le dicen a Tadeo Lozano que no hay otra forma de salvar sus vidas, que utilizar la fuerza y detener a Nariño y Carbonell (Quique Mendoza). A causa de la delicada situación que se vive en Santafé, la tropa militar en la que está Alejo (Emmanuel Esparza) vuelve a la ciudad, y es por eso que el militar y la Pola (Carolina Ramírez) se volverán a ver las caras nuevamente en bandos distintos.

La revolución de Nariño sigue adelante, mientras que Domingo está muy cerca de descubrir la verdad sobre el hijo de Catarina
Septiembre 19 de 1811. Los ánimos están caldeados en Santafé y el pueblo exige de forma vehemente la dimisión del  presidente Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez). Las tropas se han revelado y no han cumplido la orden de disolver la revuelta. Solo una compañía militar, la Challerda, conformada por soldados y oficiales europeos, intenta defender el palacio en donde los dirigentes deciden qué hacer. Mientras tanto, Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) está expectante por saber si logra por medio de esta revolución conformar un mejor gobierno. En medio de toda esta situación, la historia de amor entre la Pola (Carolina Ramírez) y Alejo (Emmanuel Esparza) se complica nuevamente por la diferencia de ideales, aunque la mestiza intenta explicarle a su amado que ella lucha para que con la llegada de la libertad se puedan casar. En Guaduas, Domingo (Diego Trujillo) sospecha que Catarina (Zharick León) y sus esclavos le esconden algo, por lo que busca la forma de descubrir que es lo que le están ocultando.

Domingo acusa a Catarina de haberlo traicionado, mientras que el pueblo de Santafé exige que Nariño sea su nuevo presidente
Sin importar que la Pola (Carolina Ramírez) integre los ciudadanos que iracundos exigen la renuncia del presidente Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez), Alejo (Emmanuel Esparza) está decidido a cumplir con su deber y defender a toda costa a los miembros del gobierno. Las horas pasan y la cosas empiezan a favorecer José María Carbonell (Quique Mendoza) y sus seguidores, pues Tadeo Lozano renuncia. Pero la lucha no para ahí, ya que los pobladores esperan que Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) sea elegido como máximo mandatario. Por su parte, Domingo (Diego Trujillo) descubre al hijo de Catarina (Zharick León) en el establo, pero preciso en ese momento Acacia (Nina Caicedo) comienza a parir y el campesino sale espantado a buscar ayuda. Cuando vuelve, la esclava ya ha dado a luz, y a Domingo le inventan que la mujer parió dos niños a la vez. Indignado porque todo ha pasado a sus espaldas, Domingo le dice a Catarina que ya lo sabe todo y que no puede creer que lo haya traicionado.

Nariño es elegido presidente de Cundinamarca, y Catarina le pide a Domingo que le dé la libertad a los hijos de Acacia
Catarina (Zharick León) se quita un peso de encima al ver que Domingo (Diego Trujillo) no sospecha que uno de los hijos de Acacia (Nina Caicedo), es en realidad el bebé que hace poco tuvo ella, pero que supuestamente murió. Ahora el objetivo de la hermana de la Pola (Emmanuel Esparza), por sugerencia de Juliano (Luis Felipe Cortés), es buscar que su esposo le otorgue la libertad al pequeño, y no tenga que padecer la dolorosa esclavitud en la que vive su padre. En Santafé, la lucha de Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) por la libertad, que en muchas ocasiones lo llevó tras la rejas, empieza a dar sus frutos. El revolucionario, ante la presión del pueblo, es nombrado por la representación nacional como presidente interino, cargo que Nariño acepta bajo unas condiciones. Y la Pola le dice a Alejo (Emmanuel Esparza) que si él no apoya a Nariño tendrá que irse de Santafé.

Domingo no le concede la libertda al hijo de Catarina, y Nariño deberá que lidiar con las calumnias de Camilo Torres
Para desgracia Catarina de (Zharick León), ante el pedido de darle libertad de los dos hijos de Acacia (Ninca Caicedo), Domingo (Diego Trujillo) alegando que los esclavos machos son más caros y más productivos, sólo acepta concederle este beneficio a la niña de la criada, y no al varón, quien en realidad es hijo de la hermana de la Pola (Carolina Ramírez). En Santafé, el nuevo mandatario Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) le pide a Camilo Torres (Alejandro Martínez), el sabio Caldas (Carlos Camacho), y demás integrantes del anterior gobierno, que se queden en la ciudad para aportarle al pueblo sus ideas. Pasan los años y el presidente recibe una traición por parte de Torres y sus seguidores, quienes están dispuestos a luchar por el poder hasta con las armas y como primera medida han enlodado el nombre del presidente. Un nuevo enfrentamiento interno está a punto de estallar por lo que Alejo (Emmanuel Esparza) deberá separarse de la Pola nuevamente, mientras que Juan Sámano (Manuel Navarro) regresa a América, junto a Leandro (José Sospedra) y sus soldados, dispuesto a reconquistar estas tierras.

Camilo Torres le propone al Coronel Baraya que traicione a Nariño
Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos) comisiona al Coronel Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr) y al sabio Caldas (Carlos Camacho) para que se reúnan en Tunja con el Coronel Ricaurte (Fabián Mendoza) y sus tropas para llegar a una conciliación y todos vuelvan a estar del mismo lado ante el inminente intento de los españoles por reconquistar la Nueva Granada. Los malos de presentimientos de la Pola (Carolina Ramírez) sobre este encuentro pueden convertirse en realidad, pues Baraya no se reúne con Ricaurte sino con Camilo Torres (Alejandro Martínez), quien le propone al Coronel que se una a su bando y luchen contra Nariño a cambio de beneficios económicos y militares. En Guaduas, Domingo (Diego Trujillo) se entrega a la bebida a causa de la mala relación que vive con su esposa Catarina (Zharick León). Además, el campesino vive atormentado porque hay rumores por todo el pueblo que afirman que su mujer le es infiel. Es así como Domingo no descansará hasta saber con quién lo traiciona Catarina.

Domingo piensa acabar con la vida del alcalde Andrés, mientras que Nariño se entera de la traición de Baraya
Como Domingo (Diego Trujillo) amenaza de muerte a Gertrudis (Ana María Arango) si no le dice quién es el amante de Catarina (Zharick León), a la mujer no le queda otra salida que acusar al alcalde Andrés (Carlos Aguilar). Lleno de ira, el campesino cita al alcalde en la chichería y pistola en mano lo enfrenta al creer que es el amante de su esposa. Por su parte, Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr) se deja tentar por la propuesta de Camilo Torres (Alejandro Martínez) y junto a sus tropas se une al bando federalista. Ahora convertido en general, parece que el militar que juró un día fidelidad a Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos), está dispuesto a traicionar al que fuera su mejor amigo. Al conocer esta última noticia, Nariño piensa en renunciar  a su cargo como presidente y dejar el pueblo en manos de Torres y sus seguidores. Sin embargo, la Pola (Carolina Ramírez) y otros allegados al revolucionario le aconsejan que en vez de retirarse, peleen por sus ideales.

Domingo expulsa al alcalde Andrés de Guaduas, y el pueblo de Santafé exige que Nariño llegue al poder nuevamente
El alcalde Andrés (Carlos Aguilar) le confiesa a Domingo (Diego Trujillo) que si está enamorado de Catarina (Zharick León), pero que nunca tuvo nada con ella. El campesino le perdona la vida al ibérico, no obstante lo hiere en una de sus piernas y lo obliga a que se vaya de Guaduas. Por su parte, a Santafé llega una carta del General Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr)  en la que amenaza con ir a la ciudad y sacar de esas tierras por la fuerza al partido revolucionario que encabeza Antonio Nariño (Luis Fernando Hoyos). Indignados por lo que pasa, la Pola (Carolina Ramírez), José María Carbonell (Quique Mendoza) y otros ciudadanos avivan al pueblo para que salgan a la plaza y exijan que Nariño sea nombrado nuevamente como presidente con el fin de que el revolucionario los lidere ante la arremetida que promete Baraya. Sin embargo, las cosas no serán nada fáciles, pues Jorge Tadeo Lozano (Sebastián Martínez) y otros nobles santafereños planean entorpecer estos planes.

Corren vientos de guerra por Santafé, y Domingo está a punto de cometer una locura
Desesperado por la infidelidad de Catarina (Zharick León) y al no saber quién es el hombre con el que lo engañó, Domingo (Diego Trujillo) no piensa en otra opción que acabar con la vida de su mujer. De otra parte, Camilo Torres (Alejandro Martínez) y los demás miembros del Congreso toman como una declaración de guerra la noticia de que Antonio Nariño volvió a ser nombrado Presidente y además dictador. Consciente de que las tropas del General Antonio Baraya (Gustavo Angarita Jr) marcharán pronto hacia Santafé, Nariño ordena reclutar la mayor cantidad de ciudadanos para poder defenderse. José María Carbonell (Quique Mendoza) le propone al revolucionario que sea él quien lidere a estas inexpertas tropas, pues aunque no tiene experiencia militar, si goza del apoyo del pueblo y produce miedo en sus enemigos. Y Alejo (Emmanuel Esparza) le escribe a la Pola para pedirle que huya de Santafé y no apoye más al presidente.  


 
Del 14 de febrero al 30 de abril de 2011